Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/05/2015

San Justino, mr. (MO). Rojo.

liturgia cotidiana junio
Lunes 1

San Justino, mr. (MO). Rojo.

Leccionario Santoral: 1Cor 1, 18-25; Sal 33, 2-9; Mt 5, 13-19.                                     Semana 9ª durante el año – Semana I del Salterio.

Reseña

Justino nace en Flavia Neapolis (antigua Siquem, Palestina) hacia el año 100. Es filósofo pagano, pero busca la verdad con sinceridad. A los 30 años se convierte al cristianismo, comenzado a viajar como maestro itinerante, llegando también a Roma. Con él abrazan la fe varios de sus alumnos. El filósofo Crescencio, el Cínico, lo denuncia como cristiano, y Justino, con seis de sus alumnos, es conducido ante el prefecto romano Rústico, que lo interroga: “¿Eres cristiano?” Y Justino responde: “Soy cristiano”. Y fueron decapitados hacia el año 165.

LECTURA Tob 1, 3; 2, 1-8

Lectura del libro de Tobías.

Yo, Tobit, seguí los caminos de la verdad y de la justicia todos los días de mi vida. Hice muchas limosnas a mis hermanos y a mis compatriotas deportados conmigo a Nínive, en el país de los Asirios. En nuestra fiesta de Pentecostés, que es la santa fiesta de las siete semanas, me prepararon una buena comida y yo me dispuse a comer. Cuando me encontré con la mesa llena de manjares, le dije a mi hijo Tobías: «Hijo mío, ve a buscar entre nuestros hermanos deportados en Nínive a algún pobre que se acuerde de todo corazón del Señor, y tráelo para que comparta mi comida. Yo esperaré hasta que tú vuelvas”. Tobías salió a buscar a un pobre entre nuestros hermanos, pero regresó, diciéndome: “¡Padre!” Yo le pregunté: “¿Qué pasa, hijo?” Y él agregó: “Padre, uno de nuestro pueblo ha sido asesinado: lo acaban de estrangular en la plaza del mercado, y su cadáver está tirado allí”. Entonces me levanté rápidamente y, sin probar la comida, fui a retirar el cadáver de la plaza, y lo deposité en una habitación para enterrarlo al atardecer. Al volver, me lavé y me puse a comer muy apenado, recordando las palabras del profeta Amós contra Betel: ‘Sus fiestas se convertirán en duelo y todos sus cantos en lamentaciones’. Y me puse a llorar. A la caída del sol, cavé una fosa y enterré el cadáver. Mis vecinos se burlaban de mí, diciendo: “¡Todavía no ha escarmentado! Por este mismo motivo ya lo buscaron para matarlo. ¡Apenas pudo escapar, y ahora vuelve a enterrar a los muertos!” Palabra de Dios.

Comentario: Tobías acoge a los necesitados y da sepultura a los que habían sido abandonados muertos en las plazas. Por este gesto no recibe aplausos, sino burlas y amenazas. Sin embargo, no hace más que dos de las doce “obras de misericordia” de nuestra fe.

SALMO Sal 111, 1-6

R. ¡Feliz el que teme al Señor!

Feliz el hombre que teme al Señor y se complace en sus mandamientos. Su descendencia será fuerte en la tierra: la posteridad de los justos es bendecida. R.

En su casa habrá abundancia y riqueza, su generosidad permanecerá para siempre. Para los buenos brilla una luz en las tinieblas: es el Bondadoso, el Compasivo y el Justo. R.

Dichoso el que se compadece y da prestado, y administra sus negocios con rectitud. El justo no vacilará jamás, su recuerdo permanecerá para siempre. R.

ALELUIA Cfr. Apoc 1, 5

Aleluia. Jesucristo, eres el testigo fiel, el primero que resucitó de entre los muertos; nos amaste y nos purificaste de nuestros pecados, por medio de tu sangre. Aleluia.

