Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/05/2014

La Ascención del Señor (S). Blanco.

img-banner-liturgia-junio

DOMINGO  1

La Ascensión del Señor (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de la Asunción.

Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales. Semana de oración por la unidad de los cristianos.

El Señor ha sido glorifico

Jesús resucitado no subió al cielo en el sentido literal de la palabra, como un cohete, porque Dios no habita en el espacio. El cielo no está en ningún lugar porque es un estado, es estar con Dios y en Dios, verlo, gozarlo y poseerlo para siempre.

Por eso, para entender mejor esta fiesta, quizá, sea preferible hablar de la glorificación, o de la exaltación del Señor. Los Apóstoles dejan Jerusalén, van a Galilea y lo encuentran en la montaña que él les ha indicado. Lo adoran, lo que significa reconocer su divinidad. No obstante, en ellos, todavía queda la sombra de la duda.

Jesús se acerca y transforma su incertidumbre en fe y les da un nuevo mandato: “Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Les hace una promesa: “Yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo”.

Para los Apóstoles, comienza una nueva experiencia: vivir en la presencia de Jesús sin tenerlo físicamente adelante. Ir a predicarlo sin esperar nada, viendo como único premio el cumplir el mandamiento de la persona que más aman y que jamás olvidarán.

La ascensión es la puerta abierta a una nueva relación con Jesús. Somos libres en la medida en que dependemos de Dios en este breve aquí y en la dependencia total en el misterio de la Resurrección para siempre.

La ascensión no es una ausencia, sino una nueva presencia. El Espíritu de Jesús, presente y actuante, llena su ausencia física, inspira y eleva los corazones; sopla donde quiere, hermana a sus seguidores y hace creíble el testimonio de los creyentes.

La ascensión no es abandonarnos a nuestra suerte, sino experimentar la plenitud de Jesús dentro de nosotros. Jesús ya no pertenece ni al tiempo, ni a una cultura, ahora es el Señor y se vincula con todos los hombres. Los discípulos cumplieron la misión de Jesús y lo predicaron por todo el mundo. Su experiencia no quedó reducida al grupo de los once. Si somos cristianos, tenemos que sentir la voz de Cristo que hoy nos sigue llamando a predicarlo en la familia, en el trabajo, en los medios de comunicación, etc.

“Yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La fiesta de la Ascensión de Jesús es la fiesta del hombre: en Cristo, nuestra cabeza, se anticipa a nuestra glorificación.

PRIMERA LECTURA Hech 1, 1-11

Guía: Lucas narra la Ascensión del Señor a los cielos. Comienza ahora el tiempo de la Iglesia en el mundo hasta la vuelta de Cristo.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

En mi primer Libro, querido Teófilo, me referí a todo lo que hizo y enseñó Jesús, desde el comienzo, hasta el día en que subió al cielo, después de haber dado, por medio del Espíritu Santo, sus últimas instrucciones a los Apóstoles que había elegido. Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se les apareció y les habló del Reino de Dios. En una ocasión, mientras estaba comiendo con ellos, les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: «La promesa, les dijo, que Yo les he anunciado. Porque Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo, dentro de pocos días». Los que estaban reunidos le preguntaron: «Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?» Él les respondió: «No les corresponde a ustedes conocer el tiempo y el momento que el Padre ha establecido con su propia autoridad. Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra». Dicho esto, los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos. Como permanecían con la mirada puesta en el cielo mientras Jesús subía, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir». Palabra de Dios.

SALMO Sal 46, 2-3. 6-9

R. El Señor asciende entre aclamaciones.

O bien: Aleluia.

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Señor con gritos de alegría; porque el Señor, el Altísimo, es temible, es el soberano de toda la tierra. R.

El Señor asciende entre aclamaciones, asciende al sonido de trompetas. Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey. R.

El Señor es el Rey de toda la tierra, cántenle un hermoso himno. El Señor reina sobre las naciones el Señor se sienta en su trono sagrado. R.

