Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 29/04/2015

San Pío V, pa. (ML). Blanco.

liturgia cotidiana abril
Jueves 30
San Pío V, pa. (ML). Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 13, 13-25

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Desde Pafos, donde se embarcaron, Pablo y sus compañeros llegaron a Perge de Panfilia. Juan Marcos se separó y volvió a Jerusalén, pero ellos continuaron su viaje, y de Perge fueron a Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y se sentaron. Después de la lectura de la Ley y de los Profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron a decir: «Hermanos, si tienen que dirigir al pueblo alguna exhortación, pueden hablar». Entonces Pablo se levantó y, pidiendo silencio con un gesto, dijo: «Escúchenme, israelitas y todos los que temen a Dios. El Dios de este Pueblo, el Dios de Israel, eligió a nuestros padres y los convirtió en un gran Pueblo, cuando todavía vivían como extranjeros en Egipto. Luego, con el poder de su brazo, los hizo salir de allí y los cuidó durante cuarenta años en el desierto. Después, en el país de Canaán, destruyó a siete naciones y les dio en posesión sus tierras, al cabo de unos cuatrocientos cincuenta años. A continuación, les dio Jueces hasta el profeta Samuel. Pero ellos pidieron un rey y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, por espacio de cuarenta años. Y cuando Dios desechó a Saúl, les suscitó como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel. Y al final de su carrera, Juan decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquél a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’». Palabra de Dios.

Comentario: Pablo demuestra a los judíos cómo Dios estuvo presente en la historia de Israel, y como sus promesas se cumplieron plenamente en Jesucristo. Del mismo modo, debemos hoy reconocer que Dios nos sigue amando y salvando de nuestras miserias y dolencias.

SALMO Sal 88, 2-3. 21-22. 25. 27

R. ¡Cantaré eternamente tu amor, Señor!

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. Porque Tú has dicho: «Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo». R.

«Encontré a David, mi servidor, y lo ungí con el óleo sagrado, para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga poderoso». R.

Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre: Él me dirá: «Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora». R.

ALELUIA Cfr. Apoc 1, 5

Aleluia. Jesucristo, eres el Testigo fiel, el Primero que resucitó de entre los muertos; nos amaste y nos purificaste de nuestros pecados, por medio de tu sangre. Aleluia.

EVANGELIO Jn 13, 16-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Antes de la fiesta de Pascua, Jesús lavó los pies a sus discípulos, y les dijo: «Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía. Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican. No lo digo por todos ustedes; Yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: ‘El que comparte mi pan se volvió contra mí’. Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy. Les aseguro que el que reciba al que Yo envíe me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió». Palabra del Señor.

Comentario: Este texto se lee el Jueves Santo, recobrando aquí su sentido en el tiempo pascual para que no perdamos de vista que siempre estamos para el servicio a los demás: ser todo de Dios y, con él, de las necesidades de nuestro prójimo.

En SAN PABLO te invitamos a celebrar la Semana de la Madre

IMG_1671Desde el lunes 4 y hasta el sábado 9 de mayo, todas nuestras librerías tendrán descuentos especiales para que vayas preparando el Día de la Madre.

Libros como “Para vivir mejor”, de Linda Shubert; “30 días con la Reina de la Paz”, de Gustavo Jamut; “El silencio de María”, de Ignacio Larrañaga;  y“La aventura de la vida”, de Anselm Grün y Linda Jaroch, son algunos de los títulos en descuento.

Además, te ofrecemos un 40% de descuento en las Cajas “Gotas de Vida” y “Salmos”.

Te recordamos que también contamos con variadas tarjetas con mensajes, especialmente diseñadas para decirle a nuestra madre, cuánto la queremos.

¡Te estaremos esperando!

Santa Catalina de Siena, v. y d. (MO). Blanco.

liturgia cotidiana abril
Miércoles 29

Santa Catalina de Siena, v. y d. (MO). Blanco.

Prefacio de Pascua.                                                                          

Leccionario Santoral: 1Jn 1, 5–2, 2; Sal 102, 1-4. 8-9. 13-14. 17-18; Mt 11, 25-30.

