Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/07/2014

INVITACIÓN A LA EUCARISTÍA POR LOS CIEN AÑOS DE SAN PABLO

Invitación Eucaristía

¿Quiénes somos?

SAN PABLO pertenece a la SOCIEDAD DE SAN PABLO, congregación religiosa fundada, en Alba (Italia) 1914, por el beato Santiago Alberione con el propósito de evangelizar a través de los medios de comunicación. Está presente en 32 países con un grupo editorial diversificado.
La tarea fundamental de SAN PABLO es llevar la Buena Nueva a una sociedad que vive en constante cambio y un singular momento de la historia, en que los valores son cuestionados y reemplazados por caminos que conducen a la sociedad al materialismo e individualismo.
SAN PABLO tiene como opción preferencial: “Humanizar la sociedad, defendiendo y promoviendo la dignidad del hombre y la mujer en todas sus dimensiones”.

Para conocer más de la Espiritualidad Paulina:

http://www.sanpablo.com.ar/institucional/espiritualidad.php

Librerías en Chile

¿Dónde estamos…?
Aquí, todas nuestras librerías: http://sanpablochile.cl/librerias.php

Conoce a “Francisco, Papa”: Señal de grandes cambios

unnamed

El sacerdote jesuita, Jorge Costadoat, nos invita a vislumbrar en la llegada del argentino Bergoglio, una señal de grandes cambios para la Iglesia. Un texto que parte del análisis de ciertos acontecimientos que han marcado el pontificado de quien adoptara por nombre Francisco. Un Papa en la lucha por seguir las huellas del pobre de Asís y guiar a la Iglesia durante el nuevo siglo.

Los temas expuestos aquí a manera de bitácora, permiten al lector adentrarse en los detalles que cada hito trae a colación, lecciones y mensajes que quedan en la memoria de Costadoat y que nos motiva a analizar con profundidad. Asimismo, el autor da relevancia al momento histórico y sus personajes, entre ellos, la polémica intervención del padre Felipe Berríos en TVN, además de retomar temas como la “pendiente” canonización de Monseñor Romero, y profundizar en discusiones contingentes respecto de la crisis de la Curia y los llamados “temas valoricos”.

“Francisco, Papa”, es sin duda un libro que permite abrir puertas hacia una comprensión de nuestro tiempo, madura y capaz de establecer con altura de miras, las claves para observar el actual pontificado del Papa Jesuita.  Es así, como el teólogo Jorge Costadoat se atreve a presentar a Bergoglio en su contexto, aterrizando los hechos y  proyectando los nuevos desafíos que se avecinan.

 “El Papa transmite una convicción: el evangelio experimentado personalmente es causa de un gozo que debiera  impulsar su anuncio… en una palabra: entusiasmo”. 

Santa Marta (MO). Blanco.

img-liturgia-julio

Martes 29

Santa Marta (MO). Blanco.

 Reseña

Marta es hermana de María y de Lázaro, tres de los grandes amigos de Jesús. San Lucas (10, 41ss) nos hace conocer a Marta como la mujer activa, elocuente y pronta al servicio, un tanto cerrada en sí misma e irritada. Jesús que amaba a los tres hermanos, por ese mismo amor, reprocha a Marta y la invita a conocer la mejor parte de María, quien sentada a sus pies, estaba en actitud de discípula escuchándolo con atención. Le pedimos a Marta que nos enseñe a calmarnos y a profundizar en las razones de nuestro amor y servicio a los demás.

Lectura 1Jn 4, 7-16

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos míos, amémonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios, y el que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. Así Dios nos manifestó su amor: envió a su Hijo único al mundo, para que tuviéramos Vida por medio de Él. Y este amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó primero, y envió a su Hijo como víctima propiciatoria por nuestros pecados. Queridos míos, si Dios nos amó tanto, también nosotros debemos amamos los unos a los otros. Nadie ha visto nunca a Dios: si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros. La señal de que permanecemos en Él y Él permanece en nosotros, es que nos ha comunicado su Espíritu. Y nosotros hemos visto y atestiguamos que el Padre envió al Hijo como Salvador del mundo. El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, permanece en Dios, y Dios permanece en él. Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en Él. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él. Palabra de Dios.

Comentario: Este trozo de la carta de Juan es bien conocido, y la liturgia la incorpora en la memoria de santa Marta, aquella mujer que se preocupó por servir a Jesús, en los quehaceres domésticos. Marta nos motiva a realizar las tareas cotidianas por amor a Dios y a los semejantes. 

Salmo Sal 33, 2-11

R. ¡Bendeciré al Señor en todo tiempo!

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios.

Mi alma se gloría en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren. R.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos.

Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia Él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

El Ángel del Señor acampa en tomo de sus fieles, y los libra. ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en Él se refugian! R.

