Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/06/2016

De la feria. Verde.

Liturgia Julio 600
Viernes 1

De la feria. Verde.

Semana 13ª durante el año – Semana I del Salterio.

LECTURA Am 8, 4-6. 9-12

Lectura de la profecía de Amós.

Escuchen esto, ustedes, los que pisotean al indigente para hacer desaparecer a los pobres del país. Ustedes dicen: «¿Cuándo pasará el novilunio para que podamos vender el grano, y el sábado, para dar salida al trigo? Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar; compraremos a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias, y venderemos hasta los desechos del trigo». Aquel día ?oráculo del Señor? Yo haré que el sol se ponga al mediodía, y en pleno día cubriré la tierra de tinieblas; cambiaré sus fiestas en duelo y todos sus cantos en lamentaciones; haré que todos se ciñan un sayal y que se rapen todas las cabezas; haré que estén de duelo como por un hijo único, y su final será como un día de amargura. Vendrán días ?oráculo del Señor? en que enviaré hambre sobre el país, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de escuchar la palabra del Señor. Se arrastrarán de un mar a otro e irán errantes del norte al este, buscando la palabra del Señor, pero no la encontrarán. Palabra de Dios.

Comentario: Dios siempre se ubica en defensa de los derechos de los pobres. Estas líneas nos cuestionan por si no son los engaños y los intereses mezquinos aquellos que mandan nuestras relaciones… A quienes persiguen solo sus beneficios, el Profeta les advierte que un día se despertarán en el desconcierto. 

SALMO Sal 118, 2. 10. 20. 30. 40. 131

R. ¡Yo te busco de todo corazón, Señor!

Felices los que cumplen sus prescripciones y lo buscan de todo corazón. Yo te busco de todo corazón: no permitas que me aparte de tus mandamientos. R.

Mi alma se consume, deseando siempre tus decisiones. Elegí el camino de la verdad, puse tus decretos delante de mí. R.

Yo deseo tus mandamientos: vivifícame por tu justicia. Abro mi boca y aspiro hondamente, porque anhelo tus mandamientos. R.

ALELUIA Mt 11, 28

Aleluia. «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 9, 9-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con Él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: «¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?» Jesús, que había oído, respondió: «No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: “Yo quiero misericordia y no sacrificios”. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús desconcierta a quienes miran más las apariencias que la profundidad de sus motivaciones. A estos, les responde tratando de cambiarles su modo de proceder: prefiero la misericordia a sus sacrificios (rituales, oraciones, etc.), prefiero un pecador arrepentido que un religioso demasiado estructurado.

El Papa recordó el corazón grande y universal de san Pablo

Captura de pantalla 2016-06-30 a la(s) 16.37.19En el ángelus, rezado ayer a mediodía con los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el papa Francisco recordó la fiesta de los apostóles Pedro y Pablo, subrayando que sobre su fe se funda la Iglesia de Roma, que desde siempre los venera como patronos.

“Hoy Pedro y Pablo regresan idealmente entre nosotros, vuelven a recorrer las calles de esta ciudad, llaman a la puerta de nuestras casas, pero sobre todo de nuestros corazones. Quieren traernos una vez más a Jesús, su amor misericordioso, su consuelo, su paz ¡Nos hace tanta falta! ¡Acojamos su mensaje! ¡Atesoremos su testimonio! La fe escueta y firme de Pedro, el corazón grande y universal de Pablo nos ayudarán a ser cristianos alegres, fieles al Evangelio y abiertos al encuentro con todos”, dijo el Pontífice.

El papa recordó también que ambos eran muy distintos entre sí, pero ambos se convirtieron en anunciadores y testigos del evangelio entre la gente, sellando con el martirio su misión de fe y caridad.

Domingo décimo octavo durante el año

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

Nada mejor para prepararnos a la eucaristía de hoy que el Salmo 69: “Oh Dios, ven a salvarnos, Señor date prisa en socorrernos; tú eres nuestro auxilio, no tardes”.

