Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/12/2015

Santa María, Madre de Dios (S).

liturgia cotidiana ENERO
VIERNES 1

Santa María, Madre de Dios (S).

Octava de Navidad. Blanco. Gloria. Credo. Prefacio de la Virgen María.

Año Nuevo. Jornada Mundial de la Paz. Feriado civil.

Feliz año nuevo y bendiciones

¡Que Dios nos bendiga con un Feliz Año Nuevo! Que el Señor llegue a todos los habitantes del planeta con una bendición de paz y serenidad… Solo nuestro Padre del Cielo sabe cuánto todavía nos regalará de vida sobre esta Tierra. Pero muchos o pocos años o días, los ponemos en sus manos.

Ha terminado un año que llenamos con nuestras obras, buenas, menos buenas y malas. Este es el momento de confiar todo a su misericordia y, con serenidad, dejar también en sus manos nuestro destino en el nuevo año que comienza.

Nos ayuda en este camino nuestra madre María. Todo depositaba en las manos de Dios, mientras las meditaba en su corazón, porque no lograba entender lo que sucedía.

Un sabio secreto nos da el evangelio de hoy para vivir serenamente: poner en las manos de Dios lo que ya no podemos borrar, es decir, nuestro pasado, en el bien y el mal, para ser capaces de vivir el presente como él nos instruye en nuestra conciencia y confiar en el futuro que nos prepara.

Vivimos los días de estas fiestas y vacaciones con bastante frenesí, encuentros, celebraciones, fiestas, regalos… Es complicado armonizar estos días con nuestra vida espiritual… Las cosas del espíritu corren peligro de pasar a segundo plano para tiempos más propicios, como la Cuaresma…

Podemos inspirarnos en la Virgen María. Vivió momentos de muchos cambios y acontecimientos como la anunciación, el casamiento con José, el embarazo, el censo, el viaje, el nacimiento de su Hijo en la precariedad, las manifestaciones de pastores y ángeles… Sin embargo, no perdió la serenidad para seguir meditando en su corazón, en presencia de Dios y leer lo sucedido según su voluntad.

Es voluntad de Dios que tengamos un año feliz si vivimos como él nos ilumina.

María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón (Lc 2, 19).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: En el clima del Nacimiento de Jesús, la Iglesia celebra hoy la maternidad de María. Dios eligió a una madre para hacerse hombre y compartir nuestra historia. Esta liturgia resalta la participación de la Virgen en la obra de la redención y reafirma la humanidad de Jesús.

1ª LECTURA Núm 6, 22-27

Guía: Dios siempre quiere bendecirnos. Pero para ello debemos invocar su nombre.

Lectura del libro de los Números.

El Señor dijo a Moisés: “Habla en estos términos a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los israelitas. Ustedes les dirán: ‘Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz’. Que ellos invoquen mi Nombre sobre los israelitas, y Yo los bendeciré”. Palabra de Dios.

SALMO Sal 66, 2-3. 5-6. 8

R. ¡El Señor tenga piedad y nos bendiga!

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria, entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. El Señor tenga piedad y nos bendiga. R.

¡Que los pueblos te den gracias, Señor; que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.

2ª LECTURA Gál 4, 4-7

Guía: San Pablo reafirma la humanidad de Jesús: nació de una mujer y se ajustó a la Ley.

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Galacia.

Hermanos: Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abbá!, es decir: ¡Padre! Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios. Palabra de Dios.                

ALELUIA Heb 1, 1-2

Aleluia. Después de haber hablado a nuestros padres por medio de los Profetas, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo. Aleluia.

EVANGELIO Lc 2, 16-21

Guía: El evangelio muestra a María y José cumpliendo las prescripciones legales de su pueblo.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Los pastores fueron rápidamente adonde les había dicho el Ángel del  Señor, y encontraron a María, a José y     al recién nacido acostado en un pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban, quedaron admirados de lo que decían los pastores. Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido. Ocho días después, llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús, nombre que le había sido dado por el Ángel antes de su concepción. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Cristo, muerto y resucitado para nuestra salvación, es nuestra gran ofrenda al Padre. Unidos a él presentemos al Señor los gozos y las fatigas de todo este año que se inicia.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: Jesús, el Hijo de María, viene a nosotros en la eucaristía a darnos fuerza para recorrer el camino de este año que se inicia. Con alegría, vayamos a recibir el Pan de Vida.

DESPEDIDA

Guía: Con el gozo de iniciar un nuevo año junto a María, la Madre de Jesús y Madre nuestra, nos retiramos cantando.

Día VIIº en la Octava de Navidad. Blanco.

liturgia cotidiana DIC
JUEVES 31

Día VIIº en la Octava de Navidad. Blanco.

Gloria. Prefacio de Navidad.                                            

Jornada nacional por la Paz.

