Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 20/01/2018

DOMINGO 21: 3º durante el año. Verde.

Portada enero
DOMINGO 21: 3º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

1ª LECTURA Jon 3, 1-5. 10

Lectura de la profecía de Jonás.

La palabra del Señor fue dirigida por segunda vez a Jonás, en estos términos: «Parte ahora mismo para Nínive, la gran ciudad, y anúnciale el mensaje que Yo te indicaré». Jonás partió para Nínive, conforme a la palabra del Señor. Nínive era una ciudad enormemente grande: se necesitaban tres días para recorrerla. Jonás comenzó a internarse en la ciudad y caminó durante todo un día, proclamando: «Dentro de cuarenta días, Nínive será destruida». Los ninivitas creyeron en Dios, decretaron un ayuno y se vistieron con ropa de penitencia, desde el más grande hasta el más pequeño. Al ver todo lo que los ninivitas hacían para convertirse de su mala conducta, Dios se arrepintió de las amenazas que les había hecho y no las cumplió. Palabra de Dios.

Comentario: Para mala o buena fortuna de Jonás, su mensaje remueve a los ninivitas y produce algo que él no esperaba: la Palabra posee su propia fuerza independientemente de quien la proclame. Frente a la mala conducta del pueblo, Dios no lo abandona y lo envía para que la comunidad encuentre la vida plena. 


SALMO Sal 24, 4-9 


R. Muéstrame, Señor, tus caminos.

Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos. Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque Tú eres mi Dios y mi salvador. R.

Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor, porque son eternos. Por tu bondad, Señor, acuérdate de mí según tu fidelidad. R.

El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; Él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres. R.


2ª LECTURA 1Cor 7, 29-31 


Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Lo que quiero decir, hermanos, es esto: queda poco tiempo. Mientras tanto, los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran; los que lloran, como si no lloraran; los que se alegran, como si no se alegraran; los que compran, como si no poseyeran nada; los que disfrutan del mundo, como si no disfrutaran. Porque la apariencia de este mundo es pasajera. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo no niega ni relativiza la vocación de los casados a trabajar en el anuncio del evangelio, sino que les explica que un nuevo carisma está surgiendo en la comunidad. En concreto, esa vocación o carisma es el celibato, que bajo ningún aspecto se impone como algo superior o inferior a la vocación del matrimonio.


ALELUIA Mc 1, 15 


Aleluia. El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio. Aleluia.


EVANGELIO Mc 1, 14-20


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Después que Juan Bautista fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia». Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: «Síganme, y Yo los haré pesca dores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron. Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arre- glando las redes. En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús quiere darle un sentido comunitario a su misión y llama a sus discípulos. Tradicionalmente, en la época de Jesús, eran los discípulos quienes buscaban a sus maestros. Ahora, es al revés, es Jesús quien sale al encuentro y los hace pescadores de hombres para una misión universal.

SÁBADO 20: De la feria. Verde. San Fabián, pa. y mr. (ML). Rojo. San Sebastián, mr. (ML). Rojo.

Portada enero
SÁBADO 20: De la feria. Verde. 

San Fabián, pa. y mr. (ML). Rojo. San Sebastián, mr. (ML). Rojo.

LECTURA 2Sam 1, 1-4. 11-12. 17. 19. 23-27 

Lectura del segundo libro de Samuel.

Después de la muerte de Saúl, David volvió de derrotar a los amalecitas y permaneció dos días en Siquelag. Al tercer día, llegó un hombre del campamento de Saúl, con la ropa hecha jirones y la cabeza cubierta de polvo. Cuando se presentó ante David, cayó con el rostro en tierra y se postró. «¿De dónde vienes?», le preguntó David. Él le respondió: «Me he escapado del campamento de Israel». David añadió: «¿Qué ha sucedido? Cuéntame todo». Entonces él le dijo: «La tropa huyó del campo de batalla y muchos del pueblo cayeron en el combate; también murieron Saúl y su hijo Jonatán». Entonces David rasgó sus vestiduras, y lo mismo hicieron todos los hombres que estaban con él. Se lamentaron, lloraron y ayunaron hasta el atardecer por Saúl, por su hijo Jonatán, por el pueblo del Señor y por la casa de Israel, porque habían caído al filo de la espada. David entonó este canto fúnebre por Saúl y su hijo Jonatán: «¡Tu esplendor ha sucumbido, Israel, en las alturas de tus montañas! ¡Cómo han caído los héroes! ¡Saúl y Jonatán, amigos tan queridos, inseparables en la vida y en la muerte! Eran más veloces que águilas, más fuertes que leones. Hijas de Israel, lloren por Saúl, el que las vestía de púrpura y de joyas y les prendía alhajas de oro en los vestidos. ¡Cómo han caído los héroes en medio del combate! ¡Ha sucumbido Jonatán en lo alto de tus montañas! ¡Cuánto dolor siento por ti, Jonatán, hermano mío muy querido! Tu amistad era para mí más maravillosa que el amor de las mujeres. ¡Cómo han caído los héroes, cómo han perecido las armas del combate!» Palabra de Dios.

