Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 23/09/2013

DOMINGO 29 DE SEPTIEMBRE DE 2013

Ignorar al que sufre es ignorar a Dios

Lo descrito por el profeta Amós, y por el propio Jesús en la parábola del evangelio, sigue siendo una triste realidad en nuestro mundo. Lo vemos en las relaciones entre naciones ricas y pobres,  entre familias, entre nosotros. Olvidamos la finalidad de los bienes materiales y no prestamos atención a las necesidades que otros padecen.

El problema, el pecado, no está en la posesión de los bienes materiales. Los ricos quedan descalificados, no porque hayan sido injustos, ni porque hayan robado, ni por el mero hecho de ser ricos, sino porque están tan llenos de sus riquezas, de sí mismos, que no piensan en Dios ni en los demás. Son necios porque no han sabido poner su confianza en algo sólido, sino en lo más efímero de la vida que, a la hora de la verdad, no les servirá de nada.

El papa Francisco, recibiendo las cartas credenciales de unos embajadores ante la Santa Sede (16 de mayo de 2013), decía: “El Papa ama a todos, ricos y pobres; pero el Papa tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promocionarlos. El Papa exhorta a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a la ética en favor del hombre”, y luego citaba a san Juan Crisóstomo: “No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos” (Homilía sobre Lázaro, 1, 6: PG 48, 992D).

Acojamos con humildad la Palabra del Señor, y reconozcamos que tenemos  que convertirnos. También hoy siguen existiendo abismos que nos separan, especialmente de los pobres. Al orar  en este día de modo especial por nuestro país, pidamos a Dios que nos conceda la gracia de construir una Patria más fraterna y solidaria, que podamos superar los abismos que nos separan y nos impiden vivir como hijos de un mismo Pueblo.

CONALI

1. Ambientación

Como cada domingo celebramos la eucaristía. Hoy, día de oración por Chile, queremos orar de modo especial por nuestra Patria, para que con la ayuda de Dios podamos ser esa nación unida, solidaria, que todos anhelamos.

2. Primera Lectura               Am 6, 1. 4-7

El profeta Amós con claras y fuertes palabras desenmascara la indolencia de los poderosos ante al sufrimiento de los pobres. Abramos el corazón a la Palabra de Dios, que ella nos ilumine en nuestro camino de fe.

Lectura de la profecía de Amós. ¡Ay de los que se sienten seguros en Sión! Acostados en lechos de marfil y apoltronados en sus divanes, comen los corderos del rebaño y los terneros sacados del establo. Improvisan al son del arpa, y como David, inventan instrumentos musicales; beben el vino en grandes copas y se ungen con los mejores aceites, pero no se afligen por la ruina de José. Por eso, ahora irán al cautiverio al frente de los deportados, y se terminará la orgía de los libertinos.

Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor.

3. Salmo                          Sal 145, 7-10

R.  ¡Alaba al Señor, alma mía!

El Señor hace justicia a los oprimidos y da pan a los hambrientos. El Señor libera a los cautivos. R.

El Señor abre los ojos de los ciegos y endereza a los que están encorvados. El Señor ama a los justos. R.

El Señor protege a los extranjeros, sustenta al huérfano y a la viuda y entorpece el camino de los malvados. R.

El Señor reina eternamente, reina tu Dios, Sión, a lo largo de las generaciones. R.

4. Segunda Lectura                1Tim 6, 11-16

La exhortación de Pablo a su discípulo Timoteo es una llamada dirigida también a nosotros. 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo. Hombre de Dios, practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia, la bondad. Pelea el buen combate de la fe, conquista la Vida eterna, a la que has sido llamado y en vista de la cual hiciste una magnífica profesión de fe, en presencia de numerosos testigos. Yo te ordeno delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y delante de Cristo Jesús, que dio buen testimonio ante Poncio Pilato: observa lo que está prescrito, manteniéndote sin mancha e irreprensible hasta la Manifestación de nuestro Señor Jesucristo, Manifestación que hará aparecer a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y Señor de los señores, el único que posee la inmortalidad y habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre vio ni puede ver. ¡A Él sea el honor y el poder para siempre! Amén.

Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor.

Aclamación al Evangelio         

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

5. Evangelio                       Lc 16, 19-31

Las riquezas pueden hacernos sordos a las necesidades de los pobres y a la escucha de la Palabra de Dios. La parábola que escucharemos es un serio llamado de atención.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús dijo a los fariseos: Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes.
A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro, que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas. El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado. En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él. Entonces exclamó: «Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan». «Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento. Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí». El rico contestó: «Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento». Abraham respondió: «Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen». «No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán». Pero Abraham respondió: «Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán».

