Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de EDITORIAL

La Reflexión Dominical: Este es mi hijo muy querido, escúchenlo

La Reflexión Dominical: Este es mi hijo muy querido, escúchenloEste domingo, 2º de Cuaresma, trae el relato de la Transfiguración del Señor. Un momento que sirvió a los discípulos para comprender la verdadera naturaleza del Mesías encarnado por Jesús. En las montañas, con Dios, todo cambia y hasta las tinieblas de la muerte tendrán la metamorfosis que transformará ese momento en vida. La presencia de Moisés y Elías reafirma el carácter mesianico del Hijo de Dios, lo que se reafirma con aquella voz que sale del cielo. “Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo”. Los invitamos a escuchar y compartir esta cápsula SAN PABLO; que sirve para recorrer juntos el camino de la Cuaresma.


“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

COMENTARIO DOMINICAL: Llamados a escuchar a Jesús

COMENTARIO DOMINICAL: Llamados a escuchar a JesúsJesús lleva a los discípulos lejos de la agitación de la vida cotidiana y no se transfigura en una plaza pública o en algún lugar concurrido. Pedro, Santiago y Juan entendieron que la transfiguración era una experiencia que escapaba a lo ordinario y sensacionalista. Por eso que a Jesús lo que más le interesa es que esa vivencia transforme a sus discípulos en lo más profundo de su corazón. No se trata de que el Señor deba hacer la experiencia de algo nuevo, sino que son ellos los que deben ahondar en la confianza hacia él.

En la transfiguración, con Jesús, aparecen Moisés (la Ley) y Elías (los Profetas). Ambos, habían tenido la experiencia del paso de Dios. Moisés como el caudillo de la liberación de Egipto y Elías como el restaurador del yavismo en el reino del Norte. Sus apariciones corroboran que Jesús es el líder definitivo, prefigurado del pasado y que ahora viene a iluminar al hombre.

Con la transfiguración, Jesús muestra que es poseedor de la gloria divina, pero que también él es el anuncio esperanzador de que Dios está cerca de sus hijos. El gran error como creyentes es pensar que por el solo hecho de “creer y seguir a Jesús” ya estamos exentos de dificultades. Muchas veces perdemos hermosas ocasiones, tal vez las mejores instancias, para percibir que Dios es esa presencia clarificadora que nos acompaña y sostiene en la adversidad.

La invitación hecha a Pedro, Santiago y Juan es extensiva para todo el que cree. Fraguar nuestra esperanza en Jesús es la mejor forma de discernir lo que el propio Jesús provocó en la transfiguración: una auténtica transformación. Dejarse transformar por Jesús permite abrir nuestros ojos a sus obras e ilumina nuestra fe de cara al misterio de su sacrificio en la cruz.

“Este es mi Hijo muy querido, escúchenlo” Mc 9, 7. 

P. Fredy Peña T., ssp

Mensaje del Papa para la XXXIII Jornada Mundial de la Juventud

Mensaje del Papa para la XXXIII Jornada Mundial de la JuventudFue dado a conocer el mensaje que el Papa Francisco destinó a los jóvenes con motivo de la XXXIII Jornada Mundial de la Juventud 2018, que se celebrará el Domingo de Ramos y que este año tiene como tema “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios” (Lc 1, 30).

Este es el segundo mensaje que el Papa dirige a los jóvenes durante el camino de preparación para la JMJ en Panamá, que tendrá lugar del 22 al 27 de enero de 2019. El Santo Padre ha querido que los jóvenes estuvieran acompañados por la Virgen María en esta peregrinación espíritu, por cuanto, efectivamente, el mensaje del año pasado se centraba en las palabras del Magnificat: “El Todopoderoso ha hecho grandes cosas en mí” (Lc 1,49), mientras que el próximo año se reflexionará sobre la respuesta de María al ángel: “He aquí la sierva del Señor;  hágase en  mí según tu palabra” (Lc 1, 38).

Este “trilogía mariana” expresa el deseo de Francisco  de ofrecer a los jóvenes de todo el mundo una visión teológica de su existencia: “Lo que deseo es que vosotros, jóvenes, caminéis no sólo haciendo memoria del pasado, sino también con valentíaen el presente y esperanza en el futuro” (Mensaje para la  JMJ 2017).

