Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 28/02/2017

MIÉRCOLES 1: Miércoles de Ceniza. Morado.

Liturgia Cotidiana marzo 2017 LV
MIÉRCOLES 1

Miércoles de Ceniza. Morado.

Prefacio de Cuaresma III-IV. L.H.: Tomo II, 4ª semana del Salterio. Ayuno y abstinencia.

Inicio de campaña de Cuaresma de Fraternidad.

En la Misa de este día se bendicen e imponen las cenizas de los ramos de olivo o de otros árboles que fueron bendecidos el Domingo de Ramos del año precedente.

1ª LECTURA Jl 2, 12-18

Lectura de la profecía de Joel.

Ahora dice el Señor: Vuelvan a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos. Desgarren su corazón y no sus vestiduras, y vuelvan al Señor, su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y rico en amor, y se arrepiente de sus amenazas. ¡Quién sabe si él no se volverá atrás y se arrepentirá, y dejará detrás de sí una bendición: la ofrenda y la libación para el Señor, su Dios! ¡Toquen la trompeta en Sión, prescriban un ayuno, convo­quen a una reunión solemne, reúnan al pueblo, convoquen a la asamblea, congreguen a los ancianos, reúnan a los pequeños y a los niños de pecho! ¡Que el recién casado salga de su alcoba y la recién casada de su lecho nupcial! Entre el vestíbulo y el altar lloren los sacerdotes, los ministros del Señor, y digan: “¡Perdona, Señor, a tu pueblo, no entregues tu herencia al oprobio, y que las naciones no se burlen de ella! ¿Por qué se ha de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?”. El Señor se llenó de celos por su tierra y se compadeció de su pueblo. Palabra de Dios.

Comentario: La penitencia en sí misma no acerca a Dios. Todos los gestos penitencia­les que hagamos no sirven de nada si no son fruto de un real deseo de conversión y del firme propósito de no volver a cometer los mismos errores.

SALMO Sal 50, 3-6a. 12-14. 17

R. ¡Ten piedad, Señor, porque hemos pecado!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado esta siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga. Abre mis labios, Señor, y mi boca pro­clamará tu alabanza. R.

2ª LECTURA 2Cor 5, 20-6, 2

Lectura de la segunda carta del após­tol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Nosotros somos embaja­dores de Cristo, y es Dios el que exhorta a los hombres por intermedio nuestro. Por eso, les suplicamos en nombre de Cristo: déjense reconciliar con Dios. A Aquel que no conoció el pecado, Dios lo identificó con el pecado en favor nuestro, a fin de que nosotros seamos justificados por él. Y porque somos sus colaboradores, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios. Porque él nos dice en la Escritura: “En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí”. Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo transmite un mensaje de reconciliación que trae consigo la salva­ción, pero los fieles deben abrir su corazón para aceptar, con humildad, esa gracia. Ese momento es ahora. Y no debemos desaprovecharlo.

VERSÍCULO Cfr. Sal 94, 8. 7

No endurezcan su corazón, sino escuchen la voz del Señor.

EVANGELIO Mt 6, 1-6. 16-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucris­to según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de no practicar su justicia de­lante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre de ustedes que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfi­guran su rostro para que los hombres noten que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, per­fuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Palabra del Señor.

Comentario: No sirve de nada rezar para que “nos vean” o “por cumplir”. Lo verda­deramente importante es que la oración y la meditación de la palabra de Dios, hagan de nosotros mejores personas.

BENDICIÓN E IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

Después de la homilía el sacerdote, de pie, con las manos juntas dice:

Queridos hermanos: oremos a Dios, nuestro Padre, para que se digne bendecir con su gracia estas cenizas que vamos a imponer sobre nuestras cabezas en señal de penitencia.

Y después de una breve oración en silencio, prosigue con las manos extendidas:

Dios nuestro, que te conmueves ante quienes se humillan y hacen penitencia, escucha con bondad nuestra súplica y derrama la gracia † de tu bendición sobre estos hijos tuyos que van a recibir las cenizas, para que sean fieles a las prácticas cuaresmales y así lleguen a celebrar, con un corazón puro, el misterio pascual de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

O bien:

Señor y Dios nuestro, que no quieres la muerte del pecador sino que se arrepienta, escucha con bondad nuestra oración y bendice † estas cenizas que vamos a imponer sobre nuestras cabezas, reconociendo que somos polvo y al polvo hemos de volver, y concédenos, por medio de las prácticas cuaresmales, el perdón de nuestros pecados y la vida nueva a imagen de tu Hijo resucitado. Que vive y reina por los siglos de los siglos. R. Amén.