LECTURA 1Jn 2, 18-21

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría un Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora. Ellos salieron de entre nosotros; sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran sido, habrían permanecido con nosotros. Pero debía ponerse de manifiesto que no todos son de los nuestros. Ustedes recibieron la unción del que es Santo, y todos tienen el verdadero conocimiento. Les he escrito, no porque ustedes ignoren la verdad, sino porque la conocen, y porque ninguna mentira procede de la verdad. Palabra de Dios.

Comentario: El “Anticristo” representa al espíritu del mal que puede engañarnos, bajo la apariencia de bien. En este caso, es una llamada a no dejarnos invadir por los errores, herejías y aquello que pueda apartarnos de la verdad, que es Jesús. En esta trampa podemos caer en forma individual como grupal.

SALMO Sal 95, 1-2. 11-13

R. Alégrese el cielo y exulte la tierra.

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su Nombre, día tras día, proclamen su victoria. R.

Alégrese el cielo y exulte la tierra, resuene el mar y todo lo que hay en él; regocíjese el campo con todos sus frutos, griten de gozo los árboles del bosque. R.

Griten de gozo delante del Señor, porque Él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad. R.

ALELUIA Jn 1, 14. 12

Aleluia. La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. A todos los que la recibieron les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Aleluia.

EVANGELIO Jn 1, 1-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron. Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de Él, al declarar: «Este es Aquel del que yo dije: El que viene después de mí me ha precedido, porque existía antes que yo». De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia: porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Dios Hijo único, que está en el seno del Padre. Palabra del Señor.

Comentario: En Juan, la Palabra es el mismo Hijo de Dios que, existiendo antes, viene a este mundo por medio de una mujer, para anunciar el Reino de Dios. Muchos no lo reconocieron, mientras los que creyeron aprendieron a vivir como hijos de Dios. ¿Permanecemos indiferentes o hemos creído?

Día VIº en la Octava de Navidad. Blanco.

liturgia cotidiana DIC
Miércoles 30

Día VIº en la Octava de Navidad. Blanco.

Gloria. Prefacio de Navidad.

LECTURA 1Jn 2, 12-17

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos, les escribo porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Jesús. Padres, les escribo porque ustedes conocen al que existe desde el principio. Jóvenes, les escribo porque ustedes han vencido al Maligno. Hijos, les he escrito porque ustedes conocen al Padre. Padres, les he escrito porque ustedes conocen al que existe desde el principio. Jóvenes, les he escrito porque son fuertes, y la Palabra de Dios permanece en ustedes, y ustedes han vencido al Maligno. No amen al mundo ni las cosas mundanas. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo –los deseos de la carne, la codicia de los ojos y ostentación de riqueza– no viene del Padre, sino del mundo. Pero el mundo pasa, y con él, sus deseos. En cambio, el que cumple la voluntad de Dios permanece eternamente. Palabra de Dios.

Comentario: San Juan invita a los padres y a los jóvenes a no dejarse contaminar con los antivalores que nos alejan de Dios. El discípulo de Jesús debe amar este mundo para salvarlo, no para ser atrapado por él. Esto es posible si permanecemos en la Voluntad del Padre.

SALMO Sal 95, 7-10

R. ¡Alégrese el cielo y exulte la tierra!

Aclamen al Señor, familias de los pueblos, aclamen la gloria y el poder del Señor; aclamen la gloria del Nombre del Señor. R.

Entren en sus atrios trayendo una ofrenda, adoren al Señor al manifestarse su santidad: ¡que toda la tierra tiemble ante Él! R.

Digan entre las naciones: «¡El Señor reina! El mundo está firme y no vacilará. El Señor juzgará a los pueblos con rectitud». R.

ALELUIA

Aleluia. Nos ha amanecido un día sagrado; vengan, naciones, adoren al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra. Aleluia.

EVANGELIO Lc 2, 22. 36-40

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor. Estaba también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con Él. Palabra del Señor.

Comentario: El hecho de que Lucas deje constancia del crecimiento de Jesús, en sabiduría y gracia, revela y confirma su humanidad. Quien se hizo semejante a nosotros en todo, menos en el pecado. Poco a poco, Jesús fue conociendo su identidad, y misión, y asumiendo su compromiso con el Padre para salvarnos.

Conoce nuestras Biblias en promoción para Enero 2016

libro-playa1SAN PABLO te invita a iniciar un año colmado de nuevas enseñanzas y a vivir un verano acompañado de las Sagradas Escrituras. Por esta razón, durante todo el primer mes del 2016, nuestra Biblia Latinoamericana de bolsillo y con uñero tendrá un 30% de descuento.

Recuerda que puedes encontrarla en todas nuestras librerías, y también en nuestra librería Virtual.

