Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de INSTITUCIONAL

DOMINGO 20: 20º durante el año. Verde.

LC agosto 2017 LV
DOMINGO 20 

20º durante el año. Verde. 

Credo. Gloria. Prefacio dominical durante el año. Semana 4ª del Salterio. 

Jesús no rechaza a nadie

Jesús se dirige a la región de Tiro y Sidón, lugar considerado impuro por los judíos, y no se deja influenciar por esta opinión. Estando, allí, es interpelado por una mujer cananea, de la cual los discípulos de Jesús querían desentenderse. Pero ella es lo suficientemente humilde e implora piedad para sí misma, aunque es su hija la que padece la enfermedad. Y se entiende, si no ¿qué madre amadora de sus hijos no se sacrificaría por ellos? Dice Jesús: No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros. Es una expresión dura, pero esta permitirá que la mentalidad de la época reaccione, ya que los judíos más tradicionalistas no querían saber nada acerca de los paganos, a los que tildaban de “perros”. Es más, estos eran considerados animales impuros y no tenían dueños ni casa. En la actualidad, nadie piensa que para ser mejor persona basta solamente con integrar al distinto, ya que existen otras formas de discriminación, como el racismo y el odio a los inmigrantes; o cómo una sociedad, cada vez más laicista (vivir sin Dios), quiere imponer sus criterios y formas de ver el mundo a los que decimos creer en Dios. 

Es loable la actitud de la mujer y no le importa humillarse ante Jesús. Su valentía la coloca en el lugar de los que siempre buscan el bien de los otros y no para sí mismos. Con todo, ella insiste: los cachorros comen las migas que caen de la mesa; en su cultura, los perros también formaban parte de la familia. Y así Jesús invita a la mujer a dar un salto cualitativo, superando el prejuicio de los judíos con relación a los extranjeros. En esta actitud se ve reflejada también la experiencia de muchas personas que buscan a Dios desinteresadamente y sin ponerse en la fila de los privilegiados. No quieren sacar réditos de la fe ni ganar voluntades con oraciones o novenas, sino que desean ser personas de bien a fuerza de la virtud cristiana. Por eso, el comportamiento de la mujer ha de interpelarnos, porque su actuar solo está motivado por la fe en Jesús y el amor a su hija. 

“Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!”, Mt 15, 28.

P. Fredy Peña T., ssp 


1ª LECTURA Is 56, 1. 6-7 


Lectura del libro de Isaías. 

Así habla el Señor: “Observen el derecho y practiquen la justicia, porque muy pronto llegará mi salvación y ya está por revelarse mi justicia. Y a los hijos de una tierra extranjera que se han unido al Señor para servirlo, para amar el nombre del Señor y para ser sus servidores, a todos los que observen el sábado sin profanarlo y se mantengan firmes en mi alianza, yo los conduciré hasta mi santa montaña y los colmaré de alegría en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos. Palabra de Dios. 

Comentario: En el templo del Señor nadie queda excluido, ya que Dios es Padre de todos. Si Dios es capaz de invitar a paganos, extranjeros, haciéndolos parte de lo más preciado que es compartir los sacrificios y holocaustos, ¿cómo podemos materializar esta palabra en nuestras comunidades? ¿Cómo podemos incluir a todos y que nadie quede fuera en la familia de Dios? 


SALMO Sal 66, 2-3. 5-6. 8 


R. ¡Que los pueblos te den gracias, Señor! 

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R. 

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. R. 

¡Que los pueblos te den gracias, Señor, que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R. 


2ª LECTURA Rom 11, 13-15. 29-32 


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma. 

Hermanos: A ustedes, que son de origen pagano, les aseguro que en mi condición de apóstol de los paganos, hago honor a mi ministerio provocando los celos de mis hermanos de raza, con la esperanza de salvar a algunos de ellos. Porque si la exclusión de Israel trajo consigo la reconciliación del mundo, su reintegración, ¿no será un retorno a la vida? Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables. En efecto, ustedes antes desobede-cieron a Dios, pero ahora, a causa de la desobediencia de ellos, han alcanzado misericordia. De la misma manera, ahora que ustedes han alcanzado misericordia, ellos se niegan a obedecer a Dios. Pero esto es para que ahora ellos también alcancen misericordia. Porque Dios sometió a todos a la desobediencia, para tener misericordia de todos. Palabra de Dios. 

Comentario: La comunidad de Roma está compuesta por cristianos que provienen del judaísmo y del paganismo. San Pablo les señala que Dios es misericordioso y, por tanto, su misericordia se extiende para los judíos y los gentiles. El Dios que se nos revela siempre se nos muestra como un Dios que integra, reúne y, lo más importante, espera que nosotros también actuemos de la misma manera.


ALELUIA Cfr. Mt 4, 23 


Aleluia. Jesús proclamaba la buena noticia del reino y sanaba todas las dolencias de la gente. Aleluia. 


EVANGELIO Mt 15, 21-28 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. 

Jesús partió de Genesaret y se retiró al país de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: “¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio”. Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: “Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos”. Jesús respondió: “Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel”. Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: “¡Señor, socórreme!”. Jesús le dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros”. Ella respondió: “¡Y, sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!”. Entonces Jesús le dijo: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!”. Y en ese momento su hija quedó sana. Palabra del Señor. 

Comentario: Como toda buena mujer, la cananea pudo obtener lo que necesitaba de Jesús, porque supo pedir con insisten-cia y mantener una actitud de pobreza. Por eso, la fe ha de ser el distintivo esencial del cristiano y, por lo tanto, “universal”. Sobre todo allí, donde el don de la fe no conoce fronteras de raza, cultura o condición social. 

