Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 20/09/2018

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús, el fiel servidor

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús, el fiel servidorJesús instruye a sus discípulos acerca de lo que le sucederá en Jerusalén: “El Hijo del hombre va a ser entregado… y lo matarán”. Hoy son muchos los que, al igual que Jesús, comparten la desgracia de ser entregados al arbitrio y a la crueldad de sus semejantes. Lamentablemente, los discípulos de Jesús no lograban dimensionar los alcances del anuncio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Estos estaban más preocupados por saber quién era el más importante y quiénes tendrían los puestos de honor. Estas cuestiones nos interpelan hasta nuestros días. ¿Cuántos viven interesados en el éxito, el aplauso y la pleitesía? En su espíritu egocéntrico, tácitamente, esperan el reconocimiento aunque se jacten de no pedirlo.

Jesús no rechaza por principio aspiraciones y esfuerzos; no desea tener seguidores cansados, inactivos; pero indica cuál es el justo fin de estas aspiraciones, es decir, que estas se ajusten a la comunión de vida con él: “El que quiera ser el primero,…”. Este es el único camino hacia el verdadero prestigio y la verdadera grandeza. El que Jesús postula no es aquel servicio forzado, casi del esclavo, o ese otro que se realiza para que te vean. Él propone un servicio de quien se preocupa por los demás no por cumplir sino por caridad cristiana.

Al discípulo de Jesús se le pide practicar ese servicio inclusivo, es decir, no solo a quienes ama, sino también a los que no. Este es el gran problema que tenemos a la hora de practicar la caridad, solo deseamos vivirla con quienes más simpatizamos y nos olvidamos que la grandeza de “servir a Dios” no se mide por el éxito o la fama de lo que hacemos, sino por el valor del servicio prestado. Jesús establece un criterio fundamental para discernir lo que es importante y justo en la vida: la necesidad de servir al más desprovisto o débil, independientemente de quién sea esa persona. 

“El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí…” (Mc 9, 37). 

P. Fredy Peña T., ssp

JUEVES 20: Santos Andrés Kim Taegon, p., y Pablo Chong Hasang y comps., mrs. (MO). Rojo.

Liturgia-Septiembre-2018
JUEVES 20

Santos Andrés Kim Taegon, p., y Pablo Chong Hasang y comps., mrs. (MO). Rojo.

Leccionario Santoral: Sab 3, 1-9; (o bien: Rom 8, 31-39); Sal 125, 1-6; Lc 9, 23-26.

LECTURA 1Cor 15, 1-11 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Cefas y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Porque yo soy el último de los Apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado Apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. En resumen, tanto ellos como yo, predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído. Palabra de Dios. 

Comentario: San Pablo aborda el tema de la resurrección de Jesús y lo vincula con nuestra resurrección. Los de Corinto pensaban que, en la muerte, el alma se liberaba del “cuerpo”. Entonces, ¿qué sentido tiene recuperarlo o enterrarse de nuevo en él? Pablo recurre a una fórmula catequética para reafirmar la fe en la resurrección de Cristo: “Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, y ha resucitado al tercer día…”. 

SALMO Sal 117, 1-2. 16-17. 28 

R. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno! 

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! Que lo diga el pueblo de Israel: ¡es eterno su amor! R. 

La mano del Señor es sublime, la mano del Señor hace proezas. No, no moriré: viviré para publicar lo que hizo el Señor. R.

Tú eres mi Dios, y yo te doy gracias; Dios mío, yo te glorifico. R. 

