Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/03/2019

LUNES 1: De la Feria. Morado.

Liturgia-Diaria-1-de-abril
LUNES 1: De la Feria. Morado.

Prefacio de Cuaresma.

LECTURA Is 65, 17-21

Lectura del libro de Isaías. Así habla el Señor: Yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. No quedará el recuerdo del pasado ni se lo traerá a la memoria, sino que se regocijarán y se alegrarán para siempre por lo que Yo voy a crear: porque voy a crear a Jerusalén para la alegría y a su pueblo para el gozo. Jerusalén será mi alegría, Yo estaré gozoso a causa de mi pueblo, y nunca más se escucharán en ella ni llantos ni alaridos. Ya no habrá allí niños que vivan pocos días ni ancianos que no completen sus años, porque el más joven morirá a los cien años y al que no llegue a esa edad se lo tendrá por maldito. Edificarán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán sus frutos. Palabra de Dios.

Comentario: Ante la cerrazón del pueblo, el profeta presenta esta imagen apocalíptica donde anuncia indefectiblemente la intervención de Dios. En el tiempo de Isaías se esperaba solo una recompensa terrena y nada más. El cielo nuevo y la tierra nueva se concretarán cuando se inaugure definitivamente el triunfo de Cristo. Mientras tanto, el creyente debe ir madurando su fe y ser fiel a esta promesa.

SALMO Sal 29, 2. 4-6. 11-13

R. ¡Te glorifico, Señor, porque me libraste!

Yo te glorifico, Señor, porque Tú me libraste y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí. Tú, Señor, me levantaste del Abismo y me hiciste revivir, cuando estaba entre los que bajan al sepulcro. R.

Canten al Señor, sus fieles; den gracias a su santo Nombre, porque su enojo dura un instante, y su bondad, toda la vida: si por la noche se derraman lágrimas, por la mañana renace la alegría. R.

Escucha, Señor, ten piedad de mí; ven a ayudarme, Señor. Tú convertiste mi lamento en júbilo, ¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente! R.

ACLAMACIÓN Cf. Am 5, 14

Busquen el bien y no el mal, para que tengan vida, y así el Señor estará con ustedes.

EVANGELIO Jn 4, 43-54

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. Jesús partió hacia Galilea. Él mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo. Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta. Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaúm. Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a sanar a su hijo moribundo. Jesús le dijo: «Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen». El funcionario le respondió: «Señor, baja antes que mi hijo se muera». «Vuelve a tu casa, tu hijo vive», le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y le anunciaron que su hijo vivía. Él les preguntó a qué hora se había sentido mejor. «Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre», le respondieron. El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho: «Tu hijo vive». Y entonces creyó él y toda su familia. Éste fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea. Palabra del Señor.

Comentario: Aquel que cree en la Palabra de Dios pasa de la muerte a la vida y no en un tiempo remoto sino en el mismo instante en que da fe de esa palabra. Jesús nos enseña que para hacer el bien no se necesita estar presente físicamente. A veces, una simple plegaria u oración son suficientes para que lo impensado o el “milagro” ocurra.

DOMINGO 31: 4º de Cuaresma. Morado.

DOMINGO 31: 4º de Cuaresma. Morado.
DOMINGO 31: 4º de Cuaresma. Morado.

Credo. No se dice Gloria. Prefacio de Cuaresma.
En esta Misa puede usarse el color morado o el rosado, y pueden emplearse instrumentos musicales y adornar el altar con flores.

1ª LECTURA Jos 4, 19. 5, 10-12

Lectura del libro de Josué. Después de atravesar el Jordán, los israelitas entraron en la tierra prometida el día diez del primer mes, y acamparon en Guilgal. El catorce de ese mes, por la tarde, celebraron la Pascua en la llanura de Jericó. Al día siguiente de la Pascua, comieron de los productos del país –pan sin levadura y granos tostados– ese mismo día. El maná dejó de caer al día siguiente, cuando comieron los productos del país. Ya no hubo más maná para los israelitas, y aquel año comieron los frutos de la tierra de Canaán. Palabra de Dios.

Comentario: La misericordia y providencia de Dios con su pueblo se exterioriza acompañándolo y dándole lo necesario en cada momento. Por eso que debían ponerse en sus manos y confiar en su providencia. En ese sentido, el maná fue un signo más del amor y fidelidad de Dios para con su pueblo.

