Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/07/2017

MARTES 1: San Alfonso María de Ligorio, o. y d. (MO). Blanco. 

LC agosto 2017 LV
MARTES 1

San Alfonso María de Ligorio, o. y d. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Rom 8, 1?4; Sal 118, 9?14; Mt 5, 13?19.

Inicio del mes de la Solidaridad.

LECTURA Éx 33, 7-11; 34, 5-9. 28

Moisés tomó la Carpa, la instaló fuera del campamento, a una cierta distancia, y la llamó Carpa del Encuentro. Así, todo el que tenía que consultar al Señor debía dirigirse a la Carpa del Encuentro, que estaba fuera del campamento. Siempre que Moisés se dirigía hacia la Carpa, todo el pueblo se levantaba, se apostaba a la entrada de su propia carpa y seguía con la mirada a Moisés hasta que él entraba en ella. Cuando Moisés entraba, la columna de nube bajaba y se detenía a la entrada de la Carpa del Encuentro, mientras el Señor conversaba con Moisés. Al ver la columna de nube, todo el pueblo se levantaba, y luego cada uno se postraba a la entrada de su propia carpa. El Señor conversaba con Moisés cara a cara, como lo hace un hombre con su amigo. Después Moisés regresaba al campamento, pero Josué –hijo de Nun, su joven ayudante– no se apartaba del interior de la Carpa. Moisés invocó el Nombre del Señor. El Señor pasó delante de él y exclamó: «El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad. Él mantiene su amor a lo largo de mil generaciones y perdona la culpa, la rebeldía y el pecado; sin embargo, no los deja impunes, sino que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos, hasta la tercera y cuarta generación». Moisés cayó de rodillas y se postró, diciendo: «Si realmente me has brindado tu amistad, dígnate, Señor, ir en medio de nosotros. Es verdad que este es un pueblo obstinado, pero perdona nuestra culpa y nuestro pecado, y conviértenos en tu herencia». Moisés estuvo allí con el Señor cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber. Y escribió sobre las tablas las palabras de la Alianza, es decir, los diez Mandamientos. Palabra de Dios. 

Comentario: El “cara a cara” de Moisés con Dios quiere decir que Moisés es el único autorizado de hablar como mediador entre Dios y el pueblo; pero como toda mediación, tiene la condición de revelar y de ocultar al mismo tiempo. Por tanto, Dios no es accesible al mundo, sino por mediaciones que nos acercan y ayudan a conocerlo. 


SALMO Sal 102, 6-13 


R. ¡El Señor es bondadoso y compasivo! 

El Señor hace obras de justicia y otorga el derecho a los oprimidos; él mostró sus caminos a Moisés y sus proezas al pueblo de Israel. R. 

El Señor es bondadoso y compasivo, lento para enojarse y de gran misericordia; no acusa de manera inapelable ni guarda rencor eternamente. R. 

No nos trata según nuestros pecados ni nos paga conforme a nuestras culpas. Cuanto se alza el cielo sobre la tierra, así de inmenso es su amor por los que lo temen. R. 

Cuanto dista el oriente del occidente, así aparta de nosotros nuestros pecados. Como un padre es cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles. R. 


ALELUIA 


La semilla es la Palabra de Dios, el sembrador es Cristo; el que lo encuentra permanece para siempre. Aleluia.


EVANGELIO Mt 13, 36-43 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Explícanos la parábola de la cizaña en el campo». Él les respondió: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles. Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre. ¡El que tenga oídos, que oiga!». Palabra del Señor. 

Comentario: Esta parábola nos lleva a pensar en cómo la Iglesia ha caído, muchas veces, en este complejo de “superioridad” frente a otros credos o ante los propios católicos que piensan distinto. Cabe pensar cuál será “el criterio de separación” que empleará el Juez supremo al final de los tiempos. Una cosa es clara, no nos toca a nosotros determinar esa separación, nuestra preocupación ha de enfocarnos en ser “ciudadanos del Reino” y no el de la cizaña.