Si tienes consultas o si deseas comprar cualquiera de nuestros productos, recuerda escribirnos al e-mail: libreriavirtual@sanpablochile.cl

SAN PABLO y Fundación Las Rosas presentan: “Ser amigos de Dios” devocionario para adultos mayores

devocionarioSiguiendo el llamado del papa Francisco en su Catequesis sobre los ancianos, SAN PABLO junto a Fundación Las Rosas se unen para presentar un devocionario especialmente orientado a las personas mayores, sus familias, y también para aquellas personas que cuidan de los ancianos.

Se trata de un libro que convoca a la amistad con el Dios de la vida, una invitación a abrir nuestro corazón y orar desde adentro. Acompañado de bellas imágenes, este devocionario se caracteriza por tener una letra grande, además de reunir distintas oraciones para el día a día, y plegarias especiales para diferentes ocasiones.

Desde ya, encuéntralo disponible en todas nuestras librerías, y recuerda que puedes también visitar cualquiera de las casas de acogida de Fundación Las Rosas, para conocer más sobre su labor y hacerte parte de su misión.

Día Vº en la Octava de Navidad. Blanco.

liturgia cotidiana DIC
Martes 29

Día Vº en la Octava de Navidad. Blanco.

Gloria. Prefacio de Navidad.

LECTURA 1Jn 2, 3-11

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: La señal de que conocemos a Dios, es que cumplimos sus mandamientos. El que dice: «Yo lo conozco», y no cumple sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado verdaderamente a su plenitud. Esta es la señal de que vivimos en Él. El que dice que permanece en Él, debe proceder como Él. Queridos míos, no les doy un mandamiento nuevo, sino un mandamiento antiguo, el que aprendieron desde el principio: este mandamiento antiguo es la palabra que ustedes oyeron. Sin embargo, el mandamiento que les doy es nuevo. Y esto es verdad tanto en Él como en ustedes, porque se disipan las tinieblas y ya brilla la verdadera luz. El que dice que está en la luz y no ama a su hermano, está todavía en las tinieblas. El que ama a su hermano permanece en la luz y nada lo hace tropezar. Pero el que no ama a su hermano, está en las tinieblas y camina en ellas, sin saber a dónde va, porque las tinieblas lo han enceguecido. Palabra de Dios.

Comentario: Quien conoce a Dios ama a sus semejantes. Separar lo que cree y la vida concreta es un escándalo especialmente para los niños, los jóvenes y aquellos que están lejos justamente a causa de cuantos viven en forma contraria a la fe que dicen profesar.

SALMO Sal 95, 1-3. 5-6

R. Alégrese el cielo y exulte la tierra.

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su Nombre. R.

Día tras día, proclamen su victoria, anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos. R.

El Señor hizo el cielo; en su presencia hay esplendor y majestad, en su Santuario, poder y hermosura. R.

ALELUIA Lc 2, 32

Aleluia. Luz para iluminar a los paganos y gloria de tu pueblo Israel. Aleluia.

EVANGELIO Lc 2, 22-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor». También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: «Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de Él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús es presentado en el Templo donde, al verlo, Simeón bendice al Señor indicándole al Niño el camino que le espera. De igual manera, como Iglesia estamos llamados a contemplar su presencia entre nosotros y, sin atarnos a las ideologías de este mundo, transitar e indicar a otros el camino de Dios.

Domingo 4° durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Domingo 4° durante el año

Motivación de entrada

La celebración de hoy nos recuerda que participamos del servicio profético, sacerdotal y real de Cristo; y también nos recuerda el compromiso que nace de ese servicio.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón: por las veces que hemos despreciado la pobreza evangélica; por la desconsideración tenida con los pobres; por habernos hecho esclavizar por el consumismo.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Jeremías 1, 4-5. 17-19.

La vocación de Jeremías revela que es Dios el que escoge, llama y envía a los profetas y los acompaña en su difícil misión.

Segunda lectura: 1Corintios 12, 31-13, 13 (o bien: 13, 4-13).

El himno al amor es una de las páginas más hermosas de la Biblia. Pablo afirma que sin el amor no somos nada; si no nos inspira el amor, de nada sirven nuestras obras.

Evangelio: Lucas 4, 21-30.

Jesús, es rechazado en su mismo pueblo: Nazaret. Su suerte no es diferente de la de los profetas que cuestionan el desorden de la sociedad.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Nos presentamos al altar con los dones de nuestra pobreza, de nuestra fragilidad, de nuestra esperanza, confiando que el Señor nos los devuelva enriquecidos.

Comunión

De la unión con Cristo, sacamos la fuerza para responder a la salvación a la que Dios nos llama.

Despedida

En un mundo donde los pobres son la inmensa mayoría, vayamos a anunciar el evangelio con la palabra y, sobre todo, con el testimonio de una vida sobria, justa y solidaria.

