Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/12/2016

DOMINGO 1: Santa María, Madre de Dios (S). Blanco.

lc-enero-2017600
DOMINGO 1

Santa María, Madre de Dios (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de la Virgen maría I. Año Nuevo. Jornada mundial de la paz.

La identidad del recién nacido

“Ocho días después, llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús, nombre que le había sido dado por el Ángel antes de su concepción”; así describe el evangelista la identidad del recién nacido que hasta ese momento no había sido nombrado. Para nuestra cultura, el nombre es solo un dato anagráfico, y se elige por lo lindo que suena, porque está de moda o porque lo tienen ciertos personajes del deporte, la política o la cultura. Otras veces, para seguir una tradición familiar en la que algunos nombres se repiten durante siglos.

En la Sagrada Escritura, el nombre identifica también la vocación y la misión del recién nacido o representa una situación en la historia de la salvación. Cuando Dios llama a una misión especial, muchas veces cambia el nombre del elegido: Abram (padre exaltado) por Abraham (padre de multitudes); Sarai (princesa) por Sara (princesa de todo el mundo). Lo mismo sucederá con Pedro, Pablo y otros apóstoles en el Nuevo Testamento.

Cuando bautizamos un bebé, estamos presentando a Dios a alguien que él llamó a la vida y le dio una misión. Nosotros, asumimos la tarea de secundar la voluntad divina y no podemos tomar a la ligera la identidad del nuevo cristiano.

María puso a su hijo el nombre de Jesús, el que le había dado el Ángel antes de su concepción y que significa Dios salva o Salvador. El nombre ya identifica la vocación y la misión del Mesías.

Lucas nos relata también lo que sucede en esos ocho días, como si fuera una nueva creación o una Pascua. Así se cumple el tiempo, y llega la perfección. María recordaba y meditaba en su corazón todo lo que ocurría. Hoy somos nosotros los que tenemos que guardar estas cosas, en nuestro corazón, y meditarlas para darle al recién nacido una morada.

“Ocho días después, … se le puso el nombre de Jesús”, Lc 2, 21.

P. Aderico dolzani, ssp.

1ª LECTURA Núm 6, 22-27

Lectura del libro de los Números.

El Señor dijo a Moisés: “Habla en estos términos a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los israelitas. Ustedes les dirán: ‘Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz’. Que ellos invoquen mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré”. Palabra de Dios.

Comentario: Una bendición implica un cuidado muy especial, una atención amorosa y un deseo de una larga y buena vida. La bendición de Dios no solo la recibe Moisés y el pueblo de Dios en el desierto, sino también llega a todos nosotros hoy, superando las barreras del tiempo y el espacio.

SALmO Sal 66, 2-3. 5-6. 8

R. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria, entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. El Señor tenga piedad y nos bendiga. R.

¡Que los pueblos te den gracias, Señor; que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.

2ª LECTURA Gál 4, 4-7

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Galacia.

Hermanos: cuando se cumplió el tiempo establecido, dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la ley, para redimir a los que estaban sometidos a la ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que dios infundió en nuestros corazones el espíritu de su Hijo, que clama a dios llamándolo: ¡Abba!, es decir: ¡Padre! Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de dios. Palabra de Dios.

Comentario: María ocupa un lugar destacado en el plan de Dios: ser la madre de quien habría de llevar a plenitud la promesa de la salvación. Su maternidad nos brindó una nueva filiación: todos somos hijos de Dios.

ALELUIA Heb 1, 1-2

Aleluia. después de haber hablado a nuestros padres por medio de los profetas, en este tiempo final, dios nos habló por medio de su Hijo. Aleluia.

EVANGELIO Lc 2, 16-21

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Los pastores fueron rápidamente adonde les había dicho el ángel del Señor, y encontraron a María, a José y al recién nacido acostado en un pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban, quedaron admirados de lo que decían los pastores. Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido. Ocho días después, llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús, nombre que le había sido dado por el ángel antes de su concepción. Palabra del Señor.

Comentario: José y María cumplen con la ley judía, que incluía la circuncisión como incorporación del recién nacido al pueblo de la promesa. El niño era un verdadero judío y así fue el plan de Dios: encarnarse en medio de su pueblo, asumiendo el contexto social en el que había nacido su Hijo.

Un año junto a Francisco

La Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede publicó un video con las imágenes más sobresalientes de las actividades del Papa Francisco del año 2016, entre las que destacan la canonización de la Madre Teresa de Calcuta, la JMJ Cracovia 2016, su visita a los refugiados de la isla de Lesbos y su viaje apostólico a México.

