Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 23/12/2013

DOMINGO 29 DE DICIEMBRE DE 2013

 

 Una familia sufrida y confiada en el amor de Dios

El relato evangélico de hoy nos presenta la imagen de una familia que tiene que enfrentar serios problemas: un tirano que quiere matar al niño, tienen que partir al exilio en Egipto, regresar a Nazaret una vez muerto el rey asesino, y en estos desplazamientos enfrentar las dificultades económicas, laborales y de adaptación.

La vida del Hijo de Dios transcurre en el seno de una familia modesta que debe enfrentar serias dificultades. El Señor Jesús no se sustrae a nada humano –con excepción del pecado– y tiene experiencia del sufrimiento desde la infancia.

Impresiona en el relato evangélico la docilidad de san José a las inspiraciones de Dios: con un hombre bueno y justo como José, el Niño estaba en buenas manos.

El servicio de los padres. En los pocos datos del evangelio sobre la infancia de Jesús, podemos ver que la vida de José y María está marcada por el cuidado del Niño, y por esa preocupación enfrentan las diversas dificultades para ayudarlo a crecer: ese Niño –como todo niño– es portador de una vocación única, personal e irrepetible, a cuyo servicio se ponen los padres.

Siempre es maravilloso contemplar como un niño va creciendo y desplegando su originalidad. Un hijo para crecer necesita, no sólo los cuidados indispensables de alimentación, salud, etc., sino también recibir los valores que orienten el sentido de su vida. Ciertamente, un niño tiene derecho a muchas cosas, pero por sobre todo, tiene derecho a conocer a Dios como su Padre que lo ama y lo invita a seguir el camino de Jesucristo. ¡Bendito servicio de papá y mamá al plan de Dios!

Un modelo cercano. Al contemplar la Familia de Nazaret, vemos que se trata de un modelo que no está muy lejos de lo que puede ser hoy cualquiera de nuestras familias.

Es cierto que la Familia de Nazaret está formada por personajes únicos; pero también, es cierto que la Sagrada Familia está fundada en una experiencia de amor: de amor a Dios en el amor mutuo. No es otra cosa que la vivencia del amor lo que hace de la Familia de Nazaret un modelo permanente y posible, un estímulo para que en nuestras familias busquemos ese mismo amor, para que busquemos y pidamos la gracia del amor para nuestra vida familiar, para que trabajemos por una vida familiar en un amor hecho de entrega mutua y perdones mutuos.

La Familia de Nazaret no sólo es un ejemplo de familia fundada en el amor a Dios, sino que ellos son nuestros intercesores: busquemos, pidamos y cultivemos la cercanía y la protección de la Familia de Nazaret para nuestras familias.

Comisión Nacional de Liturgia

1. Ambientación 

Acabamos de celebrar Navidad y contemplando la sencillez del pesebre nos aparece a la vista la imagen de una familia: José, María y el Niño. Este domingo, la Iglesia celebra la fiesta de la Sagrada Familia, como prolongación del acontecimiento de Navidad: Dios hecho hombre vive su humanidad, crece y aprende en el seno de una familia. Nuestra asamblea de hoy, que reúne a diversas familias, nos invita a dar gracias por nuestras propias familias y a mirar la familia de Nazaret como un modelo siempre cercano para nuestras familias.

Introducción a las lecturas 

Hermanas y hermanos, la celebración de hoy nos anuncia que Dios tiene experiencia de la vida en una familia, Así, la primera lectura nos traerá desde el Antiguo Testamento –en el libro del Eclesiástico-algunos consejos en torno al mandamiento de honrar padre y madre. En la segunda lectura, de la carta a los Colosenses, san Pablo nos presenta la primacía del amor como el centro de la vida familiar, porque Dios nos amó y nos perdonó primero. La lectura del evangelio de Mateo nos presenta las dificultades que la familia de Nazaret tuvo que enfrentar desde sus inicios partiendo al exilio en Egipto, pero siempre obedeciendo a Dios. 