Y rocía con agua bendita las cenizas, sin decir nada.

Seguidamente, todos los fieles se acercan al sacerdote que impone la ceniza sobre ellos; a cada uno le dice:

Conviértete y cree en el Evangelio. (Cfr. Mc 1, 15)

O bien:

Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás. (Cfr. Gn 3, 19)

Mientras tanto se canta:

ANTÍFONA 1

Revistamos el hábito de la peniten­cia con la ceniza y el cilicio; ayunemos y lloremos delante del Señor, porque nuestro Dios es compasivo y mise­ricordioso para perdonar nuestros pecados.

ANTÍFONA 2 Cfr. Jl 2, 17; Est 4, 17

Entre el atrio y el altar lloren los sa­cerdotes, ministros del Señor, diciendo: Perdona, Señor, a tu pueblo; no permi­tas que callen quienes te alaban.

ANTÍFONA 3 Sal 50, 3

Borra mi culpa, Señor.

Esta antífona puede repetirse después de cada uno de los versículos del salmo 50.

RESPONSORIO Cfr. Bar 3, 2; Sal 78, 9

R. Reparemos el mal que cometimos por nuestra ignorancia, no sea que, sorprendidos por la muerte, busque­mos el tiempo para hacer penitencia y no lo encontremos.* Míranos, Señor, y ten piedad de nosotros, porque hemos pecado contra ti.

V. Ayúdanos, Dios salvador nuestro, por el honor de tu nombre; líbranos, Señor. * Míranos, Señor.

Puede cantarse también otro canto apropiado.

Acabada la imposición de las cenizas, el sacerdote se lava las manos; el rito concluye con la oración universal y la Misa continúa como de costumbre.

LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al ofrecerte el sacrificio con el que iniciamos solemnemente la Cuaresma, te pedimos, Señor, que por las obras de penitencia y caridad, dominemos nuestras pasiones y, limpios de pecado, podamos cele-brar con fervor la Pasión de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cfr. Sal 1, 2-3

El que medita la ley del Señor de día y de noche, da fruto a su debido tiempo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Fortalécenos, Señor Dios, con los sacramentos recibidos para que nuestro ayuno sea agradable a tus ojos y cure todos nuestros males. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO (facultativa)

El sacerdote con las manos extendidas sobre el pueblo, dice la siguiente oración de despedida:

Infunde el espíritu de arrepenti­miento sobre los que se inclinan ante ti, Dios nuestro, para que merezcan conseguir, por tu misericordia, los premios prometidos a los que hacen penitencia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

La bendición e imposición de las cenizas puede hacerse también fuera de la Misa. En este caso precede una liturgia de la palabra, utilizando la antífona de entrada, la oración colecta, las lecturas con sus cantos, como en la Misa. Sigue después la homilía y la bendición e imposición de las cenizas. El rito concluye con la oración universal, la bendición y la despedida.

Nuestra portada de marzo: Iglesia de Parinacota

Iglesia de Parinacota,

Iglesia de Parinacota,

El pueblo altiplánico de Parinacota, ubicado en la comuna de Putre, se encuentra a 4.390 msnm.

La iglesia es construida en 1670, de piedra y barro, y se ubica en el centro del pueblo. Tiene 33 mt., de largo y 6 mt., de altura.

La arquitectura de este templo se identifica con el estilo mestizo altiplánico, que es característico de las construcciones religiosas del siglo XVIII.

A su izquierda, se ubica, a modo de campanil, una torre cuadrada y de dos niveles.

Está rodeada por un muro perimetral de adobe, y tiene tres accesos con arcos y coronaciones en piedra volcánica rosada. También cuenta con un espacio libre en donde se celebran las fiestas religiosas. Todas las estructuras están blanquea­das con cal.

En los muros interiores se observan frescos del 1700, representando pasajes de la Pasión de Cristo. En conjunto con pinturas sobre tela, son una interesante muestra de arte popular religioso.

La iglesia de Parinacota es declarada Monumento Histórico el 4 de mayo de 1979, en la misma fecha que el pueblo de Parinacota es declarado Monu­mento Nacional en la categoría de Zona Típica.

