Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de EDITORIAL

MIRADAS: La Eucaristía, ¿don desvalorizado o apreciado?

MIRADAS: La Eucaristía, ¿don desvalorizado o apreciado?Miradas es un micro espacio radial desarrollado por SAN PABLO Radio, para ser seguido y comentado con la familia y la comunidad. Bajo la conducción del padre Fredy Peña Tobar, el programa invita a hablar de todo, cristianamente.  

Escucha la cápsula de esta semana aquí:

Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

NUESTRA PORTADA: Iglesia San José Carpintero de Vodudahue

NUESTRA PORTADA: Iglesia San José Carpintero de VodudahueVodudahue es una localidad ubicada en la comuna de Hualaihué, Provincia de Palena, Región de los Lagos. A 100 km de Puerto Montt. Uno de los lugares más angostos de Chile: 48 km desde el mar a la frontera. Es también uno de los más inaccesibles.

La arquitectura de este templo, que pertenece a la Parroquia Sagrada Familia de Hornopirén, está inspirada en la homónima de San Antonio de Colo, la más pequeña de las dieciséis iglesias patrimoniales de la Isla grande de Chiloé.

La obra es iniciada el 4 de enero de 2016 y concluye el 28 de febrero de 2018.

Mide 27,7 m de largo por 9,6 m de ancho. La torre-campanario (de una sola campana, traída de Europa), tiene una altura de 16,5 m. Posee tres naves con bancas de madera, con capacidad para unas 80 personas sentadas. La fachada, de tres arcos de medio punto, cuenta con un rosetón y un reloj de cobre.

Los revestimientos son de madera nativa.

Además del alerce, que predomina en la techumbre, paredes, pilares, arcos y altares, también conforman la estructura otras maderas: ciprés, mañío, laurel y ciruelillo. Las escaleras interiores son de estilo caracol.

En el altar mayor se ubican las imágenes de san José Carpintero, la Virgen del Carmen y san Pedro. En el lado izquierdo están: san Alberto Hurtado y santa Teresa de Los Andes. Y en el lado derecho, san Sebastián y san Antonio, todas de madera tallada, así como también el Vía crucis, ubicado en las paredes laterales.

Es bendecida, por el, entonces, Arzobispo de Puerto Montt, Monseñor Cristián Caro, el 18 de marzo de 2018.

EDITORIAL: Misioneros

EDITORIAL: MisionerosMisionero (del verbo latino missio: “enviar”) es una persona que evangeliza a creyentes y no creyentes, con el fin de animar a los primeros y suscitar la fe en los otros. A esta forma de anuncio se le denomina ad gentes, es decir, hacia las gentes, gentiles o no cristianos y se desarrolla en lugares donde la palabra de Dios ya está instalada o donde es desconocida.

La utilización del término misión, para definir esta labor, comienza en la década de 1590, cuando la Compañía de Jesús (jesuitas) envía a algunos de sus miembros al extranjero. Se populariza a partir de la traducción latina del pasaje bíblico en el que Cristo envía a sus discípulos a predicar en su nombre. Misión tiene también el sentido de trabajo, tarea, quehacer o cometido e identifica el lugar donde, físicamente, habitan los misioneros.

En la historia del cristianismo, la idea de misión se aplica tanto a colectividades como a individuos e implica una forma de vocación, un llamado de Dios que “envía”, para cumplir con un encargo o realizar un trabajo apostólico, la tarea de anunciar el Evangelio, conforme al mandato de Jesús: “Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28, 19).

En el mundo existen, actualmente, 983 “territorios de misión” y en ellos trabajan casi cincuenta mil sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos consagrados y unos trescientos setenta mil catequistas laicos, solteros y casados, quienes desarrollan su labor a tiempo completo o parcial. Todos ellos se han comprometido a anunciar el Evangelio a los 3500 millones de personas que aún no lo conocen y que representan las dos terceras partes de la humanidad.

También existe una gran cantidad de organizaciones de apoyo a estas labores, que se complementan para ayudar a los misioneros a permanecer en los lugares de misión. Ser misionero no es fácil. Dentro de la gran variedad de servicios, estos hermanos y hermanas atienden leprosarios, hospitales, hogares para huérfanos y ancianos, dispensarios, colegios y universidades. En su labor se les presentan muchas dificultades: idioma, cultura, clima, persecuciones y amenazas. Muchos de ellos son perseguidos, encarcelados y asesinados.

El domingo 21 de octubre está dedicado a las Misiones (DUM). Los misioneros requieren de nuestro apoyo espiritual, humano y material. Recemos por ellos, y seamos generosos, no solo en el día de la colecta, sino siempre.