Comentario: A lo largo de la historia de Saúl, David ofrece una prueba más de su grandeza como persona y rey. Compone una elegía –composición lírica de lamentación? por el dolor de haber perdido a Saúl y su gran amigo, Jonatán. 


SALMO Sal 79, 2-3. 5-7 


R. ¡Que brille tu rostro, Señor, y nos salve!

Escucha, Pastor de Israel, Tú que guías a José como a un rebaño; Tú que tienes el trono sobre los querubines, resplandece ante Efraím, Benjamín y Manasés. R.

Reafirma tu poder, y ven a salvarnos. Señor de los ejércitos, ¿hasta cuándo durará tu enojo, a pesar de las súplicas de tu pueblo? R.

Les diste de comer un pan de lágrimas, les hiciste beber lágrimas a raudales; nos entregaste a las disputas de nues- tros vecinos, y nuestros enemigos se burlan de nosotros. R.


ALELUIA Cf. Hech 16, 14


Aleluia. Señor, toca nuestro corazón, para que aceptemos las palabras de tu Hijo. Aleluia.


EVANGELIO Mc 3, 20-21


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús regresó a la casa, y de nuevo se juntó tanta gente que ni siquiera podían comer. Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: «Es un exaltado». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús es considerado por sus familiares como un “exaltado”; entre estos molestos familiares no se encontraban María y José, quienes habían entendido que Jesús debía ocuparse de las cosas de su Padre. Esta incomprensión la pueden sufrir las personas que se dedican intensamente al bien comunitario.

La Reflexión Dominical: Está cerca el Reino de Dios

La Reflexión Dominical: Está cerca el Reino de DiosEn el texto de la semana pasada, Juan presenta al Cordero de Dios. En su mensaje de este domingo, Cristo sale al encuentró de los discípulos y los hace pescadores de hommbres. Es su forma de decírs que estamos ante el nacimiento de un nuevo mundo, ante la proximidad del Reino de Dios, que invita a los hombres a transformar sus corazónes.  El cordero de Dios invita a un cambio profundo, a seguirlo, dejando todo para ir tras sus pasos. Escuchemos la reflexión preparada por el padre Aderico Dolzani, en torno al Evangelio del domingo:

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

VIERNES 19: De la feria. Verde.

Portada enero
VIERNES 19: De la feria. Verde.

LECTURA 1Sam 24, 3-21

Lectura del primer libro de Samuel.

Saúl reunió a tres mil hombres seleccionados entre todo Israel y partió en busca de David y sus hombres, hacia las Peñas de las Cabras salvajes. Al llegar a los corrales de ovejas que están junto al camino, donde había una cueva, Saúl entró a hacer sus necesidades. En el fondo de la cueva, estaban sentados David y sus hombres. Ellos le dijeron: «Éste es el día en que el Señor te dice: “Yo pongo a tu enemigo en tus manos; tú lo tratarás como mejor te parezca”». Entonces David se levantó y cortó sigilosamente el borde del manto de Saúl. Pero después le remordió la conciencia, por haber cortado el borde del manto de Saúl, y dijo a sus hombres: «¡Dios me libre de hacer semejante cosa a mi señor, el ungido del Señor! ¡No extenderé mi mano contra él, porque es el ungido del Señor!». Con estas palabras, David retuvo a sus hombres y no dejó que se abalanzaran sobre Saúl. Así Saúl abandonó la cueva y siguió su camino. Después de esto, David se levantó, salió de la cueva y gritó detrás de Saúl: «¡Mi señor, el rey!». Saúl miró hacia atrás, y David, inclinándose con el rostro en tierra, se postró y le dijo: «¿Por qué haces caso a los rumores de la gente, cuando dicen que David busca tu ruina? Hoy has visto con tus propios ojos que el Señor te puso en mis manos dentro de la cueva. Aquí se habló de matarte, pero yo tuve compasión de ti y dije: “No extenderé mi mano contra mi señor, porque es el ungido del Señor”. ¡Mira, padre mío, sí, mira en mi mano el borde de tu manto! Si yo corté el borde de tu manto y no te maté, tienes que comprender que no hay en mí ni perfidia ni rebeldía, y que no he pecado contra ti. ¡Eres tú el que me acechas para quitarme la vida! Que el Señor juzgue entre tú y yo, y que Él me vengue de ti. Pero mi mano no se alzará contra ti. “La maldad engendra maldad”, dice el viejo refrán. Pero yo no alzaré mi mano contra ti. ¿Detrás de quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién estás persiguiendo? ¡A un perro muerto! ¡A una pulga! ¡Que el Señor sea el árbitro y juzgue entre tú y yo; que Él examine y defienda mi causa, y me haga justicia, librándome de tu mano!». Cuando David terminó de dirigir estas palabras a Saúl, éste exclamó: «¿No es esa tu voz, hijo mío, David?», y prorrumpió en sollozos. Luego dijo a David: «La justicia está de tu parte, no de la mía. Porque tú me has tratado bien y yo te he tratado mal. Hoy sí que has demostrado tu bondad para conmigo, porque el Señor me puso en tus manos y tú no me mataste. Cuando alguien encuentra a su enemigo, ¿lo deja seguir su camino tranquilamente? ¡Que el Señor te recompense por el bien que me has hecho hoy! Ahora sé muy bien que tú serás rey y que la realeza sobre Israel se mantendrá firme en tus manos». Palabra de Dios.