ALELUIA Mt 11, 28 

Aleluia. «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 7, 36-50 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un fariseo invitó a Jesús a comer con él. Jesús entró en la casa y se sentó a la mesa. Entonces una mujer pecadora que vivía en la ciudad, al enterarse de que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de perfume. Y colocándose detrás de Él, se puso a llorar a sus pies y comenzó a bañarlos con sus lágrimas; los secaba con sus cabellos, los cubría de besos y los ungía con perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado pensó: «Si este hombre fuera profeta, sabría quién es la mujer que lo toca y lo que ella es: ¡una pecadora!» Pero Jesús le dijo: «Simón, tengo algo que decirte». «Di, Maestro», respondió él. «Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios, el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, perdonó a ambos la deuda. ¿Cuál de los dos lo amará más?» Simón contestó: «Pienso que aquél a quien perdonó más». Jesús le dijo: «Has juzgado bien». Y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y tú no derramaste agua sobre mis pies; en cambio, ella los bañó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entró, no cesó de besar mis pies. Tú no ungiste mi cabeza; ella derramó perfume sobre mis pies. Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonado. Por eso demuestra mucho amor. Pero aquél a quien se le perdona poco demuestra poco amor». Después dijo a la mujer: «Tus pecados te son perdonados». Los invitados pensaron: «¿Quién es este hombre, que llega hasta perdonar los pecados?» Pero Jesús dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz». Palabra del Señor. 

Comentario: El fariseo no se ha preocupado de aceptar el perdón de Dios e invita a Jesús, pero lo hace por curiosidad y en el fondo no lo ama, porque no se reconoce pecador. En cambio, la prostituta se sabe pecadora ante Dios y ante los hombres: el perdón que Dios le ha concedido se demuestra a partir de la grandeza del amor que ese perdón suscitó en ella. 

MIÉRCOLES 19: De la feria. Verde. San Jenaro, o. y mr. (ML). Rojo.

Liturgia-Septiembre-2018
MIÉRCOLES 19

De la feria. Verde. San Jenaro, o. y mr. (ML). Rojo.

Día de las Glorias del Ejército. Feriado nacional. 

LECTURA 1Cor 12, 31-13, 13 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Aspiren a los dones más perfectos. Y ahora voy a mostrarles un camino más perfecto todavía. Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo para hacer alarde, si no tengo amor, no me sirve para nada. El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto. Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor. Palabra de Dios. 

Comentario: San Pablo reconoce que los carismas o dones son bienes relativos frente a lo absoluto del don de la caridad o el amor. Este amor es como ese “espejo mágico” en cuyo interior se ve la figura –reducida o lejana? de ese Dios que no tiene otro nombre más apropiado que el del Amor. 

SALMO Sal 32, 2-5. 12. 22 

R. ¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió como herencia! 

Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas; entonen para Él un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones. R. 

Porque la palabra del Señor es recta y Él obra siempre con lealtad; Él ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su amor. R. 

¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que Él se eligió como herencia! Señor, que tu amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en ti. R. 

ALELUIA Cf. Jn 6, 63. 68 

Aleluia. Tus palabras, Señor, son Espíritu y Vida; Tú tienes palabras de Vida eterna. Aleluia.

EVANGELIO Lc 7, 31-35 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Dijo el Señor: ¿Con quién puedo comparar a los hombres de esta generación? ¿A quién se parecen? Se parecen a esos muchachos que están sentados en la plaza y se dicen entre ellos: ¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron! Porque llegó Juan el Bautista, que no come pan ni bebe vino, y ustedes dicen: «¡Tiene un demonio!». Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: «¡Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores!». Pero la Sabiduría ha sido reconocida como justa por todos sus hijos. Palabra del Señor. 

Comentario: La religiosidad de la gracia, del perdón y de la alegría de Jesús es poco seria para los judíos. No es propio de un hombre de Dios juntarse con los marginados y convivir con ellos. Se escandalizan de la austeridad por su “locura” y rechazan la “alegría” del Reino porque la consideran frívola. Jesús muestra la sabiduría de Dios, que es un camino de salvación pero los hombres no han querido acogerla. 

Solemne TE DEUM de Fiestas Patrias: Tiempo Eclesial de purificación como nunca antes

Solemne TE DEUM de Fiestas Patrias: Tiempo Eclesial de purificación como nunca antesLa afirmación la hizo el moje benedictino padre Benito Rodríguez, quien estuvo a cargo de la homilía en esta nueva versión del Te Deum Ecuménico de Acción de Gracias en la Catedral Metropolitana de Santiago, presidido por el Deán del principal templo capitalino, monseñor Juan de la Cruz Suárez. El religioso también llamó a la acogida a migrantes, al encuentro entre los chilenos sin prejuicios y a mirarnos y escucharnos en un mismo nivel.

