Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 30/11/2018

SÁBADO 1: Santa María en Sábado. Blanco. De la feria. Verde.

Diciembre
SÁBADO 1

Santa María en Sábado. Blanco. De la feria. Verde.

Prefacio I de la Virgen María.

Semana 34ª durante el año. Semana II del Salterio.

LECTURA

Apoc 21, 2; 22, 1-7

Lectura del libro del Apocalipsis. Yo, Juan, vi la Ciudad santa, la nueva Jerusalén que descendía del cielo y venía de Dios, embellecida como una novia preparada para recibir a su esposo. Después el Ángel me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero, en medio de la plaza de la Ciudad. A ambos lados del río, había árboles de vida que fructificaban doce veces al año, una vez por mes, y sus hojas servían para sanar a los pueblos. Ya no habrá allí ninguna maldición. El trono de Dios y del Cordero estará en la Ciudad, y sus servidores lo adorarán. Ellos contemplarán su rostro y llevarán su Nombre en la frente. Tampoco existirá la noche, ni les hará falta la luz de las lámparas ni la luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y ellos reinarán por los siglos de los siglos. Después me dijo: «Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios que inspira a los profetas envió a su mensajero para mostrar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto. ¡Volveré pronto! Feliz el que conserva fielmente las palabras proféticas de este Libro». Palabra de Dios.

Comentario: La “nueva ciudad” será algo realmente nuevo y no precisamente la Jerusalén israelita, ni siquiera la Iglesia cristiana. Porque ni la ciudad terrestre ni la Iglesia pueden convertirse en el escenario ideal de la humanidad. Si bien la Iglesia es la “prometida” del Cordero, sus bodas no se celebrarán en este mundo sino en el más allá, donde Dios ha reservado un lugar a sus hijos más fieles.

SALMO Sal 94, 1-7

R. ¡Ven, Señor Jesús!

¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! ¡Lleguemos hasta Él dándole gracias, aclamemos con música al Señor! R.

Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses: en su mano están los abismos de la tierra, y son suyas las cumbres de las montañas; suyo es el mar, porque Él lo hizo, y la tierra firme, que formaron sus manos. R.

¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! Porque Él es nuestro Dios, y nosotros, el pueblo que Él apacienta, las ovejas conducidas por su mano. R.

ALELUIA Lc 21, 36

Aleluia. Estén prevenidos y oren incesantemente. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 34-36

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Palabra del Señor.

Comentario: Esta invitación de Jesús nos pone en voz de alerta; es decir, hay una verdad profunda en nuestra vida de fe: “Dios nos ama a pesar de nuestras miserias”. Esta “verdad de Dios” es un don que sustenta nuestra existencia y nos lleva a transformarnos desde adentro.

La Sagrada Familia de Jesús, María y José: Fiesta

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La familia de Nazaret, a pesar del contexto sociocultural muy diferente del nuestro, sigue siendo un punto de referencia privilegiado para los cristianos.

Acto penitencial

Pedimos perdón por los pecados cometidos en la familia: falta de diálogo y de verdadero amor y por los pecados contra la familia: divorcio, aborto, maltrato intrafamiliar, egoísmos.

Colecta

Pedimos al Señor por todas las familias del mundo y las de nuestro país, para que se amen y sean testimonio de vida cristiana.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: 1 Samuel 1, 20-22.24-28.

Ana, una mujer israelita, ha obtenido milagrosamente un hijo y, llena de gratitud y fiel a su promesa, lo consagra a Dios.

Segunda lectura: 1 Juan 3, 1-2.21-24.

Somos hijos de Dios y lo sabemos por el amor que nos tiene el Padre Dios. Esa es la razón por la que debemos amarnos y sentirnos hermanos.

Evangelio: Lucas 2, 41-52.

La obediencia a los padres, María y José, cede el paso a la exigencia de Jesús: él como hijo tiene que estar en la casa del Padre. Aquí se plantea el problema de la vocación de los hijos.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Ponemos sobre el altar los logros, los sufrimientos, las esperanzas de nuestras familias, mientras pedimos que ellas sean “pequeñas iglesias domésticas” .

Comunión

Al recibir el cuerpo de Cristo, reafirmamos el compromiso de unidad, de comunión y del amor de nuestras familias.

Despedida

La familia de Nazaret no es sólo modelo de la familia cristiana, es también intercesora ante el Señor. Al despedirnos de esta eucaristía, recordemos que “la familia que reza unida, permanece unida”.

Natividad del Señor: Solemnidad Misa del día

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

La liturgia hace suyas, en esta celebración, las palabras del profeta Isaías: “Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. La insignia del poder está sobre sus hombros y se le llamará Consejero admirable” (Isaías 9, 6). Es toda una invitación a reflexionar y adorar.

