Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 22/08/2014

De la feria. Verde. Santa María en Sábado. Blanco.

img-liturgia-agosto

Sábado 23

De la feria. Verde.

Santa María en Sábado. Blanco.

Lectura Ez 40, 1. 3; 43, 1-7

Lectura de la profecía de Ezequiel.

La mano del Señor descendió sobre mí, y me llevó a Jerusalén. Y vi a un hombre que por su aspecto parecía de bronce. Él me llevó hacia la puerta del Templo que miraba al oriente, y yo vi que la gloria del Dios de Israel venía desde el oriente, con un ruido semejante al de las aguas caudalosas, y la tierra se iluminó con su Gloria. Esta visión era como la que yo había visto cuando el Señor vino a destruir la ciudad, y como la que había visto junto al río Quebar. Entonces caí con el rostro en tierra. La gloria del Señor entró en la Casa por la puerta que daba al oriente. El espíritu me levantó y me introdujo en el atrio interior, y yo vi que la gloria del Señor llenaba la Casa. Y oí que alguien me hablaba desde la Casa, mientras el hombre permanecía de pie junto a mí. La voz me dijo: “Hijo de hombre, éste es el lugar de mi trono, el lugar donde se asienta la planta de mis pies. Aquí habitaré para siempre en medio de los israelitas”. Palabra de Dios.                   

Comentario: Ezequiel recibe la visión de cómo comenzará la restauración nacional cuando el pueblo regrese luego de 25 años de destierro en Babilonia. Para el profeta, hijo de un sacerdote, todo deberá comenzar en el Templo y por el culto. Israel deberá reconocer que Dios debe ser el centro y motor de su vida.  

Salmo Sal 84, 9. 10-14

R. ¡La gloria del Señor habitará en nuestra tierra!

Voy a proclamar lo que dice el Señor: el Señor promete la paz para su pueblo y sus amigos. Su salvación está muy cerca de sus fieles, y la Gloria habitará en nuestra tierra. R.

El Amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán; la Verdad brotará de la tierra y la Justicia mirará desde el cielo. R.

El mismo Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra producirá sus frutos. La Justicia irá delante de él, y la Paz, sobre la huella de sus pasos. R.

Aleluia Mt 23, 9. 10

Aleluia. No tienen sino un padre: el Padre celestial; sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. Aleluia.

Evangelio Mt 23, 1-12

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos: Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan, pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen. Atan pesadas cargas, difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los demás, mientras que ellos no quieren moverlas ni siquiera con el dedo. Todo lo hacen para que los vean: agrandan las filacterias y alargan los flecos de sus mantos; les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludados en las plazas y oírse llamar “mi maestro” por la gente. En cuanto a ustedes, no se hagan llamar “maestro”, porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie en el mundo llamen “padre”, porque no tienen sino uno, el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco “doctores”, porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. El mayor entre ustedes será el que los sirve, porque el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado. Palabra del Señor.     

Comentario: Jesús desenmascara el pecado de “superficialidad” en el que caen y pueden caer hoy los dirigentes religiosos: hablar bien pero sin cambiar ellos, buscar títulos que sólo tapen sus fragilidades y pecados, etc. Señor, no permitas que sea como aquel padre Gatica que predica y no practica.

Santa María, Reina (MO). Blanco.

img-liturgia-agosto

Viernes 22

Santa María, Reina (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Is 9, 1-6; Sal 112, 1-8; Lc 1, 26-38.

Reseña

La celebración de Santa María Reina fue instituida por Pío XII, en el año 1955, y se celebra dentro de la octava de la solemnidad de la Asunción. La Iglesia en la constitución dogmática “Lumen gentium” (Concilio Vaticano II) declaró que “María fue asunta a la gloria celestial y fue ensalzada por el Señor como Reina Universal”. Como Cristo Rey, María no es la reina al estilo humano, sino la sierva que sirve a Dios y a su pueblo. En una conocida oración la invocamos: “Dios te salve Reina y madre de misericordia…”.

Lectura Ez 37, 1-14

Lectura de la profecía de Ezequiel.