Acto penitencial

Pedimos perdón al Señor por haber desoído su palabra. Por no vivir con entusiasmo nuestro bautismo. Por nuestro testimonio tibio, superficial, mediocre.

Colecta

El Señor es nuestro pastor y guía: le pedimos nos conceda una vida renovada.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Eclesiastés 1, 2; 2, 21-23.

El libro del Eclesiastés o Qohélet transmite un mensaje de desapego a las cosas terrenales, declarando con extrema claridad que todo sobre la tierra es vanidad y sufrimiento. En tiempos de generalizado consumismo, es un llamado y un cuestionamiento.

Segunda lectura: Colosenses 3, 1-5.9-11.

Con el bautismo, el cristiano ha dejado atrás el pecado y ha resucitado con Cristo: si es coherente debe buscar las cosas de Dios, no las de la tierra.

Evangelio: Lucas 12, 13-21.

La parábola del rico “necio” es siempre actual, pues corremos el riesgo de pensar en acumular las riquezas que se terminan y descuidar las que perduran para la vida eterna.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan y el vino que presentamos al altar sean símbolos de nuestra hambre y sed de Dios.

Comunión

Reflexionemos con la palabra de Dios: Nos diste, Señor, un pan del cielo, un pan que contiene todo deleite y satisface todo deseo.

Despedida

El Señor nos ha hablado, nos ha alimentado con su eucaristía; así fortalecidos, anunciemos a todos el amor salvador de Cristo.

Domingo décimo séptimo durante el año

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

La eucaristía de hoy nos ofrece una buena oportunidad para reflexionar sobre el Reino de Dios; también para comprometernos en su realización y orar por la Iglesia, que no es el Reino, pero “en la tierra constituye el germen y el inicio de ese Reino” (LG 5).

Acto penitencial

Por haber repetido muchas veces: ¡Venga tu Reino a nosotros!, y no haber trabajado por hacer el mundo y nuestra realidad cotidiana algo más humano, acorde al Reino de Dios.

Colecta

Pedimos al Dios misericordioso utilizar de tal forma los bienes de la tierra que no olvidemos los del cielo.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Génesis 18, 20-21.23-32.

En la actitud de Abraham ante el Señor, se ponen de manifiesto el gran respeto y la gran confianza que debe animar nuestra oración.

Segunda lectura: Colosenses 2, 12-14.

En el bautismo hemos muerto y resucitado con Cristo: muertos al pecado; resucitados a la vida de Dios.

Evangelio: Lucas 11, 1-13.

Jesús nos enseña a llamar Padre a Dios en la oración. La lectura de hoy nos inculca la confianza y la constancia en nuestra oración.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que llevarnos hoy al altar quieren significar los bienes del Reino, por el cual estamos dispuestos a sacrificarlo todo.

Comunión

San Pablo nos acompaña en nuestra comunión con Cristo que nos amó y se entregó por nosotros (Gálatas 2, 20). Si amor con amor se paga, no nos queda otro camino que la entrega generosa y total.

Despedida

Anunciarnos a todos que el Reino es un don de Dios, pero también tarea nuestra, nunca acabada. El Reino es Jesús que viene a nuestra vida y a la del mundo. ¡Abrámosle las puertas!

Domingo décimo sexto durante el año

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

Hoy, “Día del Señor”, la liturgia nos llama a celebrar con alegría la paciencia de Dios. Es para nosotros una lección permanente este Dios que espera; un Dios que colma a sus hijos de “dulce esperanza” y nos ayuda a la conversión.

Acto penitencial

Por haber “abusado” de la paciencia de Dios, con repetidos pecados. Por haber retardado nuestra conversión. Por habernos privado de la alegría de ser perdonados: Señor, ten piedad.

Colecta

Pedimos al Señor que multiplique en nosotros los dones de su gracia, para que podamos ser fieles.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Génesis 18, 1-10.

Esta primera lectura y el texto del evangelio, nos hacen reflexionar sobre la hospitalidad. Abraham acoge, sin saberlo, al mismo Dios en la persona de tres peregrinos que pasan por su casa.

Segunda lectura: Colosenses 1, 24-28.