Palabra del Señor.  R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión

Los textos bíblicos de hoy nos invitan a revisar nuestra relación con los bienes materiales y la atención que prestamos al pobre y a la Palabra de Dios. ¿Cómo usamos los bienes que poseemos? ¿Nos encerramos cada uno en “nuestra vida” y nos quedamos ciegos e insensibles ante el sufrimiento de los demás?

6. Oración Universal

M. Antes  de participar de la mesa que Jesús nos prepara, oremos con fe a Dios nuestro Padre.

1.- Por el papa Francisco y los demás obispos, para que iluminados por el Espíritu Santo, conduzcan al pueblo de Dios por el camino del evangelio de Jesucristo. Oremos.

R.  Señor, ten piedad.

2.- Por todos los chilenos; que sepamos comprendernos, respetarnos y ayudarnos, como hijos de un mismo Padre y así trabajemos por el desarrollo del país, y el bienestar de todos. Oremos. R.

3.- Por las autoridades de nuestro país y por cuantos trabajan por el progreso de Chile, para que iluminados por la sabiduría y la prudencia que viene de Dios, estén  siempre al servicio del bien común de la Nación. Oremos. R.

4.- Por los que sufren: los enfermos, los sin trabajo, los más pobres; para que, con la cooperación de todos, puedan superar sus sufrimientos y lo que les impide una vida digna. Oremos. R.

5.- Por las familias de nuestra Patria; para que ellas sean lugar privilegiado de encuentro y amor, santuarios de la vida y la paz, donde los hijos y los esposos crezcan en afecto y respeto mutuo. Oremos. R.

M. Padre, tú sabes mejor que nosotros lo que necesitamos y nos conviene. Concédenoslo, pues somos tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Alabanza y Preparación a la Comunión

Para las Asambleas Dominicales en Ausencia del Presbítero (ADAP) y la comunión de enfermos.

M. Elevemos al Padre nuestra alabanza y acción de gracias.

R. Te alabamos Padre por el amor que nos tienes.

1.- Te alabamos Padre por la luz  de tu Palabra que nos llega a través de los profetas. R.

2.- Te alabamos Padre porque en tu Hijo Jesucristo nos enseñas a amar y vivir para los demás. R.

3.- Te alabamos Padre por quienes poseyendo bienes son generosos y solidarios con los más pobres. R.

M. Te bendecimos, Señor Dios nuestro Padre de todos los pueblos, y oramos diciendo: Padre nuestro…

Sugerencias de Cantos

Que alegría cuando me dijeron/Cuando el pobre nada tiene y aun reparte/ Como el Padre me amó/ Donde hay amor y caridad/ Si yo no tengo amor/  Virgen del Carmen bella.

San Pío de Pietrelcina, r. (MO). Blanco.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

LUNES 23

San Pío de Pietrelcina, r. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Gn 12, 1-4 (o bien: 1Cor 12, 31 – 13, 13); Sal 33, 2-11; Mt 19, 27-29.

Semana 25ª durante el año – Semana I del Salterio.

Reseña

Nace en Pietrelcina (Italia) en el año 1887, en un hogar de humildes campesinos, de una profunda piedad mariana. Su nombre de pila es Francisco. A los 16 años entra en los capuchinos, tomando el nombre de fray Pío. Es ordenado sacerdote a los 21 años en el año 1910. Desea ir de misionero, pero sus pulmones están seriamente dañados. Los médicos le pronostican poco tiempo de vida. A la enfermedad se suman además las terribles torturas corporales y espirituales que le causa el demonio. En el año 1911 es curado por la Virgen. En el año 1916 pasa al convento de Santa María de las Gracias, en Gargano, donde inicia su extraordinaria aventura con sus milagros y el apostolado del confesionario. Acude a él un incalculable número de personas venidas de todas partes. Es examinado por muchos médicos, se hace blanco de calumnias, recibe infamantes inspecciones canónicas y se le prohíbe celebrar misa por varios años. Encuentra su fuerza en la oración y en la eucaristía. El 22 de septiembre del año 1918 recibe los estigmas (llagas) de la pasión, que permanecen abiertos y sangrantes durante 50 años, pero desaparecen de inmediato al fallecer. María es el secreto de su santidad. Cuando le preguntan si hay algún atajo para ir al cielo, responde: “Sí: es la  Virgen María”. Vuelve a enfermar y en el año 1956 es de nuevo curado por la Virgen, a quien ese mismo año le dedica su obra, la “Casa Alivio del Sufrimiento”, con instrumental sanitario de última generación. La Casa mantiene enlaces con los principales centros de investigación de todo el mundo y realiza unas 70.000 hospitalizaciones al año. El Padre Pío funda el Grupo de Oración, formado hoy por unos 200.000 devotos en todo el mundo. Vuela al cielo el 23 de septiembre del año 1968 con 81 años. Es declarado venerable en el año 1997, beatificado en el año 1999 y canonizado en el año 2002.