La mano del Señor se posó sobre mí, y el Señor me sacó afuera por medio de su espíritu y me puso en el valle, que estaba lleno de huesos. Luego me hizo pasar a través de ellos en todas las direcciones, y vi que los huesos tendidos en el valle eran muy numerosos y estaban resecos. El Señor me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Yo respondí: «Tú lo sabes, Señor». Él me dijo: «Profetiza sobre estos huesos, diciéndoles: “Huesos secos, escuchen la palabra del Señor. Así habla el Señor a estos huesos: Yo voy a hacer que un espíritu penetre en ustedes, y vivirán. Pondré nervios en ustedes, haré crecer carne sobre ustedes, los recubriré de piel, les infundiré un espíritu, y vivirán. Así sabrán que Yo soy el Señor”». Yo profeticé como se me había ordenado, y mientras profetizaba, se produjo un temblor, y los huesos se juntaron unos con otros. Al mirar, vi que los huesos se cubrían de nervios, que brotaba la carne y se recubrían de piel, pero no había espíritu en ellos. Entonces el Señor me dijo: «Convoca proféticamente al espíritu, profetiza, hijo de hombre, tú dirás al espíritu: “Así habla el Señor: Ven, espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que revivan”». Yo profeticé como Él me lo había ordenado, y el espíritu penetró en ellos. Así revivieron y se incorporaron sobre sus pies. Era un ejército inmenso. Luego el Señor me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos dicen: “Se han secado nuestros huesos y se ha desvanecido nuestra esperanza. ¡Estamos perdidos!” Por eso, profetiza diciéndoles: “Así habla el Señor: Yo voy a abrir las tumbas de ustedes, los haré salir de ellas, y los haré volver, Pueblo mío, a la tierra de Israel. Y cuando abra sus tumbas y los haga salir de ellas, ustedes, mi Pueblo, sabrán que Yo soy el Señor. Yo pondré mi espíritu en ustedes, y vivirán; los estableceré de nuevo en su propio suelo, y así sabrán que Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré”». Palabra de Dios.                   

Comentario: Esta visión de Ezequiel se sitúa en tiempos del exilio. Por los huesos resecos y el espíritu está anunciando tiempos nuevos en los cuales Dios intervendrá dando vida a aquello que el pecado ha deteriorado. Señor, envía tu Espíritu a nuestra vida y comunidades.    

Salmo Sal 106, 2-9

R. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno!

Que lo digan los redimidos por el Señor, los que Él rescató del poder del enemigo y congregó de todas las regiones: del norte y del sur, del oriente y el occidente. R.

Los que iban errantes por el desierto solitario, sin hallar el camino hacia un lugar habitable. Estaban hambrientos, tenían sed y ya les faltaba el aliento. R.

Pero en la angustia invocaron al Señor, y Él los libró de sus tribulaciones: los llevó por el camino recto, y así llegaron a un lugar habitable. R.

Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas en favor de los hombres, porque Él sació a los que sufrían sed y colmó de bienes a los hambrientos. R.

ALELUIA Sal 24, 4. 5

Aleluia. Señor, enséñame tus senderos, guíame por el camino de tu fidelidad. Aleluia.

Evangelio Mt 22, 34-40

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?» Jesús le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Éste es el más grande y el primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas». Palabra del Señor.     

Comentario: La pregunta mal intencionada del magistrado nos permite saber, de boca del Hijo de Dios, qué es lo importante: amar a Dios y a los semejantes. Nos puede pasar que nos preocupemos por cumplir muchas minuciosidades y nos alejemos de aquello que es verdaderamente importante, como cumplir los mandamientos.

San Pío, pa. (MO). Blanco.

img-liturgia-agosto

Jueves 21

San Pío X, pa. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 1Tes 2, 2-8; Sal 88, 2-5. 21-22. 25. 27; Jn 21, 1. 15-17.

Reseña

José Melchor (nombre de pila) nace en Riese (Italia) en el año 1835. De familia muy pobre, desde niño sintió la vocación sacerdotal; su párroco lo ayudó a ingresar al seminario. Ordenado sacerdote en el año 1859, se desempeñará como vice párroco, párroco, director espiritual del seminario, obispo, patriarca de Venecia y cardenal. Es elegido papa en el año 1903, asumiendo con el nombre de Pío X y el lema: “Restaurar todo en Cristo a fin de que Cristo sea todo y esté en todo”. Propició la comunión diaria y escribió el Catecismo que lleva su nombre. Fallece el 20 de agosto del año 1914, y proclamado santo 40 años después.

Lectura Ez 36, 23-28

Lectura de la profecía de Ezequiel.

