Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de INSTITUCIONAL

MIÉRCOLES 21: De la feria. Morado.

Portada febrero
MIÉRCOLES 21

De la feria. Morado.

Prefacio de Cuaresma.

LECTURA Jon 3,1-10

Lectura de la profecía de Jonás.

La palabra del Señor fue dirigida por segunda vez a Jonás, en estos términos: «Parte ahora mismo para Nínive, la gran ciudad, y anúnciale el mensaje que Yo te indicaré». Jonás partió para Nínive, conforme a la palabra del Señor. Nínive era una ciudad enormemente grande: se necesitaban tres días para recorrerla. Jonás comenzó a internarse en la ciudad y caminó durante todo un día, proclamando: «Dentro de cuarenta días, Nínive será destruida». Los ninivitas creyeron en Dios, decretaron un ayuno y se vistieron con ropa de penitencia, desde el más grande hasta el más pequeño. Cuando la noticia llegó al rey de Nínive, éste se levantó de su trono, se quitó su vestidura real, se vistió con ropa de penitencia y se sentó sobre ceniza. Además, mandó proclamar en Nínive el siguiente anuncio: «Por decreto del rey y de sus funcionarios, ningún hombre ni animal, ni el ganado mayor ni el menor, deberán probar bocado: no pasten ni beban agua; vístanse con ropa de penitencia hombres y animales; clamen a Dios con todas sus fuerzas y conviértase cada uno de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos. Tal vez Dios se vuelva atrás y se arrepienta, y aplaque el ardor de su ira, de manera que no perezcamos». Al ver todo lo que los ninivitas hacían para convertirse de su mala conducta, Dios se arrepintió de las amenazas que les había hecho y no las cumplió. Palabra de Dios. 

Comentario: El anuncio es muy sencillo y se reduce en pocas palabras: “Nínive iba a ser destruida por sus muchos pecados”. Dios le ofrece una oportunidad de cambio mandándole a Jonás. La conversión de los ninivitas, incluyendo al rey, se contrapone a lo que nunca entendió el pueblo judío: la penitencia exterior debe ir unida a la conversión interior. La Cuaresma es la oportunidad para abandonar nuestra vida pecaminosa y vivir la nueva vida del Resucitado. 


SALMO Sal 50, 3-4. 12-13. 18-19 


R. ¡Tú no desprecias un corazón contrito, Señor!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito, Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. R.


ANTÍFONA DE COMUNIÓN Cf. Sal 5, 12 


Se alegrarán los que se refugian en ti, Señor, y cantarán jubilosos porque tú estarás con ellos..


EVANGELIO Lc 11, 29-32 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: Ésta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás. Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación. El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón y aquí hay Alguien que es más que Salomón. El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás y aquí hay Alguien que es más que Jonás. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús se niega a darles un signo más a los judíos no porque no pudiera, sino porque no han querido ver lo que era evidente. No les bastaba con la persona de Jesús y apelaban a una nueva instauración del reino, destruyendo el reino viejo. Solo los que creyeron y creen en Jesús, pueden llegar a descubrir la presencia de Dios en su camino y aceptar la realidad de la resurrección de Cristo.

MARTES 20: De la feria. Morado.

Portada febrero
MARTES 20

De la feria. Morado.

Prefacio de Cuaresma.

LECTURA Is 55, 10-11 

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor: Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven a él sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y hecho germinar, para que dé la semilla al sembrador y el pan al que come, así sucede con la palabra que sale de mi boca: ella no vuelve a mí estéril, sino que realiza todo lo que Yo quiero y cumple la misión que Yo le encomendé. Palabra de Dios. 

Comentario: La cercanía de Dios es siempre el mejor brindis de felicidad y salvación. En este sentido, la palabra de Dios siempre es eficaz. Por eso, Isaías infunde esperanza al pueblo desterrado y desanimado. Esa palabra de Dios son sus designios salvíficos que se realizaron en Cristo, el Verbo encarnado. 