PORTADA AGOSTO: Iglesia de Santo Domingo, La Serena

Tapas-Liturgia-Cotidiana-agosto-2017-trazo

IGLESIA DE SANTO DOMINGO, La Serena.

La Orden de los Dominicos llega a la ciudad en 1615. Entre los años 1673 y 1675, construyen el primer templo dedicado a santo Domingo de Guzmán, que originalmente es de piedra canteada.

El siguiente templo, de estilo clásico manierista, es construido sobre el antiguo, entre los siglos XVII y XVIII, con piedra caliza originaria de Peñuelas.

El campanario, de estilo ecléctico, es agregado en la segunda mitad del siglo XIX.

La puerta es de madera de cedro y posee una sola nave de 45 m de largo por 9 m de ancho.

En el altar mayor se encuentra la imagen de Nuestra Señora del Rosario. En los altares laterales se ubican las imágenes de santo Domingo de Guzmán y san Francisco de Asís.

En la plazuela externa, se conserva la fuente de piedra que fuera el lavatorio de manos de la sacristía, siendo una de las piezas más antiguas de los templos de la ciudad.

En el año 1686 es incendiado por piratas, siendo restaurado en 1775. También es azotado por los terremotos de 1801 y 1850, sufriendo en ambos, algunos daños, pero que no afectaron su estructura. Es restaurado, nuevamente, entre los años 1906-1911 y 1961-1962, quedando con su fachada original.

Como parroquia, estuvo administrada por Carmelitas y Diocesanos. Actualmente, por una concesión otorgada por los Dominicos, está a cargo del Instituto Secular Voluntad Dei.

Es declarada Monumento Histórico Nacional el 16 de mayo de 2001.

EDITORIAL AGOSTO: Pobreza

LC agosto 2017 LVPobreza es no tener casa, no tener qué comer, estar enfermo y no tener acceso a un hospital ni a medicamentos, no tener educación, no tener trabajo, sobrevivir día a día, no tener agua potable ni alcantarillado, no tener plata y muchos otros “no tener”.

La Biblia, nos habla de los desposeídos desde el Pentateuco hasta el Nuevo testamento:

Deut 15, 11: “Nunca faltarán pobres en este país, por eso te doy yo este mandato: debes abrir tu mano a tu hermano, a aquel de los tuyos que es indigente y pobre en tu tierra”.

Jer 22, 3: “Practiquen la justicia y hagan el bien, libren de la mano del opresor al que fue despojado; no maltraten al forastero ni al huérfano ni a la viuda; no les hagan violencia, ni derramen sangre inocente en este lugar”.

Is 1, 17: “Busquen la justicia, den sus derechos al oprimido, hagan justicia al huérfano y defiendan a la viuda”.

Mt 26, 11: “Siempre tienen a los pobres con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre”.

Mc 14, 7: “Siempre tienen a los pobres con ustedes y en cualquier momento podrán ayudarlos, pero a mí no me tendrán siempre”.

Jn 12, 8: “A los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre”.

1Jn 3, 17: “Si uno goza de riquezas en este mundo y cierra su corazón cuando ve a su hermano en apuros, ¿cómo puede permanecer en el amor de Dios?”.

Sant 2, 15-16: “Si un hermano o una hermana no tiene con qué vestirse ni qué comer, y ustedes les dicen: ‘que les vaya bien, caliéntense y aliméntense’, sin darles lo necesario para el cuerpo, ¿de qué les sirve eso?”.

La Iglesia universal, desde sus inicios, ha tenido siempre una opción preferencial por los desposeídos y continuará ayudando y acogiendo a los pobres y enfermos en sus albergues.

Como cristianos, nos corresponde exigir a nuestros gobernantes que estas personas tengan esperanza, respeto y dignidad, y segundo, a nosotros mismos, preguntarnos qué estamos haciendo al respecto. La tarea es urgente. Los pobres no pueden esperar.