Así habla el Señor: Yo santificaré mi gran Nombre, profanado entre las naciones, profanado por ustedes. Y las naciones sabrán que Yo soy el Señor –oráculo del Señor– cuando manifieste mi santidad a la vista de ellas, por medio de ustedes. Yo los tomaré de entre las naciones, los reuniré de entre todos los países y los llevaré a su propio suelo. Los rociaré con agua pura, y ustedes quedarán purificados. Los purificaré de todas sus impurezas y de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo y pondré en ustedes un espíritu nuevo: les arrancaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne. Infundiré mi espíritu en ustedes y haré que sigan mis preceptos, y que observen y practiquen mis leyes. Ustedes habitarán en la tierra que Yo he dado a sus padres. Ustedes serán mi Pueblo y Yo seré su Dios. Palabra de Dios.       

Comentario: Ezequiel manifiesta que, más allá de los pecados de todos y de las amenazas, la voluntad de Dios está en cambiarles el corazón y entregarles su espíritu. Además, Dios, por su intermedio, espera realizar una alianza con su pueblo. ¿Estamos dispuestos a dejarnos cambiar por Dios?

Salmo Sal 50, 12-15. 18-19

R. Los rociaré con agua pura, y quedarán purificados.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga: yo enseñaré tu camino a los impíos y los pecadores volverán a ti. R.

Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito, Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. R.

ALELUIA Cfr. Sal 94, 7. 8

Aleluia. Si escuchan la voz del Señor, no endurezcan el corazón. Aleluia.

Evangelio Mt 22, 1-14

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús se dirigió a los sumos sacerdotes y fariseos, diciendo esta parábola: El Reino de los Cielos se parece a un rey que celebraba las bodas de su hijo. Envió entonces a sus servidores para avisar a los invitados, pero éstos se negaron a ir. De nuevo envió a otros servidores con el encargo de decir a los invitados: «Mi banquete está preparado; ya han sido matados mis terneros y mis mejores animales, y todo está a punto: Vengan a las bodas». Pero ellos no tuvieron en cuenta la invitación, y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio; y los demás se apoderaron de los servidores, los maltrataron y los mataron. Al enterarse, el rey se indignó y envió a sus tropas para que acabaran con aquellos homicidas e incendiaran su ciudad. Luego dijo a sus servidores: «El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él. Salgan a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren». Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados. Cuando el rey entró para ver a los comensales, encontró a un hombre que no tenía el traje de fiesta. «Amigo, le dijo, ¿cómo has entrado aquí sin el traje de fiesta?» El otro permaneció en silencio. Entonces el rey dijo a los guardias: «Átenlo de pies y manos, y arrójenlo afuera, a las tinieblas. Allí habrá llanto y rechinar de dientes». Porque muchos son llamados, pero pocos son elegidos. Palabra del Señor.     

Comentario: Jesús compara el Reino de Dios a una fiesta, una invitación a la alegría. Como habla a los que estaban cerrados en sus tradiciones y normas, los invitados presentan sus excusas. ¿Hemos comprendido y aceptado esta cita o tenemos otros empeños? ¿Estamos abiertos a su invitación?

Artículo Revista MENSAJE: 100 AÑOS DE SAN PABLO

A continuación, les presentamos el artículo escrito por el Hno. Fredy Peña con motivo de los 100 años de SAN PABLO, en la edición de agosto de Revista MENSAJE.

Siga el enlace, clickeando en “paulinas”.

paulinasunnamed (2)

San Bernardo, abad y d. (MO). Blanco.

img-liturgia-agosto

Miércoles 20

San Bernardo, abad y d. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Ecli 15, 1-6; Sal 118, 9-14; Jn 17, 1. 20-26.

Reseña

Nació el año 1090 en Fontaines-Lés-dijon, Francia. Hijo de un conde, a los 21 años abandona a sus padres, bienes y señorío pidiendo ser admitido en el Monasterio del Cister. No va solo, ingresa con treinta amigos que optaron como él por la vida monástica; cada vez que salía del monasterio, regresaba con más jóvenes. Fue abad de la Orden Cisterciense y considerado su segundo fundador e iniciador de nuevas comunidades. En el año 1174 fue proclamado santo y en el año 1830 Doctor de la Iglesia. Es patrono de los Cistercienses. Se lo invoca para expulsar el mal y cuando hay mal tiempo.

Lectura Ez 34, 1-11

Lectura de la profecía de Ezequiel.

