Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 20/02/2019

JUEVES 21: De la feria. Verde San Pedro Damián, o. y d. (ML). Blanco.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
JUEVES 21: De la feria. Verde San Pedro Damián, o. y d. (ML). Blanco.

LECTURA Gn 9, 1-13

Lectura del libro del Génesis. Cuando finalizó el Diluvio y la tierra estuvo seca, Dios bendijo a Noé y a sus hijos, diciéndoles: «Sean fecundos, multiplíquense y llenen la tierra. Ante ustedes sentirán temor todos los animales de la tierra y todos los pájaros del cielo, todo lo que se mueve por el suelo, y todos los peces del mar: ellos han sido puestos en manos de ustedes. Todo lo que se mueve y tiene vida les servirá de alimento; Yo les doy todo eso como antes les di los vegetales. Sólo se abstendrán de comer la carne con su vida, es decir, con su sangre. Y Yo pediré cuenta de la sangre de cada uno de ustedes: pediré cuenta de ella a todos los animales, y también pediré cuenta al hombre de la vida de su prójimo. Otro hombre derramará la sangre de aquél que derrame sangre humana, porque el hombre ha sido creado a imagen de Dios. Ustedes, por su parte, sean fecundos y multiplíquense, llenen la tierra y domínenla». Y Dios siguió diciendo a Noé y a sus hijos: «Además, Yo establezco mi Alianza con ustedes, con sus descendientes, y con todos los seres vivientes que están con ustedes con los pájaros, el ganado y las fieras salvajes; con todos los animales que salieron del arca, en una palabra, con todos los seres vivientes que hay en la tierra. Yo estableceré mi Alianza con ustedes: los mortales ya no volverán a ser exterminados por las aguas del Diluvio, ni habrá otro Diluvio para devastar la tierra». Dios añadió: «Éste será el signo de la Alianza que establezco con ustedes y con todos los seres vivientes que los acompañan, para todos los tiempos futuros. Yo pongo mi arco en las nubes, como un signo de mi Alianza con la tierra». Palabra de Dios.

Comentario: La Alianza de Dios con Noé viene a coronar la creación de Dios, ya que se bendice la obra creada y en especial a todos los seres vivientes. Dios confía su obra creadora a Noé y su familia. Se les pide velar por el derecho a la vida, pero principalmente por la vida del hermano.

SALMO Sal 101, 16-21. 29. 22-23

R. El Señor miró a la tierra desde el cielo.

Las naciones temerán tu Nombre, Señor, y los reyes de la tierra se rendirán ante tu gloria, cuando el Señor reedifique a Sión y aparezca glorioso en medio de ella; cuando acepte la oración del desvalido y no desprecie su plegaria. R.

Quede esto escrito para el tiempo futuro y un pueblo renovado alabe al Señor: porque Él se inclinó desde su alto Santuario y miró a la tierra desde el cielo, para escuchar el lamento de los cautivos y librar a los condenados a muerte. R.

Los hijos de tus servidores tendrán una morada y su descendencia estará segura ante ti, para proclamar en Sión el Nombre del Señor y su alabanza en Jerusalén, cuando se reúnan los pueblos y los reinos, y sirvan todos juntos al Señor. R.

ALELUIA Cf. Jn 6, 63. 68

Aleluia. Tus palabras, Señor, son Espíritu y Vida; Tú tienes palabras de Vida eterna. Aleluia.

EVANGELIO Mc 8, 27-33

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús salió con sus discípulos hacia los poblados de Cesarea de Filipo, y en el camino les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy Yo?». Ellos le respondieron: «Algunos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los profetas». Entonces Él les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy Yo?» Pedro respondió: «Tú eres el Mesías». Jesús les ordenó terminantemente que no dijeran nada acerca de Él. Y comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas; que debía ser condenado a muerte y resucitar después de tres días; y les hablaba de esto con toda claridad. Pedro, llevándolo aparte, comenzó a reprenderlo. Pero Jesús, dándose vuelta y mirando a sus discípulos, lo reprendió, diciendo: «¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres». Palabra del Señor.

