Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 22/06/2015

Nueva Encíclica del Papa Francisco: Un examen a la conciencia del hombre y su rol en el cambio climático

niñosLa Encíclica “Laudato Si`” (Alabado Sea),del papa Francisco,  constituye en si misma una llamada de alerta acerca desde la Iglesia sobre la crisis ambiental que atraviesa el mundo entero. En las líneas de éste documento pontificio, Jorge Mario Bergoglio, nos llama a preservar la biodiversidad,enfatizando en temas claves como la cultura del desecho y el derecho universal al agua potable.

Esta inédita encíclica papal sobre el cambio climático, ha llamado la atención de curiosos, políticos y científicos entorno a lo que es considerado una de las problemáticas esenciales del siglo XXI. En el texto, Francisco insta a la Humanidad a involucrarse más en la conservación y cuidado de la Tierra, maltratada por los excesos de la actividad del hombre, y muchas veces propiciada por una industria y comercio ajenos al bienestar humano y del medio ambiente. Actividad industrial que ha dañado fuertemente el acceso al agua potable, en países donde los desechos tóxicos hacen que el agua sea dañina para su población.

Bajo sus párrafos, el Papa identifica al hombre como el principal responsable del calentamiento climático. Con esta afirmación, marca distancia de aquellos sectores que describen esta situación ambiental como consecuencia de la evolución propia del planeta.

Y es que, a seis meses de la conferencia COP21, que se llevará a cabo en París, el texto se atreve a enfrentar un panorama oscuro proponiendo mantener la biodiversidad y cambiar nuestro estilo de vida, además de denunciar la contaminación y la tan dañina “cultura del desecho”, que transforma el planeta en un enorme depósito de basura que afecta principalmente la calidad de vida de las naciones más empobrecidas del mundo.

De allí el llamado a combatir el calentamiento de la Tierra, que “Laudato Si`” trae para la reflexión no solo de la Iglesia, sino fundamentalmente de los líderes políticos, empresarios, y la Humanidad en su conjunto. Un libro que vale la pena tener en manos para hacer algo bueno por nuestro hogar.

 

De la feria. Verde. San Paulino de Nola, o. (ML). Blanco. Santos Juan Fisher, o. y Tomás Moro, mrs. (ML). Rojo.

liturgia cotidiana junio
Lunes 22

De la feria. Verde. San Paulino de Nola, o. (ML). Blanco. Santos Juan Fisher, o. y Tomás Moro, mrs. (ML). Rojo.

Semana 12ª durante el año – Semana IV del Salterio.

LECTURA Gn 12, 1-9

Lectura del libro del Génesis.

El Señor dijo a Abrám: «Deja tu tierra natal y la casa de tu padre, y ve al país que Yo te mostraré. Yo haré de ti una gran nación y te bendeciré; engrandeceré tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré al que te maldiga, y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra». Abrám partió, como el Señor se lo había ordenado, y Lot se fue con él. Cuando salió de Jarán, Abrám tenía setenta y cinco años. Tomó a su esposa Sarai, a su sobrino Lot, con todos los bienes que habían adquirido y todas las personas que habían reunido en Jarán, y se encaminaron hacia la tierra de Canaán. Al llegar a Canaán, Abrám recorrió el país hasta el lugar santo de Siquém, hasta la encina de Moré. En ese tiempo, los cananeos ocupaban el país. Entonces el Señor se apareció a Abrám y le dijo: «Yo daré esta tierra a tu descendencia». Allí Abrám erigió un altar al Señor, que se le había aparecido. Después se trasladó hasta la región montañosa que está al este de Betel, y estableció su campamento, entre Betel, que quedaba al oeste, y Ai, al este. También allí erigió un altar al Señor e invocó su Nombre. Luego siguió avanzando por etapas hasta el Négueb. Palabra de Dios.

Comentario: La historia de Abraham comienza con Dios que lo llama: “Deja tu tierra”… La iniciativa fue de Dios, y por su fe, él aceptó su invitación de ser patriarca de Israel. ¿Hemos aceptado la propuesta que nos realizara? ¿Estamos aún en ese camino?

