Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/05/2013

Visitación de la Virgen María (F). Blanco.

slide_lateral_liturgia-mayo

VIERNES 31

Visitación de la Virgen María (F). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de la Virgen María II.

Día de los Institutos Seculares.

Reseña

Luego que María Santísima oyó del ángel Gabriel que su prima Isabel también esperaba un hijo, comprendió que debe ir a visitarla y realizar la primera obra de evangelización. “La Virgen María se hizo la sierva del Señor. La Escritura la muestra como la que, yendo a servir a Isabel en la circunstancia del parto, le hace el servicio mucho mayor de anunciarle el evangelio con las palabras del Magnificat. En Caná está atenta a las necesidades de la fiesta y su intercesión provoca la fe de los discípulos que ‘creyeron en él’ (Jn 2, 11). Todo su servicio a los hombres es abrirlos al Evangelio e invitarlos a su obediencia: ‘Hagan lo que él les diga’ (Jn 2, 5) (Doc. Puebla, 300).

1ª LECTURA Sof 3, 14-18

Lectura de la profecía de Sofonías.

¡Grita de alegría, hija de Sión! ¡Aclama, Israel! ¡Alégrate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén! El Señor ha retirado las sentencias que pesaban sobre ti y ha expulsado a tus enemigos. El Rey de Israel, el Señor, está en medio de ti: ya no temerás ningún mal. Aquel día, se dirá a Jerusalén: ¡No temas, Sión, que no desfallezcan tus manos! ¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! Él exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría, como en los días de fiesta. Yo aparté de ti la desgracia, para que no cargues más con el oprobio.

Palabra de Dios.       

Comentario: El autor se llena de gozo porque Sión ha recibido el perdón de Dios y fue liberada de sus enemigos. En el anuncio del ángel a María, Lucas toma parte de este texto para señalar que María personifica al nuevo Israel: “Llena de gracia, el Señor está contigo”. El Concilio Vaticano II (1962-65) propondrá a María como modelo de la Iglesia.

O bien: Rom 12, 9-16

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Amen con sinceridad. Tengan horror al mal y pasión por el bien. Ámense cordialmente con amor fraterno, estimando a los otros como más dignos. Con solicitud incansable y fervor de espíritu, sirvan al Señor. Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración. Consideren como propias las necesidades de los santos y practiquen generosamente la hospitalidad. Bendigan a los que los persiguen, bendigan y no maldigan nunca. Alégrense con los que están alegres, y lloren con los que lloran. Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes.

Palabra de Dios.       

SALMO [Sal]  Is 12, 2-3. 4-6

R. ¡Es grande en medio de ti el Santo de Israel!

Este es el Dios de mi salvación: yo tengo confianza y no temo, porque el Señor es mi fuerza y mi protección; él fue mi salvación. Sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación. R.

Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, anuncien entre los pueblos sus proezas, proclamen qué sublime es su Nombre. R.

Canten al Señor, porque ha hecho algo grandioso: ¡que sea, conocido en toda la tierra! ¡Aclama y grita de alegría, habitante de Sión, porque es grande en medio de ti el Santo de Israel! R.

ALELUYA Cfr. Lc 1, 45

Aleluya. Feliz de ti, Virgen María, por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor. Aleluya.

Evangelio Lc 1, 39-56

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas ésta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”. María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas. Su Nombre es santo, y su misericordia se extiende de generación en generación sobre los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó del trono a los poderosos, y elevó a los humildes, colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia –como lo había prometido a nuestros padres– en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”. María permaneció con Isabel unos tres meses, y luego regresó a su casa.

Palabra del Señor.   

Comentario: María fue visitada por el Ángel y ahora es ella quien va a visitar a Isabel. En esta visita, María recibe la reconfirmación de su maternidad. Isabel iluminada expresa: “Quien soy yo para que la madre de mi Señor venga a visitarme”. Cuando Dios guía la vida, todo encuentro se convierte en portador de vida y amor.

De la feria. Verde.

slide_lateral_liturgia-mayo

JUEVES 30

De la feria. Verde.

LECTURA Ecli 42, 15-25

Lectura del libro del Eclesiástico.

