Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo del 31/05/2019

SÁBADO 1: San Justino, mr. (MO). Rojo.

SÁBADO 1: San Justino, mr. (MO). Rojo.
SÁBADO 1: San Justino, mr. (MO). Rojo.

Prefacio de Pascua. Día del Catequista.
Leccionario Santoral: 1Cor 1, 18-25; Sal 33, 2-9; Mt 5, 13-19.

LECTURA Hech 18, 23-28

Lectura de los Hechos de los Apóstoles. Después de haber permanecido un tiempo en Antioquía, Pablo partió de nuevo y recorrió sucesivamente la región de Galacia y la Frigia, animando a todos los discípulos. Un judío llamado Apolo, originario de Alejandría, había llegado a Éfeso. Era un hombre elocuente y versado en las Escrituras. Había sido iniciado en el Camino del Señor y, lleno de fervor, exponía y enseñaba con precisión lo que se refiere a Jesús, aunque no conocía otro bautismo más que el de Juan Bautista. Comenzó a hablar con decisión en la sinagoga. Después de oírlo, Priscila y Aquila lo llevaron con ellos y le explicaron más exactamente el Camino de Dios. Como él pensaba ir a Acaya, los hermanos lo alentaron, y escribieron a los discípulos para que lo recibieran de la mejor manera posible. Desde que llegó a Corinto fue de gran ayuda, por la gracia de Dios, para aquéllos que habían abrazado la fe, porque refutaba vigorosamente a los judíos en público, demostrando por medio de las Escrituras que Jesús es el Mesías. Palabra de Dios.

Comentario: En el tercer viaje de Pablo se funda la Iglesia de Éfeso, capital de la provincia romana de Asia, que se convirtió en otro de los grandes centros de difusión del evangelio. En esta comunidad el Apóstol tuvo fuertes diferencias doctrinales y metodológicas con Apolo (Cf. 1Cor 1, 12). Sin embargo, dos de sus colaboradores integran a Apolo al grupo, completando los contenidos de su fe. Hoy, ¿cuántos responsables de una comunidad acogen a personas sin dejarse llevar por los prejuicios?

SALMO Sal 46, 2-3. 8-10

R. ¡El Señor es el Rey de toda la tierra!

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen al Señor con gritos de alegría; porque el Señor, el Altísimo, es temible, es el soberano de toda la tierra. R.

El Señor es el Rey de toda la tierra, cántenle un hermoso himno. El Señor reina sobre las naciones, el Señor se sienta en su trono sagrado. R.

Los nobles de los pueblos se reúnen con el pueblo del Dios de Abraham: del Señor son los poderosos de la tierra, y Él se ha elevado inmensamente. R.

ALELUIA Jn 16, 28

Aleluia. Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y voy al Padre. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 23-28

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Les aseguro que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, Él se lo concederá. Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta. Les he dicho todo esto por medio de parábolas. Llega la hora en que ya no les hablaré por medio de parábolas, sino que les hablaré claramente del Padre. Aquel día ustedes pedirán en mi Nombre; y no será necesario que Yo ruegue al Padre por ustedes, ya que Él mismo los ama, porque ustedes me aman y han creído que Yo vengo de Dios. Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y voy al Padre. Palabra del Señor.

Comentario: El amor del Padre trasciende hacia los discípulos de Jesús por el solo hecho de haber creído en su Hijo. Desde Jesús no existen más distancias entre Dios y nosotros. Él nos asegura “que todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá”. Quien conoce al Hijo de Dios y vive en comunión con él, no duda en hacer el bien sin mirar a quién.

Personaliza tu Calendario 2020

Personaliza tu Calendario 2020Este año, nuestros clientes tendrán la opción de personalizar la portada  de los calendarios Momentos de Sabiduría e Inspiración. De este modo, por la compra de más de 2000 ejemplares de cada uno, los interesados podrán incluir la imagen y los datos de su institución, parroquia, empresa o colegio.

Envía tus consultas por correo electrónico y un colaborador de SAN PABLO Chile te contactará.

 

VIERNES 31: VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA (F). Blanco.

VIERNES 31: VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA (F). Blanco.
VIERNES 31: VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA (F). Blanco.

Gloria. Prefacio de la Virgen María II. Día de los Institutos Seculares.