Comentario: Hay una diferencia bastante grande entre David y Saúl. David supo controlar la pasión del odio y la venganza; en cambio, Saúl reconoció su error, pero le faltó el paso final: vaciar su alma del odio, la venganza, la envidia y dar el abrazo de la reconciliación. 


SALMO Sal 56, 2-4. 6. 11 


R. ¡Ten piedad de mí, Dios mío, ten piedad!

Ten piedad de mí, Dios mío, ten piedad, porque mi alma se refugia en ti; yo me refugio a la sombra de tus alas hasta que pase la desgracia. R.

Invocaré a Dios, el Altísimo, al Dios que lo hace todo por mí: Él me enviará la salvación desde el cielo y humillará a los que me atacan. ¡Que Dios envíe su amor y su fidelidad! R.

¡Levántate, Dios, por encima del cielo, y que tu gloria cubra toda la tierra! Porque tu misericordia se eleva hasta el cielo, y tu fidelidad hasta las nubes. R.


ALELUIA 2Cor 5, 19 


Aleluia. Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, confiándonos la palabra de la reconciliación. Aleluia.


EVANGELIO Mc 3, 13-19


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús subió a la montaña y llamó a su lado a los que quiso. Ellos fueron hacia Él, y Jesús instituyó a doce, a los que les dio el nombre de Apóstoles, para que estuvieran con Él, y para enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios. Así instituyó a los Doce: Simón, al que puso el sobrenombre de Pedro; Santiago, hijo de Zebedeo, y Juan, hermano de Santiago, a los que dio el nombre de Boanerges, es decir, hijos del trueno; luego, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Tadeo, Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús escoge a los “doce” para preparar al nuevo pueblo de Dios y no como un grupo apartado, como lo hacían los fariseos. Así establecerá una comunión de vida con sus discípulos. En la tarea del anuncio del Reino estos, con sus dones y miserias, pero inundados del Espíritu Santo, lo manifestarán por el mundo entero.

COMENTARIO DOMINICAL: La conversión, una tarea pendiente

COMENTARIO DOMINICAL: La conversión, una tarea pendienteEl tiempo de Jesús se ha cumplido y la cercanía de su Reino se manifiesta en sus acciones como también en el compromiso de transformar la sociedad. El término griego (Kairós) utilizado para el “tiempo” no remite a algo cronológico, sino a un momento caracterizado más por su cualidad que por su cantidad. Es un tiempo significativo, de esos que cambian la vida y la trasciende. En ese lapso, Jesús anuncia que él es el Señor de la historia, es decir, lo que antes era una promesa ahora es una realidad con su persona.

Pero este Dios, que se ha hecho cercano, invita y pide una respuesta concreta del hombre. ¡Conviértete! Esa conversión solo se logra creyendo en el mensaje de Jesús. No obstante, el problema del “cambio” se produce cuando no se cree y no se toma a Dios en serio. Su mensaje de conversión queda como en un instante eterno. Entonces, ¿por qué afirmar que su Reino está cerca? Porque ese Reino se gesta en el interior de cada persona y en lo más profundo de su corazón. Por eso que la “conversión” no se trata solo de una cuestión moral sino de algo más radical y gozoso: la transformación de la mente, el corazón y las acciones de cada día.