Pablo participa a los cristianos de Colosas su extraordinaria vocación y misión de revelar, en este tiempo, el misterio de la salvación universal en Cristo.

Evangelio: Lucas 10, 38-42.

Dos hermanas hospedan a Jesús en su casa. Marta se preocupa más de un buen almuerzo que restaure las fuerzas del huésped; María, en cambio, lo escucha, está pendiente de su persona. Es ésta la actitud verdadera del discípulo.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Como un día el Señor bendijo los dones que Abel le ofrecía, hoy le pedimos que bendiga los trabajos, los sufrimientos y las esperanzas que traemos al altar.

Comunión

Comulgar con Cristo, es pasar del pecado a la gracia; comulgar plenamente con él, es dar un paso más comprometido de santidad y de amor al prójimo.

Despedida

El Padre Dios ha sembrado en nosotros su palabra, que es su mismo Hijo, Cristo Jesús. Nos da así la fuerza de su Espíritu para que su palabra crezca en nosotros y la anunciemos y testimoniemos en la vida cotidiana.

Domingo décimo quinto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La riqueza del cristiano es la palabra de Dios. Es ella la que ilumina y da sentido a todo. En esta eucaristía nos disponemos a escucharla con la humildad y la sencillez del discípulo de Jesús.

Acto penitencial

Pedimos perdón por las veces que no hemos agradecido de verdad la palabra de Dios, que se nos da en tanta abundancia; por las veces que la hemos desoído, engañando nuestra conciencia; por no haberla anunciado y compartido.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Deuteronomio 30, 9-14.

El mandamiento de Dios está muy cerca de nosotros, no hay que buscarlo lejos: está en nuestros labios y en nuestro corazón para que podamos cumplirlo.

Segunda lectura: Colosenses 1, 15-20.

Pablo nos regala un extraordinario himno cristológico: Cristo Jesús es imagen visible de Dios, cabeza de la Iglesia, el primer resucitado, pacificador del universo entero.

Evangelio: Lucas 10, 25-37.

Leemos hoy una de las páginas más conmovedoras, más cuestionadoras, más inspiradoras y comprometedoras del evangelio: la parábola del samaritano. Cada uno de nosotros debe hacerse prójimo –cercano– de los hermanos, especialmente de los más necesitados.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones, de la Iglesia orante, los ponemos hoy sobre el altar, para que, consagrados, promuevan la santificación del cristiano.

Comunión

El mejor comentario nos lo ofrece san Juan: “Quien come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él”.

Despedida

Salimos de la eucaristía reconfortados con el cuerpo de Cristo y con la palabra salvadora; y asumimos el compromiso de ser mensajeros y testigos de Jesús ante la gente.

Domingo décimo cuarto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Celebremos hoy nuestra eucaristía, alabando a Dios, porque él se apiada de nosotros, cansados y oprimidos, y nos libera de nuestros males.

Acto penitencial

Hacemos un momento de reflexión silenciosa. Pedimos perdón por no haber seguido a tiempo y cordialmente el llamado misericordioso de Dios.

Colecta

Por la humillación de su Hijo, Dios nos levanta del pecado; pedimos que nos llene de alegría y que ésta se prolongue en el gozo eterno.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Isaías 66, 10-14.

El profeta Isaías reconforta a los impacientes, que han vuelto del exilio: Jerusalén será una ciudad de prosperidad, de alegría y será bendecida por la paz.

Segunda lectura: Gálatas 6, 14-18.

Pablo sólo se gloría de la cruz de Cristo, feliz de llevar en su cuerpo los “signos” de la pasión salvadora.

Evangelio: Lucas 10, 1-12.17-20 (o bien: 10, 1-9).

Jesús envía a los discípulos a “ensayar” la misión: los envía sin tantas cosas para no obstaculizar la predicación del Reino y el anuncio de la paz.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Hoy presentamos, con el pan y el vino, el don de nuestra pobreza: que en ella se revele la riqueza, la sabiduría y la fuerza de Dios.

Comunión

Saciados con los dones del amor de Dios, podemos vivir en una perenne acción de gracias.

