Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/10/2015

Todos los Santos (S). Blanco.

liturgia cotidiana nov
Domingo 1

Todos los Santos (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

Jesús y su receta de la felicidad

“Felices los que tienen alma de pobres”. O mejor traducido, vida de pobre: no solo desapegado de los bienes terrenales y sin angustias por poseer, sino también sin pretensiones de ser el centro del mundo por sus capacidades y sus ideas… La vida del pobre depende de los demás; la del rico gobierna a otros…

“Felices los pacientes”. La paciencia o la mansedumbre es la capacidad para soportar las penas sin perturbarse; la virtud para hacer trabajos minuciosos o pesados con calma y tranquilidad. El manso es también dulce de corazón y abierto al hermano.

“Felices los afligidos”. El Señor envió a los suyos a consolar a los afligidos. No solo los que sufren desgracias, sino sobre todo los perseguidos por poner en práctica el plan de Dios.

“Felices los que tienen hambre y sed de justicia”. Nada tiene de violento. Es el intenso deseo de actuar en sí mismos primero, y en el prójimo después, el plan de Dios sobre todos nosotros, basado en el amor.

“Felices los misericordiosos”. Tan misericordiosos como Dios Padre que perdona todo. Ese es el plan de Dios para una sana y feliz convivencia humana.

“Felices los que tienen el corazón puro”. En esa pureza anidan la espiritualidad y el amor desinteresado, sin segundas intenciones. Es el corazón del niño, inocente hasta en sus caprichos.

“Felices los que trabajan por la paz”. Son los que continúan la obra de Jesús en nuestros días, tan llenos de violencias y luchas. Un cristiano es un obrero de la paz.

“Felices los que son perseguidos por practicar la justicia”. Justicia en sentido bíblico: santidad u honestidad. Dios justo no tiene un código legal, sino un amor infinito.

“Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, se los calumnie a causa de mí”. Felices, porque sufrimos por Jesús, el prójimo y no a causa de nuestro egoísmo.

Seremos felices cuando logremos ser pobres y humildes de corazón como Jesús.

Felices ustedes… tendrán una gran recompensa en el cielo (Mt 5, 1-12).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Celebramos hoy a todos los santos en una sola fiesta, aún los no canonizados por la Iglesia. Es una excelente oportunidad para recordar aquello que proclamaba el Concilio Vaticano II: todos estamos llamados a serlo y que en realidad es Dios quien nos santifica, aunque exigiendo de nuestra cooperación.

1ª LECTURA Apoc 7, 2-4. 9-14

Guía: En una visión Juan ve a la multitud de los salvados, luego de haber pasado por la gran tribulación y ahora, glorificados, adoran y alaban a Dios en la eternidad.

Lectura del libro del Apocalipsis.

Yo, Juan, vi a un Ángel que subía del Oriente, llevando el sello del Dios vivo. Y comenzó a gritar con voz potente a los cuatro Ángeles que habían recibido el poder de dañar a la tierra y al mar: «No dañen a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los servidores de nuestro Dios». Oí entonces el número de los que habían sido marcados: eran 144.000, pertenecientes a todas las tribus de Israel. Después de esto, vi una enorme muchedumbre, imposible de contar, formada por gente de todas las naciones, familias, pueblos y lenguas. Estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, vestidos con túnicas blancas; llevaban palmas en la mano y exclamaban con voz potente: «¡La salvación viene de nuestro Dios que está sentado en el trono, y del Cordero!». Y todos los Ángeles que estaban alrededor del trono, de los Ancianos y de los cuatro Seres Vivientes, se postraron con el rostro en tierra delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: «¡Amén! ¡Alabanza, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios para siempre! ¡Amén!». Y uno de los Ancianos me preguntó: «¿Quiénes son y de dónde vienen los que están revestidos de túnicas blancas?». Yo le respondí: «Tú lo sabes, señor». Y él me dijo: «Estos son los que vienen de la gran tribulación; ellos han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero». Palabra de Dios.