El problema de la “conversión” estriba cuando al ser consecuentes con lo que Dios nos pide terminamos haciendo todo lo contrario. Es decir, sabemos que Dios es fiel, pero desconfiamos de su providencia; Dios perdona y siempre cerramos filas no perdonando a los que nos ofenden; Dios es generoso y, las más de las veces, concluimos que somos el ombligo del mundo y todo me pasa a mí. La cruz de Cristo es el signo más elocuente de que Dios no es como Jonás, ni como los que no necesitan convertirse. Jesús llama y extiende sus brazos. Nadie queda fuera de su amor reconciliador, pero siempre corre el riesgo de que le respondan con un “No”.

“El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia…”. Mc 1, 15. 

P. Fredy Peña T., ssp

Francisco llama a valorar “todo lo bueno que tienen que aportar” los migrantes

Francisco llama a valorar "todo lo bueno que tienen que aportar" los migrantesFue al encuentro de la religiosidad nortina. A la zona donde se le baila y canta a la Virgen, en una tradición que profundiza y exterioriza la religiosidad de nuestro pueblo con sus fiestas patronales, sus bailes religiosos, su música y sus trajes. Les hablo a los iquiqueños y a los migrantes. Nos recordó que Iquique es una tierra de sueños, en donde la religiosidad no se limita a los confines del templo, sino que logra vestir al desierto de fiesta. Y, por sobre todo, a ser hospitalarios con los miles de migrantes que buscan construir un hogar en esa zona de nuestro país.

La Misa de Nuestra Señora del Carmen fue la última actividad masiva del Papa. El sector de Playa Lobito, a unos 14 km al sur de Iquique esperaba a los peregrinos, junto a más de 150 sacerdotes y un coro de 125 músicos. Ahí, los presentes presenciaron la coronación de la imagen de la Virgen del Carmen de la Tirana junto con el despliegue de varias cofradías de bailes religiosos. Asimismo, se presentaron las imágenes de San José del Santuario de La Tirana, que representa al primer migrante, y la de San Lorenzo de Tarapacá.

Ahí Francisco le recordó a los asistentes que el Evangelio es fuente de gozo, de alegría. Algo tan típico de las fiestas tradicionales nortinas que hacen del desierto un vergel y del vergel un bosque, tal como escribió el profeta Isaías. “Ustedes saben celebrar cantando y danzando «la paternidad, la providencia, la presencia amorosa y constante de Dios. Así llegan a engendrar actitudes interiores que raramente pueden observarse en el mismo grado en quienes no poseen esa religiosidad: paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desapego, aceptación de los demás, devoción»”, dijo el Papa.

Nos recordó que a nuestro lado está María, pendiente de todos los detalles, como madre, mujer, esposa, dueña de casa, para susurrar en el oído de Jesús nuestras necesidades, tal como en Caná. “María anda por nuestros poblados, calles, plazas, casas, hospitales. María es la Virgen de la Tirana; la Virgen Ayquina en Calama; la Virgen de las Peñas en Arica, que anda por todos nuestros entuertos familiares, esos que parecen ahogarnos el corazón para acercarse al oído de Jesús y decirle: mira, «no tienen vino»”, manifestó.

SOLIDARIDAD CON LOS MIGRANTES

También el Papa tuvo un momento para referirse a la realidad de los migrantes, recordando que Iquique es una zona que ha sabido albergar a gentes de muchos pueblos, que arriban con la esperanza de un futuro mejor. “Iquique es una zona de inmigrantes que nos recuerda la grandeza de hombres y mujeres; de familias enteras que, ante la adversidad, no se dan por vencidas y se abren paso buscando vida”, explicó.

Francisco invitó a los Iquiqueños –y porque no, a todos los chilenos- a ser hospitalarios, a aprender de la riqueza del migrante, pero por sobre todo, a estar atentos a las situaciones de injusticia que los aquejan, tendiéndoles una mano cuando lo necesiten. Una idea que es fiel reflejo de la cultura del encuentro que impulsa el Santo Padre.

Estemos atentos a todas las situaciones de injusticia y a las nuevas formas de explotación que exponen a tantos hermanos a perder la alegría de la fiesta. Estemos atentos frente a la precarización del trabajo que destruye vidas y hogares. Estemos atentos a los que se aprovechan de la irregularidad de muchos inmigrantes porque no conocen el idioma o no tienen los papeles en «regla». Estemos atentos a la falta de techo, tierra y trabajo de tantas familias”, indicó.