La palabra del Señor me llegó en estos términos: «¡Profetiza, hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel! Tú dirás a esos pastores: Así habla el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben apacentar el rebaño? Pero ustedes se alimentan con la leche, se visten con la lana, sacrifican a las ovejas más gordas, y no apacientan el rebaño. No han fortalecido a la oveja débil, no han curado a la enferma, no han vendado a la herida, no han hecho volver a la descarriada, ni han buscado a la que estaba perdida. Al contrario, las han dominado con rigor y crueldad. Ellas se han dispersado por falta de pastor, y se han convertido en presa de todas las bestias salvajes. Mis ovejas se han dispersado, y andan errantes por todas las montañas y por todas las colinas elevadas. ¡Mis ovejas están dispersas por toda la tierra, y nadie se ocupa de ellas ni trata de buscarlas! Por eso, pastores, oigan la palabra del Señor. Lo juro por mi vida –oráculo del Señor–: Porque mis ovejas han sido expuestas a la depredación y se han convertido en presa de todas las fieras salvajes por falta de pastor; porque mis pastores no cuidan a mis ovejas; porque ellos se apacientan a sí mismos, y no a mis ovejas; por eso, pastores, escuchen la palabra del Señor: Así habla el Señor: Aquí estoy Yo contra los pastores. Yo buscaré a mis ovejas para quitárselas de sus manos, y no les dejaré apacentar mi rebaño. Así los pastores no se apacentarán más a sí mismos. Arrancaré a las ovejas de su boca, y nunca más ellas serán su presa». Porque así habla el Señor: «¡Aquí estoy Yo! Yo mismo voy a buscar mi rebaño y me ocuparé de él». Palabra de Dios.

Comentario: Ezequiel se dirige a los que ejercen la autoridad en Israel, porque se han preocupado demasiado de sí mismos y descuidado al pueblo, incluso, con malos tratos. Dios les advierte que les sacará la responsabilidad confiada. Si tienes autoridad en la familia o en la sociedad: ¿Cómo la ejerces?  

Salmo Sal 22, 1-6

R. ¡El Señores mi pastor; nada me puede faltar!

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas. R.

Me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque Tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza. R.

Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo. R.

ALELUIA Heb 4, 12

Aleluia. La Palabra de Dios es viva y eficaz; discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Aleluia.

Evangelio Mt 19, 30-20, 16

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros. Porque el Reino de los Cielos se parece a un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña. Trató con ellos un denario por día y los envío a su viña. Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza, les dijo: «Vayan ustedes también a mi viña y les pagaré lo que sea justo». Y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: «¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?» Ellos les respondieron: «Nadie nos ha contratado». Entonces les dijo: «Vayan también ustedes a mi viña». Al terminar el día, el propietario llamó a su mayordomo y le dijo: «Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando por los últimos y terminando por los primeros». Fueron entonces los que habían llegado al caer la tarde y recibieron cada uno un denario. Llegaron después los primeros, creyendo que iban a recibir algo más, pero recibieron igualmente un denario. Y al recibirlo, protestaban contra el propietario, diciendo: «Estos últimos trabajaron nada más que una hora, y tú les das lo mismo que a nosotros, que hemos soportado el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada». El propietario respondió a uno de ellos: «Amigo, no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario? Toma lo que es tuyo y vete. Quiero dar a este que llega último lo mismo que a ti. ¿O no tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno?». Así, los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos. Palabra del Señor.

Comentario: Se puede llamar a esta parábola: “Igual recompensa por desigual trabajo”. Quien trabaja para Dios, sabe que no puede atribuirse los derechos que no posee. Vemos que Dios tiene una forma de pagar que está fuera de toda legislación laboral. Los obreros del Reino reciben una paga distinta y nada pueden exigir.

5 preguntas frecuentes: Concurso “Líneas de Vida”

IMG_1166A casi 2 semanas del inicio del periodo de recepción de obras, nos hemos llevado más de una sorpresa respecto del 1er Concurso Literario Nacional del Adulto Mayor “Líneas de Vida”. Y no es menor,la recepción no ha tenido descanso.

Decenas de obras de todas partes del país preparan escenario para esta fiesta de las memorias que culmina durante la próxima Feria Internacional del Libro de Santiago, en su 34ª edición en Estación Mapocho.

