Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/12/2017

Enero 1: Santa María, Madre de Dios (S). Blanco.

Portada enero
Enero 1

Santa María, Madre de Dios (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de la Virgen María I (Año Nuevo. Jornada mundial de la paz).

1ª LECTURA Núm 6, 22-27

Lectura del libro de los Números.

El Señor dijo a Moisés: “Habla en estos términos a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los israelitas. Ustedes les dirán: ‘Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz’. Que ellos invoquen mi nombre sobre los israelitas, y Yo los bendeciré”. Palabra de Dios.

Comentario: La acción de bendecir era una atribución del rey, que actuaba en nombre de Dios y ejercía funciones sacerdotales. Ahora el sacerdote es el mediador entre Dios y el pueblo. Por eso que no podemos reconocer un poder mágico en el sacerdote o en la fórmula de bendición para producir lo que menciona Dios, ya que solo es la fuente de todos los bienes, como preservarnos de todo mal o darnos la paz.


SALMO Sal 66, 2-3. 5-6. 8


R. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. El Señor tenga piedad y nos bendiga. R.

¡Que los pueblos te den gracias, Señor; que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.


2ª LECTURA Gál 4, 4-7


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Galacia.

Hermanos: Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo: ¡Abbá!, es decir ¡Padre! Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios. Palabra de Dios.

Comentario: El Hijo de Dios es un nacido de una mujer. Es un hombre común, semejante en todo al hombre, menos en el pecado. Jesús irrumpe en la historia y nos da la posibilidad a todos de llamar a Dios, Padre. Para Pablo la persona de Jesús no pasa inadvertida, ya que siempre tiene una incidencia en la realidad individual, social, económica y política en la que está involucrada la comunidad creyente.


ALELUIA Heb 1, 1-2


Aleluia. Después de haber hablado a nuestros padres por medio de los Profetas, en este tiempo final, Dios nos habló por medio de su Hijo. Aleluia.


EVANGELIO Lc 2, 16-21


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Los pastores fueron rápidamente adonde les había dicho el Ángel del Señor, y encontraron a María, a José y al recién nacido acostado en un pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban quedaron admirados de lo que decían los pastores. Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido. Ocho días después, llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús, nombre que le había sido dado por el ángel antes de su concepción. Palabra del Señor.

Comentario: En la escena del nacimiento del Niño Dios aparecen los pastores, que comúnmente se piensa que son los más pobres o alejados de Dios. Pero también son los que están prontos a escuchar la Palabra de Dios y buscan una nueva vida. El mensaje del Ángel les ha servido para remover sus corazones; mientras que María medita y guarda, con amor y esperanza, lo que implica ser la madre del Hijo de Dios.

NUESTRA PORTADA: Iglesia del Monasterio de Quilvo, Región del Maule.

Iglesia del Monasterio de Quilvo, Región del Maule.

Iglesia del Monasterio de Quilvo, Región del Maule.

Es parte del Monasterio Trapense Nuestra Señora de Quilvo, fundado en 1981 por la comunidad Trapense de Vitorchiano (Italia).

Ubicado a la ribera del río Teno en la Comuna de Romeral, Curicó.

Es obra del arquitecto Luis Lavelook, monje del Monasterio de Mirafl ores, Chile (? 2005), quien supo expresar en la simplicidad y fuerza de la construcción, con techos coloniales rojos, paredes blancas y pilares de roble, las características propias del estilo colonial chileno y, al mismo tiempo, la tradición cisterciense- trapense.

La planta tiene forma de cruz latina, característica de las construcciones monásticas del siglo XII. Posee tres grandes ventanas en la pared sur del presbiterio y hacia el oriente un enorme rosetón recibe y deja pasar la primera luz de la mañana.

La estatua de la Virgen María en al altar central, es de madera, tallada por el escultor parisino Ive Le Pape.

EDITORIAL: Conversión

Editorial: la conversión de san PabloLa conversión de Saúl (Shaúl, en hebreo, en memoria del primer rey de los judíos) es la más alegórica y emblemática de las descritas en el Nuevo Testamento.