Ahora voy a recordar las obras del Señor; lo que yo he visto, lo voy a relatar: por las palabras del Señor existen sus obras. El sol resplandeciente contempla todas las cosas, y la obra del Señor está llena de su gloria. No ha sido posible a los santos del Señor relatar todas sus maravillas, las que el Señor todopoderoso estableció sólidamente para que el universo quedara afirmado en su gloria. Él sondea el abismo y el corazón, y penetra en sus secretos designios, porque el Altísimo posee todo el conocimiento y observa los signos de los tiempos. Él anuncia el pasado y el futuro, y revela las huellas de las cosas ocultas: ningún pensamiento se le escapa, ninguna palabra se le oculta. Él dispuso ordenadamente las grandes obras de su sabiduría, porque existe desde siempre y para siempre; nada ha sido añadido, nada ha sido quitado, y Él no tuvo necesidad de ningún consejero. ¡Qué deseables son todas sus obras! ¡Y lo que vemos es apenas una chispa! Todo tiene vida y permanece para siempre, y todo obedece a un fin determinado. Todas las cosas van en pareja, una frente a otra, y Él no ha hecho nada incompleto: una cosa asegura el bien de la otra. ¿Quién se saciará de ver su gloria?

Palabra de Dios.

Comentario: Es una invitación a contemplar las maravillas naturales. En tantas bondades que alcanza a ver, el autor reconoce la presencia y la mano creadora de Dios. En medio a esta sociedad acelerada, es oportuno aceptar esta propuesta de detenerse a gozar de la creación y reconocer la acción de  Dios en ella.

SALMO Sal 32, 2-9

R. La palabra del Señor hizo el cielo.

Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas; entonen para Él un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones. R.

Porque la palabra del Señor es recta y Él obra siempre con lealtad; Él ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su amor. R.

La palabra del Señor hizo el cielo, y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales; Él encierra en un cántaro las aguas del mar y pone en un depósito las olas del océano. R.

Que toda la tierra tema al Señor, y tiemblen ante Él los habitantes del mundo; porque Él lo dijo, y el mundo existió, Él dio una orden, y todo subsiste. R.

ALELUYA Jn 8, 12

Aleluya. «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue tendrá la luz de la Vida», dice el Señor. Aleluya.

EVANGELIO Mc 10, 46-52

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Cuando Jesús salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud, el hijo de Timeo –Bartimeo, un mendigo ciego– estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que pasaba Jesús, el Nazareno, se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!» Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten piedad de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo». Entonces llamaron al ciego y le dijeron: «¡Ánimo, levántate! Él te llama». Y el ciego, arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia Él. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?». Él le respondió: «Maestro, que yo pueda ver». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». En seguida comenzó a ver y lo siguió por el camino.

Palabra del Señor.

Comentario: Un mendigo pide a Jesús que lo sane de su ceguera; una vez sanado, sigue al Maestro. A veces se recurre a Dios sólo en las penurias, olvidándolo luego. Que este ciego nos motive a dejarnos curar de nuestros males y que, luego, Jesús  también nos cuente entre sus discípulos y compañero de su misión por este mundo.   

13º durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo décimo tercero durante el año

Motivación de entrada

La celebración de hoy nos ofrece unas referencias muy ricas para orientar nuestra vida: cuáles son las exigencias para seguir a Jesús y cómo debemos acoger a los mensajeros del evangelio.

Acto penitencial

Nos recogemos ante el Señor y le pedimos perdón por los pecados de la semana que termina y la fuerza para convertirnos a su seguimiento.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: 1Reyes 19, 16. 19-21.

El profeta Elías llama a Elíseo, en nombre de Dios, a tomar su puesto de profeta. Eliseo deja todo y lo sigue.

Segunda lectura: Gálatas 5, 1. 13-18.

Pablo recuerda al cristiano que ha sido llamado a la libertad de Cristo, para servir en el amor.

Evangelio: Lucas 9, 51-62.

Jesús se encamina resueltamente a Jerusalén; quienes optan por seguirlo, deben dejarlo todo por el Reino.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, ofrecemos sobre el altar nuestro servicio cristiano que nace de nuestra participación en el sacerdocio de Cristo.

Comunión

Cristo en la comunión nos une a él con un amor perpetuo para que demos frutos duraderos.

