Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/01/2016

4º durante el año. Verde.

liturgia cotidiana ENERO
4º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

Hoy se cumple la escritura

Las palabras de Jesús, en la sinagoga de su pueblo, no son el comentario a una promesa de Dios por medio de los profetas. Eso lo hacen los rabinos. Jesús afirma que hoy se cumple la promesa, hoy llegó la buena noticia de que está entre nosotros el prometido.

La Escritura se cumple siempre hoy en los oídos de quien la escucha. La palabra de Jesús es palabra de gracia en la que las bendiciones de Dios se tornan visibles.

Sus paisanos no se abren a la fe y al don de Dios, se cierran a todo cambio y se rebelan. Escuchan el mensaje, pero rechazan al mensajero, incluso, lo amenazan de muerte. La patria de Jesús lo rechaza por ser un ciudadano simple y no manifestar la energía atribuible al Dios Mesías como ellos lo imaginan.

Sus paisanos piden un gran milagro, una demostración. De esa manera tientan a Dios. Jesús nunca se deja influenciar por las pretensiones de los hombres, sí siempre expresó piedad y compasión con los necesitados que lo aceptaban.

El profeta no obraba por propia iniciativa: obedecía a Dios que le pedía disponibilidad para anunciar en las buenas y en las malas…

Por no probar con milagros sus palabras, la asamblea de la sinagoga se sintió con el derecho y hasta obligada a condenarlo por blasfemo. Sus paisanos querían ejecutar la sentencia inmediatamente y lo empujaron para hacerlo caer desde una altura considerable. En síntesis, este episodio, al inicio de la predicación de Jesús, preanuncia su fin: será excluido de su pueblo, condenado por blasfemo y muerto crucificado.

Jesús abandonó Nazaret. Se dirigió a tierras paganas y extranjeras. Ellos vieron sus milagros, escucharon su predicación, creyeron y fueron sus testigos.

Jesús escandalizó a los suyos, pero hoy sigue escandalizándonos, porque no se deja encerrar en nuestras ideas ni en nuestras pretensiones.

“Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra” (Lc 4, 24).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La Palabra de Dios de hoy, nos recuerda que todos participamos del servicio profético de Jesús: hablar en nombre de Dios y, por este motivo, ser perseguidos… Todo profeta aun cuando tenga miedo a los conflictos y a las dificultades, sabe que responde a quien lo manda y por eso denuncia…

1ª LECTURA Jer 1, 4-5. 17-19

Guía: La vocación de Jeremías nos asegura que es Dios el que escoge, llama y envía a los profetas y acompaña en la misión confiada.

Lectura del libro del profeta Jeremías.

En tiempos del rey Josías, la palabra del Señor llegó a mí en estos términos: Antes de formarte en el vientre materno, Yo te conocía; antes de que salieras del seno, Yo te había consagrado, te había constituido profeta para las naciones. En cuanto a ti, cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que Yo te ordene. No te dejes intimidar por ellos, no sea que te intimide Yo delante de ellos. Mira que hoy hago de ti una plaza fuerte, una columna de hierro, una muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes de Judá y a sus jefes, a sus sacerdotes y al pueblo del país. Ellos combatirán contra ti, pero no te derrotarán, porque Yo estoy contigo para librarte. Palabra de Dios.           

SALMO Sal 70, 1-4. 5-6. 15. 17

R. Mi boca, Señor, anunciará tu salvación.

Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca tenga que avergonzarme! Por tu justicia, líbrame y rescátame, inclina tu oído hacia mí, y sálvame. R.

Sé para mí una roca protectora, Tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque Tú eres mi Roca y mi fortaleza. ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío! R.

Porque Tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el vientre materno fuiste mi protector. R.

Mi boca anunciará incesantemente tus actos de justicia y salvación, Dios mío, Tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas. R.

2ª LECTURA 1Cor 12, 31–13, 13

Guía: San Pablo nos muestra que sin amor no somos nada, y de nada sirven las obras aun las buenas que podamos realizar.

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Aspiren a los dones más perfectos. Y ahora voy a mostrarles un camino más perfecto todavía. Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo para hacer alarde, si no tengo amor, no me sirve para nada. El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto. Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor. Palabra de Dios.

ALELUIA Lc 4, 18

Aleluia. El Señor me envió a evangelizar a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos. Aleluia.