Los invitamos a compartirlo:

SÁBADO 31: Día 7º dentro de la Octava de Navidad. Blanco.

lc-diciembre-300
SÁBADO 31

Día 7º dentro de la Octava de Navidad. Blanco.

LECTURA 1 J n 2, 18-21

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan.

Hijos míos, ha llegado la última hora. Ustedes oyeron decir que vendría un Anticristo; en realidad, ya han aparecido muchos anticristos, y por eso sabemos que ha llegado la última hora. Ellos salieron de entre nosotros; sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran sido, habrían permanecido con nosotros. Pero debía ponerse de manifiesto que no todos son de los nuestros. Ustedes recibieron la unción del que es Santo, y todos tienen el verdadero conocimiento. Les he escrito, no porque ustedes ignoren la verdad, sino porque la conocen, y porque ninguna mentira procede de la verdad. Palabra de Dios.

Comentario: San Juan escribe mientras se esperaba, en forma inminente, el fin del mundo. El “Anticristo” representa el espíritu del mal que engaña a las personas y a las comunidades. Este es un llamado a no dejarse invadir por los errores, herejías y todo aquello que nos aparta de la verdad de Jesús.

SALMO Sal 95, 1-2. 11-14

R. ¡Alégrese el cielo y exulte la tierra!

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su Nombre, día tras día, pro- clamen su victoria. R.

Alégrese el cielo y exulte la tierra, resuene el mar y todo lo que hay en él; regocíjese el campo con todos sus frutos, griten de gozo los árboles del bosque. R.

Griten de gozo delante del Señor, porque él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad. R.

ALELUIA Jn 1, 14. 12

Aleluia. La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. A todos los que la recibieron, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Aleluia.

EVANGELIO Jn 1, 1-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la percibieron. Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre. Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios. Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios. Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él, al declarar: “Éste es aquél del que yo dije: El que viene después de mí, me ha precedido, porque existía antes que yo”. De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia; porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado, es el Dios Hijo único, que está en el seno del Padre. Palabra del Señor.

Comentario: La Palabra o el Verbo, según otras traducciones, representa al Hijo de Dios que preexistiendo (estando junto a Dios) vino a este mundo (naciendo de una mujer). Muchos no lo reconocieron ni lo escucharon, mientras que aquellos que creyeron llegaron a ser hijos de Dios. ¿Creemos esto?

Palabras de Vida: José Martí

El amor de una madre hace que siempre pueda ver lo maravilloso que son sus hijos. En las #PalabrasdeVida de esta semana, traemos una frase de José Martí acerca de los hijos, en la voz de Ricardo Díaz Venegas. Si te gustó, compártela.

VIERNES 30: La Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco.

lc-diciembre-600
VIERNES 30

La Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de Navidad.

Reseña: Al celebrar a la Sagrada Familia nos detenemos ante la familia ideal que uno sueña. Con todo, en el evangelio comprobaremos que surgieron también algunos malentendidos. Justamente de María y José, y de la gracia del Espíritu Santo, nació el Hijo de Dios. Un día para reflexionar que Dios creó al varón y a la mujer para que se amen y acepten a los hijos que el Amor les regala; para rogar por los esposos para que enfrenten sus dificultades y asuman su proyecto de “la alegría del amor”, siendo capaces de ser fieles al regalo del amor y a la delicada misión de educar a sus hijos.

LECTURA Ecli 3, 3-7. 14-17

Lectura del libro del Eclesiástico.

El que honra a su padre expía sus pecados y el que respeta a su madre es como quien acumula un tesoro. El que honra a su padre encontrará alegría en sus hijos y cuando ore, será escuchado. El que respeta a su padre tendrá larga vida y el que obedece al Señor da tranquilidad a su madre. El que teme al Señor honra a su padre y sirve como a sus dueños a quienes le dieron la vida. La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido y te servirá de reparación por tus pecados. Cuando estés en la aflicción, el Señor se acordará de ti, y se disolverán tus pecados como la escarcha con el calor. El que abandona a su padre es como un blasfemo y el que irrita a su madre es maldecido por el Señor. Hijo mío, realiza tus obras con modestia y serás amado por los que agradan a Dios. Palabra de Dios.

