Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/04/2018

MIRADAS: Dos buenas noticias

Miradas-Dos buenas noticiasEsta semana, la cápsula SAN PABLO #Miradas, aborda dos temas: la publicación de la la Car­ta de la Con­gre­ga­ción para la Doc­tri­na de la Fe, “Pla­cuit Deo”, di­ri­gi­da a los Obis­pos de la Igle­sia Ca­tó­li­ca so­bre al­gu­nos as­pec­tos de la sal­va­ción cris­tia­na. Junto a ello, se refiere también a la carta enviada por el cardenal Parolin al Presidente de la Pontificia Academia para la Vida. Los invitamos a escucharla:

“Miradas” es un micro espacio radial desarrollado por SAN PABLO Radio, para ser seguido y comentado con la familia y la comunidad. Bajo la conducción del padre Fredy Peña Tobar, el programa invita a hablar de todo, cristianamente.  Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

LUNES 30: V de Pascua. Blanco. San Pío V, pa. (ML). Blanco.

Liturgia abril 2018
LUNES 30

V de Pascua. Blanco. San Pío V, pa. (ML). Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 14, 5-18 

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Los paganos y los judíos de Iconio, dirigidos por sus jefes, intentaron maltratar y apedrear a Pablo y Bernabé. Éstos, al enterarse, huyeron a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y a sus alrededores; y allí anunciaron la Buena Noticia. Había en Listra un hombre que tenía las piernas paralizadas. Como era tullido de nacimiento, nunca había podido caminar, y sentado, escuchaba hablar a Pablo. Éste, mirándolo fijamente, vio que tenía la fe necesaria para ser sanado, y le dijo en voz alta: «Levántate, y permanece erguido sobre tus pies». Él se levantó de un salto y comenzó a caminar. Al ver lo que Pablo acababa de hacer, la multitud comenzó a gritar en dialecto licaonio: «Los dioses han descendido hasta nosotros en forma humana», y daban a Bernabé el nombre de Júpiter, y a Pablo el de Mercurio porque era el que llevaba la palabra. El sacerdote del templo de Júpiter, que estaba a la entrada de la ciudad, trajo al atrio unos toros adornados de guirnaldas y, junto con la multitud, se disponía a sacrificarlos. Cuando los apóstoles Pablo y Bernabé se enteraron de esto, rasgaron sus vestiduras y se precipitaron en medio de la muchedumbre, gritando: «Amigos, ¿qué están haciendo? Nosotros somos seres humanos como ustedes, y hemos venido a anunciarles que deben abandonar esos ídolos para convertirse al Dios viviente que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. En los tiempos pasados, Él permitió que las naciones siguieran sus propios caminos. Sin embargo, nunca dejó de dar testimonio de sí mismo, prodigando sus beneficios, enviando desde el cielo lluvias y estaciones fecundas, dando el alimento y llenando de alegría los corazones». Pero a pesar de todo lo que dijeron, les costó mucho impedir que la multitud les ofreciera un sacrificio. Palabra de Dios.

Comentario: Ante la proclama de los espectadores por el milagro del tullido, Pablo aprovecha para clarificar quiénes son y les habla del Dios único y creador de todo. No espera que le crean a él, sino que cambien su mirada idolátrica a sus dioses y sepan que “su” Dios no tiene nada que ver con Júpiter o Mercurio. ¿Cuántas veces depositamos nuestra fe en un dios que no tiene nada que ver con el del Evangelio?


SALMO Sal 113, 1-4. 15-16


R. ¡Glorifica tu Nombre, Señor!

No nos glorifiques a nosotros, Señor: glorifica solamente a tu Nombre, por tu amor y tu fidelidad. ¿Por qué han de decir las naciones: «¿Dónde está su Dios?». R.

Nuestro Dios está en el cielo y en la tierra, Él hace todo lo que quiere. Los ídolos, en cambio, son plata y oro, obra de las manos de los hombres. R.

Sean bendecidos por el Señor, que hizo el cielo y la tierra. El cielo pertenece al Señor, y la tierra la entregó a los hombres. R.