EVANGELIO Lc 4, 21-30

Guía: Jesús es rechazado en su mismo pueblo. Su suerte es la misma que padecieron los profetas que lo antecedieron. Destino de muchos incomprendidos de todos los tiempos, por seguir fielmente el camino del Dios.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Después que Jesús predicó en la sinagoga de Nazaret, todos daban testimonio a favor de Él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es este el hijo de José?» Pero Él les respondió: «Sin duda ustedes me citarán el refrán: “Médico, sánate a ti mismo”. Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaúm». Después agregó: «Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán, el sirio». Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Nos presentamos al Señor, con el pan y el vino. Queremos ser alimento y bebida partido para los hambrientos y sedientos de Dios. Queremos ser profetas del Reino que empezó Jesús.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: De la unión con Cristo, en la eucaristía, sacaremos fuerza y valentía para proclamar a Dios en los ambientes donde nos moveremos durante esta semana.

DESPEDIDA

Guía: Habiéndonos reconocidos como profetas, siguiendo el llamado de Jesús. Nos despedimos, dispuestos a anunciar el Reino de Dios, en medio de los distintos reinos humanos que no conocen ni viven los valores del Hijo de Dios.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana ENERO
SÁBADO 30

De la feria. Verde.

Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA 2Sam 12, 1-7. 10-15

Lectura del segundo libro de Samuel.

El Señor envió al profeta Natán ante el rey David. Él se presentó y le dijo: «Había dos hombres en una misma ciudad, uno rico y el otro pobre. El rico tenía una enorme cantidad de ovejas y de bueyes. El pobre no tenía nada, fuera de una sola oveja pequeña que había comprado. La iba criando, y ella crecía junto a él y a sus hijos: comía de su pan, bebía de su copa y dormía en su regazo. ¡Era para él como una hija! Pero llegó un viajero a la casa del hombre rico, y este no quiso sacrificar un animal de su propio ganado para agasajar al huésped que había recibido. Tomó en cambio la oveja del hombre pobre, y se la preparó al que le había llegado de visita». David se enfureció contra aquel hombre y dijo a Natán: «¡Por la vida del Señor, el hombre que ha hecho eso merece la muerte! Pagará cuatro veces el valor de la oveja, por haber obrado así y no haber tenido compasión». Entonces Natán dijo a David: « ¡Ese hombre eres tú! Así habla el Señor, el Dios de Israel: la espada nunca más se apartará de tu casa, ya que me has despreciado y has tomado por esposa a la mujer de Urías, el hitita. Así habla el Señor: Yo haré surgir de tu misma casa la desgracia contra ti. Arrebataré a tus mujeres ante tus propios ojos y se las daré a otro, que se acostará con ellas en pleno día. Porque tú has obrado ocultamente, pero yo lo haré delante de todo Israel y a la luz del sol». David dijo a Natán: « ¡He pecado contra el Señor!» Natán le respondió: «El Señor, por su parte, ha borrado tu pecado: no morirás. No obstante, porque con esto has ultrajado gravemente al Señor, el niño que te ha nacido morirá sin remedio». Y Natán se fue a su casa. Palabra de Dios.

Comentario: David reconoce su pecado y Dios lo perdona, aunque deberá reparar su maldad. De este modo, David se convierte ahora en el modelo del pecador arrepentido: reconoce y repara. En el contexto del Año Santo, nos invita a tomar conciencia de nuestras faltas y a dar los pasos siguientes.

SALMO Sal 50, 12-17

R. ¡Dios mío, crea en mí un corazón puro!

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga: yo enseñaré tu camino a los impíos y los pecadores volverán a ti. R.

¡Líbrame de la muerte, Dios, salvador mío, y mi lengua anunciará tu justicia! Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza. R.

ALELUIA Jn 3, 16

Aleluia. Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único; todo el que cree en Él tiene Vida eterna. Aleluia.

EVANGELIO Mc 4, 35-41

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: “Crucemos a la otra orilla”. Ellos, dejando a la multitud, lo llevaron en la barca, así como estaba. Había otras barcas junto a la suya. Entonces se desató un fuerte vendaval, y las olas entraban en la barca, que se iba llenando de agua. Jesús estaba en la popa durmiendo sobre el cabezal. Lo despertaron y le dijeron: “¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?”. Despertándose, Él increpó al viento y dijo al mar: “¡Silencio! ¡Cállate!”. El viento se aplacó y sobrevino una gran calma. Después les dijo: “¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?”. Entonces quedaron atemorizados y se decían unos a otros: “¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?”. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús invita a sus discípulos a cruzar a la otra orilla. Toda travesía nueva produce temor que exige abrirse a Dios, sabiendo que él nunca nos abandona. Es así que cuando los discípulos despiertan a Jesús, que dormía plácidamente, recuperan la paz y la confianza para seguir navegando.