Para el Papa, Iquique es tierra de sueños, de esperanza para quienes llegan a nuestro país. Sin embargo, enfatizó que solo a través de la solidaridad se puede aliviar la mochila con miedos e incertidumbre que traen consigo.

No tengamos miedo a «dar una mano», y que nuestra solidaridad y nuestro compromiso con la justicia sean parte del baile o la canción que podamos entonarle a nuestro Señor. Aprovechemos también a aprender y a dejarnos impregnar por los valores, la sabiduría y la fe que los inmigrantes traen consigo. Sin cerrarnos a esas «tinajas» llenas de sabiduría e historia que traen quienes siguen arribando a estas tierras. No nos privemos de todo lo bueno que tienen para aportar”, agregó.

Rodrigo Miranda Sánchez

Misa del papa Francisco en Iquique

“¿Qué haría Cristo en mi lugar?”: el papa enseña a los jóvenes la contraseña del P. Hurtado

“¿Qué haría Cristo en mi lugar?”: el papa enseña a los jóvenes la contraseña del P. HurtadoDebe ser el mejor Bergoglio que hayamos visto hasta ahora en Chile. Relajado, distendido, el papa Francisco se dio maña para hablarle a la juventud en sus términos. Improvisó, bromeó, citó al grupo La Ley, recordó a san Alberto Hurtado y recurrió a los bergioglismos para sembrar en los jóvenes la inquietud de soñar, de conectarse con Jesús y vivir el evangelio en sintonía con el mundo que los rodea. En suma, Francisco los invitó a ser protagonistas de los cambios.

Cerca de 60 mil jóvenes lo esperaban en el Santuario Nacional de Maipú. Conocedor de la historia de nuestro país, elogió la capacidad de los jóvenes para movilizarse ante una catástrofe. “Eso habla de la generosidad de sus corazones”, les dijo. Les pidió amar a su patria, como signo del amor cristiano. Si ustedes no aman a la patria no llegan a amar a Jesús. Si no son patriotas, no patrioteros, no será nada en la vida. Den lo mejor de ustedes por su Chile”, les dijo.

Y para fijar su mensaje, recurrió a una metáfora muy actual, usando elementos como el teléfono y la internet, en uno de los mejores y más lucidos momentos de su mensaje. Francisco explicó a los presentes que con la fe puede pasar lo mismo que con un joven que se queda sin batería en su celular: sin conexión a internet, sin saber lo que pasa. “Después de un tiempo de camino o del ‘embale’ inicial, hay momentos en los que sin darnos cuenta comienza a bajar ‘nuestro ancho de banda’ y empezamos a quedarnos sin conexión, sin batería, y entonces nos gana el mal humor, nos volvemos descreídos, tristes, sin fuerza y todo lo empezamos a ver mal”, explicó.

En una parte de su discurso, y refiriéndose a cómo muchas veces estamos sin energía y nuestras ideas no salen a la luz, citó uno de los mayores éxitos del grupo La Ley. “Al quedarnos sin esa ‘conexión’ que le da vida a nuestros sueños, el corazón comienza a perder fuerza, a quedarse también sin batería y como dice esa canción: “el ruido ambiente y soledad de la ciudad nos aíslan de todo. El mundo que gira al revés pretende sumergirme en él ahogando mis ideas”. Sin conexión, sin la conexión con Jesús, terminamos ahogando nuestras ideas, nuestros sueños”, dijo el papa Francisco.

¿Cómo pueden los jóvenes mantener esa conexión con Jesús? ¿Cómo pueden mantener el ancho de banda de su fe? El Papa les dio la clave, descifrada hace mucho tiempo por el fundador del Hogar de Cristo. “La contraseña de Hurtado para reconectar, para mantener la señal es muy simple. Si se animan me gustaría que la apunten en sus teléfonos, yo se las dicto: él se pregunta –y esta es la contraseña- ¿qué haría Cristo en mi lugar”, sostuvo.

Varias veces se las preguntó, para fijarla en sus mentes y corazones. Y los jóvenes le respondían. “Ser protagonistas es hacer lo que hizo Jesús. Allí donde estés, con quien te encuentres y a la hora en que te encuentres: “¿Qué haría Jesús en mi lugar?”, recalcó.