 LECTURA Esd 1, 1-6

Lectura del libro de Esdras.

En el primer año de Ciro, rey de Persia, para que se cumpliera la palabra del Señor pronunciada por Jeremías, el Señor despertó el espíritu de Ciro, rey de Persia, y éste mandó proclamar de viva voz y por escrito en todo su reino: «Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el Dios del cielo, ha puesto en mis manos todos los reinos de la tierra, y me ha encargado que le edifique una Casa en Jerusalén, de Judá. Si alguno de ustedes pertenece a ese pueblo, que su Dios lo acompañe y suba a Jerusalén, de Judá, para reconstruir la Casa del Señor, el Dios de Israel, el Dios que está en Jerusalén. Que la población de cada lugar ayude a todos los que queden de ese pueblo, en cualquier parte donde residan, proporcionándoles plata, oro, bienes y ganado, como así también otras ofrendas voluntarias para la Casa del Dios que está en Jerusalén». Entonces los jefes de familia de Judá y de Benjamín, los sacerdotes y los levitas, y todos los que se sintieron movidos por Dios, se pusieron en camino para ir a reconstruir la Casa del Señor que está en Jerusalén. Sus vecinos les proporcionaron toda clase de ayuda: plata, oro, bienes, ganado y gran cantidad de objetos preciosos, además de toda clase de ofrendas voluntarias.

Palabra de Dios.

Comentario: Contrariamente a otras costumbres de dominación, Ciro, rey de Persia, propone a los israelitas regresar a Jerusalén y reedificar el Templo. Algunas familias aceptan el desafío y son bendecidas por Dios. En Ciro, rey extranjero, se puede ver cómo Dios elige a personas sin importar sus credos o razas para cumplir con sus proyectos.

SALMO Sal 125, 1-6

R. ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros!

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía que soñábamos: nuestra boca se llenó de risas y nuestros labios, de canciones. R.

Hasta los mismos paganos decían: «¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!» ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría! R.

¡Cambia, Señor, nuestra suerte como los torrentes del Négueb! Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones. R.

El sembrador va llorando cuando esparce la semilla, pero vuelve cantando cuando trae las gavillas. R.

ALELUIA Mt 5, 16

Aleluia. Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo. Aleluia.

EVANGELIO Lc 8, 16-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a sus discípulos: No se enciende una lámpara para cubrirla con un recipiente o para ponerla debajo de la cama, sino que se la coloca sobre un candelero, para que los que entren vean la luz. Porque no hay nada oculto que no se descubra algún día, ni nada secreto que no deba ser conocido y divulgado. Presten atención y oigan bien, porque al que tiene, se le dará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que cree tener.

Palabra del Señor.

Comentario: Cristo nos ilumina por su Palabra y por su presencia eucarística. De este modo, penetra lo más íntimo de nuestro ser. Quien se abre a esta luz divina se abre a la verdad, mientras que el que se cierra queda en el error. Si recibimos la luz de Dios, estamos invitados a compartirla (nunca a guardarla celosamente) y a colaborar para que otros vean.   

25º durante el año. Verde.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

Domingo 22

25º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Nada es eternamente nuestro

El Señor les dirigió una emblemática parábola a sus discípulos. Podemos suponer que los seguidores de Jesús, que habían abandonado todo por él, eran personas de mucha sensibilidad con los bienes de este mundo, pero eran realistas, porque, en cierta ocasión, le presentaron al Señor su caso: “Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué nos tocará a nosotros?”

El ejemplo del administrador pródigo, que se parece al hijo pródigo por la capacidad de derrochar los bienes, podría haberles resultado hasta deshonesto. El hijo pródigo, al menos, derrochó lo propio, pero éste se aseguró el futuro con los bienes de su patrón. Un verdadero robo…

El dueño alabó y no castigó al administrador infiel y le reconoció la capacidad de saber moverse en esta vida para asegurarse un futuro en una situación para nada entusiasmante. Ésa es la enseñanza para los hijos de la luz, es decir, los discípulos que no se habrían jamás permitido derrochar lo ajeno, y también para nosotros…

El Señor dice que debemos saber administrar sabiamente lo nuestro y lo ajeno, aceptando que nada es eternamente nuestro… Lo único que puede ser eternamente nuestro es Dios y nada ni nadie más. Y cuando se dice “nuestro” se excluye un “mío” egoísta.