SALMO Sal 23, 1-6

R. ¡Benditos los que buscan al Señor!

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, porque Él la fundó sobre los mares, Él la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos ni jura falsamente. R.

Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su Salvador. Así son los que buscan al Señor, los que buscan su rostro, Dios de Jacob. R.

2ª LECTURA 1Jn 3, 1-3

Guía: Por su gran amor, el Padre nos ha dado la vida, y por ello somos hijos suyos. Esto nos compromete a llevar una vida santa.

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a Él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es. El que tiene esta esperanza en Él, se purifica, así como Él es puro. Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 11, 28

Aleluia. «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré»,  dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 4, 25—5, 12

Guía: Las bienaventuranzas son el camino de la vida auténticamente cristiana. Seremos felices en la medida en que seamos pobres, transparentes y misericordiosos.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Seguían a Jesús grandes multitudes, que llegaban de Galilea, de la Decá-polis, de Jerusalén, de Judea y de la Transjordania. Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a Él.  Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo: «Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices los afligidos, porque serán consolados. Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios. Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron». Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: El pan y el vino que ofrecemos, fruto de la tierra y del trabajo cotidiano, son también fruto de nuestro amor a Dios y al prójimo. El Espíritu Santo, al convertirlos en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, también nos transforma en testigos del Reino.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La comunión con Cristo nos hace participar de la santidad de Dios. De aquí nace nuestro compromiso de “ser santos como Dios es santo“.

DESPEDIDA

Guía: Volvamos a nuestra vida cotidiana con la certeza de que la santidad es el camino propio del cristiano. El santo es el amigo de Cristo y el servidor de los hermanos en el trabajo, la profesión, e incluso en el descanso y el entretenimiento. Todo realizado con amor y alegría.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
SÁBADO 31

De la feria. Verde.

Día de las Iglesias evangélicas y protestantes. Feriado nacional.

LECTURA Rom 11, 1-2. 11-12. 25-29

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Yo me pregunto: ¿habrá Dios rechazado a su Pueblo? ¡Nada de eso! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham y miembro de la tribu de Benjamín. Dios no ha rechazado a su Pueblo, al que eligió de antemano. Yo me pregunto entonces: ¿El tropiezo de Israel significará su caída definitiva? De ninguna manera. Por el contrario, a raíz de su caída, la salvación llegó a los paganos, a fin de provocar los celos de Israel. Ahora bien, si su caída enriqueció al mundo y su disminución a los paganos, ¿qué no conseguirá su conversión total? Hermanos, no quiero que ignoren este misterio, a fin de que no presuman de ustedes mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la totalidad de los paganos. Y entonces todo Israel será salvado, según lo que dice la Escritura: “De Sión vendrá el Libertador. Él apartará la impiedad de Jacob. Y esta será mi alianza con ellos, cuando los purifique de sus pecados”. Ahora bien, en lo que se refiere a la Buena Noticia, ellos son enemigos de Dios, a causa de ustedes: pero desde el punto de vista de la elección divina, son amados en atención a sus padres. Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables. Palabra de Dios.

Comentario: Sintiéndose parte del pueblo elegido, Pablo reconoce que han rechazado la elección de Dios, enviando a los suyos un mensaje esperanzador… Sean israelitas o pertenecientes a la Iglesia, llegará un día en que todos los pueblos encontrarán la misericordia divina.

SALMO Sal 93, 12-13. 14-15. 17-18

R. El Señor no abandona a su pueblo.

Feliz el que es educado por ti, Señor, aquél a quien instruyes con tu ley, para darle un descanso después de la adversidad. R.

Porque el Señor no abandona a su pueblo ni deja desamparada a su herencia: la justicia volverá a los tribunales y los rectos de corazón la seguirán. R.

Si el Señor no me hubiera ayudado, ya estaría habitando en la región del silencio. Cuando pienso que voy a resbalar, tu misericordia, Señor, me sostiene. R.

