Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/09/2013

DOMINGO 6 DE OCTUBRE DE 2013

La fe en el Señor Cambia la vida

Un aspecto fundamental en nuestra vida de creyentes es vivir confiados en Dios, en su amor providente. La queja de Habacuc (primera lectura) puede ser también nuestra: ante el mal que vemos en el mundo, la presencia de Dios se nos oscurece. En medio de esa experiencia escuchamos la respuesta de Dios: “el justo vivirá por su fidelidad”.

La misma confianza en los planes de Dios nos pide Jesús en el evangelio: no debemos pedirle cuentas o exigirle derechos, sino seguir nuestro camino con humildad y con confianza de hijos. Con el ejemplo del servidor que regresa de su trabajo, quiere subrayar cual es la actitud de sus discípulos ante Dios, que no tiene que ser como la de los fariseos, autosuficientes, que se presentan ante Dios como exigiendo el premio. Sino la humildad de los que, después de haber trabajado, no se dan importancia y son capaces de decir: “somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”. Ante Dios no hemos de presentarnos con una lista de derechos y méritos, sino con humildad y sencillez. Los cristianos hacemos el bien gratuitamente, sin buscar reconocimiento, con amor de hijos y hermanos: “no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”.

La fe es un don de Dios que necesariamente ha de traducirse en un modo de vida, es mirar la realidad con los “ojos” de Dios. Vivir así no es fácil para nosotros, por eso al acercarnos a la mesa de la eucaristía repetiremos la sencilla petición de los Apóstoles: “Auméntanos la fe”. Y pediremos que el alimento del Cuerpo y de la Sangre de Jesús nos llene de la fuerza que necesitamos para vivir como siervos confiados en su Señor.

CONALI

1. Ambientación

La fe que hemos recibido nos hace sentir la llamada de Dios a celebrar con gozo el Domingo, el día del Cristo resucitado. La eucaristía es el momento más importante. Aquí nos encontramos con él y con los hermanos, acogemos su amor salvador, escuchamos su Palabra, nos alimentamos de su Cuerpo y fortalecemos el don de la fe que hemos recibido.

2. Primera Lectura         Hab 1, 2-3; 2, 2-4

Experimentamos dificultades. A veces podemos quedar desconcertados ante el aparente triunfo del malvado. Pero el justo vive por su fe y sabe que Dios mostrará su justicia. 

Lectura de la profecía de Habacuc. ¿Hasta cuándo, Señor, pediré auxilio sin que Tú escuches, clamaré hacia ti: «¡Violencia», sin que Tú salves? ¿Por qué me haces ver la iniquidad y te quedas mirando la opresión? No veo más que saqueo y violencia, hay contiendas y aumenta la discordia. El Señor me respondió y dijo: Escribe la visión, grábala sobre unas tablas para que se la pueda leer de corrido. Porque la visión aguarda el momento fijado, ansía llegar a término y no fallará; si parece que se demora, espérala, porque vendrá seguramente, y no tardará. El que no tiene el alma recta, sucumbirá, pero el justo vivirá por su fidelidad.

Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor.

3. Salmo                        Sal 94, 1-2. 6-9

R. ¡Ojalá hoy escuchen la voz del Señor!

¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! ¡Lleguemos hasta Él dándole gracias, aclamemos con música al Señor! R.

¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! Porque Él es nuestro Dios, y nosotros, el pueblo que El apacienta, las ovejas conducidas por su mano. R.

Ojalá hoy escuchen la voz del Señor: «No endurezcan su corazón como en Meribá, como en el día de Masá, en el desierto, cuando sus padres me tentaron y provocaron, aunque habían visto mis obras». R.

4. Segunda Lectura           2Tim 1, 6-8. 13-14

 El apóstol escribe a su discípulo Timoteo para impulsar su camino de fidelidad a los trabajos del Evangelio. El camino de la fe es difícil, pero es nuestro gran tesoro.

 Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo. Querido hijo: Te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido por la imposición de mis manos. Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad. No te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que soy su prisionero. Al contrario, comparte conmigo los sufrimientos que es necesario padecer por el Evangelio, animado con la fortaleza de Dios. Toma como norma las saludables lecciones de fe y de amor a Cristo Jesús que has escuchado de mí. Conserva lo que se te ha confiado, con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros.

Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor.

Aclamación al Evangelio         

Aleluia. La palabra del Señor permanece para siempre. Ésta es la palabra que les ha sido anunciada: el Evangelio. Aleluia.

5. Evangelio                        Lc 17, 3-10

También hoy tendríamos que hacer al Señor la misma petición que le hicieron los Apóstoles. Recordémosla. Nos vendrá bien.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Dijo el Señor a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo». Los Apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». Él respondió: «Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, ella les obedecería. Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando éste regresa del campo, ¿acaso le dirá: “Ven pronto y siéntate a la mesa”? ¿No le dirá más bien: “Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después”? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: “Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber”».