A continuación, algunos tips para atender aquellas consultas frecuentes sobre “Líneas de Vida”:

1.- ¿HASTA CUÁNDO SE PUEDE ENVIAR MI OBRA?

Plazos de recepción: del viernes 1 de agosto, al viernes 5 de septiembre.

2.- ¿CUÁNTAS OBRAS PUEDO ENVIAR?

2 obras máximo por participante.

3.- ¿DE CUÁNTAS PÁGINAS CADA OBRA?

Cada obra puede tener un máximo de cinco páginas. (Tamaño carta; Arial #12; interlineado libre).

4.- ¿DEBO PONER MIS DATOS PERSONALES AL FINAL O AL PRINCIPIO?

Cada obra lleva al final los datos personales. Si el participante presenta dos obras, ambas deben venir separadas y con los datos al final de cada una.

5.- ¿PUEDO USAR MI SEUDÓNIMO?

Si tiene seudónimo, puede usarlo, pero siempre entre paréntesis y luego del nombre completo del autor.

Para más consultas, te invitamos a visitar nuestras bases oficiales:

http://sanpablochile.cl/news/bases-1er-concurso-literario-nacional-del-adulto-mayor-lineas-de-vida/

 

De la feria. Verde. San Juan Eudes, p. (ML). Blanco.

img-liturgia-agosto

Martes 19

De la feria. Verde. San Juan Eudes, p. (ML). Blanco.

Lectura Ez 28, 1-10

Lectura de la profecía de Ezequiel.

La palabra del Señor me llegó en estos términos: Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así habla el Señor: «Tu corazón se llenó de arrogancia y dijiste: “Yo soy un dios; estoy sentado en un trono divino, en el corazón de los mares”. ¡Tú, que eres un hombre y no un dios, te has considerado igual a un dios! Sí, eres más sabio que Daniel: ningún secreto te supera. Con tu sabiduría y tu inteligencia, te has hecho una fortuna, acumulaste oro y plata en tus tesoros. Por tu gran habilidad para el comercio fuiste acrecentando tu fortuna, y tu corazón se llenó de arrogancia a causa de tantas riquezas». Por eso, así habla el Señor: «Porque te has considerado igual a un dios, Yo traigo contra ti gente extranjera, las más feroces de las naciones: ellos desenvainarán la espada contra tu bella sabiduría, y profanarán tu esplendor. Te precipitarán en la fosa y morirás de muerte violenta en el corazón de los mares. ¿Te atreverás a decir: “Yo soy un dios”, delante de tus verdugos? Serás un hombre, no un dios, en manos de los que te traspasen. Tendrás la muerte de los incircuncisos, en manos de extranjeros, porque Yo he hablado». Palabra de Dios.       

Comentario: Ezequiel se dirige a las naciones extranjeras que habían colaborado con Dios aún sin saberlo, para corregir a Israel. También ellos han pecado, porque se extralimitaron en su rencor contra el pueblo elegido y por haberse creído dioses. Nadie puede creerse superior a los demás, menos a Dios.

Salmo [Sal]Deut 32, 26-28. 30. 35-36

R. El Señor hará justicia con su pueblo.

Yo me propuse reducirlos a polvo y borrar su recuerdo de entre los hombres, pero temí que sus enemigos se jactaran, que cayeran en el error. R.

Y dijeran: «Nuestra mano ha prevalecido, no es el Señor el que hizo todo esto». Porque esa gente ha perdido el juicio y carece de inteligencia. R.

¿Cómo podría uno solo desbandar a mil y dos, poner en fuga a diez mil, si su Roca no los hubiera vendido y el Señor no los hubiera entregado? R.

Porque está cerca el día de su ruina y ya se precipita el desenlace. Sí, el Señor hará justicia con su pueblo y tendrá compasión de sus servidores. R.

Aleluia 2Cor 8, 9

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

Evangelio Mt 19, 23-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: «Les aseguro que difícilmente un rico entrará en el Reino de los Cielos. Sí, les repito, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». Los discípulos quedaron muy sorprendidos al oír esto y dijeron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?» Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible». Pedro, tomando la palabra, dijo: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué nos tocará a nosotros?» Jesús les respondió: «Les aseguro que en la regeneración del mundo, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y el que a causa de mi Nombre deje casa, hermanos o hermanas, padre, madre, hijos o campos, recibirá cien veces más y obtendrá como herencia la Vida eterna. Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros». Palabra del Señor.