SEGUNDA LECTURA  Éf 1, 17-23

Guía: La Ascensión de Jesús compromete a los cristianos a una vocación de servicio, es decir: a vivir y orientar a la comunión eclesial los abundantes y diversos frutos del Espíritu Santo.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso.

Hermanos: Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, les conceda un espíritu de sabiduría y de revelación que les permita conocerlo verdaderamente. Que Él ilumine sus corazones, para que ustedes puedan valorar la esperanza a la que han sido llamados, los tesoros de gloria que encierra su herencia entre los santos, y la extraordinaria grandeza del poder con que Él obra en nosotros, los creyentes, por la eficacia de su fuerza. Éste es el mismo poder que Dios manifestó en Cristo, cuando lo resucitó de entre los muertos y lo hizo sentar a su derecha en el cielo, elevándolo por encima de todo Principado, Potestad, Poder y Dominación, y de cualquier otra dignidad que pueda mencionarse tanto en este mundo como en el futuro. Él puso todas las cosas bajo sus pies y lo constituyó, por encima de todo, Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo y la Plenitud de Aquél que llena completamente todas las cosas. Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 28, 19-20

Aleluia. «Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 28, 16-20

Guía: Al terminar su evangelio, Mateo relata el mandato de Jesús de anunciar el mensaje de salvación a todos. Él los asistirá en todas las situaciones.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Después de la resurrección del Señor, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de Él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: “Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que Yo les he mandado. Y Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Con el ofrecimiento del pan y del vino, “frutos de la tierra y del trabajo de los hombres”, anticipamos, en esperanza, el cielo nuevo y la tierra nueva.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: Cristo recibido en su cuerpo es el pan que alimenta nuestra peregrinación hacia el Padre Dios. 

DESPEDIDA

Guía: Cristo, con la Ascensión al Padre, no abandona al mundo. Su presencia sigue entre nosotros, en la comunidad cristiana, en la eucaristía, en su palabra, en los pobres. Por medio de nosotros continúa su obra salvadora.

Visitación de la Virgen María (F). Blanco.

img-liturgia-mayo-wordpress

Sábado 31

Visitación de la Virgen María (F). Blanco.

Gloria. Prefacio de la Virgen María. Día del Catequista. Día de los Institutos seculares.

LECTURA Sof 3, 14-18 

Lectura de la profecía de Sofonías.

¡Grita de alegría, hija de Sión! ¡Aclama, Israel! ¡Alégrate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén! El Señor ha retirado las sentencias que pesaban sobre ti y ha expulsado a tus enemigos. El Rey de Israel, el Señor, está en medio de ti: ya no temerás ningún mal. Aquel día, se dirá a Jerusalén: ¡No temas, Sión, que no desfallezcan tus manos! ¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! Él exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría, como en los días de fiesta. Yo aparté de ti la desgracia, para que no cargues más con el oprobio. Palabra de Dios. 

Comentario: El pueblo recibe del profeta Sofonías el anuncio de que Dios canceló sus pecados y expulsó a los enemigos que lo acosaban. Este es un verdadero motivo de gozo y de alegría. En el día en que celebramos la Visitación de la Virgen María a su prima Isabel, se reconfirma esta profecía de que Dios viene a perdonar y devolvernos la alegría perdida por nuestra culpa.

O bien: 

LECTURA Rom 12, 9-16

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Amen con sinceridad. Tengan horror al mal y pasión por el bien. Ámense cordialmente con amor fraterno, estimando a los otros como más dignos. Con solicitud incansable y fervor de espíritu, sirvan al Señor. Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración. Consideren como propias las necesidades de los santos y practiquen generosamente la hospitalidad. Bendigan a los que los persiguen, bendigan y no maldigan nunca. Alégrense con los que están alegres, y lloren con los que lloran. Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes. Palabra de Dios.

SALMO Is 12, 2-3. 4-6

R. ¡Es grande en medio de ti el Santo de Israel!

Este es el Dios de mi salvación: yo tengo confianza y no temo, porque el Señor es mi fuerza y mi protección; Él fue mi salvación. Sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación. R.

Ustedes sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación. Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, anuncien entre los pueblos sus proezas, proclamen qué sublime es su Nombre. R.