Acto penitencial

Pedimos perdón hoy por no haber sabido reconocer la presencia de Jesús en los pobres, los humildes, los marginados de este mundo.

Oración colecta

Pedimos participar de la vida divina de Jesús que ha querido participar de la nuestra.

LECTURAS CICLOS A-B-C

Primera lectura: Isaías 52, 7-10.

Con estilo poético, el profeta anuncia el retorno de Dios en medio de su pueblo.

Segunda lectura: Hebreos 1, 1-6.

Dios, después de hablar a los hombres de muchas maneras por los profetas, ahora nos ha hablado por medio de su Hijo.

Evangelio: Juan 1, 1-18.

El evangelista Juan, divinamente inspirado, nos hace remontar en el misterio de Dios. Jesús es la palabra eterna del Padre que se hace hombre para salvarnos.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

En el día de Navidad, el ofertorio del pan y del vino cobra un significado particular, Dios se hace uno de nosotros en Belén, que significa “casa del pan”. Nos comprometemos a que no falte el pan en ningún hogar, por amor a Cristo.

Comunión

Comulguemos hoy con Jesús, palabra de Dios hecha carne, mientras pedimos que nuestra vida y la de nuestros hermanos de comunidad se transformen en una perenne Navidad.

Despedida

Dios se ha hecho hombre para que el hombre llegue a poseer la vida divina. Es la alegre noticia que debemos anunciar a todos en esta Navidad, con nuestra palabra y, sobre todo, con el testimonio de nuestra vida.

Natividad del Señor Solemnidad: Solemnidad Misa de la noche

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La solemnidad del nacimiento de Cristo es la fiesta de la intimidad familiar, pero también de la alegría universal: la salvación, largamente esperada, se hace presente en Jesús: un niño indefenso, amable, acogedor. Belén es la primera cátedra de vida cristiana.

Acto penitencial

Pedimos perdón hoy por nuestras faltas de amor, de humildad, por no haber compartido con los pobres, por no haber aprovechado las lecciones de Belén.

Oración colecta

Pedimos que la luz de Cristo que nos ilumina hoy sea prenda de la luz definitiva en Dios.

LECTURAS CICLO A-B-C

Primera lectura: Isaías 9, 1-6.

El profeta anuncia la salvación que se revela como luz, alegría y liberación en Jesús, príncipe de la paz.

Segunda lectura: Tito 2, 11-14.

En Jesús se nos revela la presencia salvadora de Dios entre nosotros. Esto nos estimula a vivir una vida religiosa, sobria y justa.

Evangelio: Lucas 2, 1-14.

Lucas relata el viaje de José y de María, a Belén, y el nacimiento de Jesús en la más grande pobreza. Realmente el Señor asume en concreto la condición humana.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con los dones del pan y del vino, ofrecemos nuestra vida al Señor que, en un admirable intercambio, nos ha unido a su divinidad.

Comunión

Hoy, en la Navidad, valoramos lo que significa la identificación con Cristo: él se ha hecho hombre para que el hombre llegue a ser semejante a Dios.

Despedida

La Navidad no se agota en el pesebre ni en el árbol de los regalos. Es la fiesta de la solidaridad cristiana. Vamos a anunciar y a testimoniar que en Cristo Jesús nos sentimos todos hermanos de verdad.

Domingo cuarto de Adviento Emanuel: Dios con nosotros

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

En la liturgia de hoy nos encontramos con la Virgen María y san José, el hombre “justo”, que juegan un rol decisivo en el plan de la salvación. Dios se revela en la historia como “el Emanuel” –Dios con nosotros–; esto, a su vez, encuentra en Jesús su plena realización.

Acto penitencial

En la cercanía de la Navidad, nos preguntamos cómo hemos vivido el “adviento”; si hemos avanzado en la conversión; si realmente la palabra de Dios nos ha ayudado a un cambio de vida; si, de alguna manera, hemos sido “precursores” de Cristo, abriéndole camino en las personas con las cuales vivimos o trabajamos...

Oración colecta

Hoy pedimos al Señor que, gracias a la encarnación, pasión y muerte de Jesús, alcancemos la resurrección definitiva.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Miqueas 5, 1-4.

El profeta señala la pequeña aldea de Belén como el lugar privilegiado donde nacerá el Mesías, el cual asegurará una era de paz universal.

Segunda lectura: Hebreos 10, 5-10.

El Mesías nos revela cuál es el verdadero sacrificio agradable a Dios: cumplir su voluntad. En esa forma Jesús se nos da como “camino nuevo y viviente” al Padre.

Evangelio: Lucas 1, 39-45.

La visita de María a su prima evidencia la fe, la caridad y, sobre todo, la humildad de la santísima Virgen que refiere a Dios todas las maravillas que se han manifestado en ella.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

En la cercanía de la Navidad, con los dones del pan y del vino, ofrecemos sobre el altar los sufrimientos de la gente, sus angustias, sus aspiraciones de paz y de solidaridad: de un mundo mejor.