Comentario: Para completar la narración del rico, Jesús expresa que a ellos les resultará difícil entrar en el Reino de Dios, porque se apegan demasiado a las cosas de este mundo; les cuesta desprenderse de algunas ataduras y confiar en Dios, quien nos propone otro tesoro mayor.

San Alberto Hurtado, p. (MO). Blanco.

img-liturgia-agosto

Lunes 18

San Alberto Hurtado, p. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Sant 2, 14-18; Sal 111, 1-9; Mt 25, 35-40.?

Semana 20° durante el año – Semana IV del Salterio. Día de la solidaridad.

Reseña

Alberto nace en Viña del Mar (Chile), en el año 1901. Estudia Leyes, en la Universidad Católica, trabajando dado la precaria situación familiar. Superada la adversidad y recibido de abogado, en el año 1923, ingresa a la Compañía de Jesús, llegando a ser sacerdote y fundador del “Hogar de Cristo”. Fallece en el año 1952 y en el año 2005 Benedicto XVI lo proclamó santo. Hoy se celebra el Día Nacional de la Solidaridad, en homenaje al contenido social de su ministerio.

Lectura Ez 24, 15-24

Lectura de la profecía de Ezequiel.

La palabra del Señor me llegó en estos términos: “Hijo de hombre, Yo voy a arrebatarte de golpe la delicia de tus ojos, pero tú no te lamentarás, ni llorarás, ni derramarás lágrimas. Suspira en silencio, no hagas ninguna clase de duelo, cíñete el turbante, cálzate con sandalias, no te cubras la barba ni comas pan de duelo”. Yo hablé al pueblo por la mañana, y por la tarde murió mi esposa; y a la mañana siguiente hice lo que se me había ordenado. La gente me dijo: “¿No vas a explicarnos qué significa lo que haces?”. Yo les dije: “La palabra del Señor me llegó en estos términos: Di a la casa de Israel: Así habla el Señor: ‘Yo voy a profanar mi Santuario, el orgullo de su fuerza, la delicia de sus ojos y la esperanza de sus vidas. Los hijos y las hijas que ustedes han dejado, caerán bajo la espada, y ustedes harán lo mismo que Yo: no se cubrirán la barba, no comerán el pan de duelo, no se quitarán el turbante de la cabeza ni las sandalias de los pies, no se lamentarán, ni llorarán, sino que se consumirán a causa de sus culpas y gemirán unos con otros. Ezequiel habrá sido para ustedes un presagio: ustedes harán lo mismo que él hizo, y cuando esto suceda sabrán que Yo soy el Señor’”. Palabra de Dios.       

Comentario: Ezequiel sigue hablando con signos más que con palabras. Ahora no debe llorar la muerte de su esposa. Cuando le pregunten tendrá que explicar que ellos no deberán llorar cuando se profane el Templo (orgullo de los israelitas) y, en cambio, reconocer que se han olvidado de Dios.

Salmo [Sal] Deut 32, 18-21

R. Despreciaste a la Roca que te engendró.

Despreciaste a la Roca que te engendró, olvidaste al Dios que te hizo nacer. Al ver esto, el Señor se indignó y desechó a sus hijos y a sus hijas. R.

Entonces dijo: Les ocultaré mi rostro, para ver en qué terminan. Porque son una generación perversa, hijos faltos de lealtad. R.

Provocaron mis celos con algo que no es Dios, me irritaron con sus ídolos vanos; Yo provocaré sus celos con algo que no es un pueblo, los irritaré con una nación insensata. R.

ALELUIA Mt 5, 3

Aleluia. Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Aleluia.

Evangelio Mt 19, 16-22

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Se acercó un hombre a Jesús y le preguntó: “Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?”. Jesús le dijo: “¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos”. “¿Cuáles?”, preguntó el hombre. Jesús le respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”. El joven dijo: “Todo esto lo he cumplido: ¿qué me queda por hacer?”. “Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se retiró entristecido, porque poseía muchos bienes. Palabra del Señor.     

Comentario: El hombre se acercó a Jesús con deseos de aprender. La respuesta le quedó corta y, por ello, pregunta qué más tengo que hacer… Pero Jesús le pide repartir sus bienes a los pobres y seguirlo. Es más fácil entregar limosnas de lo que nos sobra. ¿Qué dejamos cuando decidimos seguir a Jesús?