Conoce el Pack SEMANA SANTA de productos SAN PABLO

12592343_1733974806847953_6160755254877703415_nPrepara una Semana Santa con sentido junto a nuestro PACK especial SAN PABLO, 5 diferentes productos pensados para acompañarte durante la semana más importante del Catolicismo.

Este pack, conveniente en precio ($3.500) y calidad, contiene:

-VIA CRUCIS (bolsillo): Una práctica libreta de bolsillo infaltable para iniciar y vivir la experiencia del Via Crucis.

-VIA CRUCIS (Fredy Peña, ssp.): Una guía diseñada para acompañar la oración y reflexión ante la cruz de Jesús. Con letra amigable y comentarios escritos por el sacerdote paulino, Fredy Peña.

-PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO: Una mirada sobre la Pasión desde la mirada de la Comisión Episcopal de Liturgia, según los 4 evangelistas. Una guía ideal para tener en casa, en la parroquia o comunidad.

-VIA CRUCIS (pergamino): Acompaña cada estación del Via Crucis junto a bellas ilustraciones. Un indispensable para tener en la casa o en tu comunidad.

-RESURRECCIÓN del SEÑOR (pergamino): Una imagen clásica de la Resurrección del Señor, acompañada de la frase: “¡El Señor ha Resucitado!, Aleluya”.

¡Anímate a conseguir estos productos especiales en este PACK de Semana Santa! :)

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana ENERO
VIERNES 29

De la feria. Verde.

LECTURA 2Sam 11, 1-4. 5-10. 13-17. 27

Lectura del segundo libro de Samuel.

Al comienzo del año, en la época en que los reyes salen de campaña, David envió a Joab con sus servidores y todo Israel, y ellos arrasaron a los amonitas y sitiaron Rabá. Mientras tanto, David permanecía en Jerusalén. Una tarde, después que se levantó de la siesta, David se puso a caminar por la azotea del palacio real, y desde allí vio a una mujer que se estaba bañando. La mujer era muy hermosa. David mandó a averiguar quién era esa mujer, y le dijeron: «¡Pero si es Betsabé, hija de Eliám, la mujer de Urías, el hitita!» Entonces David mandó unos mensajeros para que se la trajeran. La mujer quedó embarazada y envió a David este mensaje: «Estoy embarazada». Entonces David mandó decir a Joab: «Envíame a Urías, el hitita». Joab se lo envió, y cuando Urías se presentó ante el rey, David le preguntó cómo estaban Joab y la tropa y cómo iba la guerra. Luego David dijo a Urías: «Baja a tu casa y lávate los pies». Urías salió de la casa del rey y le mandaron detrás un obsequio de la mesa real. Pero Urías se acostó a la puerta de la casa del rey junto a todos los servidores de su señor, y no bajó a su casa. Informaron a David que Urías no había bajado a su casa. Al día siguiente, David lo invitó a comer y a beber en su presencia y lo embriagó. A la noche, Urías salió y se acostó junto a los servidores de su señor, pero no bajó a su casa. A la mañana siguiente, David escribió una carta a Joab y se la mandó por intermedio de Urías. En esa carta, había escrito lo siguiente: «Pongan a Urías en primera línea, donde el combate sea más encarnizado, y después déjenlo solo, para que sea herido y muera». Joab, que tenía cercada la ciudad, puso a Urías en el sitio donde sabía que estaban los soldados más aguerridos. Los hombres de la ciudad hicieron una salida y atacaron a Joab. Así cayeron unos cuantos servidores de David, y también murió Urías, el hitita. Pero lo que había hecho David desagradó al Señor. Palabra de Dios.

Comentario: Hasta aquí David era un modelo intachable, pero un adulterio y un asesinato lo manchan. Consideremos lo dicho en Proverbios (24, 15-16): “No aceches, malvado, la morada del justo ni despojes su vivienda, porque el justo, aunque caiga siete veces, se levantará.

SALMO Sal 50, 3-7. 10-11

R. ¡Ten piedad, Señor, porque hemos pecado!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Por eso, será justa tu sentencia y tu juicio será irreprochable; yo soy culpable desde que nací; pecador me concibió mi madre. R.