Despedida

Fortalecidos con la palabra de Dios y el sacramento de Cristo, vayamos a anunciar a todos la alegría del amor de Dios que nos hermana en una sola familia.

Domingo 10º Durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo décimo durante el año

Motivación de entrada

Al prepararnos hoy para la liturgia dominical, pensemos y revisemos nuestras actitudes, pues Dios quiere una religión de amor y misericordia y no de simples ritos.

Acto penitencial

Pedimos perdón por nuestras faltas de amor y de misericordia, cometidas con pensamientos, palabras, obras y omisiones: en nuestra casa, con los vecinos y con nuestros compañeros de trabajo.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: 1 Reyes 17, 17-24.

Dios es el Dios de la vida no de la muerte. Elías lo invoca; y el niño muerto revive y el profeta lo devuelve a su madre: ¡Mujer, tu hijo vive!

Segunda lectura: Gálatas 1, 11-19.

Pablo afirma haber recibido directamente el evangelio de parte de Dios; y que Dios lo ha escogido desde el seno materno, lo ha llamado y enviado a evangelizar.

Evangelio: Lucas 7, 11-17.

En Jesús, Dios ha visitado a su pueblo y lo manifiesta en el extraordinario milagro de Naím.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El ofrecimiento del pan y del vino, signo de nuestra entrega al Señor, nos haga crecer en el amor.

Comunión

La mejor “vitamina” nos la da hoy la carta de san Juan que nos recuerda que “Dios es amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Jn 4, 16).

Despedida

A un mundo ofuscado por el odio, las envidias y el pesimismo, anunciémosle con fuerza el amor misericordioso del Padre Dios.

12º durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo duodécimo durante el año

Motivación de entrada

El mundo actual, tan dinámico en superficie, en realidad está como paralizado por el miedo y la confusión espiritual. La celebración de hoy es una invitación a confiar en el Señor, fuerza y guía de su pueblo.

Acto penitencial

Pedimos perdón por haber cultivado más nuestros miedos que la confianza en el Padre Dios. Por no habernos aferrado a Cristo nuestro salvador. Por no haber infundido la esperanza en nuestros hermanos.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Zacarías 12, 10-11; 13, 1.

El profeta anticipa los dones de gracia y de consuelo que el Señor dará a la casa de David: se convertirán “mirando a aquel que han traspasado “, a Jesús, autor de la salvación.

Segunda lectura: Gálatas 3, 26-29.

El bautismo nos reviste de Cristo y nos hace uno con él.

Evangelio: Lucas 9, 18-24.

Jesús, camino de Jerusalén y antes de su pasión y muerte, plantea a sus discípulos –y hoy a nosotros– la gran pregunta: Ustedes, ¿quién dicen que soy yo?

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan que ofrecemos es fuente de fuerza para el cristiano, y lo ayuda a superar los miedos de la vida y a vivir en la alegría del Señor.

Comunión

Si hemos recibido a Cristo y permanecemos en él y lo llevamos en nuestra vida, ¿de qué tendremos miedo?

Despedida

En la Biblia se repite muchas veces: ¡No tengan miedo! Venciendo la muerte, Jesús nos ha asegurado la victoria sobre todo tipo de miedo. Vayamos a anunciar que la condición del cristiano redimido no es el miedo sino la alegría.

 

Domingo 11º durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo undécimo durante el año

Motivación de entrada

El Salmo 26 nos ofrece la orientación para nuestra eucaristía de hoy: “Escúchame, Señor, que te llamo. Tú eres mi auxilio; no me deseches, no me abandones, Dios de mi salvación”.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón: por olvidar la dignidad de nuestra vocación cristiana; por nuestras omisiones, por no haber hecho el bien que podíamos hacer; por nuestra falta de compasión con la gente desposeída.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: 2 Samuel 12, 7-10. 13.

El profeta echa en cara a David su pecado. Éste lo reconoce, hace penitencia y Dios lo perdona.

Segunda lectura: Gálatas 2, 16. 19-21.

Pablo afirma que Dios nos salva por su misericordia y revela que él está crucificado con Cristo y Cristo ha llegado a ser su misma vida: “Cristo vive en mí”.

Evangelio: Lucas 7, 36 – 8, 3 (o bien: 7, 36-50).