Canten al Señor, porque ha hecho algo grandioso: ¡que sea, conocido en toda la tierra! ¡Aclama y grita de alegría, habitante de Sión, porque es grande en medio de ti el Santo de Israel! R.

ALELUIA Cfr. Lc 1, 45

Aleluia. Feliz de ti, Virgen María, por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 39-56

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas ésta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”. María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó del trono a los poderosos, y elevó a los humildes, colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”. María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. Palabra del Señor.         

Comentario: Luego de recibir la visita del Ángel, María parte para encontrarse con Isabel. Es el encuentro de dos embarazadas, una del Precursor y la otra del Hijo de Dios.  Ambas comparten su gozo y su alegría sea por su maternidad, aunque también por el cumplimiento de las promesas de Dios y por sentirse parte de esta Historia de Salvación.

De la feria. Blanco.

img-liturgia-mayo-wordpress

VIERNES  30

De la feria. Blanco.

Prefacio de Pascua. Comienza novena al Espíritu Santo.

LECTURA Hech 18, 9-18

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: «No temas. Sigue predicando y no te calles. Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado». Pablo se radicó allí un año y medio, enseñando la Palabra de Dios. Durante el gobierno del procónsul Galión en Acaya, los judíos se confabularon contra Pablo y lo condujeron ante el tribunal, diciendo: «Este hombre induce a la gente a que adore a Dios de una manera contraria a la Ley». Pablo estaba por hablar, cuando Galión dijo a los judíos: «Si se tratara de algún crimen o de algún delito grave, sería razonable que los atendiera. Pero tratándose de discusiones sobre palabras y nombres, y sobre la Ley judía, el asunto les concierne a ustedes;  yo no quiero ser juez en estas cosas». Y los hizo salir del tribunal. Entonces todos se apoderaron de Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y lo golpearon ante el tribunal. Pero a Galión todo esto lo tuvo sin cuidado. Pablo permaneció todavía un cierto tiempo en Corinto. Después se despidió de sus hermanos y se embarcó hacia Siria en compañía de Priscila y de Aquila. En Cencreas, a raíz de un voto que había hecho, se hizo cortar el cabello. Palabra de Dios.

Comentario: En una visión, Pablo experimenta que el Señor lo confirma en la misión, en medio de varias adversidades que pretenden frenarlo. Sabe que el Espíritu lo acompaña, porque su obra misionera responde a la elección y envío de Dios, no a una decisión suya. En este espíritu deja Corinto partiendo a otros pueblos que esperan el mensaje del evangelio.

SALMO Sal 46, 2-3. 4-5. 6-7  

R. ¡El Señor es el Rey de toda la tierra!

O bien: Aleluia.

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Señor con gritos de alegría; porque el Señor, el Altísimo, es temible, es el soberano de toda la tierra. R.

Él puso a los pueblos bajo nuestro yugo, y a las naciones bajo nuestros pies; Él eligió para nosotros una herencia, que es el orgullo de Jacob, su predilecto. R.

El Señor asciende entre aclamaciones, asciende al sonido de trompetas. Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey. R.

ALELUIA Cfr. Lc 24, 46. 26

Aleluia. El Mesías debía sufrir, y resucitar de entre los muertos, para entrar en su gloria. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 20-23

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo. También ustedes ahora están tristes, pero Yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar. Aquel día no me harán más preguntas. Palabra del Señor.

Comentario: La comparación del sufrimiento y del gozo de una mujer, al dar a luz a un hijo, sirve para que Jesús grafique lo que sucede en la vida y en el Reino de Dios. Aceptar la cruz del amor y del servicio implica fatiga pero, solo al final, llegará la alegría y el gozo. Entre los discípulos del Señor no hay lugar para el pesimismo, porque tienen la certeza de él mismo y de que hay un final feliz.