ALELUIA Mt 11, 29

Aleluia. «Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 14, 1. 7-11

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos, les dijo esta paráboa: «Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, porque puede suceder que haya sido invitada otra persona más importante que tú, y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: “Déjale el sitio”, y así, lleno de vergüenza, tengas que ponerte en el último lugar. Al contrario, cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado». Palabra del Señor.

Comentario: “…Ve a colocarte en el último lugar”. ¿Hemos aprendido esta recomendación de Jesús? Seamos sinceros: cuánto cuesta, en nuestra cultura arribista, en la cual se cree que se es más por ocupar el primer puesto y se descuida el servicio a los más necesitados. Líbranos, Señor, de gastar nuestras energías en lograr el mejor lugar.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
VIERNES 30

De la feria. Verde.

LECTURA Rom 9, 1-5

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Digo la verdad en Cristo, no miento, y mi conciencia me lo atestigua en el Espíritu Santo. Siento una gran tristeza y un dolor constante en mi corazón. Yo mismo desearía ser maldito, separado de Cristo, en favor de mis hermanos, los de mi propia raza. Ellos son israelitas: a ellos pertenecen la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto y las promesas. A ellos pertenecen también los patriarcas, y de ellos desciende Cristo según su condición humana, el cual está por encima de todo, Dios bendito eternamente. Amén. Palabra de Dios.

Comentario: El Pueblo elegido, que no había reconocido al Salvador, despierta en Pablo el deseo de ser él mismo un anatema con tal de que sus hermanos un día puedan llegar a creer. ¿No sucede lo mismo en nuestra propia familia y comunidades: algunos sufren porque se ha perdido la fe? Sigue siendo un desafío el re-encantar a otros en la vida de fe

SALMO Sal 147, 12-15. 19-20

R. ¡Glorifica al Señor, Jerusalén!

¡Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión! Él reforzó los cerrojos de tus puertas y bendijo a tus hijos dentro de ti. R.

Él asegura la paz en tus fronteras y te sacia con lo mejor del trigo. Envía su mensaje a la tierra, su palabra corre velozmente. R.

Revela su palabra a Jacob, sus preceptos y mandatos a Israel: a ningún otro pueblo trató así ni le dio a conocer sus mandamientos. R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. «Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 14, 1-6

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Delante de Él había un hombre enfermo de hidropesía. Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: «¿Está permitido sanar en sábado o no?» Pero ellos guardaron silencio. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo sanó y lo despidió. Y volviéndose hacia ellos, les dijo: «Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?» A esto no pudieron responder nada. Palabra del Señor.

Comentario: ¿Les agradaría llegar a una fiesta y que lo destinen a sentarse de frente a una persona deformada? Justamente esto es lo que le sucedió a Jesús, y para colmo, un día sábado. Y él no pidió que lo cambiaran, es más, se interesó por la persona y lo sanó. 

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
JUEVES 29

De la feria. Verde.

LECTURA Rom 8, 31-39

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con Él toda clase de favores? ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? “Dios es el que justifica. ¿Quién se atreverá a condenarlos?” ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros? ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada? Como dice la Escritura: “Por tu causa somos entregados continuamente a la muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero”. Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a Aquél que nos amó. Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor. Palabra de Dios.

Comentario: Desde su encuentro con Cristo, Pablo mantiene una estrecha relación con Dios… por la fe, sabe que no quedará solo en las pruebas…  porque se ha abandonado totalmente en las manos del Padre, como Jesús, contando anticipadamente que nadie ni nada podrá sacarlo de la misión recibida.

SALMO Sal 108, 21-22. 26-27. 30-31

R. ¡Sálvame por tu misericordia, Señor!

Tú, Señor, trátame bien, por el honor de tu Nombre; líbrame, por la bondad de tu misericordia. Porque yo soy pobre y miserable, y mi corazón está traspasado. R.

Ayúdame, Señor, Dios mío, sálvame por tu misericordia, para que sepan que aquí está tu mano, y que Tú, Señor, has hecho esto. R.

