Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/11/2013

1º de Adviento. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Domingo 1

1º de Adviento. Morado.

Credo. Prefacio de Adviento.

Se inicia un nuevo año litúrgico. Ciclo dominical A. No se dice Gloria.

Preparar la venida del Señor

El verbo “venir” domina el evangelio de hoy. Viene el Hijo del Hombre, vino el diluvio y también un ladrón. Estas dos venidas: la del diluvio y la del ladrón, sirven para aclarar la tercera, la del Hijo del Hombre, expresión que se remonta al libro de Daniel. Las tres venidas tienen un dato en común: la imprevisibilidad, nadie sabe cuándo. Jesús no lo dice porque quiere que estemos alertas.

El futuro del hombre y del mundo no está escrito ni programado. Dios no se somete a los conjuros de magos ni a visiones apocalípticas. El Espíritu sopla donde y cuando quiere. El Hijo del Hombre es imprevisible, aunque siempre debe ser lo más querido y esperado. Viene como el ladrón, pero no para robar, sino para regalar. Dios nunca entra con violencia en el corazón del hombre. Hay que vigilar, no para defenderse, sino para quitar defensas; no para escondernos, sino para preparar los caminos y salir al encuentro. La venida del Hijo del Hombre no será un diluvio devastador, sino una lluvia milagrosa.

Jesús no avisa. Si no estamos preparados, ni nos daremos cuenta. Los grandes acontecimientos no suelen anunciarse con trompetas. El ladrón tampoco avisa, ni la muerte, ni los cambios culturales, ni las reformas religiosas. Cuando nos damos cuenta, estamos adentro.

Adviento es eso: vigilar para esperar al Señor, pero no para vivir con miedo, como si en cualquier momento nos alcanzara la destrucción. Temerosos no, porque es falta de fe; pero tampoco inconscientes o dormidos. Tenemos que estar despiertos porque Jesús viene en cada momento; cuando la verdad y la justicia necesitan ser defendidas en cada instante; cuando la solidaridad, como el amor, no descansa; cuando a la libertad hay que ejercitarla en cada hora. Estar despiertos para no perdernos la gracia del encuentro.

La gente, como en tiempos de Noé, come, bebe, se casa, trabaja, se divierte, pero está insatisfecha y vacía, y no se da cuenta de nada… ¿Pasará el señor en esta Navidad y no nos daremos cuenta…?

“Estén preparados porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada” (Mt 24, 44).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La celebración de la eucaristía hoy nos prepara a la última venida del Señor. Participemos activamente en ella que es la manifestación privilegiada de su presencia entre nosotros.

1ª LECTURA Is 2, 1-5

Guía: El profeta mirando al futuro anuncia la paz que Dios reserva a todos los pueblos.

Lectura del libro de Isaías.

Palabra que Isaías, hijo de Amós, recibió en una visión, acerca de Judá y de Jerusalén: Sucederá al fin de los tiempos, que la montaña de la Casa del Señor. será afianzada sobre la cumbre de las montañas y se elevará por encima de las colinas. Todas las naciones afluirán hacia ella y acudirán pueblos numerosos, que dirán: «¡Vengan, subamos a la montaña del Señor, a la Casa del Dios de Jacob! Él nos instruirá en sus caminos y caminaremos por sus sendas». Porque de Sión saldrá la Ley, y de Jerusalén, la palabra del Señor. Él será juez entre las naciones y árbitro de pueblos numerosos. Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra. ¡Ven, casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor!

Palabra de Dios.

SALMO Sal 121, 1-2. 4-9

R. Vamos con alegría a la Casa del Señor.

¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la Casa del Señor»! Nuestros pies ya están pisando tus umbrales, Jerusalén. R.

Allí suben las tribus, las tribus del Señor para celebrar el nombre del Señor. Porque allí está el trono de la justicia, el trono de la casa de David. R.

Auguren la paz a Jerusalén: «¡Vivan seguros los que te aman! ¡Haya paz en tus muros y seguridad en tus palacios!» R.