EVANGELIO Mc 12, 1-12

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús se puso a hablar en parábolas a los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos, y les dijo: “Un hombre plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. A su debido tiempo, envió a un servidor para percibir de los viñadores la parte de los frutos que le correspondía. Pero ellos lo tomaron, lo golpearon y lo echaron con las manos vacías. De nuevo les envió a otro servidor, y a este también lo maltrataron y lo llenaron de ultrajes. Envió a un tercero, y a este lo mataron, y también golpearon o mataron a muchos otros. Todavía le quedaba alguien, su hijo, a quien quería mucho, y lo mandó en último término, pensando: ‘Respetarán a mi hijo’. Pero los viñadores se dijeron: ‘Este es el heredero: vamos a matarlo y la herencia será nuestra’. Y apoderándose de él, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Vendrá, acabará con los viñadores y entregará la viña a otros. ¿No han leído este pasaje de la Escritura: ‘La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos’?” Entonces buscaban la manera de detener a Jesús, porque comprendían que esta parábola la había dicho por ellos, pero tenían miedo de la multitud. Y dejándolo, se fueron. Palabra del Señor.

Comentario: La viña simboliza al pueblo, los viñadores a las autoridades civiles y religiosas. Los enviados son los profetas. Jesús es el heredero. Con estos cuadros podemos intentar interpretar nuestra realidad personal, eclesial y social. ¿No estaremos sacando al Hijo de Dios de nuestra realidad?

La Santísima Trinidad (S). Blanco.

liturgia cotidiana mayo
Domingo 31

La Santísima Trinidad (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

Sumergirse en el misterio

Jesús se despide de los discípulos y los envía a predicar a todo el mundo. Pero, más que alejarse de ellos, les asegura su continua presencia hasta el fin de los tiempos. Así está hoy con nosotros, los destinatarios actuales de ir a anunciar y bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Bautizar para nosotros significa un rito de iniciación cristiana. Para los Apóstoles, expresaba literalmente la idea de sumergirse en el agua y, además en el amor de Dios como Jesús se bautizó (sumergió) en nuestra realidad humana.

El misterio de la Santísima Trinidad, en general, se considera poco importante. Se lo piensa como una doctrina de fe sin influencia en la vida cotidiana. Lo aceptamos como un misterio que no podemos comprender y que no repercute en nosotros. Sin embargo, el evangelio de hoy nos explica cómo debemos comprender la Iglesia de nuestro tiempo, dentro del misterio de la Trinidad.

La primera certeza que nos da es que “Él estará con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Esta auténtica presencia del Resucitado en la comunidad exige, de nosotros, la confianza y la esperanza en los momentos difíciles, y el coraje de reconocerlo en toda circunstancia.

Una segunda verdad es que somos Iglesia, mientras estamos en estado de misión: “Vayan y hagan mis discípulos a todas las naciones”. La Iglesia es una gran escuela de discipulado, en la cual, más que conocimientos y respuestas, se aprende a poner en práctica un gran proyecto de vida, siguiendo a Jesús. Él mismo se había ofrecido como ejemplo: “Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón”.

El dinamismo que se nos propone en el misterio de la Santísima Trinidad tiene que dinamizar nuestra vida cotidiana de fe y nuestra práctica cristiana: ir, enseñar y bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

“Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Jn 16, 13).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La liturgia de la Santísima Trinidad nos propone adorar el misterio central de nuestra fe: Dios que es uno en su naturaleza y trino en las personas. Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es familia: de él venimos y hacia él caminamos.

1ª LECTURA Deut 4, 32-34. 39-40

Guía: El cristiano es un testigo privilegiado de la presencia de Dios en la creación y en la historia.

Lectura del libro del Deuteronomio.

