Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 11/02/2015

banner-liturgia

Jueves 12

De la feria. Verde.

LECTURA Gn 2, 18-25

Lectura del libro del Génesis.

Después que creó al hombre, el Señor Dios dijo: «No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada». Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre. El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada. Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando éste se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío. Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. El hombre exclamó: «¡Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre». Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne. Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergüenza. Palabra de Dios.           

Comentario: Dios nos invita a formar, a su imagen y semejanza trinitaria, una comunidad de amor. La primera célula social es la del varón y la mujer donde nace, por el querer de Dios, la atracción y el amor, regalándonos la posibilidad de recrearnos, pensando primero en el otro antes que en nosotros.

SALMO Sal 127, 1-5

R. ¡Feliz el que teme al Señor!

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo, serás feliz y todo te irá bien. R.

Tu esposa será como una vid fecunda en el seno de tu hogar; tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa. R.

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor! ¡Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida: que contemples la paz de Jerusalén! R.

ALELUIA Sant 1, 21

Aleluia. Reciban con docilidad la Palabra sembrada en ustedes, que es capaz de salvarlos. Aleluia.

EVANGELIO Mc 7, 24-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús fue a la región de Tiro. Entró en una casa y no quiso que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer oculto. En seguida una mujer cuya hija estaba poseída por un espíritu impuro, oyó hablar de Él y fue a postrarse a sus pies. Esta mujer, que era pagana y de origen sirofenicio, le pidió que expulsara de su hija al demonio. Él le respondió: «Deja que antes se sacien los hijos; no está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros». Pero ella le respondió: «Es verdad, Señor, pero los cachorros, debajo de la mesa, comen las migajas que dejan caer los hijos». Entonces Él le dijo: «A causa de lo que has dicho, puedes irte: el demonio ha salido de tu hija». Ella regresó a su casa y encontró a la niña acostada en la cama y liberada del demonio. Palabra del Señor.        

Comentario: Defraudado por la incredulidad de sus paisanos, Jesús se encuentra con una mujer cananea de profunda fe. Si bien había advertido que venía solo para el Pueblo elegido, accede a cuanto le pedía también por su humildad. Jesús nos hace comprender que la “excepción confirma la regla”.

Nuestra Señora de Lourdes (MO). Blanco.

banner-liturgia
Miércoles 11

Nuestra Señora de Lourdes (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Is 66, 10-14; (Sal) Jdt 13, 18-19; Jn 2, 1-11.

Jornada Mundial de los enfermos y de los agentes de salud.

Reseña

El 11 de febrero de 1858, cuatro años después de que el papa Pío IX definiera el dogma de la Inmaculada Concepción (8-12-1858), la Virgen María se le aparece a Bernardita Soubirous. Acontece en una humilde gruta de Lourdes (Francia), entregando a la niña Bernardita un llamado universal a la conversión, oración y amor al prójimo, asegurándole: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Lourdes, y sus Santuarios extendidos por el mundo, son visitados por millones de personas en búsqueda de salud física y espiritual. Nuestra Señora de Lourdes es la Patrona de los enfermos.

LECTURA Gn 2, 4-9. 15-17

Lectura del libro del Génesis.

Cuando el Señor Dios hizo la tierra y el cielo, aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra ni había brotado ninguna hierba, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra. Tampoco había ningún hombre para cultivar el suelo, pero un manantial surgía de la tierra y regaba toda la superficie del suelo. Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz un aliento de vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado. Y el Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, que eran atrayentes para la vista y apetitosos para comer; hizo brotar el árbol de la vida en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal. El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. Y le dio esta orden: «Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín, exceptuando únicamente el árbol del conocimiento del bien y del mal. De él no deberás comer, porque el día que lo hagas quedarás sujeto a la muerte». Palabra de Dios.

Comentario: Este es el segundo relato de la creación del hombre, muy distinto al del primer capítulo. Confrontándolos llegamos a una mayor convicción de que el hombre (varón y mujer) fue creado a imagen y semejanza de Dios. Se dejan aquí más pautas para comprender el sentido divino del hombre.

SALMO Sal 103, 1-2. 27-30

R. ¡Bendice alma mía, al Señor!

Bendice al Señor, alma mía: ¡Señor, Dios mío, qué grande eres! Estás vestido de esplendor y majestad y te envuelves con un manto de luz. R.

Todos esperan de ti que les des la comida a su tiempo: se la das, y ellos la recogen; abres tu mano, y quedan saciados. R.

Si les quitas el aliento, expiran y vuelven al polvo. Si envías tu aliento, son creados, y renuevas la superficie de la tierra. R.