SALMO Sal 33, 2-7

R. ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor.

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Mi alma se gloría en el Señor: que lo oigan los humildes y se alegren. R.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos. Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia Él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

2ª LECTURA 2Cor 5, 17-21

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos: El que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente. Y todo esto procede de Dios, que nos reconcilió con Él por intermedio de Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación. Porque es Dios el que estaba en Cristo, reconciliando al mundo consigo, no teniendo en cuenta los pecados de los hombres, y confiándonos la palabra de la reconciliación. Nosotros somos, entonces, embajadores de Cristo, y es Dios el que exhorta a los hombres por intermedio nuestro. Por eso, les suplicamos en nombre de Cristo: déjense reconciliar con Dios. A Aquél que no conoció el pecado, Dios lo identificó con el pecado en favor nuestro, a fin de que nosotros seamos justificados por Él. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo nos demuestra cómo Jesucristo transforma toda nuestra persona al reconciliarnos con Dios. Pero también le interesa la reconciliación, y no solo a título privado, sino como mediador de la fe de su comunidad. Es decir, lo que está en juego no son los vínculos del Apóstol sino la comprensión del evangelio que les ha sido anunciado.

ACLAMACIÓN Lc 15, 18

Iré a la casa de mi padre y le diré: Padre, pequé contra el Cielo y contra ti.

EVANGELIO Lc 15, 1-3. 11-32

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo. Pero los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos». Jesús les dijo entonces esta parábola: «Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: “Padre, dame la parte de herencia que me corresponde”. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida inmoral. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones. Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitó y dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre!”. Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: “Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”. Entonces partió y volvió a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente, corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan enseguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado”. Y comenzó la fiesta. El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza. Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó qué significaba eso. Él le respondió: “Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo”. Él se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara, pero él le respondió: “Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. ¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!” Pero el padre le dijo: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado”».Palabra del Señor.

Comentario: Los que se creen justos no pueden aceptar que Dios perdone y sea misericordioso. El que se cree justo piensa que la misericordia es para los otros porque él puede hacer valer sus méritos, pero Dios no hace esas distinciones. Convertirse es descubrir la ternura de Dios Padre para poder pasar de las desilusiones de la perfección personal o de las seguridades de la propia conciencia a fiarse ciegamente y en todo de Dios.

SÁBADO 30: De la feria. Morado.

SÁBADO 30: De la feria. Morado.
SÁBADO 30: De la feria. Morado.

Prefacio de Cuaresma.

LECTURA Os 6, 1-6

Lectura de la profecía de Oseas. «Vengan, volvamos al Señor: Él nos ha desgarrado, pero nos sanará; ha golpeado, pero vendará nuestras heridas. Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará, y viviremos en su presencia. Esforcémonos por conocer al Señor: su aparición es cierta como la aurora. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia de primavera que riega la tierra». ¿Qué haré contigo, Efraím? ¿Qué haré contigo, Judá? Porque el amor de ustedes es como nube matinal, como el rocío que pronto se disipa. Por eso los hice pedazos por medio de los profetas, los hice morir con las palabras de mi boca, y mi juicio surgirá como la luz. Porque Yo quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos. Palabra de Dios.

Comentario: El Señor esperaba una conversión auténtica de su pueblo, no le interesaban sus sacrificios y ritos por sus pecados, ya que estos no los hacían cambiar de vida. Aunque no siempre respondamos al amor de Dios, él nos ama igualmente, esperando que recapacitemos y que no nos contentemos con pagar mandas y hacer muchas oraciones.

SALMO Sal 50, 3-4. 18-21

R. El Señor quiere amor y no sacrificios.

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito,Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. R.

Trata bien a Sión, Señor, por tu bondad; reconstruye los muros de Jerusalén. Entonces aceptarás los sacrificios rituales: las oblaciones y los holocaustos. R.

VERSÍCULO Cf. Sal 94, 8. 7

No endurezcan su corazón, sino escuchen la voz del Señor

EVANGELIO Lc 18, 9-14

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, Jesús dijo esta parábola: Dos hombres subieron al Templo para orar; uno era fariseo y el otro, publicano. El fariseo, de pie, oraba así: «Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas». En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: «¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador! Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús critica a quienes se tienen por “justos” solo porque cumplen con un par de preceptos, pero su conducta no se condice con esas normas. Rezar no significa dirigirnos a Dios para decirle que somos buenos y que los demás son intratables. Rezar es ponerse ante él con humildad y sin enredos, presentándonos como somos y estamos.