Actualmente, las iglesias del altiplano, incluida la de Parinacota, están postulando para ser decla­radas Patrimonio de la Humanidad, debido a su importancia histórico-cultural.

Este templo, como los otros del altiplano, son testimonio de la síntesis cultural hispano-indígena, además de ser centros religiosos activos, que ma­terializan una cosmovisión vigente y excepcional de la vida en un áspero territorio.

Liturgia Cotidiana – Editorial de marzo: “Resurrección”

logo-liturgia-cotidianaUna expresión popular dice: “En la vida todo tiene solución, menos la muerte”. Para nosotros, los creyentes, la muerte tiene la mejor solución: la resurrección.

En la Biblia está presente la promesa y certeza de la resurrección para los que confían en Dios:

—“Bien sé yo que mi Defensor vive y que él hablará el último, de pie sobre la tierra. Yo me pondré de pie dentro de mi piel y en mi propia carne veré a Dios” (Job 19, 25-26).

—“Sara, tu esposa, te dará un hijo y le pondrás por nombre Isaac. Estableceré mi alianza con él, y con su descendencia después de él para siempre” (Gn 17, 19)

También encontramos varios relatos de personas a quienes les fue devuelta la vida:

—Eliseo (2Rey 13, 20); El hijo de la viuda (1Rey 17); El hijo de la Sunamita (2Rey 4); La hija de Jairo (Mc 5); El hijo de la viuda de Naín (Lc 7); Lázaro (Jn 11); Dorcas (Hech 9) y Euticho (Hech 20)

Jesús mismo lo explica:

—“Ustedes están muy equivocados. Ustedes no entienden ni las Escrituras ni el poder de Dios. Primeramente, en la resurrección no se toma mujer ni marido, sino que son como ángeles en el cielo. Y en cuanto a saber si hay resurrección de lo muertos, ¿No han leído lo que Dios les dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? El no es un Dios de muertos, sino de vivos”. (Mt 22, 29-32)

La muerte forma parte de nuestro ciclo vital: nacemos, vivimos y morimos. El tema de la defunción es siempre algo difícil de enfrentar, pero, nos guste o disguste, algún día ocurrirá, tanto a nuestros seres queridos como a nosotros. La gran certeza de los creyentes, es que hay una promesa, que resucitaremos de la muerte y tendremos vida en el mundo futuro de Dios.

Desde este primer día de marzo, que este año lo iniciamos con Cenizas, es opor­tuno prepararnos en esta cuaresma para Semana Santa, reflexionar sobre la muerte, sobre el viernes santo, pero, sobre todo, tengamos presente que existe un domingo de Pascua de resurrección y que, al final de nuestra vida, resucitaremos con Cristo.

Vivamos con alegría a Cristo resucitado. Feliz Pascua.

En Jesús, María y Pablo:

Hno. Luis Barrios Riquelme, ssp.

Comienza el tiempo de Cuaresma

Tiempo de Cuaresma junto a SAN PABLO

Tiempo de Cuaresma junto a SAN PABLO

El Tiempo de Cuaresma tiene por finalidad preparar a los cristianos para la celebración de la fiesta máxima: la Resurrección de Jesús. Cuaresma es, pues, un camino hacia la Pascua.

En este período, la Iglesia invita a sus hijos a vivir este tiempo como un caminar hacia Jesucristo, a través de la escucha de la Palabra de Dios, la conversión, la oración, el desprendimiento para compartir, las obras buenas.

La Cuaresma comprende cinco semanas a partir del Miércoles de Ceniza. En este día, la Iglesia impone las cenizas con una cruz en la frente y el sacerdote anuncia: “Conviértete y cree en el Evangelio”. Estos cuarenta días sirven para recordar los días que Jesús pasó en el desierto orando y sin comer, para prepararse antes de salir a cumplir con su misión. Por esta razón, los cristianos nos esforzamos, con la ayuda del Señor, para recuperar el ritmo y el estilo de verdaderos creyentes conscientes de la vocación que hemos recibido por el bautismo.

En Cuaresma, aprendemos a conocer y apreciar la cruz de Jesús, y nos ejercitamos también en tomar nuestra propia cruz e ir detrás de él, seguros de que por este camino iremos a la gloria de la Resurrección con Jesús.

Los invitamos a vivir este tiempo de Cuaresma junto a SAN PABLO donde, tal como dice el papa Francisco en su mensaje, los invitamos a reconocer el valor del otro, abriendo el corazón a los demás.