Saúl, un hombre educado, poderoso y fuerte, camino a Damasco se desmorona y cae, literalmente, al suelo, desorientado, perplejo y ciego; solo escucha la voz de Jesús, (Hech 9, 1-22).

El relato utiliza el término griego epistrepho, que significa “volverse a”, al cual le podemos agregar otros sinónimos: transformar, cambiar, mutar, experimentar una metamorfosis…, o sea, ser de una manera y terminar siendo, radicalmente,de otra. Todo aquello le sucede a Saúl, un apasionado perseguidor de los cristianos.

Luego de tres días ciego, sin comer ni beber, alojado en una casa desconocida, llega un hombre, también desconocido, llamado Ananías, que le impone las manos, lo hace recuperar la vista, lo bautiza, le explica quién es Jesús, lo instruye en la doctrina cristiana y lo envía a predicar el Evangelio.

La experiencia lo transforma, experimenta un viraje, un cambio de perspectiva y pensamiento. Saúl es otra persona. Un cambio radical se produce porque, según sus propias palabras, lo que para él antes era esencial y fundamental, ahora se ha convertido en “basura”; y lo que antes era ganancia, ahora es pérdida.

Pasa a ser miembro de la Iglesia a la que combatía, se autoproclama apóstol, se comienza a llamar Pablo y llega a ser pieza clave para que la Palabra de Dios se extienda por todo el mundo.

“Nunca es tarde para convertirse”, reza un dicho popular, y tiene razón, porque cada día tenemos la oportunidad de volver a creer, volver a empezar, volver a orientar el rumbo, volver a perdonar, volver a levantarnos, volver a rezar, volver a ir a Misa y tantos otros “volver a”.

Que san Pablo nos ilumine, para aprender de él. Nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, construir una nueva historia como cristiano y compartirla con los demás. Nunca es tarde.

En Jesús, María y Pablo,

El Director

DOMINGO 31 La Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco.

LC diciembre 2017 LV
DOMINGO 31 

La Sagrada Familia de Jesús, María y José (F). Blanco. 

Gloria. Credo. Prefacio de Navidad I, II o III. Semana 1ª del Salterio.

1ª LECTURA Gn 15, 1-6; 17, 5; 21, 1-3 

Lectura del libro del Génesis.

En aquellos días, la palabra del Señor llegó a Abrám en una visión, en estos términos: “No temas, Abrám. Yo soy para ti un escudo. Tu recompensa será muy grande”. “Señor, respondió Abrám, ¿para qué me darás algo, si yo sigo sin tener hijos, y el heredero de mi casa será Eliezer de Damasco?”. Después añadió: “Tú no me has dado un descendiente, y un servidor de mi casa será mi heredero”. Entonces el Señor le dirigió esta palabra: “No, ese no será tu heredero; tu heredero será alguien que nacerá de ti”. Luego lo llevó afuera y continuó diciéndole: “Mira hacia el cielo y, si puedes, cuenta las estrellas”. Y añadió: “Así será tu descendencia”. Abrám creyó en el Señor, y el Señor se lo tuvo en cuenta para su justificación. Y le dijo: «Ya no te llamarás más Abrám: en adelante tu nombre será Abraham, para indicar que Yo te he constituido Padre de la multitud de naciones». El Señor visitó a Sara como lo había dicho, y obró con ella conforme a su promesa. En el momento anunciado por Dios, Sara concibió y dio un hijo a Abraham, que ya era anciano. Cuando nació el niño que le dio Sara, Abraham le puso el nombre de Isaac. Palabra de Dios.

Comentario: Para el libro del eclesiástico, las relaciones familiares constituían la ocasión para practicar la devoción a Dios, sobre todo en las actitudes de los hijos frente a sus padres. El respeto de los hijos hacia sus padres era signo de alegría para estos y, a su vez, las necesidades de los hijos serían atendidas por Dios. 


SALMO Sal 104, 1-6. 8-9 


R. El Señor, se acuerda eternamente de su Alianza.

¡Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, hagan conocer entre los pueblos sus proezas; canten al Señor con instrumentos musicales, pregonen todas sus maravillas! R.