RESEÑA: El retrato secreto de Jesús de Nazaret

RESEÑA: El retrato secreto de Jesús de NazaretEl emperador Tiberio se ha retirado a la isla de Capri, cansado de la politiquería y las intrigas de Roma. Sin embargo, hasta allá llegan los rumores que difunden sus enemigos para desprestigiarlo y que lo obligan a tomar acción en su contra. Recibe también noticias de la lejana provincia de Judea, a cargo del gobernador Poncio Pilatos, quien, según los reportes, no es capaz de controlar a la población local.

Tiberio, preocupado, recurre a su hombre de confianza, el tribuno Suetonio, historiador y poeta, a quien le encarga viajar a Palestina para elaborar un detallado informe sobre las revueltas que promueve el grupo nacionalista que se hace llamar zelote, así como verificar, en terreno, la validez de las decisiones políticas que ha tomado Pilatos. Es una misión aparentemente sencilla, pero que lentamente va tomando otro cariz cuando, intrigado por el relato que escucha de su esclava samaritana Raquel, Suetonio comienza a sentir curiosidad por las enseñanzas de un profeta local que ofrece a sus seguidores un agua capaz de calmar la sed para siempre. Más aún cuando escucha que fue ejecutado hace pocos meses y que de él solo existe una pintura de su rostro, de la que nadie conoce su paradero. Así, a grandes rasgos, comienza El retrato secreto de Jesús de Nazaret, una novela histórica que lleva al lector a emprender un viaje hacia el corazón del mensaje de Cristo, junto a un protagonista que buscará incansablemente la verdad que hay detrás de la enigmática figura de este galileo. Aun cuando esa verdad cuestione todo en lo que ha creído hasta ese momento.

Suetonio se pone en marcha junto a su lugarteniente Glauco, el filósofo griego Aristeo y la esclava Raquel. Ya en Palestina, comienza a intuir el profundo sentido religioso del pueblo judío, mientras va recabando información que le permite entender las diferencias entre fariseos, saduceos, esenios y zelotes. De este modo, va construyendo –y relatando al lector- los aspectos más significativos de la historia, la cultura y la política de la sociedad judía del momento. Y en cada paso del camino va encontrando la sombra del Galileo: distintos personajes le relatan lo que escucharon, vieron y compartieron con Jesús de Nazaret, de quien le desconciertan sus ideas respecto al amor por los enemigos y la construcción de un Reino para todos.

Suetonio se hace las mismas interrogantes que cualquiera podría hacerse al ir conociendo la historia de este profeta: ¿qué es lo que en realidad buscaba?, ¿por qué en vez de convertirse en un líder político y militar prefiere llevar su mensaje a los pobres y desposeídos?, ¿qué es este Reino del que tanto predica? Son preguntas que solo será capaz de responder a través de sus diálogos con personajes como Zaqueo, Andrés, Lázaro, Leví Alfeo, Marta, María Magdalena, Juan, Pedro, Nicodemo, José de Arimatea, Pilatos y su esposa Claudia Prócula. Suetonio escucha los testimonios, analiza las pruebas y reflexiona acerca de cada pedazo de información que reúne, hasta construir un perfil humano y espiritual de Jesús. Lentamente, comienza a abrazar en su corazón la gran verdad que descubre en el Nazareno: Jesús ha venido a este mundo a traer un mensaje de paz, amor y esperanza, porque hay más felicidad en dar que recibir.

En los caminos de Palestina, un hombre curtido por la guerra y la política, criado en un ambiente donde todos luchan por el poder, ve cómo todas sus creencias tambalean y son reemplazadas por algo nuevo, que transforma su vida. Cada palabra que escucha lo lleva a sentir la paz y el amor que hacían falta en su vida, y que lo harán transformar su existencia.

De este modo, la búsqueda de un retrato se transforma en un viaje de descubrimiento y crecimiento personal, que todos debemos transitar si queremos tener la presencia de Cristo en nuestras vidas, porque el único Retrato secreto de Jesús de Nazaret que existe es aquel que somos capaces de construir y llevar en nuestros corazones.