El acto litúrgico se desarrolló con la asistencia del Presidente de la República, Sebastián Piñera, y su esposa, Cecilia Morel, y de las más altas autoridades civiles, entre ellas los presidentes de la Corte Suprema de Justicia y de ambas ramas del Congreso Nacional;  militares, diplomáticas y religiosas, entre ellas, el Nuncio Apostólico, monseñor Ivo Scapolo. Junto a los ministros católicos, participaron representantes de las otras confesiones cristianas no católicas, marcando el carácter ecuménico del encuentro, y también miembros de las comunidades judía y musulmana, en un marco de diálogo interreligioso.

La canciller, María Francisca San Martín, y monseñor Suárez dieron la bienvenida al Presidente y su esposa al ingreso de la catedral, para luego dar paso a la bienvenida a todos los presentes, la oración de apertura y la intervención del cantor a lo divino Francisco Astorga, como todos los años.

Posteriormente se desarrolló la Liturgia de la Palabra, con textos del Génesis, el salmo 22 y en Evangelio de san Juan, sobre el diálogo de Jesús con Nicodemo acerca del nacer de nuevo.

En la homilía, el padre Benito Rodríguez, OSB, resaltó el sentido más profundo para el país del concepto “Patria”, que representa, dijo, “una posibilidad y un desafío para que cada uno desarrolle y haga fructificar esos dones con los que ha sido bendecido, dones que son para ser puestos para el servicio de los demás”. De alguna manera, agregó, “decir Patria es como decir padre, y solamente quienes puedan ser hijos serán sus verdaderos habitantes: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. Bienvenidos todos los que quieran venir a Chile buscando la paz y comprometiéndose a trabajar por ella, ojalá encuentren siempre abiertas las puertas de nuestras fronteras”.

Respecto del ejercicio de la autoridad o del liderazgo, el padre Benito señaló que no se trata tanto de mandar y ser obedecido, “sino más bien en orientar personas para despertar vidas. En este sentido, el verdadero líder es aquel que le plantea al país no lo que quiere oír, sino lo que es más adecuado para lograr los propósitos de construir una Nación más humana, justa y solidaria”.

Hacia el final de la homilía, el monje benedictino expresó que “al hacer memoria de nuestra historia, nos damos cuenta que brotan espontáneamente animosidades, como sucede por lo demás en tantas historias de familia. Aprender a encontrarnos con quienes piensan y sienten distinto es un paso gigantesco”. Y añadió: “El encuentro es posible cuando estamos dispuestos a no identificarnos tanto con nuestros roles o privilegios, desprendiéndonos de prejuicios y máscaras que nos impiden donarnos mutuamente. Salir de nuestra soledad cómoda para correr el riesgo de mirarnos y escucharnos en un mismo nivel, así simplemente, acogiendo con benevolencia esa hambre de proximidad que Dios puso como un sello de humanidad en nuestros corazones”.

Por último, el religioso se refirió a estos “tiempos recios” por lo que pasa la Iglesia: “Nuestra Iglesia de Chile vive un tiempo de purificación quizás como nunca antes en su historia. Creemos que hablar desde esta precariedad, sin pretender negarla o esconderla es también nuestro aporte al hoy de nuestra historia, intentando acoger con humildad y con generosidad nuestros errores, sin pretender privilegios o algún trato especial, y sin renunciar al desafío y la responsabilidad de una profunda conversión en Espíritu y en verdad, para ser mejores testigos de ese Evangelio que hemos recibido y que llevamos en vasijas de barro”.

El padre Benito Rodríguez terminó poniendo bajo el amparo de la Virgen María a todos los habitantes del país, “en particular a quienes son más vulnerables, se sienten excluidos y están más solos”.