Ese futuro incierto lo podemos asegurar, advierte el Señor, si aprendemos a aplicar las enseñanzas de un hijo de las tinieblas… Como que nos reprochara que no sabemos administrar lo poco perecedero que tenemos en esta vida para estar con Dios que nos regalará lo eterno.

Él también derrocha con nosotros… Debemos mucho… Siempre nos llama a sentarnos con él y hace una nueva cuenta que pone nuestra deuda en cero… Así, de a poco, nos quiere llevar con él a lo único que puede ser eternamente nuestro.

“El Señor alabó al administrador deshonesto, por haber obrado tan hábilmente” (Lc 16, 8).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Hoy nos preparamos a la eucaristía dominical con la reconfortante palabra de la Escritura: “Yo soy la salvación del pueblo, dice el Señor. Cuando me llamen desde el peligro, yo los escucharé y seré para siempre su Señor”.

1ª LECTURA Am 8, 4-7

Guía: El profeta afirma, con vehemencia, que Dios toma la defensa de los pobres e indigentes explotados por comerciantes inescrupulosos.

Lectura de la profecía de Amós.

Escuchen esto, ustedes, los que pisotean al indigente para hacer desaparecer a los pobres del país. Ustedes dicen: «¿Cuándo pasará el novilunio para que podamos vender el grano, y el sábado, para dar salida al trigo? Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar; compraremos a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias, y venderemos hasta los desechos del trigo». El Señor lo ha jurado por el orgullo de Jacob: Jamás olvidaré ninguna de sus acciones.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 112, 1-2. 4-8

R. ¡Alaben al Señor, que alza al pobre!

Alaben, servidores del Señor, alaben el Nombre del Señor. Bendito sea el Nombre del Señor, desde ahora y para siempre. R.

El Señor está sobre todas las naciones, su gloria se eleva sobre el cielo. ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, que tiene su morada en las alturas, y se inclina para contemplar el cielo y la tierra? R.

Él levanta del polvo al desvalido, alza al pobre de su miseria, para hacerlo sentar entre los nobles, entre los nobles de su pueblo. R.

2ª LECTURA 1Tim 2, 1-8

Guía: El cristiano, enseña Pablo, debe abarcar en su oración a todos los hombres, porque Dios los quiere salvos a todos.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Ante todo, te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, por los soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz y de tranquilidad, y llevar una vida piadosa y digna. Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, porque Él quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo, hombre Él también, que se entregó a sí mismo para rescatar a todos. Éste es el testimonio que Él dio a su debido tiempo, y del cual fui constituido heraldo y Apóstol para enseñar a los paganos la verdadera fe. Digo la verdad, y no miento. Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo con recta intención, sin arrebatos ni discusiones.

Palabra de Dios.

ALELUIA 2Cor 8, 9

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

EVANGELIO Lc 16, 1-13

Guía: El cristiano no puede hacer del dinero un ídolo al cual sacrificar todo. El dinero es un medio para la vida y para compartirlo con otros. Como el Padre celestial, el cristiano puede ser “providencia” para los pobres y necesitados.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús decía a los discípulos: Había un hombre rico que tenía un administrador, al cual acusaron de malgastar sus bienes. Lo llamó y le dijo: “¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no ocuparás más ese puesto”. El administrador pensó entonces: “¿Qué voy a hacer ahora que mi señor me quita el cargo? ¿Cavar? No tengo fuerzas. ¿Pedir limosna? Me da vergüenza. ¡Ya sé lo que voy a hacer para que, al dejar el puesto, haya quienes me reciban en su casa!”. Llamó uno por uno a los deudores de su señor y preguntó al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?” “Veinte barriles de aceite”, le respondió. El administrador le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida, y anota diez”. Después preguntó a otro: “Y tú, ¿cuánto debes?” “Cuatrocientos quintales de trigo”, le respondió. El administrador le dijo: “Toma tu recibo y anota trescientos”. Y el señor alabó a este administrador deshonesto, por haber obrado tan hábilmente. Porque los hijos de este mundo son más astutos en su trato con los demás que los hijos de la luz. Pero Yo les digo: Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que éste les falte, ellos los reciban en las moradas eternas. El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho. Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les con fiará el verdadero bien? Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes? Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.

Palabra del Señor.

O bien más breve: Lc 16, 10-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús decía a sus discípulos: El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho. Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien? Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes? Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.

Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Presentemos con manos limpias nuestras ofrendas al Señor, mientras nos disponemos a recibir sus bienes con amor de hijos.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: Recordemos que la comunión con Cristo no es ni puede ser algo ocasional, sino un encuentro que transforme toda nuestra vida.

DESPEDIDA

Guía: Hemos compartido el pan de la palabra y del sacramento: vayamos a compartirlo generosamente con quienes encontraremos hoy y en la semana que comienza a la vida.