Comentario: Mientras la multitud que sigue a Jesús continúa sin identificar claramente quién es y cuál es su cometido, sus discípulos dan un salto cualitativo de fe al reconocerlo como el Cristo o “Ungido”. Podríamos preguntarnos, entonces: ¿Cuál es el tipo de Mesías que sigo o busco?


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

Al Servicio de la Vida: Si das, recibirás

Al Servicio de la Vida: Si das, recibirásUna propuesta de vida que nos hizo llegar una persona llamada Jesús: “mi plan económico se basa en el amor, la cooperación, la justicia, el desinterés y la generosidad“. ¿Qué tal sería vivir bajo esos principios? Compartir, para que el éxito económico de una persona no dependa de pasar por sobre otro. Generosidad con el hermano, propone Jesús, para así recibir sus bendiciones. Escuchemos Si das, recibirás, una reflexión preparada por Ricardo Diaz Venegas, a partir del libro De Jesús con cariño, para momentos de crisis, de María Fontaine.

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

MIÉRCOLES 20: De la feria. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
MIÉRCOLES 20: De la feria. Verde.

LECTURA Gn 7, 6-7; 8, 6-13. 20-22

Lectura del libro del Génesis Cuando las aguas del Diluvio se precipitaron sobre la tierra Noé entró en el arca con sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, para salvarse de las aguas. Al cabo de cuarenta días, Noé abrió la ventana que había hecho en el arca, y soltó un cuervo, el cual revoloteó, yendo y viniendo hasta que la tierra estuvo seca. Después soltó una paloma, para ver si las aguas ya habían bajado. Pero la paloma no pudo encontrar un lugar donde apoyarse, y regresó al arca porque el agua aún cubría toda la tierra. Noé extendió su mano, la tomó y la introdujo con él en el arca. Luego esperó siete días más, y volvió a soltar la paloma fuera del arca. Ésta regresó al atardecer, trayendo en su pico una rama verde de olivo. Así supo Noé que las aguas habían terminado de bajar. Esperó otros siete días y la soltó nuevamente. Pero esta vez la paloma no volvió. La tierra comenzó a secarse en el año seiscientos uno de la vida de Noé, el primer día del primer mes. Noé retiró el techo del arca, y vio que la tierra se estaba secando. Luego Noé levantó un altar al Señor, y tomando animales puros y pájaros puros de todas clases, ofreció holocaustos sobre el altar. Cuando el Señor aspiró el aroma agradable, se dijo a sí mismo: «Nunca más volveré a maldecir el suelo por causa del hombre, porque los designios del corazón humano son malos desde su juventud; ni tampoco volveré a castigar a todos los seres vivientes, como acabo de hacerlo. De ahora en adelante, mientras dure la tierra, no cesarán la siembra y la cosecha, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche». Palabra de Dios.

Comentario: No aporta nada a nuestra fe preguntarnos por la veracidad del Diluvio. No obstante, el relato en sí nos lleva a pensar que el abandono de la justicia y del no compromiso con la vida termina en verdaderos males. La fe ha de crecer progresivamente y mas aún cuando apostamos por la santidad de vida.

SALMO Sal 115, 12-15. 18-19

R. ¡Te ofreceré un sacrificio de alabanza, Señor!

¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo? Alzaré la copa de la salvación e invocaré el Nombre del Señor. R.

Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo. ¡Qué penosa es para el Señor la muerte de sus amigos! R.

Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo, en los atrios de la Casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén. R.

ALELUIA Cf. Ef 1, 17-18

Aleluia. El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine nuestros corazones, para que podamos valorar la esperanza a la que hemos sido llamados. Aleluia.