Domingo 20º durante el año. Verde.

img-liturgia-agosto

Domingo 17

20º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Jesús vino para todos

El evangelio de hoy nos muestra que el Maestro enseñaba siempre y en todo lugar, también cuando sus discípulos no entendían el mensaje. Él los estaba preparando para ser misioneros en todo el mundo, fuera de las fronteras de Judea. Tenían que aprender que él había venido para salvarnos a todos sin hacer distinciones y que ellos tampoco las tenían que hacer.

Una mujer sale al encuentro de Jesús. No pertenece al pueblo elegido, sino al maldito pueblo cananeo que tanto había luchado contra Israel. Es una mujer pagana, sola y sin nombre, no tiene esposo ni hermanos que la defiendan. Tal vez, madre soltera, viuda o abandonada. Mateo solo destaca su fe. Es la primera mujer que habla en su evangelio. Todo lo resume en un grito que expresa lo profundo de su desgracia.

Tomando toda su cultura de pueblo elegido, se dirige a la cananea con palabras que suenan duras… Califica a sus paisanos de cachorros, como si fueran mascotas; y termina elogiándola y haciendo ver a los suyos que en Israel no hay fe igual. Los discípulos inmediatamente se dan cuenta de que están frente a la persecución de las autoridades del pueblo elegido y la acogida de los lejanos y aparentemente ateos…

A veces parece que hemos heredado del pueblo judío ese sentimiento de ser elegidos y privilegiados. Estamos tan seguros de que Dios es nuestro que pensamos que el que quiera llegar a Dios tiene que estar con nosotros.

Juzgar y condenar en nombre de Dios a todo el que no piensa o actúa como nosotros es contrario al evangelio. Dios nos ama a todos, no por lo que somos, sino por lo que él es, amor, y dio su vida por todos sin distinciones. Esta simple verdad bastaría para desmantelar todas nuestras pretensiones de orgullo, fuente, muchas veces, de divisiones.

Debemos aprender de Jesús que, el que nos necesita de verdad es el débil, el enfermo, el anciano, el que no tiene derechos, el excluido. Estamos más dispuestos a ayudar al importante, al poderoso, al que puede devolvernos el favor.

El acoger al otro con el cariño que nos enseña el evangelio es más cristiano que lamentarse de los males que vemos y que nos duelen.

“Mujer, ¡qué grande es tu fe!” (Mt 15, 28).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Nos reunimos una vez más en la Casa de Dios para compartir la oración, la palabra de Dios y el sacramento. Hacemos memoria de Jesús, nuestro único salvador.

1ª Lectura Is 56, 1. 6-7

Guía: El profeta recuerda que Dios llama a todos los pueblos a la salvación y no sólo a los judíos. Su templo se llamará: “Casa de oración para todos los pueblos”.

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor: “Observen el derecho y practiquen la justicia, porque muy pronto llegará mi salvación y ya está por revelarse mi justicia. Y a los hijos de una tierra extranjera que se han unido al Señor para servirlo, para amar el nombre del Señor y para ser sus servidores, a todos los que observen el sábado sin profanarlo y se mantengan firmes en mi alianza, Yo los conduciré hasta mi santa Montaña y los colmaré de alegría en mi Casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar, porque mi Casa será llamada Casa de oración para todos los pueblos. Palabra de Dios.       

Salmo Sal 66, 2-3. 5-6. 8

R. ¡Que los pueblos te den gracias, Señor!

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. R.

¡Que los pueblos te den gracias, Señor, que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.

2ª Lectura Rom 11, 13-15. 29-32

Guía: Pablo afirma que los dones de Dios son irrevocables: Él es fiel a sus promesas, a su misericordia y espera el retorno de Israel.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: A ustedes, que son de origen pagano, les aseguro que en mi condición de Apóstol de los paganos, hago honor a mi ministerio provocando los celos de mis hermanos de raza, con la esperanza de salvar a algunos de ellos. Porque si la exclusión de Israel trajo consigo la reconciliación del mundo, su reintegración, ¿no será un retorno a la vida? Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables. En efecto, ustedes antes desobedecieron a Dios, pero ahora, a causa de la desobediencia de ellos, han alcanzado misericordia. De la misma manera, ahora que ustedes han alcanzado misericordia, ellos se niegan a obedecer a Dios. Pero esto es para que ahora ellos también alcancen misericordia. Porque Dios sometió a todos a la desobediencia, para tener misericordia de todos. Palabra de Dios.       