En Jesús, María y Pablo,

El Director

La Reflexión Dominical: “Nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí”

La Reflexión Dominical: "Nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí"El discurso de Jesús se centra en la responsabilidad de cada uno para administrar las gracias que recibe de Dios. Para eso, recurre a imágenes tan duras, como las de amputarse una mano o sacarse un ojo. Si no tomamos en serio su Evangelio, podemos perdernos aun siendo parte del selecto grupo, como los Apóstoles. Compartimos con todos ustedes La Reflexión Dominical, para este domingo 26º durante el año.

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

COMENTARIO DOMINICAL: El nombre de Jesús no se monopoliza

Comentario-Dominical-3009Jesús les da las instrucciones a los Doce y, al mismo tiempo, describe la vida que nos lleva a Dios. Pero desvirtuamos el Evangelio cuando pensamos que lo que nos ofrece es un gozo leve y superficial, diciéndonos lo que nos gusta escuchar, y asegurándonos de que no debemos equivocarnos en nada. Jesús explica cómo habrán de comportarse los discípulos con aquellos que no pertenecen al grupo, con los pequeños y con ellos mismos. Su respuesta es muy clara: “no se lo prohíban…”, pues su misión es liberar a las personas de toda alienación u opresión; por lo tanto, si no han podido expulsar a los demonios, entonces no hay por qué impedírselo a otros. Probablemente, esa negativa denota un sesgo de envidia e incapacidad por no haber cumplido el mandato.

La invitación de Jesús siempre será la misma: no cerrarnos en los propios criterios, tener una mentalidad más abierta y rechazar esa obsesión enfermiza de ver enemigos por todas partes. A veces, por estas cosas, corremos el riesgo de escandalizar a los más pequeños, y por estos Jesús siente una especial predilección. En el escándalo se juega nuestra comunión con Dios porque nos puede llevar al pecado y a la pérdida de la fe. Por eso, Jesús termina siendo duro cuando señala que es mejor cortar algún miembro si este termina siendo ocasión de pecado. Para la mentalidad judía, la mano, el pie o el ojo eran la sede de los impulsos pecaminosos que anulan la comunión con Dios. Es decir, no se trata de mutilarse literalmente para entrar en esa comunión, sino de eliminar la raíz de todo aquello que nos separa de Jesús.

Si, con penosos esfuerzos y caídas, nos decidimos por la unión con Cristo y nos esforzamos a permanecer fieles a esta unión, entonces entraremos a la Vida eterna, pues esta no es otra cosa que vivir en la presencia imperecedera con Jesús.

“Pero Jesús les dijo: ‘No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí’” (Mc 9, 39). 

P. Fredy Peña T., ssp

Para regalar en este Día del Profesor

Para regalar en este Día del ProfesorEl martes 16 de octubre celebramos el Día del Profesor. Esta es una ocasión para agradecer la entrega, el cariño y el trabajo que tantos educadores llevan a cabo, respondiendo a su vocación de formar y enseñar.

Enseñar es una tarea ardua y exigente. Hay que luchar contra los prejuicios, la apatía y el desinterés para promover en los alumnos la curiosidad, la creatividad, la inteligencia y el conocimiento. A lo largo de los años, esta celebración se ha constituido como un momento en que la sociedad en su conjunto reconoce a los docentes por su valiosa labor dentro y fuera de las aulas.

Pensando en los profesores, les queremos recomendar tres libros de SAN PABLO que pueden ser una muy buena opción para regalar en esta fecha:

-El arte de educar: contiene consejos realistas y alentadores para que el educador pueda sacar lo mejor de sí mismo y sus alumnos. A través de sabias y acertadas palabras, junto a alegres ilustraciones, este libro regala nuevos ánimos que renovarán el entusiasmo por la enseñanza. También sirve para recordar que la enseñanza tiene más de vocación que de oficio, por lo que se necesita talento y destreza para hacerlo bien.

-366 pensamientos para maestras y maestros: un libro de bolsillo que reúne pensamientos respecto a la docencia, compilados por Betuel Cano. Contiene mensajes prácticos para docentes, puntualizando la importancia de aplicar y aprovechar al máximo sus virtudes en la labor que desempeñan o realizan a diario.

-La alegría de ser educador: Un libro que nos revela una espiritualidad de la enseñanza que es, verdaderamente, “pan para el camino”. En sus páginas, nos invita a entender nuestra vocación de enseñar como una forma de eucaristía. Porque quien enseña está llamado, de un modo similar a la acción de Cristo –y del ministro– en la eucaristía, a tomar, agradecer, bendecir, partir y dar. Cada una de estas cinco acciones está desarrollada en diferentes capítulos. Un libro no sólo para meditar, sino también para orar.