Hoy Jesús nos reconforta y compromete, a la vez, con lo que dice a la mujer: “Te son perdonados tus muchos pecados, porque has amado mucho”. ¿Nosotros cómo amamos?

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan y el vino que ponemos sobre el altar, y que pronto será el sacramento de Cristo, quiere ser una súplica al Padre Dios: que ese alimento nunca nos falte y que esté presente en todas las mesas.

Comunión

En la comunión hacemos nuestro el saludo de Jesús: “Padre Santo, guarda en tu nombre a aquellos que me has dado para que sean uno, como nosotros somos uno” (Juan 17, 11).

Despedida

Hemos compartido la misma palabra, el mismo pan, el mismo cáliz, la misma oración, vayamos ahora a compartir esa riqueza con otros, especialmente con los enfermos y los más necesitados.

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (S).

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (S)

Motivación de entrada

La solemnidad del “cuerpo y sangre de Cristo” nos hace revivir la presencia real de Cristo en la eucaristía y nos recuerda la nueva Alianza sellada con la sangre de Cristo. Es signo de fraternidad.

Acto penitencial

Por no habernos acercado con frecuencia a recibir el cuerpo de Cristo. Por no haberlo hecho siempre con un corazón reconciliado y limpio. Por no haber sacado de ahí la fuerza para amar a los hermanos.

Primera lectura: Génesis 14, 18-20

Los bienes de la tierra son creaturas de Dios y por eso él los acepta del hombre;  y sirven como “signos” de su relación con él.

Segunda lectura: 1Corintios 11, 23-26

Pablo nos presenta el primer relato del Nuevo Testamento sobre la eucaristía, como memoria viva de Jesús hasta que vuelva.

Evangelio: Lucas 9, 11-17

El relato de la multiplicación de los panes encaja bien en la liturgia de hoy y es releído en clave eucarística: Jesús toma el pan, lo bendice y lo parte, lo entrega. Jesús solicita nuestra cooperación para continuar compartiéndolo con la gente.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con los dones del pan y del vino, presentamos nuestra vida, la de nuestros hermanos, sus esperanzas y sacrificios, para que el Señor los transforme con su amor compasivo.

Comunión

Dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mi y yo en él”. No rompamos esa promesa con nuestros pecados.

Despedida

Nos hemos alimentado del mismo pan, hemos bebido del mismo cáliz, hemos oído la misma palabra, junto al mismo altar; vayamos ahora a anunciar con la vida que somos hermanos, que Dios nos ama y ama a todos.

De la feria. Verde.

slide_lateral_liturgia-mayo

MIÉRCOLES 29

De la feria. Verde.

LECTURA Ecli 36, 1. 4. 5. 10-17

Lectura del libro del Eclesiástico.

Ten piedad de nosotros, Dueño soberano, Dios de todas las cosas, y mira. Infunde tu temor a todas las naciones. Que ellas te reconozcan, como hemos reconocido nosotros que no hay otro Dios fuera de ti, Señor. Renueva los signos y repite las maravillas, glorifica tu mano y tu brazo derecho. Congrega a todas las tribus de Jacob, y entrégales su herencia, como al comienzo. Ten piedad, Señor, del pueblo que es llamado con tu Nombre, de Israel, a quien trataste como a un primogénito. Ten compasión de tu Ciudad santa, de Jerusalén, el lugar de tu reposo. Llena a Sión de alabanzas, y a tu pueblo, cólmalo de tu gloria. Da testimonio a favor de los que Tú creaste en el principio, y cumple las profecías anunciadas en tu Nombre. Dales la recompensa a los que te aguardan, y que se compruebe la veracidad de tus profetas. Escucha, Señor, la oración de los que te suplican, conforme a la bendición de Aarón sobre tu pueblo, para que todos los que viven en la tierra reconozcan que Tú eres el Señor, el Dios eterno.

Palabra de Dios.

Comentario: El Pueblo elegido cree que sus sufrimientos corresponden a sus maldades, aunque también cree que, por ellas, Dios nuevamente le manifiesta su amor invitándolo a reconocerlo y amarlo como a su único Dios. Por esta experiencia pueden pasar otros pueblos y los cristianos de hoy y de siempre.