SALMO Sal 32, 12-13. 18-20. 22

R. ¡Feliz el pueblo del Señor!

¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que Él se eligió como herencia! El Señor observa desde el cielo y contempla a todos los hombres. R.

Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia. R.

Nuestra alma espera en el Señor: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Señor, que tu amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en ti. R.

ALELUIA Heb 4, 12

Aleluia. La Palabra de Dios es viva y eficaz; discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Aleluia.

EVANGELIO Mt 7, 1-5

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: «Deja que te saque la paja de tu ojo», si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. Palabra del Señor.

Comentario: Encontramos la regla de oro de las relaciones humanas, en boca de Jesús: “La medida con que midan se usará para ustedes”. Con ella, Jesús refuerza la exigencia de cómo debemos vivir la fraternidad y amistad, permitiendo que el otro sea más importante que uno.

12º durante el año. Verde.

liturgia cotidiana junio
Domingo 21

12º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Hay muchas maneras de rezar

El evangelio de hoy narra que Jesús invitó a los discípulos a pasar a la otra orilla del lago. Algo muy fácil para un grupo de pescadores, que lo embarcaron así como estaba. Una manera de aludir al cansancio de su ministerio en ese día.

Sin embargo, lo que parecía fácil, en poco tiempo, se transformó en un gran problema. La tormenta los sorprendió en medio del lago, y, marineros como eran, se dieron cuenta de que el riesgo los superaba. Mientras tanto, Jesús dormía, aunque el lugar no era cómodo y el ruido fuerte. Lo despertaron gritándole un reproche: “Maestro, ¿no te importa que nos ahoguemos?” .

Jesús respondió a los gritos desesperados aplacando de inmediato la tormenta y haciéndoles una pregunta tan directa como incómoda: “¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?”.  Los discípulos quedaron atemorizados, pero no con el miedo frente a lo desconocido, sino con el temor que nace de ver cosas maravillosas, que no se pueden comprender.

En el evangelio de hoy, podemos observar la imagen de la vida, que puede contemplarse como una travesía del nacimiento a la muerte. Cuando somos niños y jóvenes, imaginamos un lindo viaje. De hecho lo es, aunque no falten los problemas y las tormentas. En esos momentos, también nosotros podemos hacerle algún reproche insolente a Jesús: “No sé por qué Dios me trata así” o “¿Por qué me sucede esto si yo no hago mal a nadie, mientras que a otros les va bien en todo?” .

Nos parecemos a los discípulos, con el agravante de no advertir que Jesús está en nuestro mismo barco. El miedo es enemigo de la fe, nos quita la confianza en Jesucristo y nos lleva buscar otras seguridades lejos de él y a actuar en forma insensata y egoísta. En el Reino de Dios, lo contrario del miedo no son el coraje y el entusiasmo, sino la fe y la esperanza que brotan de quien se fía solo de Dios. Por eso, solo lo invoca a él.

“¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?” (Mc 4, 40).

P. Aderico Dolzani, ssp.

ANTÍFONA DE ENTRADA      Cfr. Sal 27, 8-9

El Señor es la fuerza de su pueblo, el baluarte de salvación para su Ungido. Señor, salva a tu pueblo y bendice a tu heredad; apaciéntalo, y sé su guía para siempre.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Bienvenidos a la Mesa del altar. En este domingo Jesús nos invita a “cruzar a la otra orilla” sin paralizarnos por el miedo a cuanto puede suceder. Jesús viene a calmar las tempestades que pueden desatarse en el trayecto de nuestra vida.

1ª LECTURA Jb 38, 1. 8 -11

Guía: Luego de los cuestionamientos de Job, el Señor le muestra las maravillas de su creación, invitándolo a descubrir su lugar y responsabilidad como criatura suya.

Lectura del libro de Job.

El Señor habló a Job desde la tempestad, diciendo: Quién encerró con dos puertas al mar, cuando él salía a borbotones del vientre materno, cuando le puse una nube por vestido y por pañales, densos nubarrones? Yo tracé un límite alrededor de él, le puse cerrojos y puertas, y le dije: «Llegarás hasta aquí y no pasarás; aquí se quebrará la soberbia de tus olas». Palabra de Dios.