Acerca del autor: Pedro Miguel Lamet ha publicado cuarenta y ocho libros de muy diversos géneros, desde la poesía a la novela, pasando por la biografía, la historia, el ensayo y el periodismo. Además de director del semanario Vida Nueva y columnista de diversos periódicos, emisores y revistas, fue profesor de Estética y Cinematografía en varias universidades y ha obtenido ocho premios periodísticos y literarios.

Rodrigo Miranda Sánchez

Viernes 29 y Sábado 30: 24 horas para el Señor

Viernes 29 y Sábado 30: 24 horas para el SeñorEl Papa Francisco pidió que este fin de semana las iglesias estén “abiertas mucho tiempo” para que los fieles se confiesen en la iniciativa 24 horas para el Señor que se realizará el viernes 29 y el sábado 30 de marzo.

En su saludo en italiano este miércoles en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre recordó que “como todos los años, el próximo viernes y sábado, nos encontraremos para la tradicional iniciativa: ‘24 horas para el Señor’. ¡Qué significativo sería que también nuestras iglesias, en esta ocasión particular, estuvieran abiertas mucho tiempo, para pedir la misericordia de Dios y recibirla en el Sacramento del Perdón“.

Este año, la iniciativa tendrá como lema Yo tampoco te condeno, frase que se inspira en el Evangelio de San Juan (8, 11). El evento comenzará con la Celebración Penitencial presidida por el Papa Francisco, en la Basílica de San Pedro, el viernes 29. Este día  estará marcado por la oración de adoración eucarística, reflexión e invitación a la conversión personal; además, se propone contemplar la imagen de Jesús, que a diferencia de la multitud reunida para juzgar y condenar, ofrece su infinita Misericordia, como una oportunidad para acoger la gracia y una nueva vida.

Las 24 horas para el Señor son promovidas en todo el mundo por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, que pone a disposición de todos los interesados en participar un subsidio que puedes encontrar en este link.

 

72° Aniversario de la misión paulina en Chile

Saludo de nuestro Provincial, el P. Martín Dolzani, SSP:Logo SAN PABLO

“Buenos días, brindamos hoy 29 de marzo por los 72 años de la Fundación de la SOCIEDAD DE SAN PABLO en Chile.

El P. José Gabriel Costa y el Hno. Juan Toffani llegaron a Santiago con las consignas del ahora beato Santiago Alberione: “Sean apóstoles de estos tiempo, hablen a los chilenos y chilenas con el lenguaje de hoy…sigan el ejemplo de Jesús Maestro, de san Pablo y de María Reina de los Apóstoles.

Con nuestra oración y afectos alentamos a Hno. Lucho, Hno. Jorge, P. Fredy, P. Adolfo y a todos nuestros colaboradores laicos”.

Aniversario-2019

 

La Reflexión Dominical: Domingo 4° de Cuaresma

La Reflexión Dominical: Domingo 4° de CuaresmaEn el evangelio de este domingo, Jesús nos enseña del amor y la misericordia de Dios a través de una parábola: la del hijo pródigo. ¿Qué podemos reflexionar a partir de ella? Que los que se creen justos no pueden aceptar que Dios perdone y sea misericordioso. El que se cree justo piensa que la misericordia es para los otros porque él puede hacer valer sus méritos, pero Dios no hace esas distinciones. Convertirse es descubrir la ternura de Dios Padre para poder pasar de las desilusiones de la perfección personal o de las seguridades de la propia conciencia a fiarse ciegamente y en todo de Dios.

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a la luz del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

COMENTARIO DOMINICAL: Dios, padre lleno de misericordia

COMENTARIO DOMINICAL: Dios, padre lleno de misericordiaEl evangelio nos presenta la alegría y la misericordia de Dios como prenda de salvación, para los hijos perdidos. En la parábola del hijo pródigo se expresa el amor sin límites de Dios. En el relato, el hijo mayor representa a los hijos de Israel (inimputables por cumplir los mandamientos); el hijo menor personifica a todos los marginados, pecadores y paganos convertidos. Al pedir su parte de la herencia, la cual debía concretarse una vez que falleciera el padre, sin que se cumpla esta normativa, el padre no la desestima y acepta tal petición, lo que muestra su total imparcialidad. Dios no nos paga según nuestras acciones, su bondad es un don gratuito.