Por amor a mis hermanos y amigos, diré: «La paz esté contigo». Por amor a la Casa del Señor, nuestro Dios, buscaré tu felicidad. R.

2ª LECTURA Rom 13, 11-14

Guía: Pablo amonesta a los cristianos a dejar la vida disoluta, pues la salvación está cerca.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Ustedes saben en qué tiempo vivimos y que ya es hora de que se despierten, porque la salvación está ahora más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está muy avanzada y se acerca el día. Abandonemos las obras propias de la noche y vistámonos con la armadura de la luz. Como en pleno día, procedamos dignamente: basta de excesos en la comida y en la bebida, basta de lujuria y libertinaje, no más peleas ni envidias. Por el contrario, revístanse del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios.

ALELUIA Sal 84, 8

Aleluia. ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación! Aleluia.

EVANGELIO Mt 24, 37-44

Guía: El evangelista exhorta a que estemos despiertos: el Señor puede llegar en cualquier momento.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta que Noé entró en el arca; y no sospechaban nada, hasta que llegó el diluvio y los arrastró a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. De dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro dejado. De dos mujeres que estén moliendo, una será llevada y la otra dejada. Estén prevenidos, porque ustedes no saben qué día vendrá su Señor. Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, velaría y no dejaría perforar las paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada».

Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Con los dones del pan y del vino ofrecemos nuestras vidas, trabajos y alegrías.

 PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: Pedimos al Señor nos ayude a desear ardientemente desde ahora los bienes definitivos y poner en ellos nuestros corazones, a la espera de su venida.

DESPEDIDA

Guía: El Tiempo de Adviento es tiempo de esperanza. Testimoniemos con la vida la presencia del Señor que ha venido y viene constantemente a salvar a los hombres.

San Andrés, ap. (F). Rojo.

Portada Liturgia Cotidiana Noviembre 2013

Sábado 30

SAN ANDRÉS, ap. (F). Rojo.

Gloria. Prefacio de los apóstoles.

Reseña

Fue discípulo de Juan Bautista antes de conocer a Jesús. Después de Pentecostés, no vuelve a ser mencionado en el Nuevo Testamento. El tipo de muerte de san Andrés y el sitio en que murió son también inciertos. La “pasión” apócrifa dice que fue crucificado en Patras de Acaya. Según la Tradición de la Iglesia, la data de su muerte en una cruz, con forma de “X”, lo sitúa antes del siglo IV. No fue clavado a la cruz, sino simplemente atado.

LECTURA Rom 10, 9-18

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación. Así lo afirma la Escritura: “El que cree en Él, no quedará confundido”. Porque no hay distinción entre judíos y los que no lo son: todos tienen el mismo Señor, que colma de bienes a quienes lo invocan. Ya que “todo el que invoque el nombre del Señor se salvará”. Pero, ¿cómo invocarlo sin creer en Él? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de Él? ¿Y cómo oír hablar de Él, si nadie lo predica? ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: “¡Qué hermosos son los pasos de los que anuncian buenas noticias!” Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: “Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación?” La fe, por lo tanto, nace de la predicación; y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo. Yo me pregunto: ¿Acaso no la han oído? Sí, por supuesto: “Por toda la tierra se extiende su voz y sus palabras llegan hasta los confines del mundo”.

Palabra de Dios.

Comentario: El papa Francisco comenta parte de este texto en su Encíclica Lumen Fidei (Nº 22): “La fe no es algo privado, una concepción individualista, una opinión subjetiva, sino que nace de la escucha y está destinada a pronunciarse y a convertirse en anuncio”.

SALMO Sal 18, 2-5

R. Resuena su eco por toda la tierra.

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos; un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. R.

Sin hablar, sin pronunciar palabras, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra y su lenguaje, hasta los confines del mundo. R.

ALELUIA Mt 4, 19

Aleluia. «Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 4, 18-22 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores. Entonces les dijo: «Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron. Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron.

Palabra del Señor.