SALMO Sal 106, 23-26. 28-31

R. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

Los que viajaron en barco por el mar, para traficar por las aguas inmensas, contemplaron las obras del Señor, sus maravillas en el océano profundo. R.

Con su palabra desató un vendaval, que encrespaba las olas del océano: ellos subían hasta el cielo, bajaban al abismo, se sentían desfallecer por el mareo. R.

Pero en la angustia invocaron al Señor, y Él los libró de sus tribulaciones: cambió el huracán en una brisa suave y se aplacaron las olas del mar. R.

Entonces se alegraron de aquella calma, y el Señor los condujo al puerto deseado. Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas en favor de los hombres. R.

2ªLECTURA 2Cor 5, 14-17

Guía: Habiendo experimentado un radical cambio de su vida, san Pablo nos advierte que quien vive en Cristo experimenta que es una nueva criatura.

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: El amor de Cristo nos apremia, al considerar que si uno solo murió por todos, entonces todos han muerto. Y El murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para Aquél que murió y resucitó por ellos. Por eso nosotros, de ahora en adelante, ya no conocemos a nadie con criterios puramente humanos; y si conocimos a Cristo de esa manera, ya no lo conocemos más así. El que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente. Palabra de Dios.

ALELUIA

Aleluia. Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su pueblo. Aleluia.

EVANGELIO Mc 4, 35-41

Guía: La invitación de Jesús a pasar a la otra orilla, y todo lo que la travesía genera, son un llamado a vivir la fe y a tener la confianza puesta en Dios quien nos indica el camino a seguir.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

 Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: «Crucemos a la otra orilla». Ellos, dejando a la multitud, lo llevaron en la barca, así como estaba. Había otras barcas junto a la suya. Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa, durmiendo sobre el cabezal. Lo despertaron y le dijeron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?» Despertándose, Él increpó al viento y dijo al mar: «¡Silencio! ¡Cállate!» El viento se aplacó y sobrevino una gran calma. Después les dijo: «¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?» Entonces quedaron atemorizados y se decían unos a otros: «¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?». Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: El pan y vino que ofrecemos en esta eucaristía se convertirán, en fortaleza que nos ayuda a superar todos los miedos de la vida y contagiar a nuestros hermanos con la alegría que solo viene del Señor.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: Si recibimos ahora la sagrada eucaristía,  recibimos a Cristo, y permanecemos en él, llevándolo en nuestra vida diaria ya nada podremos temer.

DESPEDIDA

Guía: ¡No tengan miedo! Esta es la frase que Dios asegura a todos sus llamados. Durante esta semana digamos, a familiares y vecinos, que Jesús es el que calma nuestras tempestades y que él es la causa de nuestra alegría.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana junio
Sábado 20

De la feria. Verde.

Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA                           2Cor 12, 1-10

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: ¿Hay que seguir gloriándose? Aunque no esté bien, pasaré a las visiones y revelaciones del Señor. Conozco a un discípulo de Cristo que hace catorce años –no sé si con el cuerpo o fuera de él, ¡Dios lo sabe!– fue arrebatado al tercer cielo. Y sé que este hombre –no sé si con el cuerpo o fuera de él, ¡Dios lo sabe!– fue arrebatado al paraíso, y oyó palabras inefables que el hombre es incapaz de repetir. De ese hombre podría jactarme, pero en cuanto a mí, sólo me glorío de mis debilidades. Si quisiera gloriarme, no sería un necio, porque diría la verdad; pero me abstengo de hacerlo, para que nadie se forme de mí una idea superior a lo que ve o me oye decir. Y para que la grandeza de las revelaciones no me envanezca, tengo una espina clavada en mi carne, un ángel de Satanás que me hiere. Tres veces pedí al Señor que me librara, pero Él me respondió: «Te basta mi gracia, porque mi poder triunfa en la debilidad». Más bien, me gloriaré de todo corazón en mi debilidad, para que resida en mí el poder de Cristo. Por eso, me complazco en mis debilidades, en los oprobios, en las privaciones, en las persecuciones y en las angustias soportadas por amor de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo comunica en tercera persona (hablando de él mismo) cuanto recibió del Señor, incluso revelaciones en estado de “éxtasis”. Todas estas gracias conllevan en él muchos sufrimientos. En medio de sus angustias tiene el consuelo de Dios: “Te basta mi gracia”.  