MARTES 28: De la feria. Verde.

LC febrero 2017-600 copia
MARTES 28

De la feria. Verde.

LECTURA Ecli 35, 1-12

Lectura del libro del Eclesiástico.

Observar la Ley es como presentar muchas ofrendas, y ser fiel a los mandamientos es ofrecer un sacrificio de comunión; devolver un favor es hacer una oblación de harina, y hacer limosna es ofrecer un sacrificio de alabanza. La manera de agradar al Señor es apartarse del mal, y apartarse de la injusticia es un sacrificio de expiación. No te presentes ante el Señor con las manos vacías, porque todo esto lo prescriben los mandamientos. Cuando la ofrenda del justo engrasa el altar, su fragancia llega a la presencia del Altísimo. el sacrificio del justo es aceptado y su memorial no caerá en el olvido. Glorifica al Señor con generosidad y no mezquines las primicias de tus manos. Da siempre con el rostro radiante y consagra el diezmo con alegría. Da al Altísimo según lo que él te dio, y con generosidad, conforme a tus recursos, porque el Señor sabe retribuir y te dará siete veces más. No pretendas sobornarlo con un don, porque no lo aceptaría, y no te apoyes en un sacrificio injusto. Porque el Señor es juez y no hace distinción de personas. Palabra de Dios.

Comentario: Dios exige una piedad coherente con el corazón. Por eso, la oración, el culto y la limosna, deben ser ofrecidos desde un corazón recto, con buenos sentimientos, siendo buenas personas.

SALMO Sal 49, 5-8. 14. 23

R. ¡El Señor es el único Juez!

Al que va por el buen camino, le haré gustar la salvación de Dios. el Dios de los dioses, el Señor, habla para convocar a la tierra desde la salida del sol hasta el ocaso. R.

“Reúnanme a mis amigos, a los que sellaron mi alianza con un sacrificio”. ¡Que el cielo proclame su justicia, porque el Señor es el único Juez! R.

“Escucha, pueblo mío, Yo te hablo; Israel, voy a alegar contra ti: Yo soy el Señor, tu Dios. No te acuso por tus sacrificios: ¡Tus holocaustos están siempre en mi presencia!”. R.

“Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza y cumple tus votos al Altísimo. El que ofrece sacrificios de alabanza me honra de verdad; y al que va por el buen camino, le haré gustar la salvación de Dios”. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 28-31

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Pedro le dijo a Jesús: “Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”. Jesús respondió: “Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna. Muchos de los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros”. Palabra del Señor.

Comentario: El seguimiento de Jesús, como todo acto de amor, implica renuncias. Pero esas renuncias no son pérdidas, sino entregas, que el Señor, al recibirlas, nos devuelve multiplicadas.

LUNES 27: De la feria. Verde.

LC febrero 2017-600 copia
LUNES 27

De la feria. Verde.

LECTURA Ecli 17, 24-26. 29

Lectura del libro del Eclesiástico.

A los que se arrepienten, el Señor les permite volver y reconforta a los que perdieron la constancia. Vuelve al Señor y deja de pecar, súplica ante su rostro y deja de ofenderlo. Vuelve al Altísimo, apártate de la injusticia y odia profundamente toda abominación. ¡Qué grande es la generosidad del Señor y su perdón para los que vuelven a él! Palabra de Dios.

Comentario: Volver el rostro hacia Dios es arrepentirse del mal que pudimos haber hecho. Este proceso culmina con el perdón de Dios y con nuestra promesa de no volver a cometerlo.

SALMO Sal 31, 1-2. 5-7

R. ¡Que los justos se alegren en el Señor!

¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado y liberado de su falta! ¡Feliz el hombre a quien el Señor no le tiene en cuenta las culpas, y en cuyo espíritu no hay doblez! R.

Pero yo reconocí mi pecado, no te escondí mi culpa, pensando: “Confesaré mis faltas al Señor”. ¡Y tú perdonaste mi culpa y mi pecado! R.

Por eso, que todos tus fieles te supliquen en el momento de la angustia; y cuando irrumpan las aguas caudalosas no llegarán hasta ellos. R.

Tú eres mi refugio, tú me libras de los peligros y me colmas con la alegría de la Salvación. R.