ALELUIA Cfr. Jn 17, 17

Aleluia. Tu palabra, Señor, es la verdad; conságranos en la verdad. Aleluia.

EVANGELIO Mc 7, 14-23

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús, llamando a la gente, les dijo: «Escúchenme todos y entiéndanlo bien. Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre. ¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!» Cuando se apartó de la multitud y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron por el sentido de esa parábola. Él les dijo: «¿Ni siquiera ustedes son capaces de comprender? ¿No saben que nada de lo que entra de afuera en el hombre puede mancharlo, porque eso no va al corazón sino al vientre, y después se elimina en lugares retirados?» Así Jesús declaraba que eran puros todos los alimentos. Luego agregó: «Lo que sale del hombre es lo que lo hace impuro. Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino. Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre». Palabra del Señor.    

Comentario: Cuando Adán y Eva pecaron no se hicieron cargo: Adán culpó a Eva y esta a la serpiente. Por este motivo, y porque los dirigentes religiosos se excusaban detrás de las leyes, Jesús advierte a la gente que aquello que mancha al hombre son las malas intenciones que salen de su interior.

Santa Escolástica, v. (MO). Blanco.

banner-liturgia
Martes 10

Santa Escolástica, v. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Cant 8, 6-7; Sal 148, 1-2. 11-14; Lc 10, 38-42.

Reseña

La tradición hagiográfica presenta a Escolástica (480-547), quien nació en Nursia, como hermana gemela de san Benito, también melliza en su alma y en espíritu. Imitando la fundación monástica de su hermano y siguiendo la insinuación de su madre prefiere a Dios, antes que cualquier criatura, también ella funda un Monasterio, con las reglas redactadas por su hermano. Una vez al año se encontraban para compartir sus experiencias espirituales, en un oratorio situado probablemente a los pies del Montecassino. Luego de uno de estos encuentro fallece, y poco tiempo después Benito. Un “modelo” concreto en este año dedicado a la Vida consagrada.

LECTURA Gn 1, 20–2, 4

Lectura del libro del Génesis.

Continuando la creación, Dios dijo: «Que las aguas se llenen de una multitud de seres vivientes y que vuelen pájaros sobre la tierra, por el firmamento del cielo». Dios creó los grandes monstruos marinos, las diversas clases de seres vivientes que llenan las aguas deslizándose en ellas y todas las especies de animales con alas. Y Dios vio que esto era bueno. Entonces los bendijo, diciendo: «Sean fecundos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares y que las aves se multipliquen sobre la tierra». Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el quinto día. Dios dijo: «Que la tierra produzca toda clase de seres vivientes: ganado, reptiles y animales salvajes de toda especie». Y así sucedió. Dios hizo las diversas clases de animales del campo, las diversas clases de ganado y todos los reptiles de la tierra, cualquiera sea su especie. Y Dios vio que esto era bueno. Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo». Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer. Y los bendijo, diciéndoles: «Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra». Y continuó diciendo: «Yo les doy todas las plantas que producen semilla sobre la tierra, y todos los árboles que dan frutos con semilla: ellos les servirán de alimento. Y a todas las fieras de la tierra, a todos los pájaros del cielo y a todos los vivientes que se arrastran por el suelo, les doy como alimento el pasto verde». Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el sexto día. Así fueron terminados el cielo y la tierra, y todos los seres que hay en ellos. El séptimo día, Dios concluyó la obra que había hecho, y cesó de hacer la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día y lo consagró, porque en él cesó de hacer la obra que había creado. Éste fue el origen del cielo y de la tierra cuando fueron creados. Palabra de Dios.    

Comentario: Dios crea a los animales para que llenen la Tierra y los mares. Finalmente da vida a los seres humanos, a su imagen y semejanza, confiándonos la “primacía” sobre toda la creación.

SALMO Sal 8, 4-9

R. ¡Señor, qué admirable es tu Nombre!

Al ver el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado: ¿qué es el hombre para que pienses en él, el ser humano para que lo cuides? R.

Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y esplendor; le diste dominio sobre la obra de tus manos, todo lo pusiste bajo sus pies. R.

Todos los rebaños y ganados, y hasta los animales salvajes; las aves del cielo, los peces del mar y cuanto surca los senderos de las aguas. R.

ALELUIA Sal 118, 36. 29

Aleluia. Inclina mi corazón hacia tus prescripciones y dame la gracia de conocer tu ley. Aleluia.

