Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 04/01/2013

Epifanía del Señor (S). Blanco.

Portada Liturgia Cotidiana Enero 2014

Domingo 5

Epifanía del Señor (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de Epifanía.

Una estrella para orientarse

Cada tanto se lee, como gran noticia, que alguien hizo los cálculos astronómicos para descubrir con qué estrella se guiaron los Magos o Sabios, o los Reyes de Oriente. No es fácil, porque no es sólo cuestión de cálculos, ya que se trata, además, de una estrella prodigiosa, que guiaba, desaparecía y luego guiaba de nuevo hasta detenerse sobre el lugar donde había nacido Jesús.

A una estrella con esas características no la vamos a encontrar haciendo cálculos astronómicos. Viene del mundo de la Biblia.

El evangelio de hoy, más que a una estrella, nos remite a textos del Antiguo Testamento, para hacernos ver que el Mesías anunciado había nacido. Y que no se trataba del Mesías para una nación, para una religión, para una época: era el Mesías de todos los hombres, de todos los tiempos. Y cada uno lo descubrió a su manera… María y José que lo vieron nacer y lo cuidaron con ternura, los pastores que lo contemplaron esa noche, los sabios magos que vinieron desde lejos para adorarlo, Herodes que se alarmó viéndolo como una amenaza a su poder, los ángeles, los sacerdotes que se daban cuenta que algo sucedía y no como ellos calculaban. Para amarlo o rechazarlo, todos tuvieron la oportunidad de ver un signo del Mesías.

En tiempos de tanta incertidumbre y dudas en todos los campos del quehacer humano –religioso, moral, social, político–, el evangelio y los Magos nos invitan a buscar nuestra estrella en la vida.

Hoy también nosotros tenemos nuestro signo. Es el Señor, Jesús resucitado, el revelado en las escrituras. Allí brilla su presencia, mucho más que una estrella o cometa en el cielo. Pero puede suceder que, no advirtamos, aun quienes leemos o escuchamos la Biblia todos los días, que ya llegó y camina a nuestro lado.

¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? (Mt 2, 2)

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La solemnidad de hoy nos abre a la universalidad de la familia humana. Es la afirmación que de toda la Humanidad Dios quiere hacer una familia, unida en su Hijo Jesús.

PRIMERA LECTURA Is 60, 1-6

Guía: El profeta canta la gloria de Jerusalén. La liturgia lo aplica a la Iglesia y nos recuerda que el cristiano debe ser luz.

Lectura del libro de Isaías.

¡Levántate, resplandece, porque llega tu luz y la gloria del Señor brilla sobre ti! Porque las tinieblas cubren la tierra y una densa oscuridad, a las naciones, pero sobre ti brillará el Señor y su gloria aparecerá sobre ti. Las naciones caminarán a tu luz y los reyes, al esplendor de tu aurora. Mira a tu alrededor y observa: todos se han reunido y vienen hacia ti; tus hijos llegan desde lejos y tus hijas son llevadas en brazos. Al ver esto, estarás radiante, palpitará y se ensanchará tu corazón, porque se volcarán sobre ti los tesoros del mar y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti. Te cubrirá una multitud de camellos, de dromedarios de Madián y de Efá. Todos ellos vendrán desde Sabá, trayendo oro e incienso, y pregonarán las alabanzas del Señor.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 71, 1-2. 7-8. 10-13

R. ¡Pueblos de la tierra alaben al Señor!

Concede, Señor, tu justicia al rey y tu rectitud al descendiente de reyes, para que gobierne a tu pueblo con justicia y a tus pobres con rectitud. R.

Que en sus días florezca la justicia y abunde la paz, mientras dure la luna; que domine de un mar hasta el otro, y desde el Río hasta los confines de la tierra. R.

Que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas le paguen tributo. Que los reyes de Arabia y de Sabá le traigan regalos; que todos los reyes le rindan homenaje y lo sirvan todas las naciones. R.

Porque Él librará al pobre que suplica y al humilde que está desamparado. Tendrá compasión del débil y del pobre, y salvará la vida de los indigentes. R.

SEGUNDA LECTURA Éf 3, 2-6

Guía: Pablo afirma que todos los pueblos están llamados a salvarse en Cristo.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso.

Hermanos: Seguramente habrán oído hablar de la gracia de Dios, que me ha sido dispensada en beneficio de ustedes. Fue por medio de una revelación como se me dio a conocer este misterio, tal como acabo de exponérselo en pocas palabras. Al leerlas, se darán cuenta de la comprensión que tengo del misterio de Cristo, que no fue manifestado a las generaciones pasadas, pero que ahora ha sido revelado por medio del Espíritu a sus santos apóstoles y profetas. Este misterio consiste en que también los paganos participan de una misma herencia, son miembros de un mismo Cuerpo y beneficiarios de la misma promesa en Cristo Jesús, por medio del Evangelio.

Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 2, 2

Aleluia. Vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorar al Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 2, 1-12

Guía: El relato de la adoración de los Magos es una invitación a seguir a Cristo, luz del mundo, por los caminos de Dios.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo». Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. «En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel”». Herodes mandó llamar secretamente a los magos y, después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: «Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje». Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría y, al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Como los Reyes Magos, también nosotros hoy llevamos al altar el oro de nuestro amor, el incienso de nuestras plegarias, y la mirra de nuestros sufrimientos por la redención del mundo.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La unión con Cristo en la eucaristía sea prenda de participación en el misterio de su gloria.

BENDICIÓN SOLEMNE DE LA EPIFANÍA

Dios Padre que los llamó de las tinieblas a su luz admirable, los bendiga bondadosamente y afiance sus corazones en la fe, la esperanza y la caridad. R. Amén.

Y Cristo que hoy se manifestó como luz del mundo los convierta a ustedes, seguidores suyos, en luz para sus hermanos. R. Amén.

Para que al terminar su peregrinación en este mundo puedan llegar a Cristo, luz de luz, al que los magos, guiados por la estrella, buscaron y encontraron con gran alegría. R. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso, del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y permanezca para siempre. R. Amén.

DESPEDIDA

Guía: La misa ha terminado. Comienza la misión. La Iglesia, que es toda misionera, realiza su tarea salvadora a través de cada uno.

De la feria. Blanco. Santa María en Sábado.

Portada Liturgia Cotidiana Enero 2014

Sábado 4

De la feria. Blanco. Santa María en Sábado.

Prefacio de Navidad.

LECTURA 1Jn 3, 7-10

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos míos, que nadie los engañe: el que practica la justicia es justo, como Dios mismo es justo. Pero el que peca procede del diablo, porque el diablo es pecador desde el principio. Y el Hijo de Dios se manifestó para destruir las obras del diablo. El que ha nacido de Dios no peca, porque el germen de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque ha nacido de Dios. Los hijos de Dios y los hijos del diablo se manifiestan en esto: el que no practica la justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano.

Palabra de Dios.

Comentario: ¿Cómo distinguir a los hijos de Dios de aquellos del maligno? Jesús había expresado que a los falsos profetas se los identifica por sus frutos (Mt 7, 15ss), ya que se mueven por las apariencias. San Juan aquí presenta a los hijos de Dios como los que aman a sus semejantes y practican la justicia. Mientras que los que proceden del demonio son los que hacen el mal. 

SALMO Sal 97, 1. 7-9

R. ¡El Señor manifestó su victoria!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

Resuene el mar y todo lo que hay en él, el mundo y todos sus habitantes; aplaudan las corrientes del océano, griten de gozo las montañas al unísono. R.

Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud. R.

ALELUIA Heb 1, 1-2

Aleluia. Después de haber hablado a nuestros padres por medio de los profetas, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo. Aleluia.

EVANGELIO Jn 1, 35-42

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Estaba Juan Bautista con dos de sus discípulos y, mirando a Jesús que pasaba, dijo: «Éste es el Cordero de Dios». Los dos discípulos, al oírlo hablar así, siguieron a Jesús. Él se dio vuelta y, viendo que lo seguían, les preguntó: «¿Qué quieren?». Ellos le respondieron: «Rabbí –que traducido significa Maestro–, ¿dónde vives?». «Vengan y lo verán», les dijo. Fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con Él ese día. Era alrededor de las cuatro de la tarde. Uno de los dos que oyeron las palabras de Juan y siguieron a Jesús era Andrés, el hermano de Simón Pedro. Al primero que encontró fue a su propio hermano Simón, y le dijo: «Hemos encontrado al Mesías», que traducido significa Cristo. Entonces lo llevó a donde estaba Jesús. Jesús lo miró y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan: tú te llamarás Cefas», que traducido significa Pedro.

Palabra del Señor.

Comentario: Juan el Bautista indica a sus discípulos a aquel que realmente deben seguir. Desde ahora, sus discípulos lo dejarán y seguirán a Jesús, el Maestro. Uno de ellos, Andrés, al encontrarse con Jesús demuestra su alegría y motiva a otros para que lo busquen y lo encuentren. Señor, deseo encontrarte y anunciarte a mis hermanos. 

De la feria. Blanco. Santísimo Nombre de Jesús (ML). Blanco.

Portada Liturgia Cotidiana Enero 2014

Viernes 3

De la feria. Blanco. ?Santísimo Nombre de Jesús (ML). Blanco.

Prefacio de Navidad.

LECTURA 1Jn 2, 29–3, 6

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos míos: Si ustedes saben que Dios es justo, sepan también que todo el que practica la justicia, ha nacido de Él. ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a Él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es. El que tiene esta esperanza en Él, se purifica, así como Él es puro. El que comete el pecado comete también la iniquidad, porque el pecado es la iniquidad. Pero ustedes saben que Él se manifestó para quitar los pecados, y que Él no tiene pecado. El que permanece en Él, no peca, y el que peca no lo ha visto ni lo ha conocido.