Despedida

Reconfortados por la palabra y el sacramento, anunciemos a todos que nuestros afanes, inquietudes y cansancios sólo encontraron quietud, reposo y paz en el corazón de Cristo.

De la feria. Verde. Primeros santos mártires de la Iglesia de Roma (ML). Rojo.

Liturgia Cotidiana Junio 2016 chica
JUEVES 30

De la feria. Verde. Primeros santos mártires de la Iglesia de Roma (ML). Rojo.

LECTURA Am 7, 10-17

Lectura de la profecía de Amós.

Amasías, el sacerdote de Betel, mandó a decir a Jeroboám, rey de Israel: «Amós conspira contra ti en medio de la casa de Israel; el país ya no puede tolerar todas sus palabras. Porque él anda diciendo: “Jeroboám morirá por la espada e Israel irá al cautiverio lejos de su país”». Después, Amasías dijo a Amós: «Vete de aquí, vidente, refúgiate en el país de Judá, gánate allí la vida y profetiza allí. Pero no vuelvas a profetizar en Betel, porque este es un santuario del rey, un templo del reino». Amós respondió a Amasías: «Yo no soy profeta, ni hijo de profetas, sino pastor y cultivador de sicomoros; pero el Señor me sacó de detrás del rebaño y me dijo: “Ve a profetizar a mi pueblo Israel”. Y ahora, escucha la palabra del Señor. Tú dices: “No profetices contra Israel, no vaticines contra la casa de Isaac”. Por eso, dice el Señor: “Tu mujer se prostituirá en plena ciudad, tus hijos y tus hijas caerán bajo la espada; tu suelo será repartido con la cuerda, tú mismo morirás en tierra impura e Israel irá al cautiverio lejos de su país”». Palabra de Dios.

Comentario: El sacerdote Amasías, muy alineado a los intereses del rey, trata de persuadir a Amós para que no siga hablando. El tono de desprecio con el cual lo hace, provoca que Amós revele su elección divina y cómo aquello que predica es lo que el Señor pone en sus labios, les guste o no.

SALMO Sal 18, 8-11

R. Los juicios del Señor son la verdad.

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. R.

Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos. R.

La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. R.

Son más atrayentes que el oro, que el oro más fino; más dulces que la miel, más que el jugo del panal. R.

ALELUIA 2Cor 5, 19

Aleluia. Dios estaba en Cristo, reconciliando al mundo consigo, confiándonos la palabra de la reconciliación. Aleluia.

EVANGELIO Mt 9, 1-8

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús subió a la barca, atravesó el lago y regresó a su ciudad. Entonces le presentaron a un paralítico tendido en una camilla. Al ver la fe de esos hombres, Jesús dijo al paralítico: «Ten confianza, hijo, tus pecados te son perdonados». Algunos escribas pensaron: «Este hombre blasfema». Jesús, leyendo sus pensamientos, les dijo: «¿Por qué piensan mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o “Levántate y camina”? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados –dijo al paralítico– levántate, toma tu camilla y vete a tu casa». Él se levantó y se fue a su casa. Al ver esto, la multitud quedó atemorizada y glorificaba a Dios por haber dado semejante poder a los hombres. Palabra del Señor.

Comentario: Viendo la fe de los que le acercan al paralítico, Jesús lo cura y perdona. Condimentando la fe con un poquito de amor podemos también nosotros sanar, dar esperanza y cambiar las realidades adversas que nos circundan. ¿Qué hacemos por los que nos necesitan?

Textos para acompañar la lectura de las cartas de san Pablo

Como leer las cartas de PabloA través de sus cartas, san Pablo compartió con las comunidades cristianas un inmenso conocimiento de Cristo. A través del contacto epistolar, Pablo responde las inquietudes de las primeras comunidades cristianas y va dando luces sobre los fundamentos de la fe, perfilando el modo de ser de la naciente Iglesia.