SALMO Sal 33, 4-7. 16-19 


R. El Señor libra a los justos de sus angustias.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos. Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. R.

Miren hacia Él y quedarán resplandecientes, y sus rostros no se avergonzarán. Este pobre hombre invocó al Señor: Él lo escuchó y lo salvó de sus angustias. R.

Los ojos del Señor miran al justo y sus oídos escuchan su clamor; pero el Señor rechaza a los que hacen el mal para borrar su recuerdo de la tierra. R.

Cuando ellos claman, el Señor los escucha y los libra de todas sus angustias. El Señor está cerca del que sufre y salva a los que están abatidos. R.


VERSÍCULO Mt 4, 4 


El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.


EVANGELIO Mt 6, 7-15 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados. No hagan como ellos, porque el Padre de ustedes que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes oren de esta manera: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido. No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal. Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes. Palabra del Señor. 

Comentario: El Padrenuestro es la oración específicamente cristiana porque ha salido de los labios del Señor. Él la enseñó así, por petición de sus discípulos. En ella, pedimos, agradecemos y nos invita siempre a: Santificar el Nombre de Dios; suplicar la venida plena de su Reino y tener la gracia de hacer su voluntad; confiar que él nos dará el pan del cielo y el de la tierra; creer en el perdón divino, perdonar a nuestro prójimo; y pedir la fuerza de vencer el mal. 

LUNES 19: De la feria. Morado.

Portada febrero
LUNES 19

De la feria. Morado.

LECTURA Lev 19, 1-2. 11-18 

Lectura del libro del Levítico.

El Señor dijo a Moisés: Habla en estos términos a toda la comunidad de Israel: Ustedes serán santos, porque Yo, el Señor su Dios, soy santo. Ustedes no robarán, no mentirán ni se engañarán unos a otros. No jurarán en falso por mi Nombre, porque profanarían el nombre de su Dios. Yo soy el Señor. No oprimirás a tu prójimo ni lo despojarás; y no retendrás hasta la mañana siguiente el salario del jornalero. No insultarás a un sordo ni pondrás un obstáculo delante de un ciego, sino que temerás a tu Dios. Yo soy el Señor. No cometerás ninguna injusticia en los juicios. No favorecerás arbitrariamente al pobre ni te mostrarás complaciente con el rico: juzgarás a tu prójimo con justicia. No difamarás a tus compatriotas, ni pondrás en peligro la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor. No odiarás a tu hermano en tu corazón: deberás reprenderlo convenientemente, para no cargar con un pecado a causa de él. No serás vengativo con tus compatriotas ni les guardarás rencor. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor. Palabra de Dios. 

Comentario: Los preceptos de este código son absolutamente prohibitivos o prescriptivos. El cumplimiento de estos permite que el prójimo tenga derechos y deberes. La medida de la santidad que Dios quiere es que lo respetemos y lo amemos a él y al prójimo. En ese sentido, Jesús nos propone una sencilla forma de santidad: “Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley…”. 


SALMO Sal 18, 8-10. 15 


R. ¡Tus palabras, Señor, son Espíritu y Vida!

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. R.

Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos. R.

La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. R.

¡Ojalá sean de tu agrado las palabras de mi boca, y lleguen hasta ti mis pensamientos, Señor, mi Roca y mi redentor R.


VERSÍCULO 2Cor 6, 2


Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación.


EVANGELIO Mt 25, 31-46


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y Él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquéllas a su derecha y a éstos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me alojaron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver». Los justos le responderán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?». Y el Rey les responderá: «Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo». Luego dirá a los de su izquierda: «Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me alojaron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron». Éstos, a su vez, le preguntarán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, forastero o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?». Y Él les responderá: «Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo». Éstos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna. Palabra del Señor.

Comentario: En el Antiguo Testamento las formas de piedad o de amor al prójimo se reducían a: vestir al desnudo, recibir a los extraños o peregrinos y visitar a los enfermos. Jesús propone una motivación distinta al Antiguo Testamento y del Judaísmo: las obras de caridad mencionadas son expresión fundamental del amor, no simples obras benéficas realizadas sin un espíritu misericordioso.