Comentario: Jesús invita a unos simples pescadores a compartir la vida con él y a cambiar su profesión para que sean pescadores de hombres. Ellos creyeron, lo siguieron y anunciaron el evangelio por todo el mundo. Y todos, como Andrés que hoy celebramos, entregaron su vida como lo hizo su Maestro. Quien se encuentra con él, no puede quedar sin comunicar su fe.

De la feria. Verde.

Portada Liturgia Cotidiana Noviembre 2013

Viernes 29

De la feria. Verde.

Comienza la novena a la Inmaculada Concepción.

LECTURA Dn 7, 2-14

Lectura de la profecía de Daniel.

Yo miraba en mis visiones nocturnas, y vi los cuatro vientos del cielo que agitaban el gran mar. Y cuatro animales enormes, diferentes entre sí, emergieron del mar. El primero era como un león y tenía alas de águila. Yo estuve mirando hasta que fueron arrancadas sus alas; él fue levantado de la tierra y puesto de pie sobre dos patas como un hombre, y le fue dado un corazón de hombre. Luego vi otro animal, el segundo, semejante a un oso; él estaba medio erguido y tenía tres costillas en su boca, entre sus dientes. Y le hablaban así: «¡Levántate, devora carne en abundancia!» Después de esto, yo estaba mirando y vi otro animal como un leopardo; tenía cuatro alas de pájaro sobre el dorso y también cuatro cabezas, y le fue dado el dominio. Después de esto, yo estaba mirando en las visiones nocturnas y vi un cuarto animal, terrible, espantoso y extremadamente fuerte; tenía enormes dientes de hierro, comía, trituraba y el resto lo pisoteaba con las patas. Era diferente de todos los animales que lo habían precedido, y tenía diez cuernos. Yo observaba los cuernos, y vi otro cuerno, pequeño, que se elevaba entre ellos. Tres de los cuernos anteriores fueron arrancados delante de él, y sobre este cuerno había unos ojos como de hombre y una boca que hablaba con insolencia. Yo estuve mirando hasta que fueron colocados unos tronos y un Anciano se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve y los cabellos de su cabeza como la lana pura; su trono, llamas de fuego, con ruedas de fuego ardiente. Un río de fuego brotaba y corría delante de Él. Miles de millares lo servían, y centenares de miles estaban de pie en su presencia. El tribunal se sentó y fueron abiertos unos libros. Yo miraba a causa de las insolencias que decía el cuerno: estuve mirando hasta que el animal fue muerto, y su cuerpo destrozado y entregado al ardor del fuego. También a los otros animales les fue retirado el dominio, pero se les permitió seguir viviendo por un momento y un tiempo. Yo estaba mirando, en las visiones nocturnas, y vi que venía sobre las nubes del cielo como un Hijo de hombre; Él avanzó hacia el Anciano y lo hicieron acercar hasta Él. Y le fue dado el dominio, la gloria y el reino, y lo sirvieron todos los pueblos, naciones y lenguas. Su dominio es un dominio eterno que no pasará, y su reino no será destruido.

Palabra de Dios.

Comentario: Esta visión de Daniel presenta el mismo contenido del capítulo 2, leído el martes pasado. Las cuatro bestias simbolizan los cuatro imperios que dominaron a Israel, de los cuales ninguno encauzará la salvación esperada hasta que intervenga directamente Dios, representado simbólicamente en la nube, en el Hijo del hombre y en el Anciano.

SALMO [Sal] Dn 3, 75-78. 80-81

Montañas y colinas, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Todo lo que brota sobre la tierra, bendiga al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Manantiales, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Mares y ríos, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Cetáceos y todo lo que se mueve en las aguas, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Todas las aves del cielo, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Todas las fieras y animales, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

ALELUIA Lc 21, 28

Aleluia. Tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 29-33

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús, hablando a sus discípulos acerca de su venida, les hizo esta comparación: Miren lo que sucede con la higuera o con cualquier otro árbol. Cuando comienza a echar brotes, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el Reino de Dios está cerca. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

Palabra del Señor.

Comentario: El final llegará, pero antes habrán “señales” a descubrir, desde la fe. Así como los brotes de las higueras anuncian la “llegada” de la primavera hay signos, a “interpretar”, de la venida de Jesús. ¿En qué acontecimientos de nuestros días creemos que regresó el Señor? ¿En dónde estuvieron dos o tres personas reunidas en su nombre? ¿En cuál de ellas hemos participado?  

Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

La Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco.

Motivación de entrada

La familia de Nazaret, a pesar del contexto sociocultural muy diferente del nuestro, sigue siendo un punto de referencia privilegiado para los cristianos.

Acto penitencial
Pedimos perdón por los pecados cometidos en la familia: falta de diálogo y de verdadero amor y por los pecados contra la familia: divorcio, aborto, maltrato intrafamiliar, egoísmos.

LECTURAS BÍBLICAS

Primera lectura: Eclesiástico 3, 3-7.14-17.
Se nos recuerda aquí la perenne validez del segundo mandamiento: Dios bendice a los hijos que honraron a sus padres y los atienden.
Segunda lectura: Colosenses 3, 12-21.
La familia cristiana vive y se organiza en base a la palabra de Dios. Se manifiesta así como una “pequeña Iglesia”.
Evangelio: Mateo 2, 13-15.19-23.
Inserta en la historia, la familia de Nazaret, experimenta el sufrimiento del exilio.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas
Ponemos sobre el altar los logros, los sufrimientos, las esperanzas de nuestras familias, mientras pedimos que ellas sean “pequeñas iglesias domésticas” .

Comunión
Al recibir el cuerpo de Cristo, reafirmamos el compromiso de unidad, de comunión y del amor de nuestras familias.

Despedida
La familia de Nazaret no es sólo modelo de la familia cristiana, es también intercesora ante el Señor. Al despedirnos de esta eucaristía, recordemos que “la familia que reza unida, permanece unida”.

4º de Adviento. Morado.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

4º Domingo de Adviento. Morado.

Emanuel: Dios con nosotros

Motivación de entrada
En la liturgia de hoy nos encontramos con la Virgen María y san José, el hombre “justo”, que juegan un rol decisivo en el plan de la salvación. Dios se revela en la historia como “el Emanuel” –Dios con nosotros–; esto, a su vez, encuentra en Jesús su plena realización.

Acto penitencial
En la cercanía de la Navidad, nos preguntamos cómo hemos vivido el “adviento”;  si hemos avanzado en la conversión; si realmente la palabra de Dios nos ha ayudado a un cambio de vida; si, de alguna manera, hemos sido “precursores” de Cristo, abriéndole camino en las personas con las cuales vivimos o trabajamos…

LECTURAS BÍBLICOS
Primera lectura: Isaías 7, 10-14.
La liturgia aplica el texto del profeta a Jesús que nacerá de la Virgen María y, a su vez, ensalza el poder de Dios.
Segunda lectura: Romanos 1, 1-7.
Jesús es el centro del evangelio, es decir, de la buena noticia de la salvación. A él le debemos la adhesión de una fe obediente y responsable.
Evangelio: Mateo 1, 18-24.
El evangelista, al relatarnos el nacimiento de Jesús, nos muestra que es Dios quien guía la historia de la salvación. En ella, sin embargo, quiere la cooperación humana.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas
En la cercanía de la Navidad, con los dones del pan y del vino, ofrecemos sobre el altar los sufrimientos de la gente, sus angustias, sus aspiraciones de paz y de solidaridad: de un mundo mejor.

Comunión
La comunión con el cuerpo de Cristo debe comprometernos a colaborar en el plan de Dios que se revela y realiza en la historia cotidiana del mundo.

Despedida
Termina el tiempo litúrgico de Adviento, pero la vida del cristiano es toda un “adviento”: espera y revelación de ese Jesús que ha venido a salvar; que pide nuestra cooperación para seguir salvando a los hombres.

SAN PABLO CHILE PRESENTA LA PRIMERA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA DEL PAPA FRANCISCO

Evangelii-Gaudium-webLa próxima semana SAN PABLO Chile, tendrá a su disposición la exhortación apostólica del papa Francisco presentada oficialmente este martes 26 de noviembre. El documento titulado: “La alegría del Evangelio” o Evangelii Gaudium (título en latín), es un llamado de atención a nuestro tiempo y sugiere los primeros pasos hacia una renovación eclesial.