2. Primera Lectura Ecli 3, 3-7. 14-17 

Lectura del libro del Eclesiástico. El que honra a su padre expía sus pecados y el que respeta a su madre es como quien acumula un tesoro. El que honra a su padre encontrará alegría en sus hijos y cuando ore, será escuchado. El que respeta a su padre tendrá larga vida y el que obedece al Señor da tranquilidad a su madre. El que teme al Señor honra a su padre y sirve como a sus dueños a quienes le dieron la vida. La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido y te servirá de reparación por tus pecados. Cuando estés en la aflicción, el Señor se acordará de ti, y se disolverán tus pecados como la escarcha con el calor. El que abandona a su padre es como un blasfemo y el que irrita a su madre es maldecido por el Señor. Hijo mío, realiza tus obras con modestia y serás amado por los que agradan a Dios.

Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor. 

3. Salmo Sal 127, 1-5 

R. ¡Felices los que temen al Señor y siguen sus caminos! 

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo, serás feliz y todo te irá bien. R. 

Tu esposa será como una vid fecunda en el seno de tu hogar; tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa. R. 

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor! ¡Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida: que contemples la paz de Jerusalén! R. 

4. Segunda Lectura Col 3, 12-21 

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Colosas. Hermanos: Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo. Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección. Que la paz de Cristo reine en sus corazones: esa paz a la que han sido llamados, porque formamos un solo Cuerpo. Y vivan en la acción de gracias. Que la Palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados. Todo lo que puedan decir o realizar, háganlo siempre en Nombre del Señor Jesús, dando gracias por Él a Dios Padre. Mujeres, respeten a su marido, como corresponde a los discípulos del Señor. Maridos, amen a su mujer, y no le amarguen la vida. Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque esto es agradable al Señor. Padres, no exasperen a sus hijos, para que ellos no se desanimen.

Palabra de Dios. R. Te alabamos, Señor. 

Aclamación al Evangelio 

Aleluia. Que la paz de Cristo reine en sus corazones; que la palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza. Aleluia.

5. Evangelio Mt 2, 13-15. 19-23

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: «Desde Egipto llamé a mi hijo». Cuando murió Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José, que estaba en Egipto, y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y regresa a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño». José se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel. Pero al saber que Arquelao reinaba en Judea, en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí y, advertido en sueños, se retiró a la región de Galilea, donde se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo que había sido anunciado por los profetas: «Será llamado Nazareno».

Palabra del Señor. R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión

¿De qué manera doy gracias a Dios por el regalo que es mi familia?, ¿qué nuevos pasos puedo dar para mostrar mi agradecimiento a Dios y a los miembros de mi familia? ¿Qué nuevos desafíos tenemos que enfrentar en mi familia para crecer en el amor? Toma un tiempo para rezar por cada miembro de tu familia, agradeciendo algo de cada uno de ellos y pidiendo al Señor algo para cada uno de ellos.

6. Oración Universal

M. A cada invocación respondemos:

R. Escúchanos, Señor, te rogamos.

1.- Señor, te pedimos por toda la Iglesia y su unidad, para que sepamos ser tu familia en el mundo. R.

2.- Señor, ilumina y fortalece al Papa y todos los pastores, ayúdalos a cuidar tu familia de la Iglesia. R.

3.- Señor, tú que quisiste vivir en una familia como las nuestras, te pedimos por todas las familias, para que crezcan en el amor y la unidad. R.

4.- Señor, te pedimos por los novios que se preparan para el matrimonio, por los jóvenes que están aprendiendo a conocer el amor, ayúdalos a crecer en el amor que viene de ti. R.

5.- Señor, que las familias que pasan dificultades o sufren la desunión no se sientan abandonadas por ti. Y ayúdanos a nosotros a estar cerca de esas familias. R.

6.- Señor, ayúdanos a hacer de nuestra comunidad de N., una familia en la fe que sea acogedora y servicial en nuestro barrio y en nuestros ambientes de trabajo y estudio. R.

(Se pueden agregar otras peticiones de la comunidad)

M. Padre, sé generoso con tu pueblo, como lo fuiste con la Sagrada Familia cada vez que te invocó y haz que recibamos de tal modo los bienes presentes que podamos gozar un día de la familia celestial. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Alabanza y Preparación a la Comunión

Para las Asambleas Dominicales en Ausencia del Presbítero (ADAP) y la comunión de enfermos.