ALELUIA Jn 14, 26


Aleluia. El Espíritu Santo les enseñará todo; les recordará todo lo que Yo les he dicho. Aleluia.


EVANGELIO Jn 14, 21-26 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: «El que recibe mis mandamientos y los cumple, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y Yo lo amaré y me manifestaré a él». Judas –no el Iscariote– le dijo: «Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?» Jesús le respondió: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió. Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho». Palabra del Señor.

Comentario: Este Espíritu es prometido a los que aman a Jesús, y al mismo tiempo, los que lo aman cumplen sus mandamientos. Si creemos en este amor al Señor, no podemos pretender que en nombre de él juremos en vano y no obedezcamos. Solo el amor sincero hacia su persona nos hará partícipes del mismo amor que el Padre tiene por su Hijo. 

DOMINGO 29: V de Pascua. Blanco.

Liturgia abril 2018
DOMINGO 29

V de Pascua. Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de Pascua. Semana 1ª del Salterio.

1ª LECTURA Hech 9, 26-31

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

En aquellos días: Cuando Saulo llegó a Jerusalén, trató de unirse a los discípulos, pero todos le tenían desconfianza porque no creían que también él fuera un verdadero discípulo. Entonces Bernabé, haciéndose cargo de él, lo llevó hasta donde se encontraban los Apóstoles, y les contó en qué forma Saulo había visto al Señor en el camino, cómo le había hablado, y con cuánta valentía había predicado en Damasco en el nombre de Jesús. Desde ese momento, empezó a convivir con los discípulos en Jerusalén y predicaba decididamente en el nombre del Señor. Hablaba también con los judíos de lengua griega y discutía con ellos, pero estos tramaban su muerte. Sus hermanos, al enterarse, lo condujeron a Cesarea y de allí lo enviaron a Tarso. La Iglesia, entre tanto, gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaría. Se iba consolidando, vivía en el temor del Señor y crecía en número, asistida por el Espíritu Santo. Palabra de Dios. 

Comentario: Era urgente mostrar que Pablo estaba en contacto y comunión con la Iglesia de Jerusalén. Porque eran los apóstoles quienes podían autorizar y legitimar la presencia de Pablo para la misión. En pocas palabras, en honor a la “comunión” es necesario dar señales que acreditamos en un mismo Señor, una sola doctrina y una misma “caridad”.


SALMO Sal 21, 26-28 30-32


R. Te alabaré, Señor, en la gran asamblea. 

Cumpliré mis votos delante de los fieles: los pobres comerán hasta saciarse y los que buscan al Señor lo alabarán. ¡Que sus corazones vivan para siempre! R.

Todos los confines de la tierra se acordarán y volverán al Señor; todas las familias de los pueblos se postrarán en su presencia. R.

Todos los que duermen en el sepulcro se postrarán en su presencia; todos los que bajaron a la tierra doblarán la rodilla ante Él. R.

Mi alma vivirá para el Señor, y mis descendientes lo servirán. Hablarán del Señor a la generación futura, anun-ciarán su justicia a los que nacerán después, porque esta es la obra del Señor. R.


2ª LECTURA 1Jn 3, 18-24 


Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijitos míos, no amemos con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad. En esto conoceremos que somos de la verdad, y estaremos tranquilos delante de Dios aunque nuestra conciencia nos reproche algo, porque Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas. Queridos míos, si nuestro corazón no nos hace ningún reproche, podemos acercarnos a Dios con plena confianza, y Él nos concederá todo cuanto le pidamos, porque cumplimos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Su mandamiento es éste: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos los unos a los otros como Él nos ordenó. El que cumple sus mandamientos permanece en Dios, y Dios permanece en él; y sabemos que Él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado. Palabra de Dios. 

Comentario: La consciencia limpia y recta nos acerca a Dios, cumpliendo el mandamiento de amarlo a él y a nuestros semejantes. Por lo tanto, el desamor o el odio no tiene cabida en el plan de Dios, puesto que quien odia se halla completamente privado de la vida de Dios y manifiesta la negación rotunda de lo que significa el amor fraterno. 