Una vez lejos de su padre, el hijo menor comienza a pagar el precio de su inmadurez, pues en tierras extrañas vive la condición de siervo y la humillación que eso conlleva. Cansado de tanta pellejería, decide regresar y nuevamente es acogido. Es la misma acogida que Dios da a sus hijos cuando se muestran sinceramente “arrepentidos”. Su compasión por el sufrimiento y humillación humana es tal, que para él no tiene cabida “otra” actitud que no sea la del buen samaritano. Dios siempre busca restablecer la dignidad perdida de sus hijos.

Por su parte, el hijo mayor da la impresión de que cumple con el “ideal de hijo”. Sin embargo, su irresponsabilidad fundamental radica en que no desea reconciliarse, no se alegra por su hermano ni se adhiere al proyecto de su padre y por eso le reprocha hace tantos años…”; es decir, no pone su vida en la relación padre-hijo, sino en la de patrón-siervo. Así también actúa Dios, reclama la autenticidad en el amor. En este sentido, la parábola no dice si el hijo mayor asumió una “auténtica reconciliación” como para perdonar a su hermano. Esa es una incógnita que debe responder todo creyente a la hora de poner en práctica el amor misericordioso de Dios padre.

“Mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado” (Lc 15, 23).

P. Fredy Peña T., ssp

Sacerdotes se reunieron con nuevo Administrador Apóstolico

Sacerdotes se reunieron con nuevo Administrador ApóstolicoCon el fin de escucharlos, recomponer confianzas y sanar heridas, la tarde de este jueves, en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Providencia, Monseñor Celestino Aós sostuvo una reunión con los sacerdotes Eugenio de la Fuente, Alejandro Vial y Sergio Cobo, quienes el año pasado viajaron a Roma a encontrarse con el Papa Francisco.

Al finalizar el encuentro, el nuevo Administrador Apostólico expresó: “He querido venir aquí para saludar a estos hermanos sacerdotes, que se formaron aquí, y que han sufrido y padecido todos los procesos, todos los dolores que ustedes bien conocen. Yo he querido venir a saludarles y a compartir con ellosLos abusos por desgracia fueron importantes y tenemos que reconocerlo, pero no son exclusivos de Fernando Karadima. Cada vez que se comete una maldad, cada vez que se comete un pecado, cada vez que se abusa de otro, tenemos que reaccionar ante eso. Nosotros estamos reaccionando ante estos hechos que ocurrieron (…) y queremos que no vuelvan a ocurrir jamás, pero todos los abusos que hay en Chile, los abusos de violencia, los abusos de corrupción, los abusos de manipulación de la sexualidad, de la afectividad, todos son rechazables”.

Sobre los temas tratados en la reunión, el obispo señaló que “conversamos de los procesos que estamos viviendo y de esta realidad de cómo somos una Iglesia, somos un presbiterio. En la mañana estuve reunido con todo el presbiterio y (planteamos) este sentido de Iglesia, en el que todos y cada uno somos responsables de todos y cada uno. Debemos tener esa conciencia clara y nueva”.

Monseñor Aós añádió: “Hablamos también, indudablemente, de cómo nosotros podemos colaborar como hermanos para interiorizar el camino de nuestra vida. Cada uno de nosotros va teniendo su historia, su biografía y quién de nosotros no ha llorado. Quién de nosotros no ha hecho llorar, por desgracia, a otros. Entonces, se trata de no quedarnos ahí en el pasado, lamiendo nuestras heridas, sino decir, cómo voy a avanzar y juntos construir el futuro”.

En tanto el sacerdote Sergio Cobo valoró el encuentro con el nuevo administrador y expresó: “Es una alegría poder estar con el administrador apostólico, que nos haya invitado. Poder llegar a este lugar que ha sido testigo de tantísimo dolor para tantas personas, para tantas víctimas. Ser escuchados por don Celestino, por supuesto es muy esperanzador, poder intercambiar con él estas ideas. Nuestra idea es también comprometernos con la labor que va a hacer el obispo en la diócesis para poder empezar esta nueva etapa y hacernos cargo finalmente de todo el dolor que hay por los abusos, de poner los medios, de reparar, es la idea”.