SALMO Sal 33,  8-13

R. ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor!

El Ángel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra. ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en Él se refugian! R.

Teman al Señor, todos sus santos, porque nada faltará a los que lo temen. Los ricos se empobrecen y sufren hambre, pero los que buscan al Señor no carecen de nada. R.

Vengan, hijos, escuchen: voy a enseñarles el temor del Señor. ¿Quién es el hombre que ama la vida y desea gozar de días felices? R.

ALELUIA 2Cor 8, 9

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

EVANGELIO Mt 6, 24-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Dijo Jesús a sus discípulos: Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer o qué van a beber, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros y, sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos? ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? ¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: «¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?» Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción. Palabra del Señor.

Comentario: El Señor no pide que vivamos despreocupados y sin dinero, sino que nos dispongamos a su servicio poniendo en él nuestra confianza. ¿Nos preocupa el Reino de Dios o solamente acumular bienes de este mundo? Es ésta una opción que claramente hay que tomar y de ello dependerá nuestra felicidad.

De la feria. Verde. San Romualdo, abad (ML). Blanco.

liturgia cotidiana junio
Viernes 19

De la feria. Verde.

San Romualdo, abad (ML). Blanco.

LECTURA 2Cor 11, 18. 21-30

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos: Ya que tantos otros se glorían según la carne, yo también voy a gloriarme. De lo mismo que otros se jactan –y ahora hablo como un necio–  también yo me puedo jactar. ¿Ellos son hebreos? Yo también lo soy. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también. ¿Son ministros de Cristo? Vuelvo a hablar como un necio: yo lo soy más que ellos. Mucho más por los trabajos, mucho más por las veces que estuve prisionero, muchísimo más por los golpes que recibí. Con frecuencia estuve al borde de la muerte, cinco veces fui azotado por los judíos con los treinta y nueve golpes, tres veces fui flagelado, una vez fui apedreado, tres veces naufragué, y pasé un día y una noche en medio del mar. En mis innumerables viajes, pasé peligros en los ríos, peligros de asaltantes, peligros de parte de mis compatriotas, peligros de parte de los extranjeros, peligros en la ciudad, peligros en lugares despoblados, peligros en el mar, peligros de parte de los falsos hermanos, cansancio y hastío, muchas noches en vela, hambre y sed, frecuentes ayunos, frío y desnudez. Y dejando de lado otras cosas, está mi preocupación cotidiana: el cuidado de todas las Iglesias. ¿Quién es débil, sin que yo me sienta débil? ¿Quién está a punto de caer, sin que yo me sienta como sobre ascuas? Si hay que gloriarse de algo, yo me gloriaré de mi debilidad. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo describe cuanto debe soportar por realizar la misión que Dios le ha confiado. Su motivación no es la propia vanagloria, sino la de permanecer fiel al mandante, ayudado por su gracia y amor. ¿Qué buscamos cuando realizamos o nos proponemos conseguir algo en la vida?

SALMO Sal 33, 2-7

R. El Señor me libra de todos mis temores.

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Mi alma se gloria en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren. R.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos. Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia Él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

ALELUIA Mt 5, 3

Aleluia. Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Aleluia.

EVANGELIO Mt 6, 19-23

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban. Acumulen, en cambio, tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará iluminado. Pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Si la luz que hay en ti se oscurece, ¡cuánta oscuridad habrá! Palabra del Señor.

Comentario: Al final de nuestros días, Dios nos preguntará: ¿Qué tienen tus manos, que ven tus ojos y que siente tu corazón? Si podremos responderle de amor, de compasión, misericordia y solidaridad, seguramente escucharemos: Entra a mi banquete. En el Reino de Dios no se buscan puestos y honores, sino servicios.  

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana junio
Jueves 18

De la feria. Verde.