Fiel a su doctrina de invitar a la juventud a hacer lío, a no ser pasivos sino que a involucrarse con el mundo que los rodea, el Papa llamó a los chilenos a cargar la batería de sus celulares y mantener la conexión con Jesús. “Nunca pienses que no tienes nada que aportar o que no le haces falta a nadie. Nunca. Ese pensamiento, como le gustaba decir a Hurtado, ‘es consejo del diablo’ que quiere hacerte sentir que no vales nada… pero para dejar las cosas como están. Todos somos necesarios e importantes, todos tenemos algo que aportar”, profundizó en su mensaje.

¿Qué haría Cristo en mi lugar? Allí donde estén y con quien estén: Francisco invitó a la juventud chilena a actuar como el samaritano frente al afligido, a tener el corazón de Pedro, el cariño de Juan y la disponibilidad de María. A soñar, a moverle el piso a la Iglesia, a encender sus corazones y a usar todos los días la contraseña, hasta aprendérsela de memoria; sabiendo que aún en el despierto siempre habrá conexión, siempre tendrán a la mano un cargador: Cristo.

Por eso, antes de partir, los puso a prueba. Antes de irme, ¿Cuál era la contraseña?”, preguntó el Papa. Larespuesta se la dieron a viva voz los jóvenes presentes, cerrando un encuentro que les mostró a los chilenos un Francisco cercano, que hizo participar a todos, a través de un mensaje destinado a remecer los corazones de la juventud nacional.

Rodrigo Miranda Sánchez

Encuentro con los jóvenes en el Templo de Maipú

JUEVES 18: De la feria. Verde.

Portada enero
JUEVES 18: De la feria. Verde.

LECTURA 1Sam 18, 6-9; 19, 1-7

Lectura del primer libro de Samuel.

Al regresar de la batalla, después que David derrotó al filisteo, las mujeres de todas las ciudades de Israel salían a recibir al rey Saúl, cantando y bailando, al son jubiloso de tamboriles y triángulos. Y mientras danzaban, las mujeres cantaban a coro: “Saúl ha matado a miles y David a decenas de miles”. Saúl se puso furioso y muy disgustado por todo aquello, pensó: “A David le atribuyen los diez mil, y a mí tan sólo los mil. ¡Ya no le falta más que la realeza!”. Y a partir de ese día, Saúl miró con malos ojos a David. Saúl habló a su hijo Jonatán y a todos sus servidores de su proyecto de matar a David. Pero Jonatán, hijo de Saúl, quería mucho a David, y lo puso sobre aviso, diciéndole: “Mi padre Saúl intenta matarte. Ten mucho cuidado mañana por la mañana; retírate a un lugar oculto y no te dejes ver. Yo saldré y me quedaré junto con mi padre en el campo donde tú estés; le hablaré de ti, veré qué pasa y te lo comunicaré”. Jonatán habló a su padre Saúl en favor de David, y le dijo: “Que el rey no peque contra su servidor David, ya que él no ha pecado contra ti. Al contrario, sus acciones te reportan grandes beneficios. Él se jugó la vida cuando derrotó al filisteo, y el Señor dio una gran victoria a todo Israel. Si tanto te alegraste al verlo, ¿por qué vas a pecar con sangre inocente, matando a David sin motivo?”. Saúl hizo caso a Jonatán y pronunció este juramento: “¡Por la vida del Señor, no morirá!”. Jonatán llamó a David y lo puso al tanto de todo. Luego lo llevó a la presencia de Saúl, y David quedó a su servicio como antes. Palabra de Dios.

Comentario: Sin duda que hay una amistad sincera, abierta y desinteresada entre David y Jonatán. Esta amistad llega hasta el extremo de arriesgar la vida como en el caso de Jonatán y conservar una fidelidad a toda prueba, sobre todo en medio de las dificultades. 


SALMO Sal 55, 2-3. 9-13 


R. ¡En Dios confío y no temo!

Ten piedad de mí, Señor, porque me asedian, todo el día me combaten y me oprimen: mis enemigos me asedian sin cesar, son muchos los que combaten contra mí. R.

Tú has anotado los pasos de mi des- tierro, recoge mis lágrimas en tu odre: ¿acaso no está todo registrado en tu Libro? Mis enemigos retrocederán cuando te invoque. R.

Yo sé muy bien que Dios está de mi parte; confío en Dios y alabo su palabra; confío en él y ya no temo: ¿qué pueden hacerme los hombres? R.

Debo cumplir, Dios mío, los votos que te hice: te ofreceré sacrifi cios de alabanza. R.


ALELUIA Cf. 2Tim 1, 10


Aleluia. Nuestro Salvador Jesucristo destruyó la muerte e hizo brillar la vida, mediante la Buena Noticia. Aleluia.