EVANGELIO Mc 8, 22-26

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Cuando Jesús y sus discípulos, llegaron a Betsaida, le trajeron un ciego a Jesús y le rogaban que lo tocara. Él tomó al ciego de la mano y lo condujo a las afueras del pueblo. Después de ponerle saliva en los ojos e imponerle las manos, Jesús le preguntó: «¿Ves algo?» El ciego, que comenzaba a ver, le respondió: «Veo hombres, como si fueran árboles que caminan». Jesús le puso nuevamente las manos sobre los ojos, y el hombre recuperó la vista. Así quedó sano y veía todo con claridad. Jesús lo mandó a su casa, diciéndole. «Ni siquiera entres en el pueblo». Palabra del Señor.

Comentario: El ciego representa a los que no pueden o no quieren “ver” la obra de Jesús. Así como la sanación del ciego se dio en dos etapas, también acontece lo mismo con nuestra fe: requiere un proceso gradual de maduración y crecimiento. Por eso la misericordia de Dios sabe esperar y respeta los tiempos de cada uno de sus hijos.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

MARTES 19: De la feria. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
MARTES 19: De la feria. Verde.

LECTURA Gn 6, 5-8; 7, 1-5. 10

Lectura del libro del Génesis. Cuando el Señor vio qué grande era la maldad del hombre en la tierra y cómo todos los designios que forjaba su mente tendían constantemente al mal, se arrepintió de haber hecho al hombre sobre la tierra, y sintió pesar en su corazón. Por eso el Señor dijo: «Voy a eliminar de la superficie del suelo a los hombres que he creado –y junto con ellos a las bestias, los reptiles y los pájaros del cielo– porque me arrepiento de haberlos hecho». Pero Noé fue agradable a los ojos del Señor. Entonces el Señor dijo a Noé: «Entra en el arca, junto con toda tu familia, porque he visto que eres el único verdaderamente justo en medio de esta generación. Lleva siete parejas de todas las especies de animales puros y una pareja de los impuros, los machos con sus hembras –también siete parejas de todas las clases de pájaros– para perpetuar sus especies sobre la tierra. Porque dentro de siete días haré llover durante cuarenta días y cuarenta noches, y eliminaré de la superficie de la tierra a todos los seres que hice». Y Noé cumplió la orden que Dios le dio. A los siete días, las aguas del Diluvio cayeron sobre la tierra. Palabra de Dios.

Comentario: En el relato del Diluvio y Noé hay toda una crítica acerca de la absoluta responsabilidad del ser humano en los males del pueblo y de la humanidad. En este sentido, también el pueblo de Israel “naufragó” o fracasó en su vocación al servicio de la justicia y de la vida. Israel, como pueblo escogido, se dejó llevar por sus caprichos y egoísmos.

SALMO Sal 28, 1-4. 9-10

R. El Señor bendice a su pueblo con la paz.

¡Aclamen al Señor, hijos de Dios! ¡Aclamen la gloria del Nombre del Señor, adórenlo al manifestarse su santidad! El Señor bendice a su Pueblo con la paz. R.

¡La voz del Señor sobre las aguas! El Señor está sobre las aguas torrenciales. ¡La voz del Señor es potente, la voz del Señor es majestuosa! R.

El Dios de la gloria hace oír su trueno. En su Templo, todos dicen: «¡Gloria!». El Señor tiene su trono sobre las aguas celestiales, el Señor se sienta en su trono de Rey eterno. R.

ALELUIA Jn 14, 23

Aleluia. «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; e iremos a él», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 8, 13-21

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús volvió a embarcarse hacia la otra orilla del lago. Los discípulos se habían olvidado de llevar pan y no tenían más que un pan en la barca. Jesús les hacía esta recomendación: «Estén atentos, cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes». Ellos discutían entre sí, porque no habían traído pan. Jesús se dio cuenta y les dijo: «¿A qué viene esa discusión porque no tienen pan? ¿Todavía no comprenden ni entienden? Ustedes tienen la mente enceguecida. Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen. ¿No recuerdan cuántas canastas llenas de sobras recogieron, cuando repartí cinco panes entre cinco mil personas?». Ellos le respondieron: «Doce». «Y cuando repartí siete panes entre cuatro mil personas, ¿cuántas canastas llenas de trozos recogieron?». Ellos le respondieron: «Siete». Entonces Jesús les dijo: «¿Todavía no comprenden?». Palabra del Señor.