DOMINGO 18: 1º de Cuaresma. Morado.

Portada febrero
DOMINGO 18

1º de Cuaresma. Morado.

No se dice Gloria. Credo. Prefacio propio. Semana 1ª del Salterio.

1ª LECTURA Gn 9, 8-15 

Lectura del libro del Génesis

Dios dijo a Noé y a sus hijos: «Yo establezco mi Alianza con ustedes, con sus descendientes, y con todos los seres vivientes que están con ustedes: con los pájaros, el ganado y las fieras salvajes; con todos los animales que salieron del arca, en una palabra, con todos los seres vivientes que hay en la tierra. Yo estableceré mi Alianza con ustedes: los mortales ya no volverán a ser exterminados por las aguas del Diluvio, ni habrá otro Diluvio para devastar la tierra». Dios añadió: «Éste será el signo de la Alianza que establezco con ustedes, y con todos los seres vivientes que los acompañan, para todos los tiempos futuros: Yo pongo mi arco en las nubes, como un signo de mi Alianza con la tierra. Cuando cubra de nubes la tierra y aparezca mi arco entre ellas, me acordaré de mi Alianza con ustedes y con todos los seres vivientes, y no volverán a precipitarse las aguas del Diluvio para destruir a los mortales». Palabra de Dios.

Comentario: La Alianza es una promesa de Dios donde queda sellado el compromiso de que no habrá otro diluvio. Se respetará la tierra y la naturaleza en todas sus expresiones, así como también ‘la vida’. En este compromiso, Dios hace un pacto de defensa a favor de la vida y el orden natural. Tanto la vida como el orden natural son aspectos donde también el don de Dios se manifiesta. 


SALMO Sal 24, 4-5. 6. 7-9 


R. Tus senderos, Señor, son amor y fidelidad.

Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos. Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque Tú eres mi Dios y mi salvador. R.

Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor, porque son eternos. Por tu bondad, Señor, acuérdate de mí según tu fidelidad. R.

El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; Él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres. R.


2ª LECTURA 1Ped 3, 18-22 


Lectura de la primera carta del Apóstol san Pedro.

Queridos hermanos: Cristo padeció una vez por los pecados –el justo por los injustos– para que, entregado a la muerte en su carne y vivificado en el Espíritu, los llevara a ustedes a Dios. Y entonces fue a hacer su anuncio a los espíritus que estaban prisioneros, a los que se resistieron a creer cuando Dios esperaba pacientemente, en los días en que Noé construía el arca. En ella, unos pocos –ocho en total– se salvaron a través del agua. Todo esto es figura del bautismo, por el que ahora ustedes son salvados, el cual no consiste en la supresión de una mancha corporal, sino que es el compromiso con Dios de una conciencia pura, por la resurrección de Jesucristo, que está a la derecha de Dios, después de subir al cielo y de habérsele sometido los Ángeles, las Dominaciones y las Potestades. Palabra de Dios.

Comentario: San Pedro anuncia a la comunidad aquella vida que no se agota en la salud corporal ni en las relaciones sociales interpersonales. La nueva vida o este nuevo nacimiento –el bautismo?, viene por medio de la acción de Dios y no por otra cosa. Llegamos a esa ‘vida nueva’ por la resurrección de Cristo y porque creemos en ella. 


ACLAMACIÓN Mt 4, 4 


El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.


EVANGELIO Mc 1, 12-15


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, donde fue tentado por Satanás durante cuarenta días. Vivía entre las fieras, y los ángeles lo servían. Después que Juan Bautista fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia». Palabra del Señor. 

Comentario: Jesús, a pesar de su condición divina, no era un superhombre, sino un hombre como cualquier otro y no estuvo exento de las tentaciones. Jesús era consciente de ello y no pecó. Por eso, la Iglesia no puede jactarse de su condición ‘divina’. La instauración del Reino de Dios se construye día a día; sin embargo, si el creyente acoge, con fe y humildad, la invitación a la ‘conversión’ , entra ya en la órbita de un ‘cambio de vida’. 