ALELUIA 2Cor 8, 9

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 17-27

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús se puso en camino. Un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?”. Jesús le dijo: “¿Por qué me llamas bueno? Solo Dios es bueno. Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre”. El hombre le respondió: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud”. Jesús lo miró con amor y le dijo: “Solo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”. Él, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: “¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!”. Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: “Hijos míos, ¡qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios”. Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: “Entonces, ¿quién podrá salvarse?”. Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: “Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para él todo es posible”. Palabra del Señor.

Comentario: Este hombre no pudo seguir a Cristo, no porque le faltaran ganas, ni siquiera le faltaba fe; su carencia estuvo en no tener la capacidad para ver las necesidades del otro y asumir un generoso compromiso con sus semejantes.

DOMINGO 26: Domingo 8º durante el año. Verde.

LC febrero 2017-600 copia
DOMINGO 26

Domingo 8º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año. Semana 4ª del Salterio.

Que no nos roben la vida

Jesús dice varias veces: “No se inquieten”, por el dinero, la comida o el vestido: Cuando las preocupaciones por lo material nos roban la alegría de vivir, la capacidad de compartir con la familia y los amigos, y rompen nuestra relación con Dios, es señal de que estamos perdiendo la vida.

Hay personas que hacen vacaciones, tampoco domingos ni feriados… Consideran su dedicación una virtud para imitar… Tampoco disponen de tiempo para visitar a parientes y amigos enfermos, participar en la comunidad o instituciones ciudadanas… No se dan cuenta de que les están robando la vida.

Las razones para no inquietarse el Señor las busca en nuestro Padre, que jamás se olvida de nosotros, aunque nosotros lo olvidemos. Si calculamos las horas o los días que consagramos a Dios y cuánto tiempo dedicamos a las preocupaciones por lo material, descubriremos donde está nuestro corazón.

El Señor, sabe que tenemos que trabajar varias horas por día y preocuparnos por la familia… También dice que el Padre trabaja siempre. No hay ninguna condena al trabajo y a las preocupaciones, pero sí al vivir desconfiando de Dios o pensando que todo lo solucionamos solos y con dinero. Hasta el más rico pasa a la eternidad desnudo como nació. Tampoco se lleva las preocupaciones, porque el único tesoro que atraviesa las puertas de la eternidad es el amor con el que hemos vivido.

La lucha por la vida y la competencia que impone nuestra cultura nos hacen olvidar que nadie es dueño de nada, por más escrituras de propiedad que pueda acumular. Todos somos simples administradores temporales de algo que el Creador puso a nuestra disposición para que sabiamente cuidemos y respetemos: salud, casa, naturaleza, nuestra misma persona y el prójimo. No nos inquietemos, todo pertenece a nuestro Padre del cielo que no se olvida de nosotros.

“Por eso les digo: No se inquieten por su vida”, Mt, 6, 25.

P. Aderico Dolzani, ssp.

1ª LECTURA Is 49, 14-15

Lectura del libro de Isaías.

Sión decía: “El Señor me abandonó, mi Señor se ha olvidado de mí”. ¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré! Palabra de Dios.

Comentario: Este texto es el más citado cuando se quiere mostrar el amor materno de Dios. Pero, hará falta mucho tiempo e intervenciones proféticas para que los cristianos se sientan a gusto con símbolos y expresiones de una Divinidad Madre.

SALMO Sal 61, 2-3. 6-9

R. Sólo en Dios descansa mi alma.

Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la salvación. Sólo él es mi Roca salvadora; él es mi baluarte: nunca vacilaré. R.

Mi salvación y mi gloria están en Dios: Él es mi Roca firme, en dios está mi refugio. R.

Confíen en Dios constantemente, ustedes, que son su pueblo, desahoguen en él su corazón, porque Dios es nuestro refugio. R.

2ª LECTURA 1Cor 4, 1-5

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Los hombres deben considerarnos simplemente como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, lo que se pide a un administrador es que sea fiel. En cuanto a mí, poco me importa que me juzguen ustedes o un tribunal humano; ni siquiera yo mismo me juzgo. Es verdad que mi conciencia nada me reprocha, pero no por eso estoy justificado: mi juez es el Señor. Por eso, no hagan juicios prematuros. Dejen que venga el Señor: Él sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas y manifestará las intenciones secretas de los corazones. Entonces, cada uno recibirá de dios la alabanza que le corresponda. Palabra de Dios.

Comentario: La comunidad hace bien en pedir cuentas, pero el Apóstol no trabaja con el fin de obtener un certificado de buen comportamiento: busca solo la verdad y la justicia de Dios.