¡Gloríense en su santo Nombre, alégrense los que buscan al Señor! ¡Recurran al Señor y a su poder, busquen constantemente su rostro! R.

¡Recuerden las maravillas que él obró, sus portentos y los juicios de su boca! Las promesas del Señor a los Patriarcas Descendientes de Abraham, su servidor, hijos de Jacob, su elegido. R.

Él se acuerda eternamente de su alianza, de la palabra que dio por mil generaciones, del pacto que selló con Abraham, del juramento que hizo a Isaac. R.


ALELUIA Heb 1, 1-2 


Aleluia. Después de haber hablado a nuestros padres por medio de los profetas, en este tiempo final, Dios nos hablo por medio de su Hijo. Aleluia


2ª LECTURA Heb 11, 8. 11-12. 17-19


Lectura de la carta a los Hebreos.

Hermanos: Por la fe, Abraham, obedeciendo al llamado de Dios, partió hacia el lugar que iba a recibir en herencia, sin saber a dónde iba. También la estéril Sara, por la fe, recibió el poder de concebir, a pesar de su edad avanzada, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía. Y por eso, de un solo hombre, y de un hombre ya cercano a la muerte, nació una descendencia numerosa como las estrellas del cielo e incontable como la arena que está a la orilla del mar. Por la fe, Abraham, cuando fue puesto a prueba, presentó a Isaac como ofrenda: él ofrecía a su hijo único, al heredero de las promesas, a aquel de quien se había anunciado: De Isaac nacerá la descendencia que llevará tu nombre. Y lo ofreció, porque pensaba que Dios tenía poder, aun para resucitar a los muertos. Por eso recuperó a su hijo, y esto fue como un símbolo. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo expone una serie de virtudes positivas que constituyen el acto de “renovación” del hombre nuevo. Pero no se refiere a la dimensión individual, sino más bien a una visión comunitaria, donde el amor ocupa un lugar de preponderancia. Este es el vínculo no solo de las virtudes sino de los propios creyentes. 


EVANGELIO Lc 2, 22-40 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor. También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: «Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos». Había también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con Él. Palabra Señor

Comentario: Jesús es el nuevo Moisés y corre su misma suerte: es perseguido y debe huir. No obstante, la persona de Jesús reactualiza ese tiempo de Moisés, porque él es el nuevo Mesías, el Hijo de Dios por excelencia. En Jesús se cumplen las promesas de Dios y las esperanzas de los hombres.

SÁBADO 30 Día VI en la Octava de Navidad. Blanco.

LC diciembre 2017 LV
SÁBADO 30

Día VI en la Octava de Navidad. Blanco.

Gloria.

LECTURA 1Jn 2, 12-17

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos, les escribo porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Jesús. Padres, les escribo porque ustedes conocen al que existe desde el principio. Jóvenes, les escribo porque ustedes han vencido al Maligno. Hijos, les he escrito porque ustedes conocen al Padre. Padres, les he escrito porque ustedes conocen al que existe desde el principio. Jóvenes, les he escrito porque son fuertes, y la Palabra de Dios permanece en ustedes, y ustedes han vencido al Maligno. No amen al mundo ni las cosas mundanas. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo –los deseos de la carne, la codicia de los ojos y la ostentación de riqueza– no viene del Padre, sino del mundo. Pero el mundo pasa, y con él, sus deseos. En cambio, el que cumple la voluntad de Dios permanece eternamente. Palabra de Dios.

Comentario: Cuando san Juan habla de “Mundo” evoca a la humanidad que cuenta con un exclusivo esfuerzo para salvarse; sin embargo, está encadenada a los peores desórdenes por haber hecho de un ídolo el objeto de sus pasiones. El que ama con el espíritu del mundo y se deja arrastrar por las pasiones de este, no puede dejarse conducir por la voluntad de Dios.