Anúnciame el gozo y la alegría: que se alegren los huesos quebrantados. Aparta tu vista de mis pecados y borra todas mis culpas. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Mc 4, 26-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús decía a sus discípulos: “El Reino de Dios es como un hombre que echa la semilla en la tierra: sea que duerma o se levante, de noche y de día, la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra por sí misma produce primero un tallo, luego una espiga, y al fin grano abundante en la espiga. Cuando el fruto está a punto, él aplica en seguida la hoz, porque ha llegado el tiempo de la cosecha”. También decía: “¿Con qué podríamos comparar el Reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo? Se parece a un grano de mostaza. Cuando se la siembra, es la más pequeña de todas las semillas de la tierra, pero, una vez sembrada, crece y llega a ser la más grande de todas las hortalizas, y extiende tanto sus ramas que los pájaros del cielo se cobijan a su sombra”. Y con muchas parábolas como estas les anunciaba la Palabra, en la medida en que ellos podían comprender. No les hablaba sino en parábolas, pero a sus propios discípulos, en privado, les explicaba todo. Palabra del Señor.  

Comentario: Como sucede con la semilla generosamente esparcida por el sembrador que luego, sin otra intervención, nacerá por la vida que hay en ella… Del mismo modo, sucede con el Reino de Dios, una vez anunciado tiene la fuerza del Espíritu para nacer y crecer en las personas y la sociedad donde fuera sembrado.

Santo Tomás de Aquino, p. y d. (MO). Blanco.

liturgia cotidiana ENERO
JUEVES 28

Santo Tomás de Aquino, p. y d. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Sab 7, 7-10. 15-16; Sal 118, 9-14; Mt 23, 8-12.

Reseña: Tomás de Aquino nació el año 1225 en Roccasecca, Aquino. Desde niño estudió en el Monasterio de Montecasino. Religioso sacerdote de la Orden de Predicadores (Dominicos). Alumno de Alberto Magno, luego con su pensamiento y escritos dejó un aporte valioso a la teología que ha perdurado en el tiempo. Escribía aquello que había contemplado, en éxtasis, y lo comparaba insignificante con relación a lo visto. Murió el 7 de marzo del año 1274, mientras se estaba dirigiendo a Lyón a participar del Concilio. Doctor de la Iglesia, llamado el “Doctor Angélico”. Patrono de las Universidades y estudiantes católicos.

LECTURA 2Sam 7, 18-19. 24-29

Lectura del segundo libro de Samuel.

Después que el profeta Natán transmitió la palabra de Dios al rey David, este fue a sentarse delante del Señor y exclamó: «¿Quién soy yo, Señor, y qué es mi casa para que me hayas hecho llegar hasta aquí? Y como esto te pareció demasiado poco, también le has hecho una promesa a la casa de tu servidor, para un futuro lejano. ¿Es esto lo que haces habitualmente con los hombres, Señor? Tú has establecido a tu pueblo Israel para que sea tu pueblo eternamente, y Tú, Señor, eres su Dios. Y ahora, Señor Dios, confirma para siempre la palabra que has pronunciado acerca de tu servidor y de su casa, y obra conforme a lo que has dicho. Que tu Nombre sea engrandecido para siempre, y que se diga: ‘¡El Señor de los ejércitos es el Dios de Israel!’. Y que la casa de David, tu servidor, esté bien afianzada delante de ti. Porque Tú mismo, Señor de los ejércitos, Dios de Israel, te has revelado a tu servidor, diciendo: ‘Yo te edificaré una casa’. Por eso tu servidor se ha atrevido a dirigirte esta plegaria. Ahora, Señor, Tú eres Dios, tus palabras son leales y has prometido estos bienes a tu servidor. Dígnate, entonces, bendecir la casa de tu servidor, para que ella permanezca siempre en tu presencia. Porque Tú, Señor, has hablado, y con tu bendición la casa de tu servidor será bendita para siempre». Palabra de Dios.

Comentario: Vemos la sencillez y humildad de David ante el Señor que lo había ungido como rey en Israel. Es el camino de todos los que han respondido a su llamado, por ejemplo, Moisés (Éx 3, 11), Jeremías (Jer 1, 6) y María (Lc 1, 29). ¿Cómo respondemos a Dios, cuando nos pide realizar algo por los demás?

SALMO Sal 131, 1-5. 11. 13-14

R. El Señor le dará el trono de David.

Acuérdate, Señor, en favor de David, de todos sus desvelos, del juramento que prestó al Señor, del voto que hizo al Fuerte de Jacob. R.