San Mateo, ap. y ev. (F). Rojo.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

SÁBADO 21

San Mateo, ap. y ev. (F). Rojo.

Gloria. Prefacio de los apóstoles.

Comienza la primavera. Día internacional de la paz. Día de la radio.

Reseña

Mateo, llamado también Leví, es natural de Cafarnaún, donde ejerce su rentable oficio de recaudador de impuestos, que le merece ser detestado como colaboracionista de los opresores romanos. Pero Jesús no tiene prejuicios, se le acerca y lo llama: “Sígueme”. Y Mateo responde sin más con plena disponibilidad, libre del dinero y de su mala fama. Escribe su evangelio, que es una catequesis para el pueblo judío, pero con apertura a la salvación universal. Es el único evangelista que refiere las palabras de Jesús sobre las riquezas y que muestran la sinceridad de su desprendimiento: “No acumulen tesoros en la Tierra”, “No pueden servir a Dios y al dinero”. Y también aquellas sobre la limosna: “Cuando des limosna, que no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha”. Tal vez lo escribió para suplir su ausencia al partir para otras naciones. Es probable que haya evangelizado en Persia, y con más seguridad en Etiopía, donde convirtió a la hija del rey, que luego fue santa Ifigenia, virgen. Unas fuentes afirman que no fue mártir, y otras que fue lapidado, quemado y decapitado en Etiopía. Sus reliquias fueron llevadas en el siglo X a Salerno (Italia), donde se veneran todavía hoy.

LECTURA Ef 4, 1-7. 11-13

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso.

Hermanos: Yo, que estoy preso por el Señor, les exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación que han recibido. Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor. Traten de conservar la unidad del Espíritu, mediante el vínculo de la paz. Hay un solo Cuerpo y un solo Espíritu, así como hay una misma esperanza, a la que ustedes han sido llamados, de acuerdo con la vocación recibida. Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo. Hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, lo penetra todo y está en todos. Sin embargo, cada uno de nosotros ha recibido su propio don, en la medida que Cristo los ha distribuido. Él comunicó a unos el don de ser apóstoles, a otros profetas, a otros predicadores del Evangelio, a otros pastores o maestros. Así organizó a los santos para la obra del ministerio, en orden a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto y a la madurez que corresponde a la plenitud de Cristo.

Palabra de Dios.       

Comentario: Desde la prisión, donde se encontraba a causa de su fe, Pablo invita a los efesios a actuar en forma coherente la vocación cristiana recibida. Esta coherencia se expresa mejor cuando se cultiva el don entregado por Dios a cada uno, sólo y siempre para edificación de la Iglesia y para vivir en armonía con los demás integrantes de la comunidad de fe. 

SALMO Sal 18, 2-5

R. Resuena su eco por toda la tierra.

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos: un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. R.

Sin hablar, sin pronunciar palabras, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra, y su lenguaje, hasta los confines del mundo. R.

ALELUIA

Aleluia. A ti, Dios, te alabamos y cantamos; a ti, Señor, te alaba el coro celestial de los Apóstoles. Aleluia.

EVANGELIO Mt 9, 9-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús, al pasar, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con Él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: “¿Por qué vuestro Maestro come con publicanos y pecadores?”. Jesús, que había oído, respondió: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: “Prefiero la misericordia al sacrificio”. Porque Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

Palabra del Señor.

Comentario: El llamado de Mateo demuestra la coherencia de Jesús: sus palabras y acciones eran las mismas. Él vino a buscar a los pecadores y, por ello, no duda en sentarse a comer con ellos y  elegir a uno para sumarlo entre sus colaboradores. Algunos lo cuestionan… pero Mateo no lo defraudó: será uno de los autores del Evangelio que evangelizará Persia y morirá mártir. 

Santos Andrés Kim taegon, p. y Pablo Chong Hasang, mrs. (MO). Rojo.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

VIERNES 20

Santos Andrés Kim Taegon, p. y Pablo Chong Hasang y comps, mrs. (MO). Rojo.

Leccionario Santoral: Sab 3, 1-9; (o bien: Rom 8, 31-39); Sal 125, 1-6; Lc 9, 23-26.

Reseña

La evangelización de Corea la inician algunos laicos a comienzos del siglo XVIII. El obispo de Pekín (China) les envía al sacerdote Chu-mun-mo, que es martirizado en el año 1801. En el año 1837, llegan secretamente, un obispo y dos sacerdotes franceses. Las persecuciones dejan cerca de 10.000 mártires, de los cuales son canonizados 103. Entre ellos está Andrés Kim, coreano, nacido en el año 1821, año en que es martirizado su padre. Ordenado sacerdote en el año 1845, en Shangay, entra secretamente en Corea. Pero es descubierto, encarcelado y torturado atrozmente; y por fin es decapitado en Seúl, en el año 1846. Es el primer sacerdote mártir de la floreciente Iglesia coreana.