M. Gracias, Señor, por el regalo que la familia de cada uno de nosotros.

R. ¡Gracias, Señor Jesús!

M. Por la fuerza que nos das para enfrentar las dificultades y por la capacidad de perdonar.

R. ¡Gracias, Señor Jesús!

M. Porque en la Familia de Nazaret nos dejas un modelo cercano y posible para nuestras familias.

R. ¡Gracias, Señor Jesús!

M. Padre, en el Señor Jesús nos visitas y te quedas con nosotros para hacernos tus hijos y hermanos unos de otros, en él nos enseñas a ser la familia de Dios, por eso confiadamente te decimos: Padre nuestro…

Sugerencias de Cantos

Vayamos cristianos/ Tu gloria, Señor, es el hombre vivo/ Madre de los Pobres.

 

De la feria. Día 23. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Lunes 23

De la feria. Día 23. Morado.

Semana 4º de Adviento – Semana IV del Salterio.

LECTURA Mal 3, 1-4. 23-24

Lectura de la profecía de Malaquías.

Yo envío a mi mensajero, para que prepare el camino delante de mí. Y en seguida entrará en su Templo el Señor que ustedes buscan; y el Ángel de la alianza que ustedes desean ya viene, dice el Señor de los ejércitos. ¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién permanecerá de pie cuando aparezca? Porque Él es como el fuego del fundidor y como la lejía de los lavanderos. Él se sentará para fundir y purificar: purificará a los hijos de Leví y los depurará como al oro y la plata; y ellos serán para el Señor los que presentan la ofrenda conforme a la justicia. La ofrenda de Judá y de Jerusalén será agradable al Señor, como en los tiempos pasados, como en los primeros años. Yo les voy a enviar a Elías, el profeta, antes que llegue el Día del Señor, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia sus hijos y el corazón de los hijos hacia sus padres, para que Yo no venga a castigar el país con el exterminio total.

Palabra de Dios.

Comentario: Malaquías aparece solamente en este libro de la Biblia. Si bien no se sabe del autor ni el año en que fuera escrito, su mensaje se dirige a quien ha perdido el entusiasmo de los inicios. Desde esta realidad surge el envío de un “mensajero” que vendrá con “fuego” y “lejía”. Ambas imágenes reflejan la purificación que Dios quiere traer a su pueblo.  

SALMO Sal 24, 4-5. 8-10. 14

R. ¡Levanten la cabeza: se acerca la salvación!

Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos. Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque Tú eres mi Dios y mi salvador. R.

El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; Él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres. R.

Todos los senderos del Señor son amor y fidelidad, para los que observan los preceptos de su alianza. El Señor da su amistad a los que lo temen y les hace conocer su alianza. R.

ALELUIA         

Aleluia. Rey de las naciones y piedra angular de la Iglesia, ven y salva al hombre que formaste del barro. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 57-66

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: «No, debe llamarse Juan». Ellos le decían: «No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre». Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Éste pidió una pizarra y escribió: «Su nombre es Juan». Todos quedaron admirados. Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: «¿Qué llegará a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él.

Palabra del Señor.

Comentario: Bien se dice que los hijos son un regalo de Dios. Más aun en el caso de Juan el Bautista. Zacarías e Isabel habían perdido la esperanza de ser padres. Dios lo hizo posible contra todo pronóstico; por lo mismo, también se reservó el derecho de ponerle el nombre, y sus padres le llamaron Juan. Ellos comprendieron el regalo que implicaba formarlo para su misión especial.   

4º Domingo de Adviento. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Domingo 22

4º de Adviento. Morado. Credo. Prefacio de Adviento.

No se dice Gloria.

La tentación de José

El evangelio presenta a José con dificultades para entrar en la órbita del misterio de la cercanía histórica de Dios. La interpretación más piadosa nos muestra a José muy respetuoso. Piensa que no le corresponde papel alguno en este gran acontecimiento. Todos corremos el riesgo de caer en la tentación de José: hacernos a un lado.

Cuando el ángel le comunica esa cercanía histórica de Dios, que ya habita en el seno de María, su esposa, se desequilibra. No es para menos. Que, en el misterio de la Navidad Dios cuente con él, es un dato tan inesperado como increíble.