Palabra del Señor.  R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión

La primera lectura nos decía que el justo vivirá por su fidelidad (fe), luego hemos escuchado en el evangelio cómo los discí-pulos pidieron a Jesús: auméntanos la fe. ¿Nos preocupamos por hacer crecer en nosotros la confianza en Dios que nos ama? ¿Pedimos a Dios que nos aumente la fe y el amor a él? ¿O son otras cosas las que pedimos?

6. Oración Universal

M. Invoquemos  con fe  a Dios Padre, que cuida de nosotros y es compasivo y misericordioso.

1.- Por la Iglesia y todos aquellos cristianos que sufren persecución por mantenerse fieles a Jesucristo. Oremos.

R. Señor, auméntanos la fe.

2.- Por aquellos que se desesperan ante las dificultades o las injusticias, y por los que, en tantas ocasiones, adoptamos posturas de indiferencia ante ellos. Oremos. R.

3.- Por las familias que viven unidas en el amor realizando el proyecto de Dios, y también por aquellas que atraviesan momentos de dificultad. Oremos. R.

4.- Por los grupos y movimientos apostólicos que se dedican a la formación cristiana de los laicos, y por los que trabajan para llevar el evangelio a los distintos ambientes. Oremos. R.

5.- Por nosotros que hemos recibido de Dios el don de la fe, y deseamos ser testigos del evangelio en la vida de cada día. Oremos. R.

M. Padre bueno, tú nos conoces y nos amas; concede cuanto te pedimos, y también aquello que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Alabanza y Preparación a la Comunión

Para las Asambleas Dominicales en Ausencia del Presbítero (ADAP) y la comunión de enfermos.

M. Padre, tú nos has regalado el don de la fe que nos permite caminar con esperanza, por eso te alabamos y bendecimos:

R. ¡Gracias Señor por el don de la fe!

1.- Nos falta fe en tu amor. Pero has arrancado la incredulidad de nuestro corazón, y nos haces vivir por la fidelidad. R.

2.- Cerramos a veces nuestro cora-zón a tu llamado. Pero haces resonar tu voz en lo más íntimo de nuestro corazón, y nos haces vivir por la fidelidad. R.

3.- Somos servidores inútiles, pero a pesar de todo, aceptas nuestro servicio, y nos haces vivir por la fidelidad. R.

M. En tu Hijo Jesucristo, muerto y resucitado, somos tus hijos, por eso nos atrevemos a decir: Padre nuestro…

Sugerencias de Cantos

Juntos cantando la alegría/ Alrede-dor de tu mesa/ El Señor es mi luz y mi salvación/ El Señor es mi pastor/ Santa María del amén.

 

San Jerónimo, p. y d. (MO). Blanco.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

LUNES 30

San Jerónimo, p. y d. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 2Tim 3, 14-17; Sal 118, 9-14; Mt 13, 47-52.

Semana 26ª durante el año – Semana II del Salterio. Concluye el mes de la Biblia.

Reseña

Jerónimo nace en Estridón, de Dalmacia el año 332, en una familia acomodada. De joven viaja a Roma para su formación académica. Dicen de él: “Nadie lo aventaja en el arte de escribir”. Lleva una vida piadosa y visita las catacumbas de los mártires, orando ante ellas. Su hobby es viajar. De Tréveris (Alemania) pasa a Aquilea (Italia); luego a Grecia y Asia Menor. Estudia griego hasta dominarlo a la perfección. En Constantinopla traduce las obras de Orígenes y de Eusebio de Cesarea. Es ordenado sacerdote en Antioquía (Turquía), donde se retira al desierto de Calcis, y allí vive en austeridad, ayuno, oración y lágrimas. Estudia hebreo con la ayuda de un monje convertido del judaísmo. Viaja a Roma, y el papa san Dámaso lo hace secretario personal y le encarga la traducción de la Biblia al latín (la Vulgata). Él forma los primeros grupos bíblicos. Fallecido el papa Dámaso, parte para Tierra Santa, con algunas damas de sus círculos bíblicos, y se establece en Belén, donde funda un monasterio que rige como abad. Lleva a cabo una inmensa y profunda obra de exégesis o interpretación de la Biblia. Es suya la frase: “El desconocimiento de la Biblia es desconocimiento de Dios”. Agotado por el trabajo y la austeridad, pasa al gozo de su Señor en el año 420.

LECTURA Zac 8, 1-8

Lectura de la profecía de Zacarías.