Este camino se vincula con el recorrido sinodal, que el sucesor de Pedro desea que se viva en gran armonía con la preparación para la Jornada Mundial de la Juventud. También el próximo Sínodo de los Obispos (octubre de 2018) sobre  el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” nos invita a reflexionar sobre la realidad en que viven las nuevas generaciones, sobre su vida de fe y sobre la forma en que maduran las opciones fundamentales que configurarán su futuro y el de la humanidad.

Los invitamos a leer el mensaje completo del Papa ingresando a este link.

Al servicio de la vida: los significados de la pérdida

Al servicio de la vida: los significados de la perdida¿Qué hacer frente a la pérdida o la desesperanza? ¿Cómo encontrar una nueva esperanza y un nuevo proyecto? ¿Qué podemos aprender de una experiencia de dolor?. No hay que quedarse encerrado en uno mismo, sino que hay que encontrar el significado detrás de ese dolor. ¿Qué actitud tomar entonces? Los invitamos a escuchar una reflexión tomando del libro Del dolor a la esperanza, del autor Paulo Daniel Acero.

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

Lecturas para enriquecer la reflexión en Cuaresma

Lecturas para enriquecer la reflexión en CuaresmaAyuno, oración y limosna son las tres herramientas que deben poner en práctica el cristiano durante Cuaresma, cuarenta días que invitan a preparar el espíritu para la Pascua del Señor, la semana más importante para la Iglesia. Oración, ayuno y limosna son, entonces, los tres ejes del camino de la Cuaresma. Y para acompañar esta ruta, les queremos recomendar cinco libros de SAN PABLO que ayudarán a enriquecer la reflexión en estas semanas:

- Lo que debemos saber sobre el ayuno (Anselm Grün). A partir de la sabiduría de los Padres de la Iglesia y de los antiguos monjes del desierto, el autor recoge puntos de vista que son indispensables para lograr vivir un ayuno que sea agradable a Dios y que nos permita tener un auténtico encuentro con nosotros mismos. Solo de esta forma, la abstinencia de alimentos puede convertirse en una oración hecha con el cuerpo y con el alma.

- Aprender a orar para aprender a amar (Jacques Philippe). Sea cual sea la vocación de cada uno, la primera llamada que Jesús y el Espíritu Santo nos dirigen, es la de la oración. En ese diálogo, Jesús nos muestra el rostro del Padre, y también nuestra identidad más profunda. Este libro guiará al lector hacia una mayor intimidad con Dios y lo ayudará a aprender el arte de orar, consolidando hábitos para que ese encuentro personal se prolongue durante toda la vida.

- ¡PADRE PERDÓNALOS! Acompañamiento para el tiempo de Cuaresma (Anselm Grün). Desde hace muchos siglos, durante la Cuaresma, el tiempo que precede a la Pascua, las personas han meditado las siete palabras de Jesús en la cruz. El monje benedictino trae los acontecimientos del tiempo de la pasión de Cristo a nuestra vida actual y nos invita a reflexionar sobre las palabras de Jesús y a darles un lugar en nuestra vida.

- Creer en la Resurrección (Gerald O’Collins). Este libro contiene una mirada exhaustiva a la resurrección de Jesús. Parte de las visiones de mundo y teorías que intenta dar respuestas al mensaje de la resurrección. Luego, acudiendo al curso bíblico y teológico, hace un recorrido por hechos particulares y trascendentales que permite conocer cómo se comprendía este acontecimiento en su tiempo y cuál es su sentido hoy.

- Las grandes fiestas de los cristianos (Textos: d´Élodie Maurot – Ilustraciones: Charlotte Roederer). ¿Cuál es el origen de estas fiestas cristianas y qué sentido tienen?, ¿cómo las celebramos en nuestra casa y en la Iglesia? Los niños encontrarán la respuesta a estas y otras muchas preguntas en este pequeño libro y conocerán el verdadero significado de estas grandes fiestas cristianas.