ALELUIA Jn 15, 4-5


Aleluia. Permanezcan en mí, como Yo permanezco en ustedes. El que permanece en mí, da mucho fruto. Aleluia.


EVANGELIO Jn 15, 1-8


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Durante la Última Cena, Jesús dijo a sus discípulos: Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Él corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que Yo les anuncié. Permanezcan en mí, como Yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y Yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer. Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde. Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán. La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos. Palabra del Señor. 

Comentario: Jesús se coloca a sí mismo en el origen de la nueva comunidad. No como el fundador de un movimiento que deja solos a sus seguidores, sino como alguien que estará siempre vivo en sus miembros. Hoy somos nosotros los que necesitamos permanecer unidos a Jesús, si queremos ser cristianos y dar frutos, y no reducir nuestra fe a una cultura religiosa cristiana.

SÁBADO 28: IV de Pascua. Blanco. San Pedro Chanel, p. y mr. (ML). Rojo. San Luis Grignion de Montfort, p. (ML). Blanco.

Liturgia abril 2018
SÁBADO 28

IV de Pascua. Blanco. San Pedro Chanel, p. y mr. (ML). Rojo. San Luis Grignion de Montfort, p. (ML). Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 13, 44-52 

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Cuando Pablo llegó a Antioquía de Pisidia, casi toda la ciudad se reunió el sábado siguiente para escuchar la Palabra del Señor. Al ver esa multitud, los judíos se llenaron de envidia y con injurias contradecían las palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé, con gran firmeza, dijeron: «A ustedes debíamos anunciar en primer lugar la Palabra del Señor, pero ya que la rechazan y no se consideran dignos de la Vida eterna, nos dirigimos ahora a los paganos. Así nos ha ordenado el Señor: “Yo te he establecido para ser la luz de las naciones, para llevar la salvación hasta los confines de la tierra”». Al oír esto, los paganos, llenos de alegría, alabaron la Palabra del Señor, y todos los que estaban destinados a la Vida eterna abrazaron la fe. Así la Palabra del Señor se iba extendiendo por toda la región. Pero los judíos instigaron a unas mujeres piadosas que pertenecían a la aristocracia y a los principales de la ciudad, provocando una persecución contra Pablo y Bernabé, y los echaron de su territorio. Éstos, sacudiendo el polvo de sus pies en señal de protesta contra ellos, se dirigieron a Iconio. Los discípulos, por su parte, quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo. Palabra de Dios.

Comentario: A diferencia de la visita de Jesús de Nazareth, Pablo y Bernabé, en Antioquía, no fracasaron como su Maestro. Fueron escuchados hasta por paganos simpatizantes del judaísmo. No obstante, de ahora en adelante, la predicación del Evangelio será una prioridad, y como Iglesia hemos de estar dispuestos a no ser comprendidos y hasta humillados.


SALMO Sal 97, 1-4


R. ¡Contemplen el triunfo de nuestro Dios!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan encantos jubilosos. R.


ALELUIA Jn 8, 31-32 


Aleluia. «Si ustedes permanecen fieles a mi palabra, serán verdaderamente mis discípulos y conocerán la verdad», dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Jn 14, 7-14


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: «Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto». Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta». Jesús le respondió: «Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que Yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras. Créanme: Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que Yo hago, y aún mayores, porque Yo me voy al Padre. Y Yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Nombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si ustedes me piden algo en mi Nombre, Yo lo haré». Palabra del Señor. 

Comentario: El creyente, por su fe en Cristo, ha de estar vinculado a Dios. Así como el Padre ama al Hijo y el Hijo está con él, ambos viven una relación recíproca y amorosa. El creyente también aspira a que Dios permanezca en sus obras y pueda glorificarlo ayudando a otros en su conocimiento.

VIERNES 27: Santo Toribio de Mogrovejo, o. Patrono del Episcopado Latinoamericano (MO). Blanco.