Hoy, que recordamos su figura, les presentamos algunos de los textos de José Bortolini, que nos ayudan a leer y reflexionar sobre su contenido. Por ejemplo, en Cómo leer la primera carta a los Corintios, donde nos sitúa en el contexto de una comunidad que debe trabajar para ser fraternos y así superar los conflictos y tensiones. Ese es el modo en que los Corintios pueden construir una verdadera comunidad y convertirse en un pueblo numeroso que pertenece al Señor.

Para el autor, la carta a Filemón es también un llamado a la fraternidad, con la igualdad y la solidaridad como sus ejes. Aquí, plantea, Pablo enseña que todos somos hermanos y hermanas, sin contemplaciones. Al abordar la carta a los Gálatas, en tanto, Bortolini explica que en ella podemos encontrar el grito de libertad de los que creen en Jesús, tal como el apóstol manifiesta en su frase Cristo nos liberó para que seamos verdaderamente libres. Y ese es el mensaje que le transmite a la comunidad.

La carta a los Colosenses gira en torno a un eje principal, que muestra a Jesucristo como imagen de Dios invisible, cabeza de un cuerpo que es la naciente Iglesia y reconciliador de todas las cosas por su sacrificio en la cruz. La fuerza evangelizadora de Pablo se refleja en otra de sus epístolas, la carta a los Romanos, donde él manifiesta la gracia de ser ministro para los gentiles, llevando el mensaje de salvación a todos los pueblos, como reflejo de la presencia de Dios en la humanidad.

Finalmente, en Cómo leer la carta a los Efesios, Bortolini encuentra la buena noticia: el universo entero forma un solo cuerpo en Cristo. Esta novedad es celebrada con una gran bendición que abre el texto y se esparce a través de él.

Estas pequeñas obras apuntan a dar nuevas luces a la lectura de los textos bíblicos. Dirigen la atención hacia ciertos aspectos fundamentales que se encuentran presentes, pero también invitan a la reflexión personal, sin perder la vista la realidad, sino que con los pies en la tierra. Si te interesan, puedes acercarte a cualquiera de nuestras sucursales y consultar por otros títulos de esta colección.

Santos Pedro y Pablo, aps. (S). Rojo.

Liturgia Cotidiana Junio 2016 chica
MIÉRCOLES 29

Santos Pedro y Pablo, aps. (S). Rojo.

Gloria. Credo. Prefacio propio.Día del Papa. Colecta del Óbolo de san Pedro.

Llamados y enviados en misión

Pedro era generoso y apasionado, pero débil hasta negar a su Maestro. Pablo un fariseo aferrado a la Ley, perseguidor de los cristianos.

Con estos dones y defectos llegaron a ser las columnas principales desde donde Dios comenzó a construir su Iglesia. Pedro marcando el “pastoreo” de las comunidades y Pablo lanzándose a “evangelizar” más allá de las fronteras. El secreto es que se sintieron llamados por Dios y ungidos por el Espíritu Santo. Con fe y humildad, ambos respondieron hasta el martirio.

Si pensamos en Pedro, recordamos al Papa, como quien preside la unidad y comunión entre las iglesias (diócesis, parroquias y comunidades). Si recordamos a Pablo, pensamos en muchos que abrieron una historia renovada en la evangelización: Francisco, Ignacio Francisco Javier, Alberto, Alberione, etcétera, y muchos fundadores de institutos religiosos.

El evangelio nos recuerda el momento en que Jesús entrega a Pedro el poder de apacentar a su Pueblo… Pablo testimonia (segunda lectura) cómo se siente al final de su vida y después de haber cumplido cuanto el Señor le confió. La primera lectura nos relata las persecuciones y cárceles que sufrieron y cómo Dios los asistía.

Roguemos por todos los llamados para que tomen conciencia de sus dones y debilidades, y, asistidos por el Espíritu Santo, tengan el convencimiento de ayudar a crecer en la fe a muchos.

Dios nos bendiga con nuevos llamados y enviados en misión.

P. Martín Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Celebramos a los apóstoles Pedro y Pablo, como máximas columnas de la Iglesia. Pedro elegido, por Jesús, como “piedra” de su Iglesia. Pablo para llevar la fe a todos los pueblos no judíos.