Los invitamos también a revisar los guiones para las celebraciones dominicales que publicamos en nuestra página web, así como también la liturgia cotidiana diaria, herramientas que, sin duda, servirán para preparar este tiempo especial para todos los cristianos.

Cuaresma: tiempo propicio para encender la llama de la caridad en los corazones

Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma 2018Inspirado por el evangelio de Mateo, el papa Francisco invitó a los cristianos a avivar la llama de la caridad en este tiempo de Cuaresma, reaccionando ante los signos de los tiempos que provocan que el amor salga de los corazones de las personas. En su mensaje, el Santo Padre invita a la práctica de la oración, la limosna y el ayuno como el remedio necesario que ayudará a volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.

En el texto divulgado por la Santa Sede, Francisco explica que la oración ayuda a no escuchar a los falsos profetas que hoy representan el dinero, el placer y la superficialidad, ya que el diálogo con Dios posibilita que “nuestro corazón descubra las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos”. Por su parte, la limosna permite descubrir al otro, al prójimo que necesita ayuda. “Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida. Al igual que, como cristianos, me gustaría que siguiésemos el ejemplo de los Apóstoles y viésemos en la posibilidad de compartir nuestros bienes con los demás un testimonio concreto de la comunión que vivimos en la Iglesia”, sostiene.

Finalmente, el Papa explica que el ayuno es una herramienta que ayuda a crecer, haciéndonos experimentar las carencias del otro. “Nos permite experimentar lo que sienten aquellos que carecen de lo indispensable y conocen el aguijón del hambre; por otra, expresa la condición de nuestro espíritu, hambriento de bondad y sediento de la vida de Dios. El ayuno nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo”, dice en su mensaje.

Con estas tres herramientas, el Papa explica que es posible combatir aquellas cosas que erradican el amor del corazón de los hombres, que el identifica como “la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y de entablar continuas guerras fratricidas, la mentalidad mundana que induce a ocuparse sólo de lo aparente, disminuyendo de este modo el entusiasmo misionero”.

Además, Francisco invitó también a aprender a discernir qué cosas son las que dejan en el interior una huella buena y duradera, porque vienen de Dios y sirven para nuestro bien, así como a preguntarnos: ¿cómo se enfría en nosotros la caridad? ¿Cuáles son las señales que nos indican que el amor corre el riesgo de apagarse en nosotros?

Invito especialmente a los miembros de la Iglesia a emprender con celo el camino de la Cuaresma, sostenidos por la limosna, el ayuno y la oración. Si en muchos corazones a veces da la impresión de que la caridad se ha apagado, en el corazón de Dios no se apaga. Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo”, manifestó.

Los invitamos a leer el mensaje completo del papa Francisco para la Cuaresma 2018 ingresando a este vínculo.

COMENTARIO DOMINICAL: Dios está con nosotros

COMENTARIO DOMINICAL: Dios está con nosotrosPara Jesús, Galilea se convierte en el lugar propicio para anunciar la Buena Noticia. En aquella época, Galilea era sinónimo de marginación y habitaba gente que era catalogada como impura y sin valor. No obstante, Jesús va allí y comienza su vida pública. El mismo Espíritu que había descendido en el bautismo, ahora lo impulsa a ir al desierto.

Jesús se retira en esa cuarentena para encontrarse consigo mismo, con su historia y tradición de su pueblo. Los cuarenta días en el desierto recuerdan el tiempo que duró el diluvio o los días que Moisés pasó en el monte para recibir la alianza. Ese tiempo es como un noviazgo con Dios, pero también es el terreno de la tentación donde se manifiesta su solidaridad para con el hombre, al vivir en carne propia lo que significa ser tentado.

La alegre noticia que es Jesús no irá por los caminos de los honores, reconocimientos ni gloria, sino que asumirá los rasgos insólitos de la debilidad, de la prueba y del sufrimiento. Los mismos que como creyentes casi siempre no queremos recorrer y rechazamos. Cuando Jesús señala que el Reino de Dios está cerca, nos confirma que su realeza se revalida a través de sus palabras y acciones.