Yo daré gracias al Señor en alta voz, lo alabaré en medio de la multitud, porque Él se puso de parte del pobre, para salvarlo de sus acusadores. R.

ALELUIA Cfr. Lc 19, 38; 2, 14

Aleluia. ¡Bendito sea el Rey que viene en Nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas! Aleluia.

EVANGELIO Lc 13, 31-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Se acercaron algunos fariseos que le dijeron a Jesús: «Aléjate de aquí, porque Herodes quiere matarte». Él les respondió: «Vayan a decir a ese zorro: hoy y mañana expulso a los demonios y realizo curaciones, y al tercer día habré terminado. Pero debo seguir mi camino hoy, mañana y pasado, porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los pollitos, y tú no quisiste! Por eso, “a ustedes la casa les quedará desierta”. Les aseguro que ya no me verán más, hasta que llegue el día en que digan: ¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!» Palabra del Señor.

Comentario: Escuchando indirectamente la amenaza de Herodes, Jesús se lamenta de los pobladores de Jerusalén que no lo han escuchado. Una vez más, se cumple el dicho que ningún profeta es escuchado en su propia tierra. No nos asombremos si nos pasa algo similar.

Santos Simón y Judas, aps. (F). Rojo.

liturgia cotidiana oct
MIÉRCOLES 28

Santos Simón y Judas, aps. (F). Rojo.

Gloria. Prefacio de los Apóstoles.

Reseña: A estos dos Apóstoles se los celebra juntos dado que, según una antigua tradición, se dice que ambos llevaron la Palabra de Dios, a Egipto y la Mesopotamia, luego de la Ascensión del Señor a los Cielos. De san Judas Tadeo se tiene una carta en la Biblia, en donde ataca a aquellos que dicen tener fe pero no la practican en la vida concreta. Ambos murieron mártires; por el modo de su muerte, a Simón las esculturas lo pintan con una sierra y a san Judas Tadeo con un hacha en la mano.

LECTURA Éf 2, 19-22

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso.

Hermanos: Ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la piedra angular es el mismo Jesucristo. En Él, todo el edificio, bien trabado, va creciendo para constituir un templo santo en el Señor. En Él, también ustedes son incorporados al edificio, para llegar a ser una morada de Dios en el Espíritu. Palabra de Dios.

Comentario: Cuando Pablo conoce a Jesucristo se le abren las puertas que lo mantenían encerrado en un rigorismo religioso sin sentido. El apóstol comprende que Cristo (piedra angular) derribó todos los muros que dividían el mundo en dos: judíos y paganos… y comprende que desde ahora todos formamos parte de la Familia de Dios.

SALMO Sal 18, 2-5

R. Resuena su eco por toda la tierra.

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos: un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. R.

Sin hablar, sin pronunciar palabra, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra y su lenguaje,  hasta los confines del mundo. R.

ALELUIA  

Aleluia. ¡A ti, Dios, te alabamos y cantamos! ¡A ti, Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles! Aleluia.

EVANGELIO Lc 6, 12-19

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús se retiró a una montaña para orar, y pasó toda la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió a doce de ellos, a los que dio el nombre de Apóstoles: Simón, a quien puso el sobrenombre de Pedro, Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Simón, llamado el Zelote, Judas, hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor. Al bajar con ellos se detuvo en una llanura. Estaban allí muchos de sus discípulos y una gran muchedumbre que había llegado de toda la Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón,  para escucharlo y hacerse curar de sus enfermedades. Los que estaban atormentados por espíritus impuros quedaban curados;  y toda la gente quería tocarlo, porque salía de Él una fuerza que sanaba a todos. Palabra del Señor.

Comentario: Luego de pasar la noche en oración, Jesús elige a los más cercanos colaboradores. En medio de nuestras necesidades (falta de sacerdotes, laicos para misionar, etcétera…), la mayor urgencia será dialogar con Dios y dejar que nos indique los caminos a seguir y las personas a convocar.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
MARTES 27
De la feria. Verde.