Pregúntale al tiempo pasado, a los días que te han precedido desde que el Señor creó al hombre sobre la tierra, si de un extremo al otro del cielo sucedió alguna vez algo tan admirable o se oyó una cosa semejante. ¿Qué pueblo oyó la voz de Dios que hablaba desde el fuego, como la oíste tú, y pudo sobrevivir? ¿O qué dios intentó venir a tomar para sí una nación de en medio de otra, con milagros, signos y prodigios, combatiendo con mano poderosa y brazo fuerte, y realizando tremendas hazañas, como el Señor, tu Dios, lo hizo por ti en Egipto, ante tus mismos ojos? Reconoce hoy y medita en tu corazón que el Señor es Dios allá arriba, en el cielo, y aquí abajo, en la tierra y no hay otro. Observa los preceptos y los mandamientos que hoy te prescribo. Así serás feliz, tú y tus hijos después de ti, y vivirás mucho tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da para siempre. Palabra de Dios.

SALMO Sal 32, 4-6. 9. 18-20. 22

R. ¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia!

La palabra del Señor es recta y Él obra siempre con lealtad; Él ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su amor. R.

La palabra del Señor hizo el cielo, y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales; porque Él lo dijo, y el mundo existió, Él dio una orden, y todo subsiste. R.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R.

Nuestra alma espera en el Señor: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Señor, que tu amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en ti. R.

1ª LECTURA Rom 8, 14-17

Guía: El Espíritu Santo nos capacita para descubrir e invocar a Dios como nuestro Padre.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios «iAbbá!», es decir, «iPadre!». El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con Él para ser glorificados con Él. Palabra de Dios.

ALELUIA Cfr. Apoc 1, 8

Aleluia. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, al Dios que es, que era y que viene. Aleluia.

EVANGELIO Mt 28, 16-20

Guía: Jesús envía a apóstoles al mundo para que continúen con su misión en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Después de la Resurrección del Señor, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de Él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: «Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que Yo les he mandado. Y Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo». Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Ofrecemos los dones del pan y del vino, recibidos de las manos providenciales del Padre, que el Espíritu Santo transformará en el Cuerpo y en la Sangre de Jesús.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La comunión con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, en el Espíritu Santo, es un anticipo del encuentro definitivo que un día tendremos con el Padre Dios.

DESPEDIDA

Guía: Nos despedimos llevando con nosotros la alegría de ser la familia de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Deseamos de ahora en más testimoniar este gozo que nos compromete a construir nuestro mundo según el Dios trinitario que creemos.

De la feria. Verde. Santa María en Sábado. Blanco.

liturgia cotidiana mayo
SÁBADO 30

De la feria. Verde.

Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA Ecli 51,12-20

Lectura del libro del Eclesiástico.

¡Señor, te daré gracias y te alabaré! Bendeciré el nombre del Señor. En mi juventud, antes de andar por el mundo, busqué abiertamente la sabiduría en la oración; a la entrada del Templo, pedí obtenerla y la seguiré buscando hasta el fin. Cuando floreció como un racimo que madura, mi corazón puso en ella su alegría; mi pie avanzó por el camino recto y desde mi juventud seguí sus huellas. Apenas le presté un poco de atención, la recibí y adquirí una gran enseñanza. Yo he progresado gracias a ella: al que me dio la sabiduría le daré la gloria. Porque resolví ponerla en práctica, tuve celo por el bien y no me avergonzaré de ello. Mi alma luchó para alcanzarla, fui minucioso en la práctica de la Ley, extendí mis manos hacia el cielo y deploré lo que ignoraba de ella. Hacia ella dirigí mi alma y, conservándome puro, la encontré. Palabra de Dios.

Comentario: En el ser agradecido se puede reconocer  a una persona. El autor da gracias a Dios porque le entregó la sabiduría… Quien dice simplemente “gracias” refleja humildad y grandeza de espíritu lo que le permitirá conseguir mayores logros.

SALMO Sal 18, 8-11

R. ¡Tus preceptos alegran el corazón, Señor!

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. R.

Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos. R.

La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. R.

Son más atrayentes que el oro, que el oro más fino; más dulces que la miel, más que el jugo del panal. R.

ALELUIA Cfr. Col 3, 16. 17

Aleluia. Que la palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza; dando gracias por Él a Dios Padre. Aleluia.