Domingo 3° durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Domingo 3° durante el año

Motivación de entrada

Nos reunimos para cantar al Señor el canto nuevo de los rescatados del pecado. La eucaristía es el momento propicio para expresar al Padre, por el Hijo, en el Espíritu Santo, nuestra gratitud.

Acto penitencial

Pedimos perdón: Por haber resistido a los llamados de conversión; por no haber ayudado a superar las divisiones de la comunidad; por nuestra indiferencia en seguir a Jesús.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Nehemías 8, 2-4. 5-6. 8-10.

La proclamación de la palabra de Dios por parte del sacerdote Esdras, provoca en el pueblo arrepentimiento, alegría y alabanza.

Segunda lectura: 1Corintios 12, 12-30 (o bien: 12, 12-14. 27).

La diversidad de los miembros en la comunidad cristiana no sólo no se opone a su “unidad” nacida del único bautismo y animada por un solo espíritu, sino que la enriquece con un sano pluralismo.

Evangelio: Lucas 1, 1-4; 4, 14-21.

Jesús pronuncia su primera “homilía” en Nazaret, donde se había criado, afirmando que ha sido enviado por el Espíritu de Dios a sanar, a evangelizar y a liberar a los oprimidos.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

La conversión debe expresarse con actos concretos de reconciliación; hoy la ofrenda del pan y del vino la hacemos con esa intención.

Comunión

El don de comulgar con el cuerpo de Cristo debe ser fuente de vida nueva en el Espíritu.

Despedida

Hemos orado juntos y juntos hemos escuchado la palabra salvadora y hemos recibido a Cristo; vayamos ahora a anunciar la alegría de la fraternidad cristiana.

 

Domingo 2° durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
Domingo 2° durante el año

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos invita a seguir a Cristo, el Cordero de Dios, que ha venido a salvar al mundo y que nos asocia a su misión salvadora.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón: por no haber seguido a Jesús con prontitud y entusiasmo; por no haber sido miembros vivos y activos en la Iglesia; por no tomar en cuenta a María, modelo de fidelidad cristiana.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Isaías 62, 1-5.

Dios no abandona a su pueblo; él lo ama como un esposo ama a su esposa y lo hará feliz.

Segunda lectura: 1Corintios 12, 4-11.

En la comunidad cristiana hay una gran variedad de carismas, de servicios y funciones, pero es el Espíritu el que los distribuye, anima y orienta.

Evangelio: Juan 2, 1-11.

Jesús realiza su primer signo y sus discípulos creen en él. La presencia de María en Caná es una invitación a que hagamos siempre lo que Jesús quiere de nosotros.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

 Al comenzar el tiempo ordinario, llamado “per annum”, ponemos ante el Señor el pan y el vino de nuestros sacrificios cotidianos, con el compromiso de una vida santa.

Comunión

La comunión con Cristo –el único pan de vida– debe hacernos “un corazón y un alma sola” con él y con los hermanos.

Despedida

Dios sigue siendo el Emanuel: Dios con nosotros. Valoremos su presencia amiga en lo cotidiano. Que su palabra sea luz para nuestros pasos y nos reconforte en nuestro caminar.

 

El Bautismo del Señor (F)

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini
El Bautismo del Señor (F)

Motivación de entrada

El Bautismo de Jesús, que hoy celebramos en la liturgia, es una hermosa ocasión para renovar nuestras promesas bautismales: la renuncia al pecado y el compromiso de vida cristiana.

Acto penitencial

Por las veces que nuestro bautismo ha quedado relegado a nuestra infancia; por no habernos preocupado de redescubrirlo; por no vivir los compromisos de santidad que conlleva, pedimos perdón.

Lecturas bíblicas

Primera lectura: Isaías 40, 1-5. 9-11.

El profeta, al pueblo exiliado, le anuncia la liberación. Tarea de todo cristiano es abrir el camino hacia Cristo, rectificando y clarificando las situaciones de pecado que se dan en el mundo.

Segunda lectura: Tito 2, 11-14; 3, 4-7.

El bautismo es la raíz de la vida nueva, fruto de la muerte de Cristo. Como él, el cristiano debe manifestar la bondad y el amor de Dios.

Evangelio: Lucas 3, 15-16. 21-22.

En el relato del bautismo se manifiestan el Padre y el Espíritu Santo, mientras       Jesús ora. En la vida del cristiano debe reflejarse esa presencia misteriosa para que la semilla de la vida divina dé frutos abundantes.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con los dones del pan y del vino, presentamos al Señor a los que se preparan al bautismo en nuestra comunidad parroquial y a los recién bautizados.

Comunión

Alimentados con el cuerpo de Cristo, podemos vivir como discípulos de Jesús e hijos de Dios.

Despedida

Como cristianos conscientes de sus compromisos bautismales, vayamos a anunciar la alegría de ser hijos de Dios, hermanos de Jesús y templos del Espíritu Santo.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×