Pablo Chong nace en Mahyan el año 1795. Su padre Agustín y su hermano Carlos fueron también martirizados en año 1801. Viaja hasta quince veces a Pekín para gestionar el ingreso a Corea del sacerdote Yan y los franceses Mons. Imbert y los sacerdotes Maubant y Chastan, martirizados en el año 1839. En ese mismo año, Pablo es encarcelado, torturado y decapitado, y pocos meses después sufren el martirio su hermana y su madre. Gloriosos mártires, cuya sangre fecunda hasta hoy la floreciente Iglesia coreana.

LECTURA 1Tim 6, 3-12

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Si alguien enseña otra cosa y no se atiene a los preceptos saludables de nuestro Señor Jesucristo, ni a la doctrina que es conforme a la piedad, es un ignorante y un orgulloso, ávido de discusiones y de vanas polémicas. De allí nacen la envidia, la discordia, los insultos, las sospechas malignas y los conflictos interminables, propios de hombres mentalmente corrompidos y apartados de la verdad, que pretenden hacer de la piedad una fuente de ganancias. Sí, es verdad que la piedad reporta grandes ganancias, pero solamente si va unida al desinterés. Porque nada trajimos cuando vinimos al mundo, y al irnos, nada podremos llevar. Contentémonos con el alimento y el abrigo. Los que desean ser ricos se exponen a la tentación, caen en la trampa de innumerables ambiciones, y cometen desatinos funestos que los precipitan a la ruina y a la perdición. Porque la avaricia es la raíz de todos los males, y al dejarse llevar por ella, algunos perdieron la fe y se ocasionaron innumerables sufrimientos. En lo que a ti concierne, hombre de Dios, huye de todo esto. Practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia, la bondad. Pelea el buen combate de la fe, conquista la Vida eterna, a la que has sido llamado y en vista de la cual hiciste una magnífica profesión de fe, en presencia de numerosos testigos.

Palabra de Dios.

Comentario: Pablo motiva a Timoteo a pelear el “buen combate de la fe” entre quienes enseñan doctrinas contrarias a Jesucristo. Los discípulos de Jesús viven en la verdad y en la humildad y trabajan constructivamente en la Iglesia y en la sociedad. Como hijos de Dios, debemos saber gozar de los bienes materiales sin dejarnos atraer por la ambición y la avaricia.

SALMO Sal 48, 6-10. 17-20

R. ¡Felices los que tienen alma de pobres!

¿Por qué voy a temer en los momentos de peligro, cuando me rodea la maldad de mis opresores, de ésos que confían en sus riquezas y se jactan de su gran fortuna? R.

No, nadie puede rescatarse a sí mismo ni pagar a Dios el precio de su liberación, para poder seguir viviendo eternamente sin llegar a ver el sepulcro: el precio de su rescate es demasiado caro, y todos desaparecerán para siempre. R.

No te preocupes cuando un hombre se enriquece o aumenta el esplendor de su casa: cuando muera, no podrá llevarse nada, su esplendor no bajará con él. R.

Aunque en vida se felicitaba, diciendo: «Te alabarán porque lo pasas bien», igual irá a reunirse con sus antepasados, con ésos que nunca verán la luz. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Lc 8, 1-3

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y también algunas mujeres que habían sido sanadas de malos espíritus y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cusa, intendente de Herodes, Susana y muchas otras, que los ayudaban con sus bienes.

Palabra del Señor.

Comentario: Jesús caminaba acompañado por los Apóstoles y varias mujeres; algunas de ellas entregaban sus bienes para las necesidades del grupo misionero. Este es un estímulo para las comunidades eclesiales. Han de transitar el camino de la pastoral poniendo lo mejor de cada uno a favor del bien común.    

De la feria. Verde. San Jenaro, o., y mr (ML). Rojo.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

JUEVES 19

De la feria. Verde. San Jenaro, o., y mr. (ML). Rojo.

Día de las Glorias del Ejército. Feriado nacional.

LECTURA 1Tim 4, 12-16

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Que nadie menosprecie tu juventud: por el contrario, trata de ser un modelo para los que creen, en la conversación, en la conducta, en el amor, en la fe, en la pureza de vida. Hasta que yo llegue, dedícate a la proclamación de las Escrituras, a la exhortación y a la enseñanza. No malogres el carisma que hay en ti y que te fue conferido mediante una intervención profética, por la imposición de las manos del presbiterio. Reflexiona sobre estas cosas y dedícate enteramente a ellas, para que todos vean tus progresos. Vigila tu conducta y tu doctrina, y persevera en esta actitud. Si obras así, te salvarás a ti mismo y salvarás a los que te escuchen.