EVANGELIO Mc 11, 27-33

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Después de haber expulsado a los vendedores del Templo, Jesús volvió otra vez a Jerusalén. Mientras caminaba por el Templo, los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos se acerca ron a Él y le dijeron: «¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿O quién te dio autoridad para hacerlo?». Jesús les respondió: «Yo también quiero hacerles una pregunta. Si me responden, les diré con qué autoridad hago estas cosas. Díganme: el bautismo de Juan Bautista, ¿venía del cielo o de los hombres?». Ellos se hacían este razonamiento: «Si contestamos: “Del cielo”, Él nos dirá: “¿Por qué no creyeron en Él?” ¿Diremos entonces: “De los hombres”?» Pero como temían al pueblo, porque todos consideraban que Juan había sido realmente un profeta, respondieron a Jesús: «No sabemos». Y Él les respondió: «Yo tampoco les diré con qué autoridad hago estas cosas». Palabra del Señor.

Comentario: Estos que se acercan a Jesús con las mismas preguntas, demuestran poca preocupación por entender a Dios. Jesús les responde con otra pregunta y deben guardar silencio. ¿Nos interesa la verdad o nos domina el propio interés mezquino?

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana mayo
VIERNES 29

De la feria. Verde.

LECTURA Ecli 44, 1. 9-13

Lectura del libro del Eclesiástico.

Elogiemos a los hombres ilustres, a los antepasados de nuestra raza. Porque hay otros que cayeron en el olvido y desaparecieron como si no hubieran existido; pasaron como si no hubieran nacido, igual que sus hijos después de ellos. No sucede así con aquéllos, los hombres de bien, cuyas obras de justicia no han sido olvidadas. Con su descendencia se perpetúa la rica herencia que procede de ellos. Su descendencia fue fiel a las alianzas y también sus nietos, gracias á ellos. Su descendencia permanecerá para siempre, y su gloria no se extinguirá. Palabra de Dios.

Comentario: Es importante que podamos dejar un buen recuerdo en nuestra vida a las próximas generaciones, pero…  ¿Cuáles son nuestra motivaciones? ¿Nos mueve Dios o nuestro propio yo? ¿Por qué quisiéramos que nos recordarán?

SALMO Sal 149, 1-6. 9

R. ¡El Señor ama a su pueblo!

Canten al Señor un canto nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; que Israel se alegre por su Creador y los hijos de Sión se regocijen por su Rey. R.

Celebren su Nombre con danzas, cántenle con el tambor y la cítara, porque el Señor tiene predilección por su pueblo y corona con el triunfo a los humildes. R.

Que los fieles se alegren por su gloria y canten jubilosos en sus fiestas. Glorifiquen a Dios con sus gargantas, éste es un honor para todos sus fieles. R.

ALELUIA Cfr. Jn 15, 16

Aleluia. «Yo los elegí del mundo, para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 11, 11-25

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús llegó a Jerusalén y fue al Templo; y después de observarlo todo, como ya era tarde, salió con los Doce hacia Betania. Al día siguiente, cuando salieron de Betania, Jesús sintió hambre. Al divisar de lejos una higuera cubierta de hojas, se acercó para ver si encontraba algún fruto, pero no había más que hojas, porque no era la época de los higos. Dirigiéndose a la higuera, le dijo: «Que nadie más coma de tus frutos». Y sus discípulos lo oyeron. Cuando llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el Templo y comenzó a echar a los que vendían y compraban en él. Derribó las mesas de los cambistas y los puestos de los vendedores de palomas, y prohibió que transportaran cargas por el Templo. Y les enseñaba: «¿Acaso no está escrito: “Mi Casa será llamada Casa de oración para todas las naciones”? Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones». Cuando se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas, buscaban la forma de matarlo, porque le tenían miedo, ya que todo el pueblo estaba maravillado de su enseñanza. Al caer la tarde, Jesús y sus discípulos salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, al pasar otra vez, vieron que la higuera se había secado de raíz. Pedro, acordándose, dijo a Jesús: «Maestro, la higuera que has maldecido se ha secado». Jesús le respondió: «Tengan fe en Dios. Porque Yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: “Retírate de ahí y arrójate al mar”, sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice, lo conseguirá. Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán. Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas». Palabra del Señor.