Agregó que: “Estamos conformes con el fallo. Nos parece que la justicia haya fallado como falló y que se reconozca el dolor, se reconozca también la negligencia que ha habido en esto, es realmente un aporte a la reparación y a la justicia de quienes han luchado tanto por el tema de los abusos”.

Tras el punto de prensa, el obispo celebró la Eucaristía y habló a los fieles de la comunidad parroquial de El Bosque: “No nos olvidemos que la Cruz no es el final. Viene la resurrección. Que el pecado, el odio y la maldad no es final porque el amor es más fuerte. Ustedes que son el Pueblo de Dios, esta tarde renueven también su compromiso – a pesar que puedan sentirse desfigurados y maltratados – saber que en el sufrimiento la Cruz no es el final. Entonces se renueva nuestra esperanza y nos damos cuenta que Él nos envía para que amemos aquí y ahora. No esperemos que cambien los tiempos sociales, que cambie el Papa o llegue un nuevo obispo, o sacerdote. Hoy aquí al Pueblo Santo de Dios, el Señor nos dice: vayan esto les mando, ámense como hermanos”.

VIERNES 29: De la feria. Morado.

Liturgia-Cotidiana-29-de-Marzo-Cuaresma
VIERNES 29: De la feria. Morado.

Prefacio de Cuaresma.
Día penitencial, abstinencia.

LECTURA Os 14, 2-10

Lectura de la profecía de Oseas. Así habla el Señor: Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tu falta te ha hecho caer. Preparen lo que van a decir y vuelvan al Señor. Díganle: «Borra todas las faltas, acepta lo que hay de bueno, y te ofreceremos el fruto de nuestros labios. Asiria no nos salvará, ya no montaremos a caballo, ni diremos más “¡Dios nuestro!” a la obra de nuestras manos, porque sólo en ti el huérfano encuentra compasión». Yo los sanaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos. Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, hundirá sus raíces como el bosque del Líbano; sus retoños se extenderán, su esplendor será como el del olivo y su fragancia como la del Líbano. Volverán a sentarse a mi sombra, harán revivir el trigo, florecerán como la viña, y su renombre será como el del vino del Líbano. Efraím, ¿qué tengo aún que ver con los ídolos? Yo le respondo y velo por él. Soy como un ciprés siempre verde, y de mí procede tu fruto. ¡Que el sabio comprenda estas cosas! ¡Que el hombre inteligente las entienda! Los caminos del Señor son rectos: por ellos caminarán los justos, pero los rebeldes tropezarán en ellos. Palabra de Dios.

Comentario: El Profeta, con un mensaje más esperanzador, anuncia que si se reconocen los pecados y si hay verdadero arrepentimiento, entonces la salvación de su pueblo es posible. Dios quiere que su pueblo confíe en él y que no busque otras seguridades, menos en aquellos que ostentan el poder (Asiria). Ningún ídolo, ni los poderosos, traerán vida y salvación, solo Dios nos dará sentido a la vida y la verdadera felicidad.

SALMO Sal 80, 6-11. 14. 17

R. ¡Ojalá escuchemos la voz del Señor!

Oigo una voz desconocida que dice: «Yo quité el peso de tus espaldas y tus manos quedaron libres de la carga. Clamaste en la aflicción, y te salvé. R.

Te respondí oculto entre los truenos, aunque me provocaste junto a las aguas de Meribá. Oye, pueblo mío, Yo atestiguo contra ti, ¡ojalá me escucharas, Israel! R.

No tendrás ningún dios extraño, no adorarás a ningún dios extranjero: Yo, el Señor, soy tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto. R.

¡Ojalá mi pueblo me escuchara, e Israel siguiera mis caminos! Yo alimentaría a mi pueblo con lo mejor del trigo y lo saciaría con miel silvestre». R.

VERSÍCULO Mt 4, 17

Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca.

EVANGELIO Mc 12, 28-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?». Jesús respondió: «El primero es: “Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más grande que éstos». El escriba le dijo: «Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que Él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios». Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: «Tú no estás lejos del Reino de Dios». Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas. Palabra del Señor.

Comentario: Los fariseos y maestros de la ley multiplicaron los preceptos (613), pero sin darle un espíritu de misericordia y amor. Jesús responde a la pregunta diciendo que el amor a Dios y al prójimo son igualmente importantes. Por tanto, antes que los ritos y promesas, deben nacer siempre el amor y la solidaridad por los hermanos.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×