La invitación del Papa, fiel a la tradición y al Magisterio de la Iglesia, pretende iluminar la fe de los que creen y también la de los que la han perdido. Un escrito que llama a alegrarnos por la buena noticia que es Jesús y también lo que significa su anuncio. Es así como, el Papa, consciente de que vivir la fe es un desafío constante, nos convoca a permanecer en la alegría que emana del evangelio, aun en nuestra precariedad y fragilidad humana.

La diversidad temática de Evangelii Gaudium, atañe a la contingencia del mundo actual, considerando temas como el aborto y la persecución a los cristianos. Además de proponer  una reflexión abierta sobre una reforma de las estructuras que permita integrar a todos y que motive nuevos métodos para comunicar a Jesús.

De esta forma, el papa Francisco cierra el Año de la Fe, llamando a permanecer en la alegría propia del evangelio, transformarnos y crecer.

1º de Adviento. Morado

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

1º Domingo de Adviento

El Señor viene a salvarnos

Motivación de entrada
La celebración de la eucaristía hoy nos prepara a la última venida del Señor. Participemos activamente en ella que es la manifestación privilegiada de su presencia
entre nosotros.

Acto penitencial
Hermanos, pidamos perdón al Señor por nuestros pecados, por nuestras faltas de esperanza, por nuestra incoherencia de vida. Supliquemos el don de la conversión.

LECTURAS BÍBLICAS
Primera lectura: Isaías 2, 1-5.
El profeta mirando al futuro anuncia la paz que Dios reserva a todos los pueblos.
Segunda lectura: Romanos 13, 11-14.
Pablo amonesta a los cristianos a dejar la vida disoluta, pues la salvación está cerca.
Evangelio: Mateo 24, 37-44.
El evangelista exhorta a que estemos despiertos: el Señor puede llegar en cualquier momento.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas
Con los dones del pan y del vino ofrecemos nuestras vidas, trabajos y alegrías.

Comunión
Pedimos al Señor nos ayude a desear ardientemente desde ahora los bienes definitivos y poner en ellos nuestros corazones, a la espera de su venida.

Despedida
El tiempo de adviento es tiempo de esperanza. Testimoniemos con la vida la presencia del Señor que ha venido y viene constantemente a salvar a los hombres.

De la feria. Verde.

Portada Liturgia Cotidiana Noviembre 2013

Jueves 28

De la feria. Verde.

LECTURA Dn 6, 12-28

Lectura de la profecía de Daniel.