De la feria. Blanco.

img-liturgia-mayo-wordpress

JUEVES  29

De la feria. Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 18, 1-8

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Pablo dejó Atenas y fue a Corinto. Allí encontró a un judío llamado Aquila, originario del Ponto, que acababa de llegar de Italia con su mujer Priscila, a raíz de un edicto de Claudio que obligaba a todos los judíos a salir de Roma. Pablo fue a verlos, y como ejercía el mismo oficio, se alojó en su casa y trabajaba con ellos haciendo tiendas de campaña. Todos los sábados, Pablo discutía en la sinagoga y trataba de persuadir tanto a los judíos como a los paganos. Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por entero a la predicación de la Palabra, dando testimonio a los judíos de que Jesús es el Mesías. Pero como ellos lo contradecían y lo injuriaban, sacudió su manto en señal de protesta, diciendo: «Que la sangre de ustedes caiga sobre sus cabezas. Yo soy inocente de eso; en adelante me dedicaré a los paganos». Entonces, alejándose de allí, fue a la casa de un tal Ticio Justo, uno de los que adoraban a Dios y cuya casa lindaba con la sinagoga. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. También muchos habitantes de Corinto, que habían escuchado a Pablo, abrazaron la fe y se hicieron bautizar. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo llega a Corintio, un puerto marítimo marcado por el comercio y la corrupción. En esta ciudad nos encontramos con Pablo dedicado a la evangelización los fines de semana, mientras se gana el pan con sus manos, durante los demás días. Esta metodología permitirá al Apóstol escribir con propiedad que “el que no quiera trabajar, que no coma” (2Tes 3,10).

SALMO Sal 97, 1-4    

R. ¡El Señor reveló su victoria a las naciones!

O bien: Aleluia.

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.

ALELUIA Cfr. Jn 14, 18

Aleluia. «No los dejaré huérfanos; me voy y volveré a ustedes, y se alegrará su corazón», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 16-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: «Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver». Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: «¿Qué significa esto que nos dice: “Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”? ¿Y qué significa: “Yo me voy al Padre”?» Decían: «¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir». Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: «Ustedes se preguntan entre si qué significan mis palabras: “Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo». Palabra del Señor.

Comentario: Los discípulos se creen con el derecho de saber todo. Jesús, en cambio, les habla en tres tiempos: verán, no me verán, me volverán a ver. Podemos pretender tener todo bajo nuestro control y no es así. Para lo cotidiano, y más para conocer la Voluntad de Dios, se necesita tiempo de discernimiento y maduración de lo que se vive, hasta recibir la confirmación del camino.

Primer Lanzamiento 8ª edición: LA OPCIÓN CREYENTE

IMG_0956Antonio Bentué, en compañía de Mons. Bernardino Piñera y el padre Mariano Puga, llevaron a cabo la tarde de ayer martes 27 de mayo, la tertulia del primer lanzamiento de la octava edición de: LA OPCIÓN CREYENTE. Libro editado en conjunto por Editorial San Pablo Chile, Editorial Verbo Divino y la Universidad Católica del Maule.

El evento se desarrolló en dependencias de la Universidad Católica de Chile, y contó con la presencia de más de 100 personas. El ambiente permitió una reflexión apasionante sobre el contenido mismo del libro, donde los aportes de cada uno de los expositores dieron pie a los aplausos y al diálogo entre los presentes, en especial a la salida durante el café conversatorio.

Se agradece la presencia de todos los asistentes y colaboradores para esta especial ocasión, además de hacer una invitación abierta para el segundo lanzamiento a realizarse el próximo martes 3 de junio a las 19:00 hrs. En la Universidad SEK.

De la feria. Blanco.

img-liturgia-mayo-wordpress

Miércoles 28

De la feria. Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA                     Hech 17, 15. 22–18, 1