LECTURA Rom 8, 18-25

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Yo considero que los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros. En efecto, toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios. Ella quedó sujeta a la vanidad, no voluntariamente, sino por causa de quien la sometió, pero conservando una esperanza. Porque también la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto. Y no solo ella: también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, anhelando la plena realización de nuestra filiación adoptiva: la redención de nuestro cuerpo. Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve? En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo habla de la salvación cósmica y universal. La creación entera gime por ser liberada de su destrucción. Todos los seres humanos y, en especial, los creyentes estamos llamados a ser solidarios con todas las creaturas, a cuidar la naturaleza y protegerla para las próximas generaciones. 

SALMO Sal 125, 1-6

R. ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros!

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía que soñábamos: nuestra boca se llenó de risas y nuestros labios, de canciones. R.

Hasta los mismos paganos decían: «¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!» ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría! R.

¡Cambia, Señor, nuestra suerte como los torrentes del Négueb! Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones. R.

El sembrador va llorando cuando esparce la semilla, pero vuelve cantando cuando trae las gavillas. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Lc 13, 18-21

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo: «¿A qué se parece el Reino de Dios? ¿Con qué podré compararlo? Se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su huerta; creció, se convirtió en un arbusto y los pájaros del cielo se cobijaron en sus ramas». Dijo también: «¿Con qué podré comparar el Reino de Dios? Se parece a un poco de levadura que una mujer mezcló con gran cantidad de harina, hasta que fermentó toda la masa». Palabra del Señor.

Comentario: Ambas parábolas hablan    sobre cómo el Reino de Dios crece desde lo pequeño y, muchas veces, invisiblemente… sin ruidos. ¿Cómo constatamos que el Reino está creciendo en nosotros y en nuestras comunidades? ¿O el bullicio, las ambiciones, las peleas y diversas esclavitudes lo ahogan?

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
LUNES 26

De la feria. Verde.

Semana 30ª durante el año – Semana II del Salterio.

LECTURA Rom 8, 12-17

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Nosotros no somos deudores de la carne, para vivir de una manera carnal. Si ustedes viven según la carne, morirán. Al contrario, si hacen morir las obras de la carne por medio del Espíritu, entonces vivirán. Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios «¡Abbá!», es decir «¡Padre!» El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con Él para ser glorificados con Él. Palabra de Dios.

Comentario: El cristiano es una persona libre y capacitada para dar testimonio de Dios, porque está conducido por el Espíritu. Este mismo Espíritu nos hace sentir hijos de Dios y que le llamemos Papá. ¿Estamos conducidos por el Espíritu de Dios?

SALMO Sal 67, 2. 4. 6-7. 20-21

R. ¡Bendito sea el Dios que nos salva!

¡Se alza el Señor! Sus enemigos se dispersan y sus adversarios huyen delante de Él. Los justos se regocijan, gritan de gozo delante del Señor y se llenan de alegría. R.

El Señor, en su santa Morada, es padre de los huérfanos y defensor de las viudas: Él instala en un hogar a los solitarios y hace salir con felicidad a los cautivos. R.

¡Bendito sea el Señor, el Dios de nuestra salvación! Él carga con nosotros día tras día; Él es el Dios que nos salva y nos hace escapar de la muerte. R.

 ALELUIA Cfr. Jn 17, 17

Aleluia. Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad. Aleluia.

EVANGELIO Lc 13, 10-17

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús enseñaba en una sinagoga. Había allí una mujer poseída de un espíritu, que la tenía enferma desde hacía dieciocho años. Estaba completamente encorvada y no podía enderezarse de ninguna manera. Jesús, al verla, la llamó y le dijo: «Mujer, estás sanada de tu enfermedad», y le impuso las manos. Ella se enderezó en seguida y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había sanado en sábado, dijo a la multitud: «Los días de trabajo son seis; vengan durante esos días para hacerse sanar, y no el sábado». El Señor le respondió: «¡Hipócritas! Cualquiera de ustedes, aunque sea sábado, ¿no desata del pesebre a su buey o a su asno para llevarlo a beber? Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser liberada de sus cadenas el día sábado?» Al oír estas palabras, todos sus adversarios se llenaban de confusión, pero la multitud se alegraba de las maravillas que Él hacía. Palabra del Señor.