Terminada la homilía, representantes de los credos presentes hicieron oración a Dios por las diversas necesidades del país, plegaria que culminó con el Padre Nuestro, tras lo cual el coro y orquesta interpretaron el solemne Te Deum o Himno de Acción de Gracias a Dios. La liturgia terminó con el Himno Nacional y la bendición, después de la cual el Deán, monseñor Juan de la Cruz Suárez, acompañó al Presidente Sebastián Piñera y su esposa hasta la puerta de la Catedral Metropolitana para despedirlos.

MARTES 18: De la feria. Verde.

Liturgia-Septiembre-2018
MARTES 18

De la feria. Verde.

Fiestas Patrias. Feriado nacional. 

LECTURA 1Cor 12, 12-14. 27-31 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo. Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo –judíos y griegos, esclavos y hombres libres– y todos hemos bebido de un mismo Espíritu. El cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos. Ustedes son el Cuerpo de Cristo, y cada uno en particular, miembros de ese Cuerpo. En la Iglesia, hay algunos que han sido establecidos por Dios, en primer lugar, como apóstoles; en segundo lugar, como profetas; en tercer lugar, como doctores. Después vienen los que han recibido el don de hacer milagros, el don de sanar, el don de socorrer a los necesitados, el don de gobernar y el don de lenguas. ¿Acaso todos son apóstoles? ¿Todos profetas? ¿Todos doctores? ¿Todos hacen milagros? ¿Todos tienen el don de sanar? ¿Todos tienen el don de lenguas o el don de interpretarlas? Ustedes, por su parte, aspiren a los dones más perfectos. Palabra de Dios. 

Comentario: San Pablo se esfuerza en señalar que los dones provienen del Espíritu Santo y por tanto no pueden ser motivo de ruptura. La diversidad de los dones indica que el creyente no recibe el Espíritu Santo sin que este se manifieste en él. Por eso, una forma concreta de palparlo es a través de estos dones, los cuales deben ponerse al servicio de la comunidad. 

SALMO Sal 99, 1-5 

R. ¡Somos su pueblo y ovejas de su rebaño! 

Aclame al Señor toda la tierra, sirvan al Señor con alegría, lleguen hasta Él con cantos jubilosos. R. 

Reconozcan que el Señor es Dios: Él nos hizo y a Él pertenecemos; somos su pueblo y ovejas de su rebaño. R.

Entren por sus puertas dando gracias, entren en sus atrios con himnos de alabanza, alaben al Señor y bendigan su Nombre. R. 

¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones. R. 

ALELUIA Lc 7, 16 

Aleluia. Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo. Aleluia.

EVANGELIO Lc 7, 11-17 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud. Justamente cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gente del lugar la acompañaba. Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: «No llores». Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron y Jesús dijo: «Joven, Yo te lo ordeno, levántate». El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre. Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo». El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea y en toda la región vecina. Palabra del Señor. 

Comentario: Jesús es el que ofrece la salvación a los gentiles y muestra con el hijo de la viuda de Naím el verdadero triunfo de la vida. Jesús aparece en el camino y lo resucita, devolviendo la alegría a aquella madre. Creer en Jesús significa hacer que nazca la confianza, justo allí donde hay muerte, enfermedad y poca esperanza.

LUNES 17: De la feria. Verde. San Roberto Belarmino, o. y d. (ML). Blanco.

Liturgia-Septiembre-2018
LUNES 17

De la feria. Verde. San Roberto Belarmino, o. y d. (ML). Blanco.

Semana 24ª durante el año. Feriado puente.

LECTURA 1Cor 11, 17-26. 33 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: No puedo felicitarlos por sus reuniones, que en lugar de beneficiarlos, los perjudican. Ante todo, porque he oído decir que cuando celebran sus asambleas, hay divisiones entre ustedes, y en parte lo creo. Sin embargo, es preciso que se formen partidos entre ustedes, para que se pongan de manifiesto los que tienen verdadera virtud. Cuando se reúnen, lo que menos hacen es comer la Cena del Señor, porque apenas se sientan a la mesa, cada uno se apresura a comer su propia comida, y mientras uno pasa hambre, el otro se embriaga. ¿Acaso no tienen sus casas para comer y beber? ¿O tan poco aprecio tienen a la Iglesia de Dios, que quieren hacer pasar vergüenza a los que no tienen nada? ¿Qué les diré? ¿Los voy a alabar? En esto, no puedo alabarlos. Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memoria mía». Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que Él vuelva. Así, hermanos, cuando se reúnan para participar de la Cena, espérense unos a otros. Palabra de Dios. 