Reseña

Nace en Siena (Italia) en el año 1347. Sus padres la quieren casar. Sin embargo, ella opta por ser terciaria dominica. Con pocos estudios, y desde su casa, guía a muchas personas de humilde condición, a papas, reyes y generales. Convence al papa Gregorio IX para que regrese de Anagni a Roma, mientras que Urbano VI la llama para que le ayude a evitar el cisma de Occidente. Recibió en su cuerpo los estigmas de Jesucristo. Fallece el 29 de abril de 1380, siendo proclamada doctora de la Iglesia por Pablo VI en el año 1970.

LECTURA Hech 12, 24—13, 5

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

La Palabra de Dios se difundía incesantemente. Bernabé y Saulo, una vez cumplida su misión, volvieron de Jerusalén a Antioquía, llevando consigo a Juan, llamado Marcos. En la Iglesia de Antioquía había profetas y doctores, entre los cuales estaban Bernabé y Simeón, llamado el Negro, Lucio de Cirene, Manahén, amigo de infancia del tetrarca Herodes, y Saulo. Un día, mientras celebraban el culto del Señor y ayunaban, el Espíritu Santo les dijo: «Resérvenme a Saulo y a Bernabé para la obra a la cual los he llamado». Ellos, después de haber ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Saulo y Bernabé, enviados por el Espíritu Santo, fueron a Seleucia y de allí se embarcaron para Chipre. Al llegar a Salamina anunciaron la Palabra de Dios en las sinagogas de los judíos, y Juan colaboraba con ellos. Palabra de Dios.

Comentario: En clima de oración y búsqueda de la voluntad de Dios, toda la comunidad de Antioquía participa en la toma de las principales decisiones. De esta comunidad participa Pablo y, desde ella, emprende su primer viaje misionero. De aquí debemos tomar el ejemplo las diversas comunidades eclesiales.

SALMO Sal 66, 2-3. 5-6. 8

R. ¡Que todos los pueblos te den gracias, Señor!

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. ¡Que los pueblos te den gracias, Señor! R.

¡Que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. ¡Que los pueblos te den gracias, Señor! R.

ALELUIA Jn 8, 12

Aleluia. «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue tendrá la luz de la Vida», dice el Señor. Aleluia.

 EVANGELIO Jn 12, 44-50

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Jesús exclamó: «El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en Aquél que me envió. Y el que me ve, ve al que me envió. Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas. Al que escucha mis palabras y no las cumple, Yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: la palabra que Yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día. Porque Yo no hablé por mí mismo: el Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar; y Yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús actúa en unidad y en comunión con el Padre. De igual modo, quien se sienta llamado a llevar la Palabra de Dios a los demás debe trabajar en unidad con la comunidad eclesial y en comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu.

Solemnidad de la Santísima Trinidad (S)

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300
Solemnidad de la Santísima Trinidad

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos invita al silencio, a la reflexión y a la adoración, ante el mayor misterio de nuestra fe: Dios es uno en su naturaleza, y trino en las personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es familia, crea al hombre, lo ama, lo recoge en su gloria definitiva.

Acto penitencial

Por no haber cultivado nuestra fe con el estudio y la oración. Por no abrirnos al amor del Padre Dios. Por no valorar debidamente la comunidad, signo de la Trinidad.

LECTURAS BÍBLICAS

Primera lectura: Deuteronomio 4, 32-34.39-40.

Dios está presente en toda la creación, y en la historia de la salvación. Esto obliga a serie fieles. El cristiano es un testigo privilegiado de esa presencia amorosa.

Segunda lectura: Romanos 8, 14-17.

Pablo nos recuerda lo más maravilloso y tierno de la fe cristiana: Dios es Padre. El Espíritu nos capacita para invocarlo: ¡Abbá, Padre!

Evangelio: Mateo 28, 16-20.

Jesús se despide de sus discípulos, enviándolos a la misión que tendrán que realizar con el poder del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Jesús estará con ellos, hasta el fin de la historia.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Ofrecemos en el altar estos dones, que recibimos de su providencia de Padre y que el Espíritu Santo transformará en el cuerpo y en la sangre de Jesús.

Comunión

La comunión con el cuerpo y la sangre de Cristo en el Espíritu Santo, es anticipo y promesa de vida eterna.

Despedida

Dios es comunidad, Dios es familia. La Iglesia es la familia de Dios: la comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A nosotros, cristianos, nos corresponde el deber de testimoniarlo con la fe y el amor.

Domingo de Pentecostés (S)

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300
Domingo de Pentecostés

Motivación de entrada

Ninguna fiesta como Pentecostés nos recuerda que “nosotros somos Iglesia”, somos la Iglesia. La liturgia nos ofrece una oportunidad única para revivir nuestra vocación misionera.