Palabra de Dios.

Comentario: Siendo joven aún, Timoteo cola-bora en la formación y en la animación de las comunidades fundadas por Pablo. Sin tener la experiencia necesaria, a su favor contaba con una fe sincera y amor por la Palabra de Dios, condiciones elementales para conducir la Iglesia. Pablo lo anima a desarrollar estos y otros dones que ha descubierto en su discípulo.

SALMO Sal 110, 7-10

R. ¡Grandes son las obras del Señor!

Las obras de sus manos son verdad y justicia; todos sus preceptos son indefectibles: están afianzados para siempre y establecidos con lealtad y rectitud. R.

Él envió la redención a su pueblo, promulgó su alianza para siempre: su Nombre es santo y temible. R.

El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría: son prudentes los que lo practican. ¡El Señor es digno de alabanza eternamente! R.

ALELUIA Mt 11, 28

Aleluia. «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 7, 36-50

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un fariseo invitó a Jesús a comer con él. Jesús entró en la casa y se sentó a la mesa. Entonces una mujer pecadora que vivía en la ciudad, al enterarse de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de perfume. Y colocándose detrás de Él, se puso a llorar a sus pies y comenzó a bañarlos con sus lágrimas; los secaba con sus cabellos, los cubría de besos y los ungía con perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado pensó: «Si este hombre fuera profeta, sabría quién es la mujer que lo toca y lo que ella es: ¡una pecadora! » Pero Jesús le dijo: «Simón, tengo algo que decirte». «Di, Maestro», respondió él. «Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios, el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, perdonó a ambos la deuda. ¿Cuál de los dos lo amará más?» Simón contestó: «Pienso que aquél a quien perdonó más». Jesús le dijo: «Has juzgado bien». Y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y tú no derramaste agua sobre mis pies; en cambio, ella los bañó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entró, no cesó de besar mis pies. Tú no ungiste mi cabeza; ella derramó perfume sobre mis pies. Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonado. Por eso demuestra mucho amor. Pero aquél a quien se le perdona poco demuestra poco amor». Después dijo a la mujer: «Tus pecados te son perdonados». Los invitados pensaron: «¿Quién es este hombre, que llega hasta perdonar los pecados?» Pero Jesús dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz».

Palabra del Señor.

Comentario: La mujer pecadora es perdonada por Jesús, luego de haber hecho lo que debía haber realizado el fariseo con Jesús al recibirlo en su fiesta. El fariseo desaprovechó la oportunidad de dejarse sanar y perdonar, no sólo por su orgullo y autosuficiencia farisea, sino también por su falta de fe en la divinidad de Jesús.

De la feria. Verde.

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

MIÉRCOLES 18

De la feria. Verde.

Fiestas Patrias. Feriado nacional.

LECTURA 1Tim 3, 14-16

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Aunque espero ir a verte pronto, te escribo estas cosas por si me atraso. Así sabrás cómo comportarte en la casa de Dios, es decir, en la Iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. En efecto, es realmente grande el misterio de la fe: Él se manifestó en la carne, fue justificado en el Espíritu, contemplado por los ángeles, proclamado a los paganos, creído en el mundo y elevado a la gloria.

Palabra de Dios.

Comentario: Pablo invita a Timoteo a contemplar el misterio de Dios que, en Cristo Jesús, asumió nuestra naturaleza humana. Este misterio continúa manifestándose en los creyentes y en la Iglesia. Los primeros cristianos no contaban con templos, por lo tanto entendían mucho mejor que nosotros que ellos eran, como personas y como comunidad, la Casa de Dios.   

SALMO Sal 110, 1-6

R. ¡Grandes son las obras del Señor!

Doy gracias al Señor de todo corazón, en la reunión y en la asamblea de los justos. Grandes son las obras del Señor: los que las aman desean comprenderlas. R.

Su obra es esplendor y majestad, su justicia permanece para siempre. Él hizo portentos memorables, el Señor es bondadoso y compasivo. R.

Proveyó de alimento a sus fieles y se acuerda eternamente de su alianza. Manifestó a su pueblo el poder de sus obras, dándole la herencia de las naciones. R.

ALELUIA Cfr. Jn 6, 63. 68

Aleluia. Tus palabras, Señor, son Espíritu y Vida; Tú tienes palabras de Vida eterna. Aleluia.

