Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 29/06/2015

De la feria. Verde. Primeros Mártires de Roma (ML). Rojo.

liturgia cotidiana junio
Martes 30

De la feria. Verde.

Primeros Mártires de Roma (ML). Rojo.

LECTURA Gn 19, 15-29

Lectura del libro del Génesis.

Cuando el Señor decidió destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, los ángeles instaron a Lot, diciéndole: «¡Vamos! Saca a tu mujer y a tus dos hijas que están aquí, para que no seas aniquilado cuando la ciudad reciba su castigo». Como él no salía de su asombro, los hombres lo tomaron de la mano, lo mismo que a su esposa y a sus dos hijas, y lo sacaron de la ciudad para ponerlo fuera de peligro, porque el Señor tuvo compasión de él. Después que lo sacaron, uno de ellos dijo: «Huye, si quieres salvar la vida. No mires hacia atrás, ni te detengas en ningún lugar de la región baja. Escapa a las montañas, para no ser aniquilado». Lot respondió: «No, por favor, Señor mío. Tú has sido bondadoso con tu servidor y me has demostrado tu gran misericordia, salvándome la vida. Pero yo no podré huir a las montañas, sin que antes caigan sobre mí la destrucción y la muerte. Aquí cerca hay una ciudad –es una población insignificante– donde podré refugiarme. Deja que me quede en ella, ya que es tan pequeña, y así estaré a salvo». Entonces Él le respondió: «Voy a complacerte una vez más: no destruiré la ciudad de la que hablas. Pero apúrate; refúgiate en ella, porque no podré hacer nada hasta que llegues allí». Por eso la ciudad recibió el nombre de Soar, que significa “pequeño poblado”. Cuando el sol comenzó a brillar sobre la tierra, Lot entró en Soar. Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego que descendían del cielo. Así destruyó esas ciudades y toda la extensión de la región baja, junto con los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo. Y como la mujer de Lot miró hacia atrás, quedó convertida en una columna de sal. A la madrugada del día siguiente, Abraham regresó al lugar donde había estado en la presencia del Señor. Cuando dirigió su mirada hacia Sodoma, Gomorra y toda la extensión de la región baja, vio un humo que subía de la tierra, como el humo de un horno. Así, cuando Dios destruyó las ciudades de la región baja, se acordó de Abraham, librando a Lot de la catástrofe con que arrasó las ciudades donde él había vivido. Palabra de Dios.

Comentario: Es este un paralelo con el relato del Diluvio. Ambas narraciones demuestran cómo el permanecer cerrados a Dios y a los hermanos lleva a una inevitable destrucción del proyecto de Dios sobre nosotros y sobre el mundo.

SALMO Sal 25, 2-3. 9-12

R. ¡Tu amor está siempre ante mis ojos, Señor!

Examíname, Señor, y pruébame, sondea hasta lo más íntimo de mi ser; porque tu amor está siempre ante mis ojos, y yo camino en tu verdad. R.

No me incluyas entre los pecadores ni entre los hombres sanguinarios: ellos tienen las manos llenas de infamia, y su derecha está repleta de sobornos. R.

Yo, en cambio, procedo íntegramente: líbrame y concédeme tu gracia. Mis pies están firmes sobre el camino llano, y en la asamblea bendeciré al Señor. R.

ALELUIA Sal 129, 5

Aleluia. Espero en el Señor y confío en su palabra. Aleluia.

EVANGELIO Mt 8, 23-27

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De pronto se desató en el mar una tormenta tan grande, que las olas cubrían la barca. Mientras tanto, Jesús dormía. Acercándose a Él, sus discípulos lo despertaron, diciéndole: «¡Sálvanos, Señor, nos hundimos!» Él les respondió: «¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe?» Y levantándose, increpó al viento y al mar, y sobrevino una gran calma. Los hombres se decían entonces, llenos de admiración: «¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?». Palabra del Señor.

Comentario: Cuando aceptamos seguir a Jesús, y con entusiasmo nos embarcamos en el camino que él nos indica. Pero cuando vienen las pruebas y las dudas es cuando nuevamente aparece Jesús invitándonos a no abandonarlo y a creer que él está a nuestro lado.

Santos Pedro y Pablo, aps. (S). Rojo.

liturgia cotidiana junio
Lunes 29

Santos Pedro y Pablo, aps. (S). Rojo.

Gloria. Credo. Prefacio propio. Día del Papa. Colecta del Óbolo de san Pedro.

Llamados y enviados en misión

Pedro era un pescador, generoso y apasionado, pero débil hasta negar a su Maestro. Pablo un fariseo aferrado a la Ley, un perseguidor de los cristianos.

Con estos dones y defectos llegaron a ser las columnas principales desde donde Dios comenzó a construir su Iglesia. Pedro marcando el “pastoreo” de las comunidades y Pablo lanzándose a “evangelizar” más allá de las fronteras. El secreto fue que se sintieron llamados por Dios y ungidos por el Espíritu Santo. Con fe y humildad, ambos respondieron hasta el martirio.