Comentario: Una persona “encorvada” simboliza a quienes llevan adelante con mucho esfuerzo los compromisos asumidos y la misma vida. En estos caso, la sanación hecha es un “Bien”, que no puede estar condicionado por nada, ni siquiera por la Ley.

30° durante el año. Verde.

liturgia cotidiana oct
DOMINGO 25

30° durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Es hora de tirar el manto para ver

Jesús inicia su viaje a Jerusalén y llega a Jericó, como Josué, que viene del desierto y la conquista antes de entrar en la tierra prometida. Para un judío, Jericó es sinónimo de victoria, de futuro venturoso.

Antes de llegar a la ciudad, el Señor anuncia tres veces su pasión y muerte, pero choca con la ceguera y la sordera de sus Apóstoles. Ellos creen estar en un viaje victorioso, como Josué, para reconstruir el antiguo reino de David y acomodarse en los tronos del gobierno y del poder.

Al salir de Jericó, un ciego grita, pide ayuda y lo proclama Mesías: “Señor, ten piedad de mí”, que podemos traducir como “Soy ciego porque he pecado y no tendré la resurrección. ¡Sálvame!”.

Cuando Jesús lo llama para saber qué necesita, el ciego tira su manto. El vestido en ese tiempo, como también ahora, define la persona. El emperador para distinguir a uno de sus nobles le regalaba una túnica de púrpura, el vestido imperial. Los mendigos, los enfermos, los leprosos, tenían un vestido que los identificaba como necesitados de todo y excluidos. La gente los definía como pecadores… Algo habían hecho para merecer ese castigo.

Tirar una túnica de púrpura significaba rechazar los honores imperiales, y tirar el de la mendicidad implicaba salir de la esclavitud. Lo que pide este ciego no es solo una salud del cuerpo, sino también una salud social y espiritual, una nueva vida.

Mientras los Apóstoles, frente a los anuncios de la pasión, sueñan con ascender en la escala social y del poder, un pobre mendigo y ciego es sanado y liberado. En ese momento, sucede otro milagro: el ciego sigue a Jesús.

Los evangelios nos narran una gran paradoja: los Apóstoles continuarán ciegos hasta después de la resurrección, verán y comprenderán todo luego de Pentecostés.

Hoy Jesús nos quiere abrir los ojos.

“¡Hijo de David, ten piedad de mí!” (Mc 10, 47-48).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Si bien no todos nosotros somos ciegos, seguramente algún problemita tenemos en nuestros ojos. Hoy nos encontramos con un mendigo que, a la vez, era ciego y buscaba que Jesús lo sane. Luego de comprobar su fe, Jesús lo sana. Participemos de esta eucaristía con fe. Pidamos a Jesús que venga a nuestro encuentro y cure nuestros males personales y sociales.

1ª LECTURA Jer 31, 7-9

Guía: El profeta anuncia que, como un buen padre, Dios consolará y salvará al pequeño resto de los israelitas que se mantienen fieles.

Lectura del libro de Jeremías.

Así habla el Señor: ¡Griten jubilosos por Jacob, aclamen a la primera de las naciones! Háganse oír, alaben y digan: «¡El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel!» Yo los hago venir del país del Norte y los reúno desde los extremos de la tierra; hay entre ellos ciegos y lisiados, mujeres embarazadas y parturientas: ¡es una gran asamblea la que vuelve aquí! Habían partido llorando, pero Yo los traigo llenos de consuelo; los conduciré a los torrentes de agua por un camino llano, donde ellos no tropezarán. Porque Yo soy un padre para Israel y Efraím es mi primogénito. Palabra de Dios.

SALMO Sal  125, 1-6

R. ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros!

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía que soñábamos: nuestra boca se llenó de risas y nuestros labios, de canciones. R.