EVANGELIO Lc  7, 31-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Dijo el Señor: ¿Con quién puedo comparar a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen? Se parecen a esos muchachos que están sentados en la plaza y se dicen entre ellos: ¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron! Porque llegó Juan el Bautista, que no come pan ni bebe vino, y ustedes dicen: «¡Tiene un demonio!» Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: «¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!» Pero la Sabiduría ha sido reconocida como justa por todos sus hijos.

Palabra del Señor.

Comentario: Jesús se lamenta que su pueblo siga sordo al mensaje de Dios; primero no escucharon a los profetas, ahora no lo escuchan a él; algunos lo oyen, pero lo malentienden. Cuán necesario es hacer el ejercicio de escuchar antes que hablar, y más con Dios. Un niño aprende a dialogar luego de haber escuchado. Cuando mucho se habla, quiere decir que poco se escucha.

De la feria. Verde. San Roberto Belarmino, o., y d. (ML). Blanco

Tapas Liturgia Cotidiana Septiembre 2013

MARTES 17

De la feria. Verde. San Roberto Belarmino, o. y d. (ML). Blanco.

LECTURA 1Tim 3, 1-13

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: El que aspira a presidir la comunidad desea ejercer una noble función. Por eso, el que preside debe ser un hombre irreprochable, que se haya casado una sola vez, sobrio, equilibrado, ordenado, hospitalario y apto para la enseñanza. Que no sea afecto a la bebida ni pendenciero, sino indulgente, enemigo de las querellas y desinteresado. Que sepa gobernar su propia casa y mantener a sus hijos en la obediencia con toda dignidad. Porque si no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar la Iglesia de Dios? Y no debe ser un hombre recientemente convertido, para que el orgullo no le haga perder la cabeza y no incurra en la misma condenación que el demonio. También es necesario que goce de buena fama entre los no creyentes, para no exponerse a la maledicencia y a las redes del demonio. De la misma manera, los diáconos deben ser hombres respetables, de una sola palabra, moderados en el uso del vino y enemigos de ganancias deshonestas. Que conserven el misterio de la fe con una conciencia pura. Primero se los pondrá a prueba, y luego, si no hay nada que reprocharles, se los admitirá al diaconado. Que las mujeres sean igualmente dignas, discretas para hablar de los demás, sobrias y fieles en todo. Los diáconos deberán ser hombres casados una sola vez, que gobiernen bien a sus hijos y su propia casa. Los que desempeñan bien su ministerio se hacen merecedores de honra y alcanzan una gran firmeza en la fe de Jesucristo.

Palabra de Dios.

Comentario: Pablo entrega a Timoteo claras directivas sobre las cualidades que deben tener quienes prestan servicios de autoridad: irreprochables, sobrios, enemigos de las querellas; y quienes estén casados deben haber gobernado bien la propia casa, y dado buena educación a sus hijos. Criterios para tener siempre en cuenta.

SALMO Sal 100, 1-3. 5-6

R. ¡Procederé con rectitud de corazón!

Celebraré con un canto la bondad y la justicia: a ti, Señor, te cantaré; expondré con sensatez el camino perfecto: ¿cuándo vendrás en mi ayuda? R.

Yo procedo con rectitud de corazón en los asuntos de mi casa; nunca pongo mis ojos en cosas infames. Detesto la conducta de los descarriados. R.

Al que difama en secreto a su prójimo lo hago desaparecer; al de mirada altiva y corazón soberbio no lo puedo soportar. R.

Pongo mis ojos en las personas leales para que estén cerca de mí; el que va por el camino perfecto es mi servidor. R.

ALELUIA Lc 7, 16

Aleluia. Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo. Aleluia.

EVANGELIO Lc 7, 11-17

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. Justamente cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gente del lugar la acompañaba. Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: «No llores». Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron y Jesús dijo: «Joven, Yo te lo ordeno, levántate». El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre. Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo». El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea y en toda la región vecina.

Palabra del Señor.

Comentario: La resurrección del hijo de la viuda de Naím es una confirmación de que Jesús es el Salvador que debía venir y es una garantía de que por él la vida triunfa sobre la muerte. Ante el milagro de haber devuelto la vida de este joven, todos quedan conmovidos y comienzan a reconocer que Dios nos salva del temor del mal y de la muerte.

Curso Presencial Nivel 1 Octubre 2013

afiche curso sobicain octubre 01

Contacto: 27200300 – 27200336
E- Mail: sobicain@san-pablo.cl
Formulario de Inscripción

Curso Presencial Nivel 2 Octubre 2013

SOBICAIN Curso Nivel 2 Octubre 2013

Contacto: 27200300 – 27200336
E- Mail: sobicain@san-pablo.cl
Formulario de Inscripción

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×