EVANGELIO Mc 3, 7-12


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, y lo siguió mucha gente de Galilea. Al enterarse de lo que hacía, también fue a su encuentro una gran multitud de Judea, de Jerusalén, de Idumea, de la Transjordania y de la región de Tiro y Sidón. Entonces mandó a sus discípulos que le prepararan una barca, para que la muchedumbre no lo apretujara. Porque, como sanaba a muchos, todos los que padecían algún mal se arrojaban sobre él para tocarlo. Y los espíritus impuros, apenas lo veían, se tiraban a sus pies, gritando: “¡Tú eres el Hijo de Dios!”. Pero Jesús les ordenaba terminantemente que no lo pusieran de manifi esto. Palabra del Señor.

Comentario: El itinerario de Jesús no para y continúa realizando portentos o sanando a enfermos. Los espíritus inmundos reconocen que él es el Hijo de Dios y que tiene el poder sobre el mal. Quienes lo buscan es la gente sencilla y humilde, que son los auténticos buscadores de Dios, porque saben de sus dolores físicos y espirituales.

El Papa en Temuco: “Señor, haznos artesanos de unidad”

El Papa en Temuco: “Señor, haznos artesanos de unidad”Comenzó la homilía con dos sencillas frases en mapundungún: Mari, mari. Küme tünngun ta niemún. (“Buenos días. La paz esté con ustedes). Citó a Grabiela Mistral y a Violeta Parra. Recordó a las víctimas de violaciones a los derechos humanos. Saludó a los pueblos originarios: rapanui, aymara, quechua, atacameños. Y entregó un mensaje simple, pero contundente, muy en línea también con lo que desarrolló en el Parque O’Higgins: construyamos paz, edifiquemos entendimiento, seamos artesanos de unidad, trabajemos en nuestras diferencias para construir el Küme Mongen: el buen vivir, tal como lo plantea la sabiduría milenaria del pueblo Mapuche.

Ante más de 130 mil personas, Francisco vertió conceptos de paz y unidad, recordando que, para lograrla, no se debe producir una integración forzada ni menos una marginación armonizada, sino que hay que provocar el encuentro entre dos partes que se necesitan. “La riqueza de una tierra nace precisamente de que cada parte se anime a compartir su sabiduría con los demás, planteó. Recordó también que, a la luz del Evangelio, “la unidad pedida y ofrecida por Jesús reconoce lo que cada pueblo, cada cultura está invitada a aportar en esta bendita tierra”.

Además, el Papa manifestó que es fundamental escucharse y reconocerse, utilizando la solidaridad como el instrumento que ayuda a tejer la unidad . “Nos necesitamos desde nuestras diferencias para que esta tierra siga siendo bella. Es la única arma que tenemos contra la deforestación de la esperanza. Por eso pedimos: Señor, haznos artesanos de unidad”, explicó.

Francisco fue claro también cuando planteó que no podía lograrse la unidad a través de cualquier medio, rechazando la violencia. “Una cultura del reconocimiento mutuo no puede construirse en base a la violencia y destrucción que acaba cobrando vidas humanas. No se puede pedir reconocimiento aniquilando al otro, porque esto lo único que despierta es mayor violencia humana y división”, dijo, precisando que “la violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa”.

Debemos estar atentos a la elaboración de bellos acuerdos que nunca llegan a concretarse. Bonitas palabras, planes acabados sí-y necesarios-, pero que al no volverse concretos terminan borrando con el codo, lo escrito con la mano. Esto también es violencia, porque frustra la esperanza”, continuó el Papa.

El Santo Padre exhortó a seguir el camino de la no violencia activa, reiterando la invitación a los presentes a ser gestores de paz y unidad: “busquemos y no nos cansemos de buscar el diálogo para la unidad. Por eso decimos con fuerza: Señor, haznos artesanos de unidad”.

Rodrigo Miranda Sánchez

MIÉRCOLES 17: San Antonio, abad (MO). Blanco

Portada enero
MIÉRCOLES 17: San Antonio, abad (MO). Blanco

Leccionario Santoral: Ef 6, 10-13. 18; Sal 15, 1-2. 5. 7-8. 11; Mt 19, 16-26.

LECTURA 1Sam 17, 1. 2. 4. 8. 32-33.37. 40-51 

Lectura del primer libro de Samuel.