Comentario: La maldición de la higuera es una fuerte crítica a Israel que ha perdido su fe, que es la esencia de su identidad como pueblo. ¿Nuestra fe cristiana mantiene o no su capacidad de ser sal y luz del mundo? ¿No merecemos el mismo reproche?

Domingo 13° durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Domingo 13° durante el año

Motivación de entrada

La celebración de hoy nos ofrece unas referencias muy ricas para orientar nuestra vida: cuáles son las exigencias para seguir a Jesús y cómo debemos acoger a los mensajeros del evangelio.

Acto penitencial

Nos recogemos ante el Señor y le pedimos perdón por los pecados de la semana que termina y la fuerza para convertirnos a su seguimiento.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Sabiduría 1, 13-15; 2, 23-25.

Dios nos ha creado para la vida, no para la muerte. Toda la creación es un impulso al bien. La muerte la ha introducido el diablo.

Segunda lectura: 2Corintios 8, 7.9.13-15.

Pablo pide a los Corintios que sean generosos en la colecta para los pobres de Jerusalén, a ejemplo de Jesucristo.

Evangelio: Marcos 5, 21-43 (o bien: 5, 21-24. 35-43).

Relato del poder milagroso de Jesús: Él escucha la súplica del hombre, pero le exige la fe en él.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, ofrecemos sobre el altar nuestro servicio cristiano que nace de nuestra participación en el sacerdocio de Cristo.

Comunión

Cristo en la comunión nos une a él con un amor perpetuo para que demos frutos duraderos.

Despedida

Fortalecidos con la palabra de Dios y el sacramento de Cristo, vayamos a anunciar a todos la alegría del amor de Dios que nos hermana en una sola familia.

 

 

Domingo 12° durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Domingo 12° durante el año

Motivación de entrada

El mundo actual, tan dinámico en superficie, en realidad está como paralizado por el miedo y la confusión espiritual. La celebración de hoy es una invitación a confiar en el Señor, fuerza y guía de su pueblo.

Acto penitencial

Pedimos perdón por haber cultivado más nuestros miedos que la confianza en el Padre Dios. Por no habernos aferrado a Cristo nuestro salvador. Por no haber infundido la esperanza en nuestros hermanos.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Job 38, 1.8-11.

En este pasaje de Job, Dios plantea al hombre preguntas que lo sobrepasan, para inculcarle la humildad y la aceptación del sufrimiento.

Segunda lectura: 2Corintios 5, 14-17.

El que está enraizado en Cristo es una nueva criatura y debe vivir en consecuencia.

Evangelio: Marcos 4, 35-41.

En medio de las tempestades, sufrimientos y tentaciones que podemos encontrar en la vida, Jesús está con nosotros y nos da la fuerza para superarlas.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan que ofrecemos es fuente de fuerza para el cristiano, y lo ayuda a superar los miedos de la vida y a vivir en la alegría del Señor.

Comunión

Si hemos recibido a Cristo y permanecemos en él y lo llevamos en nuestra vida, ¿de qué tendremos miedo?

Despedida

En la Biblia se repite muchas veces: ¡No tengan miedo! Venciendo la muerte, Jesús nos ha asegurado la victoria sobre todo tipo de miedo. Vayamos a anunciar que la condición del cristiano redimido no es el miedo sino la alegría.

 

 

Domingo 11° durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Domingo 11° durante el año

Motivación de entrada

El Salmo 26 nos ofrece la orientación para nuestra eucaristía de hoy: “Escúchame, Señor, que te llamo. Tú eres mi auxilio; no me deseches, no me abandones, Dios de mi salvación”.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón: por olvidar la dignidad de nuestra vocación cristiana; por nuestras omisiones, por no haber hecho el bien que podíamos hacer; por nuestra falta de compasión con la gente desposeída.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Ezequiel 17, 22-24.

El profeta, a través de la parábola del árbol, recuerda que el Señor rebaja a los poderosos y enaltece a los humildes.