El Director

LUNES 31: San Ignacio de Loyola, p. (MO). Blanco.

LC Julio 2017 LV
LUNES 31 

San Ignacio de Loyola, p. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 1Cor 10, 32-11, 1; Sal 33, 2-11; Lc 14, 24-33.

LECTURA ÉX 24, 18; 31, 18; 32,15- 24. 30-34

Lectura del libro del Éxodo.

Moisés subió al monte Sinaí y allí permaneció cuarenta días y cuarenta noches. Cuando el Señor terminó de hablar con Moisés, le dio las dos tablas del Testimonio, tablas de piedra escritas por el dedo de Dios. Moisés emprendió el camino de regreso y bajó de la montaña llevando en sus manos las dos tablas del Testimonio, que estaban escritas de un lado y de otro. Esas tablas eran obra de Dios, y la escritura grabada sobre ellas era escritura de Dios. Al escuchar el ruido de las aclamaciones que profería el pueblo, Josué dijo a Moisés: “Hay gritos de guerra en el campamento”. Pero Moisés respondió: “No son cantos de victoria, ni alaridos de derrota; lo que oigo son cantos de coros alternados”. Cuando Moisés estuvo cerca del campamento y vio el ternero y las danzas, se enfureció, y arrojando violentamente las tablas que llevaba en sus manos, las hizo añicos al pie de la montaña. Después tomó el ternero que habían hecho, lo quemó y lo trituró hasta pulverizarlo. Luego esparció el polvo sobre el agua, y se la hizo beber a los israelitas. Moisés dijo a Aarón: “¿Qué te ha hecho este pueblo para que lo indujeras a cometer un pecado tan grave?” Pero Aarón respondió: “Te ruego, Señor, que reprimas tu enojo. Tú sabes muy bien que este pueblo está inclinado al mal. Ellos me dijeron: «Fabrícanos un dios que vaya al frente de nosotros, porque no sabemos qué le ha pasado a Moisés, ese hombre que nos hizo salir de Egipto». Entonces les ordené: «El que tenga oro que se desprenda de él». Ellos me lo trajeron, yo lo eché al fuego, y salió este ternero”. Al día siguiente, Moisés dijo al pueblo: “Ustedes han cometido un gran pecado. Pero ahora subiré a encontrarme con el Señor, y tal vez pueda expiar ese pecado”. Moisés fue a encontrarse nuevamente con el Señor y le dijo: Por desgracia, este pueblo ha cometido un gran pecado, ya que se han fabricado un dios de oro. ¡Si tú quisieras perdonarlo, a pesar de esto…! Y si no, bórrame por favor del Libro que tú has escrito”. El Señor le respondió: “Yo borraré de mi Libro al que ha pecado contra mí. Y ahora vete. Lleva a este pueblo hasta el lugar que Yo te indiqué: mi ángel irá delante de ti. Y cuando llegue el momento, los visitaré para castigarlos por su pecado”. Palabra de Dios. 

Comentario: Moisés acusa al pueblo de pecado y vuelve a Dios para confesarlo y pedir perdón. En esta mediación recibe de Dios el dictamen: castigo a los culpables y continuidad de su proyecto para los que le son fieles. Por eso que la alianza no está ni se constituye en las “tablas” y no se rompe con ellas, sino que reside en el pueblo, el cual ha roto el pacto con su comportamiento. 


SALMO Sal 105, 19-23 


R. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno! 

En Horeb se fabricaron un ternero, adoraron una estatua de metal fundido: así cambiaron su Gloria por la imagen de un toro que come pasto. R. 

Olvidaron a Dios, que los había salvado y había hecho prodigios en Egipto, maravillas en la tierra de Cam y portentos junto al Mar Rojo. R. 