EVANGELIO Mc 7, 1-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús, y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar. Los fariseos, en efecto, y los judíos en general, no comen sin lavarse antes cuidadosamente las manos, siguiendo la tradición de sus antepasados; y al volver del mercado, no comen sin hacer primero las abluciones. Además, hay muchas otras prácticas, a las que están aferrados por tradición, como el lavado de los vasos, de las jarras, de la vajilla de bronce y de las camas. Entonces los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús:            «¿Por qué tus discípulos no proceden de acuerdo con la tradición de nuestros antepasados, sino que comen con las manos impuras?» Él les respondió: «¡Hipócritas! Bien profetizó de ustedes Isaías, en el pasaje de la Escritura que dice: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinde culto: las doctrinas que enseñan no son sino preceptos humanos”. Ustedes dejan de lado el mandamiento de Dios, por seguir la tradición de los hombres». Y les decía: «Por mantenerse fieles a su tradición, ustedes descartan tranquilamente el mandamiento de Dios. Porque Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”, y además: “El que maldice a su padre y a su madre será condenado a muerte”. En cambio, ustedes afirman: “Si alguien dice a su padre o a su madre: Declaro corbán –es decir, ofrenda sagrada– todo aquello con lo que podría ayudarte…” En ese caso, le permiten no hacer nada más por su padre o por su madre. Así anulan la palabra de Dios por la tradición que ustedes mismos se han transmitido. ¡Y como éstas, hacen muchas otras cosas!». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús llama la atención a escribas y fariseos, demasiado preocupados por sus tradiciones dejando de lado los Mandamientos de la Ley de Dios. Con ello, apunta a que sus discípulos misioneros logren una mayor libertad interior superando el legalismo que más bien aleja del amor de Dios y de la gente.

De la feria. Verde.

banner-liturgia
Lunes 9

De la feria. Verde.

Semana 5ª durante el año – Semana I del Salterio.

LECTURA Gn 1, 1-19

Lectura del libro del Génesis.

Al principio, Dios creó el cielo y la tierra. La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios se cernía sobre las aguas. Entonces Dios dijo: «Que exista la luz». Y la luz existió. Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas; y llamó Día a la luz y Noche a las tinieblas. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el primer día. Dios dijo: «Que haya un firmamento en medio de las aguas, para que establezca una separación entre ellas». Y así sucedió. Dios hizo el firmamento, y éste separó las aguas que están debajo de él, de las que están encima de él; y Dios llamó Cielo al firmamento. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el segundo día. Dios dijo: «Que se reúnan en un solo lugar las aguas que están bajo el cielo, y que aparezca el suelo firme». Y así sucedió. Dios llamó Tierra al suelo firme y Mar al conjunto de las aguas. Y Dios vio que esto era bueno. Entonces dijo: «Que la tierra produzca vegetales, hierbas que den semilla, y árboles frutales que den sobre la tierra frutos de su misma especie con su semilla adentro». Y así sucedió. La tierra hizo brotar vegetales, hierba que da semilla según su especie y árboles que dan fruto de su misma especie con su semilla adentro. Y Dios vio que esto era bueno. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el tercer día. Dios dijo: «Que haya astros en el firmamento del cielo para distinguir el día de la noche; que ellos señalen las fiestas, los días y los años, y que estén como lámparas en el firmamento del cielo para iluminar la tierra». Y así sucedió. Dios hizo los dos grandes astros –el astro mayor para presidir el día y el menor para presidir la noche– y también hizo las estrellas. Y los puso en el firmamento del cielo para iluminar la tierra, para presidir el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios vio que esto era bueno. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el cuarto día. Palabra de Dios.

Comentario: Hay quienes leen la Biblia por interés histórico y/o científico. En cambio, la intención de estas páginas es asegurarnos que Dios es el creador del mundo, sin participación de otros. Él llamó a la existencia,  de la nada, a toda criatura que vemos en este mundo, y lo creó bueno. ¿Cómo las conservamos? 

SALMO Sal 103, 1-2. 5-7. 10. 12. 24. 35

R. ¡Bendice, alma mía, al Señor!

¡Señor, Dios mío, qué grande eres! Estás vestido de esplendor y majestad y te envuelves con un manto de luz. Afirmaste la tierra sobre sus cimientos: ¡no se moverá jamás! R.

El océano la cubría como un manto, las aguas tapaban las montañas; pero Tú las amenazaste y huyeron, escaparon ante el fragor de tu trueno. R.

Haces brotar fuentes en los valles, y corren sus aguas por las quebradas. Las aves del cielo habitan junto a ellas y hacen oír su canto entre las ramas. R.

¡Qué variadas son tus obras, Señor! ¡Todo lo hiciste con sabiduría, la tierra está llena de tus criaturas! ¡Bendice al Señor, alma mía! R.