Sábado 17: Sábado después de Ceniza. Morado.

Portada febrero
Sábado 17

Sábado después de Ceniza. Morado.

Prefacio de Cuaresma.

LECTURA Is 58, 9-14 

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor: Éste es el ayuno que Yo amo: Si eliminas de ti todos los yugos, el gesto amenazador y la palabra maligna; si ofreces tu pan al hambriento y sacias al que vive en la penuria, tu luz se alzará en las tinieblas y tu oscuridad será como el mediodía. El Señor te guiará incesantemente, te saciará en los ardores del desierto y llenará tus huesos de vigor; tú serás como un jardín bien regado, como una vertiente de agua, cuyas aguas nunca se agotan. Reconstruirás las ruinas antiguas, restaurarás los cimientos seculares, y te llamarán “Reparador de brechas”, “Restaurador de moradas en ruinas”. Si dejas de pisotear el sábado, de hacer tus negocios en mi día santo; si llamas al sábado “Delicioso” y al día santo del Señor “Honorable”; si lo honras absteniéndote de traficar, de entregarte a tus negocios y de hablar ociosamente, entonces te deleitarás en el Señor; yo te haré cabalgar sobre las alturas del país y te alimentaré con la herencia de tu padre Jacob, porque ha hablado la boca del Señor. Palabra de Dios.

Comentario: El profeta Isaías señala que toda práctica religiosa se realiza en función de la justicia de Dios; por lo tanto, si estas no salen del corazón y el deseo de honrar a Dios, se convierten en acciones vacías y mecánicas: el ayuno que más agrada a Dios es aquel que dignifica y reivindica a la persona, haciéndola un ‘creyente justo’.


SALMO Sal 85, 1-6


R. ¡Enséñame tu camino, Señor!

Inclina tu oído, Señor, respóndeme, porque soy pobre y miserable; protégeme, porque soy uno de tus fieles, salva a tu servidor que en ti confía. R.

Tú eres mi Dios: ten piedad de mí, Señor, porque te invoco todo el día; reconforta el ánimo de tu servidor, porque a ti, Señor, elevo mi alma. R.

Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquellos que te invocan: ¡atiende, Señor, a mi plegaria, escucha la voz de mi súplica! R.


VERSÍCULO Ez 33, 11


“Yo no deseo la muerte del malvado, sino que se convierta y viva”, dice el Señor.


EVANGELIO Lc 5, 27-32


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví, que estaba sentado junto a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció a Jesús un gran banquete en su casa. Había numerosos publicanos y otras personas que estaban a la mesa con ellos. Los fariseos y sus escribas murmuraban y decían a los discípulos de Jesús: “¿Por qué ustedes comen y beben con publicanos y pecadores?”. Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, para que se conviertan”. Palabra del Señor.

Comentario: Mientras Jesús va perdiendo aceptación ante el judaísmo oficial, sea por sus palabras o acciones, al mismo tiempo va ganando terreno a medida que instaura su Reino. Prueba de esto es la invitación hecha a Leví, quien era del grupo de los publicanos (considerados pecadores) y además era un recaudador de impuestos para el Imperio romano. Queda claro que la invitación para el banquete del Reino no es solo para quienes se consideran “buenos”, sino para los que desean “convertirse”.

VIERNES 16: Viernes después de Ceniza. Morado.

Portada febrero
VIERNES 16

Viernes después de Ceniza. Morado.

Prefacio de Cuaresma. Día penitencial. 