Unos hombres acudieron precipitadamente y encontraron a Daniel orando y suplicando a su Dios. Entonces se presentaron ante el rey y, refiriéndose a la prohibición real, le dijeron: «¿Acaso no has escrito una prohibición según la cual todo el que dirija una oración dentro de los próximos treinta días, a cualquier dios u hombre que no seas tú, rey, debe ser arrojado al foso de los leones?» El rey tomó la palabra y dijo: «Así es, en efecto, según la ley de los medos y de los persas, que es irrevocable». Entonces ellos tomaron la palabra y dijeron en presencia del rey: «Daniel, uno de los deportados de Judá, no te ha hecho caso, rey, ni a ti ni a la prohibición que tú has escrito, y tres veces al día hace su oración». Al oír esto, el rey se apenó profundamente y puso todo su empeño por salvar a Daniel: hasta el atardecer se esforzó por librarlo. Pero esos hombres acudieron precipitadamente al rey y le dijeron: «Tienes que saber, rey, que según la ley de los medos y de los persas, ninguna prohibición o edicto promulgado por el rey puede ser modificado». Entonces el rey mandó traer a Daniel y arrojarlo al foso de los leones. El rey tomó la palabra y dijo a Daniel: «Tu Dios, al que sirves con tanta constancia, te salvará». Luego trajeron una piedra y la pusieron sobre la abertura del foso; el rey la selló con su anillo y con el anillo de sus dignatarios, para que no se cambiara nada en lo concerniente a Daniel. El rey se retiró a su palacio; ayunó toda la noche, no hizo venir a sus concubinas y se le fue el sueño. Al amanecer, apenas despuntado el día, el rey se levantó y fue rápidamente al foso de los leones. Cuando se acercó a él, llamó a Daniel con voz angustiosa. El rey tomó la palabra y dijo a Daniel: «Daniel, servidor del Dios viviente, ¿ha podido tu Dios, al que sirves con tanta constancia, salvarte de los leones?» Daniel dijo al rey: «¡Viva el rey eternamente! Mi Dios ha enviado a su Ángel y ha cerrado las fauces de los leones, y ellos no me han hecho ningún mal, porque yo he sido hallado inocente en su presencia; tampoco ante ti, rey, había cometido ningún mal». El rey sintió una gran alegría a causa de Daniel, y ordenó que lo sacaran del foso. Daniel fue sacado del foso, y no se le encontró ni un rasguño, porque había confiado en su Dios. Luego el rey mandó traer a los hombres que habían acusado a Daniel y los hizo arrojar al foso de los leones, con sus hijos y sus mujeres. Y no habían llegado aún al fondo del foso, cuando ya los leones se apoderaron de ellos y les trituraron todos los huesos. Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan sobre la tierra: «¡Tengan ustedes paz en abundancia! Yo ordeno que en todo el dominio de mi reino se tiemble y se sienta temor ante el Dios de Daniel, porque Él es el Dios viviente y subsiste para siempre; su reino no será destruido y su dominio durará hasta el fin. Él salva y libera, realiza signos y prodigios en el cielo y sobre la tierra. Él ha salvado a Daniel del poder de los leones».

Palabra de Dios.

Comentario: El rey Ciro se había manifestado tolerante con las religiones de los pueblos vecinos y, en particular, con la de Daniel. Con todo, no logra detener las intrigas internas de los cortesanos; por ello, pasa la noche en vela pidiendo para que Dios lo salve de la boca de los leones. Finalmente Dios salva a Daniel y demuestra que es el Dios vivo y que defiende la vida. 

SALMO [Sal] Dn 3, 68-74

Rocíos y escarchas, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Hielos y fríos, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Heladas y nieves, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Noches y días, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Luz y tinieblas, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Rayos y nubes, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Que la tierra bendiga al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

ALELUIA Lc 21, 28

Aleluia. Tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 20-28

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Cuando vean a Jerusalén sitiada por los ejércitos, sepan que su ruina está próxima. Los que estén en Judea que se refugien en las montañas; los que estén dentro de la ciudad que se alejen; y los que estén en los campos que no vuelvan a ella. Porque serán días de escarmiento, en que todo lo que está escrito deberá cumplirse. ¡Ay de las que estén embarazadas o tengan niños de pecho en aquellos días! Será grande la desgracia de este país y la ira de Dios pesará sobre este pueblo. Caerán al filo de la espada, serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que el tiempo de los paganos llegue a su cumplimiento. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo ante la expectativa de lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación.

Palabra del Señor.       

Comentario: Hay que leer estos textos en clave de esperanza. Los acontecimientos catastróficos señalados pueden despertar confusión, pero quienes tenemos fe, los recibimos con confianza porque es allí cuando el Señor de la vida se manifestará plenamente. Cuando todo aparenta venir a menos, hay que recordar: “Tengan ánimo y levanten la cabeza”.

De la feria. Verde.

Portada Liturgia Cotidiana Noviembre 2013

Miércoles 27

De la feria. Verde.

LECTURA Dn 5, 1-6. 13-14. 16-17. 23-28

Lectura de la profecía de Daniel.