El Señor amenazó con destruirlos, pero Moisés, su elegido, se mantuvo firme en la brecha para aplacar su enojo destructor. R. 


ALELUIA Sant 1, 18 


Aleluia. El Padre ha querido engendrarnos por su Palabra de verdad, para que seamos como las primicias de su creación. Aleluia.


EVANGELIO Mt 13, 31-35 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús propuso a la gente esta parábola: “El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas”. Después les dijo esta otra parábola: “El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa”. Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin ellas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: «Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo». Palabra del Señor. 

Comentario: La idea de crecimiento y transformación del Reino de Dios está reflejado en esta parábola. En los tiempos de Jesús, se pensaba que aquella “transformación” solo podría venir por una mentalidad de lo grande o poderoso. Jesús cambia los “valores” y proclama que esa transformación puede originarse desde lo pequeño. En esa pequeñez casi imperceptible se esconde la grandeza del Reino y tiene un poder que para muchos puede pasar inadvertido, pero sin embargo está allí, creciendo.

La Reflexión Dominical: 17º durante el año

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

DOMINGO 30: 17º durante el año. Verde.

LC Julio 2017 LV
DOMINGO 30

17º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año. Semana 1ª del Salterio.

La opción por el Reino

Las parábolas que nos presenta Jesús son la conclusión del discurso sobre el misterio del Reino. Tanto la parábola del tesoro escondido como la perla de gran valor muestran la actitud de alguien que encuentra “algo” de una cuantía incalculable. No es que se quiera comparar el Reino con el tesoro, sino que quiere resaltar el estado de ánimo de quien encuentra ese tesoro. ¿Cómo reacciona quién descubre que solo el amor es capaz de provocar algún cambio en su vida? Hay una emoción de alegría y liberación por haber descubierto, en ese tesoro, las obras que hizo Jesús. No se trata de renunciar a todo para alcanzarlo, sino que en la medida que se descubre, vamos configurándonos en personas más desprendidas, abiertas y libres para amar.

En este sentido, los padres de familia tienen la gran responsabilidad de educar a sus hijos en las cuestiones religiosas, ya que, son ellos sus principales educadores en la fe. Y es que en la práctica de la justicia del Reino se necesita de la sabiduría divina y todos la requieren: sacerdotes, médicos, operadores y, sobre todo, los que se desempeñan en actividades al servicio de la comunidad. Así, constatamos cómo la sabiduría nos ayuda a conducirnos, a ser hombres y mujeres de Dios.

En una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces, es Dios quien lanza la red y es él quien decide la elección. En la sociedad de hoy conviven peces buenos y malos. Por tanto, Jesús nos quiere revelar a los creyentes cuál será la suerte de quienes perseveren en el discernimiento y la opción definitiva por el Reino. Lo importante es comprender qué implica; primero, que las obras de Jesús sean conocidas por todos y los evangelios así lo describen: Cómo amó, perdonó, sanó, escuchó y se hizo el más pequeño de todos; segundo, las obras de Jesús se prolongan en el tiempo y los que creen en él son los continuadores de lo que él dijo e hizo. Sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman. Pedir su sabiduría nunca nos vendrá mal. Sobre todo cuando reconocemos que todo lo bueno que nos pase viene de él.

“Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos”, Jn 20, 21. 

P. Fredy Peña T., ssp


1ª LECTURA 1Rey 3, 5. 7-12 


Lectura del primer libro de los Reyes.