Comentario: Los discípulos de Jesús padecen el fenómeno de la incredulidad e incomprensión. Jesús los reprende porque adoptan las mismas actitudes que los fariseos y herodianos, pues solo veían y oían lo que querían ver y oír. Era como aquel adagio que dice:” No hay peor ciego que el que no quiere ver”.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

El Video del Papa: Febrero de 2019

El Video del Papa: Febrero de 2019La Red Mundial de Oración del Papa invita a todos los cristianos a dirigir sus oraciones hacia un tema en particular, que afecta a tantos hermanos y hermanas en el mundo: la trata de personas. Recemos por la acogida generosa de las víctimas de la trata de personas y de la prostitución forzada y de la violencia.

Papa Francisco – Febrero 2019

Aunque tratemos de ignorarlo, la esclavitud no es algo de otros tiempos.

Ante esta trágica realidad, no podemos lavarnos las manos si no queremos ser, de alguna manera, cómplices de estos crímenes contra la humanidad.

No podemos ignorar que hoy hay esclavitud en el mundo, tanto o más quizás que antes.

Recemos por la acogida generosa de las víctimas de la trata de personas y de la prostitución forzada y de la violencia.

Puedes ver el video del Papa a continuación:

LUNES 18: De la feria. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
LUNES 18: De la feria. Verde.

LECTURA Gn 3, 23. 4, 1-15. 25

Lectura del libro del Génesis. Después que el Señor Dios expulsó al hombre del jardín de Edén, el hombre se unió a Eva, su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín. Entonces dijo: «He procreado un varón, con la ayuda del Señor». Más tarde dio a luz a Abel, el hermano de Caín. Abel fue pastor de ovejas y Caín agricultor. Al cabo de un tiempo, Caín presentó como ofrenda al Señor algunos frutos del suelo, mientras que Abel le ofreció las primicias y lo mejor de su rebaño. El Señor miró con agrado a Abel y su ofrenda, pero no miró a Caín ni su ofrenda. Caín se mostró muy resentido y agachó la cabeza. El Señor le dijo: «¿Por qué estás resentido y tienes la cabeza baja? Si obras bien podrás mantenerla erguida; si obras mal, el pecado está agazapado a la puerta y te acecha, pero tú debes dominarlo ». Caín dijo a su hermano Abel: «Vamos afuera». Y cuando estuvieron en el campo, se abalanzó sobre su hermano y lo mató. Entonces el Señor preguntó a Caín: «¿Dónde está tu hermano Abel?». «No lo sé», respondió Caín. «¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?» Pero el Señor le replicó: «¿Qué has hecho? ¡Escucha! La sangre de tu hermano grita hacia mí desde el suelo. Por eso maldito seas lejos del suelo que abrió sus fauces para recibir la sangre de tu hermano derramada por ti. Cuando lo cultives, no te dará más su fruto, y andarás por la tierra errante y vagabundo». Caín respondió al Señor: «Mi castigo es demasiado grande para poder sobrellevarlo. Hoy me arrojas lejos del suelo fértil; yo tendré que ocultarme de tu presencia y andar por la tierra errante y vagabundo, y el primero que me salga al paso me matará». «Si es así, le dijo el Señor, el que mate a Caín deberá pagarlo siete veces». Y el Señor puso una marca a Caín, para que al encontrarse con él, nadie se atreviera a matarlo. Después de esto, Adán se unió a su mujer, y ella tuvo un hijo, al que puso el nombre de Set, diciendo: «Dios me dio otro descendiente en lugar de Abel, porque Caín lo mató». Palabra de Dios.

Comentario: Por medio de un lenguaje mítico simbólico, el relato muestra cómo el egoísmo humano, disfrazado de muchas formas, es a la posteridad, el responsable de los grandes males y fracasos de la humanidad: la envidia de Caín a su hermano es un signo más de lo egocéntrico que puede llegar a ser el hombre y su incapacidad de reconocer sus fracasos.