Aleluia Cfr. Mt 4, 23

Aleluia. Jesús proclamaba la Buena Noticia del Reino y sanaba todas las dolencias de la gente. Aleluia.

Evangelio Mt 15, 21-28

Guía: Mateo relata la súplica y la fe de la mujer cananea. El mismo Jesús proclama: ¡Mujer, qué grande es tu fe!, y le otorga el milagro.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús partió de Genesaret y se retiró al país de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: “¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio”. Pero Él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: “Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos”. Jesús respondió: “Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel”. Pero la mujer fue a postrarse ante Él y le dijo: “¡Señor, socórreme!”. Jesús le dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros”. Ella respondió: “¡Y, sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!”. Entonces Jesús le dijo: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!”. Y en ese momento su hija quedó sana. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Con el pan y el vino, llevados al altar para ser consagrados, devolvemos al Señor sus dones y le pedimos que se nos dé él mismo.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: Unidos a Cristo en la intimidad de su amor, oremos confiados: “Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa” (Sal 129, 7).

DESPEDIDA

Guía: Hemos participado en la fiesta dominical, sea nuestro empeño continuarla en nuestra vida y contagiar a otros con la presencia salvadora de Jesús.

 

De la feria. Verde. San Esteban de Hungría (ML). Santa María en Sábado. Blanco.

img-liturgia-agosto

Sábado 16

De la feria. Verde. San Esteban de Hungría (ML).

Santa María en Sábado. Blanco.

Lectura Ez 18, 1-10. 13. 30-32

Lectura de la profecía de Ezequiel.

La palabra del Señor me llegó en estos términos: ¿Por qué andan repitiendo este refrán en la tierra de Israel: “Los padres comieron uva verde, y los hijos sufren la dentera”? Juro por mi vida –oráculo del Señor– que ustedes nunca más dirán este refrán en Israel. Porque todas las vidas me pertenecen, tanto la del padre como la del hijo: la persona que peca, ésa morirá. Si un hombre es justo y practica el derecho y la justicia; si no participa de las comidas sagradas en las montañas y no levanta sus ojos hacia los ídolos de la casa de Israel; si no deshonra a la mujer de su prójimo y no se acerca a una mujer en los días de su menstruación; si no oprime a nadie, si devuelve la prenda al deudor y no quita nada por la fuerza; si da su pan al hambriento y viste al desnudo; si no presta con usura ni cobra intereses; si aparta su mano de la injusticia y juzga imparcialmente en los litigios; si camina según mis preceptos y observa mis leyes, obrando con fidelidad, ese hombre es justo y seguramente vivirá –oráculo del Señor–. Pero si engendra un hijo ladrón y sanguinario, que hace alguna de esas cosas, este hijo no vivirá. A causa de todas las abominaciones que cometió, morirá irremediablemente, y su sangre recaerá sobre él. Por eso, casa de Israel, yo los juzgaré a cada uno de ustedes según su conducta –oráculo del Señor–. Conviértanse y apártense de todas sus rebeldías, de manera que nada los haga caer en el pecado. Arrojen lejos de ustedes todas las rebeldías que han cometido contra mí y háganse un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué quieres morir, casa de Israel? Yo no deseo la muerte de nadie –oráculo del Señor–. Conviértanse, entonces, y vivirán. Palabra de Dios.       

Comentario: En estos versículos, Ezequiel apela a la responsabilidad personal… son como una síntesis de sus enseñanzas y lo hace, siendo un profeta, como un teólogo, como un sacerdote y un pastor que cuida de los que tiene a su cargo, porque si están en el destierro es porque no se comportaron como corresponde.

Salmo Sal 50, 12-15. 18-19

R. ¡Dios mío, crea en mí un corazón puro!

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga: yo enseñaré tu camino a los impíos y los pecadores volverán a ti. R.

Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito, Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

Evangelio Mt 19, 13-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Trajeron a unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y orara sobre ellos. Los discípulos los reprendieron, pero Jesús les dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos”. Y después de haberles impuesto las manos, se fue de allí. Palabra del Señor.     

Comentario: La preocupación por los niños es innovadora. Aunque, cuando se cuentan a los presentes en un acontecimiento, sin embargo, Jesús los compara con el Reino: ellos no van detrás del dinero y del poder, sólo pretenden el amor de su familia, como Dios lo tiene con nosotros.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×