El Señor se apareció a Salomón en un sueño, durante la noche. Y le dijo: “Pídeme lo que quieras”. Salomón respondió: “Señor, Dios mío, has hecho reinar a tu servidor en lugar de mi padre David, a mí, que soy apenas un muchacho y no sé valerme por mí mismo. Tu servidor está en medio de tu pueblo, el que tú has elegido, un pueblo tan numeroso que no se puede contar ni calcular. Concede entonces a tu servidor un corazón comprensivo, para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal. De lo contrario, ¿quién sería capaz de juzgar a un pueblo tan grande como el tuyo?”. Al Señor le agradó que Salomón le hiciera este pedido, y le dijo: “Porque tú has pedido esto, y no has pedido para ti una larga vida, ni riqueza, ni la vida de tus enemigos, sino que has pedido el discernimiento necesario para juzgar con rectitud, Yo voy a obrar conforme a lo que dices: Te doy un corazón sabio y prudente, de manera que no ha habido nadie como tú antes de ti, ni habrá nadie como tú después de ti”. Palabra de Dios. 

Comentario: Sin duda, que la sabiduría de Salomón se manifestó en el modo de administrar su reino y en la planificación de su política exterior; pero también, en su sintonía con Dios. Su oración constante le permitió aplicar un buen criterio para juzgar las cosas, discernir entre el bien y el mal; es decir, pidió a Dios inteligencia para saber gobernar. 


SALMO Sal 118, 57. 72. 76-77. 127-130 


R. ¡Cuánto amo tu ley, Señor! 

El Señor es mi herencia: yo he decidido cumplir tus palabras. Para mí vale más la ley de tus labios que todo el oro y la plata. R. 

Que tu misericordia me consuele, de acuerdo con la promesa que me hiciste. Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré, porque tu ley es toda mi alegría. R. 

Yo amo tus mandamientos y los prefiero al oro más fino. Por eso me guío por tus preceptos y aborrezco todo camino engañoso. R. 

Tus prescripciones son admirables: por eso las observo. La explicación de tu palabra ilumina y da inteligencia al ignorante. R. 


2ª LECTURA Rom 8, 28-30 


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio. En efecto, a los que Dios conoció de antemano, los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que él fuera el Primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, también los llamó; y a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó. Palabra de Dios. 

Comentario: El Apóstol no habla de “predestinación” como si se refiriera a “nosotros”, sino que el acento está puesto en la iniciativa divina de salvación, que es universal. Por eso, muchas veces no podemos ver en el momento cuál es la “voluntad” o el “bien” que Dios espera de una situación. Sin embargo él, misteriosamente, en su providencia, sabrá encaminar cada episodio de nuestra historia hacia nuestra salvación.


ALELUIA Cfr. Mt 11, 25 


Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.


EVANGELIO Mt 13, 44-52 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a la multitud: El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedicaba a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró. El Reino de los Cielos se parece también a una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces. Cuando está llena, los pescadores la sacan a la orilla y, sentándose, recogen lo bueno en canastas y tiran lo que no sirve. Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos, para arrojarlos en el horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes. “¿Comprendieron todo esto?”. “Sí”, le respondieron. Entonces agregó: “Todo escriba convertido en discípulo del Reino de los Cielos se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo”. Palabra del Señor. 

Comentario: Ambas parábolas sobrevaloran el Reino de Dios, ¡Tanto!, que todo carece de importancia en comparación con este tesoro. Todo palidece cuando ha sido descubierto en plenitud. Nada puede compararse con él: la Buena Nueva fascina al hombre que la descubre. Así, Jesús se muestra como el maestro sabio, que sabe proponer cosas viejas y cosas nuevas, como también el que sabe apreciar la riqueza de la tradición recibida y estar abierto a los nuevos signos de los tiempos.

SÁBADO 29: Santa Marta (MO). Blanco.

LC Julio 2017 LV
SÁBADO 29 

Santa Marta (MO). Blanco.


LECTURA Éx 24, 3-8 


Lectura del libro del Éxodo.