«No entraré bajo el techo de mi casa ni me acostaré en mi propio lecho; no daré descanso a mis ojos ni reposo a mis párpados, hasta que encuentre un lugar para el Señor, una Morada para el Fuerte de Jacob». R.

El Señor hizo un juramento a David, una firme promesa, de la que no se retractará: «Yo pondré sobre tu trono a uno de tus descendientes». R.

Porque el Señor eligió a Sión, y la deseó para que fuera su Morada. «Este es mi Reposo para siempre; aquí habitaré, porque lo he deseado». R.

ALELUIA Sal 118, 105

Aleluia. Tu palabra es una lámpara para mis pasos, y una luz en mi camino. Aleluia.

EVANGELIO Mc 4, 21-25

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús decía a la multitud: «¿Acaso se trae una lámpara para ponerla debajo de un cajón o debajo de la cama? ¿No es más bien para colocarla sobre el candelero? Porque no hay nada oculto que no deba ser revelado y nada secreto que no deba manifestarse. ¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!». Y les decía: «¡Presten atención a lo que oyen! La medida con que midan se usará para ustedes, y les darán más todavía. Porque al que tiene, se le dará, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene». Palabra del Señor.

Comentario: La Palabra que acogemos se convierte en luz que se irradia con nuestra palabra y nuestra misma vida. Las comunidades misioneras son como un cirio encendido sobre el candelero, mientras que las comunidades cerradas son como un sótano oscuro, viciado por el mal olor de la tristeza y la desesperanza.

SAN PABLO llevó la “Buena Nueva” a la FIL de Viña del Mar 2016

20160121_184709SAN PABLO nuevamente se hizo partícipe de la fiesta del libro de Viña Del Mar.  Una Feria Internacional que este 2016 tuvo a Perú como país Invitado de Honor, en su versión 34ª.

El principal balneario de Chile se vistió de gala para recibir a las distintas casas editoriales y librerías, que mostraron sus novedades y llenaron de actividades culturales el Liceo Bicentenario de Viña del Mar, entre el 7 al 24 de enero.

La primera Feria del año es el puntapié que da inicio a la serie de eventos culturales donde SAN PABLO participa activamente.

Recuerda que puedes encontrar todas nuestras novedades ingresando a la Librería Virtual: sanpablochile.cl/comprar

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana ENERO
MIÉRCOLES 27

De la feria. Verde.

Santa Ángela de Mérici, v. (ML). Blanco.

LECTURA 2Sam 7, 4-17

Lectura del segundo libro de Samuel.

La palabra del Señor llegó a Natán en estos términos: «Ve a decirle a mi servidor David: Así habla el Señor: ¿Eres tú el que me va a edificar una casa para que Yo la habite? Desde el día en que hice subir de Egipto a los israelitas hasta el día de hoy, nunca habité en una casa, sino que iba de un lado a otro, en una carpa que me servía de morada. Y mientras caminaba entre los israelitas, ¿acaso le dije a uno solo de los jefes de Israel, a los que mandé apacentar a mi Pueblo: ‘¿Por qué no me han edificado una casa de cedro?’. Y ahora, esto es lo que le dirás a mi servidor David: Así habla el Señor de los ejércitos: Yo te saqué del campo de pastoreo, de detrás del rebaño, para que fueras el jefe de mi pueblo Israel. Estuve contigo dondequiera que fuiste y exterminé a todos tus enemigos delante de ti. Yo haré que tu nombre sea tan grande como el de los grandes de la tierra. Fijaré un lugar para mi pueblo Israel y lo plantaré para que tenga allí su morada. Ya no será perturbado, ni los malhechores seguirán oprimiéndolo como lo hacían antes, desde el día en que establecí Jueces sobre mi pueblo Israel. Yo te he dado paz, librándote de todos tus enemigos. Y el Señor te ha anunciado que él mismo te hará una casa. Sí, cuando hayas llegado al término de tus días y vayas a descansar con tus padres, Yo elevaré después de ti a uno de tus descendientes, a uno que saldrá de tus entrañas, y afianzaré su realeza. Él edificará una casa para mi Nombre, y Yo afianzaré para siempre su trono real. Seré un padre para él, y él será para mí un hijo. Si comete una falta, lo corregiré con varas y golpes, como lo hacen los hombres. Pero mi fidelidad no se retirará de él, como se la retiré a Saúl, al que aparté de tu presencia. Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí, y tu trono será estable para siempre». Natán comunicó a David toda esta visión y todas estas palabras. Palabra de Dios.