Teman al Señor, todos sus santos, porque nada faltará a los que lo temen. Los ricos se empobrecen y sufren hambre, pero los que buscan al Señor no carecen de nada. R.

ALELUIA Jn 8, 12

Aleluia. «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue tendrá la luz de la vida», dice el Señor. Aleluia.

Evangelio Jn 11, 19-27

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Muchos judíos habían ido a consolar a Marta y a María, por la muerte de su hermano Lázaro. Al enterarse de que Jesús llegaba, Marta salió a su encuentro, mientras María permanecía en la casa. Marta dijo a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero yo sé que aun ahora. Dios te concederá todo lo que le pidas». Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará». Marta le respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día». Jesús le dijo: «Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?» Ella le respondió: «Sí, Señor, creo que Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo». Palabra del Señor.

Comentario: La profesión de fe de Marta es idéntica a la de Simón Pedro (Mt 16,16): “Sí, Señor, creo que Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que debía venir al mundo”. Aunque apesadumbrada por la muerte de su hermano, no dejaba de creer en Jesús y en la Resurrección que prometía.

O bien: Lc 10, 38-42

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude». Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, una sola cosa es necesaria. María eligió la mejor parte, que no le será quitada». Palabra del Señor.    

Domingo 22º durante el año. Verde.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo vigésimo segundo
durante el año

Motivación de entrada

La liturgia eucarística dominical debe ser para nosotros, cristianos, un momento fuerte en el cual juntos alabamos al Señor, juntos escuchamos su palabra, juntos ofrecemos el sacrificio redentor, juntos participamos en el banquete del amor fraterno.

Acto penitencial

Pedimos perdón por nuestra poca solidaridad; por haber desconocido la presencia de Cristo en los hermanos; por haber sido cristianos “domingueros” y no de todos los días.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Jeremías 20, 7-9.

Nadie, tal vez, como Jeremías ha sentido el peso de la vocación profética y lo difícil que es anunciar la palabra salvadora. Pero ella lo devora como un fuego abrasador.

Segunda lectura: Romanos 12, 1-2.

Pablo exhorta a los cristianos a ofrecer sus cuerpos en sacrificio agradable a Dios. Es una fuerte llamada a la fidelidad cotidiana, a la voluntad de Dios.

Evangelio: Mateo 16, 21-27.

A Pedro, que no entiende por qué Jesús debe ir a Jerusalén a padecer y morir, éste lo reprende duramente y le aclara que tomar la cruz es el único camino para ser verdadero discípulo.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los humildes dones del pan y del vino se hacen eucaristía por la fuerza del Espíritu, motivo para dejarnos transformar por el Señor en pan y vino de fraternidad.

Comunión

La comunión con Cristo debe reflejarse en una vida de servicio a los hermanos, hecho con amor. Preguntémonos cómo lo haría Cristo ahora y aquí.

Despedida

Todo en la liturgia de hoy ha sido un llamado al amor del Señor. Mostremos a la gente que en nosotros no es algo ocasional, dominical, sino un compromiso permanente.

Domingo 21º durante el año. Verde.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo vigésimo primero
durante el año

Motivación de entrada

Somos parte de la comunidad de los creyentes en Jesús, único maestro y único salvador. En comunión con toda la Iglesia, con fe y amor, caminamos tras sus pasos.

Acto penitencial

Nos cuestionamos ante el Señor por nuestras omisiones, porque no hemos hecho el bien urgente y a nuestro alcance.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Isaías 22, 19-23.

En base a un relato histórico, el profeta describe las características propias de un funcionario público, que se debe al bien del pueblo.

Segunda lectura: Romanos 11, 33-36.

Pablo, en un arrebato de alabanza a la sabiduría de Dios, nos recuerda que “todo es de él, por él y para él”.

Evangelio: Mateo 16, 13-20.

Un texto denso y rico en enseñanzas: Jesús plantea a sus discípulos y a nosotros: “¿Quién soy yo para ustedes?”. Elige a Pedro como fundamento de su Iglesia y le confiere el poder de las llaves.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

La ofrenda del pan y del vino nos obtenga los dones de la unidad y de la paz.

Comunión

La comunión con Jesús debe manifestarse ante todo en el cumplimiento fiel de la voluntad de Dios.

Despedida

Vayamos a anunciar, en medio de un mundo cambiante, conflictivo y sin misericordia, el poder salvador de Cristo.

 

 

Domingo 20º durante el año. Verde.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo vigésimo durante el año

Motivación de entrada

Nos reunimos una vez más en la casa de Dios para compartir la oración, la palabra de Dios y el sacramento. Hacemos memoria de Jesús, nuestro único salvador.

Acto penitencial

Por habernos apegado tanto a los bienes terrenos hasta olvidar los eternos. Por haber olvidado el amor de Dios y de los hermanos. Por no haber compartido los dones recibidos en nuestra vida.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Isaías 56, 1.6-7.