LECTURA 2Cor 11, 1-11

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: ¡Ojalá quisieran tolerar un poco de locura de mi parte! De hecho, ya me toleran. Yo estoy celoso de ustedes con el celo de Dios, porque los he unido al único Esposo, Cristo, para presentarlos a él como una virgen pura. Pero temo que, así como la serpiente, con su astucia, sedujo a Eva, también ustedes se dejen corromper interiormente, apartándose de la sinceridad debida a Cristo. Si alguien viniera a predicarles otro Jesucristo, diferente del que nosotros hemos predicado, o si recibieran un Espíritu distinto del que han recibido, u otro Evangelio diverso del que han aceptado, ¡ciertamente lo tolerarían! Yo pienso, sin embargo, que no soy inferior a ésos que se consideran «apóstoles por excelencia». Porque, aunque no soy más que un profano en cuanto a la elocuencia, no lo soy en cuanto al conocimiento; y esto lo he demostrado en todo y delante de todos. ¿Acaso procedí mal al anunciarles gratuitamente la Buena Noticia de Dios, humillándome a mí mismo para elevarlos a ustedes? Yo he despojado a otras Iglesias, aceptando su ayuda, para poder servirlos a ustedes. Y cuando estaba entre ustedes, aunque me encontré necesitado, no fui gravoso para nadie, porque los hermanos que habían venido de Macedonia me proveyeron de lo que necesitaba. Siempre evité serles una carga, y así lo haré siempre. Les aseguro por la verdad de Cristo que reside en mí, que yo no quiero perder este motivo de orgullo en la región de Acaya. ¿Será acaso porque no los amo? Dios lo sabe.   Palabra de Dios.

Comentario: Pablo muestra su discrepancia con quienes se consideran más apóstoles que él, presentando sus motivaciones e intereses cuando anuncia la verdad de Cristo, que se fundamentan en una experiencia personal que cambió su vida. Pablo es un espejo para confrontarnos como discípulos misioneros.

SALMO Sal  110, 1-4. 7-8

R. ¡Tus obras son verdad y justicia, Señor!

Doy gracias al Señor de todo corazón, en la reunión y en la asamblea de los justos. Grandes son las obras del Señor: los que las aman desean comprenderlas. R.

Su obra es esplendor y majestad, su justicia permanece para siempre. Él hizo portentos memorables, el Señor es bondadoso y compasivo. R.

Las obras de sus manos son verdad y justicia; todos sus preceptos son indefectibles: están afianzados para siempre y establecidos con lealtad y rectitud. R.

ALELUIA                                    Rom 8, 15

Aleluia. Han recibido el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ¡Abbá!, es decir, ¡Padre! Aleluia.

EVANGELIO Mt  6, 7-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Cuando oren, no hablen mucho, Como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados. No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes oren de esta manera: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido. No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal. Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes. Palabra del Señor.

Comentario: Quien entra en el discipulado de Jesús se dirige a Dios como hijo, consciente de depender de él. No necesita de fórmulas para rezar, sí que su vida esté armonizada con la gratuidad y el perdón a sus semejantes. ¿Estamos dentro de esta escuela de Jesús? 

NOVEDADES: CAJITAS “ME LLAMO” y “VITAMINA FE”

18015_1649441338634634_167215856636800756_nDos cajitas se hacen parte de nuestra familia de tarjetas este mes de junio. En formato de bolsillo, llenas de color y energía positiva, cajitas “ME LLAMO y “VITAMINA FE” te esperan en todos nuestros puntos de venta.

CAJITA “ME LLAMO”: 70 tarjetas que contienen diferentes nombres y sus significados. Con magníficos colores e ilustraciones, Caja “ME LLAMO” es ideal para buscar un nombre para el bebé en camino, o bien para los curiosos que quieran conocer algo más acerca de su nombre.

CAJITA “VITAMINA FE”: 100 tarjetas coloridas con mensajes energizantes como las frutas. Recomendado para todos quienes quieran llenar su vida de nuevas vibras, o para quien quiera regalar ánimo a un ser querido.

¡Ven por la tuya!