Comentario: El Templo y el Palacio real aseguran la armonía entre Dios y el Rey. Esto inspira a David a construir una casa para el Arca, mientras que Dios, a su vez, desea construir una casa para el rey David. Estos gestos expresan que Israel será una nación organizada y que Dios permanecerá fiel con su pueblo.

SALMO Sal 88, 4-5. 27-30

R. Le aseguraré mi amor eternamente.

Yo sellé una Alianza con mi elegido, hice este juramento a David, mi servidor: «Estableceré tu descendencia para siempre, mantendré tu trono por todas las generaciones». R.

Él me dirá: «Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora». Yo lo constituiré mi primogénito, el más alto de los reyes de la tierra. R.

Le aseguraré mi amor eternamente, y mi Alianza será estable para él; le daré una descendencia eterna y un trono duradero como el cielo. R.

ALELUIA

Aleluia. La semilla es la palabra de Dios, el sembrador es Cristo; el que lo encuentra permanece para siempre. Aleluia.

EVANGELIO Mc 4, 1-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús comenzó a enseñar a orillas del mar. Una gran multitud se reunió junto a Él, de manera que debió subir a una barca dentro del mar, y sentarse en ella. Mientras tanto, la multitud estaba en la orilla. Él les enseñaba muchas cosas por medio de parábolas, y esto era lo que les enseñaba: «¡Escuchen! El sembrador salió a sembrar. Mientras sembraba, parte de la semilla cayó al borde del camino, y vinieron los pájaros y se la comieron. Otra parte cayó en terreno rocoso, donde no había mucha tierra, y brotó en seguida porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemó y, por falta de raíz, se secó. Otra cayó entre las espinas; estas crecieron, la sofocaron, y no dio fruto. Otros granos cayeron en buena tierra y dieron fruto: fueron creciendo y desarrollándose, y rindieron ya el treinta, ya el sesenta, ya el ciento por uno». Y decía: «¡El que tenga oídos para oír, que oiga!». Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor de Él junto con los Doce le preguntaban por el sentido de las parábolas. Y Jesús les decía: «A ustedes se les ha confiado el misterio del Reino de Dios; en cambio, para los de afuera, todo es parábola, a fin de que miren y no vean, oigan y no entiendan, no sea que se conviertan y alcancen el perdón». Jesús les dijo: «¿No entienden esta parábola? ¿Cómo comprenderán entonces todas las demás? El sembrador siembra la Palabra. Los que están al borde del camino son aquellos en quienes se siembra la Palabra; pero, apenas la escuchan, viene Satanás y se lleva la semilla sembrada en ellos. Igualmente, los que reciben la semilla en terreno rocoso son los que, al escuchar la Palabra, la acogen en seguida con alegría; pero no tienen raíces, sino que son inconstantes y, en cuanto sobreviene la tribulación o la persecución a causa de la Palabra, inmediatamente sucumben. Hay otros que reciben la semilla entre espinas: son los que han escuchado la Palabra, pero las preocupaciones del mundo, la seducción de las riquezas y los demás deseos penetran en ellos y ahogan la Palabra, y esta resulta infructuosa. Y los que reciben la semilla en tierra buena son los que escuchan la Palabra, la aceptan y dan fruto al treinta, al sesenta y al ciento por uno». Palabra del Señor.

Comentario: Dios habla a todos. A los atentos, a los ocupados, a los distraídos… Sin embargo, comprobamos que son muy pocos los que realmente responden, vale decir, los que lo escuchan, perseveran y dan frutos. ¿En qué grupo estamos? ¿Qué podemos hacer para que su Palabra fructifique en nosotros?

AYUDAS PARA EL ESPÍRITU: Atreverse a decir “no”

diquenoA nadie le es fácil decir o escuchar un “no”. ¿Por qué? Porque es más sencillo decir que “sí” por miedo al conflicto o simplemente para parecer más agradable al otro. Y muchas veces terminamos cediendo ante la presión. Negarnos a algo no tiene que ser algo inherentemente malo.  Nos ayuda a establecer límites, a conocernos y actuar según nuestros valores y no como un mero acto de complacencia. Debemos “Aprender a decir que no”, precisamente el tema que abordará el próximo número de nuestra colección “Ayudas para el Espíritu”.