Palabra de Dios.

Comentario: San Juan testimonia: “¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente”. Como el hijo pródigo (Lc 15, 8ss) estamos invitados a reconocernos pecadores y experimentar la gracia del amor del Padre, quien nos invita a vivir sin el peso de la culpa y a sentarnos como hijos en su mesa.    

SALMO Sal 97, 1. 3-6

R. ¡El Señor manifestó su victoria!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.

Canten al Señor con el arpa y al son de instrumentos musicales; con clarines y sonidos de trompeta aclamen al Señor, que es Rey. R.

ALELUIA  Jn 1, 14. 12

Aleluia. La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. A todos los que la recibieron les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Aleluia.

EVANGELIO Jn 1, 29-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Juan Bautista vio acercarse a Jesús y dijo: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. A Él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que Él fuera manifestado a Israel». Y Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre Él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquél sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre Él, ése es el que bautiza en el Espíritu Santo’. Yo lo he visto y doy testimonio de que Él es el Hijo de Dios».

Palabra del Señor.

Comentario: Los Judíos comprendían el lenguaje de Juan cuando presenta a Jesús como el “cordero”. Ellos ofrecían corderos para purificar sus pecados, pero desde Jesús el mismo se ofrecerá para la remisión de nuestros pecados. Desde él no será necesario presentar ofrendas de animales sino, por medio de Jesús, podemos acogernos a la misericordia de Dios.   

Santos Basilio y Gregorio Nacianciano, o., y d. (MO). Blanco.

Portada Liturgia Cotidiana Enero 2014

Jueves 2

Santos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno, o., y d. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Éf 4, 1-7. 11-13; Sal 22, 1-6; Mt 23, 8-12.

Prefacio de Navidad. 8ª de la Navidad del Señor – Semana I del Salterio.

Reseña

San Basilio nació en el año 330. Durante algún tiempo experimentó la soledad del desierto. Llegó a ser obispo de Cesarea y se destacó como un gran predicador. Aún se conservan muchas de sus homilías. Su amigo, san Gregorio Nacianceno, también tuvo una vida eremítica en el desierto. Se destacó como un gran teólogo. Ambos participaron activamente en el Concilio de Constantinopla (año 381), y redactaron una obra de espiritualidad llamada Filocalia, la cual permitió un gran impulso a la vida monacal.

LECTURA 1Jn 2, 22-28

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos míos: ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Ése es el Anticristo: el que niega al Padre y al Hijo. El que niega al Hijo no está unido al Padre; el que reconoce al Hijo también está unido al Padre. En cuanto a ustedes, permanezcan fieles a lo que oyeron desde el principio: de esa manera, permanecerán también en el Hijo y en el Padre. La promesa que Él nos hizo es ésta: la Vida eterna. Esto es lo que quería escribirles acerca de los que intentan engañarlos. Pero la unción que recibieron de Él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les enseñe. Y ya que esa unción los instruye en todo y ella es verdadera y no miente, permanezcan en Él, como ella les ha enseñado. Sí, permanezcan en Él, hijos míos, para que cuando Él se manifieste, tengamos plena confianza, y no sintamos vergüenza ante Él en el día de su Venida.

Palabra de Dios.       

Comentario: Ante la posibilidad de que se aparten del camino del Maestro, siguiendo a otros mesías y salvadores (Anticristos), san Juan invita a la comunidad cristiana a mantenerse fiel a las enseñanzas de Jesucristo, quien fuera ungido por Dios para que conozcan la verdad y mantengan despierta la esperanza de su venida definitiva. 

SALMO Sal 97, 1-4

R. ¡El Señor manifestó su victoria!

Canten al Señor un canto nuevo, porque él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.

ALELUIA Heb 1, 1-2

Aleluia. Después de haber hablado a nuestros padres por medio de los profetas, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo. Aleluia.

EVANGELIO Jn 1, 19-28

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Éste es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: “¿Quién eres tú?”, él confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: “Yo no soy el Mesías”. “¿Quién eres, entonces?”, le preguntaron. “¿Eres Elías?”. Juan dijo: “No”. “¿Eres el Profeta?”. “Tampoco”, respondió. Ellos insistieron: “¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?”. Y él les dijo: “Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías”. Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: “¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?”. Juan respondió: “Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: Él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia”. Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.

Palabra del Señor.   

Comentario: Juan el Bautista se autodefine como la “voz que grita en el desierto”, mientras vive precisamente en el desierto, lugar bíblico privilegiado para encontrarse con Dios, donde comprende que el Mesías ya está presente y que no es reconocido. El Bautista nos enseña a tomar un poco de distancia, del vértigo cotidiano, para experimentar a Dios en nosotros. 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×