El rey Baltasar ofreció un gran banquete a mil de sus dignatarios, y bebió vino en la presencia de esos mil. Estimulado por el vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y plata que Nabucodonosor, su padre, había sacado del Templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Entonces trajeron los vasos de oro que habían sido sacados del Templo, de la Casa de Dios en Jerusalén, y bebieron en ellos el rey y sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Mientras bebían vino, glorificaban a los dioses de oro y plata, de bronce, hierro, madera y piedra. De pronto, aparecieron unos dedos de mano humana, que escribían sobre el estuco del muro del palacio real, frente al candelabro, y el rey veía el extremo de esa mano que escribía. Entonces el rey cambió de color y sus pensamientos lo llenaron de espanto; se le aflojaron todos los miembros y se entrechocaban sus rodillas. Daniel fue introducido en la presencia del rey, y éste, tomando la palabra, le dijo: «¿Así que tú eres       Daniel, uno de los deportados judíos que el rey, mi padre, hizo venir de Judá? Yo he oído decir que en ti reside el espíritu de los dioses, y que se han hallado en ti clarividencia, perspicacia y una sabiduría superior. Yo he oído de ti que puedes dar interpretaciones y resolver problemas. Si tú ahora puedes leer la inscripción y me haces conocer su interpretación, te vestirás de púrpura, llevarás un collar de oro en tu cuello y ocuparás el tercer puesto en el reino». Daniel tomó la palabra y dijo en presencia del rey: «Puedes guardar para ti tus dones y dar a otros tus regalos; de todas maneras, yo leeré al rey la inscripción y le haré conocer su interpretación. Te has exaltado contra el Señor del cielo: han traído a tu presencia los vasos de su Casa, y han bebido vino en ellos, tú y tus dignatarios, tus mujeres y tus concubinas; has glorificado a los dioses de plata y oro, de bronce, hierro, madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni entienden, pero no has celebrado al Dios que tiene en su mano tu aliento y a quien pertenecen todos tus caminos. Por eso ha sido enviada esta mano de parte de Él, y ha sido trazada esta inscripción. Ésta es la inscripción que ha sido trazada: Mené, Tequel, Parsín. Y ésta es la interpretación de las palabras: Mené: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha puesto fin; Tequel: tú has sido pesado en la balanza y hallado falto de peso; Parsín: tu reino ha sido dividido y entregado a los medos y a los persas».

Palabra de Dios.       

Comentario: Daniel no acepta del Rey regalos para interpretar a su gusto lo que le había sucedido en medio de un banquete en el cual se usaron los vasos sagrados. Como profeta, no cede a la tentación de quedar bien con el gobernante de turno, sin temblarle la mano al anunciarle el final de su reinado.  

SALMO [Sal] Dn 3, 62-67

Sol y luna, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Astros del cielo, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Lluvias y rocíos, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Todos los vientos, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Fuego y calor, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

Fríos y heladas, bendigan al Señor.

R. ¡Alábenlo y glorifíquenlo eternamente!

ALELUIA Apoc 2, 10

Aleluia. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 10-19

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el ciclo. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque Yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas.

Palabra del Señor.

Comentario: Jesús indica a sus discípulos no preparar defensas personales, en cambio disponerse a dejar que su sabiduría les asista en las persecuciones y catástrofes que vendrán. Al que permanezca fiel, Dios mismo lo protegerá. ¿Practicamos esta actitud de espera y confianza en la intervención divina?   

SUCURSAL SAN PABLO LA SERENA MARCA PRESENCIA EN EXPO-MOVIMIENTOS

 

LASERENAEXPOMOVIMIENTOSCreando un espacio de entretención infantil, SAN PABLO sucursal La Serena, se hizo partícipe de la actividad “Expo-movimientos 2013”, presentación organizada a las afueras de la catedral de dicha ciudad y que une a una serie de agrupaciones católicas en la región.

 

En la ocasión, Monseñor Manuel Donoso, se manifestó contento y agradecido de la presencia de SAN PABLO en la exposición, además de compartir unos minutos junto al público en nuestro stand.

 

LASERENAEXPOMOVIMIENTOS2Esta ocasión representa una oportunidad para abrir nuevos espacios en la capital regional, por este motivo y como incentivo para la familia se realizó un concurso especial para que los niños pintaran “su deseo de Navidad”.

 

Además se aprovechó la ocasión para la entrega de carpetas- catálogo. De esta forma comienza la celebración de los 100 años de la fundación de la Familia Paulina en La Serena.

 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×