El evangelio presenta a José como un hombre “justo”, que, en el lenguaje bíblico, quiere decir “santo”. Puede, según la ley, pedir el divorcio de María, denunciarla por adulterio, hasta proponer que la apedreen por traicionarlo con otro hombre. Pero no lo hace. José es “santo” antes que el Ángel le revele el misterioso nacimiento que se gestaría en María, su esposa. José prefiere perjudicarse él para no herir a la mujer amada.

María entra en escena casi en silencio, con la ternura de una embarazada primeriza, que no sabe explicarse cómo la nueva vida que concibió se abrigó en su seno. Como nosotros, no tiene explicaciones biológicas ni científicas. Pero es un dato de la vida para ella, y de la revelación para nosotros.

El Ángel viene en ayuda del hombre justo, también casi sin hacerse notar, en sueños, o en una aparición. Lo suficiente como para no dejar dudas en José. El personaje más importante, el que ni está en nuestros pesebres, es el Espíritu Santo, de quien proceden todo bien y toda gracia.

Parecería que de tanto escuchar el relato y celebrar la Navidad, se nos hiciera difícil enfocar la realidad de lo que aconteció y del misterio que celebramos. Los personajes que presenta el evangelio son todos “justos”, es decir, “santos”, capaces de ver lo que los “injustos” no logran ver porque el Espíritu no está en ellos.

La Navidad se acerca, por obra y gracia del Espíritu Santo. No caigamos en la tentación de José de hacernos a un lado y dejémonos invadir por esta buena noticia.

“La Virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emanuel” (Mt 1, 23).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: En la liturgia de hoy nos encontramos con la Virgen María y san José, el hombre “justo”, que juegan un rol decisivo en el plan de la salvación. Dios se revela en la historia como “el Emanuel” -Dios con nosotros-; esto, a su vez, encuentra en Jesús su plena realización.

1ª LECTURA Is 7, 10-14

Guía: La liturgia aplica el texto del profeta a Jesús que nacerá de la Virgen María y, a su vez, ensalza el poder de Dios.

Lectura del libro de Isaías.

El Señor habló a Ajaz en estos términos: «Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas.» Pero Ajaz respondió: «No lo pediré ni tentaré al Señor». Isaías dijo: «Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios? Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel».

Palabra de Dios.

SALMO Sal 23, 1-6

R. Va a entrar el Señor, el rey de la gloria.

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes porque Él la fundó sobre los mares, El la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos. R.

Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. Así son los que buscan al Señor, los que buscan tu rostro, Dios de Jacob. R.

2ª LECTURA Rom 1, 1-7

Guía: Jesús es el centro del evangelio, es decir, de la buena noticia de la salvación. A él le debemos la adhesión de una fe obediente y responsable.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Carta de Pablo, servidor de Jesucristo, llamado para ser Apóstol, y elegido para anunciar la Buena Noticia de Dios, que Él había prometido por medio de sus Profetas en las Sagradas Escrituras, acerca de su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, nacido de la estirpe de David según la carne, y constituido Hijo de Dios con poder según el Espíritu santificador, por su resurrección de entre los muertos. Por Él hemos recibido la gracia y la misión apostólica, a fin de conducir a la obediencia de la fe, para gloria de su Nombre, a todos los pueblos paganos, entre los cuales se encuentran también ustedes, que han sido llamados por Jesucristo. A todos los que están en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos, lleguen la gracia y la paz, que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 1, 23

Aleluia. La virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, Dios con nosotros. Aleluia.

EVANGELIO Mt 1, 18-24

Guía: El evangelista, al relatarnos el nacimiento de Jesús, nos muestra que es Dios quien guía la historia de la salvación. En ella, sin embargo, quiere la cooperación humana.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Éste fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella pro viene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su Pueblo de todos sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: “La Virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emanuel”, que traducido significa: «Dios con nosotros». Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa.

Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: En la cercanía de la Navidad, con los dones del pan y del vino, ofrecemos sobre el altar los sufrimientos de la gente, sus angustias, sus aspiraciones de paz y de solidaridad: de un mundo mejor.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La comunión con el cuerpo de Cristo debe comprometernos a colaborar en el plan de Dios que se revela y realiza en la historia cotidiana del mundo.