LECTURA Is 58, 1–9 

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor Dios: ¡Grita a voz en cuello, no te contengas, alza tu voz como una trompeta: denúnciale a mi pueblo su rebeldía y sus pecados a la casa de Jacob! Ellos me consultan día tras día y quieren conocer mis caminos, como lo haría una nación que practica la justicia y no abandona el derecho de su Dios; reclaman de mí sentencias justas, les gusta estar cerca de Dios: “¿Por qué ayunamos y tú no lo ves, nos afligimos y tú no lo reconoces?”. Porque ustedes, el mismo día en que ayunan, se ocupan de negocios y maltratan a su servidumbre. Ayunan para entregarse a pleitos y querellas y para golpear perversamente con el puño. No ayunen como en esos días, si quieren hacer oír su voz en las alturas. ¿Es éste acaso el ayuno que yo amo, el día en que el hombre se aflige a sí mismo? Doblar la cabeza como un junco, tenderse sobre el cilicio y la ceniza: ¿a eso lo llamas ayuno y día aceptable al Señor? Éste es el ayuno que yo amo –oráculo del Señor–: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo; cubrir al que veas desnudo y no despreocuparte de tu propia carne. Entonces despuntará tu luz como la aurora, y tu llaga no tardará en cicatrizar; delante de ti avanzará tu justicia, y detrás de ti irá la gloria del Señor. Entonces llamarás, y el Señor responderá; pedirás auxilio, y él dirá: “¡Aquí estoy!”. Palabra de Dios. 

Comentario: El profeta señala las características de una auténtica religiosidad: el verdadero ayuno consiste en compartir el pan con el hambriento, vestir al desnudo y ser solidario con el hermano que necesita. Por eso el ayuno cuaresmal tiene un verdadero sentido, si al privarnos de algo que nos cuesta lo damos con total desprendimiento. Solo así mereceremos la promesa de Jesús: “Felices los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. 


SALMO Sal 50, 3-6. 18-19 


R. ¡Tú no desprecias un corazón contrito, Señor!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito, tú no desprecias el corazón contrito y humillado. R.


VERSÍCULO Cf. Am 5, 14 


Busquen el bien y no el mal, para que tengan vida, y así el Señor estará con ustedes.


EVANGELIO Mt 9, 14-15 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Se acercaron a Jesús los discípulos de Juan Bautista y le dijeron: “¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos mucho mientras que tus discípulos no ayunan?”. Jesús les respondió: “¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán”. Palabra del Señor. 

Comentario: Los discípulos de Juan el Bautista continúan aún aferrados a la antigua mentalidad, como lo era la penitencia y una mirada pesimista de la vida. Jesús tenía claro que él era Dios (novio) y que si sus discípulos (amigos del esposo) estaban con él no era el tiempo para ayunar. La Iglesia recomienda ayunar el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo como un modo de prepararse a la celebración de la Pascua, pero es consciente de que el reinado de Dios ya ha comenzado en la persona de Jesús.

JUEVES 15: Jueves después de Ceniza. Morado.

Portada febrero
JUEVES 15

Jueves después de Ceniza. Morado.

Prefacio de Cuaresma

LECTURA Deut 30, 15-20 

Lectura del libro del Deuteronomio.

Moisés habló al pueblo diciendo: Hoy pongo delante de ti la vida y la felicidad, la muerte y la desdicha. Si escuchas los mandamientos del Señor, tu Dios, que hoy te prescribo, si amas al Señor, tu Dios, y cumples sus mandamientos, sus leyes y sus preceptos, entonces vivirás, te multiplicarás, y el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde ahora vas a entrar para tomar posesión de ella. Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, si te dejas arrastrar y vas a postrarte ante otros dioses para servirlos, yo les anuncio hoy que ustedes se perderán irremediablemente, y no vivirán mucho tiempo en la tierra que vas a poseer después de cruzar el Jordán. Hoy tomo por testigos contra ustedes al cielo y a la tierra: yo he puesto delante de ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Elige la vida, y vivirás, tú y tus descendientes, con tal que ames al Señor, tu Dios, escuches su voz y le seas fiel. Porque de ello depende tu vida y tu larga permanencia en la tierra que el Señor juró dar a tus padres, a Abraham, a Isaac y a Jacob. Palabra de Dios.

Comentario: El Deuteronomio señala cómo aprender el camino de la libertad que Dios indicó al hombre y a la mujer. Pero Dios no impone su Alianza, sino que la ofrece como un don y una responsabilidad. De esta manera, quedan abiertos dos caminos para el hombre: el de la fidelidad y la vida; o el de la rebeldía y la muerte. Cada persona decide qué camino desea seguir: con Dios o sin él. 