SALMO Sal 95, 7-10


R. Alégrese el cielo y exulte la tierra.

Aclamen al Señor, familias de los pueblos, aclamen la gloria y el poder del Señor; aclamen la gloria del nombre del Señor. R.

Entren en sus atrios trayendo una ofrenda, adoren al Señor al manifestarse su santidad: ¡que toda la tierra tiemble ante Él! R.

Digan entre las naciones: «¡El Señor reina! El mundo está firme y no vacilará. El Señor juzgará a los pueblos con rectitud». R.


ALELUIA


Aleluia. Nos ha amanecido un día sagrado; vengan, naciones, adoren al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra. Aleluia.


EVANGELIO Lc 2, 22. 36-40


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor. Estaba también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con Él. Palabra del Señor.

Comentario: Ana no se apartaba del Templo haciendo de la oración su alimento diario. En la oración y la penitencia hallaba su comunicación con Dios. Su testimonio viene a confirmar el de Simeón, ya que la Ley exigía dos testigos para garantizar la autenticidad de un hecho. Con ella la esperanza de los “pobres de Yahvé” descubre su objeto en la persona de Jesús.

Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz

Jornada mundial de la pazEste 1 de enero la Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Paz, ocasión en la que el papa Francisco pondrá en el acento en la situación de los migrantes. Es así como el mensaje que preparó para este año lleva por título Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz. En este documento, el pontífice hace un llamado a acoger a migrantes y refugiados, a considerarlos miembros de una única familia humana y a ayudarlos a alcanzar la paz y una vida digna.

Francisco consideró que hay más de 250 millones de migrantes en el mundo, de los que 22,5 millones son refugiados, y destacó que todos ellos son personas que “buscan un lugar donde vivir en paz”, por lo que “muchos están dispuestos a arriesgar sus vidas a través de un viaje que, en la mayoría de los casos, es largo y peligroso”.

Los invitamos a leer el mensaje completo del Papa ingresando aquí: http://sanpablochile.cl/news/wp-content/uploads/2017/12/MENSAJE-DEL-SANTO-PADRE.pdf

Representantes de SAN PABLO invitados al programa radial “El despertar de la experiencia”

El despertar de la experienciaEl director editorial de SAN PABLO, Rodrigo Morales, junto al periodista de la editorial, Rodrigo Miranda, estuvieron invitados al programa de radio El despertar de la experiencia. En la oportunidad, ambos conversaron acerca del concurso literario para adultos mayores Líneas de Vida, iniciativa que surge de SAN PABLO y la Pastoral Social Caritas hace cuatro años, para crear un espacio de participación literaria que rescate las memorias vivas de la población, y que actualmente cuenta también con el apoyo de la U3E de la Universidad Mayor y Caja Los Andes.

Los representantes de SAN PABLO valoraron la participación de los adultos mayores, destacando tanto la riqueza de las obras como el entusiasmo de los autores por compartir sus relatos y poemas. Además, adelantaron que muy pronto comenzarán los preparativos para la quinta versión del concurso. Los invitamos a escuchar el programa  completo ingresando a este link:http://iglesiacl.org/proyectos/cuaresma/038.mp3

WhatsApp Image 2017-12-19 at 12.54.40

VIERNES 29 Día V en la Octava de Navidad.

LC diciembre 2017 LV
VIERNES 29 

Día V en la Octava de Navidad. 

Gloria. Prefacio de Navidad.

LECTURA 1Jn 2, 3-11

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: La señal de que conocemos a Dios, es que cumplimos sus mandamientos. El que dice: «Yo lo conozco», y no cumple sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero en aquel que cumple su palabra, el amor de Dios ha llegado verdaderamente a su plenitud. Ésta es la señal de que vivimos en Él. El que dice que permanece en Él, debe proceder como Él. Queridos míos, no les doy un mandamiento nuevo, sino un mandamiento antiguo, el que aprendieron desde el principio: este mandamiento antiguo es la palabra que ustedes oyeron. Sin embargo, el mandamiento que les doy es nuevo. Y esto es verdad tanto en Él como en ustedes, porque se disipan las tinieblas y ya brilla la verdadera luz. El que dice que está en la luz y no ama a su hermano, está todavía en las tinieblas. El que ama a su hermano permanece en la luz y nada lo hace tropezar. Pero el que no ama a su hermano, está en las tinieblas y camina en ellas, sin saber a dónde va, porque las tinieblas lo han enceguecido. Palabra de Dios.