Segunda lectura: 2Corintios 5, 6-10.

El cristiano vive intensamente su vida terrena, proyectado hacia la gloria futura, a la cual se prepara con una vida digna de Dios.

Evangelio: Marcos 4, 26-34.

La semilla del Reino sembrada por Jesús brota y crece por la fuerza que le da el Señor: humilde en sus comienzos, llega a ser un árbol grande.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan y el vino que ponemos sobre el altar, y que pronto será el sacramento de Cristo, quiere ser una súplica al Padre Dios: que ese alimento nunca nos falte y que esté presente en todas las mesas.

Comunión

En la comunión hacemos nuestro el saludo de Jesús: “Padre Santo, guarda en tu nombre a aquellos que me has dado para que sean uno, como nosotros somos uno” (Juan 17, 11).

Despedida

Hemos compartido la misma palabra, el mismo pan, el mismo cáliz, la misma oración, vayamos ahora a compartir esa riqueza con otros, especialmente con los enfermos y los más necesitados.

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Solemnidad del Santísimo
Cuerpo y Sangre de Cristo

Motivación de entrada

La solemnidad del “Cuerpo y Sangre de Cristo” nos hace revivir la presencia real de Cristo en la eucaristía y nos recuerda la nueva Alianza sellada con la sangre de Cristo. Es signo de fraternidad.

Acto penitencial

Por no habernos acercado con frecuencia a recibir el cuerpo de Cristo. Por no haberlo hecho siempre con un corazón reconciliado y limpio. Por no haber sacado de ahí la fuerza para amar a los hermanos.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Éxodo 24, 3-8.

Moisés ratifica, ante el Señor y con el Pueblo, la alianza del Sinaí. La sangre con que rocía a todos anticipa en su figura la sangre redentora, derramada por Cristo en la cruz.

Segunda lectura: Hebreos 9, 11-15.

Cristo, viniendo, nos redime con su sacrificio. Los sacrificios antiguos, que eran figura y signo, desaparecen.

Evangelio: Marcos 14, 12-16. 22-26.

En el relato de Marcos están presentes los elementos de la redención realizada por Cristo: la sangre derramada por muchos, la alianza y la comunión con el cuerpo de Cristo.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con los dones del pan y del vino, presentamos nuestra vida, la de nuestros         hermanos, sus esperanzas y sacrificios, para que el Señor los transforme con su amor compasivo.

Comunión

Dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mi y yo en él”. No rompamos esa promesa con nuestros pecados.

Despedida

Nos hemos alimentado del mismo pan, hemos bebido del mismo cáliz, hemos oído la misma palabra, junto al mismo altar; vayamos ahora a anunciar con la vida que somos hermanos, que Dios nos ama y ama a todos.

Nuestro Señor Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote (F). Blanco.

liturgia cotidiana mayo
JUEVES 28

Nuestro Señor Jesucristo

Sumo y Eterno Sacerdote (F). Blanco.

Gloria. Prefacio de la Santísima Eucaristía.

Reseña

La celebración de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote se celebra el jueves posterior a Pentecostés, desde inicio del siglo XX ya que en algunos misales de la época la encontramos como misa votiva. Aunque por entonces no figura en el calendario litúrgico como hoy, habiéndose extendido por muchos países, comenzando por España desde el año 1973. En Chile tiene la categoría de fiesta y cuenta con textos propios para la misa y para el oficio divino. En muchas diócesis, en este día, se celebra la Jornada de santificación de los sacerdotes. Ante la falta de sacerdotes es un día propicio para rezar por las vocaciones.

LECTURA Is 52, 13–53, 12

Lectura del libro de Isaías.