La palabra del Señor llegó en estos términos: Así habla el Señor de los ejércitos: Siento un gran celo por Sión y ardo de pasión por ella. Así habla el Señor: Yo he vuelto a Sión; y habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén será llamada “Ciudad de la Fidelidad”, y la montaña del Señor de los ejércitos, “Montaña Santa”. Así habla el Señor de los ejércitos: Los ancianos y las ancianas se sentarán de nuevo en las plazas de Jerusalén, cada uno con su bastón en la mano, a causa de sus muchos años. Las plazas de la ciudad se llenarán de niños y niñas, que jugarán en ellas. Si esto parece imposible a los ojos del resto de este pueblo, ¿será también imposible para mí? ?oráculo del Señor de los ejércitos?. Así habla el Señor de los ejércitos: Yo salvo a mi pueblo de los países del oriente, y de los países donde se pone el sol. Los haré volver y habitarán en medio de Jerusalén. Ellos serán mi Pueblo, y Yo seré su Dios, en la fidelidad y en la justicia.

Palabra de Dios.

Comentario: En tiempos de la reconstrucción del Templo y de la comunidad, bien vienen estos cuatro oráculos (“Así habla el Señor”) entregando optimismo al pequeño resto de Israel que había regresado del exilio y seguía esclavo en su tierra. El Señor les promete restablecer la Alianza haciéndolos “su” pueblo y constituyéndose como “su” Dios.

SALMO Sal 101, 16-21. 29. 22-23

R. ¡Reúnanse los pueblos y sirvan al Señor!

Las naciones temerán tu Nombre, Señor, y los reyes de la tierra se rendirán ante tu gloria: cuando el Señor reedifique a Sión y aparezca glorioso en medio de ella; cuando acepte la oración del desvalido y no desprecie su plegaria. R.

Quede esto escrito para el tiempo futuro y un pueblo renovado alabe al Señor: porque Él se inclinó desde su alto Santuario y miró a la tierra desde el cielo, para escuchar el lamento de los cautivos y librar a los condenados a muerte. R.

Los hijos de tus servidores tendrán una morada y su descendencia estará segura ante ti, para proclamar en Sión el Nombre del Señor y su alabanza en Jerusalén, cuando se reúnan los pueblos y los reinos, y sirvan todos juntos al Señor. R.

ALELUIA Mc 10, 45

Aleluia. El Hijo del hombre vino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 46-50

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

A los discípulos de Jesús se les ocurrió preguntarse quién sería el más grande. Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, tomó a un niño y acercándolo, les dijo: «El que recibe a este niño en mi Nombre me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe a Aquél que me envió; porque el más pequeño de ustedes, ése es el más grande». Juan, dirigiéndose a Jesús, le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre y tratamos de impedírselo, porque no es de los nuestros». Pero Jesús le dijo: «No se lo impidan, porque el que no está contra ustedes, está con ustedes».

Palabra del Señor.

Comentario: Los discípulos estaban lejos de lo que les enseñaba Jesús. Mientras él, poco antes, les había anunciado su muerte, ellos discutían sobre quién sería el más grande. Las ambiciones y las luchas por el poder no condicen el servicio de la vida cristiana. Si es dañino pretender “el poder por el poder” en la vida civil, cuánto más en los seguidores de Jesús.

26º durante el año. Verde.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

DOMINGO 29

26º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Día de oración por Chile.

Riquezas que endurecen el corazón

Vemos en el evangelio que Jesús tocó muchas veces el tema de la relación del hombre con los bienes de este mundo. El domingo pasado, el Señor alababa al administrador infiel por su capacidad de hacerse un futuro con las riquezas perecederas y nos enseñaba a tener la misma lucidez para manejar los bienes del cielo…

Esta vez la enseñanza es para los discípulos, los que habían abandonado todo por él… Pero seguían cultivando algún interés no del todo celestial, como un buen puesto en su Reino.

La parábola del rico sin nombre y del pobre Lázaro que sí tiene nombre muestra cómo las riquezas endurecen el corazón cuando se aprecian como el medio para el goce ególatra que encierra a la persona en sus bienes. Llamar por el nombre es reconocer, y lo contrario es ignorar, pero, en la boca del Señor, este detalle va mucho más allá de lo que nosotros somos capaces de pensar.

Jesús nos hace ver cómo los perros manifiestan más sensibilidad que el rico. Hasta se podría decir que el envanecido se coloca algún escalón por debajo de los animales, que, a veces, sí tienen nombre.

Según el evangelio, la riqueza no se mide con los métodos de los contadores, sino con la capacidad de ver al otro, de no ignorar al pobre. Rico es quien no posee ojos ni corazón para ver los sufrimientos físicos y también los espirituales o los morales de la gente que lo rodea.

Rico es quien no quiere ver la situación material y espiritual de sus hermanos. Vive cómodo y se piensa  justificado en su fe porque practica su religión diariamente, pero también egoístamente.

La parábola termina diciendo que hay un abismo entre el rico y el pobre Lázaro. Un abismo que fue construido en este mundo. Es un peligro que nos acecha a todos, independientemente de las deudas que nos afligen o de los bienes que nos aseguren una vida más que digna.

“Entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo” (Lc 16, 26)

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: El Señor nos invita hoy a compartir la mesa de la palabra y de la eucaristía. Dispongámonos a celebrar con alegría y provecho esta acción de gracias en compañía con nuestra comunidad.

1ª LECTURA Am 6, 1. 4-7

Guía: Dura invectiva del profeta contra los ricos lujuriosos de su tiempo. Su vida frívola y disipada preludia su ruina y la del pueblo de Israel.

Lectura de la profecía de Amós.

¡Ay de los que se sienten seguros en Sión! Acostados en lechos de marfil y apoltronados en sus divanes, comen los corderos del rebaño y los terneros sacados del establo. Improvisan al son del arpa, y como David, inventan instrumentos musicales; beben el vino en grandes copas y se ungen con los mejores aceites, pero no se afligen por la ruina de José.Por eso, ahora irán al cautiverio al frente de los deportados, y se terminará la orgía de los libertinos.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 145, 7-10

R. ¡Alaba al Señor, alma mía!

El Señor hace justicia a los oprimidos y da pan a los hambrientos. El Señor libera a los cautivos. R.

El Señor abre los ojos de los ciegos y endereza a los que están encorvados. El Señor ama a los justos. R.

El Señor protege a los extranjeros, sustenta al huérfano y a la viuda y entorpece el camino de los malvados. R.

El Señor reina eternamente, reina tu Dios, Sión, a lo largo de las generaciones. R.

2ª LECTURA 1Tim 6, 11-16

Guía: Pablo exhorta a su discípulo Timoteo a tener una conducta digna de su cargo de pastor, a ejemplo de Jesús.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia, la bondad. Pelea el buen combate de la fe, conquista la Vida eterna, a la que has sido llamado y en vista de la cual hiciste una magnífica profesión de fe, en presencia de numerosos testigos. Yo te ordeno delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y delante de Cristo Jesús, que dio buen testimonio ante Poncio Pilato: observa lo que está prescrito, manteniéndote sin mancha e irreprensible hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo, Manifestación que hará aparecer a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y Señor de los señores, el único que posee la inmortalidad y habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre vio ni puede ver. ¡A Él sea el honor y el poder para siempre! Amén.

Palabra de Dios.

ALELUIA 2Cor 8, 9

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

EVANGELIO Lc 16, 19-31

Guía: Con la parábola del rico epulón y del pobre Lázaro, Jesús retrata para nuestra enseñanza el fin diverso al cual llegan los ricos sin entrañas y el pobre que confía en la misericordia de Dios.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a los fariseos: Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes. A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro, que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas. El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado. En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él. Entonces exclamó: «Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan». «Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento. Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí». El rico contestó: «Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento». Abraham respondió: «Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen». «No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán». Pero Abraham respondió: «Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán».

Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: El pan y el vino que ofrecemos, dones en los que Cristo se hará presente, sean signo de nuestra adhesión, incluso en el sufrimiento, a la voluntad de Dios.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: En la comunión con Jesús, reflexionamos sobre las palabras de Juan: “En esto hemos reconocido el amor de Dios: Él ha entregado su vida por nosotros, y también nosotros debemos entregarla por nuestros hermanos.

DESPEDIDA

Guía: Cristo ha estado entre nosotros, nos ha alimentado con su palabra, edificado con sus ejemplos y vivificado con su cuerpo y sangre; volvamos a nuestras actividades y compartamos con todos esta alegría.

Santa María en Sábado. Blanco.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

SÁBADO 28

De la feria. Verde. San Wenceslao mr. (ML). Rojo. Ss. Lorenzo Ruiz y comps, mrs. (ML). Rojo. Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA Zac 2, 5-9. 14-15

Lectura de la profecía de Zacarías.

Yo levanté los ojos, y tuve una visión: Había un hombre que tenía en la mano una cuerda de medir. Entonces le pregunté: «¿A dónde vas?» Él me respondió: «Voy a medir Jerusalén, para ver cuánto tiene de ancho y cuánto de largo». Mientras el ángel que hablaba conmigo estaba allí, otro ángel le salió a su encuentro y le dijo: «Corre, habla a ese joven y dile: Jerusalén será una ciudad abierta por la gran cantidad de hombres y animales que habrá en ella. Yo seré para ella ?oráculo del Señor? una muralla de fuego a su alrededor, y seré su Gloria en medio de ella». Grita de júbilo y alégrate, hija de Sión: porque Yo vengo a habitar en medio de ti ?oráculo del Señor?. Aquel día, muchas naciones se unirán al Señor: ellas serán un pueblo para Él y habitarán en medio de ti.

Palabra de Dios.