DESPEDIDA

Guía: Termina el tiempo litúrgico de Adviento, pero la vida del cristiano es toda un adviento: espera y revelación de ese Jesús que ha venido a salvar; que pide nuestra cooperación para seguir salvando a los hombres.

De la feria. Día 21. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Sábado 21

De la feria. Día 21. Morado.

LECTURA Cant 2, 8-14

Lectura del Cantar de los Cantares.

¡La voz de mi amado! Ahí viene, saltando por las montañas, brincando por las colinas. Mi amado es como una gacela, como un ciervo joven. Ahí está: se detiene detrás de nuestro muro; mira por la ventana, espía por el enrejado. Habla mi amado, y me dice: «¡Levántate, amada mía, y ven, hermosa mía! Porque ya pasó el invierno, cesaron y se fueron las lluvias. Aparecieron las flores sobre la tierra, llegó el tiempo de las canciones, y se oye en nuestra tierra el arrullo de la tórtola. La higuera dio sus primeros frutos, y las viñas en flor exhalan su perfume. ¡Levántate, amada mía, y ven, hermosa mía! Paloma mía, que anidas en las grietas de las rocas, en lugares escarpados, muéstrame tu rostro, déjame oír tu voz; porque tu voz es suave y es hermoso tu semblante».

Palabra de Dios.

Comentario: El Cantar de los Cantares, y en particular estos versículos, se pueden leer cómo Dios quiere relacionarse amorosamente con nosotros. Este amor semejante al  del amado con su amada. Posteriormente en el evangelio, Jesús relacionará el Reino de Dios con una fiesta de bodas, realizando el primer milagro.   

O bien: Sof 3, 14-18

Lectura de la profecía de Sofonías.

¡Grita de alegría, hija de Sión! ¡Aclama, Israel! ¡Alégrate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén! El Señor ha retirado las sentencias que pesaban sobre ti y ha expulsado a tus enemigos. El Rey de Israel, el Señor, está en medio de ti: ya no temerás ningún mal. Aquel día, se dirá a Jerusalén: ¡No temas, Sión, que no desfallezcan tus manos! ¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! Él exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría, como en los días de fiesta.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 32, 2-3. 11-12. 20-21

R. ¡Aclamen, justos, al Señor!

Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas; entonen para Él un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones. R.

El designio del Señor permanece para siempre, y sus planes, a lo largo de las generaciones. ¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que Él se eligió como herencia! R.

Nuestra alma espera en el Señor: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Nuestro corazón se regocija en Él: nosotros confiamos en su santo Nombre. R.

ALELUIA

Aleluia. Emanuel, Rey y Legislador nuestro, ven a salvarnos, Señor, Dios nuestro. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 39-45

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Durante su embarazo, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi vientre. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».

Palabra del Señor.

Comentario: Todo encuentro entre las personas que se aman despierta una sana alegría. La alegría del encuentro entre María e Isabel es mucho más profunda porque estaban llenas del Espíritu de Dios. También Juan saltó de gozo en el seno de su madre. Una alegría que, si no la tenemos, podemos pedirla ya que, de nuestra parte, sólo cuesta entrar en la sintonía de Dios.  

¡NOVEDAD! AYUDAS PARA EL ESPÍRITU: EL PERDÓN SANA

amor-por-el-projimoEL PERDÓN SANA, es el último título para este 2013 de la Colección “Ayudas para el Espíritu”, desarrollada en conjunto entre el Centro de Espiritualidad Ignaciana (CEI) y Editorial SAN PABLO Chile. Un texto que invita a una profunda revisión de la propia experiencia, sus obstáculos y la búsqueda de sanación de las memorias. Un libro escrito por uno de los más destacados autores, Tony Mifsud, s.j.

Existe un aspecto muchas veces olvidado de la fe, y es que el perdón es constitutivo de la misma, “pues creemos en un Dios que perdona porque es Amor-misericordioso”. El texto, pone en el tapete las principales claves hacia el entendimiento de la propia realidad, incluyendo preguntas y reflexiones para profundizar.