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Los que acompañaban a Pablo lo condujeron hasta Atenas, y luego volvieron con la orden de que Silas y Timoteo se reunieran con él lo más pronto posible. Pablo, de pie, en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que ustedes son, desde todo punto de vista, los más religiosos de todos los hombres. En efecto, mientras me paseaba mirando los monumentos sagrados que ustedes tienen, encontré entre otras cosas un altar con esta inscripción: “Al dios desconocido”. Ahora, yo vengo a anunciarles eso que ustedes adoran sin conocer. El Dios que ha hecho el mundo y todo lo que hay en él no habita en templos hechos por manos de hombre, porque es el Señor del cielo y de la tierra. Tampoco puede ser servido por manos humanas como si tuviera necesidad de algo, ya que Él da a todos la vida, el aliento y todas las cosas. Él hizo salir de un solo principio a todo el género humano para que habite sobre toda la tierra, y señaló de antemano a cada pueblo sus épocas y sus fronteras, para que ellos busquen a Dios, aunque sea a tientas, y puedan encontrarlo. Porque en realidad, Él no está lejos de cada uno de nosotros. En efecto, en Él vivimos, nos movemos y existimos, como muy bien lo dijeron algunos poetas de ustedes: “Nosotros somos también de su raza”. Y si nosotros somos de la raza de Dios, no debemos creer que la divinidad es semejante al oro, la plata o la piedra, trabajados por el arte y el genio del hombre. Pero ha llegado el momento en que Dios, pasando por alto el tiempo de la ignorancia, manda a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan. Porque Él ha establecido un día para juzgar al universo con justicia, por medio de un Hombre que Él ha destinado y acreditado delante de todos, haciéndolo resucitar de entre los muertos». Al oír las palabras “resurrección de los muertos”, unos se burlaban y otros decían: «Otro día te oiremos hablar sobre esto». Así fue cómo Pablo se alejó de ellos. Sin embargo, algunos lo siguieron y abrazaron la fe. Entre ellos, estaban Dionisio el Areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos otros. Después de esto, Pablo dejó Atenas y fue a Corinto. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo adecua su mensaje a los atenienses, que tenían muchos templos y escuelas filosóficas, y no sabían de la historia de la fe judía. Al principio todo andaba muy bien, pero luego no comprendieron algunos términos. Toda la Iglesia, como lo está haciendo el papa Francisco, también tiene el desafío de hablarle a la gente con un lenguaje que sea comprensible.

SALMO Sal 148, 1-2. 11-14

R. ¡Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria!

O bien: Aleluia.

Alaben al Señor desde el cielo, alábenlo en las alturas; alábenlo, todos sus ángeles, alábenlo, todos sus ejércitos. R.

Los reyes de la tierra y todas las naciones, los príncipes y los gobernantes de la tierra; los ancianos, los jóvenes y los niños, alaben el Nombre del Señor. R.

Alaben el Nombre del Señor. Porque sólo su Nombre es sublime; su majestad está sobre el cielo y la tierra, y Él exalta la fuerza de su pueblo. R.

¡A Él, la alabanza de todos sus fieles, y de Israel, el pueblo de sus amigos! R.

ALELUIA Jn 14, 16

Aleluia. «Yo rogaré al Padre, y Él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 12-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: “Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes”. Palabra del Señor.

Comentario: Ante la inminencia de su partida, Jesús no teme en hablar de la continuidad. Sabe y promete el Espíritu que dirá aquello que no alcanzó a entregar, recordará lo que enseñó y pondrá la palabra oportuna en la boca de los que hablen en su nombre. Señor, deseamos aprender este camino de humildad cuando nos pidas otra misión o que partamos a tu Reino definitivo.

De la feria. Blanco. San Agustín de Cantórbery, o. (ML). Blanco.

img-liturgia-mayo-wordpress

Martes 27

De la feria. Blanco. ?San Agustín de Cantórbery, o. (ML). Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 16, 22-34