SALMO Sal 1, 1-4. 6 


R. ¡Feliz el que pone su confianza en el Señor!

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche! R.

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien. R.

No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento. Porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal. R.


VERSÍCULO Mt 4, 17 


“Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca”, dice el Señor.


EVANGELIO Lc 9, 22-25 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a sus discípulos: “El Hijo del hombre debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día”. Después dijo a todos: “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la salvará. ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si se pierde o se arruina a sí mismo?”. Palabra del Señor. 

Comentario: Ser cristiano significa aceptar libremente la cruz que el Señor nos invita a tomar. No se trata de llevar por la fuerza cualquier carga pesada, sino de asumir los compromisos con Dios y en favor de nuestros semejantes: Esa es la cruz que lleva a la vida y a la resurrección prometida por Jesús. ‘Se arruina a sí mismo’, es decir, el verdadero discípulo de Jesús no actúa por capricho ni acomoda la realidad a sus propios intereses, sino que se abandona al querer de Dios.

MIÉRCOLES 14: Miércoles de Ceniza. Morado.

Portada febrero
MIÉRCOLES 14

Miércoles de Ceniza. Morado.

Se interrumpe el Tiempo durante el año. Comienza el Tiempo de Cuaresma. Prefacio IV de Cuaresma. Semana 4ª del Salterio, Tomo II. Ayuno y abstinencia. Inicio de la Campaña de Cuaresma de Fraternidad.

1ª LECTURA Jl 2, 12-18 

Lectura de la profecía de Joel.

Ahora dice el Señor: Vuelvan a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos. Desgarren su corazón y no sus vestiduras, y vuelvan al Señor, su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y rico en amor, y se arrepiente de sus amenazas. ¡Quién sabe si él no se volverá atrás y se arrepentirá, y dejará detrás de sí una bendición: la ofrenda y la libación para el Señor, su Dios! ¡Toquen la trompeta en Sión, prescriban un ayuno, convoquen a una reunión solemne, reúnan al pueblo, convoquen a la asamblea, congreguen a los ancianos, reúnan a los pequeños y a los niños de pecho! ¡Que el recién casado salga de su alcoba y la recién casada de su lecho nupcial! Entre el vestíbulo y el altar lloren los sacerdotes, los ministros del Señor, y digan: “¡Perdona, Señor, a tu pueblo, no entregues tu herencia al oprobio, y que las naciones no se burlen de ella! ¿Por qué se ha de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?”. El Señor se llenó de celos por su tierra y se compadeció de su pueblo. Palabra de Dios.

Comentario: El profeta pide una jornada de ayuno y penitencia para recurrir a la compasión divina. En el fuero interno de Joel está la esperanza de que Dios puede arrepentirse del castigo y cambiarlo por bendición; pero si verdaderamente encuentra un arrepentimiento sincero que nazca del corazón del pueblo, entonces lo perdonará.


SALMO Sal 50, 3-6. 12–14. 17 


R. ¡Ten piedad, Señor, porque hemos pecado!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga. Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza. R.


2ª LECTURA 2Cor 5, 20-6, 2 


Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Nosotros somos embajadores de Cristo, y es Dios el que exhorta a los hombres por intermedio nuestro. Por eso, les suplicamos en nombre de Cristo: déjense reconciliar con Dios. A aquel que no conoció el pecado, Dios lo identificó con el pecado en favor nuestro, a fin de que nosotros seamos justificados por él. Y porque somos sus colaboradores, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios. Porque él nos dice en la Escritura: “En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí”. Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. Palabra de Dios. 

Comentario: San Pablo en su tarea de velar por la unidad de la Iglesia de Corinto y el amor que le profesa, pide a los corintios que se dejen reconciliar con Dios, en la persona de Cristo. Pero les señala a los apóstoles que consideren la debilidad de la condición humana. Solo en Cristo podrán vencer aquella limitación, y en él, configurar la reconciliación definitiva en el Espíritu que los hará libres. 