Construimos ese Reino en la medida que hacemos lo que el propio Jesús dijo e hizo. Por eso que cuando nos abrimos a la gracia de Dios es posible la conversión de vida. Es cierto que por momentos aquella tarea se pone cuesta arriba. Es ardua y hasta llega a ser un martirio interior. Al ser un combate espiritual sin tregua como el que vivió el propio Jesús, nos atemoriza. Pero no tengamos miedo ante los poderes que amenazan, ya que toda conversión implica un cambio de mentalidad. No hay que ser apegados con aquello que nos deslumbra a primera vista, sino que solo en Dios hemos de colocar nuestra confianza.

“El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia” Mc 1, 15. 

P. Fredy Peña T., ssp

Iglesia invita a compartir en Cuaresma con los Adultos Mayores más necesitados

Iglesia invita a compartir en Cuaresma con los Adultos Mayores más necesitadosEn una Catedral de Santiago colmada de fieles que llegaron a la celebración de “Miércoles de Ceniza”, este mediodía el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, hizo un llamado a la solidaridad con los adultos mayores más pobres del país, dando así inicio a la Campaña de Cuaresma de Fraternidad. La comunidad también rezó por Luis Ceballos, rostro de la campaña, que falleció hace algunas semanas producto de una bala loca que ingresó a su vivienda.

La liturgia se enmarcó en la renovación del compromiso de la Campaña Cuaresma de Fraternidad, cuyos fondos irán por tercer año consecutivo a financiar proyectos en favor del adulto mayor. Por esta razón, a la entrada del templo se entregaron las alcancías –que también se distribuirán en las más de 200 parroquias de Santiago- para ir juntando en ellas los aportes económicos de cada hogar durante este tiempo.

En su homilía, el arzobispo afirmó que este es “un tiempo santo, un tiempo propicio, un tiempo que el Señor nos ofrece para volver a él de todo corazón. Volver al Señor para seguir sus sendas no consiste solamente en actitudes exteriores, sino, sobre todo, en el cambio del corazón”. Más adelante el cardenal Ezzati, citando a san Pablo, invitó a dejarnos reconciliar con Dios, porque solo afianzada en Él la reconciliación tiene futuro. Y agregó: “Hoy día, de una manera muy particular, nosotros, todos, nuestra cultura, nuestro pueblo, nuestro país, nuestra ciudad, necesita dejarse reconciliar con Dios. El tiempo de Cuaresma es un tiempo propicio para ello”.

Resaltó también la campaña Cuaresma de Fraternidad que se inicia “porque justamente nuestra penitencia, nuestras privaciones tienen un gran sentido, el de hacer aumentar el gozo en el corazón de los hermanos, el de hacer crecer la caridad, la solidaridad, la convivencia fraterna. De una manera muy particular este año la campaña Cuaresma de Fraternidad está dirigida a un grupo de personas de nuestra sociedad que sufre muchas veces el abandono y la soledad. Son nuestros hermanos mayores”.

Finalmente, el pastor deseó a todos los fieles “una Cuaresma muy fecunda, que este camino nos lleve al encuentro con Cristo resucitado”. Terminada la homilía, el celebrante bendijo la ceniza y, junto a los diáconos, procedió a impartirla en la frente, con la frase “Conviértete y cree en el Evangelio”, o bien “Recuerda, hombre, que del polvo vienes y al polvo volverás”.

Hacia final de la liturgia, el arzobispo bendijo el material de la Cuaresma: las alcancías, altares y oraciones que se entregaron al principio. A la salida, y con motivo del Día de San Valentín, se entregaron también figuras con forma de corazón, que contenían los cinco carismas del adulto mayor: Experiencia, memoria, interdependencia, gratuidad y contemplación.

Misa cuaresma fraternidad 2018

COMENTARIO DOMINICAL: ¡Lo quiero, queda purificado!

COMENTARIO DOMINICAL: ¡Lo quiero, queda purificado!El anuncio del Reino de Dios, por parte de Jesús, supera toda exclusión y acoge a quien es discriminado, en este caso un leproso. En Israel se llamaba lepra a toda afección a la piel, como psoriasis, eccema o seborrea. La situación del leproso era muy complicada, ya que todo giraba alrededor de lo puro e impuro y, según ese código de pureza, los sacerdotes determinaban quiénes tenían acceso a Dios y podían estar en familia y en la sociedad.