Liturgia abril 2018
VIERNES 27

Santo Toribio de Mogrovejo, o. Patrono del Episcopado Latinoamericano (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 2Tim 1, 13-14 ? 2, 1-3; Sal 95, 1-3. 7-8. 10; Mt 9, 35-38. 

Prefacio de santos Pastores.

LECTURA Hech 13, 26-33

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Habiendo llegado Pablo a Antioquía de Pisidia, decía en la sinagoga: “Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios. En efecto, la gente de Jerusalén y sus jefes no reconocieron a Jesús, ni entendieron las palabras de los profetas que se leen cada sábado, pero las cumplieron sin saberlo, condenando a Jesús. Aunque no encontraron nada en Él que mereciera la muerte, pidieron a Pilato que lo condenara. Después de cumplir todo lo que estaba escrito de Él, lo bajaron del patíbulo y lo pusieron en el sepulcro. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos y durante un tiempo se apareció a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén, los mismos que ahora son sus testigos delante del pueblo. Y nosotros les anunciamos a ustedes esta Buena Noticia: la promesa que Dios hizo a nuestros padres, fue cumplida por Él en favor de sus hijos, que somos nosotros, resucitando a Jesús, como está escrito en el salmo segundo: ‘Tú eres mi Hijo; yo te he engendrado hoy’”. Palabra de Dios.

Comentario: El discurso de Pablo había despertado el interés de judíos y gentiles. Su mensaje central radicaba en que el Evangelio es la comunicación de cuanto Dios había hecho, predicho y prometido a su pueblo. No obstante, como en todo “mensaje”, este puede ser aceptado, escuchado y asumido; o bien completamente rechazado.


SALMO Sal 2, 6-12 


R. ¡Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy! 

“Yo mismo establecí a mi rey en Sión, mi santa montaña”. Voy a proclamar el decreto del Señor: Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo, Yo te he engendrado hoy”. R.

“Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y como propiedad, los confines de la tierra. Los quebrarás con un cetro de hierro, los destrozarás como a un vaso de arcilla”. R.

Por eso, reyes, sean prudentes; aprendan, gobernantes de la tierra. Sirvan al Señor con temor; temblando, ríndanle homenaje. R.


ALELUIA Jn 14, 6 


Aleluia. “Yo soy el Camino, y la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí”, dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Jn 14, 1-6


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: “No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí. En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, ¿les habría dicho a ustedes que voy a prepararles un lugar? Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde Yo esté, estén también ustedes. Ya conocen el camino del lugar adonde voy”. Tomás le dijo: “Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?”. Jesús le respondió: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí”. Palabra del Señor. 

Comentario: “En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones”; sin duda que el cristiano tiene un lugar en Cristo, que está más allá de un espacio físico. Es el propio Señor quien sale a nuestro encuentro para decirnos que con él no hay nada que temer. Cada vez, que realizamos las obras de misericordia, estamos en camino hacia la casa de la paz, la justicia, el gozo y el amor de Dios.

La Reflexión Dominical: “Sarmientos unidos a la Vid”

La Reflexión Dominical: "Sarmientos unidos a la Vid"A través de una parábola, Jesús enseña. Utiliza una imagen familiar, que sus oyentes pudieran comprender y compartir. La viña del Señor es el Pueblo de Israel; el agricultor es el Padre… entonces, ¿cuáles son sus frutos? ¿Qué hacemos hoy en día para dar fruto abundante? Los invitamos a escuchar la reflexión preparada por el P. Aderico, quien nos ayuda a comprender el evangelio de esta semana:

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

COMENTARIO DOMINICAL: Invitados a dar frutos de amor

COMENTARIO DOMINICAL: Invitados a dar frutos de amorA través de la parábola de la vid y de los sarmientos, Jesús revela que sus discípulos dependen por completo de la unión con él. Cualquier intento de obtener algún resultado prescindiendo de él, termina en un fracaso. El símbolo de la vid era característico para designar a Israel; tanto así, que en el frontispicio del Templo de Jerusalén había una vid de oro con racimos, según varios autores judíos y romanos.