ALELUIA Cfr. Mt 4, 23

Aleluia. Jesús proclamaba la Buena Noticia del Reino y sanaba todas las dolencias de la gente. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 53-56

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Después de atravesar el lago, Jesús y sus discípulos llegaron a Genesaret y atracaron allí. Apenas desembarcaron, la gente reconoció en seguida a Jesús, y comenzaron a recorrer toda la región para llevar en camilla a los enfermos, hasta el lugar donde sabían que Él estaba. En todas partes donde entraba, pueblos, ciudades y poblados, ponían a los enfermos en las plazas y le rogaban que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y los que lo tocaban quedaban sanos. Palabra del Señor.        

Comentario: Muchos eran atraídos por Jesús a causa de los milagros que realizaba  en su paso por los pueblos. Él respondía a sus necesidades y les devolvía lo que nadie les daba. Con todo, estos prodigios eran solo una puerta para que asumieran, con mayor profundidad, los valores del Reino que les anunciaba.

5º durante el año. Verde.

banner-liturgia
Domingo 8

5º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Un sábado en Cafarnaúm

El evangelio nos dice que Jesús y su pequeño grupo ya estaban en Cafarnaúm. Por eso, fueron a la sinagoga del pueblo como todos los fieles hebreos. Allí los sorprendió con su enseñanza, un endemoniado, que hasta ese momento no parecía tal, se alteró, y el Señor lo liberó. La gente se sorprendía. Al salir se dirigieron a la casa de Pedro.

La suegra, lo que quiere decir que Pedro estaba casado con su hija, está con fiebre o acalorada, como sugiere el texto griego. Puede ser por una enfermedad, por infección o también cuando nos acaloramos porque una situación irritante nos enferma… No era para menos lo que había sucedido en esa casa. Pedro había decido dejar oficio y familia para seguir a un maestro del cual no se hablaba bien, que no tenía domicilio fijo, predicaba una novedad acerca de Dios, la Ley y el hombre que descompaginaba creencias y tradiciones… Podemos imaginar ese hogar revolucionado, sea que en ese momento la mujer de Pedro estuviera viva o él ya fuera viudo… Ese hogar quedaba desprotegido…

Muchas veces, es mucho más fácil sanar de una enfermedad que de situaciones familiares con relaciones rotas, que también enferman.

La suegra recobra la salud física y familiar y se dispone a servirlos… El Maestro ahora forma parte de su casa, y sabemos que otras veces fijará domicilio temporario en Cafarnaúm.

Pero el día no había terminado. El episodio de la sinagoga fue comentado en el pueblo y en las cercanías, y toda la gente se agolpó frente a la casa. Jesús continuó enseñando y sanando hasta la noche…

Temprano se levantó y, solo, respetando el sueño de los demás, fue a un lugar solitario a rezar. Salieron a buscarlo para decirle que todos lo necesitaban… Jesús no accedió y se dirigió a otros pueblos para enseñar en las sinagogas y sanar a los enfermos…

Hoy pasa por nuestra comunidad para enseñar y sanar.

“Fue por toda Galilea predicando en las sinagogas” (Mc 1, 39).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Nada mejor para introducir esta liturgia que el salmo 94: “Venid, adoremos al Señor, postrados ante él que nos ha creado; él es el Señor, nuestro Dios”.

PRIMERA LECTURA Jb 7, 1-4. 6-7

Guía: En sus lamentaciones, el libro de Job nos recuerda lo efímera que es nuestra vida.

Lectura del libro de Job.

Job habló diciendo: ¿No es una servidumbre la vida del hombre sobre la tierra? ¿No son sus jornadas las de un asalariado? Como un esclavo que suspira por la sombra, como un asalariado que espera su jornal, así me han tocado en herencia meses vacíos, me han sido asignadas noches de dolor. Al acostarme, pienso: «¿Cuándo me levantaré?» Pero la noche se hace muy larga y soy presa de la inquietud hasta la aurora. Mis días corrieron más veloces que una lanzadera: al terminarse el hilo, llegaron a su fin. Recuerda que mi vida es un soplo y que mis ojos no verán más la felicidad. Palabra de Dios.

SALMO Sal 146, 1-6

R. Alaben al Señor, que sana a los afligidos.

¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios, qué agradable y merecida es su alabanza! El Señor reconstruye a Jerusalén y congrega a los dispersos de Israel. R.

Sana a los que están afligidos y les venda las heridas. Él cuenta el número de las estrellas y llama a cada una por su nombre. R.

Nuestro Señor es grande y poderoso, su inteligencia no tiene medida. El Señor eleva a los oprimidos y humilla a los malvados hasta el polvo. R.