SALMO Sal 49, 1. 8. 16-17. 20-21

R. ¡Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza!

El Dios de los dioses, el Señor, habla para convocar a la tierra desde la salida del sol hasta el ocaso. «No te acuso por tus sacrificios: ¡tus holocaustos están siempre en mi presencia! R.

¿Cómo te atreves a pregonar mis mandamientos y a mencionar mi Alianza con tu boca, tú, que aborreces toda enseñanza y te despreocupas de mis palabras? R.

Te sientas a conversar contra tu hermano, deshonras al hijo de tu propia madre. Haces esto, ¿y Yo me voy a callar? ¿Piensas acaso que soy como tú? Te acusaré y te argu?iré cara a cara». R.

ALELUIA Jn 14, 6

Aleluia. «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 8, 11-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Llegaron los fariseos, que comenzaron a discutir con Jesús; y, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. Jesús, suspirando profundamente, dijo: «¿Por qué esta generación pide un signo? Les aseguro que no se le dará ningún signo». Y dejándolos, volvió a embarcarse hacia la otra orilla. Palabra del Señor.

Comentario: La falta de fe de los fariseos les impide ver la obra de Jesús. Sus milagros no son una especie de espectáculo callejero sino acciones solidarias que pueden realizarse allí donde los corazones sencillos se abren a la revelación de Dios. Son los milagros los que dependen de la fe y no al revés.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

 

DOMINGO 17: 6º durante el año. Verde

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
DOMINGO 17: 6º durante el año. Verde

1ª LECTURA Jer 17, 5-8

Lectura del libro de Jeremías Así habla el Señor: ¡Maldito el hombre que confía en el hombre y busca su apoyo en la carne, mientras su corazón se aparta del Señor! Él es como un matorral en la estepa que no ve llegar la felicidad; habita en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhóspita. ¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en Él tiene puesta su confianza! Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto. Palabra de Dios.

Comentario: El Profeta previene al pueblo de los males que puede padecer si se aparta del camino del Señor, pues deben ser conscientes de que el pecado trae sus propias cadenas y se paga un costo. Por eso alude a la “maldición” que les puede caer, a diferencia de la Bienaventuranza que gozarán si lo rechazan.

SALMO Sal 1, 1-4. 6

R. ¡Feliz el que pone en el Señor su confianza!

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche! R.

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien. R.

No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento. Porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal. R.

2ª LECTURA 1Cor 15, 12. 16-20

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos: Si se anuncia que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo algunos de ustedes afirman que los muertos no resucitan? Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil y sus pecados no han sido perdonados. En consecuencia, los que murieron con la fe en Cristo han perecido para siempre. Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima. Pero no, Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos. Palabra de Dios.

Comentario: Si Cristo no resucitó, entonces nuestra fe carece de sentido, puesto que la resurrección de Jesús precisamente se ordena a la nuestra. El dolor y la muerte son algo opuesto al plan de Dios; por lo tanto, en Cristo resucitado dicho plan queda restablecido.

ALELUIA Lc 6, 23

Aleluia. ¡Alégrense y llénense de gozo en ese, día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo! Aleluia.

EVANGELIO Lc 6, 12-13. 17. 20-26

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús se retiró a una montaña para orar, y pasó toda la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió a doce de ellos, a los que dio el nombre de Apóstoles. Al bajar con éstos se detuvo en una llanura. Estaban allí muchos de sus discípulos y una gran muchedumbre que había llegado de toda la Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón. Entonces Jesús, fijando la mirada en sus discípulos, dijo: «¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece! ¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! ¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán! ¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y proscriban el nombre de ustedes, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre! ¡Alégrense y llénense de gozo en ese día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo! ¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los profetas! Pero ¡ay de ustedes los ricos, porque ya tienen su consuelo! ¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque tendrán hambre! ¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque conocerán la aflicción y las lágrimas! ¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! ¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los falsos profetas!» Palabra del Señor.