 SALMO Sal 78, 8. 9. 11. 13

R. ¡Apiádate de tu pueblo, Señor!

No recuerdes para nuestro mal las culpas de otros tiempos; compadécete pronto de nosotros, porque estamos totalmente abatidos. R.

Ayúdanos, Dios salvador nuestro, por el honor de tu Nombre; líbranos y perdona nuestros pecados, a causa de tu Nombre. R.

Llegue hasta tu presencia el lamento de los cautivos, preserva con tu brazo poderoso a los que están condenados a muerte. R.

Y nosotros, que somos tu pueblo y las ovejas de tu rebaño, te daremos gracias para siempre, y cantaremos tus alabanzas por todas las generaciones. R.

ALELUYA Mc 10, 45

Aleluya. El Hijo del hombre vino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Aleluya.

EVANGELIO Mc 10, 32-45

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Mientras iban de camino para subir a Jerusalén, Jesús se adelantaba a sus discípulos; ellos estaban asombrados y los que lo seguían tenían miedo. Entonces reunió nuevamente a los Doce y comenzó a decirles lo que le iba a suceder: «Ahora subimos a Jerusalén; allí el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos: ellos se burlarán de Él, lo escupirán, lo azotarán y lo matarán. Y tres días después, resucitará». Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: «Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir». Él les respondió: «¿Qué quieren que haga por ustedes?». Ellos le dijeron: «Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria». Jesús les dijo: «¡No saben lo que piden! ¿Pueden beber el cáliz que Yo beberé y recibir el bautismo que Yo recibiré?». «Podemos», le respondieron. Entonces Jesús agregó: «Ustedes beberán el cáliz que Yo beberé y recibirán el mismo bautismo que Yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados». Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: «Ustedes saben que aquéllos a quienes se considera gobernantes dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande que se haga servidor de ustedes, y el que quiera ser el primero que se haga servidor de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud».

Palabra del Señor.

Comentario: Pretender los primeros puestos, como Juan y Santiago, responde más al orgullo que a la gratuidad enseñada por el Maestro. Jesús contrapone los valores que deben distinguir a sus discípulos frente a aquellos que se encuentran en el mundo; les enseña que primero está el servicio y el amor, y recién luego los puestos y las responsabilidades a ocupar. 

EL VALOR DE LAS PEQUEÑAS COSAS

El-Valor-de-las-Pequenas-CosasTítulo: El valor de las pequeñas cosas

Autor: Roque Schneider

Colección: Levántate

Dimensiones: 11 x 16,5 cms.

Páginas: 112

ISBN: 978.956.256.136-5

 

Presentamos esta nueva edición de “El valor de las pequeñas cosas”, escrita por Roque Schneider, que rescata lo esencial de la existencia y el valor de una percepción más humana de la vida.

¿Cómo revitalizarnos?, ¿cómo darle sentido a lo que somos?, son algunas de las preguntas que “El valor de las pequeñas cosas” da a entender a manera de una conversación amena y contemporánea.

CENA ECUMÉNICA 2013

SAN PABLO y SOBICAIN presentes en Cena ecuménica 2013

cena

El pasado miércoles 22 de mayo, y como cada año, representantes de las distintas denominaciones cristianas se reunieron para celebrar la cena anual de la Fraternidad Ecuménica de Chile, esta vez desarrollada en dependencias de la Iglesia Catedral Ortodoxa San Jorge, donde monseñor Ricardo Ezzati oró y compartió con los líderes de diferentes religiones cristianas y miembros de movimientos ecuménicos. También se hicieron presentes, Milka Kurte, en representación de SOBICAIN, y el Hno. Jorge Bruera y Rodrigo Morales, por parte de Editorial SAN PABLO.

 

El anfitrión de la ocasión fue monseñor Sergio Awad, Arzobispo Ortodoxo del Patriarcado de Antioquía, también asistieron Héctor Zavala, Arzobispo Anglicano Metropolitano del Cono Sur; Siegfried Sander, Obispo de la Iglesia Luterana en Chile; Pedro Zavala, Pastor; David Muñoz, Presidente de la Fraternidad Ecuménica de Chile (FRAECH); el Comisionado del Ejército de Salvación; representantes de los Focolares y de Fondacio; además de fieles de los distintos credos.

Este tipo de instancias nos siguen hablando de una Iglesia siempre abierta al diálogo y la buena convivencia.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×