Moisés fue a comunicar al pueblo todas las palabras y prescripciones del Señor, y el pueblo respondió a una sola voz: «Estamos decididos a poner en práctica todas las palabras que ha dicho el Señor». Moisés consignó por escrito las palabras del Señor, y a la mañana siguiente, bien temprano, levantó un altar al pie de la montaña y erigió doce piedras en representación de las doce tribus de Israel. Después designó a un grupo de jóvenes israelitas, y ellos ofrecieron holocaustos e inmolaron terneros al Señor, en sacrificio de comunión. Moisés tomó la mitad de la sangre, la puso en unos recipientes, y derramó la otra mitad sobre el altar. Luego tomó el documento de la Alianza y lo leyó delante del pueblo, el cual exclamó: «Estamos resueltos a poner en práctica y a obedecer todo lo que el Señor ha dicho». Entonces Moisés tomó la sangre y roció con ella al pueblo, diciendo: «Ésta es la sangre de la Alianza que ahora el Señor hace con ustedes, según lo establecido en estas cláusulas». Palabra de Dios. 

Comentario: Aunque la Alianza se pre-senta como iniciativa de Dios, lo es también la del pueblo. Moisés, el mediador, es el que trae y promulga la palabra del mandamiento y el que lleva la respuesta con el compromiso de obediencia. El pueblo y Dios se han unido en un vínculo, que crea un ámbito de familia donde hay un sentido de pertenencia. 


SALMO Sal 49, 1-2. 5-6. 14-15 


R. ¡Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza! 

El Dios de los dioses, el Señor, habla para convocar a la tierra desde la salida del sol hasta el ocaso. El Señor resplandece desde Sión, que es el dechado de toda hermosura. R. 

«Reúnanme a mis amigos, a los que sellaron mi Alianza con un sacrificio». ¡Que el cielo proclame su justicia, porque el Señor es el único Juez! R.

Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza y cumple tus votos al Altísimo; invócame en los momentos de peligro: Yo te libraré, y tú me glorificarás. R. 


ALELUIA Sant 1, 21 


Aleluia. Reciban con docilidad la Palabra sembrada en ustedes, que es capaz de salvarlos. Aleluia.


EVANGELIO Mt 13, 24-30 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Jesús propuso a la gente esta parábola: El Reino de los Cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras todos dormían vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue. Cuando creció el trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña. Los peones fueron a ver entonces al propietario y le dijeron: «Señor, ¿no habías sembrado buena semilla en tu campo? ¿Cómo es que ahora hay cizaña en él?». Él les respondió: «Esto lo ha hecho algún enemigo». Los peones replicaron: «¿Quieres que vayamos a arrancarla?». «No, les dijo el dueño, porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha, y entonces diré a los cosechadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero». Palabra del Señor. 

Comentario: El trigo y la cizaña repre-sentan muy bien cómo el hombre y el mal han de convivir en una sociedad donde Dios no cuenta. El mal será el compañero inseparable de todo aquel que desee ser hijo fiel de Dios. Por eso que dividir a la humanidad entre buenos que hay que salvar y malos a los cuales condenar, ha sido motivo de equivocaciones irreparables.

COMENTARIO DOMINICAL: La opción por el Reino 

044Las parábolas que nos presenta Jesús son la conclusión del discurso sobre el misterio del Reino. Tanto la parábola del tesoro escondido como la perla de gran valor muestran la actitud de alguien que encuentra “algo” de una cuantía incalculable. No es que se quiera comparar el Reino con el tesoro, sino que quiere resaltar el estado de ánimo de quien encuentra ese tesoro. ¿Cómo reacciona quién descubre que solo el amor es capaz de provocar algún cambio en su vida? Hay una emoción de alegría y liberación por haber descubierto, en ese tesoro, las obras que hizo Jesús. No se trata de renunciar a todo para alcanzarlo, sino que en la medida que se descubre, vamos configurándonos en personas más desprendidas, abiertas y libres para amar. 

En este sentido, los padres de familia tienen la gran responsabilidad de educar a sus hijos en las cuestiones religiosas, ya que, son ellos sus principales educadores en la fe. Y es que en la práctica de la justicia del Reino se necesita de la sabiduría divina y todos la requieren: sacerdotes, médicos, operadores y, sobre todo, los que se desempeñan en actividades al servicio de la comunidad. Así, constatamos cómo la sabiduría nos ayuda a conducirnos, a ser hombres y mujeres de Dios. 