Minilibros autoayuda

Minilibros autoayudaDirectamente desde España nos llegó una colección de minilibros de autoayuda. Lo valioso de ella es que cada texto aporta consejos, pensamientos y sugerencias relacionados con temas que son muy importantes para el quehacer diario. Por ejemplo, acá es posible encontrar reflexiones que ayudan a enfrentar el enfado, el estrés, la tristeza y la depresión.

También abordan temáticas relacionadas con la familia, el trabajo, el matrimonio, la autoestima, las enfermedades, o la importancia de estar bien consigo mismo. Cada uno de estos minilibros sirve para acompañar al lector en el proceso de ser mejor persona, aportando consejos que contribuyen a la creación de valores y actitudes positivas y, por supuesto, a la animación a la lectura.

Escritos por diversos autores, cada texto está acompañado por una ilustración realizada por R. W. Alley, escritor e ilustrador de varios libros para niños.

Te invitamos a conocer los títulos disponibles de esta colección ingresando aquí: https://www.sanpablochile.cl/comprar/index.php?cPath=10_19_345

Coleccion-Minilibros-Autoayuda

Ariel Álvarez regresa a Chile

Ariel Álvarez regresa a ChileDurante el mes de octubre, el biblista y autor de SAN PABLO, Ariel Álvarez Valdés, viajará a nuestro país para llevar a cabo una serie de charlas en las que abordará diferentes (y desconocidos) aspectos de la vida de Jesús de Nazaret.

Los encuentros comenzarán en Chillán, los días 8, 9 y 10 de octubre, con el tema Cómo fue la infancia de Jesús de Nazaret. Este será también el foco de las charlas que ofrecerá en Concepción (11, 12 y 13 de octubre) y Temuco (16, 17 y 18 del mismo mes).

El auto de la colección Enigmas de la Biblia llegará a Talca el 19 de octubre, donde desarrollará el tema ¿Es posible perdonar como enseñó Jesús? Luego se quedará tres días en Santiago para exponer acerca de Los últimos días de Jesús de Nazaret, los días 22, 23 y 24 de octubre. Su viaje terminará en la Quinta Región, los días 25, 26 y 27, en donde conversará acerca de Cómo fue la vida oculta de Jesús de Nazaret.

Para ser parte de estos encuentros o tener más información acerca de la visita de Ariel Álvarez a Chile, pueden encontrar los números y personas de contacto en la siguiente infografía:

Cursos Ariel Álvarez en Chile Octubre de 2018

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús, el fiel servidor

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús, el fiel servidorJesús instruye a sus discípulos acerca de lo que le sucederá en Jerusalén: “El Hijo del hombre va a ser entregado… y lo matarán”. Hoy son muchos los que, al igual que Jesús, comparten la desgracia de ser entregados al arbitrio y a la crueldad de sus semejantes. Lamentablemente, los discípulos de Jesús no lograban dimensionar los alcances del anuncio de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Estos estaban más preocupados por saber quién era el más importante y quiénes tendrían los puestos de honor. Estas cuestiones nos interpelan hasta nuestros días. ¿Cuántos viven interesados en el éxito, el aplauso y la pleitesía? En su espíritu egocéntrico, tácitamente, esperan el reconocimiento aunque se jacten de no pedirlo.

Jesús no rechaza por principio aspiraciones y esfuerzos; no desea tener seguidores cansados, inactivos; pero indica cuál es el justo fin de estas aspiraciones, es decir, que estas se ajusten a la comunión de vida con él: “El que quiera ser el primero,…”. Este es el único camino hacia el verdadero prestigio y la verdadera grandeza. El que Jesús postula no es aquel servicio forzado, casi del esclavo, o ese otro que se realiza para que te vean. Él propone un servicio de quien se preocupa por los demás no por cumplir sino por caridad cristiana.

Al discípulo de Jesús se le pide practicar ese servicio inclusivo, es decir, no solo a quienes ama, sino también a los que no. Este es el gran problema que tenemos a la hora de practicar la caridad, solo deseamos vivirla con quienes más simpatizamos y nos olvidamos que la grandeza de “servir a Dios” no se mide por el éxito o la fama de lo que hacemos, sino por el valor del servicio prestado. Jesús establece un criterio fundamental para discernir lo que es importante y justo en la vida: la necesidad de servir al más desprovisto o débil, independientemente de quién sea esa persona. 

“El que recibe a uno de estos pequeños en mi Nombre, me recibe a mí…” (Mc 9, 37). 