SEGUNDA LECTURA 1Cor 9, 16-19. 22-23

Guía: Pablo se hace servidor de todos para ganar “aunque sea a algunos” a la causa de Cristo.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Si anuncio el Evangelio, no lo hago para gloriarme: al contrario, es para mí una necesidad imperiosa. ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! Si yo realizara esta tarea por iniciativa propia, merecería ser recompensado, pero si lo hago por necesidad, quiere decir que se me ha confiado una misión. ¿Cuál es, entonces, mi recompensa? Predicar gratuitamente el Evangelio, renunciando al derecho que esa Buena Noticia me confiere. En efecto, siendo libre, me hice esclavo de todos, para ganar al mayor número posible. Y me hice débil con los débiles, para ganar a los débiles. Me hice todo para todos, para ganar por lo menos a algunos, a cualquier precio. Y todo esto, por amor a la Buena Noticia, a fin de poder participar de sus bienes. Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 8, 17

Aleluia. Cristo tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. Aleluia.

EVANGELIO Mc 1, 29-39

Guía: Jesús es presentado en su misión sanadora, en su evangelización dirigida a todos y en su vida de oración con el Padre Dios.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato. Él se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos. Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados, y la ciudad entera se reunió delante de la puerta. Jesús sanó a muchos enfermos, que sufrían de diversos males, y expulsó a muchos demonios; pero a éstos no los dejaba hablar, porque sabían quién era Él. Por la mañana, antes que amaneciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando. Simón salió a buscarlo con sus compañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: «Todos te andan buscando». Él les respondió: «Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido». Y fue por toda la Galilea, predicando en las sinagogas de ellos y expulsando demonios. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: El pan y el vino, dones del Señor, los recibimos y los ofrecemos desde nuestra pobreza, para que sean ayuda a nuestra debilidad.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: Cristo calma todos los deseos de quienes se acogen a su misericordia.

DESPEDIDA

Guía: Unidos por un solo pan y un solo cáliz, nos proponemos dar frutos de Vida eterna, en lo cotidiano.

Santa María en Sábado. Blanco. Beato Pío IX, pa. (ML). Blanco.

banner-liturgia
Sábado 7

Santa María en Sábado. Blanco. ?Beato Pío IX, pa. (ML). Blanco.

LECTURA Heb 13, 15-17. 20-21

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Por medio de Jesús, “ofrezcamos sin cesar a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios” que confiesan su Nombre. Hagan siempre el bien y compartan lo que poseen, porque ésos son sacrificios agradables a Dios. Obedezcan con docilidad a quienes los dirigen, porque ellos se desvelan por ustedes, como quien tiene que dar cuenta. Así ellos podrán cumplir su deber con alegría y no penosamente, lo cual no les reportaría a ustedes ningún provecho. Que el Dios de la paz –el mismo que resucitó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas, por la sangre de una Alianza eterna– los perfeccione con toda clase de bienes para cumplir su voluntad. Que él haga en nosotros lo que es agradable a sus ojos, por Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. Palabra de Dios.

Comentario: Antes de conocer a Jesucristo, los hebreos ofrecían animales sin manchas para agradar a Dios. Ahora que son ya una comunidad cristiana deben ofrecerse a sí mismo como alabanza a Dios, por medio de Jesús. ¿Ofrecemos nuestro día a Dios? ¿O solo le entregamos “cosas” que no nos comprometen?

SALMO Sal 22, 1-6

R. ¡El Señor es mi pastor, nada me puede faltar!

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas. R.

Me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque Tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza. R.

Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo. R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. “Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen”, dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 30-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Al regresar de su misión, los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: “Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco”. Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer. Entonces se fueron solos en la barca a un lugar desierto. Al verlos partir, muchos los reconocieron, y de todas las ciudades acudieron por tierra a aquel lugar y llegaron antes que ellos. Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús invita a los Apóstoles a un lugar apartado, para compartir las primeras experiencias de la pega misionera. Y se hacen este tiempo, a pesar de que muchos aún los siguen buscando. Ya en la otra orilla, Jesús los motiva a ser pastores que se compadezcan de esa gente necesitada. 

Santos Pablo Miki y comps. mrs. (MO). Rojo.

banner-liturgia
Viernes 6

Santos Pablo Miki y comps. mrs. (MO). Rojo.

Leccionario Santoral: Gál 2, 19-20; Sal 125, 1-6; Mt 28, 16-20. 

Reseña

Al salir de Japón rumbo a la India, en el año 1551, san Francisco Javier había dejado afirmada una representativa comunidad cristiana en el País. Poco después, el emperador Taickoama ordenó una fuerte persecución a esta “iglesia extranjera” que estaba influyendo con su fe en el mismo ambiente social. En los 26 crucificados en Nagasaki, sobresale Pablo Miki, primer sacerdote jesuita japonés; además, de otros jesuitas, franciscanos y laicos, entre los cuales habían dos niños. Se cuenta que las autoridades japonesas se asombraron de la alegría que estos mártires tenían de morir, como había muerto Jesucristo.