Comentario: San Pablo recrimina a la comunidad por su falta de caridad y unidad cuando celebraban la eucaristía. Había divisiones y se formaban grupos; es decir los que llegaban primero se sentaban a comer y no esperaban; los más pudientes comían y bebían tanto que se olvidaban del resto. El Apóstol muestra el sentido espiritual y memorial de lo que celebran, es la Cena del Señor y no cualquier cosa. 

SALMO Sal 39, 7-10. 17 

R. ¡Proclamen la muerte del Señor, hasta que vuelva!

Tú no quisiste víctima ni oblación; pero me diste un oído atento; no pediste holocaustos ni sacrificios, entonces dije: «Aquí estoy». R. 

«En el libro de la Ley está escrito lo que tengo que hacer: yo amo, Dios mío, tu voluntad, y tu ley está en mi corazón». R. 

Proclamé gozosamente tu justicia en la gran asamblea; no, no mantuve cerrados mis labios, Tú lo sabes, Señor. R. 

Que se alegren y se regocijen en ti todos los que te buscan, y digan siempre los que desean tu victoria: «¡Qué grande es el Señor!» R. 

ALELUIA Jn 3, 16 

Aleluia. Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único; todo el que cree en Él tiene Vida eterna. Aleluia.

EVANGELIO Lc 7, 1-10 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús entró en Cafarnaúm. Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho. Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a sanar a su servidor. Cuando estuvieron cerca de Jesús, le suplicaron con insistencia, diciéndole: «Él merece que le hagas este favor, porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga». Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: «Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque yo –que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes– cuando digo a uno: “Ve”, él va; y a otro: “Ven”, él viene; y cuando digo a mi sirviente: “¡Tienes que hacer esto!”, él lo hace». Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: «Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe». Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano. Palabra del Señor. 

Comentario: El centurión romano, como buen prosélito pagano, penetra hasta lo más profundo de la fe y acepta a Jesús como aquel que proviene de Dios. Dejando de lado su investidura, se presenta a Jesús con mucha humildad: “no soy digno de que entres a mi casa”. Su expresión fue rescatada por la liturgia y a coro se reza antes de la comunión. ¿Nos acercamos al Señor con humildad? 

DOMINGO 16: 24º durante el año. Verde.

Liturgia-Septiembre-2018
DOMINGO 16

24º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año. Semana IV del Salterio.

1ª LECTURA Is 50, 5-9 

Lectura del libro de Isaías.

El Señor abrió mi oído y yo no me resistí ni me volví atrás. Ofrecí mi espalda a los que me golpeaban y mis mejillas, a los que me arrancaban la barba; no retiré mi rostro cuando me ultrajaban y escupían. Pero el Señor viene en mi ayuda: por eso, no quedé confundido; por eso, endurecí mi rostro como el pedernal, y sé muy bien que no seré defraudado. Está cerca el que me hace justicia: ¿quién me va a procesar? ¡Comparezcamos todos juntos! ¿Quién será mi adversario en el juicio? ¡Que se acerque hasta mí! Sí, el Señor viene en mi ayuda: ¿quién me va a condenar? Palabra de Dios. 

Comentario: Este poema es el testimonio personal de la función profética de Israel dentro del plan divino y está representada en la figura del “Siervo sufriente de Yahveh”. Este, a pesar de las vicisitudes, los insultos y acusaciones, como buen creyente y profeta, apela a Dios como único defensor de su persona. 

SALMO Sal 114, 1-6. 8-9 

R. Caminaré en la presencia del Señor. 

Amo al Señor, porque Él escucha el clamor de mi súplica, porque inclina su oído hacia mí, cuando yo lo invoco. R. 