P. Fredy Peña T., ssp

Solemne TE DEUM de Fiestas Patrias: Tiempo Eclesial de purificación como nunca antes

Solemne TE DEUM de Fiestas Patrias: Tiempo Eclesial de purificación como nunca antesLa afirmación la hizo el moje benedictino padre Benito Rodríguez, quien estuvo a cargo de la homilía en esta nueva versión del Te Deum Ecuménico de Acción de Gracias en la Catedral Metropolitana de Santiago, presidido por el Deán del principal templo capitalino, monseñor Juan de la Cruz Suárez. El religioso también llamó a la acogida a migrantes, al encuentro entre los chilenos sin prejuicios y a mirarnos y escucharnos en un mismo nivel.

El acto litúrgico se desarrolló con la asistencia del Presidente de la República, Sebastián Piñera, y su esposa, Cecilia Morel, y de las más altas autoridades civiles, entre ellas los presidentes de la Corte Suprema de Justicia y de ambas ramas del Congreso Nacional;  militares, diplomáticas y religiosas, entre ellas, el Nuncio Apostólico, monseñor Ivo Scapolo. Junto a los ministros católicos, participaron representantes de las otras confesiones cristianas no católicas, marcando el carácter ecuménico del encuentro, y también miembros de las comunidades judía y musulmana, en un marco de diálogo interreligioso.

La canciller, María Francisca San Martín, y monseñor Suárez dieron la bienvenida al Presidente y su esposa al ingreso de la catedral, para luego dar paso a la bienvenida a todos los presentes, la oración de apertura y la intervención del cantor a lo divino Francisco Astorga, como todos los años.

Posteriormente se desarrolló la Liturgia de la Palabra, con textos del Génesis, el salmo 22 y en Evangelio de san Juan, sobre el diálogo de Jesús con Nicodemo acerca del nacer de nuevo.

En la homilía, el padre Benito Rodríguez, OSB, resaltó el sentido más profundo para el país del concepto “Patria”, que representa, dijo, “una posibilidad y un desafío para que cada uno desarrolle y haga fructificar esos dones con los que ha sido bendecido, dones que son para ser puestos para el servicio de los demás”. De alguna manera, agregó, “decir Patria es como decir padre, y solamente quienes puedan ser hijos serán sus verdaderos habitantes: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. Bienvenidos todos los que quieran venir a Chile buscando la paz y comprometiéndose a trabajar por ella, ojalá encuentren siempre abiertas las puertas de nuestras fronteras”.

Respecto del ejercicio de la autoridad o del liderazgo, el padre Benito señaló que no se trata tanto de mandar y ser obedecido, “sino más bien en orientar personas para despertar vidas. En este sentido, el verdadero líder es aquel que le plantea al país no lo que quiere oír, sino lo que es más adecuado para lograr los propósitos de construir una Nación más humana, justa y solidaria”.

Hacia el final de la homilía, el monje benedictino expresó que “al hacer memoria de nuestra historia, nos damos cuenta que brotan espontáneamente animosidades, como sucede por lo demás en tantas historias de familia. Aprender a encontrarnos con quienes piensan y sienten distinto es un paso gigantesco”. Y añadió: “El encuentro es posible cuando estamos dispuestos a no identificarnos tanto con nuestros roles o privilegios, desprendiéndonos de prejuicios y máscaras que nos impiden donarnos mutuamente. Salir de nuestra soledad cómoda para correr el riesgo de mirarnos y escucharnos en un mismo nivel, así simplemente, acogiendo con benevolencia esa hambre de proximidad que Dios puso como un sello de humanidad en nuestros corazones”.

Por último, el religioso se refirió a estos “tiempos recios” por lo que pasa la Iglesia: “Nuestra Iglesia de Chile vive un tiempo de purificación quizás como nunca antes en su historia. Creemos que hablar desde esta precariedad, sin pretender negarla o esconderla es también nuestro aporte al hoy de nuestra historia, intentando acoger con humildad y con generosidad nuestros errores, sin pretender privilegios o algún trato especial, y sin renunciar al desafío y la responsabilidad de una profunda conversión en Espíritu y en verdad, para ser mejores testigos de ese Evangelio que hemos recibido y que llevamos en vasijas de barro”.

El padre Benito Rodríguez terminó poniendo bajo el amparo de la Virgen María a todos los habitantes del país, “en particular a quienes son más vulnerables, se sienten excluidos y están más solos”.

Terminada la homilía, representantes de los credos presentes hicieron oración a Dios por las diversas necesidades del país, plegaria que culminó con el Padre Nuestro, tras lo cual el coro y orquesta interpretaron el solemne Te Deum o Himno de Acción de Gracias a Dios. La liturgia terminó con el Himno Nacional y la bendición, después de la cual el Deán, monseñor Juan de la Cruz Suárez, acompañó al Presidente Sebastián Piñera y su esposa hasta la puerta de la Catedral Metropolitana para despedirlos.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×