Comentario: El profeta Zacarías es contemporáneo de Ageo. Posiblemente un poco más joven, con otro estilo y mensaje, pero preocupaba a ambos la reconstrucción del Templo y de la comunidad. Por medio de una visión, Zacarías anuncia una nueva Jerusalén abierta a todos los pueblos y razas de la tierra; en esta Jerusalén y en este Templo, el Señor hará sentir su presencia.  

SALMO [Sal] Jer 31, 10-12. 13

R. ¡El Señor nos cuidará como un pastor!

¡Escuchen, naciones, la palabra del Señor, anúncienla en las costas más lejanas! Digan: «El que dispersó a Israel lo reunirá, y lo cuidará como un pastor a su rebaño». R.

Porque el Señor ha rescatado a Jacob, lo redimió de una mano más fuerte que él. Llegarán gritando de alegría a la altura de Sión, afluirán hacia los bienes del Señor. R.

Entonces la joven danzará alegremente, los jóvenes y los viejos se regocijarán; Yo cambiaré su duelo en alegría, los alegraré y los consolaré de su aflicción. R.

ALELUIA Cfr. 2Tim 1, 10

Aleluia. Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte e hizo brillar la vida, mediante la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 43-45

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Mientras todos se admiraban por las cosas que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: «Escuchen bien esto que les digo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres». Pero ellos no entendían estas palabras: su sentido les resultaba oscuro, de manera que no podían comprenderlas, y temían interrogar a Jesús acerca de esto.

Palabra del Señor.

Comentario: Resulta contradictorio: el autor de la vida anuncia que “va a ser entregado en manos de los hombres”. A aquellos que esperaban a un Mesías lleno de gloria, les resulta duro de entender la muerte de Jesús. Justamente la clave de la sabiduría cristiana será aprender a reconocer el amor de Dios y, además, a aceptar que nuestras fragilidades serán remediadas en la cruz.

San Vicente de Paúl, p. (MO). Blanco.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

VIERNES 27

San Vicente de Paúl, p. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 1Cor 1, 26-31; Sal 111, 1-9; Mt 9, 35-38.

Reseña

Vicente nace en una familia campesina de Pouy (Francia), en el año 1581. A los 19 años es ordenado sacerdote. Navega por el Mediterráneo, y es capturado y despojado por piratas. Pasa dos años prisionero en Túnez (África). Allí convierte a su patrón, que lo deja libre. Vuelto a París, hace de capellán en la corte real, y a la vez se dedica a evangelizar a los prisioneros que reman en las naves, y a los campesinos pobres. Funda la Congregación de la Misión, los vicentinos o paúles. Suele decir: “No me basta amar a Dios si no amo a mi prójimo. Los pobres son mi peso y mi dolor”. Se dedica también a la formación del clero y funda un seminario menor y otro mayor. Con santa Luisa de Marillac, funda las Hijas de la Caridad, y luego la rama masculina, los Siervos de los Pobres. En París erige un instituto para niños huérfanos. Afirma que “los pobres sufren más por falta de organización para llevarles ayuda, que por falta de personas que quieran ayudar”. Vicente, “hombre-para-los-otros”, de una actividad e interioridad sorprendentes, sube a la gloria eterna en París el 27 de septiembre del año 1660, y es canonizado en el año 1737.

LECTURA Ag 1, 15—2, 9

Lectura de la profecía de Ageo.

El segundo año de Darío, rey de Persia, el día veintiuno del séptimo mes, la palabra del Señor llegó, por medio del profeta Ageo, en estos términos: «Di a Zorobabel, hijo de Sealtiel, gobernador de Judá, a Josué, hijo de lehosadac, el Sumo Sacerdote, y al resto del pueblo: ¿Queda alguien entre ustedes que haya visto esta Casa en su antiguo esplendor? ¿Y qué es lo que ven ahora? ¿No es como nada ante sus ojos? ¡Ánimo, Zorobabel! ?oráculo del Señor?. ¡Ánimo, Josué, hijo de lehosadac, Sumo Sacerdote! ¡Ánimo, todo el pueblo del país! ?oráculo del Señor? ¡Manos a la obra! Porque Yo estoy con ustedes ?oráculo del Señor de los ejércitos? según el compromiso que contraje con ustedes cuando salieron de Egipto, y mi espíritu permanece en medio de ustedes. ¡No teman! Porque así habla el Señor de los ejércitos: Dentro de poco tiempo, Yo haré estremecer el cielo y la tierra, el mar y el suelo firme. Haré estremecer a todas las naciones: entonces afluirán los tesoros de todas las naciones y llenaré de gloria esta Casa, dice el Señor de los ejércitos. ¡Son míos el oro y la plata! ?oráculo del Señor de los ejércitos?. La gloria última de esta Casa será más grande que la primera, dice el Señor de los ejércitos, y en este lugar Yo daré la paz».

Palabra de Dios.