Si pensamos en Pedro, recordamos al Papa, como quien preside la unidad y comunión entre las iglesias (diócesis, parroquias y comunidades). Si recordamos a Pablo, pensamos en muchos que abrieron una historia renovada en la evangelización: Francisco, Ignacio Francisco Javier, Alberto, Alberione, etcétera, y muchos fundadores de institutos religiosos.

El evangelio nos recuerda el momento en que Jesús entrega a Pedro el poder de apacentar a su Pueblo… Pablo testimonia (segunda lectura) cómo se siente al final de su vida y después de haber cumplido cuanto el Señor le confió. La primera lectura nos relata las persecuciones y cárceles que sufrieron y cómo Dios los asistía.

Roguemos por todos los llamados para que tomen conciencia de sus dones y debilidades, y asistidos por el Espíritu Santo, tengan el convencimiento de ayudar a crecer en la fe a muchos.

Dios nos bendiga con nuevos llamados y enviados en misión.

P. Martín Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Celebramos a los apóstoles Pedro y Pablo, como máximas columnas de la Iglesia. Pedro elegido como “piedra” de su Iglesia por Jesús; Pablo para llevar la fe a los pueblos no judíos.

1ª LECTURA Hech 12, 1-11

Guía: Vemos cómo Pedro es liberado de la cárcel mientras la comunidad reza por él.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

El rey Herodes hizo arrestar a algunos miembros de la Iglesia para maltratarlos. Mandó ejecutar a Santiago, hermano de Juan, y al ver que esto agradaba a los judíos, también hizo arrestar a Pedro. Eran los días de “los panes ázimos”. Después de arrestarlo, lo hizo encarcelar, poniéndolo bajo la custodia de cuatro relevos de guardia, de cuatro soldados cada uno. Su intención era hacerlo comparecer ante el pueblo después de la Pascua. Mientras Pedro estaba bajo custodia en la prisión, la Iglesia no cesaba de orar a Dios por él. La noche anterior al día en que Herodes pensaba hacerlo comparecer, Pedro dormía entre los soldados, atado con dos cadenas, y los otros centinelas vigilaban la puerta de la prisión. De pronto, apareció el Ángel del Señor y una luz resplandeció en el calabozo. El Ángel sacudió a Pedro y lo hizo levantar, diciéndole: “¡Levántate rápido!”. Entonces las cadenas se le cayeron de las manos. El Ángel le dijo: “Tienes que ponerte el cinturón y las sandalias”, y Pedro lo hizo. Después le dijo: “Cúbrete con el manto y sígueme”. Pedro salió y lo seguía; no se daba cuenta de que era cierto lo que estaba sucediendo por intervención del Ángel, sino que creía tener una visión. Pasaron así el primero y el segundo puesto de guardia, y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad. La puerta se abrió sola delante de ellos. Salieron y anduvieron hasta el extremo de una calle, y en seguida el Ángel se alejó de él. Pedro, volviendo en sí, dijo: “Ahora sé que realmente el Señor envió a su Ángel y me libró de las manos de Herodes y de todo cuanto esperaba el pueblo judío”. Palabra de Dios.         

SALMO Sal 33, 2-9

R. El Señor me libró de todos mis temores.

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Mi alma se gloría en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren. R.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos. Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia Él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

El Ángel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra. ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en Él se refugian! R.  

2ª LECTURA 2Tim 4, 6-8. 17-18

Guía: Anima encontrarse con la fe y la gratitud de san Pablo ya próximo a su martirio.

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Ya estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima: he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe. Y ya está preparada para mí la corona de justicia, que el Señor, como justo Juez, me dará en ese día, y no solamente a mí, sino a todos los que hayan aguardado con amor su manifestación. El Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos. Así fui librado de la boca del león. El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su reino celestial. ¡A Él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén. Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 16, 18

Aleluia. Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Aleluia.

EVANGELIO Mt 16, 13-19

Guía: El Apóstol Pedro es constituido fundamento de la Iglesia por expreso designio de Jesús.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?”. Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”. “Y ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy?”. Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y Yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Acompañemos el pan y el vino con nuestro apoyo de las obras pontificias.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: La eucaristía alimenta nuestra fe en la Iglesia, y nuestros esfuerzos por permanecer fieles a sus enseñanzas. Con alegría, vayamos a recibir el Pan de Vida.

DESPEDIDA

Guía: Con alegría, por haber celebrado a los máximos pilares de nuestra fe católica, nos retiramos, cantando.

13° durante el año. Verde.

liturgia cotidiana junio
Domingo 28

13° durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Jesús salva y sana siempre

El evangelio de hoy muestra una multitud que se amontona alrededor de Jesús. A orillas del lago y sobre una barca, él habla, escucha y enseña.

Tres personas son los protagonistas de ese día: un jefe de la sinagoga que representa al pueblo elegido, una mujer pagana e impura por la enfermedad y, por lo tanto, intocable, y una niña muerta. Jesús se contacta con los tres y los sana y salva.

Primero llega Jairo, responsable de la sinagoga. No puede esconder su dolor al ver que su hija se está muriendo. Seguramente ya conoce a Jesús y su milagrosa bondad. Cafarnaúm era una pequeña ciudad y sabemos por otros textos que Jesús frecuenta esa sinagoga.