LECTURA Sof 3, 14-18

Lectura de la profecía de Sofonías. ¡Grita de alegría, hija de Sión! ¡Aclama, Israel! ¡Alégrate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén! El Señor ha retirado las sentencias que pesaban sobre ti y ha expulsado a tus enemigos. El Rey de Israel, el Señor, está en medio de ti: ya no temerás ningún mal. Aquel día, se dirá a Jerusalén: ¡No temas, Sión, que no desfallezcan tus manos! ¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! Él exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría, como en los días de fiesta. Yo aparté de ti la desgracia, para que no cargues más con el oprobio. Palabra de Dios.

Comentario: El profeta se llena de gozo porque Sión ha recibido el perdón de Dios y ha sido liberada de sus enemigos. Hay una visión sobre un pequeño grupo o “resto” fiel con el que el Señor comenzará a cumplir sus promesas y hará posible la inauguración de una nueva época marcada por la justicia, la paz y la alegría.

O bien: Rom 12, 9-16.

SALMO [Sal] Is 12, 2-3. 4-6

R. ¡Es grande en medio de ti el Santo de Israel!

Éste es el Dios de mi salvación: yo tengo confianza y no temo, porque el Señor es mi fuerza y mi protección; Él fue mi salvación. R.

Ustedes sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación. Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, anuncien entre los pueblos sus proezas, proclamen qué sublime es su Nombre. R.

Canten al Señor porque ha hecho algo grandioso: ¡que sea conocido en toda la tierra! ¡Aclama y grita de alegría, habitante de Sión, porque es grande en medio de ti el Santo de Israel! R.

ALELUIA Cf. Lc 1, 45

Aleluia. Feliz de ti, Virgen María, por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 39-56

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas ésta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi vientre. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor». María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque Él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre». María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. Palabra del Señor.

Comentario: En esta visita familiar se unen los destinos del Bautista y de Jesús, pero ratificando sus diferencias. María recibe la reconfirmación de su maternidad divina y más allá del parentesco hay algo en común: todos contribuyen a la obra de Dios y tanto el Bautista como Jesús se perciben en el inicio de sus vidas.

COMENTARIO DOMINICAL: Creyentes, testigos del amor del Padre

COMENTARIO DOMINICAL: Creyentes, testigos del amor del PadreEl episodio de la Ascensión muestra al Señor lleno de poder y como Salvador que sube al cielo. Pero también es percibirlo por siempre en medio de la Comunidad cristiana. Jesús ha vuelto a la casa de su Padre. No obstante, se quedó con nosotros de una manera especial, él es nuestro vínculo de unión con el Padre de los cielos, mediador e intercesor y el único sacerdote que comparte su sacerdocio real con los bautizados y el sacerdocio de servicio con los ministros ordenados. Ante una sociedad hostil e indiferente con Dios, es la Comunidad cristiana la que, mediante la práctica de la caridad, tiene el gran desafío de mostrar al Jesús que nos reveló al Padre.

Los primeros cristianos releyeron el Antiguo Testamento a la luz de los acontecimientos pascuales y descubrieron que Jesús, con su amor al prójimo, se constituía en el centro de la Palabra de Dios. Es desde esa relectura que nació la misión de la Comunidad cristiana a la cual somos todos invitados. Sí, somos los continuadores de la obra de Jesús, llamados a manifestar en palabras y gestos liberadores que el sacrificio de Jesús en la Cruz no fue en vano. Por tanto, solo así se entiende que la Ascensión del Señor es el culmen del camino liberador del hijo de Dios, la plenitud de la Pascua.

Jesús pertenece a la esfera de Dios, que por medio de su Espíritu se manifiesta en aquellos que lo aman y cumplen su palabra. Pero también es el Sumo Sacerdote que, derramando su Sangre, entró en la vida con Dios. Él no hizo un viaje a las nubes para saber dónde mora su Padre, sino que alcanzó la comunión entre él y su Padre de una manera definitiva y plena. Los creyentes, en el acontecimiento de la Ascensión, tenemos la oportunidad de vislumbrar una señal de esperanza, capaz de sostener la difícil tarea de ser testigos creíbles, apasionados y enamorados de Jesús.

“Ustedes son testigos de todo esto. Y yo les enviaré lo que mi Padre les ha prometido” (Lc 24, 48-49).