En una red que se echa al mar y recoge toda clase de peces, es Dios quien lanza la red y es él quien decide la elección. En la sociedad de hoy conviven peces buenos y malos. Por tanto, Jesús nos quiere revelar a los creyentes cuál será la suerte de quienes perseveren en el discernimiento y la opción definitiva por el Reino. Lo importante es comprender qué implica; primero, que las obras de Jesús sean conocidas por todos y los evangelios así lo describen: Cómo amó, perdonó, sanó, escuchó y se hizo el más pequeño de todos; segundo, las obras de Jesús se prolongan en el tiempo y los que creen en él son los continuadores de lo que él dijo e hizo. Sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman. Pedir su sabiduría nunca nos vendrá mal. Sobre todo cuando reconocemos que todo lo bueno que nos pase viene de él. 

“Así sucederá al fin del mundo: vendrán los ángeles y separarán a los malos de entre los justos”, Jn 20, 21

P. Fredy Peña T., ssp

VIERNES 28: De la feria. Verde.

LC Julio 2017 LV
VIERNES 28 

De la feria. Verde. 


LECTURA Éx 20, 1-17 


Lectura del libro del Éxodo.

Dios pronunció estas palabras: Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud. No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que castigo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen; y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos. No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano. Acuérdate del día sábado para santificarlo. Durante seis días trabajarás y harás todas tus tareas; pero el séptimo es día de descanso en honor del Señor, tu Dios. En él no harán ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que reside en tus ciudades. Porque en seis días el Señor hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, pero el séptimo día descansó. Por eso el Señor bendijo el día sábado y lo declaró santo. Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás falso testimonio contra tu prójimo. No codiciarás la casa de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa que le pertenezca. Palabra de Dios. 

Comentario: El decálogo se sitúa en el contexto de la “alianza” y es el cauce por donde el pueblo responde al cometido de ser lo que es o de hacerse lo que quiere ser. Los seres humanos necesitamos de una vida normada para no vivir en una anarquía. En este sentido, las normas de Dios apuntan a que nuestros actos manifiesten una vida ética y el amor que decimos tener por él. 


SALMO Sal 18, 8-11 


R. ¡Tú tienes palabras de Vida eterna, Señor! 

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. R. 

Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos. R. 

La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. R. 

Son más atrayentes que el oro, que el oro más fino; más dulces que la miel, más que el jugo del panal. R. 


ALELUIA Cfr. Lc 8, 15 


Aleluia. Felices los que retienen la Palabra de Dios con un corazón bien dispuesto y dan fruto gracias a su constancia. Aleluia.


EVANGELIO Mt 13, 18-23 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Escuchen lo que significa la parábola del sembrador. Cuando alguien oye la Palabra del Reino y no la comprende, viene el Maligno y arrebata lo que había sido sembrado en su corazón: este es el que recibió la semilla al borde del camino. El que la recibe en terreno pedregoso es el hombre que, al escuchar la Palabra, la acepta en seguida con alegría, pero no la deja echar raíces, porque es inconstante: en cuanto sobreviene una tribulación o una persecución a causa de la Palabra, inmediatamente sucumbe. El que recibe la semilla entre espinas es el hombre que escucha la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas la ahogan, y no puede dar fruto. Y el que la recibe en tierra fértil es el hombre que escucha la Palabra y la comprende. Este produce fruto, ya sea cien, ya sesenta, ya treinta por uno. Palabra del Señor. 

Comentario: La instauración del reinado de Dios no es cosa fácil y cuesta entenderlo. Hay que asumir que esa instauración, en el interior de la persona y en la sociedad, es siempre un camino doloroso, fatigoso y con fracaso. No obstante, solo puede ser aceptado a la luz de la Pascua, ya que ni el fracaso ni la muerte tienen la última palabra.