Jairo vence el respeto humano que le provoca pertenecer a un círculo importante de la ciudad. Hablar con Jesús, profeta muy discutido, y delante de toda la gente, para pedirle ayuda, expresa la fe que le tenía. El Señor responde poniéndose en camino para sanar a su hija.

Mientras tanto, otra mujer, enferma desde hace años, se acerca a Jesús, pero a escondidas. Cree que le basta solo con tocar el manto de Jesús, sin hablarle. Es tanta su fe que con ese gesto recupera la salud. Nadie se da cuenta, solamente Jesús. Después de sanarla, Jesús habla con ella para regalarle también la salud del alma.

El evangelio hace ver cómo Jesús nunca pasa en vano y siempre obra milagros. Sin embargo, puede suceder que, aun estando a su lado, no advirtamos el paso del salvador del mundo.

Todos los días tenemos la posibilidad de entrar en el corazón y en la mente de Jesús, conocer sus gestos y sus palabras, aprender de él. Para eso, debemos leer su evangelio con atención y fe. Ningún texto, ningún catecismo, ninguna teología, nos podrá enseñar tanto sobre Jesús y entrar en su intimidad, como la lectura orante de su evangelio. “Con solo tocar su manto, quedaré curada” (Mc 5, 28).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La celebración de hoy nos invita a acercarnos con fe a Jesús, en la condición que estemos. Jesús se detendrá para comprender nuestra situación y nos dará una respuesta que puede cambiar nuestra vida.

1ª LECTURA Sab 1, 13-15; 2, 23-24

Guía: El libro de la Sabiduría nos invita a considerar que fuimos creados a imagen de su naturaleza… Es nuestra tarea conocer y dar el brillo de la belleza de Dios en nosotros, sin dejarnos atrapar por el Maligno.

Lectura del libro de la Sabiduría.

Dios no ha hecho la muerte ni se complace en la perdición de los vivientes. Él ha creado todas las cosas para que subsistan; las criaturas del mundo son saludables, no hay en ellas ningún veneno mortal y la muerte no ejerce su dominio sobre la tierra. Porque la justicia es inmortal. Dios creó al hombre para que fuera incorruptible y lo hizo a imagen de su propia naturaleza, pero por la envidia del demonio entró la muerte en el mundo, y los que pertenecen a él tienen que padecerla.  Palabra de Dios.

SALMO Sal 29, 2. 4-6. 11-12. 13

R. Yo te glorifico, Señor, porque Tú me libraste.

Yo te glorifico, Señor, porque Tú me libraste y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí. Tú, Señor, me levantaste del Abismo y me hiciste revivir, cuando estaba entre los que bajan al sepulcro. R.

Canten al Señor, sus fieles; den gracias a su santo Nombre, porque su enojo dura un instante, y su bondad, toda la vida: si por la noche se derraman lágrimas, por la mañana renace la alegría. R.

Escucha, Señor, ten piedad de mí; ven a ayudarme, Señor. Tú convertiste mi lamento en júbilo. ¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente! R.

2ª LECTURA 2Cor 8, 7. 9. 13-15

Guía: San Pablo nos invita a motivarnos por la generosidad de Dios, sabiendo entregar a los demás nuestras riquezas humanas y espirituales.

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Ya que ustedes se distinguen en todo: en fe, en elocuencia, en ciencia, en toda clase de solicitud por los demás, y en el amor que nosotros les hemos comunicado, espero que también se distingan en generosidad. Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. No se trata de que ustedes sufran necesidad para que otros vivan en la abundancia, sino de que haya igualdad. En el caso presente, la abundancia de ustedes suple la necesidad de ellos, para que un día, la abundancia de ellos supla la necesidad de ustedes. Así habrá igualdad, de acuerdo con lo que dice la Escritura: “El que había recogido mucho no tuvo de sobra, y el que había recogido poco no sufrió escasez”. Palabra de Dios.

ALELUIA

Aleluia. Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte e hizo brillar la vida, mediante la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Mc 5, 21-43

Guía: El evangelio nos muestra una multitud que se amontona alrededor de Jesús. Aunque luego tres personas serán las protagonistas, porque Jesús se contacta con ellas dándoles su salvación.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y Él se quedó junto al mar. Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies, rogándole con insistencia: «Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se sane y viva». Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados. Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias. Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor. Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto, porque pensaba: «Con sólo tocar su manto quedaré sanada». Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba sanada de su mal. Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de Él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: «¿Quién tocó mi manto?» Sus discípulos le dijeron: «¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?» Pero Él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido. Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad. Jesús le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda sanada de tu enfermedad». Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: «Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?» Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: «No temas, basta que creas». Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba. Al entrar, les dijo: «¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme». Y se burlaban de Él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con Él, entró donde ella estaba. La tomó de la mano y le dijo: «Talitá kum», que significa: «¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!» En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro, y Él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que dieran de comer a la niña. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Con el pan y el vino, llevamos al altar nuestra vida para que él nos cure de nuestra dolencia y nos convirtamos en sus discípulos misioneros.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: La comunión que recibiremos nos une al amor perpetuo de Jesús por la Humanidad y ella nos dará la gracia de dar los frutos con nuestro amor por los demás.