Comentario: La tarea de la reconstrucción del Templo había comenzado y algunos se desaniman, al comparar el antiguo esplendor del Templo con lo que estaba ahora quedando. En este contexto, a estos, el profeta Ageo los anima asegurándoles que la Gloria del Señor seguirá presente, incluso, con mayor fuerza, en la sencillez de la actual versión.

SALMO Sal 42, 1-4

R. Espero en el Señor y le daré gracias.

Júzgame, Señor, y defiende mi causa contra la gente sin piedad; líbrame del hombre falso y perverso. R.

Si Tú eres mi Dios y mi fortaleza, ¿por qué me rechazas?¿Por qué tendré que estar triste, oprimido por mi enemigo? R.

Envíame tu luz y tu verdad: que ellas me encaminen y me guíen a tu santa Montaña, hasta el lugar donde habitas. R.

Y llegaré al altar de Dios, el Dios que es la alegría de mi vida; y te daré gracias con la cítara, Señor, Dios mío. R.

ALELUIA Mc 10, 45

Aleluia. El Hijo del hombre vino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 18-22

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un día en qué Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con Él, les preguntó:«¿Quién dice la gente que soy Yo?». Ellos le respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los antiguos profetas que ha resucitado». «Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy Yo?» Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios». Y Él les ordenó terminantemente que no lo anunciaran a nadie, diciéndoles: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día».

Palabra del Señor.

Comentario: Jesús prepara a sus discípulos para su pasión, muerte y resurrección con un sondeo sobre aquello que pensaba la gente, y ellos mismos, acerca de él. Pedro es el único que respondió bien porque el Espíritu lo iluminaba. También hoy, si no nos dejamos iluminar por el Espíritu de Dios equivocaremos el camino. ¿Cuántas veces al día o al mes invocamos su asistencia?    

De la feria. Verde. Santos Cosme y Damián, mrs. (ML). Rojo.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

JUEVES 26

De la feria. Verde. Santos Cosme y Damián, mrs. (ML). Rojo.

LECTURA Ag 1, 1-8

Lectura de la profecía de Ageo.

En el segundo año del rey Darío, el primer día del sexto mes, la palabra del Señor fue dirigida, por medio del profeta Ageo, a Zorobabel, hijo de Sealtiel, gobernador de Judá, y a Josué, hijo de lehosadac, el Sumo Sacerdote, en estos términos: Así habla el Señor de los ejércitos: Este pueblo dice: «Todavía no ha llegado el momento de reconstruir la Casa del Señor». Y la palabra del Señor llegó, por medio del profeta Ageo, en estos términos: ¿Es éste acaso el momento de que ustedes vivan en sus casas revestidas de madera, mientras esta Casa está en ruinas? Ahora bien, así habla el Señor de los ejércitos: ¡Consideren la situación en que se encuentran! Ustedes han sembrado mucho, pero han cosechado poco; han comido, pero no se han saciado; han bebido, pero no han apagado su sed; se han vestido, pero no se han abrigado; y el asalariado ha puesto su jornal en saco roto. Así habla el Señor de los ejércitos: Suban a la montaña, traigan madera y reconstruyan la Casa; Yo la aceptaré gustoso y manifestaré mi gloria.

Palabra de Dios.

Comentario: Ageo habló, en nombre de Dios, en tiempos de Esdras (se leyó los días anteriores). Como profeta, Ageo llama a tomar consciencia que no es justo preocuparse en demasía por la propia vivienda y descuidar la reconstrucción del Templo. No es bueno ocuparnos de nosotros, olvidando a Dios y a nuestros semejantes. 

SALMO Sal 149, 1-6. 9

R. ¡El Señor ama a su pueblo!

Canten al Señor un canto nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; que Israel se alegre por su Creador y los hijos de Sión se regocijen por su Rey. R.

Celebren su Nombre con danzas, cántenle con el tambor y la cítara, porque el Señor tiene predilección por su pueblo y corona con el triunfo a los humildes. R.

Que los fieles se alegren por su gloria y canten jubilosos en sus fiestas. Glorifiquen a Dios con sus gargantas. Esto es un honor para todos sus fieles. R.

ALELUIA Jn 14, 6

Aleluia. «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 7-9

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

El tetrarca Herodes se enteró de todo lo que Jesús hacía y enseñaba, y estaba muy desconcertado porque algunos decían: «Es Juan, que ha resucitado». Otros decían: «Es Elías, que se ha aparecido», y otros: «Es uno de los antiguos profetas que ha resucitado». Pero Herodes decía: «A Juan lo hice decapitar. Entonces, ¿quién es éste del que oigo decir semejantes cosas?» Y trataba de verlo.

Palabra del Señor.

Comentario: Las obras de Jesús despiertan el interés de Herodes por conocerlo. El monarca estaba desconcertado al escuchar de él dispares opiniones, que incluso sacudían su conciencia por haber hecho matar a Juan, el Bautista. No basta con saber quién es Jesús, sino que hay que escucharlo y poner en práctica sus enseñanzas: vivir como él vivía, haciendo el bien.   