Jesús rompe este código tocando al leproso que según la creencia quien lo tocaba también pasaba a ser un contagiado y excluido del ámbito público. El leproso no duda de que puede ser curado, pero le endosa al propio Jesús la voluntad de sanarlo: “si quieres, puedes sanarme”. La respuesta del Señor confirma que la enfermedad no es ni una prueba ni un castigo enviados por Dios, como muchos piensan cada vez que pasan por situaciones de enfermedad o desgracia de cualquier tipo. Asumamos que todo aquello es parte de la precariedad y fragilidad de la condición humana y nada más.

Ante el leproso, Jesús se conmueve, lo sana y lo salva. Una vez sanado, debía presentar su ofrenda como lo ordenaba la Ley; sin embargo, el leproso no es capaz de guardar silencio y expande su alegría. ¿Y quién no expresaría tamaña noticia si hoy le dijeran que está recuperado de un cáncer?

Hoy, son muchas las personas que viven en un estado de lepra. Los motivos son variados, desde actitudes y comportamientos de miembros de la Iglesia, que no fueron los más evangélicos, hasta la manera en que algunos son juzgados en sus límites y debilidades. Es imperioso ser prudentes y equilibrados. Si realmente reconocemos el poder sanador de Jesús, entonces aprendamos a discernir entre la fidelidad al Evangelio y la misericordia hacia quien padece por sus límites.

“Si quieres, puedes purificarme. Jesús, conmovido, extendió la mano y lo tocó, diciendo: Lo quiero, queda purificado” Jn 1, 40s. 

P. Fredy Peña T., ssp

RESEÑA: Seremos juzgados por el amor

Seremos juzgados por el amorEste libro surge a partir de una serie de entrevistas realizadas al padre Amorth que fueron publicadas por el semanario Creer, en donde abordaron ampliamente la fenomenología asociada al trabajo del mal sobre las personas. Sin embargo, la idea no era simplemente detallas sus ámbitos de acción, sino que, por el contrario, transmitir a los lectores que es posible sanar, llenando los corazones con la esperanza que Dios representa.

A partir de su propia experiencia, el padre Amorth pone a los lectores en alerta: el mal existe y es capaz de actuar sobre las personas. Sin embargo, plantea, también es posible escapar a su influjo, a través de la oración la fe, la esperanza y el amor. El autor va desarrollando en las páginas del libro una catequesis general en torno a Jesús y su victoria sobre el mal, el autor explica la doctrina católica acerca de los ángeles caídos, los fundamentos del satanismo y sus manifestaciones de culto, pasando por las consecuencias espirituales de ellos y las formas de protegernos del mal. De esto modo lleva al lector a una gran conclusión que ilumina las páginas del libro: la vida vence a la muerte.

El mal ataca la confianza del hombre. Lo vulnera a fin de romper el vínculo que tiene con el Creador. Sin embargo, la vida, pasión y muerte de Jesús enseña que es posible derrotar al pecado y a la muerte, en la medida que su muerte en la Cruz abrió las puertas a la Salvación para todos los hombres. De este modo, el libro postula que, al final de nuestros días, enfrentaremos un juicio de misericordia. Bajo la mirada de Dios, dice el padre Amorth, “a toda persona le da la esperanza de que no existe ningún pecado, ninguna situación de la vida, ningún fallo humano que no puede ser abierto y acogido a plenitud por el amor de Dios, con la única condición de que manifieste el arrepentimiento y el deseo de perdón.

Con este libro podemos aprender que, en nuestra condición humana, somos vulnerables al ataque del mal. No siempre es fácil resistirse o combatirlo. Tampoco existen soluciones sencillas para casos graves de posesión o infestación. Sin embargo, debemos ser perseverantes en la fe, la oración y los sacramentos. Y, por supuesto, confiar en la acción salvífica de Jesús que ha puesto al alcance de todos el camino a la gloria del Padre.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×