ALELUIA Heb 4, 12

Aleluia. La Palabra de Dios es viva y eficaz; discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Aleluia.

EVANGELIO Mt 6, 24-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Dijo Jesús a sus discípulos: Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer o qué van a beber, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros y, sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos? ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? ¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: “¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?”. Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción. Palabra del Señor.

Comentario: Servir al dinero es contar con él para pasarlo bien en el presente y para asegurar el bienestar, pero, en realidad, todo depende, a cada instante de Dios. Si no tenemos vida, salud y amor, el dinero no soluciona nada.

SÁBADO 25: De la feria. Verde.

LC febrero 2017-600 copia
SÁBADO 25

De la feria. Verde.

Santa María en Sábado. Blanco.

Prefacio de la Virgen María.

LECTURA Ecli 17, 1-15

Lectura del libro del Eclesiástico.

El Señor creó al hombre de la tierra y lo hace volver de nuevo a ella. Le señaló un número de días y un tiempo determinado, y puso bajo su dominio las cosas de la tierra. Lo revistió de una fuerza semejante a la suya y lo hizo según su propia imagen. Hizo que todos los vivientes lo temieran, para que él dominara las fieras y los pájaros. Le dio una lengua, ojos y oídos, el poder de discernir y un corazón para pensar. Él colmó a los hombres de saber y entendimiento, y les mostró el bien y el mal. Les infundió su propia luz, para manifestarles la grandeza de sus obras, y les permitió gloriarse eternamente de sus maravillas: Así alabarán su Nombre santo, proclamando la grandeza de sus obras. Les concedió además la ciencia y les dio como herencia una Ley de vida; estableció con ellos una alianza eterna y les hizo conocer sus decretos. Ellos vieron con sus ojos la grandeza de su gloria y oyeron con sus oídos la gloria de su voz. Él les dijo: “cuídense de toda injusticia”, y dio a cada uno preceptos acerca del prójimo. Los caminos de los hombres están siempre ante él y no pueden ocultarse a sus ojos. Palabra de Dios.

Comentario: El relato, cargado de imágenes y metáforas, tiene como objetivo reconocer a Dios como creador y al hombre como su criatura más preciada. Lo que hace grande a la humanidad es su capacidad de reconocer lo creado y comunicarse con Dios.

SALMO Sal 102, 13-18

R. ¡El amor del Señor permanece para siempre!

Como un padre cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles; él conoce de qué estamos hechos, sabe muy bien que no somos más que polvo. R.

Los días del hombre son como la hierba: él florece como las flores del campo; las roza el viento, y ya no existen más, ni el sitio donde estaban las verá otra vez. R.

Pero el amor del Señor permanece para siempre, y su justicia llega hasta los hijos y los nietos de los que lo temen y observan su Alianza. R.

ALELUIA Cfr. Mt 11, 25

Aleluia. Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 13-16

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Le trajeron unos niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos los reprendieron. Al ver esto, Jesús se enojó y les dijo: “dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño no entrará en él”. Después los abrazó y los bendijo, imponiéndoles las manos. Palabra del Señor.

Comentario: La actitud de Jesús con respecto a los niños es uno de sus gestos más singulares, que los discípulos no comprendieron. Jesús tiene la capacidad de maravillarse ante la vida que comienza llena de esperanza. Los niños serán siempre amados porque representan, lo que viene.

Pablo Misionero te quiere acompañar a vivir Cuaresma y Semana Santa

A pocos días de comenzar un nuevo año escolar, Pablo Misionero también regresa de sus vacaciones para acompañar a los niños a recorrer el evangelio junto a Jesús y compartir sus enseñanzas.

Junto a Pablo, podrán leer y trabajar los evangelios que corresponden a los domingos de Cuaresma, la entrada del Señor en Jerusalén –preparatorio para vivir la Semana Santa-, la Resurrección y los primeros dos domingos de Pascua. Además, los lectores de Pablito encontrarán en cada ejemplar las Misionotas, actividades que motivan a los niños a transformar en algo concreto lo que el Señor quiere decirles en cada Eucaristía. De este modo, podrán entender y profundizar el sentido de este tiempo especial para los cristianos.

Pablo Misionero es un subsidio pastoral de SAN PABLO, orientado a apoyar la clase de religión y la catequesis. Nace como un aporte que complementa la hojita del Domingo, para que los más pequeños puedan pensar, orar y aplicar en su vida las enseñanzas de Jesús. Con Pablito, los profesores de religión y catequistas dispondrán de un material para abordar el evangelio de una manera sencilla y entretenida.