Los lazos de la muerte me envolvieron, me alcanzaron las redes del Abismo, caí en la angustia y la tristeza; entonces invoqué al Señor: «¡Por favor, sálvamela vida!» R. 

El Señor es justo y bondadoso, nuestro Dios es compasivo; el Señor protege a los sencillos: yo estaba en la miseria y me salvó. R. 

Él libró mi vida de la muerte, mis ojos de las lágrimas y mis pies de la caída. Yo caminaré en la presencia del Señor, en la tierra de los vivientes. R. 

2ª LECTURA Sant 2, 14-18 

Lectura de la carta de Santiago.

¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso esa fe puede salvarlo? ¿De qué sirve si uno de ustedes, al ver a un hermano o una hermana desnudos o sin el alimento necesario, les dice: «Vayan en paz, caliéntense y coman», y no les da lo que necesitan para su cuerpo? Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las obras, está completamente muerta. Sin embargo, alguien puede objetar: «Uno tiene la fe y otro, las obras». A éste habría que responderle: «Muéstrame, si puedes, tu fe sin las obras. Yo, en cambio, por medio de las obras, te demostraré mi fe». Palabra de Dios. 

Comentario: El apóstol Santiago se enfrenta a una mentalidad griega que solo entiende a Dios desde un plano teórico, pero que descuidaba el aspecto moral y las buenas obras, pues no entienden que la fe sin las obras es una fe muerta; y la fe del cristiano se manifiesta en obras concretas, especialmente a favor de los pobres y necesitados. 

ALELUIA Gál 6, 14 

Aleluia. Yo sólo me gloriaré en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo. Aleluia.

EVANGELIO Mc 8, 27-35 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy Yo?» Ellos le respondieron: «Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas». «Y ustedes, ¿quién dicen que soy Yo?» Pedro respondió: «Tú eres el Mesías». Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de Él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días; y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo. Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: «¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres». Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará». Palabra del Señor. 

Comentario: Hoy Jesús nos hace la pregunta: ¿quién soy yo para ustedes? Quizás nos quedamos sin respuesta, ya que lo que hemos aprendido hasta ahora no nos sirve. Hoy nos dice si somos capaces de dialogar con él. No le interesa escuchar la respuesta que aprendimos en el catecismo o de nuestros padres, sino la que nos brota del corazón. Si permanece nuestro silencio es porque todavía no lo conocemos.

SÁBADO 15: Nuestra Señora de los Dolores (MO). Blanco.

Liturgia-Septiembre-2018
SÁBADO 15

Nuestra Señora de los Dolores (MO). Blanco.

Día Nacional de los Enfermos. 

Prefacio I de Santa María Virgen. 

Leccionario Santoral: Heb 5, 7-9; Sal 30, 2-6. 15-16. 20; Jn 19, 25-27; (o bien: Lc 2, 33-35). 

LECTURA 1Cor 10, 14-22 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Queridos míos, eviten la idolatría. Les hablo como a gente sensata; juzguen ustedes mismos lo que voy a decirles. La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo? Ya que hay un solo pan, todos nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo Cuerpo, porque participamos de ese único pan. Pensemos en Israel según la carne: aquéllos que comen las víctimas, ¿no están acaso en comunión con el altar? ¿Quiero decir con esto que la carne sacrificada a los ídolos tiene algún valor, o que el ídolo es algo? No, afirmo sencillamente que los paganos ofrecen sus sacrificios a los demonios y no a Dios. Ahora bien, yo no quiero que ustedes entren en comunión con los demonios. Ustedes no pueden beber de la copa del Señor y de la copa de los demonios; tampoco pueden sentarse a la mesa del Señor y a la mesa de los demonios. ¿O es que queremos provocar los celos del Señor? ¿Pretendemos ser más fuertes que Él? Palabra de Dios. 

Comentario: Pablo critica la participación en los banquetes cúlticos paganos por parte de algunos cristianos, pues el verdadero “demonio” que veía en ello era el poder de la clase dominante del imperio, que explotaba y dominaba a los más pobres. Por eso propone la eucaristía como único eje de la comunidad de creyentes y vínculo amoroso de parentesco con el Señor. 