JUEVES 27: De la feria. Verde.

LC Julio 2017 LV

JUEVES 27 

De la feria. Verde. 


LECTURA Éx 19, 1-2. 9-11. 16-20 


Lectura del libro del Éxodo.

El primer día del tercer mes, después de su salida de Egipto, los israelitas llegaron al desierto del Sinaí. Habían partido de Refidím, y cuando llegaron al desierto del Sinaí, establecieron allí su campamento. Israel acampó frente a la montaña. El Señor dijo a Moisés: “Yo vendré a encontrarme contigo en medio de una densa nube, para que el pueblo pueda escuchar cuando yo te hable. Así tendrá en ti una confianza a toda prueba”. Y Moisés comunicó al Señor las palabras del pueblo. Luego añadió: “Ve adonde está el pueblo y ordénales que se purifiquen hoy y mañana. Que laven su ropa y estén preparados para pasado mañana. Porque al tercer día el Señor descenderá sobre la montaña del Sinaí, a la vista de todo el pueblo”. Al amanecer del tercer día, hubo truenos y relámpagos, una densa nube cubrió la montaña y se oyó un fuerte sonido de trompeta. Todo el pueblo que estaba en el campamento se estremeció de temor. Moisés hizo salir al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y todos se detuvieron al pie de la montaña. La montaña del Sinaí estaba cubierta de humo, porque el Señor había bajado a ella en el fuego. El humo se elevaba como el de un horno, y toda la montaña temblaba violentamente. El sonido de la trompeta se hacía cada vez más fuerte. Moisés hablaba, y el Señor le respondía con el fragor del trueno. El Señor bajó a la montaña del Sinaí, a la cumbre de la montaña, y ordenó a Moisés que subiera a la cumbre. Palabra de Dios. 

Comentario: Dios se manifiesta al pueblo santo a través de mediaciones. En esta manifestación de Dios, que lidera Moisés, el pueblo toma conciencia de su condición a la luz de la categoría de la “alianza”. Lo importante es que Dios está presente en la fe de los que se reúnen en su nombre para celebrar el “encuentro”. 


SALMO [Sal] Dn 3, 52-52. 53-56 


R. ¡Gloria y honor a ti, Señor! 

Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, alabado y exaltado eternamente. R.

Bendito sea tu santo y glorioso nombre, alabado y exaltado eternamente. R. 

Bendito seas en el templo de tu santa gloria, aclamado y glorificado eternamente por encima de todo. R. 

Bendito seas en el trono de tu reino, aclamado por encima de todo y exaltado eternamente. R. 

Bendito seas tú, que sondeas los abismos y te sientas sobre los querubines, alabado y exaltado eternamente por encima de todo. R. 

Bendito seas en el firmamento del cielo, aclamado y glorificado eternamente. R. 


ALELUIA Cfr. Mt 11, 25 


Aleluia. Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.


EVANGELIO Mt 13, 10-17 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: “¿Por qué le hablas a la multitud por medio de parábolas?”. Él les respondió: “A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene, se le dará más todavía y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden. Y así se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: ‘Por más que oigan, no comprenderán, por más que vean, no conocerán. Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos, para que sus ojos no vean, y sus oídos no oigan, y su corazón no comprenda, y yo no los sane’. Felices, en cambio, los ojos de ustedes, porque ven; felices sus oídos, porque oyen. Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven, y no lo vieron; oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron”. Palabra del Señor. 

Comentario: Las comunidades han de entender que el aparente fracaso del reinado de Dios no debe aminorar los esfuerzos de una Iglesia perseguida en su misión de anuncio y denuncia. Por el contrario, vivir situaciones de rechazo u hostilidad es la oportunidad necesaria para fortalecer el compromiso y el testimonio cristiano.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×