DESPEDIDA

Guía: Fortalecidos con la Palabra de Dios y el pan eucarístico, vayamos a anunciar a todos la alegría del amor de Dios que nos hermana en una sola familia.

De la feria. Verde. San Cirilo de Alejandría, o. y d. (ML). Santa María en Sábado. Blanco.

liturgia cotidiana junio
Sábado 27

De la feria. Verde. San Cirilo de Alejandría, o. y d. (ML). Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA Gn 18, 1-15

Lectura del libro del Génesis.

El Señor se apareció a Abraham junto al encinar de Mamré, mientras él estaba sentado a la entrada de su carpa, a la hora de más calor. Alzando los ojos, divisó a tres hombres que estaban parados cerca de él. Apenas los vio, corrió a su encuentro desde la entrada de la carpa y se inclinó hasta el suelo, diciendo: «Señor mío, si quieres hacerme un favor, te ruego que no pases de largo delante de tu servidor. Yo haré que les traigan un poco de agua. Lávense los pies y descansen a la sombra del árbol. Mientras tanto, iré a buscar un trozo de pan, para que ustedes reparen sus fuerzas antes de seguir adelante. ¡Por algo han pasado junto a su servidor!» Ellos respondieron: «Está bien. Puedes hacer lo que dijiste». Abraham fue rápidamente a la carpa donde estaba Sara y le dijo: « ¡Pronto! Toma tres medidas de la mejor harina, amásalas y prepara unas tortas». Después fue corriendo hasta el corral, eligió un ternero tierno y bien cebado, y lo entregó a su sirviente, que de inmediato se puso a prepararlo. Luego tomó cuajada, leche y el ternero ya preparado, y se los sirvió. Mientras comían, él se quedó de pie al lado de ellos, debajo del árbol. Ellos le preguntaron: «¿Dónde está Sara, tu mujer?» «Ahí en la carpa», les respondió. Entonces uno de ellos le dijo: «Volveré a verte sin falta en el año entrante, y para ese entonces Sara habrá tenido un hijo». Mientras tanto, Sara había estado escuchando a la entrada de la carpa, que estaba justo detrás de él. Abraham y Sara eran ancianos de edad avanzada, y los períodos de Sara ya habían cesado. Por eso, ella rió en su interior, pensando: «Con lo vieja que soy, ¿volveré a experimentar el placer? Además, ¡mi marido es tan viejo!» Pero el Señor dijo a Abraham: «¿Por qué se ha reído Sara, pensando que no podrá dar a luz, siendo tan vieja? ¿Acaso hay algo imposible para el Señor? Cuando yo vuelva a verte para esta época, en el año entrante, Sara habrá tenido un hijo». Ella tuvo miedo, y trató de engañarlo, diciendo: «No, no me he reído». Pero él le respondió: «Sí, te has reído». Palabra de Dios.

Comentario: Y Dios se aparece nuevamente a Abraham, ahora por tres personajes que representan la Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Luego de haberlos acogido brindándoles una buena comida, le reiteran el anuncio que pronto Sara tendrá un hijo.

SALMO [Sal]Lc 1, 46-50. 53-55

R. El Señor se acordó de su misericordia.

Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador. R.

Porque Él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! R.

Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquéllos que lo temen. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. R.

Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre. R.

ALELUIA Mt 8, 17

Aleluia. Cristo tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. Aleluia.

EVANGELIO Mt 8, 5-17

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Al entrar en Cafarnaúm, se acercó a Jesús un centurión, rogándole: «Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente». Jesús le dijo: «Yo mismo iré a sanarlo». Pero el centurión respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: “Ve”, él va, y a otro: “Ven”, él viene; y cuando digo a mi sirviente: “Tienes que hacer esto”, él lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos; en cambio, los herederos del Reino serán arrojados afuera, a las tinieblas, donde habrá llantos y rechinar de dientes». Y Jesús dijo al centurión: «Ve, y que suceda como has creído». Y el sirviente se sanó en ese mismo momento. Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro, encontró a la suegra de éste en cama con fiebre. Le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirlo. Al atardecer, le llevaron muchos endemoniados, y Él, con su palabra, expulsó a los espíritus y sanó a todos los que estaban enfermos, para que se cumpliera lo que había sido anunciado por el profeta Isaías: “Él tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades”. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús aunque privilegió al pueblo de Israel, abrió el camino para que la Iglesia llevara a todos los pueblos su mensaje. Aquí lo encontramos alabando la fe de un centurión romano, quien lo buscaba, y sanando a la suegra de Pedro, quien luego se pone a su servicio. 

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana junio
Viernes 26

De la feria. Verde.

LECTURA Gn 17, 1. 4-5. 9-10. 15-22

Lectura del libro del Génesis.