En sus páginas, el artículo plantea que negarnos no siempre es el reflejo de una actitud egoísta, desconsiderada  o un abuso de autoridad de nuestra parte. Por el contrario, es una reafirmación de la capacidad que tenemos para discernir como persona.  No podemos vivir permanentemente complaciendo al otro; decir que no es algo que forma parte de nuestro ser, sin que eso signifique debilidad o menoscabo, sino un indicio de madurez y fortaleza interna.

Para su autor, Juan Pablo Cárcamo V., s.j., actual director del Centro de Espiritualidad Ignaciana, no existe un recetario para lograrlo. La clave está en integrar ese acto como parte de nuestro ser, por cuanto “el sí y el no” son esenciales en la vida humana, y en la salud emocional y espiritual.  Debemos tomarlo  como una oportunidad para escuchar nuestra voz interna  y tener el valor de sostenernos firmes a pesar de ir contra la corriente. Y elegir lo que verdaderamente nos hace bien y más plenos, decir que “no” de vez en cuando puede ser algo positivo.

Nuestras acciones deben ser el reflejo de un individuo conectado con su ser interior, que ha cultivado al máximo su espíritu y que, como reflejo de ello, es capaz de poner límites a sí mismo y a su relación con los otros, sin desdibujar las fronteras de su ser. Y a través de una serie de reflexiones, “Aprender a decir que no” nos lleva por ese camino.

Santos Timoteo y Tito, o. (MO)

liturgia cotidiana ENERO
MARTES 26

Santos Timoteo y Tito, o. (MO)

Leccionario Santoral: 2Tim 1, 1-8; (o bien: Tit 1, 1-5); Sal 95, 1-3. 7-8. 10; Lc 10, 1-9.

Semana 3ª durante el año – Semana III del Salterio.

Reseña: Dos discípulos predilectos de san Pablo. Timoteo (respeto por Dios): “Mi hijo amado” (1Cor 4, 7), lo llama aquí y en las dos cartas que le escribiera; hijo de una mujer judía creyente y padre griego (Cfr. 1Tim 1, 5; 4, 14). Pablo quiso que lo acompañara en sus viajes. Tito (defensor) fue secretario de san Pablo, acompanándolo en las andanzas misioneras; confiaba plenamente en él, nombrándolo obispo en la Isla de Creta; le escribió una bella carta, señalándole las cualidades que deben tener los sacerdotes. Defensor contra los errores.

LECTURA 2Sam 6, 11. 12-15. 17-19

Lectura del segundo libro de Samuel.

El Arca del Señor permaneció tres meses en la casa de Obededóm de Gat. Cuando informaron a David: «El Señor ha bendecido a la familia de Obededóm y todos sus bienes a causa del Arca de Dios», David partió e hizo subir el Arca de Dios desde la casa de Obededóm a la ciudad de David, con gran alegría. Los que transportaban el Arca del Señor avanzaron seis pasos, y él sacrificó un buey y un ternero cebado. David, que solo llevaba ceñido un corto manto de lino, iba danzando con todas sus fuerzas delante del Señor. Así, David y toda la casa de Israel subieron el Arca del Señor en medio de aclamaciones y al sonido de trompetas. Luego introdujeron el Arca del Señor y la instalaron en su sitio, en medio de la carpa que David había levantado para ella, y David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión delante del Señor. Cuando David terminó de ofrecer el holocausto y los sacrificios de comunión, bendijo al pueblo en nombre del Señor de los ejércitos. Después repartió a todo el pueblo, a toda la multitud de Israel, hombres y mujeres, una hogaza de pan, un pastel de dátiles y uno de pasas de uva por persona. Luego todo el pueblo se fue, cada uno a su casa. Palabra de Dios.

Comentario: El Arca aseguraba la presencia de Dios a los israelitas. David se preocupa de trasladarla a Jerusalén, que desde ahora, será el centro de la unidad política y religiosa. De este modo, todos podrán fijar allí su mirada en quien los guía. ¿Cuál es nuestro lugar privilegiado para encontrarnos con el Señor?  

SALMO Sal 23, 7-10

R. El Señor es el Rey de la gloria.

¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria! R.

¿Y quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor, el fuerte, el poderoso, el Señor poderoso en los combates. R.

¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria! R.

¿Y quién es ese Rey de la gloria? El Rey de la gloria es el Señor de los ejércitos. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Mc 3, 31-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Llegaron la madre y los hermanos de Jesús y, quedándose afuera, lo mandaron llamar. La multitud estaba sentada alrededor de Él, y le dijeron: «Tu madre y tus hermanos te buscan ahí afuera». Él les respondió: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». Y dirigiendo su mirada sobre los que estaban sentados alrededor de Él, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. Porque el que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre». Palabra del Señor.