SEMANA DE SAN PABLO: Una oportunidad para conocer al hombre, al convertido

IMG_1748Del 22 de junio al 4 de julio, SAN PABLO y todos sus puntos de venta, celebrarán
a su patrono en su semana, la “SEMANA DE SAN PABLO”.
Descuentos especiales de hasta un 30% en contenidos sobre el santo, entre los que destacan películas (DVD) y libros, que nos muestran su histórica conversión y su liderazgo misionero.
Además, tendremos una oferta especial de un 40% de descuento en la Biblia LATINOAMERICANA LETRA GRANDE, con uñero.
¡Ven a visitarnos!

 

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana junio
Lunes 15

De la feria. Verde.

Semana 11ª durante el año – Semana III del Salterio.

LECTURA 2Cor 6, 1-10

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Porque somos colaboradores de Cristo, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios. Porque él nos dice en la Escritura: “En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí”. Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. En cuanto a nosotros, no damos a nadie ninguna ocasión de escándalo, para que no se desprestigie nuestro ministerio. Al contrario, siempre nos comportamos como corresponde a ministros de Dios, con una gran constancia: en las tribulaciones, en las adversidades, en las angustias, al soportar los golpes, en la cárcel, en las revueltas, en las fatigas, en la falta de sueño, en el hambre. Nosotros obramos con integridad, con inteligencia, con paciencia, con benignidad, con docilidad al Espíritu Santo, con un amor sincero, con la palabra de verdad, con el poder de Dios; usando las armas ofensivas y defensivas de la justicia; sea que nos encontremos en la gloria, o que estemos humillados; que gocemos de buena o de mala fama; que seamos considerados como impostores, cuando en realidad somos sinceros; como desconocidos, cuando nos conocen muy bien; como moribundos, cuando estamos llenos de vida; como castigados, aunque estamos ilesos; como tristes, aunque estamos siempre alegres; como pobres, aunque enriquecemos a muchos; como gente que no tiene nada, aunque lo poseemos todo. Palabra de Dios.

Comentario:  San Pablo aclara que quienes trabajan por el Reino de Dios no pueden seguir llevando una doble vida, sino que deben mantener una vida íntegra con una sana inteligencia sabiendo soportar las adversidades y manteniéndose amables con todos.

SALMO Sal 97, 1-4

R. ¡El Señor manifestó su victoria!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.

ALELUIA Sal 118, 105

Aleluia. Tu palabra es una lámpara para mis pasos y una luz en mi camino. Aleluia.

EVANGELIO Mt 5, 38-42

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente”. Pero Yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra. Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él. Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado. Palabra del Señor.

Comentario: La Ley del talión permitía devolver la ofensa recibida en la misma medida. En su reemplazo, Jesús propone aquí romper el espiral de la violencia aprendiendo a preguntar primero: “¿Por qué me pegas?” (Jn 18, 23).

11º durante el año. Verde.

liturgia cotidiana junio
Domingo 14

11º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

El Reino de Dios es una semilla

El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra, pero la protagonista es la semilla. Una vez en la tierra, se olvida y vuelve a sus ocupaciones. La semilla, en el silencio y la oscuridad explota de energía día y noche. Surge el milagro: germina, nace, crece, da frutos.

El Reino de Dios es como un grano de mostaza, la más pequeña de las semillas, que nace, crece y se convierte en la más grande de las hortalizas. Nadie controla a esta planta en su crecimiento, nadie le da órdenes ni reglas. Es un milagro que se manifiesta por su propia energía y sin ser invocado por nadie.

Jesús siguió hablando en parábolas a la gente… Pero el evangelista no nos transmitió el contenido. A los discípulos les hablaba claramente.

Estas parábolas nos dicen que el Reino de Dios es un proceso de crecimiento silencioso. No crecer es morir. En el reino del Espíritu no hay nada estático, inmóvil. Todo está en movimiento y vivo. Cuando el cristiano renuncia a cambiar y a crecer, simplemente, muere a su vida espiritual y se vuelve rutinario y estéril.

En el Reino de Dios, la Palabra entra en el corazón de una persona y en silencio trabaja, germina y crece, da frutos. Nosotros vemos las obras y nos maravillamos, pero nos olvidamos de la semilla…

La semilla entró en el corazón de una joven mujer, y hoy la veneramos como madre Teresa de Calcuta. ¿Cuánto tiempo trabajó en silencio esa semilla hasta dar frutos? Muchos años.