Cuando Abrám tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy el Dios Todopoderoso. Camina en mi presencia y sé irreprochable. Ésta será mi alianza contigo: tú serás el padre de una multitud de naciones. Y ya no te llamarás más Abrám: en adelante tu nombre será Abraham, para indicar que Yo te he constituido padre de una multitud de naciones». Después, Dios dijo a Abraham: «Tú, por tu parte, serás fiel a mi alianza; tú, y también tus descendientes, a lo largo de las generaciones. Y ésta es mi Alianza con ustedes, a la que permanecerán fieles tú y tus descendientes: todos los varones deberán ser circuncidados». También dijo Dios a Abraham: «A Sarai, tu esposa, no la llamarás más Sarai, sino que su nombre será Sara. Yo la bendeciré y te daré un hijo nacido de ella, al que también bendeciré. De ella suscitaré naciones, y de ella nacerán reyes de pueblos». Abraham cayó con el rostro en tierra, y se sonrió, pensando: «¿Se puede tener un hijo a los cien años? Y Sara, a los noventa, ¿podrá dar a luz?» Entonces Abraham dijo a Dios: «Basta con que Ismael viva feliz bajo tu protección». Pero Dios le respondió: «No, tu esposa Sara te dará un hijo, a quien pondrás el nombre de Isaac. Yo estableceré mi Alianza con él y con su descendencia como una Alianza eterna. Sin embargo, también te escucharé en lo que respecta a Ismael: lo bendeciré, lo haré fecundo y le daré una descendencia muy numerosa; será padre de doce príncipes y haré de él una gran nación. Pero mi Alianza la estableceré con Isaac, el hijo que Sara te dará el año próximo, para esta misma época». Y cuando terminó de hablar, Dios se alejó de Abraham. Palabra de Dios.

Comentario: Dios le asegura a Abraham  descendencia, en cumplimiento de su promesa, dándole el hijo de su esposa. Queda claro así que Dios es el principio de la vida y que también es él quien lo llama a ser padre del pueblo de Dios. ¿En qué medida dejamos que Dios sea el protagonista de nuestra vida?

SALMO Sal 127, 1-5

R. ¡Feliz el que teme al Señor!

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo, serás feliz y todo te irá bien. R.

Tu esposa será como una vid fecunda en el seno de tu hogar; tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa. R.

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor!¡Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida: que contemples la paz de Jerusalén! R.

ALELUIA Mt 8, 17

Aleluia. Cristo tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. Aleluia.

EVANGELIO Mt 8, 1-4

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Cuando Jesús bajó de la montaña, lo siguió una gran multitud. Entonces un leproso fue a postrarse ante Él y le dijo: «Señor, si quieres, puedes purificarme». Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». Y al instante quedó purificado de su lepra. Jesús le dijo: «No se lo digas a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que ordenó Moisés para que les sirva de testimonio». Palabra del Señor.

Comentario: Desde aquí san Mateo presenta a Jesús Maestro, que no sólo enseña, sino que también cura y responde a las variadas necesidades humanas. Claro está que luego de ser sanados por Jesús hay que asumir un compromiso consecuente con uno mismo y con los demás.

Estos son los cursos bíblicos que SOBICAIN trae para Agosto

IMG_11282 interesantes temáticas serán tratadas en los cursos de la Sociedad Bíblica Internacional (SOBICAIN) durante el mes de agosto: “Lectura Orante de la Biblia” y “El ABC de la Biblia”. Cursos a realizarse en las modalidades presencial, y virtual (a través de sanpablocampus.com).

“Lectura Orante de la Biblia”: tendrá la mirada del formador Jaime Michea, director Centro Bíblico Claretiano CeBiclar, de amplios estudios sobre el tema. Los cursos  se realizarán los días martes 4, 11, 18, y 25 de agosto, en Avda. L.B. O`Higgins #1626.

“El ABC de la Biblia”: un curso para explorar en profundidad las Sagradas Escrituras, dirigido por el profesor Leonel Díaz, formador permanente de SOBICAIN. Las clases serán los días jueves 5, 12, 19 y 26 de agosto, en Avda. L.B. O`Higgins #1626.

Para consultas sobre valores y cupos llamar al fono: 227200300 – 227200336, o escribirnos al correo electrónico: sobicain@sanpablochile.cl

¡Anímate a aprender!

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana junio
Jueves 25

De la feria. Verde.

LECTURA Gn 16, 1-12. 15-16

Lectura del libro del Génesis.