Hasta los mismos paganos decían: «¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!» ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría! R.

¡Cambia, Señor, nuestra suerte como los torrentes del Négueb! Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones. R.

El sembrador va llorando cuando esparce la semilla, pero vuelve cantando cuando trae las gavillas. R.

2ªLECTURA Heb 5, 1-6

Guía: Cristo es el Sumo Sacerdote, modelo de todo sacerdocio, que se ofrece a sí mismo como mediador entre la misericordia de Dios y la Humanidad pecadora.

Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Todo Sumo Sacerdote del culto antiguo es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados. Él puede mostrarse indulgente con los que pecan por ignorancia y con los descarriados, porque él mismo está sujeto a la debilidad humana. Por eso debe ofrecer sacrificios, no solamente por los pecados del pueblo, sino también por sus propios pecados. Y nadie se arroga esta dignidad, si no es llamado por Dios como lo fue Aarón. Por eso, Cristo no se atribuyó a sí mismo la gloria de ser Sumo Sacerdote, sino que la recibió de Aquél que le dijo: «Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy». Como también dice en otro lugar: «Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec». Palabra de Dios.

ALELUIA Cfr. 2Tim 1, 10

Aleluia. Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte e hizo brillar la vida, mediante la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 46-52

Guía: Un mendigo ciego se presentó a Jesús, y pudo ver la luz del día y de la fe por la gran confianza que le tuvo. 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Cuando Jesús salía de Jericó, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud, el hijo de Timeo –Bartimeo, un mendigo ciego– estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que pasaba Jesús, el Nazareno, se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!» Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten piedad de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo». Entonces llamaron al ciego y le dijeron: «¡Ánimo, levántate! Él te llama». Y el ciego, arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia Él. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?» Él le respondió: «Maestro, que yo pueda ver». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». En seguida comenzó a ver y lo siguió por el camino. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Los dones del pan y del vino, sean expresión de nuestro deseo por alcanzar a vivir un amor verdadero a Dios y a los hermanos.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: Nuestra comunión con Cristo Jesús madura en el amor a los hermanos que llega hasta dar la vida, como Jesús.

DESPEDIDA

Guía: Que la fe, la esperanza y el amor, que hemos alimentado con la Palabra y la eucaristía, crezcan y se manifiesten en obras concretas, para que alabemos a Dios. Es el augurio para todos.

De la feria. Verde. San Antonio María Claret, o. (ML). Blanco. Santa María en Sábado. Blanco.

liturgia cotidiana oct
SÁBADO 24

De la feria. Verde. San Antonio María Claret, o. (ML). Blanco. Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA Rom 8, 1-11

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Ya no hay condenación para aquéllos que viven unidos a Cristo Jesús. Porque la ley del Espíritu, que da la Vida, te libró, en Cristo Jesús, de la ley del pecado y de la muerte. Lo que no podía hacer la Ley, reducida a la impotencia por la carne, Dios lo hizo, enviando a su propio Hijo, en una carne semejante a la del pecado, y como víctima por el pecado. Así Él condenó el pecado en la carne, para que la justicia de la Ley se cumpliera en nosotros, que ya no vivimos conforme a la carne sino al espíritu. En efecto, los que viven según la carne desean lo que es carnal; en cambio, los que viven según el espíritu desean lo que es espiritual. Ahora bien, los deseos de la carne conducen a la muerte, pero los deseos del espíritu conducen a la vida y a la paz, porque los deseos de la carne se oponen a Dios, ya que no se someten a su Ley, ni pueden hacerlo. Por eso, los que viven de acuerdo con la carne no pueden agradar a Dios. Pero ustedes no están animados por la carne sino por el espíritu, dado que el Espíritu de Dios habita en ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo no puede ser de Cristo. Pero si Cristo vive en ustedes, aunque el cuerpo esté sometido a la muerte a causa del pecado, el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de Aquél que resucitó a Jesús habita en ustedes, el que resucitó a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales, por medio del mismo Espíritu que habita en ustedes. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo había experimentado vivir bajo el peso de la Ley, mientras que ahora se siente conducido por el Espíritu de Cristo… Los bautizados no podemos vivir esclavos de una moral sin sentido, más bien, estamos llamados a vivir como hijos de Dios encaminándonos Hacia a la plena realización humana.