1ª LECTURA Hech 12, 1-11

Guía:  Milagrosamente, Pedro fue liberado de la prisión mientras la comunidad estaba rezando para que pueda seguir anunciado el evangelio y animando a la comunidad de los creyentes.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

El rey Herodes hizo arrestar a algunos miembros de la Iglesia para maltratarlos. Mandó ejecutar a Santiago, hermano de Juan, y al ver que esto agradaba a los judíos, también hizo arrestar a Pedro. Eran los días de “los panes ázimos”. Después de arrestarlo, lo hizo encarcelar, poniéndolo bajo la custodia de cuatro relevos de guardia, de cuatro soldados cada uno. Su intención era hacerlo comparecer ante el pueblo después de la Pascua. Mientras Pedro estaba bajo custodia en la prisión, la Iglesia no cesaba de orar a Dios por él. La noche anterior al día en que Herodes pensaba hacerlo comparecer, Pedro dormía entre los soldados, atado con dos cadenas, y los otros centinelas vigilaban la puerta de la prisión. De pronto, apareció el Ángel del Señor y una luz resplandeció en el calabozo. El Ángel sacudió a Pedro y lo hizo levantar, diciéndole: “¡Levántate rápido!”. Entonces las cadenas se le cayeron de las manos. El Ángel le dijo: “Tienes que ponerte el cinturón y las sandalias”, y Pedro lo hizo. Después le dijo: “Cúbrete con el manto y sígueme”. Pedro salió y lo seguía; no se daba cuenta de que era cierto lo que estaba sucediendo por intervención del Ángel, sino que creía tener una visión. Pasaron así el primero y el segundo puesto de guardia, y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad. La puerta se abrió sola delante de ellos. Salieron y anduvieron hasta el extremo de una calle, y en seguida el Ángel se alejó de él. Pedro, volviendo en sí, dijo: “Ahora sé que realmente el Señor envió a su Ángel y me libró de las manos de Herodes y de todo cuanto esperaba el pueblo judío”. Palabra de Dios.

SALMO Sal 33, 2-9

R. El Señor me libró de todos mis temores.

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Mi alma se gloría en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren. R.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su nombre todos juntos. Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia Él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

El Ángel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra. ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en Él se refugian! R.

2ª LECTURA 2Tim 4, 6-8. 17-18

Guía: Próximo a su martirio, Pablo anima a su discípulo Timoteo a permanecer firme en la fe, recontándole su propia experiencia de vida.

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Ya estoy a punto de ser derramado como una libación, y el momento de mi partida se aproxima: he peleado hasta el fin el buen combate, concluí mi carrera, conservé la fe. Y ya está preparada para mí la corona de justicia, que el Señor, como justo Juez, me dará en ese Día, y no solamente a mí, sino a todos los que hayan aguardado con amor su manifestación. El Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos. Así fui librado de la boca del león. El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su Reino celestial. ¡A Él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén. Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 16, 18

Aleluia. Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Aleluia.

EVANGELIO Mt 16, 13-19

Guía: Jesús entrega al apóstol Pedro las llaves del Reino de los Cielo, con la misión de preocuparse por los hermanos, siendo su representante.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿Qué dice la gente sobre el Hijo del hombre? ¿Quién dicen que es?”. Ellos le respondieron: “Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o alguno de los profetas”. “Y ustedes –les preguntó–, ¿quién dicen que soy?”. Tomando la palabra, Simón Pedro respondió: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Y Jesús le dijo: “Feliz de ti, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en el cielo. Y Yo te digo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”. Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: Acompañamos espiritualmente a quienes presentan el pan y el vino, mientras colaboramos con nuestro aporte económico por las obras pontificias.

PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN

Guía: La eucaristía alimenta nuestra fe que nos ayuda a permanecer fieles en las enseñanzas de Jesucristo. Con alegría, vayamos a recibir entonces el Pan de Vida.

DESPEDIDA

Guía: Con la alegría de haber celebrado la Eucaristía, nos retiramos con el compromiso de anunciar el evangelio con el espíritu apostólico de Pedro y Pablo.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×