Sarai, la esposa de Abrám, no le había dado ningún hijo. Pero ella tenía una esclava egipcia llamada Agar. Sarai dijo a Abrám: “Ya que el Señor me impide ser madre, únete a mi esclava. Tal vez por medio de ella podré tener hijos”. Y Abrám accedió al deseo de Sarai. Ya hacía diez años que Abrám vivía en Canaán, cuando Sarai, su esposa, le dio como mujer a Agar, la esclava egipcia. Él se unió con Agar, y ella concibió un hijo. Al ver que estaba embarazada, comenzó a mirar con desprecio a su dueña. Entonces Sarai dijo a Abrám: “Que mi afrenta recaiga sobre ti. Yo misma te entregué a mi esclava, y ahora, al ver que está embarazada, ella me mira con desprecio. El Señor sea nuestro juez, el tuyo y el mío”. Abrám respondió a Sarai: “Puedes disponer de tu esclava. Trátala como mejor te parezca”. Entonces Sarai la humilló de tal manera, que ella huyó de su presencia. El ángel del Señor la encontró en el desierto, junto a un manantial –la fuente que está en el camino a Sur– y le preguntó: “Agar, esclava de Sarai, ¿de dónde vienes y adónde vas?”. “Estoy huyendo de Sarai, mi dueña”, le respondió ella. Pero el ángel del Señor le dijo: “Vuelve con tu dueña y permanece sometida a ella”. Luego añadió: “Yo multiplicaré de tal manera el número de tus descendientes, que nadie podrá contarlos”. Y el ángel del Señor le siguió diciendo: “Tú has concebido y darás a luz un hijo, al que llamarás Ismael, porque el Señor ha escuchado tu aflicción. Más que un hombre, será un asno salvaje: alzará su mano contra todos y todos la alzarán contra él; y vivirá enfrentado a todos sus hermanos”. Después Agar dio a Abrám un hijo, y Abrám lo llamó Ismael. Cuando Agar lo hizo padre de Ismael, Abrám tenía ochenta y seis años. Palabra de Dios.

Comentario: El tema de la descendencia absorbe la mayor parte de la historia de Abraham. Es una promesa divina que tarda en cumplirse, convirtiéndose así en un drama humano por su avanzada edad, su mujer y su esclava. Dios quiere formar un pueblo y sus plazos no son los del Patriarca.

SALMO Sal 106, 1-5

R. ¡Den gracias al Señor porque es bueno!

¡Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterno su amor! ¿Quién puede hablar de las proezas del Señor y proclamar todas sus alabanzas? R.

¡Felices los que proceden con rectitud, los que practican la justicia en todo tiempo! Acuérdate de mí, Señor, por el amor que tienes a tu pueblo. R.

Visítame con tu salvación, para que vea la felicidad de tus elegidos, para que me alegre con la alegría de tu nación y me gloríe con el pueblo de tu herencia. R.

ALELUIA Jn 14, 23

Aleluia. “El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará e iremos a él”, dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 7, 21-29

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: “No son los que me dicen: ‘Señor, Señor’, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?’. Entonces Yo les manifestaré: ‘Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal’. Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero ésta no se derrumbó, porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: ésta se derrumbó, y su ruina fue grande”. Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, la multitud estaba asombrada de su enseñanza, porque Él les enseñaba como quien tiene autoridad y no como sus escribas. Palabra del Señor.

Comentario: No basta con contentarnos de haber dirigido a Dios nuestras súplicas. Es necesario acercarnos a él y, además, cambiar nuestro estilo de vida poniendo en él los fundamentos para nuestra vida y para la sociedad; solo así estarán sentados en tierra firme y no sobre arena.

Nacimiento de san Juan Bautista (S). Blanco.

liturgia cotidiana junio
Miércoles 24

Nacimiento de san Juan Bautista (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

Juan nace de Dios para ser el Precursor

Juan el Bautista es una bisagra profética entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Él indicó directamente a Jesús como el Mesías, aquel que el pueblo de Dios esperaba.

Para narrarnos su nacimiento, el que celebramos hoy, san Lucas sigue el esquema de los grandes llamados en la Biblia. Por un lado, muestra la acción divina y, por otra, la colaboración humana.

Dios toma la iniciativa y sostiene, con su mano, todo el proceso. Así como un día el Padre sin consultarle a nadie creó cuanto existe, de la misma manera mantiene la delantera en su Plan de Salvación.

La parte humana fue y será siempre una respuesta a la propuesta de Dios. Y él no nos elige porque ser perfectos… sino porque quiere, sabiendo de los límites y pecados, como es el caso de Zacarías, sacerdote del Templo, quien pone en dudas su llamado a ser el padre del Precursor; como también su mujer, Isabel, humanamente estéril y anciana, aunque llena de fe.

Esta fragilidad humana nos permite comprender mejor que Juan viene de Dios, como Isaías en la primera lectura. Dios lleva a cabo su obra, más allá de los mezquinos cálculos y deseos humanos, por más buenos que sean ellos.

Al celebrar el nacimiento de Juan el Bautista, reconocemos que todos venimos de Dios y a él regresamos. De aquí nace el respeto por la vida naciente. Él sigue tomando la iniciativa para que un niño nazca: hay esposos que quieren tener un hijo y no pueden, y otros que no lo quieren y los son.

Es un día entonces para recordar que cuando nace una criatura, querida o no por sus padres, Dios tiene un plan para ella en favor de la sociedad y del Reino. Dios le siga bendiciendo,

P. Martín Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La liturgia de hoy resalta la presencia del precursor de Jesús. Juan es la figura que nos permite preguntarnos por nuestra vocación y compromiso por el Reino de Dios.

1ª LECTURA Is 49, 1-6

Guía: El profeta Isaías reconoce en Dios al Creador que lo llama desde el vientre materno. Por este llamado divino hablará por él y su arma será el mensaje de Dios.

Lectura del libro de Isaías.