Comentario: Estos consejos se fundamentan en los diez mandamientos entregados por Dios a Moisés, formando parte de nuestra identidad humana y cristiana. Como hijos, nos preguntamos: ¿Cómo tratamos a nuestros padres? Y como padres: ¿Cómo educamos a los hijos que Dios nos regaló?

SALMO Sal 127, 1-5

R. ¡Felices los que temen al Señor y siguen sus caminos!

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo, serás feliz y todo te irá bien. R.

Tu esposa será como una vid fecunda en el seno de tu hogar; tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa. R.

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor! ¡Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida: que contemples la paz de Jerusalén! R.

ALELUIA Col 3, 15-16

Aleluia. Que la paz de Cristo reine en sus corazones; que la palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza. Aleluia.

EVANGELIO Mt 2, 13-15. 19-23

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”. José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: “Desde Egipto llamé a mi hijo”. Cuando murió Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José, que estaba en Egipto, y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, y regresa a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño”. José se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel. Pero al saber que Arquelao reinaba en Judea, en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí y, advertido en sueños, se retiró a la región de Galilea, donde se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo que había sido anunciado por los profetas: “Será llamado Nazareno”. Palabra del Señor.

Comentario: José se ocupa del cuidado de su Hijo. Es esta una tarea fundamental de todos los padres. Así como vemos que la Sagrada Familia cuidó a Jesús, de la misma manera los padres están llamados a estar atentos a las amenazas que acechan la vida de sus pequeños.

La Reflexión del Domingo: Santa María, Madre de Dios

José y María cumplen con la ley judía, que incluía la circuncisión como incorporación del recién nacido al pueblo de la promesa. El niño era un verdadero judío y así fue el plan de Dios: encarnarse en medio de su pueblo, asumiendo el contexto social en el que había nacido su Hijo.

Si te interesa recibir estas cápsulas para difundirlas en tu radio o parroquia, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

Liturgia Cotidiana: Nuestra portada en enero

Santuario Cerro San Cristóbal, Santiago, RM.

Santuario Cerro San Cristóbal, Santiago, RM.

Desde mucho antes que llegaran los conquistadores a Chile, este lugar es venerado por los aborígenes con el nombre de “Tupahue”, que significa “Lugar de Dios”.

Un tiempo después de la fundación de la ciudad de Santiago, se coloca allí una cruz de 10 mts. de alto, la cual permanece hasta finales del siglo XIX. El 22 de noviembre de 1903, el Sacerdote José Alejo infante, propone al Arzobispado la construcción de un Santuario mariano para conmemorar el 50º aniversario de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, idea que es aprobada por el entonces Arzobispo, monseñor Mariano Casanova.

El terreno es donado por las comunidades de la Recoleta Dominica y las Carmelitas de santa Teresa.

La primera piedra es colocada el 8 de diciembre de 1904. El santuario es inaugurado el 26 de abril de 1908.

La imagen de la Virgen mide 14m de alto y el pedestal en el cual se posa, que es una pequeña capilla, mide 8,30m. Es obra del arquitecto francés Eugenio Joannon.

El modelo de la imagen pertenece al escultor italiano ignazio Jacometti, y es similar a la que se encuentra en la Plaza España en Roma. Además, es construida en hierro fundido por la Fundición Val D’Osne, de París, mediante gestiones del embajador en Francia, Enrique Salvador Sanfuentes.

A los pies de la imagen, se ubica un anfiteatro para celebrar misa u otro oficio religioso. A un costado se encuentra una capilla consagrada a la Maternidad de Santa María Virgen, decorada por esculturas y frescos realizados por el artista alemán Peter Hörn.

El papa Juan Pablo II, el 1 de abril de 1987, bendice, desde este lugar, la ciudad de Santiago.

Editorial: María, madre de Dios

Editorial: María, madre de Dios

María, madre de Dios – Liturgia Cotidiana de enero

Una mujer lleva a un bebé por nueve meses en el vientre y da a luz con dolor. Eso la convierte en madre y, desde ese día, no terminará nunca de serlo, porque el amor de una madre es para siempre, es un amor de entrañas. Cuando una mujer es madre, su corazón se derrite de amor por su bebé.

Amamantar, asear, educar, corregir, enseñar son las labores propias que cumple una mujer cuando tiene un hijo y esto crea un vínculo que no se rompe jamás. Así crece un amor recíproco madre-hijo, porque para una madre no hay hijo malo ni feo y para cualquier ser humano, no hay nada más grande que su madre: “Nadie se atreva a tocar a mi vieja, porque mi vieja es lo más grande que hay”, dice un verso del rockero argentino Pappo, que refleja, perfectamente, lo que todos sentimos por nuestra madre y sabemos, con certeza, que nadie nos amará como ella.