Comentario: El término bíblico “hermanos” designaba en la Biblia también a los tíos, los primos, etcétera. No quiere entonces expresar que Jesús tuviera hermanos; tampoco para creer que Jesús desprecie a su familia, más bien para comprender que la fe crea nuevos lazos de familiaridad, más fuertes aun que los de sangre.

Conversión de san Pablo, ap. (F). Blanco.

liturgia cotidiana ENERO
LUNES 25

Conversión de san Pablo, ap. (F). Blanco.

Gloria. Prefacio de Apóstoles.

Reseña: De judío, fariseo y perseguidor de los cristianos, Saulo misteriosamente se encuentra con Jesucristo, camino a Damasco. Él, que fue un detractor de los que creían en Jesús, descubre el llamado a seguirlo e imitarlo, ahora con su nuevo nombre: Pablo. Por esta razón, algunos estudiosos en vez de hablar de su conversión, hablan de la vocación (llamado y respuesta) de Pablo. Dios lo invitó a cambiar, el solo cumplimiento de la Ley judía por Jesucristo (Nueva Ley), lo cual produjo en él una libertad interior, y que luego, lo convirtiera en el anunciador de la Buena Noticia para todas las naciones.

LECTURA Hech 22, 3-16

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Pablo dijo a todo el pueblo reunido en el Templo: “Yo soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero me he criado en esta ciudad de Jerusalén y he sido iniciado a los pies de Gamaliel en la estricta observancia de la Ley de nuestros padres. Estaba lleno de celo por Dios, como ustedes lo están ahora. Perseguí a muerte a los que seguían este Camino, llevando encadenados a la prisión a hombres y mujeres; el Sumo Sacerdote y el Consejo de los ancianos son testigos de esto. Ellos mismos me dieron cartas para los hermanos de Damasco, y yo me dirigí allá con el propósito de traer encadenados a Jerusalén a los que encontrara en esa ciudad, para que fueran castigados. En el camino, y al acercarme a Damasco, hacia el mediodía, una intensa luz que venía del cielo brilló de pronto a mi alrededor. Caí en tierra y oí una voz que me decía: ‘Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?’. Le respondí: ‘¿Quién eres, Señor?’. Y la voz me dijo: ‘Yo soy Jesús de Nazaret a quien tú persigues’. Los que me acompañaban vieron la luz, pero no oyeron la voz del que me hablaba. Yo le pregunté: ‘¿Qué debo hacer, Señor?’. El Señor me dijo: ‘Levántate y ve a Damasco, donde se te dirá lo que debes hacer’. Pero como yo no podía ver, a causa del resplandor de esa luz, los que me acompañaban me llevaron de la mano hasta Damasco. Un hombre llamado Ananías, fiel cumplidor de la Ley, que gozaba de gran prestigio entre los judíos del lugar, vino a verme, y acercándose a mí, me dijo: ‘Hermano Saulo, recobra la vista’. Y en ese mismo instante, pude verlo. Él siguió diciendo: ‘El Dios de nuestros padres te ha destinado para conocer su voluntad, para ver al Justo y escuchar su palabra, porque tú darás testimonio ante todos los hombres de lo que has visto y oído. Y ahora, ¿qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y purifícate de tus pecados, invocando su Nombre’”. Palabra de Dios.

Comentario: Dios lo llama, mientras que Pablo acepta y responde. Siendo un perseguidor de los Discípulos, Pablo se integra al grupo convirtiéndose en un comunicador de la fe cristina. Tampoco nosotros lo hemos elegido, sino el Señor es el que nos amó y eligió para que demos frutos del Reino.

SALMO Sal 116, 1-2

R. ¡Vayan por todo el mundo y anuncien el Evangelio!

Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos. R.

Es inquebrantable su amor por nosotros, y su fidelidad permanece para siempre. R.

ALELUIA Cfr. Jn 15, 16

Aleluia. “Yo los elegí del mundo para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero”, dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 16, 15-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús resucitado se apareció a los Once y les dijo: “Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Noticia a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará. El que no crea se condenará. Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán”. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús manda a sus discípulos a llevar el evangelio a todo el mundo. Anunciar el evangelio, hasta los confines de la Tierra, sigue siendo la principal misión de la Iglesia que debe salir. La comunidad eclesial se consolida solo cuando privilegia la evangelización y la catequesis de los fieles y no creyentes.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×