Comunión

La comunión con el cuerpo de Cristo debe comprometernos a colaborar en el plan de Dios que se revela y realiza en la historia cotidiana del mundo.

Despedida

Termina el tiempo litúrgico de Adviento, pero la vida del cristiano es toda un “adviento”: espera y revelación de ese Jesús que ha venido a salvar; que pide nuestra cooperación para seguir salvando a los hombres.

Domingo tercero de Adviento: La liberación está cerca

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Toda la liturgia de hoy está dominada por la alegría y la paciencia. Dios quiere la felicidad de sus hijos, pero les exige que se abran a ella con obras de paciencia y de esperanza.

Acto penitencial

Pidamos perdón, a Dios, por haber preferido la felicidad efímera de las cosas y las satisfacciones pecaminosas, a su amor de Padre.

Oración colecta

Pidamos esperar el nacimiento de Jesús con un corazón renovado y lleno de alegría.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Sofonías 3, 14-18.

El profeta anuncia la liberación del mal y la alegría de la reconciliación y comunión de Dios con su pueblo.

Segunda lectura: Filipenses 4, 4-7.

¡El Señor está cerca! Esa esperanza, según san Pablo, es la fuente de nuestra       alegría.

Evangelio: Lucas 3, 2 -3.10-18.

Juan el Bautista nos invita a dejar las obras malas, pero sobre todo a convertirnos a ese Jesús que él anuncia.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

“Dios ama al que da con alegría” y no le gusta lo que se le ofrece con desgano.     Es el momento de recordarlo mientras hacemos el ofrecimiento del pan, del vino y de otros dones.

Comunión

El recibir a Cristo y saber que viene a estar con nosotros, es manantial de alegría, pero también nos compromete a llevar una vida digna.

Despedida

Reconfortados con la palabra de Dios y con la fuerza del sacramento, vayamos a anunciar y testimoniar que Cristo ha venido, viene pronto, viene siempre.

Domingo segundo de Adviento: Hagan frutos de conversión

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos llama a producir frutos dignos de penitencia y conversión. La eucaristía, que nos preparamos a celebrar, es el lugar de la espera y de la presencia del Señor.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón por no haber acogido a nuestros hermanos con los mismos sentimientos de Cristo.

Oración colecta

Pidamos al Padre Dios que nuestras responsabilidades terrenas no nos aparten de caminar hacia él.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Baruc 5, 1-9.

El profeta anuncia la alegría a Jerusalén, porque Dios viene a ella para siempre.

Segunda lectura: Filipenses 1, 4-11.

San Pablo exhorta a vivir una vida transparente y llena de buenas obras, para prepararse dignamente a recibir al Señor.

Evangelio: Lucas 3, 1-6.

Juan el Bautista entra en la historia de la salvación y nos invita con fuerza a enderezar los caminos del Señor y convertirnos a él.

Oración de los fieles

Presentación de las ofendas

A la espera del Señor que viene, le presentamos el don de nuestras vidas: éxitos y fracasos, penas y alegrías. Lo hacemos cantando.

Comunión

Cristo viene a nosotros y se nos da a modo de comida. Vayamos alegres a su encuentro, a la espera, de su venida definitiva.

Despedida

El cristiano es el hombre de la espera y de la esperanza. Hoy nos preguntamos, junto a san Alberto Hurtado: ¿”Qué haría Cristo en mi lugar”? ¿Qué puedo y debo hacer a la espera de su venida?

Domingo primero de Adviento: El Señor viene a salvarnos

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La celebración de la eucaristía hoy nos prepara a la última venida del Señor. Participemos activamente en ella que es la manifestación privilegiada de su presencia entre nosotros.

Acto penitencial

Hermanos, pidamos perdón al Señor por nuestros pecados, por nuestras faltas de esperanza, por nuestra incoherencia de vida. Supliquemos el don de la conversión.

Oración colecta

Hoy pedimos al Padre Dios que nos ayude a ir al encuentro de Cristo que viene con las buenas obras.

LECTURAS CICLO C

Primera lectura: Jeremías 33, 14-16.

El Señor promete un redentor que establecerá la justicia y el derecho.

Segunda lectura: 1 Tesalonicenses 3, 12-4, 2.

Pablo exhorta a los cristianos a presentarse santos e irreprensibles ante el Señor.

Evangelio: Lucas 21, 25-28.34-36.

El cristiano vive en continua vigilancia, pues está cerca la salvación del Señor.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con los dones del pan y del vino ofrecemos nuestras vidas, trabajos y alegrías.

Comunión

Pedimos al Señor nos ayude a desear ardientemente desde ahora los bienes definitivos y poner en ellos nuestros corazones, a la espera de su venida.