SALMO Sal 23, 1-6

R. ¡Benditos los que buscan tu rostro, Señor!

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, porque Él la fundó sobre los mares, Él la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos. R.

Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su Salvador. Así son los que buscan al Señor, los que buscan tu rostro, Dios de Jacob. R.

ALELUIA Ez 33, 11

Aleluia. «Yo no deseo la muerte del malvado, sino que se convierta y viva», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 13, 1-9

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

En cierta ocasión se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios. Él respondió: «¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera». Les dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: “Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Entonces córtala, ¿para qué malgastar la tierra?” Pero él respondió: “Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré. Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás”». Palabra del Señor.

 Ante la catástrofe del Norte chileno y otras, Jesús nos preguntaría: ¿Creen que estas personas son más culpables? No, porque el Padre no suma las faltas para castigarnos proporcionalmente. Muy por el contrario, son ustedes mismos que se hacen daño cuando permiten actuar el mal.

De la feria. Verde. San Juan Capistrano, p. (ML). Blanco.

liturgia cotidiana oct
VIERNES 23

De la feria. Verde.

San Juan Capistrano, p. (ML). Blanco.

LECTURA Rom 7, 18-25

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Sé que nada bueno hay en mí, es decir, en mi carne. En efecto, el deseo de hacer el bien está a mi alcance, pero no el realizarlo. Y así, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Pero cuando hago lo que no quiero, no soy yo quien lo hace, sino el pecado que reside en mí. De esa manera, vengo a descubrir esta ley: queriendo hacer el bien, se me presenta el mal. Porque de acuerdo con el hombre interior, me complazco en la Ley de Dios, pero observo que hay en mis miembros otra ley que lucha contra la ley de mi razón y me ata a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Ay de mí! ¿Quién podrá librarme de este cuerpo que me lleva a la muerte? ¡Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor! Palabra de Dios.

Comentario: Quien vive según la “carne”, para Pablo es aquella persona que aún no ha encontrado a Jesucristo. Por la cruz y resurrección, la muerte y el mal perdieron toda su fuerza. Sí creemos, todos podemos contar con la fuerza de Dios y orientar nuestros dones al servicio del bien común.

SALMO Sal 118, 66. 68. 76-77. 93-94

R. ¡Enséñame tus mandamientos, Señor!

Enséñame la discreción y la sabiduría, porque confío en tus mandamientos. Tú eres bueno y haces el bien: enséñame tus mandamientos. R.

Que tu misericordia me consuele, de acuerdo con la promesa que me hiciste. Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré, porque tu ley es toda mi alegría. R.

Nunca me olvidaré de tus preceptos: por medio de ellos, me has dado la vida. Sálvame, porque yo te pertenezco y busco tus preceptos. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Lc 12, 54-59

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a la multitud: Cuando ven que una nube se levanta en occidente, ustedes dicen en seguida que va a llover, y así sucede. Y cuando sopla viento del sur, dicen que hará calor, y así sucede. ¡Hipócritas! Ustedes saben discernir el aspecto de la tierra y del cielo; ¿cómo entonces no saben discernir el tiempo presente? ¿Por qué no juzgan ustedes mismos lo que es justo? Cuando vas con tu adversario a presentarte ante el magistrado, trata de llegar a un acuerdo con él en el camino, no sea que el adversario te lleve ante el juez, y el juez te entregue al guardia, y este te ponga en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús invita a saber interpretar los signos de Dios, así como hay personas que saben cuándo va a llover, sin haber escuchado antes el pronóstico por la radio o la televisión… Con esas mismas capacidades está la posibilidad de aprender a captar lo que el Señor nos dice en los acontecimientos que nos tocan vivir.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×