Comentario: Las Bienaventuranzas constituyen el corolario de “un plan de santidad” en nuestras vidas. Son un itinerario de vida donde Jesús tiene como tarea que el Reino de Dios se haga presente, sea una realidad eficaz, palpable y posible de alcanzar.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

COMENTARIO DOMINICAL: Las Bienaventuranzas, don liberador de Dios

COMENTARIO DOMINICAL: Las Bienaventuranzas, don liberador de DiosAnte la paradoja que proponen las Bienaventuranzas se abren dos caminos contrapuestos: el de las personas que están en la indigencia, marginación y sufrimiento y, por otro, el de la indiferencia de aquellos que se sienten “satisfechos”. La felicidad anunciada por Jesús es para el pueblo como un signo de reconocimiento del Mesías, pero para realizar aquello se necesita un cambio de mentalidad.

Las Bienaventuranzas, en esta oportunidad, están dirigidas a una comunidad donde hay grandes diferencias entre pobres y ricos, lo que lleva a una situación de injusticia social. Esa injusticia se presenta en este binomio de contrastes: los pobres y los ricos, los que pasan hambre y los que están saciados, los que lloran y los que ríen, los que son perseguidos y los alabados por todos. No obstante, Jesús anuncia por qué “los que lloran y pasan hambre” son felices. La nueva sociedad que él quiere instaurar les pertenece justamente a ellos, es decir, a los que no tienen nada y son los predilectos para el propio Jesús.

A los marginados, Jesús les dice que esa injusticia social se produce por el nivel de corrupción y contaminación de las relaciones sociales. Es decir, los que tienen más están saciados porque solo atesoran para acumular más y no quieren compartir. Por eso las Bienaventuranzas no tienen nada que ver con un espiritualismo desencarnado o con una resignación fatalista. Jesús no las proclamó para consolarse ante las injusticias o para alimentar una esperanza después de la muerte. Las Bienaventuranzas poseen una dimensión ética que lleva a las personas a salir de su apatía y comodidad. Pero también manifiestan la alegría del Espíritu; por lo tanto, no aportan cualquier dicha, sino la plena y definitiva, que es participación de la vida misma con Dios.

“¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!” (Lc 6, 20)

P. Fredy Peña T., ssp

VIERNES 15: De la feria. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
VIERNES 15: De la feria. Verde.

LECTURA Gn 3, 1-8

Lectura del libro del Génesis. La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho, y dijo a la mujer: «¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?». La mujer le respondió: «Podemos comer los frutos de todos los árboles del jardín. Pero respecto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: “No coman de él ni lo toquen, por¬que de lo contrario quedarán sujetos a la muerte”». La serpiente dijo a la mujer: «No, no morirán. Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal». Cuando la mujer vio que el árbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió; luego se lo dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió. Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos. Por eso se hicieron unos taparrabos, entretejiendo hojas de higuera. Al oír la voz del Señor Dios que se paseaba por el jardín, a la hora en que sopla la brisa, se ocultaron de Él, entre los árboles del jardín. Palabra de Dios.

Comentario: El autor, inspirado en un relato mitológico mesopotámico, busca resolver una interrogante existencial y de fe. El “árbol de la ciencia del bien y del mal” es la tentación que lleva al ser humano a colocarse a sí mismo como la medida de todas las cosas y pone su propio interés como norma suprema, prescindiendo de Dios.

SALMO Sal 31, 1-2. 5-7

R. ¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado!

¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado y liberado de su falta! ¡Feliz el hombre a quien el Señor no le tiene en cuenta las culpas, y en cuyo espíritu no hay doblez! R.

Yo reconocí mi pecado, no te escondí mi culpa, pensando: «Confesaré mis faltas al Señor». ¡Y Tú perdonaste mi culpa y mi pecado! R.

Por eso, que todos tus fieles te supliquen en el momento de la angustia; y cuando irrumpan las aguas caudalosas no llegarán hasta ellos. R.

Tú eres mi refugio, Tú me libras de los peligros y me colmas con la alegría de la salvación. R.

ALELUIA Cf. Hech 16, 14

Aleluia. Señor, abre nuestro corazón, para que aceptemos las palabras de tu Hijo. Aleluia.