Los filisteos reunieron sus fuerzas para el combate. También Saúl y los hombres de Israel se reunieron y se dispusieron en orden de batalla frente a los filisteos. Entonces salió del campo filisteo un luchador llamado Goliat. Se detuvo y gritó a las filas de Israel: “¿Para qué salen a presentar batalla? ¿No soy yo el Filisteo y ustedes los esclavos de Saúl? Elijan a un hombre y que baje a enfrentarme”. David dijo a Saúl: “No hay que desanimarse a causa de ése; tu servidor irá a luchar contra el filisteo”. Pero Saúl respondió a David: “Tú no puedes batirte con ese filisteo, porque no eres más que un muchacho, y él es un hombre de guerra desde su juventud”. Y David añadió: “El Señor, que me ha librado de las garras del león y del oso, también me librará de la mano de ese filisteo”. Entonces Saúl dijo a David: “Ve, y que el Señor esté contigo”. Luego David tomó en la mano su bastón, eligió en el torrente cinco piedras bien lisas, las puso en su bolsa de pastor, en la mochila, y con la honda en la mano avanzó hacia el filisteo. El filisteo se fue acercando poco a poco a David, precedido de su escudero. Y al fijar sus ojos en David, el filisteo lo despreció, porque vio que era apenas un muchacho, de tez clara y de buena presencia. Entonces dijo a David: “¿Soy yo un perro para que vengas a mí armado de palos?”. Y maldijo a David invocando a sus dioses. Luego le dijo: “Ven aquí, y daré tu carne a los pájaros del cielo y a los animales del campo”. David replicó al filisteo: “Tú avanzas contra mí armado de espada, lanza y jabalina, pero yo voy hacia ti en el nombre del Señor de los ejércitos, el Dios de las huestes de Israel, a quien tú has desafiado. Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; yo te derrotaré, te cortaré la cabeza, y daré tu cadáver y los cadáveres del ejército filisteo a los pájaros del cielo y a los animales del campo. Así toda la tierra sabrá que hay un Dios para Israel. Y toda esta asamblea reconocerá que el Señor da la victoria sin espada ni lanza. Porque ésta es una guerra del Señor, y él los entregará en nuestras manos”. Cuando el filisteo se puso en movimiento y se acercó cada vez más para enfrentar a David, éste enfiló velozmente en dirección al filisteo. En seguida metió la mano en su bolsa, sacó de ella una piedra y la arrojó con la honda, hiriendo al filisteo en la frente. La piedra se le clavó en la frente, y él cayó de bruces contra el suelo. Así venció David al filisteo con la honda y una piedra; le asestó un golpe mortal, sin tener una espada en su mano. David fue corriendo y se paró junto al filisteo; le agarró la espada, se la sacó de la vaina y lo mató, cortándole la cabeza. Al ver que su héroe estaba muerto, los filisteos huyeron. Palabra de Dios.

Comentario: Goliat representa la fuerza humana y la técnica. Por su parte, el rey David personifica la sencillez y la fuerza de la fe. Su gran arma para vencer ?en una pelea desigual? fue su confianza en el nombre del Señor. 


SALMO Sal 143, 1-2. 9-10 


R. ¡Bendito sea el Señor, mi Roca!

Bendito sea el Señor, mi Roca, el que adiestra mis brazos para el combate y mis manos para la lucha. R.

Él es mi bienhechor y mi fortaleza, mi baluarte y mi libertador; él es el escudo con que me resguardo, y el que somete los pueblos a mis pies. R.

Dios mío, yo quiero cantarte un canto nuevo y tocar para ti con el arpa de diez cuerdas, porque Tú das la victoria a los reyes y libras a David, tu servidor. R.


ALELUIA Cf. Mt 4, 23


Aleluia. Jesús proclamaba la Buena Noticia del Reino y sanaba todas las dolencias de la gente. Aleluia.


EVANGELIO Mc 3, 1-6


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús entró en una sinagoga, y había allí un hombre que tenía una mano paralizada. Los fariseos observaban atentamente a Jesús para ver si lo sanaba en sábado, con el fin de acusarlo. Jesús dijo al hombre de la mano paralizada: “Ven y colócate aquí delante”. Y les dijo: “¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o perderla?”. Pero ellos callaron. Entonces, dirigiendo sobre ellos una mirada llena de indignación y apenado por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: “Extiende tu mano”. Él la extendió y su mano quedó sana. Los fariseos salieron y se confabularon con los herodianos para buscar la forma de acabar con él. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús no quiere romper con el pasado ni mucho menos eliminar la Ley, simplemente busca incorporarle algo nuevo. El cristiano no puede detenerse ante el “qué dirán…” y temer enfrentar conflictos que lo llevan a refugiarse detrás de una pobre máscara de su fe (preceptos, normas y leyes). 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×