VERSÍCULO Cf. Sal 94, 8. 7 


No endurezcan su corazón, sino escuchen la voz del Señor.


EVANGELIO Mt 6, 1-6. 16-18 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre de ustedes que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres noten que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Palabra del Señor.

Comentario: Sabemos que tanto la limosna como la oración y el ayuno eran los tres pilares de la práctica religiosa judía. Jesús no quiere condenar cada una de estas prácticas ni eliminarlas. Simplemente enfatiza que cuando cada una de estas se ‘legalizan’, se convierten en mera rutina e hipocresía. La Cuaresma es un tiempo para regresar a lo esencial de nuestra fe. Por lo tanto, lo esencial no está en la “apariencia” exterior, sino en que vivamos la fe como un “compromiso” por amor al Reino de Dios.

LUNES 12: De la feria. Verde.

Portada febrero

LUNES 12

De la feria. Verde.

LECTURA Sant 1, 1-11

Lectura de la carta de Santiago.

Santiago, servidor de Dios y del Señor Jesucristo, saluda a las doce tribus de la Dispersión. Hermanos, alégrense profundamente cuando se vean sometidos a cualquier clase de pruebas, sabiendo que nuestra fe, al ser probada, produce la paciencia. Y la paciencia debe ir acompañada de obras perfectas, a fin de que ustedes lleguen a la perfección y a la madurez, sin que les falte nada. Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que la pida a Dios, y la recibirá, porque Él la da a todos generosamente, sin exigir nada en cambio. Pero que pida con fe, sin vacilar, porque el que vacila se parece a las olas del mar levantadas y agitadas por el viento. El que es así no espere recibir nada del Señor, ya que es un hombre interiormente dividido e inconstante en su manera de proceder. Que el hermano de condición humilde se gloríe cuando es exaltado, y el rico se alegre cuando es humillado, porque pasará como una flor del campo: apenas sale el sol y calienta con fuerza, la hierba se seca, su flor se marchita y desaparece su hermosura. Lo mismo sucederá con el rico en sus empresas. Palabra de Dios. 

Comentario: El apóstol Santiago exhorta a la comunidad cristiana a vivir la fe con mucha sabiduría. Enfatiza la necesidad de discernir los tiempos difíciles, de modo que puedan asignar con cada cosa su verdadero valor y vivir conforme con la voluntad de Dios. No obstante, las pruebas también son una oportunidad para fortalecer la fe y templar el espíritu ante cualquier situación hostil. 


SALMO Sal 118, 67-68. 71-72. 75-76 


R. ¡Llegue hasta mí tu misericordia, Señor!

Antes de ser afligido, estaba descarriado; pero ahora cumplo tu palabra. Tú eres bueno y haces el bien: enséñame tus mandamientos. R.

Me hizo bien sufrir la humillación, porque así aprendí tus preceptos. Para mí vale más la ley de tus labios que todo el oro y la plata. R.

Yo sé que tus juicios son justos, Señor, y que me has humillado con razón. Que tu misericordia me consuele, de acuerdo con la promesa que me hiciste. R.


ALELUIA Jn 14, 6


Aleluia. «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí», dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Mc 8, 11-13 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Llegaron los fariseos, que comenzaron a discutir con Jesús; y, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo. Jesús, suspirando profundamente, dijo: «¿Por qué esta generación pide un signo? Les aseguro que no se le dará ningún signo». Y dejándolos, volvió a embarcarse hacia la otra orilla. Palabra del Señor. 

Comentario: Jesús reprende a los fariseos que buscan señales espectaculares para convencer a los demás. Pero el gran problema de estos radicó en que nunca asumieron que el verdadero signo espectacular era el propio Jesús. Con este desenlace, queda claro que la fe no necesita de muchas demostraciones para convencer. 

SÁBADO 10: Santa Escolástica, v. (MO). Blanco.