También entró en el corazón de Saulo… y lo transformó en Pablo apóstol… y en el de un hombre joven llamado Agustín, y así muchos más.

Esa semilla también está en nuestro corazón y trabaja… no la ahoguemos, no cortemos la plantita tierna cuando vea la luz por primera vez… es el Reino de Dios que se manifiesta en nuestra vida. Dios quiere acampar en nosotros.

“El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra” (Mc 4, 26).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: ¡Sean bienvenidos! La eucaristía de hoy nos invita a considerar que el Reino de Dios está en nosotros pero aún debe completar su desarrollo: hay un tiempo para sembrarlo, nacer, crecer y cosechar sus frutos.

1ª LECTURA Ez 17, 22-24

Guía: El profeta nos recuerda que el Señor desconcierta a los que se creen poderosos y levanta el ánimo a los humildes.

Lectura de la profecía de Ezequiel.

Así habla el Señor: Yo tomaré la copa de un gran cedro, cortaré un brote de la más alta de sus ramas, y lo plantaré en una montaña muy elevada: lo plantaré en la montaña más alta de Israel. Él echará ramas y producirá frutos, y se convertirá en un magnífico cedro. Pájaros de todas clases anidarán en él, habitarán a la sombra de sus ramas. Y todos los árboles del campo sabrán que Yo, el Señor, humillo al árbol elevado y exalto al árbol humillado, hago secar al árbol verde y reverdecer al árbol seco. Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré.  Palabra de Dios.

SALMO Sal 91, 2-3. 13-16

R. Es bueno darte gracias, Señor.

Es bueno dar gracias al Señor, y cantar, Dios Altísimo, a tu Nombre; proclamar tu amor de madrugada, y tu fidelidad en las vigilias de la noche. R.

El justo florecerá como la palmera, crecerá como los cedros del Líbano: trasplantado en la Casa del Señor, florecerá en los atrios de nuestro Dios. R.

En la vejez seguirá dando frutos, se mantendrá fresco y frondoso, para proclamar qué justo es el Señor, mi Roca, en quien no existe la maldad. R.

2ª LECTURA 2Cor 5, 6-10

Guía: San Pablo nos enseña a proyectarnos con fe a la vida que tendremos al final de nuestros días terrenos, donde esperamos estar con Dios y nuestros seres queridos.

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Nosotros nos sentimos plenamente seguros, sabiendo que habitar en este cuerpo es vivir en el exilio, lejos del Señor; porque nosotros caminamos en la fe y todavía no vemos claramente. Sí, nos sentimos plenamente seguros, y por eso, preferimos dejar este cuerpo para estar junto al Señor; en definitiva, sea que vivamos en este cuerpo o fuera de él, nuestro único deseo es agradarle. Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba, de acuerdo con sus obras buenas o malas, lo que mereció durante su vida mortal. Palabra de Dios.

ALELUIA

Aleluia. La semilla es la palabra de Dios, el sembrador es Cristo; el que lo encuentra permanece para siempre. Aleluia.

EVANGELIO                      Mc 4, 26-34

Guía: Jesús compara el Reino de Dios con una semilla que se siembra y crece lentamente. Dios quiere sembrar su Palabra del Reino en nosotros, esperando que maduremos en nuestra fe.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús decía a sus discípulos: «El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha». También decía: «¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra». Y con muchas parábolas como éstas les anunciaba la Palabra, en la medida en que ellos podían comprender. No les hablaba sino en parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: El pan y el vino ofrecidos para que se conviertan en presencia de Cristo, además son una súplica para que nunca falten en las mesas de nuestros hogares.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: En la comunión recibimos a Jesús Eucaristía y, con él, las semillas del Reino de Dios. Nos acercamos con fe a recibir este alimento para vivir este día y la presente semana.

DESPEDIDA

Guía: Hemos compartido la Palabra y el Pan que nos entregaron las semillas del Reino de Dios para que se desarrolle en nuestra sociedad. Vayamos a compartir esta bella noticia, especialmente con los enfermos y los más necesitados.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×