Acto penitencial

Por las veces que hemos desoído la voz del Espíritu. Por haber olvidado el compromiso misionero de nuestra confirmación. Por haber rechazado el amor renovador del Espíritu Santo.

LECTURA BÍBLICAS

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 2, 1-11.

El relato de Pentecostés reafirma la universalidad de la Iglesia, de su misión y del empeño de todos para construir la unidad en Cristo.

Segunda lectura: 1Corintios 12, 3-7.12-13 (o bien: Gálatas 5, 16-25).

La diversidad de dones que se dan en la Iglesia es signo de la fecundidad del Espíritu Santo. Los dones son dados para responder a los diferentes servicios comunitarios.

Evangelio: Juan 20, 19-23 (o bien: 15, 26-27; 16, 12-13).

La aparición a los discípulos miedosos, en la tarde de la primera pascua cristiana, ofrece a Jesús la oportunidad de darles la misión y el Espíritu Santo para cumplirla.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El Espíritu Santo es el que santifica los dones del pan y del vino; al ofrecerlos hoy, pedimos que ese mismo Espíritu reúna a todos los pueblos en derredor del único altar.

Comunión

En el momento de la comunión hoy suplicamos: Espíritu divino, “borra nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas”.

Despedida

Con Pentecostés comienza el “tiempo de la Iglesia”. Enviada a evangelizar a todo el mundo, el Espíritu de Jesús la guía y acompaña, hasta el fin. La Iglesia somos nosotros. ¡No lo olvidemos!

La Ascensión del Señor (S)

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300
La Ascensión del Señor

Motivación de entrada

La fiesta de la Ascensión de Jesús es la fiesta del hombre: en Cristo, nuestra cabeza, se anticipa nuestra glorificación.

Acto penitencial

Por habernos sumergido tanto en las cosas terrenales, hasta olvidar nuestro destino definitivo. Por descuidar nuestros deberes cotidianos, lugar de nuestra respuesta al amor de Dios.

LECTURAS BÍBLICAS

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 1, 1-11.

Lucas narra la Ascensión del Señor a los cielos. Comienza ahora el tiempo de la Iglesia en el mundo hasta la vuelta de Cristo.

Segunda lectura: Efesios 1, 17-23; o más breve: 4, 1-6.11-13).

La Ascensión de Jesús compromete a los cristianos a una vocación de servicio, es decir: a vivir y orientar a la comunión eclesial los abundantes y diversos frutos del Espíritu Santo.

Evangelio: Marcos 16, 15-20.

Al terminar su evangelio, Marcos relata el mandato de Jesús de anunciar el mensaje de salvación a todos. Él los asistirá en todas las situaciones.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el ofrecimiento del pan y del vino, “frutos de la tierra y del trabajo de los hombres”, anticipamos, en esperanza, el cielo nuevo y la tierra nueva.

Comunión

Cristo recibido en su cuerpo es el pan que alimenta nuestra peregrinación hacia el Padre Dios.

Despedida

Cristo, con la Ascensión al Padre, no abandona al mundo. Su presencia sigue entre nosotros, en la comunidad cristiana, en la eucaristía, en su palabra, en los pobres. Por medio de nosotros continúa su obra salvadora.

 

Domingo 6° de Pascua

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300
Domingo 6° de Pascua

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos presenta a Jesús que promete el Espíritu Santo a sus discípulos, y les pide que atestigüen su presencia redentora en el mundo con el amor al prójimo.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón por no haber sabido “dar razón de nuestra esperanza”, ante un mundo que no conoce al Señor y a veces lo rechaza por culpa de nuestra vida mediocre y sin sentido.

LECTURAS BÍBLICAS

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 10, 25-26.34-36.43-48.

En el episodio del centurión pagano, Pedro reafirma que el Espíritu Santo no discrimina. La salvación es para todos, pues Cristo murió por todos.

Segunda lectura: 1Juan 4, 7-10.

Una de las revelaciones más esperanzadora la leemos hoy: el amor de Dios no está en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su hijo a salvarnos.

Evangelio: Juan 15, 9-17.

Solemne proclamación del mandamiento nuevo de Jesús: Ámense unos a otros, como yo los he amado. ¿Se puede pedir algo más? Él nos ha hecho sus amigos y confidentes, pero no olvidemos que amor con amor se paga.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Presentamos al Señor, con el pan y el vino, los frutos de nuestra confirmación: testimonio, misión y aceptación alegre de nuestras cruces, en el amor.