P. Fredy Peña T., ssp

La Reflexión Dominical: La Ascensión del Señór

La Reflexión Dominical: La Ascensión del SeñórEvangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a sus discípulos: “Así está escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día, y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados. Ustedes son testigos de todo esto. Y Yo les enviaré lo que mi Padre les ha prometido. Permanezcan en la ciudad, hasta que sean revestidos con la fuerza que viene de lo alto”. Después Jesús los llevó hasta las proximidades de Betania y, elevando sus manos, los bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. Los discípulos, que se habían postrado delante de Él, volvieron a Jerusalén con gran alegría, y permanecían continuamente en el Templo alabando a Dios. 

Escuchemos la reflexión sobre el evangelio que acabamos de leer:

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a la luz del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

Al Servicio de la Vida: El poder es amor

Al Servicio de la Vida: El poder es amorUna entrevista de 1966, realizada por el semanario alemán Dier Spiegel a Martín Heidegger, es el punto de partida de la cápsula que compartimos esta semana. En ella, Jonah Lynch aborda algunos de los puntos de vista que expone el filósofo, y reflexiona también acerca de la presencia o ausencia de Dios. El poder es amor, parte del libro El perfume de los limones, es el texto escogido por Ricardo Díaz Venegas para compartir unos minutos Al Servicio de la Vida:

 

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

JUEVES 30: De la feria. Blanco.

JUEVES 30: De la feria. Blanco.
JUEVES 30: De la feria. Blanco.

Prefacio de Pascua.

Este Misa se utiliza donde la solemnidad de la Ascensión del Señor se celebra el domingo siguiente.

LECTURA Hech 18, 1-8

Lectura de los Hechos de los Apóstoles. Pablo dejó Atenas y fue a Corinto. Allí encontró a un judío llamado Aquila, originario del Ponto, que acababa de llegar de Italia con su mujer Priscila, a raíz de un edicto de Claudio que obligaba a todos los judíos a salir de Roma. Pablo fue a verlos, y como ejercía el mismo oficio, se alojó en su casa y trabajaba con ellos haciendo tiendas de campaña. Todos los sábados, Pablo discutía en la sinagoga y trataba de persuadir tanto a los judíos como a los paganos. Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó por entero a la predicación de la Palabra, dando testimonio a los judíos de que Jesús es el Mesías. Pero como ellos lo contradecían y lo injuriaban, sacudió su manto en señal de protesta, diciendo: «Que la sangre de ustedes caiga sobre sus cabezas. Yo soy inocente de eso; en adelante me dedicaré a los paganos». Entonces, alejándose de allí, fue a la casa de un tal Ticio Justo, uno de los que adoraban a Dios y cuya casa lindaba con la sinagoga. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor, junto con toda su familia. También muchos habitantes de Corinto, que habían escuchado a Pablo, abrazaron la fe y se hicieron bautizar. Palabra de Dios.

Comentario: Corinto era una ciudad que, en la época de Pablo, tenía la influencia de dos culturas, la griega y la romana. Era una gran ciudad cosmopolita, rica y famosa por su inmoralidad. El Apóstol, estando allí, logró la conversión de algunos. Sin duda que el testimonio de Pablo es atrayente para quienes trabajan y cultivan su fe, no solo a nivel personal, sino que se comprometen con la Iglesia misionera, integrando su fe en la vida cotidiana.

SALMO Sal 97, 1-4

R. ¡El Señor reveló su victoria a las naciones!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.

ALELUIA Cf. Jn 14, 18

«No los dejaré huérfanos; me voy y volveré a ustedes, y se alegrará su corazón», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 16-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: «Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver». Entonces algunos de sus discípulos comentaban entre sí: «¿Qué significa esto que nos dice: “Dentro de poco ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”? ¿Y qué significa: “Yo me voy al Padre”?». Decían: «¿Qué es este poco de tiempo? No entendemos lo que quiere decir». Jesús se dio cuenta de que deseaban interrogarlo y les dijo: «Ustedes se preguntan entre sí qué significan mis palabras: “Dentro de poco, ya no me verán, y poco después, me volverán a ver”. Les aseguro que ustedes van a llorar y se van a lamentar; el mundo, en cambio, se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero esa tristeza se convertirá en gozo». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús amaba a los suyos y les advierte su partida. Sin ahorrar palabras, también se ilusiona con una alegría futura. Desde esa angustia nace luego la esperanza de su posterior retorno, pero también el amor del Padre que se vuelca sobre todos los que creen en Jesús, el Hijo enviado.

MIÉRCOLES 29: De la feria. Blanco.