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

En Filipos, la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados les hicieron arrancar la ropa y ordenaron que los azotaran. Después de haberlos golpeado despiadadamente, los encerraron en la prisión, ordenando al carcelero que los vigilara con mucho cuidado. Habiendo recibido esta orden, el carcelero los encerró en una celda interior y les sujetó los pies en el cepo. Cerca de la medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban las alabanzas de Dios, mientras los otros prisioneros los escuchaban. De pronto, la tierra comenzó a temblar tan violentamente que se conmovieron los cimientos de la cárcel y, en un instante, todas las puertas se abrieron y las cadenas de los prisioneros se soltaron. El carcelero se despertó sobresaltado y, al ver abiertas las puertas de la prisión, desenvainó su espada con la intención de matarse, creyendo que los prisioneros se habían escapado. Pero Pablo le gritó: «No te hagas ningún mal, estamos todos aquí». El carcelero pidió unas antorchas, entró precipitadamente en la celda y, temblando, se echó a los pies de Pablo y de Silas. Luego los hizo salir y les preguntó: «Señores, ¿qué debo hacer para alcanzar la salvación?» Ellos le respondieron: «Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y toda tu familia». En seguida le anunciaron la Palabra del Señor, a él y a todos los de su casa. A esa misma hora de la noche, el carcelero los atendió y curó sus llagas. Inmediatamente después, fue bautizado junto con toda su familia. Luego los hizo subir a su casa y preparó la mesa para festejar con los suyos la alegría de haber creído en Dios.

Palabra de Dios.

Comentario: Tal como lo anunciara Jesús, en este caso, la misión de Pablo y Silas se desarrolla en medio de las persecuciones, cárceles, y también de los consuelos de Dios, que en este caso se vale de un movimiento telúrico para manifestar que asiste a los Apóstoles. Dios siempre abre el camino para que sigamos anunciando la fe, a pesar de las situaciones adversas que podamos encontrar. 

SALMO Sal 137, 1-3. 7-8

R. ¡Tu derecha me salva, Señor!

O bien: Aleluia.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, te cantaré en presencia de los ángeles. Me postraré ante tu santo Templo y daré gracias a tu Nombre. R.

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad, porque tu promesa ha superado tu renombre. Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma. R.

Tu derecha me salva. El Señor lo hará todo por mí. Tu amor es eterno, Señor, ¡no abandones la obra de tus manos! R.

ALELUIA Cfr. Jn 16, 7. 13

Aleluia. «Les enviaré el Espíritu de la Verdad; Él les hará conocer toda la verdad», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 5-11

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Ahora me voy al que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta: «¿A dónde vas?» Pero al decirles esto, ustedes se han entristecido. Sin embargo, les digo la verdad: les conviene que Yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Pero si me voy, se lo enviaré. Y cuando Él venga, probará al mundo dónde está el pecado, dónde está la justicia y cuál es el juicio. El pecado está en no haber creído en mí. La justicia, en que Yo me voy al Padre y ustedes ya no me verán. Y el juicio, en que el Príncipe de este mundo ya ha sido condenado.

Palabra del Señor.

Comentario: “Les conviene que yo me vaya”, les dice Jesús a sus discípulos. Jesús debía partir para que luego venga el Espíritu Santo y para que comprendan que será una riqueza y un tesoro para todos. A veces podemos caer en la tentación de creernos imprescindibles, cuando Jesús nos enseña que una vez que hemos cumplido con la misión, el Espíritu vendrá e ungirá a otros en nuestro lugar.

El Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (S).

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Motivación de entrada
La solemnidad del “cuerpo y sangre de Cristo” nos hace revivir la presencia real de Cristo en la eucaristía y nos recuerda la nueva Alianza sellada con la sangre de Cristo. Es signo de fraternidad.

Acto penitencial
Por no habernos acercado con frecuencia a recibir el cuerpo de Cristo. Por no haberlo hecho siempre con un corazón reconciliado y limpio. Por no haber sacado de ahí la fuerza para amar a los hermanos.

Lecturas bíblicas
Primera lectura: Deuteronomio 8, 2-3. 14-16.
Moisés recuerda al Pueblo cómo Dios lo protegió en el desierto y lo alimentó con el maná, que anticipaba misteriosamente el pan de la eucaristía.
Segunda lectura: 1 Corintios 10, 16-17.
Pablo recuerda con apasionamiento que, como el pan es uno, así nosotros que nos alimentamos del único pan que es Cristo debemos conservar la unidad.
Evangelio: Juan 6, 51-58.
El discurso de Jesús, a partir del milagro de los panes, quiere ser un acercamiento a la eucaristía, en la cual se nos da Cristo: en su cuerpo y en su sangre, como prenda de vida eterna.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas
Con los dones del pan y del vino, presentamos nuestra vida, la de nuestros hermanos, sus esperanzas y sacrificios, para que el Señor los transforme con su amor compasivo.