Portada febrero
SÁBADO 10

Santa Escolástica, v. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Cant 8, 6-7; Sal 148, 1-2. 11-14; Lc 10, 38-42. 

Prefacio de santas vírgenes.

LECTURA 1Rey 12, 26-32; 13, 34 

Lectura del primer libro de los Reyes.

Jeroboám pensó: «Tal como se presentan las cosas, el reino podría volver a la casa de David. Si este pueblo sube a ofrecer sacrificios a la Casa de Dios en Jerusalén, terminarán por ponerse de parte de Roboám, rey de Judá, su señor; entonces me matarán a mí y se volverán a Roboám, rey de Judá». Y después de haber reflexionado, el rey fabricó dos terneros de oro y dijo al pueblo: «¡Basta ya de subir a Jerusalén! Aquí está tu Dios, Israel, el que te hizo subir del país de Egipto». Luego puso un ternero en Betel y el otro en Dan. Aquello fue una ocasión de pecado, y el pueblo iba delante de uno de ellos hasta Dan. Jeroboám erigió templetes en los lugares altos, e instituyó sacerdotes de entre el común de la gente, que no eran hijos de Leví. Además, celebró una fiesta el día quince del octavo mes, como la fiesta que se celebraba en Judá, y subió al altar. Esto lo hizo en Betel, donde ofreció sacrificios a los terneros que había fabricado. En Betel estableció a los sacerdotes de los lugares altos que había erigido. Esto fue una ocasión de pecado para la casa de Jeroboám, y provocó su destrucción y su exterminio de la faz de la tierra. Palabra de Dios.

Comentario: Este cisma político y religioso fue como “el pecado original”. Una vez aclamado por las tribus del Norte, Jeroboam oficializa los santuarios de Betel y de Dan. Así obligaba al pueblo para que dejaran de ir al Templo (Jerusalem). De esta manera, Jeroboám continuó con la corrupción y la idolatría, y por eso Dios hizo desaparecer su dinastía. 


SALMO Sal 105, 6-7. 19-22 


R. ¡Acuérdate, Señor, de tu misericordia!

Hemos pecado, igual que nuestros padres; somos culpables, hicimos el mal: nuestros padres, cuando estaban en Egipto, no comprendieron tus maravillas. R.

En Horeb se fabricaron un ternero, adoraron una estatua de metal fundido: así cambiaron su Gloria por la imagen de un toro que come pasto. R.

Olvidaron a Dios, que los había salvado y había hecho prodigios en Egipto, maravillas en la tierra de Cam y portentos junto al Mar Rojo. R.


ALELUIA Mt 4, 4 


Aleluia. El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Aleluia.


EVANGELIO Mc 8, 1-10


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

En esos días, volvió a reunirse una gran multitud, y como no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. Si los mando en ayunas a sus casas, van a desfallecer en el camino, y algunos han venido de lejos». Los discípulos le preguntaron: «¿Cómo se podría conseguir pan en este lugar desierto para darles de comer?» Él les dijo: «¿Cuántos panes tienen ustedes?» Ellos respondieron: «Siete». Entonces Él ordenó a la multitud que se sentara en el suelo, después tomó los siete panes, dio gracias, los partió y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. Ellos los repartieron entre la multitud. Tenían, además, unos cuantos pescados pequeños, y después de pronunciar la bendición sobre ellos, mandó que también los repartieran. Comieron hasta saciarse y todavía se recogieron siete canastas con lo que había sobrado. Eran unas cuatro mil personas. Luego Jesús los despidió. En seguida subió a la barca con sus discípulos y fue a la región de Dalmanuta. Palabra del Señor. 

Comentario: El Reino de Dios no es un monopolio de unos pocos. Sin embargo, Jesús toma el coraje de ir a tierras extranjeras (paganas) y manifiesta el poder de Dios curando enfermedades e involucrándose con las personas. El dar de comer a toda esa gente es una prueba más de que nunca se dejó llevar por los prejuicios nacionalistas o culturales ni menos condicionó su compasión y solidaridad.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×