Despedida

El tiempo de adviento es tiempo de esperanza. Testimoniemos con la vida la presencia del Señor que ha venido y viene constantemente a salvar a los hombres.

NUESTRA PORTADA: Iglesia de San Agustín, La Serena. Región de Coquimbo

NUESTRA PORTADA: Iglesia de San Agustín, La Serena. Región de CoquimboUbicada en calle Arturo Prat, esquina Cienfuegos, frente a La Recova. Conserva la línea colonial, de estilo barroco, bajo influencia arquitectónica virreinal. Criterios eclécticos le dan un rasgo románico en su fachada de arco, columnatas y falso frontispicio. La torre conserva el estilo colonial tardío.

Los murallones y la cantería decorativa son de piedra labrada. De tres naves, con planta en forma de cruz latina, cuenta con altares y cuadros para veneración: san Ezequiel Moreno, abogado de los enfermos de cáncer, san Pancracio, la Virgen del Carmen, san Judas Tadeo y santa Rita de Casia.

• 1672: Se construye el primer edificio del colegio y la capilla de piedra calcárea, perteneciente a la Compañía de Jesús, que es destruido en un ataque del pirata Bartolomé Sharp.

• 1750: Se inicia la construcción del nuevo templo, que es terminado cinco años más tarde.

• 1768: pasa a la Orden de los Agustinos, luego de la expulsión de los jesuitas en el año anterior.

• 1798: el cuerpo superior de la torre es destruido por un huracán, siendo reconstruido al año siguiente.

• 1847: un terremoto vuelve a destruir la torre, siendo reconstruida por Juan Herbage tres años después.

• 1903: un nuevo terremoto provoca daños generales en la estructura.

• 1912: un incendio destruye completamente el templo, tras lo cual es reconstruido al año siguiente, transformándolo en un edificio de tres naves.

• 1959: un nuevo incendio lo vuelve a destruir.

• 1975: sufre severos daños tras el terremoto de Coquimbo.

• 1981: 12 de febrero, es declarada Monumento Nacional.

• 1985: su última reconstrucción es realizada por el arquitecto Pedro Broquedis.

• 1990: se reanudan los servicios religiosos en el sector nororiente del templo.

• 1994: es terminada la reconstrucción, junto con las celebraciones de los 450 años de La Serena.

• 1995: 18 de agosto, es inaugurada oficialmente.

• 2002: su administración es asumida por la Orden de los Agustinos Recoletos.

EDITORIAL: Adviento

EDITORIAL: AdvientoEl Adviento es el comienzo del Año Litúrgico. Se da inicio el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son cuatro semanas anteriores a la Navidad.

La palabra viene del latín “adventus”: venida, llegada, presencia. El color litúrgico de este tiempo es el morado.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor. Es un tiempo de espera y de esperanza. Pero más que un tiempo, es una actitud.

Para una futura madre, el tiempo de embarazo es de espera y de esperanza. La mujer siente las pataditas, y la guatita le crece cada vez más. Espera con amor a su guagua, la acaricia, le habla y se plantea muchas expectativas: será niño o niña, qué color de ojos tendrá, se parecerá al padre o a ella. Y por supuesto que en la casa se prepara una cuna, la ropita y todo lo necesario para recibirlo. Las abuelas tejen escarpines y en todo el entorno familiar están pendientes de la fecha del nacimiento. Llega un nuevo miembro a la familia, viene otra generación, tenemos esperanzas. La llegada de un niño es un acontecimiento que llena de alegría a la familia entera.

En el Adviento estamos a la espera del nacimiento del niño Jesús. Y tal como la familia que espera una guagua, nos preparamos. Adornamos la casa, preparamos el pesebre y pensamos en algo rico para comer juntos.

Así como disponemos nuestra casa para recibir a un invitado muy especial y celebrar su estadía con nosotros, durante estas cuatro semanas los cristianos preparamos nuestros corazones para recibir a Cristo y celebrar, con él, su presencia entre nosotros.

Dios viene. Pero viene humilde y pobre, casi imperceptible, y hay que saber reconocerlo. Viene en la Palabra, en los Sacramentos, en el hermano y en el pobre, ¿lo reconoceremos?

¿Y cómo nos vamos a preparar para el Nacimiento de Jesús? Pues, intentando mejorar nuestra vida, abriendo nuestro corazón para que Jesús pueda nacer en él. Y la manera de hacerlo es con oración, disponibilidad y generosidad.

Perdonemos las ofensas, tratemos de reconciliarnos con aquellas personas con las cuales nos hemos enemistado. Visitemos a ese familiar que está enfermo, al que está en la cárcel y a los que están solos.

Que tengan todos una muy Feliz Navidad.

En Jesús, María y Pablo,

El Director

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×