Tony Mifsud, s.j., nos anima a superar nuestras heridas en compañía de Cristo y nuestros cercanos, enfatizando en la idea de compartir con gratitud, dado que el ser humano no es perfecto, y el perdón como tal no es un acto obligatorio: “al encontrar en el perdón una alegría que no pesa, vemos disiparse las severidades hacia los demás, y es esencial que éstas dejen lugar a una infinita bondad” (p. 21). Por esta razón, EL PERDÓN SANA, es una invitación sincera y sencilla a reconocer y comprender el origen de nuestras heridas, superar el orgullo y compartir, porque compartir –bien indica Mifsud- rompe la soledad.

De la feria. Día 20. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Viernes 20

De la feria. Día 20. Morado.

LECTURA Is 7, 10-14

Lectura del libro de Isaías.

El Señor habló a Ajaz en estos términos: «Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas». Pero Ajaz respondió: «No lo pediré ni tentaré al Señor». Isaías dijo: «Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios? Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emanuel».

Palabra de Dios.

Comentario: Esta lectura es utilizada litúrgicamente para interpretar el nacimiento del Hijo de Dios en María, por obra y gracia del Espíritu Santo. En el momento que se escribía el texto el rey Ajaz había desobedecido a Dios, y por ello el profeta anuncia el fin de su reinado y el  nacimiento de un niño que lo reemplazará.

SALMO Sal 23, 1-4. 5-6

R. ¡Llega el Señor, el Rey de la gloria!

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, porque Él la fundó sobre los mares, Él la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos. R.

Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. Así son los que buscan al Señor, los que buscan tu rostro, Dios de Jacob. R.

ALELUIA

Aleluia. Llave de David, que abres las puertas del Reino eterno, ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 26-38

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin». María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso; si yo no tengo relación con ningún hombre?» El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios». María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu palabra». Y el Ángel se alejó.

Palabra del Señor.

Comentario: Ante la cercanía de la Navidad, contemplamos el momento de la Anunciación. Dios es el protagonista principal: por medio de un Ángel “pide la mano” a María para ser la madre de su Hijo. María es la mujer de fe que responde afirmativamente a la invitación. Ella es el mejor modelo de toda vocación cristiana. Una hermosa imagen a imitar en estos tiempos de fuerte crisis vocacional. 

CUADERNOS #194: UNA PROPUESTA HACIA LA RECONCILIACIÓN

manos-unidasEn el próximo número de revista Cuadernos de Espiritualidad, publicación realizada en conjunto entre el Centro de Espiritualidad Ignaciana (CEI) y Editorial SAN PABLO Chile, nos entrega una serie de artículos cuya motivación central es entregar una reflexión, que promueve una sanación integral de las heridas del hombre, en pos de una nueva construcción de la paz a nivel personal, social y con Dios.

Y es que, como bien explica el equipo del CEI en la presentación del número 194: “No hay recetas para cumplir fácilmente el Evangelio, fuera de la disposición a dejarse reconciliar con Dios (Cfr. 2Cor 5, 20)”, ello implica la superación de viejas ataduras, episodios tristes y temores. Es así como, un enojo, una humillación o vejamen, pueden convertirse en cargas emocionales y espirituales que impiden el desarrollo integral del hombre, restándole dignidad a su ser, y la posibilidad de creer en una reconciliación con la sociedad y con Dios mismo.

De esta forma, el conjunto de artículos presentados en este número de diciembre, sacan a flote la dimensión más sensible del hombre, entendiendo en sus propios dolores y en aquellos que se cargan como sociedad, la necesidad natural hacia la reconciliación. No porque esto sea un cliché, sino porque en su realidad más esencial, el ser humano se ve enfrentado diariamente a desafiar su pasado y encontrar caminos nuevos de diálogo y comprensión de los unos con los otros. ¿Dónde encontrar a Dios en esta ruta?  Es lo que busca responder desde distintos puntos de vista este número de fin del año 2013, donde finalmente la invitación es a recordar que “la semilla de trigo no brota sin morir y romper la tierra”.

De la feria. Día 19. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Jueves 19

De la feria. Día 19. Morado.

LECTURA Jc 13, 2-7. 24-25

Lectura del libro de los Jueces.