Comunión

“Si me aman -dice el Señor- cumplan mis mandamientos, y yo rogaré al Padre y Él les dará otro consolador que permanecerá con ustedes para siempre” (Jn 14, 15-16).

Despedida

El cristiano es el que sabe dar razón de su esperanza por la fuerza de su fe en Dios, y gracias al amor que le infunde el Espíritu Santo. Vayamos a anunciar la Buena Nueva.

Domingo 5° de Pascua.

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300
Domingo 5° de Pascua

Motivación de entrada

La liturgia nos presenta la más completa autorrevelación de Jesús: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Jesús es el único camino al Padre, la única verdad salvadora, la vida que no tiene fin.

Acto penitencial

Nos examinamos sobre las palabras con que Jesús se ha definido: ¿es realmente el camino al Padre para mí, para nosotros?, ¿es el único maestro cuya verdad aceptamos y seguimos, o buscamos a otros maestros?, ¿en qué sentido Jesús es para mí, para nosotros, la vida?

LECTURAS BÍBLICAS

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 9, 26-31.

Pablo convertido es aceptado en la comunidad de Jerusalén, por los buenos oficios de Bernabé que convence a los Apóstoles con estas palabras: “Pablo ha visto al Señor en el camino”; es decir, en la comunidad de Jesús.

Segunda lectura: 1Juan 3, 18-24.

La conciencia limpia y recta nos abre a la confianza en Dios, más allá de nuestro pecado; y nos ayuda a cumplir a cabalidad los mandamientos. Así viviremos en Dios.

Evangelio: Juan 15, 1-8.

Con el símil de la vid y los sarmientos, Jesús nos recuerda que la unión con él es condición de vida y que nada bueno y válido podemos hacer sin él.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, presentamos nuestra actividad misionera y nuestros sacrificios que sólo Dios conoce.

Comunión

“Yo soy la vid verdadera y vosotros los sarmientos; el que queda en mi y Yo en él, da mucho fruto”. Eso debe asegurarnos la comunión con Cristo.

Despedida

Como auténticos creyentes y discípulos de Jesús, anunciemos que sólo él es “el Camino, la Verdad y la Vida”, el único salvador.

 

 

San José Obrero (ML). Blanco.

VIERNES 1

San José Obrero (ML). Blanco.

Prefacio de Pascua. Semana 4ª de Pascua – Semana IV del Salterio.                       Día de los trabajadores.

Reseña

El día Internacional del trabajador nace de los reclamos laborales de fines del siglo XIX. Posteriormente desde el año 1955, haciéndose eco, la Iglesia propone celebrar el 1 de mayo a san José Obrero presentándolo como al “humilde obrero de Nazaret” que personifica la dignidad del asalariado, siendo además su protector y el de sus familias. Siendo descendiente de reyes, san José desarrollaba su labor en Nazaret, mientras Jesús “crecía (a su lado) en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres”.

LECTURA Gn 1, 26—2, 3

Lectura del libro del Génesis.

Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo». Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer. Y los bendijo, diciéndoles: «Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra». Y continuó diciendo: «Yo les doy todas las plantas que producen semilla sobre la tierra, y todos los árboles que dan frutos con semilla: ellos les servirán de alimento. Y a todas las fieras de la tierra, a todos los pájaros del cielo y a todos los vivientes que se arrastran por el suelo, les doy como alimento el pasto verde». Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno. Así hubo una tarde y una mañana: éste fue el sexto día. Así fueron terminados el cielo y la tierra, y todos los seres que hay en ellos. El séptimo día. Dios concluyó la obra que había hecho, y cesó de hacer la obra que había emprendido. Dios bendijo el séptimo día y lo consagró, porque en él cesó de hacer la obra que había creado. Palabra de Dios.

Comentario: El relato de la Creación del mundo y del ser humano no tiene valor científico ni histórico. El autor escribe más bien su experiencia de fe:  Dios es el creador de cuanto existe y que lo creó en esencia bueno. Y le confió al varón y a la mujer la tarea de cuidar la Creación.

 SALMO Sal 89, 2-4. 12-14. 16

R. ¡El Señor haga prosperar la obra de nuestras manos!

Antes que fueran engendradas las montañas, antes que nacieran la tierra y el mundo, desde siempre y para siempre, Tú eres Dios. R.

Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: «Vuelvan, seres humanos». Porque mil años son ante tus ojos como el día de ayer, que ya pasó, como una vigilia de la noche. R.

Enséñanos a calcular nuestros años, para que nuestro corazón alcance la sabiduría. ¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo…? Ten compasión de tus servidores. R.

Sacíanos en seguida con tu amor, y cantaremos felices toda nuestra vida. Que tu obra se manifieste a tus servidores, y que tu esplendor esté sobre tus hijos. R.

 ALELUIA Sal 67, 20

Aleluia. ¡Bendito sea el Señor, el Dios de nuestra salvación! Él carga con nosotros día tras día. Aleluia.

 EVANGELIO Mt 13, 54-58

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Al llegar a su pueblo, Jesús se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal manera que todos estaban maravillados. «¿De dónde le vienen, decían, esta sabiduría y ese poder de hacer milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿Su madre no es la que llaman María? ¿Y no son hermanos suyos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Y acaso no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde le vendrá todo esto?» Y Jesús era para ellos un motivo de escándalo. Entonces les dijo: «Un profeta es despreciado solamente en su pueblo y en su familia». Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la falta de fe de esa gente. Palabra del Señor.

Comentario: A los contemporáneos de Jesús les cuesta comprender su divinidad, lo consideraban solo como el “hijo del carpintero”. De la misma manera, muchos trabajadores son o pueden ser fermento del Reino de Dios sin exhibir su fe y su pertenencia a la Iglesia. 

De la feria. San Pedro Chanel, p. y mr. (ML). Rojo. San Luis Grignion de Montfort, p. (ML). Blanco.

liturgia cotidiana abril
Martes 28

LECTURA Hech 11, 19-26

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Los que se habían dispersado durante la persecución que se desató a causa de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y anunciaban la Palabra únicamente a los judíos. Sin embargo, había entre ellos algunos hombres originarios de Chipre y de Cirene que, al llegar a Antioquía, también anunciaron a los paganos la Buena Noticia del Señor Jesús. La mano del Señor los acompañaba y muchos creyeron y se convirtieron. Al enterarse de esto, la Iglesia de Jerusalén envió a Bernabé a Antioquía. Cuando llegó y vio la gracia que Dios les había concedido, él se alegró mucho y exhortaba a todos a permanecer fieles al Señor con un corazón firme. Bernabé era un hombre bondadoso, lleno del Espíritu Santo y de mucha fe. Y una gran multitud adhirió al Señor. Entonces partió hacia Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Ambos vivieron todo un año en esa Iglesia y enseñaron a mucha gente. Y fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos recibieron el nombre de «cristianos». Palabra de Dios.

Comentario: Bernabé sale al encuentro de Pablo, ya convertido, en vistas a integrarlo a su tarea misionera. Es así que Bernabé será ayudado por Pablo, no permitiendo que quedara relegado, por los prejuicios de su vida anterior. ¿Acogemos a los que han estado alejados de la vida eclesial? 

SALMO Sal 86, 1-7

R. ¡Alaben al Señor, todas las naciones!  

¡Ésta es la ciudad que fundó el Señor, sobre las santas Montañas! Él ama las puertas de Sión más que a todas las moradas de Jacob. Cosas admirables se dicen de ti, Ciudad de Dios. R.

«Contaré a Egipto y a Babilonia entre aquellos que me conocen; filisteos, tirios y etíopes han nacido en ella». Así se hablará de Sión: «Éste, y también aquél, han nacido en ella, y el Altísimo en persona la ha fundado». R.

Al registrar a los pueblos, el Señor escribirá: «Éste ha nacido en ella». Y todos cantarán, mientras danzan: «Todas mis fuentes de vida están en ti». R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. «Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Jn 10, 22-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús se paseaba por el Templo, en el Pórtico de Salomón. Los judíos lo rodearon y le preguntaron: «¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Mesías, dilo abiertamente». Jesús les respondió: «Ya se lo dije, pero ustedes no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre. El Padre y Yo somos una sola cosa». Palabra del Señor.

Comentario: ¿Eres o no el Mesías? Jesús da a entender que su respuesta está ya dada por las palabras y las obras que realiza. Y les pasa el problema a sus interlocutores que no han descubierto su manifestación mesiánica. El que sabe leer el lenguaje divino no necesita explicaciones.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×