EVANGELIO Mc 7, 31- 37

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de la Decápolis. Entonces le presentaron a un sordomudo y le pidieron que le impusiera las manos. Jesús lo separó de la multitud y, llevándolo aparte, le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua. Después, levantando los ojos al cielo, suspiró y le dijo: «Efatá», que significa: «Ábrete». Y en seguida se abrieron sus oídos, se le soltó la lengua y comenzó a hablar normalmente. Jesús les mandó insistentemente que no dijeran nada a nadie, pero cuanto más insistía, ellos más lo proclamaban y, en el colmo de la admiración, decían: «Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos». Palabra del Señor.

Comentario: La novedad del Evangelio fija su mirada en un sordomudo que es ignorado por el mundo pagano ante la presencia de Jesús. La curación del sordomudo es un signo de la misericordia de Dios, que no discrimina y que busca sanar a “otros” sordomudos de nuestro tiempo. Estos también quieren abrir sus oídos y proclamar las grandezas del Señor.

 


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

JUEVES 14: Santos Cirilo y Metodio (MO). Blanco.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
JUEVES 14: Santos Cirilo y Metodio (MO). Blanco.

LECTURA Gn 2, 18-25

Lectura del libro del Génesis. Después que creó al hombre, el Señor Dios dijo: «No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada». Entonces el Señor Dios modeló con arcilla del suelo a todos los animales del campo y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al hombre para ver qué nombre les pondría. Porque cada ser viviente debía tener el nombre que le pusiera el hombre. El hombre puso un nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo; pero entre ellos no encontró la ayuda adecuada. Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un profundo sueño, y cuando éste se durmió, tomó una de sus costillas y cerró con carne el lugar vacío. Luego, con la costilla que había sacado del hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre. El hombre exclamó: «¡Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Se llamará Mujer, porque ha sido sacada del hombre». Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne. Los dos, el hombre y la mujer, estaban desnudos, pero no sentían vergu?enza. Palabra de Dios.

Comentario: De acuerdo con el relato, hombre y mujer están hechos de la misma materia original, “polvo de la tierra”, al igual que los animales. No obstante, hay algo que los diferencia: la imagen y semejanza con el propio Dios. Aquella “imagen” que comienza a formarse desde el momento en que sopla el “hálito” en el ser humano: su “alma”.

SALMO Sal 127, 1-5

R. ¡Feliz el que teme al Señor!

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo, serás feliz y todo te irá bien. R.

Tu esposa será como una vid fecunda en el seno de tu hogar; tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa. R.

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor! ¡Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida: que contemples la paz de Jerusalén! R.

ALELUIA Sant 1, 21

Aleluia. Reciban con docilidad la Palabra sembrada en ustedes, que es capaz de salvarlos. Aleluia.

EVANGELIO Mc 7, 24-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús fue a la región de Tiro. Entró en una casa y no quiso que nadie lo supiera, pero no pudo permanecer oculto. En seguida una mujer cuya hija estaba poseída por un espíritu impuro, oyó hablar de Él y fue a postrarse a sus pies. Esta mujer, que era pagana y de origen sirofenicio, le pidió que expulsara de su hija al demonio. Él le respondió: «Deja que antes se sacien los hijos; no está bien tomar el pan de los hijos para tirárselo a los cachorros». Pero ella le respondió: «Es verdad, Señor, pero los cachorros, debajo de la mesa, comen las migajas que dejan caer los hijos». Entonces Él le dijo: «A causa de lo que has dicho, puedes irte: el demonio ha salido de tu hija». Ella regresó a su casa y encontró a la niña acostada en la cama y liberada del demonio. Palabra del Señor.

Comentario: La fe de la mujer cananea es atípica, es decir, aunque pagana de religión y sirofenicia de nacionalidad, reúne una serie de características que son hostiles para cualquier judío. Pero la novedad de Jesús está en esto: la salvación también llegó para los “paganos”, que en aquella época eran catalogados como “perros”.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×