Había un hombre de Sorá, del clan de Dan, que se llamaba Manóaj. Su mujer era estéril y no tenía hijos. El Ángel del Señor se apareció a la mujer y le dijo: «Tú eres estéril y no has tenido hijos, pero vas a concebir y a dar a luz un hijo. Ahora, deja de beber vino o cualquier bebida fermentada, y no comas nada impuro. Porque concebirás y darás a luz un hijo. La navaja nunca pasará por su cabeza, porque el niño estará consagrado a Dios desde el seno materno. Él comenzará a salvar a Israel del poder de los filisteos». La mujer fue a decir a su marido: «Un hombre de Dios ha venido a verme. Su aspecto era tan imponente, que parecía un ángel de Dios. Yo no le pregunté de dónde era, ni él me dio a conocer su nombre. Pero me dijo: “Concebirás y darás a luz un hijo. En adelante, no bebas vino ni bebida fermentada, ni comas nada impuro, porque el niño estará consagrado a Dios desde el seno de su madre hasta el día de su muerte”». La mujer dio a luz un hijo y lo llamó Sansón. El niño creció y el Señor lo bendijo. Y el espíritu del Señor comenzó a actuar sobre él.

Palabra de Dios.

Comentario: Como muchos personajes bíblicos, Sansón nace de una pareja estéril, como en el evangelio de hoy se relata el nacimiento de Juan el Bautista (Lc 1, 5 ss). Se atribuirán a Sansón muchos prodigios, gracias a su fuerza y fortaleza, pero más que nada porque el Espíritu del Señor estaba con él. Lo distintivo en Sansón será haber vencido a los filisteos, superiores en organización y armas.

SALMO Sal 70, 3-4. 5-6. 16-17

R. ¡Mi boca proclama tu alabanza, Señor!

Sé para mí una roca protectora, Señor, Tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque Tú eres mi Roca y mi fortaleza. Líbrame, Dios mío, de las manos del impío. R.

Porque Tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el seno materno fuiste mi protector. R.

Vendré a celebrar las proezas del Señor, evocaré tu justicia, que es sólo tuya. Dios mío, Tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas. R.

ALELUIA

Aleluia. Renuevo del tronco de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ven a librarnos, no tardes más. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 5-25

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, de la clase sacerdotal de Abías. Su mujer, llamada Isabel, era descendiente de Aarón. Ambos eran justos a los ojos de Dios y seguían en forma irreprochable todos los mandamientos y preceptos del Señor. Pero no tenían hijos, porque Isabel era estéril; y los dos eran de edad avanzada. Un día en que su clase estaba de turno y Zacarías ejercía la función sacerdotal delante de Dios, le tocó en suerte, según la costumbre litúrgica, entrar en el Santuario del Señor para quemar el incienso. Toda la asamblea del pueblo permanecía afuera, en oración, mientras se ofrecía el incienso. Entonces se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías quedó desconcertado y tuvo miedo. Pero el Ángel le dijo: «No temas; Zacarías; tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu esposa, te dará un hijo al que llamarás Juan. Él será para ti un motivo de gozo y de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento, porque será grande a los ojos del Señor. No beberá vino ni licor; es-tará lleno del Espíritu Santo desde el seno de su madre, y hará que muchos israelitas vuelvan al Señor, su Dios. Precederá al Señor con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los padres con sus hijos y atraer a los rebeldes a la sabiduría de los justos, preparando así al Señor un Pueblo bien dispuesto». Pero Zacarías dijo al Ángel: «¿Cómo puedo estar seguro de esto? Porque yo soy anciano y mi esposa es de edad avanzada». El Ángel le respondió: « Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena noticia. Te quedarás mudo, sin poder hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, por no haber creído en mis palabras, que se cumplirán a su debido tiempo». Mientras tanto, el pueblo estaba esperando a Zacarías, extrañado de que permaneciera tanto tiempo en el Santuario. Cuando salió, no podía hablarles, y todos comprendieron que había tenido alguna visión en el Santuario. Él se expresaba por señas, porque se había quedado mudo. Al cumplirse el tiempo de su servicio en el Templo, regresó a su casa. Poco después, su esposa Isabel concibió un hijo y permaneció oculta durante cinco meses. Ella pensaba: «Esto es lo que el Señor ha hecho por mí, cuando decidió librarme de lo que me avergonzaba ante los hombres».

Palabra del Señor.