De la feria. Verde.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

MIÉRCOLES 25

De la feria. Verde.

LECTURA Esd 9, 5-9

Lectura del libro de Esdras.

Yo, Esdras, a la hora de la ofrenda de la tarde, me levanté, y con la túnica y el manto desgarrados, caí de rodillas, extendí las manos hacia el Señor, mi Dios, y dije: «Dios mío, estoy tan avergonzado y confundido que no me atrevo a levantar mi rostro hacia ti. Porque nuestras iniquidades se han multiplicado hasta cubrirnos por completo, y nuestra culpa ha subido hasta el cielo. Desde los días de nuestros padres hasta hoy, nos hemos hecho muy culpables, y a causa de nuestras iniquidades, nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes, fuimos entregados a los reyes extranjeros, a la espada, al cautiverio, al saqueo y a la vergüenza, como nos sucede en el día de hoy. Pero ahora, hace muy poco tiempo, el Señor, nuestro Dios, nos ha concedido la gracia de dejarnos un resto de sobrevivientes y de darnos un refugio en su Lugar santo. Así nuestro Dios ha iluminado nuestros ojos y nos ha dado un respiro en medio de nuestra esclavitud. Porque nosotros estamos sometidos; pero nuestro Dios no nos ha abandonado en medio de la servidumbre. Él nos obtuvo el favor de los reyes de Persia, para animarnos a levantar la Casa de nuestro Dios y restaurar sus ruinas, y para darnos una muralla en Judá y en Jerusalén».

Palabra de Dios.

Comentario: La oración de Esdras es parte de su preocupación por continuar, una vez reconstruido el Templo, con la reorganización de la comunidad que había regresado del exilio. En su plegaria se constata su dolor por la degradación general del pueblo elegido; a su vez, siente que Dios nunca los abandonó y que hay aún un resto de israelitas que desean ser fieles a Dios.

SALMO [Sal] Tob 13, 2-4. 5. 8

R. ¡Bendito sea Dios, que vive eternamente!

Él castiga y tiene compasión, hace bajar hasta el Abismo y hace subir de la gran Perdición, sin que nadie escape de su mano. R.

¡Celébrenlo ustedes, israelitas, delante de todas las naciones! Porque Él los ha dispersado en medio de ellas, pero allí les ha mostrado su grandeza. R.

Exáltenlo ante todos los vivientes porque Él es nuestro Señor, nuestro Dios y nuestro Padre, Él es Dios por todos los siglos. R.

Él los castiga por sus iniquidades, pero tendrá compasión de todos ustedes, y los congregará de entre todas las naciones por donde han sido dispersados. R.

¡Conviértanse, pecadores, y practiquen la justicia en su presencia! ¡Quién sabe si Él no les será favorable y tendrá misericordia de ustedes! R.

ALELUIA Mc 1, 15

Aleluia. El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 1-6

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús convocó a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar a toda clase de demonios y para sanar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos, diciéndoles: «No lleven nada para el camino, ni bastón, ni provisiones, ni pan, ni dinero, ni tampoco dos túnicas cada uno. Permanezcan en la casa donde se alojen, hasta el momento de partir. Si no los reciben, al salir de esa ciudad sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos». Fueron entonces de pueblo en pueblo, anunciando la Buena Noticia y sanando enfermos en todas partes.

Palabra del Señor.

Comentario: Jesús entrega a sus discípulos el poder que el Padre le había confiado: expulsar el mal, sanar a los enfermos, perdonar los pecados y anunciar el Reino de Dios. Los Apóstoles luego transmitirán este poder a otros y estos a otros, hasta llegar a nosotros. Es lo que entendemos como sucesión apostólica. ¿Estamos realizando este envío o son otras nuestras preocupaciones?

SAN PABLO participa en encuentro con profesores de religión en Los Ángeles

SAN PABLO Chile. Encuentro de Profesores Los Ángeles“¿Enseñar religión o educar en la fe?”, fue la pregunta que llevó a discusión el  padre Martín Dolzani ssp., director del periódico “La Liturgia Cotidiana”, en una charla llevada a cabo el sábado 14 de septiembre.

El encuentro contó con alrededor de 50 asistentes pertenecientes a la Vicaría de profesores de religión de la ciudad de Los Ángeles.

En el taller se sostuvo un abierto diálogo entorno a una serie de cuestionamientos claves para comprender mejor el rol del pedagogo en relación a una nueva enseñanza de la fe.

Gloria Fuentes, encargada de nuestra sucursal en la ciudad de Los Ángeles y coordinadora del evento, se manifestó contenta y agradecida por el alto nivel de convocatoria y la buena acogida por parte de los asistentes.