El profeta recuerda que Dios llama a todos los pueblos a la salvación  y no sólo a los judíos. Su templo se llamará: “Casa de oración para todos los pueblos”.

Segunda lectura: Romanos 11, 13-15.29-32.

Pablo afirma que los dones de Dios son irrevocables: Él es fiel a sus promesas, a su misericordia y espera el retorno de Israel.

Evangelio: Mateo 15, 21-28.

Mateo relata la súplica y la fe de la mujer cananea. El mismo Jesús proclama: ¡Mujer, qué grande es tu fe!, y le otorga el milagro.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, llevados al altar para ser consagrados, devolvemos al Señor sus dones y le pedimos que se nos dé él mismo.

Comunión

Unidos a Cristo en la intimidad de su amor, oremos confiados: “Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa” (Sal 129, 7).

Despedida

Hemos participado en la fiesta dominical, sea nuestro empeño continuarla en nuestra vida y contagiar a otros con la presencia salvadora de Jesús.

Domingo 19º durante el año. Verde.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo décimo noveno
durante el año

Motivación de entrada

La misa dominical es un alto en nuestra actividad diaria para reunirnos en asamblea con los hermanos de nuestra comunidad. Oremos juntos, cantemos juntos, y juntos alimentémonos de la palabra que da la vida.

Acto penitencial

Pedimos perdón por no haber vivido bien nuestras relaciones con Dios y con nuestros hermanos: casa, trabajo, colegio, diversiones, parroquia.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: 1 Reyes 19, 9.11-13.

Dios se manifiesta en la intimidad, en el silencio, no en el ruido. Así lo experimenta el profeta Elías en el monte Horeb y vuelve reconfortado a su misión.

Segunda lectura: Romanos 9, 1-5.

Pablo ama al pueblo de Israel, que es el heredero de las promesas, y siente que no haya aceptado a Cristo. Está dispuesto a cualquier sacrificio con tal que Israel se salve.

Evangelio: Mateo 14, 22-33.

Mateo nos relata la tempestad en el lago. En el momento de la prueba la fe de los discípulos vacila, como la de Pedro. Jesús calma las olas enfurecidas, a la vez que reprende la poca fe de sus discípulos.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que presentamos –el pan y el vino– frutos de nuestro trabajo, el Señor los transformará en sacramento de salvación.

Comunión

Cristo es luz y verdad: unidos a él podemos superar las tinieblas y los errores que obstaculizan nuestro camino hacia Dios.

Despedida

La luz recibida de la palabra de Dios y la fuerza que se nos ha dado en el sacramento, son un buen viático para vivir cristianamente la semana que comienza.

 

Domingo 18º durante el año. Verde.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

 

Domingo décimo octavo
durante el año

Motivación de entrada

Nada mejor para prepararnos a la eucaristía de hoy que el Salmo 69: “Oh Dios, ven a salvarnos, Señor date prisa en socorrernos; tú eres nuestro auxilio, no tardes”.

Acto penitencial

Pedimos perdón al Señor por haber desoído su palabra. Por no vivir con entusiasmo nuestro bautismo. Por nuestro testimonio tibio, superficial, mediocre.

Lecturas Bíblicas

Primera lectura: Isaías 55, 1-3.

Dios prepara un banquete para su pueblo e invita a todos a comer de su palabra y a estrechar con él una alianza eterna.

Segunda lectura: Romanos 8, 35.37-39.

Pablo afirma que nada ni nadie podrá separarlo del amor de Cristo: ni en la vida ni en la muerte. Claro ejemplo para los cristianos de todos los tiempos.

Evangelio: Mateo 14, 13-21.

Jesús siente compasión por la gente que le sigue, ávida de su palabra. La multiplicación de los panes encierra múltiples lecciones: alusión a la eucaristía e invitación a compartir con las personas.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan y el vino que presentamos al altar sean símbolos de nuestra hambre y sed de Dios.

Comunión

Reflexionemos con la palabra de Dios: Nos diste, Señor, un pan del cielo, un pan que contiene todo deleite y satisface todo deseo.

Despedida

El Señor nos ha hablado, nos ha alimentado con su eucaristía; así fortalecidos, anunciemos a todos el amor salvador de Cristo.

 

 

Domingo 17º durante el año. Verde.

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Domingo décimo séptimo
durante el año

Motivación de entrada

La eucaristía de hoy nos ofrece una buena oportunidad para reflexionar sobre el Reino de Dios; también para comprometernos en su realización y orar por la Iglesia, que no es el Reino, pero “en la tierra constituye el germen y el inicio de ese Reino” (LG 5).

Acto penitencial

Por haber repetido muchas veces: ¡Venga tu Reino a nosotros!, y no haber trabajado por hacer el mundo y nuestra realidad cotidiana algo más humano, acorde al Reino de Dios.