Comentario: Conocer a Dios no es tener de él una noción abstracta, sino entrar en una relación personal y vivir en comunión con él. La vida del creyente ha de empaparse de la vida de Jesús y por eso no alcanza solo con creer, sino que es necesario estar unidos a Jesús y expresar esa unión en el amor al prójimo. 


SALMO Sal 95, 1-3. 5-6 


R. Alégrese el cielo y exulte la tierra.

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su Nombre. R.

Día tras día, proclamen su victoria, anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos. R.

El Señor hizo el cielo; en su presencia hay esplendor y majestad, en su Santuario, poder y hermosura. R.


ALELUIA Lc 2, 32 


Aleluia. Luz para iluminar a los paganos y gloria de tu pueblo Israel. Aleluia.


EVANGELIO Lc 2, 22-35


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor». También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: «Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel». Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos». Palabra del Señor.

Comentario: José y María presentan al niño Jesús en el Templo y llevan la ofrenda correspondiente. Pero este niño no es como los demás; Simeón dice que en él está la luz y la salvación. No se trata de mostrar a los padres de Jesús cumpliendo con las normas, sino más bien de subrayar el profundo significado que tiene Jesús para el pueblo.

La Reflexión Dominical: Mis ojos han visto al Salvador

La Reflexión Dominical: Mis ojos han visto al SalvadorMaría y José llevan a Jesús al Templo, para presentarlo. Y este es una señal que podemos recoger hoy: ofrecer a Dios un hijo significa renunciar a un amor posesivo para prepararlo a la vida, según donde Dios los llame, para que vivan la vocación que el Señor ha puesto en sus corazones. Los invitamos a escuchar el comentario que el padre Aderico Dolzani hace en relación al evangelio de este domingo, que celebramos a la Sagrada Familia:

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

COMENTARIO DOMINICAL: Sagrada familia, comunión de amor

Comentario Dominical 2018Sin duda que tanto la concepción, nacimiento y niñez de Jesús son necesarios de resaltar; pero no podemos olvidar la figura de José, hombre justo, obediente y que por medio de él, Jesús se convierte en descendiente de David. José es el verdadero modelo del padre de familia y en cuyo sueño Dios se manifestó y salvó a la Sagrada Familia.

En nuestros días, hablar de “familia” es más difícil. A la luz de la Sagrada Familia, anhelamos que la nuestra sea como la de Jesús; sin embargo, constatamos que es común encontrar familias de un solo cónyuge; o que el rol de los “padres” lo supla una abuela, tía, tío o parejas de un mismo sexo.

Sin dejar de ser ingenuos, el mundo creyente percibe que la sociedad en que vivimos, ha perdido los efectos saludables de un padre amoroso y consagrado a la familia, cuya influencia tiende a desaparecer. Los hijos encuentran sus modelos de vida fuera de la familia y por caminos que no siempre son los de Dios. Por eso, una mujer, por más dedicada que esté a sus hijos, nunca podrá ser padre y madre a la vez; o al revés.

La familia de Jesús tuvo que velar por su seguridad, vivir como inmigrantes en Egipto y luego recomenzar su nueva vida en Nazaret. Allí vivieron el amor de familia como cualquier otra. No obstante, su vida familiar no estuvo exenta de problemas y Jesús pudo crecer en edad, sabiduría y en gracia de Dios. Se educó en el alero de un padre que, como buen judío, le enseñó a orar y a valorar la dignidad del trabajo. Acompañando a su madre, vivió la simplicidad de la pobreza y la fortaleza de espíritu. En ambos observó la humildad de corazón y el amor mutuo, atesorándolos, eternamente, como su don más preciado.

“José se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel”. Mt 2, 21. 

P. Fredy Peña T., ssp

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×