27Domingo 1º de Cuaresma

27Domingo 2º de Cuaresma

27Domingo 3º de Cuaresma 27Domingo 4º de Cuaresma
31 Domingo 5º de Cuaresma 32Domingo de Ramos
33 Pascua. Resurrección del Señor 34Domingo 2º de Pascua
35Domingo 3º de Pascua Pablo-Misionero-Logo 1

Consultas al correo suscripciones@sanpablochile.cl

DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN (F). Blanco.

Lunes? 9

DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE LETRÁN (F). Blanco.

Gloria. Prefacio propio.                                                                          

Semana 32º durante el año – Semana IV del Salterio.

Reseña: En el siglo IV, el emperador Constantino regaló unos terrenos al Papa. Era una casa que había pertenecido a la familia Letrán. El papa Silvestre mandó construir una basílica llamada “lateranense”, que fue inaugurada el 9 de noviembre del año 324. Es la Catedral de la diócesis de Roma, sede episcopal del obispo de Roma, el Papa. Con el tiempo, se transformó en “iglesia madre” y se celebraron allí cinco concilios, en los años 1123, 1139, 1179, 1215 y 1512.

LECTURA                        Ez 47, 1-2. 8-9. 12

Lectura de la profecía de Ezequiel.

El ángel me llevó a la entrada de la Casa, y vi que salía agua por debajo del umbral de la Casa, en dirección al oriente, porque la fachada de la Casa miraba hacia el oriente. El agua descendía por debajo del costado derecho de la Casa, al sur del altar. Luego me sacó por el camino de la puerta septentrional, y me hizo dar la vuelta por un camino exterior, hasta la puerta exterior que miraba hacia el oriente. Allí vi que el agua fluía por el costado derecho. Entonces me dijo: «Estas aguas fluyen hacia el sector oriental, bajan hasta la estepa y van a desembocar en el Mar. Se las hace salir hasta el Mar, para que sus aguas sean saneadas. Hasta donde llegue el torrente, tendrán vida todos los seres vivientes que se mueven por el suelo y habrá peces en abundancia. Porque cuando esta agua llegue hasta el Mar, sus aguas quedarán saneadas, y habrá vida en todas partes adonde llegue el torrente. Al borde del torrente, sobre sus dos orillas, crecerán árboles frutales de todas las especies. No se marchitarán sus hojas ni se agotarán sus frutos, y todos los meses producirán nuevos frutos, porque el agua sale del Santuario. Sus frutos servirán de alimento y sus hojas de remedio».Palabra de Dios.

Comentario: El agua es generadora de vida en la naturaleza y es una medicina para la salud humana. Teniendo esta visión de la importancia del agua, el profeta preanuncia el bautismo, mediante el cual pasamos a convertirnos en el templo del Espíritu Santo: comenzamos a vivir una vida nueva en Cristo.

SALMO                           Sal 45, 2-3. 5-6. 8-9

R. Vengan a contemplar las obras del Señor.

El Señor es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre pronta en los peligros. Por eso no tememos, aunque la tierra se conmueva y las montañas se desplomen hasta el fondo del mar. R.

Los canales del Río alegran la Ciudad de Dios, la más santa Morada del Altísimo. El Señor está en medio de ella: nunca vacilaré; Él la socorrerá al despuntar la aurora. R.

El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro baluarte es el Dios de Jacob. Vengan a contemplar las obras del Señor, Él hace cosas admirables en la tierra. R.

ALELUIA                               2Crón 7, 16

Aleluia. «Yo he elegido y consagrado esta Casa, a fin de que mi Nombre resida en ella para siempre», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO                              Jn 2, 13-22

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó sus mesas y dijo a los vendedores de palomas: «Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio». Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: El celo por tu Casa me consumirá. Entonces los judíos le preguntaron: «¿Qué signo nos das para obrar así?». Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar». Los judíos le dijeron: «Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?». Pero Él se refería al templo de su cuerpo. Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que Él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado. Palabra del Señor.

Comentario: El Templo representaba el máximo orgullo nacional de Israel. Con el tiempo, cambiaron su sentido espiritual y lo prostituyeron. De allí que san Juan contempla en el episodio de su evangelio a Jesús purificando el Templo, y dejándonos claro que somos templos donde habita Dios.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×