MIÉRCOLES 29: De la feria. Blanco.
MIÉRCOLES 29: De la feria. Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 17, 15. 22–18, 1

Lectura de los Hechos de los Apóstoles. Los que acompañaban a Pablo lo condujeron hasta Atenas, y luego volvieron con la orden de que Silas y Timoteo se reunieran con él lo más pronto posible. Pablo, de pie, en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que ustedes son, desde todo punto de vista, los más religiosos de todos los hombres. En efecto, mientras me paseaba mirando los monumentos sagrados que ustedes tienen, encontré entre otras cosas un altar con esta inscripción: “Al dios desconocido”. Ahora, yo vengo a anunciarles eso que ustedes adoran sin conocer. El Dios que ha hecho el mundo y todo lo que hay en él no habita en templos hechos por manos de hombre, porque es el Señor del cielo y de la tierra. Tampoco puede ser servido por manos humanas como si tuviera necesidad de algo, ya que Él da a todos la vida, el aliento y todas las cosas. Él hizo salir de un solo principio a todo el género humano para que habite sobre toda la tierra, y señaló de antemano a cada pueblo sus épocas y sus fronteras, para que ellos busquen a Dios, aunque sea a tientas, y puedan encontrarlo. Porque en realidad, Él no está lejos de cada uno de nosotros. En efecto, en Él vivimos, nos movemos y existimos, como muy bien lo dijeron algunos poetas de ustedes: “Nosotros somos también de su raza”. Y si nosotros somos de la raza de Dios, no debemos creer que la divinidad es semejante al oro, la plata o la piedra, trabajados por el arte y el genio del hombre. Pero ha llegado el momento en que Dios, pasando por alto el tiempo de la ignorancia, manda a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan. Porque Él ha establecido un día para juzgar al universo con justicia, por medio de un Hombre que Él ha destinado y acreditado delante de todos, haciéndolo resucitar de entre los muertos». Al oír las palabras “resurrección de los muertos”, unos se burlaban y otros decían: «Otro día te oiremos hablar sobre esto». Así fue cómo Pablo se alejó de ellos. Sin embargo, algunos lo siguieron y abrazaron la fe. Entre ellos, estaban Dionisio el Areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos otros. Después de esto, Pablo dejó Atenas y fue a Corinto. Palabra de Dios.

Comentario: El discurso del apóstol Pablo es lo que hoy llamaríamos un diálogo interreligioso, pues este contacto con las religiones no cristianas, representadas por los filósofos de Atenas, no se repetirá, hasta el s. XX, con el Concilio Vaticano II. Los resultados de su discurso no fueron muy exitosos, ya que solo se convirtieron dos personas: Dionisio y Dámaris. Lo importante es que hubo un diálogo y respeto de ambas partes, y se anunció a Cristo.

SALMO Sal 148, 1-2. 11-14

R. ¡Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria!

Alaben al Señor desde el cielo, alábenlo en las alturas; alábenlo, todos sus ángeles, alábenlo, todos sus ejércitos. R.

Los reyes de la tierra y todas las naciones, los príncipes y los gobernantes de la tierra; los ancianos, los jóvenes y los niños, alaben el Nombre del Señor. R.

Alaben el Nombre del Señor. Porque sólo su Nombre es sublime; su majestad está sobre el cielo y la tierra, y Él exalta la fuerza de su pueblo. R.

¡A Él, la alabanza de todos sus fieles, y de Israel, el pueblo de sus amigos! R.

ALELUIA Jn 14, 16

Aleluia. «Yo rogaré al Padre, y Él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Jn 16, 12-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. Cuando venga el Espíritu de la Verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo. Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo anunciará á a ustedes. Todo lo que es del Padre es mío. Por eso les digo: «Recibirá de lo mío y se lo anunciará a ustedes. Palabra del Señor.

Comentario: El Espíritu Santo es como un “abogado de Jesús”: él pone en evidencia su santidad y el “pecado” de quienes lo rechazan. No obstante, el creyente, con todas sus miserias, va descubriendo por este Espíritu cuál es la voluntad de Dios y lo que espera de cada uno de sus Hijos.

MARTES 28: De la feria. Blanco.

MARTES 28: De la feria. Blanco.
MARTES 28: De la feria. Blanco.

Prefacio de Pascua.