SALMO Sal 115, 12-13. 17-18 

R. ¡Te ofreceré, Señor, un sacrificio de alabanza! 

¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo? Alzaré la copa de la salvación e invocaré el Nombre del Señor. R.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza, e invocaré el Nombre del Señor. Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo. R. 

SECUENCIA (optativa) 

Se encontraba la Madre dolorosa junto a la cruz, llorando, en que el Hijo moría, suspendido. Con el alma dolida y suspirando, sumida en la tristeza, que traspasa el acero de una espada. Qué afligida y qué triste se encontraba, de pie aquella bendita Madre del Hijo único de Dios. Cuánto se dolía y padecía esa piadosa Madre, contemplando las penas de su Hijo. ¿A qué hombre no hace llorar el mirar a la Madre de Cristo en un suplicio tan tremendo? ¿Quién es el que podrá no entristecerse de contemplar tan sólo a esta Madre que sufre con su Hijo? Ella vio a Jesús en los tormentos, sometido al flagelo, por cargar los pecados de su pueblo. Y vio cómo muriendo abandonado, aquél, su dulce Hijo, entregaba su espíritu a los hombres. Madre, fuente de amor, que yo sienta tu dolor, para que llore contigo. Que arda mi corazón en el amor de Cristo, mi Dios, para que pueda agradarle. Madre santa, imprime fuertemente en mi corazón las llagas de Jesús crucificado. Que yo pueda compartir las penas de tu Hijo, que tanto padeció por mí. Que pueda llorar contigo, condoliéndome de Cristo todo el tiempo de mi vida. Quiero estar a tu lado y asociarme a ti en el llanto, junto a la cruz de tu Hijo. Virgen, la más santa de las vírgenes, no seas dura conmigo: que siempre llore contigo. Que pueda morir con Cristo y participar de su pasión, reviviendo sus dolores. Hiéreme con sus heridas, embriágame con la sangre por él derramada en la cruz. Para que no arda eternamente defiéndeme, Virgen, en el día del Juicio. Jesús, en la hora final, concédeme, por tu madre, la palma de la victoria. Cuando llegue mi muerte, yo te pido, oh Cristo, por tu madre, alcanzar la victoria eterna.

ALELUIA Jn 14, 23 

Aleluia. «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará e iremos a él», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 6, 43-49 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús decía a sus discípulos: No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas. El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla su boca. ¿Por qué ustedes me llaman: “Señor, Señor”, y no hacen lo que les digo? Yo les diré a quién se parece todo aquél que viene a mí, escucha mis palabras y las practica. Se parece a un hombre que, queriendo construir una casa, cavó profundamente y puso los cimientos sobre la roca. Cuando vino la inundación, las aguas se precipitaron con fuerza contra esa casa, pero no pudieron derribarla, porque estaba bien construida. En cambio, el que escucha la Palabra y no la pone en práctica se parece a un hombre que construyó su casa sobre tierra, sin cimientos. Cuando las aguas se precipitaron contra ella, en seguida se derrumbó, y el desastre que sobrevino a esa casa fue grande. Palabra del Señor. 

Comentario: Son muchos los que pueden aparentar diversas clases de grandezas o de honores; sabiduría, capacidad de organización, empatía, afabilidad, etcétera; pero todo eso ante Jesús puede ser solo apariencia, pues lo que determina la cualidad de una persona son sus frutos, es decir, las obras concretas que realiza a favor de los demás.

Prepara las misas de noviembre y diciembre con la Liturgia Cotidiana

Prepara noviembre y diciembre junto a la Liturgia CotidanaLas ediciones de la Liturgia Cotidiana correspondientes a noviembre y diciembre ya se encuentran disponibles en las sucursales de SAN PABLO, y también en la librería virtual de la editorial. Se trata de un material que permite preparar las celebraciones litúrgicas de los dos últimos meses del año, constituyendo un material de apoyo muy importante para las parroquias, colegios y capillas.