Comunión
Dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mi y yo en él”. No rompamos esa promesa con nuestros pecados.

Despedida
Nos hemos alimentado del mismo pan, hemos bebido del mismo cáliz, hemos oído la misma palabra, junto al mismo altar; vayamos ahora a anunciar con la vida que somos hermanos, que Dios nos ama y ama a todos.

La Santísima Trinidad (S)

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Solemnidad de la Santísima Trinidad

Motivación de entrada
La liturgia de hoy nos invita al silencio, a la reflexión y a la adoración, ante el mayor misterio de nuestra fe: Dios es uno en su naturaleza, y trino en las personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es familia, crea al hombre, lo ama, lo recoge en su gloria definitiva.
Acto penitencial
Por no haber cultivado nuestra fe con el estudio y la oración. Por no abrirnos al amor del Padre Dios. Por no valorar debidamente la comunidad, signo de la Trinidad.

Lecturas Bíblicas
Primera lectura: Éxodo 34, 4-6.8-9.
Moisés sube a encontrarse con Dios, a sellar y reanudar la alianza. Dios le revela sus atributos divinos, en particular su misericordia. “Perdona a Israel y hazlo tu heredad”, es la súplica confiada de Moisés.
Segunda lectura: 2 Corintios 13, 11-13.
Pablo exhorta a los cristianos a vivir en alegría, comunicando en la gracia de Jesús, en el amor de Dios Padre y en el Espíritu Santo.
Evangelio: Juan 3, 16-18.
El mensaje de hoy, tornado del encuentro de Jesús con Nicodemo, es una invitación a abrirnos al amor inefable de Dios que entrega a su Hijo para salvar a los hombres.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas
Ofrecemos en el altar estos dones, que recibimos de su providencia de Padre y que el Espíritu Santo transformará en el cuerpo y en la sangre de Jesús.

Comunión
La comunión con el cuerpo y la sangre de Cristo en el Espíritu Santo, es anticipo y promesa de vida eterna.

Despedida
Dios es comunidad, Dios es familia. La Iglesia es la familia de Dios: la comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A nosotros, cristianos, nos corresponde el deber de testimoniarlo con la fe y el amor.

Pentecostés (S)

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo de Pentecostés (S)

Motivación de entrada
Ninguna fiesta como Pentecostés nos recuerda que “nosotros somos Iglesia”, somos la Iglesia. La liturgia nos ofrece una oportunidad única para revivir nuestra vocación misionera.

Acto penitencial
Por las veces que hemos desoído la voz del Espíritu. Por haber olvidado el compromiso misionero de nuestra confirmación. Por haber rechazado el amor renovador del Espíritu Santo.

Lecturas Bíblicas

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 2, 1-11.
El relato de la venida del Espíritu Santo sobre los discípulos, reunidos con María, en el Cenáculo, manifiesta el poder de Dios y la universalidad de la salvación.
Segunda lectura: 1 Corintios 12, 3-7.12-13.
El Espíritu Santo es espíritu creador y lo manifiesta con la abundante diversidad de dones con los cuales enriquece a la Iglesia.
Evangelio: Juan 20, 19-23.
A los discípulos encerrados por el miedo, Jesús se les aparece y les da un mensaje de paz y la fuerza del Espíritu Santo, para ir a predicar y perdonar los pecados.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas
El Espíritu Santo es el que santifica los dones del pan y del vino; al ofrecerlos hoy, pedimos que ese mismo Espíritu reúna a todos los pueblos en derredor del único
altar.
Comunión
En el momento de la comunión hoy suplicamos: Espíritu divino, “borra nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas”.
Despedida
Con Pentecostés comienza el “tiempo de la Iglesia”. Enviada a evangelizar a todo el mundo, el Espíritu de Jesús la guía y acompaña, hasta el fin. La Iglesia somos nosotros. ¡No lo olvidemos!

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×