LECTURA Hech 16, 22-34

Lectura de los Hechos de los Apóstoles. En Filipos, la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados les hicieron arrancar la ropa y ordenaron que los azotaran. Después de haberlos golpeado despiadadamente, los encerraron en la prisión, ordenando al carcelero que los vigilara con mucho cuidado. Habiendo recibido esta orden, el carcelero los encerró en una celda interior y les sujetó los pies en el cepo. Cerca de la medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban las alabanzas de Dios, mientras los otros prisioneros los escuchaban. De pronto, la tierra comenzó a temblar tan violentamente que se conmovieron los cimientos de la cárcel y, en un instante, todas las puertas se abrieron y las cadenas de los prisioneros se soltaron. El carcelero se despertó sobresaltado y, al ver abiertas las puertas de la prisión, desenvainó su espada con la intención de matarse, creyendo que los prisioneros se habían escapado. Pero Pablo le gritó: «No te hagas ningún mal, estamos todos aquí». El carcelero pidió unas antorchas, entró precipitadamente en la celda y, temblando, se echó a los pies de Pablo y de Silas. Luego los hizo salir y les preguntó: «Señores, ¿qué debo hacer para alcanzar la salvación?». Ellos le respondieron: «Cree en el Señor Jesús y te salvarás, tú y toda tu familia». En seguida le anunciaron la Palabra del Señor, a él y a todos los de su casa. A esa misma hora de la noche, el carcelero los atendió y curó sus llagas. Inmediatamente después, fue bautizado junto con toda su familia. Luego los hizo subir a su casa y preparó la mesa para festejar con los suyos la alegría de haber creído en Dios. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo y sus compañeros son llevados a prisión por descubrir cómo una mujer esclava, que decía ser “adivina”, lucraba con ese supuesto don. El Apóstol ve en esa manifestación seudorreligiosa un negocio inspirado por un mal espíritu. No obstante, la esclava quedó libre a la invocación del nombre de Dios.

SALMO Sal 137, 1-3. 7-8

R. ¡Tu derecha me salva, Señor!

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, te cantaré en presencia de los ángeles. Me postraré ante tu santo Templo y daré gracias a tu Nombre. R.

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad, porque tu promesa ha superado tu renombre. Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma. R.

Tu derecha me salva. El Señor lo hará todo por mí. Tu amor es eterno, Señor, ¡no abandones la obra de tus manos! R.

ALELUIA Cf. Jn 16, 7. 13

Aleluia. «Les enviaré el Espíritu de la Verdad; Él les hará conocer toda la verdad», dice el Señor. Aleluia!

EVANGELIO Jn 16, 5-11

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. A la Hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús dijo a sus discípulos: Ahora me voy al que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta: «¿A dónde vas?». Pero al decirles esto, ustedes se han entristecido. Sin embargo, les digo la verdad: les conviene que Yo me vaya, porque si no me voy, el Paráclito no vendrá a ustedes. Pero si me voy, se lo enviaré. Y cuando Él venga, probará al mundo dónde está el pecado, dónde está la justicia y cuál es el juicio. El pecado está en no haber creído en mí. La justicia, en que Yo me voy al Padre y ustedes ya no me verán. Y el juicio, en que el Príncipe de este mundo ya ha sido condenado. Palabra del Señor.

Comentario: La partida de Jesús deja tristeza en sus discípulos y, ante tal desolación, él los conforta con la promesa del Espíritu. A su vez, el Espíritu los confirma y fortalece la fe de estos a pesar de la crisis y persecución que se les presenta. No creer en Jesús como Hijo de Dios es el gran pecado que hay que superar.

MIRADAS: Libertad religiosa, un derecho irrenunciable

MIRADAS: Libertad religiosa, un derecho irrenunciableCon la aprobación del Papa Francisco, el 26 de abril fue publicado un nuevo documento de la Comisión Teológica Internacional (CTI), titulado “Libertad religiosa para el bien de todos. Enfoque teológico de los desafíos contemporáneos”. El texto de 37 páginas propone, en primer lugar, una actualización razonada de la recepción de la Declaración Conciliar Dignitatis humanae (1965) sobre la libertad religiosa, “aprobada en un contexto histórico significativamente diferente del actual”. A la luz de este documento, el padre Fredy Peña Tobar nos invita a reflexionar, en una nueva edición de Miradas:

“Miradas” es un micro espacio radial desarrollado por SAN PABLO Radio, para ser seguido y comentado con la familia y la comunidad. Bajo la conducción del padre Fredy Peña Tobar, el programa invita a hablar de todo, cristianamente.  Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl  

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×