LECTURA Heb 13, 1-9

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Perseveren en el amor fraternal. No se olviden de practicar la hospitalidad, ya que gracias a ella, algunos, sin saberlo, hospedaron a los ángeles. Acuérdense de los que están presos, como si ustedes lo estuvieran con ellos, y de los que son maltratados, como si ustedes estuvieran en su mismo cuerpo. Respeten el matrimonio y no deshonren el lecho conyugal, porque Dios condenará a los lujuriosos y a los adúlteros. No se dejen llevar de la avaricia, y conténtense con lo que tienen, porque el mismo Dios ha dicho: “No te dejaré ni te abandonaré”. De manera que podemos decir con plena confianza: “El Señor es mi protector: no temeré. ¿Qué podrán hacerme los hombres?”. Acuérdense de quienes los dirigían, porque ellos les anunciaron la Palabra de Dios: consideren cómo terminó su vida e imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer y hoy, y lo será para siempre. No se dejen extraviar por cualquier clase de doctrinas extrañas. Palabra de Dios.

Comentario: La carta a los hebreos entrega las bases que distinguen a las auténticas comunidades cristianas: la alegre convivencia, el uso solidario de los bienes materiales, y la memoria positiva de aquellos que pusieron las bases de la comunidad en Jesucristo.

SALMO Sal 26, 1. 3. 5. 8

R. ¡El Señor es mi luz y mi salvación!

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré? R.

Aunque acampe contra mí un ejército, mi corazón no temerá; aunque estalle una guerra contra mí, no perderé la confianza. R.

Él me cobijará en su Tienda de campaña en el momento del peligro; me ocultará al amparo de su Carpa y me afirmará sobre una roca. R.

Yo busco tu rostro, Señor, no lo apartes de mí. No alejes con ira a tu servidor, tú, que eres mi ayuda. R.

ALELUIA Cfr. Lc 8, 15

Aleluia. Felices los que retienen la palabra de Dios con un corazón bien dispuesto y dan fruto gracias a su constancia. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 14-29

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

El rey Herodes oyó hablar de Jesús, porque su fama se había extendido por todas partes. Algunos decían: “Juan el Bautista ha resucitado, y por eso se manifiestan en Él poderes milagrosos”. Otros afirmaban: “Es Elías”. Y otros: “Es un profeta como los antiguos”. Pero Herodes, al oír todo esto, decía: “Este hombre es Juan, a quien yo mandé decapitar y que ha resucitado”. Herodes, en efecto, había hecho arrestar y encarcelar a Juan a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, con la que se había casado. Porque Juan decía a Herodes: “No te es lícito tener a la mujer de tu hermano”. Herodías odiaba a Juan e intentaba matarlo, pero no podía, porque Herodes lo respetaba, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía. Cuando lo oía, quedaba perplejo, pero lo escuchaba con gusto. Un día se presentó la ocasión favorable. Herodes festejaba su cumpleaños, ofreciendo un banquete a sus dignatarios, a sus oficiales y a los notables de Galilea. La hija de Herodías, salió a bailar, y agradó tanto a Herodes y a sus convidados, que el rey dijo a la joven: “Pídeme lo que quieras y te lo daré”. Y le aseguró bajo juramento: “Te daré cualquier cosa que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino”. Ella fue a preguntar a su madre: “¿Qué debo pedirle?”. “La cabeza de Juan el Bautista”, respondió ésta. La joven volvió rápidamente adonde estaba el rey y le hizo este pedido: “Quiero que me traigas ahora mismo, sobre una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista”. El rey se entristeció mucho, pero a causa de su juramento, y por los convidados, no quiso contrariarla. En seguida mandó a un guardia que trajera la cabeza de Juan. El guardia fue a la cárcel y le cortó la cabeza. Después la trajo sobre una bandeja, la entregó a la joven y ésta se la dio a su madre. Cuando los discípulos de Juan lo supieron, fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron. Palabra del Señor.     

Comentario: Herodes “admiraba” a Juan, pero para nada había “cambiado” su ambición por el poder y su vanidad. De allí que el rey prefiere agradar a su concubina y convidados, antes que proteger al profeta. La fe no permite llevar una doble vida queriendo quedar bien a la vez con Dios y con el Maligno.

Santa Águeda, v. y mr. (MO). Blanco o Rojo.

banner-liturgia
Jueves 5

Santa Águeda, v. y mr. (MO). Blanco o Rojo.