Comentario: Zacarías e Isabel son parte de los “pobres del Señor”, de aquellos que esperaban, a toda prueba, el cumplimiento de las promesas de Dios. Pobreza que se acrecienta en la esterilidad de Isabel y en la ancianidad de ambos, con riesgo de quedar sin herencia, lo cual era mal considerado en Israel. Y así Dios hace posible lo imposible, convirtiéndolos en padres de Juan el Bautista. 

Sonrisas y agradecimientos marcaron finalización de Escuela Animadores Bíblicos año 2013

sobicainfinalizaEn dependencias de la Iglesia San Vicente de Paul, el pasado viernes 13 de diciembre, se llevó a cabo la finalización de la Escuela de Animadores Bíblicos año 2013.

En esta ocasión se entregaron los certificados correspondientes a todos quienes participaron de la Escuela que coordina Sobicain Chile, y que desarrolla su actividad en las modalidades: presencial, virtual y por correspondencia.

En el marco de este cierre, se realizó una  Eucaristía fue presidida por el padre Adolfo Carrillo, superior de la comunidad Paulina en Chile, también participaron como animadores, el profesor Leonel Díaz y Milka Kurte, coordinadora de Sobicain Chile.

Asimismo, posteriormente se dio un espacio de convivencia donde se compartieron los testimonios de varios alumnos de los cursos en sus diferentes modalidades, expresándose  con alegría respecto de lo aprendido, y reconociendo el aporte que les ha generado el conocimiento adquirido al momento de realizar su servicio pastoral.

De esta forma, el ánimo de agradecimiento y diálogo abre las puertas a permanecer en contacto y seguir participando de este tipo de cursos. Finalmente, se destacó la labor de Sobicain Chile en la tarea de continuar formando personas dispuestas a llevar el Evangelio más allá de nuestras fronteras.

De la feria. Día 18. Morado.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Miércoles 18

De la feria. Día 18. Morado.

LECTURA Jer 23, 5-8

Lectura del libro de Jeremías.

Llegarán los días ?oráculo del Señor? en que suscitaré para David un germen justo; Él reinará como rey y será prudente, practicará la justicia y el derecho en el país. En sus días, Judá estará a salvo e Israel habitará seguro. Y se lo llamará con este nombre: “El Señor es nuestra justicia”. Por eso, llegarán los días ?oráculo del Señor? en que ya no se dirá: «Por la vida del Señor que hizo subir a los israelitas del país de Egipto», sino más bien: «Por la vida del Señor que hizo subir a los descendientes de la casa de Israel, y los hizo llegar del país del Norte y de todos los países adonde los había expulsado, para que habiten en su propio suelo».

Palabra de Dios.

Comentario: Ante los malos gobernantes, Dios prepara un nuevo pastor, un “germen justo”, que cuide a su pueblo, el cual se llamará “el Señor es nuestra justicia”. Es una invitación a pasar del egoísmo y la ambición al nosotros y al servicio. En el evangelio de Juan (10, 1ss) se actualizará con el tema del Buen Pastor que conoce a sus ovejas y las conduce al verdadero redil.

SALMO Sal 71, 1-2. 12-13. 18-19

R. ¡Que en sus días florezca la justicia!

Concede, Señor, tu justicia al rey y tu rectitud al descendiente de reyes, para que gobierne a tu pueblo con justicia y a tus pobres con rectitud. R.

Porque Él librará al pobre que suplica y al humilde que está desamparado. Tendrá compasión del débil y del pobre, y salvará la vida de los indigentes. R.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel; el único que hace maravillas. Sea bendito eternamente su Nombre glorioso y que su gloria llene toda la tierra. R.

ALELUIA

Aleluia. ¡Pastor de la casa de Israel, que diste la Ley a Moisés en el Sinaí, ven a librarnos con el poder de tu brazo!  Aleluia.

EVANGELIO Mt 1, 18-24

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Éste fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su Pueblo de todos sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: “La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel”, que traducido significa: “Dios con nosotros”. Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa.

Palabra del Señor.

Comentario: Seguramente José conocía bien que María había quedado embarazada por obra de Dios, por lo que no hace uso de la habitual denuncia establecida por la Ley. Y por eso decidió abandonarla en secreto, pues le quedaban muchas dudas. Con esta angustia en su conciencia, Dios le indica a José que reciba a María y de hacerse cargo de la paternidad de Jesús. 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×