¡Escúchenme, costas lejanas, presten atención, pueblos remotos! El Señor me llamó desde el vientre materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre. Él hizo de mi boca una espada afilada, me ocultó a la sombra de su mano; hizo de mí una flecha punzante, me escondió en su aljaba. Él me dijo: “Tú eres mi Servidor, Israel, por ti Yo me glorificaré”. Pero yo dije: “En vano me fatigué, para nada, inútilmente, he gastado mi fuerza”. Sin embargo, mi derecho está junto al Señor y mi retribución, junto a mi Dios. Y ahora, ha hablado el Señor, el que me formó desde el vientre materno para que yo sea su Servidor, para hacer que Jacob vuelva a Él y se le reúna Israel. Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza. Él dice: “Es demasiado poco que seas mi Servidor para restaurar a las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; Yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue mi salvación hasta los confines de la tierra”. Palabra de Dios.

SALMO Sal 138, 1-3. 13-15

R. Te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable.

Señor, Tú me sondeas y me conoces, Tú sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso, te das cuenta si camino o si descanso, y todos mis pasos te son familiares. R.

Tú creaste mis entrañas, me plasmaste en el vientre de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. ¡Qué maravillosas son tus obras! R.

Tú conocías hasta el fondo de mi alma y nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo era formado en lo secreto, cuando era tejido en lo profundo de la tierra. R.

2ª LECTURA Hech 13, 22-26

Guía: San Pablo recuerda a los perso-najes que antecedieron al Salvador. Dios finalmente elige a Juan el Bautista para que prepare el camino de Jesús.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

En la sinagoga de Antioquia de Pisidia, Pablo decía: “Dios suscitó para nuestros padres como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón, que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel; y al final de su carrera, Juan Bautista decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquél a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’, Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios”. Palabra de Dios.

ALELUIA Cfr. Lc 1, 76

Aleluia. Tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo; irás delante del Señor preparando sus caminos. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 57-66. 80

Guía: Los caminos de Dios son maravillosos. Donde ya nadie tiene puesta la esperanza, él hace un prodigio, como el nacimiento de Juan el Bautista.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: “No, debe llamarse Juan”. Ellos le decían: “No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre”. Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Éste pidió una pizarra y escribió: “Su nombre es Juan”. Todos quedaron admirados, y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: “¿Qué llegará a ser este niño?”. Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel. Palabra del Señor.        

PRESENTACIÓN DE LA OFRENDAS

Guía: Con los dones del pan y del vino, ofrecemos sobre el altar los sufrimientos de la gente, sus angustias, sus aspiraciones de paz y de solidaridad: de un mundo mejor.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La comunión con el Cuerpo de Cristo nos compromete a colaborar en el Plan de Dios que se revela y realiza en la historia cotidiana del mundo.

DESPEDIDA

Guía: Fortalecidos por la oración, la Palabra y la presencia de los hermanos, vayamos a anunciar que el Señor está entre nosotros.

Se abren inscripciones para el I Congreso Arquidiocesano de Animación Bíblica de la Pastoral

afiche congreso ABP (1)La Comisión Arquidiocesana de Animación Bíblica de la Pastoral invita a participar del I Congreso Arquidiocesano de Animación Bíblica de la Pastoral, que cuenta con el patrocinio de la Vicaría de Pastoral del Arzobispado de Santiago.

Estas jornadas se enmarcan bajo el propósito de celebrar y proyectar los desafíos emanados de la Constitución Dogmática Dei Verbum y de la implementación de la Animación Bíblica de la Pastoral en el Arzobispado de Santiago. Las conferencias y talleres se desarrollarán en el Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Chile, desde el 4 al 6 de septiembre de 2015.

Participantes 
Se convoca a Agentes Pastorales Laicos, Sacerdotes, Diáconos, Religiosas y Religiosos, Institutos Seculares, Movimientos, Colegios, Universidades, Formadores Bíblicos, Estudiantes y Egresados del Diplomado en Estudios Bíblicos, Comunidades de Lectio Divina, Profesores y Estudiantes de Pedagogía en Religión.

Conferencias 
El Congreso contempla la realización de conferencias plenarias y talleres con destacados animadores y expertos en las temáticas, los cuales expondrán los siguientes temas de interés:
• 50 años de Dei Verbum: Remembranza y Desafíos. P. Fidel Oñoro.
• Identidad y misión de la Animación Bíblica de la Pastoral. Mons. Santiago Silva Retamales.
• Dificultades y fortalezas para vivir y comunicar el Evangelio de Jesucristo hoy. P. Fidel Oñoro.
• ¿Cómo anunciar la Palabra de Dios en los contextos actuales? “Hijo de hombre, ponte de pie que voy a hablarte…” (Ez. 2,1): P. Fidel Oñoro.