Jesús al señalar que él es la vid verdadera y su padre el viñador, sustenta y mantiene unidos los sarmientos. La obtención de los buenos frutos dependerá de la unión de los discípulos con él. Como sarmientos unidos a la vid, surge la siguiente pregunta: ¿Cómo podemos dar testimonio de Jesús y contagiar a otros si no creemos en él?

Cuando Jesús dice Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes, nos ofrece la clave para entender que en la medida que estemos unidos a él por el amor, entonces “sí” podremos vivir en comunión y sintonía con su proyecto de vida. El evangelio no nos habla de amor sino de permanecer; sin embargo, la metáfora vid-ramos se alimenta recíprocamente por la savia. Lo mismo sucede con la comunidad cristiana: por medio del amor se une a Jesús. En efecto, ¿qué es lo que más deseamos cuando amamos a alguien? Casi siempre se buscan dos cosas: estar siempre con la persona amada y que esa promesa de amor no muera, buscando siempre el bien del otro.

Por tanto, el criterio para saber si la comunidad permanece o no en Cristo son los frutos de amor. El discípulo de Jesús debe estar dispuesto constantemente a la poda, es decir, a la santificación, pues ha de madurar todo aquello que impide a la unión y la disponibilidad para servir con la mayor libertad de espíritu por amor al Señor.

“El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto…” Jn 15, 5. 

P. Fredy Peña T., ssp

JUEVES 26: IV de Pascua. Blanco.

Liturgia abril 2018
JUEVES 26

IV de Pascua. Blanco.

Prefacio pascual. 

LECTURA Hech 13, 13-25 

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Desde Pafos, donde se embarcaron, Pablo y sus compañeros llegaron a Perge de Panfilia. Juan Marcos se separó y volvió a Jerusalén, pero ellos continuaron su viaje, y de Perge fueron a Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y se sentaron. Después de la lectura de la Ley y de los Profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron a decir: “Hermanos, si tienen que dirigir al pueblo alguna exhortación, pueden hablar”. Entonces Pablo se levantó y, pidiendo silencio con un gesto, dijo: “Escúchenme, israelitas y todos los que temen a Dios. El Dios de este Pueblo, el Dios de Israel, eligió a nuestros padres y los convirtió en un gran Pueblo, cuando todavía vivían como extranjeros en Egipto. Luego, con el poder de su brazo, los hizo salir de allí y los cuidó durante cuarenta años en el desierto. Después, en el país de Canaán, destruyó a siete naciones y les dio en posesión sus tierras, al cabo de unos cuatrocientos cincuenta años. A continuación, les dio Jueces hasta el profeta Samuel. Pero ellos pidieron un rey y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, por espacio de cuarenta años. Y cuando Dios desechó a Saúl, les suscitó como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel. Y al final de su carrera, Juan decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquél a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’”. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo muestra a los judíos cómo Dios estuvo presente en la historia de Israel, y cómo sus promesas se cumplieron plenamente en Jesucristo. Del mismo modo, debemos reconocer hoy que Dios nos sigue amando y salvando de nuestras miserias y dolencias.


SALMO Sal 88, 2-3. 21-22. 25. 27 


R. ¡Cantaré eternamente tu amor, Señor! 

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. Porque Tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo”. R.

“Encontré a David, mi servidor, y lo ungí con el óleo sagrado, para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga poderoso”. R.

Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre: Él me dirá: “Tú eres mi padre, mi Dios, mi Roca salvadora”. R.


ALELUIA Cf. Apoc 1, 5 


Aleluia. Jesucristo, eres el Testigo fiel, el Primero que resucitó de entre los muertos; nos amaste y nos purificaste de nuestros pecados, por medio de tu sangre. Aleluia.


EVANGELIO Jn 13, 16-20


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Antes de la fiesta de Pascua, Jesús lavó los pies a sus discípulos, y les dijo: “Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía. Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican. No lo digo por todos ustedes; Yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: ‘El que comparte mi pan se volvió contra mí’. Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy. Les aseguro que el que reciba al que Yo envíe me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió”. Palabra del Señor.