El ejemplar de noviembre, en cuya portada aparece la Iglesia San Vicente de Paul, de Caldera, tiene todo lo necesario para organizar, con tiempo, la solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, dos fechas muy importantes para los cristianos. Por su parte, la edición de diciembre contiene todas las lecturas, oraciones y comentarios para las celebraciones del tiempo de Adviento, que ayudan a preparar el corazón para el nacimiento del Señor, en Navidad. La portada de diciembre está adornada por la Iglesia de San Agustín, de La Serena.

La Liturgia Cotidiana es un subsidio SAN PABLO que quiere ayudar a que todo el pueblo de Dios tenga una participación plena, consciente y activa en cada una de las celebraciones. Consulta por ella en todas las librerías de la editorial o adquiérela ingresando a www.sanpablochile.cl

VIERNES 14: De la feria. Verde.

Liturgia-Septiembre-2018
VIERNES 14

De la feria. Verde.

LECTURA 1Cor 9, 16-19. 22-27 

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Si anuncio el Evangelio, no lo hago para gloriarme: al contrario, es para mí una necesidad imperiosa. ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! Si yo realizara esta tarea por iniciativa propia, merecería ser recompensado, pero si lo hago por necesidad, quiere decir que se me ha confiado una misión. ¿Cuál es entonces mi recompensa? Predicar gratuitamente el Evangelio, renunciando al derecho que esa Buena Noticia me confiere. En efecto, siendo libre, me hice esclavo de todos, para ganar al mayor número posible. Me hice todo para todos, para ganar por lo menos a algunos, a cualquier precio. Y todo esto, por amor al Evangelio, a fin de poder participar de sus bienes. ¿No saben que en el estadio todos corren, pero uno solo gana el premio? Corran, entonces, de manera que lo ganen. Los atletas se privan de todo, y lo hacen para obtener una corona que se marchita; nosotros, en cambio, por una corona incorruptible. Así, yo corro, pero no sin saber a donde; peleo, no como el que da golpes en el aire. Al contrario, castigo mi cuerpo y lo tengo sometido, no sea que, después de haber predicado a los demás, yo mismo quede descalificado. Palabra de Dios. 

Comentario: El apóstol cristiano es como un atleta que renuncia a muchas cosas por opción de vida, pero esa renuncia tiene un sentido. Pablo se muestra enemigo de un romanticismo casi poético al elegir el camino de Jesús sin involucrarnos de verdad con los demás en sus miserias, pobrezas y situaciones de muerte. Toda renuncia comporta un costo que hay que pagar. 

SALMO Sal 83, 3-6. 12 

R. ¡Qué amable es tu Casa, Señor del universo! 

Mi alma se consume de deseos por los atrios del Señor; mi corazón y mi carne claman ansiosos por el Dios viviente. R.

Hasta el gorrión encontró una casa, y la golondrina tiene un nido donde poner sus pichones, junto a tus altares, Señor del universo, mi Rey y mi Dios. R. 

¡Felices los que habitan en tu Casa y te alaban sin cesar! ¡Felices los que encuentran su fuerza en ti, al emprender la peregrinación! R. 

Porque el Señor es sol y escudo; el Señor da la gracia y la gloria, y no niega sus bienes a los que proceden con rectitud. R. 

ALELUIA Cf. Jn 17, 17 

Aleluia. Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad. Aleluia.

EVANGELIO Lc 6, 37-42 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a sus discípulos: «No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados. Den y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes». Les hizo también esta comparación: «¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo? El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser perfecto, será como su maestro. ¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano». Palabra del Señor. 

Comentario: Nunca podemos dominar a los demás ni condenarlos por mal que nos parezcan sus defectos. Nadie tiene el derecho sobre los otros ni menos imponer sus criterios. Jesús nos invita a mirarnos y reconocer nuestras miserias. Nadie es tan bueno como para creerse mejor que el resto. Tendríamos más misericordia con nuestros semejantes si aprendiéramos a autoanalizarnos primero.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×