Mi Servidor triunfará: será exaltado y elevado a una altura muy grande. Así como muchos quedaron horrorizados a causa de él, porque estaba tan desfigurado que su aspecto no era el de un hombre y su apariencia no era más la de un ser humano, así también él asombrará a muchas naciones, y ante él los reyes cerrarán la boca, porque verán lo que nunca se les había contado y comprenderán algo que nunca habían oído.  ¿Quién creyó lo que nosotros hemos oído y a quién se le reveló el brazo del Señor? Él creció como un retoño en su presencia, como una raíz que brota de una tierra árida, sin forma ni hermosura que atrajera nuestras miradas, sin un aspecto que pudiera agradarnos. Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y habituado al sufrimiento, como alguien ante quien se aparta el rostro, tan despreciado, que lo tuvimos por nada. Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencias, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados. Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, y el Señor hizo recaer sobre él las iniquidades de todos nosotros. Al ser maltratado, se humillaba y ni siquiera abría su boca: como un cordero llevado al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, él no abría su boca. Fue detenido y juzgado injustamente, y ¿quién se preocupó de su suerte? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes y golpeado por las rebeldías de mi pueblo. Se le dio un sepulcro con los malhechores y una tumba con los impíos, aunque no había cometido violencia ni había engaño en su boca. El Señor quiso aplastarlo con el sufrimiento. Si ofrece su vida en sacrificio de reparación, verá su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del Señor se cumplirá por medio de él. A causa de tantas fatigas, él verá la luz y, al saberlo, quedará saciado. Mi Servidor justo justificará a muchos y cargará sobre sí las faltas de ellos. Por eso le daré una parte entre los grandes, y él repartirá el botín junto con los poderosos. Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los culpables, siendo así que llevaba el pecado de muchos e intercedía en favor de los culpables. Palabra de Dios.

Comentario: Este texto, del Siervo de Yahvé,  se aplicará a Jesús. Y  bajo esta imagen de donación los diáconos, sacerdotes y obispos están consagrados (separados) a Dios como “siervos” (donación) a favor del Pueblo de Dios.

O bien: Heb 10, 12-23

SALMO Sal 39, 6. 9. 10-11

R. ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

¡Cuántas maravillas has realizado, Señor, Dios mío! Yo amo, Dios mío, tu voluntad, y tu ley está en mi corazón. R.

Proclamé gozosamente tu justicia en la gran asamblea; no, no mantuve cerrados mis labios, Tú lo sabes, Señor. R.

No escondí tu justicia dentro de mí, proclamé tu fidelidad y tu salvación. R.

ALELUIA Is 42, 1

Este es mi servidor, a quien yo sostengo, mi elegido, en quien se complace mi alma. Yo he puesto mi espíritu sobre él para que lleve el derecho a las naciones.

EVANGELIO Lc 22, 14-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Llegada la Hora de pasar de este mundo a su Padre, Jesús se sentó a la mesa con los Apóstoles y les dijo: «He deseado ardientemente comer esta Pascua con ustedes antes de mi Pasión, porque les aseguro que ya no la comeré más hasta que llegue a su pleno cumplimiento en el Reino de Dios». Y tomando una copa, dio gracias y dijo: «Tomen y compártanla entre ustedes. Porque les aseguro que desde ahora no beberé más del fruto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios». Luego tomó el pan, dio gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». Después de la cena hizo lo mismo con la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza sellada con mi Sangre, que se derrama por ustedes. Palabra del Señor.

Comentario: En la Última Cena, Jesús se entrega en forma anticipada lo que consumará en la cruz. Del mismo modo, los sacerdotes están llamados a entregarse fielmente a Dios, presidiendo los sacramentos y entregándose como Jesús Pastor al Pueblo de Dios.

Del 1 al 13 de junio: 40% DE DESCUENTO EN BIBLIAS (LUIS ALONSO SCHÖKEL Y LATINOAMERICANA) 

IMG_1711Las primeras dos semanas de junio, SAN PABLO y su cadena de librerías les invitan a revisar nuestra variedad de Biblias de Luis Alonso Schökel (“La Biblia de Nuestro Pueblo”, en sus formatos: tapa flexible y con uñetas), y Latinoamericana (Letra Grande). Las versiones más populares de la Biblia, ahora con un 40% de descuento, del 1 al 13 de junio.

¡Ven y descubre los distintos formatos que acompañan estas versiones de las Sagradas Escrituras!

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×