Lecturas Bíblicas

Primera lectura: 1 Reyes 3, 5-6.7-12.

Al comienzo de su Reino, Salomón, pide al Señor poder gobernar con fidelidad, justicia y rectitud de corazón. Dios lo escucha.

Segunda lectura: Romanos 8, 28-30.

Pablo nos reconforta, al recordarnos la meta altísima del proyecto que el Padre Dios tiene sobre nosotros: Dios nos ha destinado a ser como su Hijo. Esto compromete nuestra respuesta.

Evangelio: Mateo 13, 44-52 (o bien: 13, 44-46).

Con tres parábolas, Jesús revela el Reino. Como tesoro escondido, y como perla preciosa, por los cuales vale la pena dejarlo todo y comprarlos. La imagen de la pesca recalca que la separación entre buenos y malos será al final.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que llevarnos hoy al altar quieren significar los bienes del Reino, por el cual estamos dispuestos a sacrificarlo todo.

Comunión

San Pablo nos acompaña en nuestra comunión con Cristo que nos amó y se entregó por nosotros (Gálatas 2, 20). Si amor con amor se paga, no nos queda otro camino que la entrega generosa y total.

Despedida

Anunciarnos a todos que el Reino es un don de Dios, pero también tarea nuestra, nunca acabada. El Reino es Jesús que viene a nuestra vida y a la del mundo. ¡Abrámosle las puertas!

 

De la feria. Verde.

img-liturgia-julio

Lunes 28

De la feria. Verde.

Semana 17º durante el año – Semana I del Salterio.

Lectura Jer 13, 1-11

Lectura del libro de Jeremías.

Así me habló el Señor: «Ve a comprarte una faja de lino; te la ajustarás a la cintura, pero no la meterás en el agua». Yo compré la faja, conforme a la palabra del Señor, y me la ajusté a la cintu­ra. La palabra del Señor me llegó por segunda vez, en estos tér­minos: «Toma la faja que habías comprado y que llevas puesta a la cintura. Ve en seguida a Perat y escóndela allí en la hendidura de una roca». Yo fui a esconderla en Perat, como el Señor me lo había ordenado. Al cabo de muchos días, el Señor me dijo: «Ve enseguida a Perat y recoge la faja que Yo te mandé esconder allí». Yo fui a Perat, cavé y recogí la faja del lugar donde la había escondido: la faja estaba estropeada, no servía para nada. Entonces la palabra del Señor me llegó en estos términos: «Así habla el Señor: De esa misma manera destruiré el orgullo de Judá y el gran orgullo de Jerusalén. Este pueblo malvado, que se niega a escuchar mis palabras, que sigue los impulsos de su cora­zón obstinado, que va detrás de otros dioses para servirlos y pos­trarse delante de ellos, será como esta faja que ya no sirve para nada. Porque así como la faja se adhiere a la cintura del hombre, así Yo me había adherido a toda la casa de Israel y a toda la casa de Judá -oráculo del Señor- para que ellos fueran mi pueblo, mi renombre, mi honor y mi gloria. ¡Pero no han escuchado!» Palabra de Dios.

Comentario: Dios sigue pidiendo a Jeremías que acompañe con gestos sus palabras, reforzando su mensaje. En este caso, le pide que se compre un cinto y cuide que no se pudra; y a pesar de su esmero, cuando lo encuentre  podrido reprenda a su pueblo por sus prostituciones sagradas e idolatrías.

 

Salmo [Sal] Deut 32, 18-21

R. ¡Despreciaste al Dios que te engendró!

Despreciaste a la Roca que te engendró, olvidaste al Dios que te hizo nacer. Al ver esto, el Señor se indignó y desechó a sus hijos y a sus hijas. R.

Entonces dijo: Les ocultaré mi rostro, para ver en qué terminan. Porque son una generación perversa, hijos faltos de lealtad. R.

Provocaron mis celos con algo que no es Dios, me irritaron con sus ídolos vanos; Yo provocaré sus celos con algo que no es un pueblo, los irritaré con una nación insensata. R.

ALELUIA Sant 1, 18

Aleluia. El Padre ha querido engendrarnos por su Palabra de verdad, para que seamos como las primicias de su creación. Aleluia.

Evangelio Mt 13, 31-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús propuso a la gente esta parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, ésta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas». Después les dijo esta otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa». Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin ellas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: “Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo”. Palabra del Señor.

Comentario: El Reino de Dios crece lentamente. Dios lo siembra en todos, y cuando encuentra disponibilidad y colaboración, crece desde sus raíces como son la humildad, la fe y el servicio, estas van tomando luego formas visibles como son la alegría, el compromiso y el amor. El Reino se desarrolla con su gracia y nuestro esfuerzo. 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×