Leccionario Santoral: 1Cor 1, 26-31; Sal 30, 3-4. 6. 8. 16-17; Lc 9, 23-26.

Prefacio de santas vírgenes.

Reseña

Águeda nació en Catania (Italia) hacia el año 230. A los 15 años decide seguir el camino de las vírgenes consagradas. Sobre ella se conocen varias historias, no fáciles de conjugar. A ciencia cierta, a principio del siglo  IV, sufrió el martirio por no aceptar la propuesta de matrimonio siendo malvadamente tratada, imputándole incluso sus senos. Una razón por la cual entra en la lista de los mártires, es que pronto fue venerada por la gente. Y hacia fines del siglo V o VI su nombre, junto con el de santa Lucía, aparecen en el Canon del rito romano, ambrosiano y ravenés.

LECTURA Heb 12, 18-19. 21-24

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Ustedes no se han acercado a algo tangible: “fuego ardiente, oscuridad, tinieblas, tempestad, sonido de trompeta, y un estruendo tal de palabras”, que aquéllos que lo escuchaban no quisieron que se les siguiera hablando. Este espectáculo era tan terrible, que Moisés exclamó: Estoy aterrado y tiemblo. Ustedes, en cambio, se han acercado a la montaña de Sión, a la Ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, a una multitud de ángeles, a una fiesta solemne, a la asamblea de los primogénitos cuyos nombres están escritos en el cielo. Se han acercado a Dios, que es el Juez del universo, y a los espíritus de los justos que ya han llegado a la perfección, a Jesús, el mediador de la Nueva Alianza y a la sangre purificadora que habla más elocuentemente que la de Abel. Palabra de Dios.                      

Comentario: La carta a los hebreos diferencia la experiencia de Israel, en el Sinaí, con la que tenemos aquellos que seguimos a Jesús. Moisés y su pueblo estaban desbordados por el miedo, porque aún no conocían la presencia cercana y amorosa de Dios como ahora sucede, por medio de su Hijo, que libera y salva.

SALMO Sal 47, 2-4. 9-11

R. ¡El Señor es grande y digno de alabanza!

El Señor es grande y digno de alabanza, en la Ciudad de nuestro Dios. Su santa Montaña, la altura más hermosa, es la alegría de toda la tierra. R.

La Montaña de Sión, la Morada de Dios, es la Ciudad del gran Rey: el Señor se manifestó como un baluarte en medio de sus palacios. R.

Hemos visto lo que habíamos oído en la Ciudad de nuestro Dios, en la Ciudad del Señor de los ejércitos, que Él afianzó para siempre. R.

Nosotros evocamos tu misericordia en medio de tu Templo, Señor. Tu alabanza, lo mismo que tu renombre, llega hasta los confines de la tierra. Tu derecha está llena de justicia. R.

ALELUIA Mc 1, 15

Aleluia. El Reino de Dios está cerca. Crean en la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 7-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús llamó a los Doce y los envió de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros. Y les ordenó que no llevaran para el camino más que un bastón; ni pan, ni provisiones, ni dinero; que fueran calzados con sandalias y que no tuvieran dos túnicas. Les dijo: “Permanezcan en la casa donde les den alojamiento hasta el momento de partir. Si no los reciben en un lugar y la gente no los escucha, al salir de allí, sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos”. Entonces fueron a predicar, exhortando a la conversión; expulsaron a muchos demonios y sanaron a numerosos enfermos, ungiéndolos con óleo. Palabra del Señor.       

Comentario: La misión confiada por Jesús a los Doce es una tarea netamente comunitaria. Él llama y unge en forma individual, pero el envío es como grupo apostólico, cada uno con sus dones. Quien se “manda solo” desarma lo que Jesús quiso: una comunidad de fe y de misión.

De la feria. Verde.

banner-liturgia
Miércoles 4

De la feria. Verde.

LECTURA Heb 12, 4-7. 11-15

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: En la lucha contra el pecado, ustedes no han resistido todavía hasta derramar su sangre. Ustedes se han olvidado de la exhortación que Dios les dirige como a hijos suyos: “Hijo mío, no desprecies la corrección del Señor, y cuando te reprenda, no te desalientes. Porque el Señor corrige al que ama y castiga a todo aquél que recibe por hijo”. Si ustedes tienen que sufrir es para su corrección; porque Dios los trata como a hijos, y ¿hay algún hijo que no sea corregido por su padre? Es verdad que toda corrección, en el momento de recibirla, es motivo de tristeza y no de alegría; pero más tarde, produce frutos de paz y de justicia en los que han sido adiestrados por ella. Por eso, “que recobren su vigor las manos que desfallecen y las rodillas que flaquean. Y ustedes, avancen por un camino llano”, para que el rengo no caiga, sino que se sane. Busquen la paz con todos y la santificación, porque sin ella nadie verá al Señor. Estén atentos para que nadie sea privado de la gracia de Dios, y para que no brote ninguna raíz venenosa capaz de perturbar y contaminar a la comunidad. Palabra de Dios.