 

Todos invitados a la 2ª sesión de concierto en SAN PABLO Temuco

FELIPE CÁCERES SE PRESENTA ESTE VIERNES 27 EN “SAN PABLO SESIONES”

2ª sesión de concierto en SAN PABLO TemucoEste viernes 27 de septiembre se vivirá el segundo concierto de “SAN PABLO SESIONES”. Actividad cultural organizada por Karina Konning y Paula Muñoz, encargadas de Librería SAN PABLO Temuco, quienes en colaboración con el cantante católico, Pablo Cifuentes, coordinan los detalles para la realización de esta serie de conciertos gratuitosque se desarrollan en dependencias de nuestra sucursal, ubicada en calle Manuel Montt #583, local 3.

La segunda sesión se realizará el próximo viernes 27 de septiembre a las 19:00 horas, con la participación de Felipe Cáceres, cantante católico de reconocida trayectoria a nivel local, quien presentará un repertorio de cantos conocidos y otros nuevos y originales.

Esta serie de conciertos pretende impactar de manera positiva al público familiar y juvenil de la ciudad, motivar a los asistentes y acercar a toda la comunidad a vivir un momento paz para escuchar y compartir junto a SAN PABLO, de esta forma se sigue creando un nuevo espacio cultural de difusión y promoción de la música religiosa en la capital de La Araucanía.

Nuestra Señora de la Merced (ML)

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

MARTES 24

De la Feria. Verde. Nuestra Señora de la Merced (ML). Blanco.

LECTURA Esd 6, 7-8. 12. 14-20

Lectura del libro de Esdras.

Darío, rey de los persas, escribió a los gobernadores de la región que está al otro lado del río Éufrates: «Dejen trabajar en esa Casa de Dios al comisionado de Judea y a los ancianos de los judíos. Que se reconstruya esa Casa de Dios en el mismo sitio. Éstas son mis órdenes acerca de la conducta que ustedes deben observar frente a los ancianos de los judíos, para la reconstrucción de esa Casa de Dios: los gastos que ellos hagan serán pagados totalmente y sin interrupción de los fondos reales, utilizando los impuestos percibidos en la región del otro lado del Eufrates. Yo, Darío, he promulgado este decreto. Que sea cumplido estrictamente». Los ancianos de los judíos llevaron adelante la obra, bajo el impulso del profeta Ageo y de Zacarías, hijo de Idó. Así terminaron la construcción, conforme a la orden del Dios de Israel y a los decretos de Ciro y Darío. La Casa fue concluida el día veintitrés del mes de Adar, en el sexto año del reinado de Darío. Todos los israelitas ?los sacerdotes, los levitas, y el resto de los repatriados? celebraron alegremente la Dedicación de esta Casa de Dios. Para su Dedicación, ofrecieron cien novillos, doscientos carneros y cuatrocientos corderos. Además, ofrecieron doce chivos, según el número de tribus de Israel, como sacrificio por el pecado de todo el pueblo. Después establecieron a los sacerdotes según sus categorías y a los levitas según sus clases, para el servicio de Dios en Jerusalén, como está escrito en el libro de Moisés. Los repatriados celebraron la Pascua el día catorce del primer mes. Como todos los levitas se habían purificado, estaban puros e inmolaron la víctima pascual para todos los que habían vuelto del destierro, para sus hermanos los sacerdotes y para ellos mismos.

Palabra de Dios.

Comentario: En continuidad a lo proyectado por el rey Ciro, y luego de destrabar algunas dificultades, Darío -nuevo rey de Persia- estimula a continuar con la reconstrucción del Templo. Cumplido este objetivo edilicio, estimuló además a recuperar la identidad religiosa y nacional, venida a menos en el pueblo elegido.

SALMO Sal 121, 1-5

R. ¡Vamos con alegría a la Casa del Señor!

¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la Casa del Señor»! Nuestros pies ya están pisando tus umbrales, Jerusalén. R.

Jerusalén, que fuiste construida como ciudad bien compacta y armoniosa. Allí suben las tribus, las tribus del Señor. R.

Según es norma en Israel para celebrar el Nombre del Señor. Porque allí está el trono de la justicia, el trono de la casa de David. R.

ALELUIA Lc 11, 28

Aleluia. Felices los que escuchan la Palabra de Dios y la practican. Aleluia.

EVANGELIO Lc 8, 19-21

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

La madre y los hermanos de Jesús fueron a verlo, pero no pudieron acercarse a causa de la multitud. Entonces le anunciaron a Jesús: «Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren verte». Pero Él les respondió: «Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la practican».

Palabra del Señor.

Comentario: ¿Qué necesitamos para integrar la familia de Jesús? Jesús deja en claro que no bastan los lazos sanguíneos. La familiaridad implica escuchar y poner en práctica su Palabra. Sin dudas, la Virgen María estaba unida por la sangre como por su sintonía con la Voluntad de Dios. ¿Somos o no somos familiares de Jesús?

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×