Comentario: Los discípulos, al ser enviados por el Señor en misión, gozaban de la misma dignidad de quien los enviaba. Por tanto, con derechos y deberes, se lanzaban a hacer “algo” por la instauración del Reino y no estaban exentos de correr la misma suerte que Jesús. A veces es necesario asumir con valentía los “deberes” y con humildad “los derechos”. 

Al Servicio de la Vida: Crea y cuida tu ambiente

Al Servicio de la Vida: Cuida y crea tu ambienteEsta semana, Al Servicio de la Vida relata la historia de Juan, un hombre sencillo, presente, a veces ausente, abstraído… pero presente. Una persona que siempre está y sabe estar, dejándose sentir entre las personas. ¿De qué modo lo hace? Les compartimos hoy Crea y cuida tu ambiente, un texto tomado del libro Historias que curan el alma de los autores Francisco Castro Miramontes y Antonio García Rubio, un libro que contiene historias de vidas comunes que ofrecen una lectura positiva de la vida.

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

MIÉRCOLES 25: San Marcos, Ev. (F). Rojo.

Liturgia abril 2018
MIÉRCOLES 25

San Marcos, Ev. (F). Rojo.

Gloria. Prefacio de Apóstoles II. 

LECTURA 1Ped 5, 5-14

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro.

Queridos hermanos: Que cada uno se revista de sentimientos de humildad para con los demás, porque Dios se opone a los orgullosos y da su ayuda a los humildes. Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que él los eleve en el momento oportuno. Descarguen en él todas sus inquietudes, ya que él se ocupa de ustedes. Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanle firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos dispersos por el mundo padecen los mismos sufrimientos que ustedes. El Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo, después que hayan padecido un poco, los restablecerá y confirmará, los hará fuertes e inconmovibles. ¡A él sea la gloria y el poder eternamente! Amén. Les escribo estas palabras por medio de Silvano, a quien considero un hermano fiel, para exhortarlos y atestiguar que ésta es la verdadera gracia de Dios: permanezcan adheridos a ella. La Iglesia de Babilonia, que ha sido elegida como ustedes, los saluda, lo mismo que mi hijo Marcos. Salúdense los unos a los otros con un beso de amor fraternal. Que descienda la paz sobre ustedes, los que están unidos a Cristo. Palabra de Dios. 

Comentario: San Pedro escribe en una época donde particularmente el “fin” se esperaba como algo inminente. Por lo tanto, lo que más aconseja a la comunidad es la vigilancia y la fe. Por eso los invita a que sean humildes, sobrios y vivan en una paz fraterna; nadie está seguro, y por eso, la vida cristiana siempre estará llena de tentaciones y amenazas.


SALMO Sal 88, 2-3. 6-7. 16-17


R. Cantaré eternamente tu amor, Señor. 

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. Porque tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo”. R.

El cielo celebre tus maravillas, Señor, y tu fidelidad en la asamblea de los santos, porque, ¿quién es comparable al Señor en las alturas? ¿Quién es como el Señor entre los hijos de Dios? R.

¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte! Ellos caminarán a la luz de tu rostro; se alegrarán sin cesar en tu nombre, serán exaltados a causa de tu justicia. R.


ALELUIA 1Cor 1, 23. 24


Aleluia. Nosotros predicamos a un Cristo crucificado, fuerza y sabiduría de Dios. Aleluia.


EVANGELIO Mc 16, 15-20


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

En aquel tiempo, Jesús se apareció a los Once y les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará. El que no crea se condenará. Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán demonios en mi nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”. Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban. Palabra del Señor. 

Comentario: Este envío solemne de los discípulos contiene algunas indicaciones importantes como por ejemplo: “aquel que no se bautiza no se condena sino los que se nieguen a creer”. Una vez recibida la fe, tenemos la responsabilidad de anunciar a Cristo. Esto también implica admitir a personas responsables de la misión, que lógicamente nunca son sucedáneos del Señor resucitado, sino meros administradores de su mensaje.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×