María fue una mujer sencilla, con una tremenda disponibilidad, para aceptar la propuesta de ser la madre de Jesús. Sin hacer muchas preguntas, responde: “Yo soy la esclava del Señor, que se haga lo que dices”. Luego, cuando visita a su prima Isabel, está feliz al proclamar el Magníficat, la más bella oración que puede recitar una mujer.

María es una madre que sufre la angustia cuando el Hijo se pierde en el templo. Es una madre confiada; cuando, en las bodas de Caná les dice a los sirvientes: “Hagan lo que él les diga”. Es una madre herida en lo más profundo al ver a su Hijo crucificado. Es una mujer obediente cuando Jesús le dice: “Ahí tienes a tu hijo”, refiriéndose a Juan. Luego, es una mujer valiente al reunirse para orar con los Apóstoles y también recibe al Espíritu Santo en Pestecostés. Finalmente, María es asunta al cielo y llega al lado de su amado Hijo para siempre, como tenía que ser.

Con María madre de Dios, honremos a nuestras madres, a nuestras viejas y veamos en ellas, ni más ni menos, que a María madre, porque nuestras madres son el reflejo de ella.

Que María, madre de Dios, y madre nuestra, nos proteja, nos guarde y nos regale la paz durante todo este año.

En Jesús, María y Pablo,

Hno. Luis Barrios Riquelme, ssp

JUEVES 29: Día 5º dentro de la Octava de Navidad. Blanco.

lc-diciembre-600
JUEVES 29

Día 5º dentro de la Octava de Navidad. Blanco.

Gloria. Prefacio de Navidad.

LECTURA 1Jn 2, 3-11

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: La señal de que conocemos a Dios, es que cumplimos sus mandamientos. El que dice: “Yo lo conozco”, y no cumple sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado verdaderamente a su plenitud. Esta es la señal de que vivimos en él. El que dice que permanece en él, debe proceder como él. Queridos míos, no les doy un mandamiento nuevo, sino un mandamiento antiguo, el que aprendieron desde el principio: este mandamiento antiguo es la palabra que ustedes oyeron. Sin embargo, el mandamiento que les doy es nuevo. Y esto es verdad tanto en él como en ustedes, porque se disipan las tinieblas y ya brilla la verdadera luz. El que dice que está en la luz y no ama a su hermano, está todavía en las tinieblas. El que ama a su hermano permanece en la luz y nada lo hace tropezar. Pero el que no ama a su hermano, está en las tinieblas y camina en ellas, sin saber a dónde va, porque las tinieblas lo han enceguecido. Palabra de Dios.

Comentario: Quien realmente conoce a Dios está abierto a seguirlo incondicional- mente por los caminos que él indique. Llevar una doble vida, separando cuanto se cree de la vida concreta es un anti-testimonio que aleja de la comunidad a muchos, especial- mente a los pobres y sencillos.

SALMO Sal 95, 1-3. 5-6

R. ¡Alégrese el cielo y exulte la tierra!

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su nombre. R.

Día tras día, proclamen su victoria, anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos. R.

El Señor hizo el cielo; en su presencia hay esplendor y majestad, en su santuario, poder y hermosura. R.

ALELUIA Lc 2, 32

Aleluia. Luz para iluminar a los paga- nos y gloria de tu pueblo Israel. Aleluia.

EVANGELIO Lc 2, 22-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: “Todo varón primogénito será consagrado al Señor”. También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: “Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel”. Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”. Palabra del Señor.

Comentario: Como primogénito, Jesús debía ser presentado en el Templo y, en este contexto, aparece Simeón bendiciendo a Dios por lo que está viendo y vislumbran- do sobre el futuro del Niño. De la misma manera, la Iglesia lleva consigo la Palabra de Dios y, con ella, ilumina la realidad de este mundo.

Al servicio de la vida: La madre de todas las virtudes, Anselm Grün

El hombre debe ser capaz de encontrar el equilibrio entre los extremos. Una idea para reflexionar, sobre todo, en este tiempo que nos preparamos para comenzar un nuevo año. Seamos capaces de llevarlo a nuestra vida, tomando en cuenta que ningún extremo. El equilibrio no es algo estático, sino algo que debemos encontrar una y otra vez. Compartimos “Al Servicio de la Vida”, en la voz de Ricardo Díaz Venegas.

Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×