Talleres y expositores
El Congreso contempla la realización de talleres con destacados expertos en las temáticas, los cuales expondrán los siguientes temas de interés:
• Claves pastorales de la Constitución Dei Verbum. Rosa Estela Yáñez. Teóloga biblista. Académica de la Universidad Católica Silva Henríquez y académica del Centro de Estudios de Conferre.
• Verbum Domini: Don y tarea. Gerardo García Helder. Magister en Sagrada Escritura. Secretario Ejecutivo del Depto. de Pastoral Bíblica de la Conferencia Episcopal Argentina, Coordinador Cono Sur Federación Bíblica Católica.
• Animación Bíblica de la Pastoral y Palabra de Dios. P. Rubén Darío Bergliaffa. ssp. Director de la Sociedad Bíblica Católica Internacional, perteneciente a la Editorial San Pablo. Integrante de la Comisión Nacional de ABP de la Conferencia Episcopal Argentina.

Las inscripciones se inician a partir de junio de 2015, a través de la Vicaria Zonal correspondiente:

Zona Sur: Sara Perez. Email: zonasur.for@gmail.com - Fono: 71356106.
Zona Cordillera: Skadi Anker. Email: skady.anker@gmail.com - Fono: 98929410.
Zona Oriente: Hna. M. Teresa Gajardo. Email: teregajardo@gmail.com - Fono: 66283324.
Zona Oeste: Hna. Maribel Villagrán. Email: smvillagran@hotmail.com - Fono: 71897254.
Zona Norte: Jaime Huerta. Email: jhuerta@iglesia.cl - Fono: 63090310.
Sobicaín: Milka Kurte. Email: sobicain.cl@gmail.com - Fono: 227200347.
Dpto. Arquidiocesano de ABP: Denisse Peña. Email: bibliarzobispado@iglesia.cl - Fono: (56-2) 7875663.

Inscripción 
El valor de inscripción es $10.000.-
Depositar o transferir en cuenta: Vicaría General de Pastoral N° 62-81571-0. Banco Santander.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana junio
Martes 23

De la feria. Verde.

LECTURA Gn 13, 2. 5-18

Lectura del libro del Génesis.

Abrám tenía muchas riquezas en ganado, plata y oro. Lot, que acompañaba a Abrám, también tenía ovejas, vacas y carpas. Y como los dos tenían demasiadas riquezas, no había espacio suficiente para que pudieran habitar juntos. Por eso, se produjo un altercado entre los pastores de Abrám y los de Lot. En ese tiempo, los cananeos y los perizitas ocupaban el país. Abrám dijo a Lot: «No quiero que haya altercados entre nosotros dos, ni tampoco entre tus pastores y los míos, porque somos hermanos. ¿No tienes todo el país por delante? Sepárate de mí: si tú vas hacia la izquierda, yo iré hacia la derecha; y si tú vas hacia la derecha, yo iré hacia la izquierda». Lot dirigió una mirada a su alrededor, y vio que toda la región baja del Jordán, hasta llegar a Soar, estaba tan bien regada como el Jardín del Señor o como la tierra de Egipto. Esto era antes que el Señor destruyera a Sodoma y Gomorra. Entonces Lot eligió para sí toda la región baja del Jordán y se dirigió hacia el este. Así se separaron el uno del otro: Abrám permaneció en Canaán, mientras que Lot se estableció entre las ciudades de la región baja, poniendo su campamento cerca de Sodoma. Pero los habitantes de Sodoma eran perversos y pecaban gravemente contra el Señor. El Señor dijo a Abrám, después que Lot se separó de él: «Levanta los ojos, y desde el lugar donde estás, mira hacia el norte y el sur, hacia el este y el oeste, porque toda la tierra que alcances a ver, te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. Yo haré que tu descendencia sea numerosa como el polvo de la tierra. Si alguien puede contar los granos de polvo, también podrá contar tu descendencia. Ahora recorre el país a lo largo y a lo ancho, porque Yo te lo daré». Entonces Abrám trasladó su campamento y fue a establecerse junto al encinar de Mamré, que está en Hebrón. Allí erigió un altar al Señor. Palabra de Dios.

Comentario: A cierto punto del camino, y en mutuo acuerdo, Abrám y Lot emprenden caminos diversos. Abrám no acapara la herencia, sino que comparte sus bienes recibidos de Dios. ¿Somos capaces de compartir cuanto somos y tenemos?  

SALMO Sal 14. 2-4. 5

R. ¿Quién habitará en tu casa, Señor?

El que procede rectamente y practica la justicia; el que dice la verdad de corazón y no calumnia con su lengua. R.

El que no hace mal a su prójimo ni agravia a su vecino, el que no estima a quien Dios reprueba y honra a los que temen al Señor. R.

El que no se retracta de lo que juró aunque salga perjudicado; el que no presta su dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que procede así nunca vacilará. R.

ALELUIA Jn 8, 12

Aleluia. «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue tendrá la luz de la Vida», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 7, 6. 12-14

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: No den las cosas sagradas a los perros, ni arrojen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes para destrozarlos. Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas. Entren por la puerta estrecha, porque es ancha la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que van por allí. Pero es angosta la puerta y estrecho el camino que lleva a la Vida, y son pocos los que lo encuentran. Palabra del Señor.

Comentario: Los perros y los cerdos eran considerados animales impuros, por los judíos, en contraposición a lo consagrado. Con ello, se advierte que no hay que entregar la Palabra de Dios y nuestra experiencia de fe a las personas que no quieren aceptar, ni se interesan por comprender cuanto le entregamos.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×