Comentario: Por la carta a los hebreos, el Señor nos invita aprender a recibir sus correcciones, aunque en primer lugar nos produzcan dolor. Dios nos corrige por nuestros semejantes, y cuando las sabemos acoger se convierten en una gracia para encontrar sus caminos, que son nuestra alegría y paz.

SALMO Sal 102, 1-2. 13-14. 17-18

R. El amor del Señor permanece para siempre.

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. R.

Como un padre es cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles; Él conoce de qué estamos hechos, sabe muy bien que no somos más que polvo. R.

Pero el amor del Señor permanece para siempre, y su justicia llega hasta los hijos y los nietos de los que lo temen y observan su Alianza. R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. «Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 1-6

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús se dirigió a su pueblo, seguido de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: «¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos? ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros?» Y Jesús era para ellos un motivo de escándalo. Por eso les dijo: «Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa». Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de sanar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos. Y Él se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús misiona en su pueblo, entre quienes lo conocían desde niño. Algunos se asombran y otros se escandalizan. En ninguno podía despertar la adhesión y el seguimiento. De la misma manera, Dios nos puede hablar por algún conocido: ¿Lo reconocemos o esperamos revelaciones espectaculares? 

De la feria. Verde. San Blas, o. y mr. (ML). Blanco o Rojo. San Oscar, o. (ML). Blanco.

banner-liturgia
Martes 3

De la feria. Verde. San Blas, o. y mr. (ML). Blanco o Rojo. San Oscar, o. (ML). Blanco.

LECTURA Heb 12, 1-4

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Ya que estamos rodeados de una verdadera nube de testigos, despojémonos de todo lo que nos estorba, en especial del pecado, que siempre nos asedia, y corramos resueltamente al combate que se nos presenta. Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en lugar del gozo que se le ofrecía, soportó la cruz sin tener en cuenta la infamia, y ahora “está sentado a la derecha” del trono de Dios. Piensen en Aquél que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento. Después de todo, en la lucha contra el pecado, ustedes no han resistido todavía hasta derramar su sangre. Palabra de Dios.

Comentario: Cuando se escribe la carta a los hebreos, su autor, reconoce que ya existía  “una verdadera nuve de testigos” en el camino que iniciara Jesús. Estos “testigos” son los modelos que, aún hoy, están en nuestras comunidades y marcan el camino de fe y compromiso con los valores cristianos que debemos seguir.

 SALMO Sal 21, 26-28. 30. 31-32

R. ¡Los que te buscan te alabarán, Señor!

Cumpliré mis votos delante de los fieles: los pobres comerán hasta saciarse y los que buscan al Señor lo alabarán. ¡Que sus corazones vivan para siempre! R.

Todos los confines de la tierra se acordarán y volverán al Señor; todas las familias de los pueblos se postrarán en su presencia. R.

Todos los que duermen en el sepulcro se postrarán en su presencia; todos los que bajaron a la tierra  doblarán la rodilla ante Él. R.

Hablarán del Señor a la generación futura, anunciarán su justicia a los que nacerán después, porque ésta es la obra del Señor. R.

ALELUIA Mt 8, 17

Aleluia. Cristo tomó nuestras debili-dades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. Aleluia.

EVANGELIO Mc 5, 21-43

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y Él se quedó junto al mar. Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies, rogándole con insistencia: “Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se sane y viva”. Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados. Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias. Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor. Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto, porque pensaba: “Con sólo tocar su manto quedaré sanada”. Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba sanada de su mal. Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de Él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: “¿Quién tocó mi manto?”. Sus discípulos le dijeron: “¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?”. Pero Él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido. Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad. Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda sanada de tu enfermedad”. Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: “Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?”. Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: “No temas, basta que creas”. Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba. Al entrar, les dijo: “¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme”. Y se burlaban de Él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con Él, entró donde ella estaba. La tomó de la mano y le dijo: “Talitá kum”, que significa: “¡Niña, Yo te lo ordeno, levántate!”. En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro, y Él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que dieran de comer a la niña. Palabra del Señor.                

Comentario: Jesús responde a la fe de Jairo y de la mujer enferma, quienes se le acercaron suplicando por sus problemas. A pesar de ser extranjeros, creían en la acción de Dios, por medio de Jesús. La fe hace posible lo imposible.

 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×