SÁBADO 19: De la feria. Verde.

LC agosto 2017 LV

SÁBADO 19 

De la feria. Verde. 

Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA Jos 24, 14-29

Lectura del libro de Josué.

Josué habló al pueblo diciendo: «Teman al Señor y sírvanlo con integridad y lealtad; dejen de lado a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del Río y en Egipto, y sirvan al Señor. Y si no están dispuestos a servir al Señor, elijan hoy a quién quieren servir: si a los dioses a quienes sirvieron sus antepasados al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos, en cuyo país ustedes ahora habitan. Yo y mi familia serviremos al Señor». El pueblo respondió: «Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a otros dioses. Porque el Señor, nuestro Dios, es el que nos hizo salir de Egipto, de ese lugar de esclavitud, a nosotros y a nuestros padres, y el que realizó ante nuestros ojos aquellos grandes prodigios. Él nos protegió en todo el camino que recorrimos y en todos los pueblos por donde pasamos. Además, el Señor expulsó delante de nosotros a todos esos pueblos y a los amorreos que habitaban en el país. Por eso, también nosotros serviremos al Señor, ya que él es nuestro Dios». Entonces Josué dijo al pueblo: «Ustedes no podrán servir al Señor, porque él es un Dios santo, un Dios celoso, que no soportará ni las rebeldías ni los pecados de ustedes. Si abandonan al Señor para servir a dioses extraños, él, a su vez, los maltratará y los aniquilará, después de haberles hecho tanto bien». Pero el pueblo respondió a Josué: «No; nosotros serviremos al Señor». Josué dijo al pueblo: «Son testigos contra ustedes mismos, de que han elegido al Señor para servirlo». «Somos testigos», respondieron ellos. Josué replicó: «Entonces dejen de lado los dioses extraños que hay en medio de ustedes, e inclinen sus corazones al Señor, el Dios de Israel». El pueblo respondió a Josué: «Nosotros serviremos al Señor, nuestro Dios, y escucharemos su voz». Aquel día Josué estableció una alianza para el pueblo, y les impuso una legislación y un derecho, en Siquém. Después puso por escrito estas palabras en el libro de la Ley de Dios. Además tomó una gran piedra y la erigió allí, al pie de la encina que está en el Santuario del Señor. Josué dijo a todo el pueblo: «Miren esta piedra: ella será un testigo contra nosotros, porque ha escuchado todas las palabras que nos ha dirigido el Señor; y será un testigo contra ustedes, para que no renieguen de su Dios». Finalmente, Josué despidió a todo el pueblo, y cada uno volvió a su herencia. Después de un tiempo, Josué, hijo de Nun, el servidor del Señor, murió a la edad de ciento diez años. Palabra de Dios.

Comentario: El pacto de Siquem permitió que todas las tribus se comprometieran a reconocer a Yahveh como su único Dios. Este hecho marca el comienzo de Israel como pueblo: por un lado, el reconocimiento al Dios único; y por otro, la fe común de estos clanes o tribus crea automáticamente una conciencia de solidaridad y de pueblo.


SALMO Sal 15, 1-2. 5. 7-8. 11


R. ¡Tú eres mi herencia, Señor!

Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti. Yo digo al Señor: «Señor, tú eres mi bien». El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz, ¡Tú decides mi suerte! R.

Bendeciré al Señor que me aconseja, ¡hasta de noche me instruye mi conciencia! Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. R.

Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha. ¡Tú eres mi herencia, Señor! R.


ALELUIA Cfr. Mt 11, 25


Aleluia. Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.


EVANGELIO Mt 19, 13-15


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Trajeron a unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y orara sobre ellos. Los discípulos los reprendieron, pero Jesús les dijo: «Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos». Y después de haberles impuesto las manos, se fue de allí. Palabra del Señor.

Comentario: Este gesto simbólico de Jesús, con los niños, connota la precedencia que tienen aquellos que se hacen como niños y reciben humildemente el don de Dios. Jesús valoriza así la relación entre los hombres. Por eso, es bueno preguntarnos: ¿expresamos nuestros sentimientos con un beso, un abrazo, un apretón de manos al modo de Jesús?

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús no rechaza a nadie

Jesús y la mujer cananea.Jesús se dirige a la región de Tiro y Sidón, lugar considerado impuro por los judíos, y no se deja influenciar por esta opinión. Estando, allí, es interpelado por una mujer cananea, de la cual los discípulos de Jesús querían desentenderse. Pero ella es lo suficientemente humilde e implora piedad para sí misma, aunque es su hija la que padece la enfermedad. Y se entiende, si no ¿qué madre amadora de sus hijos no se sacrificaría por ellos? Dice Jesús: No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros. Es una expresión dura, pero esta permitirá que la mentalidad de la época reaccione, ya que los judíos más tradicionalistas no querían saber nada acerca de los paganos, a los que tildaban de “perros”. Es más, estos eran considerados animales impuros y no tenían dueños ni casa. En la actualidad, nadie piensa que para ser mejor persona basta solamente con integrar al distinto, ya que existen otras formas de discriminación, como el racismo y el odio a los inmigrantes; o cómo una sociedad, cada vez más laicista (vivir sin Dios), quiere imponer sus criterios y formas de ver el mundo a los que decimos creer en Dios. 

Es loable la actitud de la mujer y no le importa humillarse ante Jesús. Su valentía la coloca en el lugar de los que siempre buscan el bien de los otros y no para sí mismos. Con todo, ella insiste: los cachorros comen las migas que caen de la mesa; en su cultura, los perros también formaban parte de la familia. Y así Jesús invita a la mujer a dar un salto cualitativo, superando el prejuicio de los judíos con relación a los extranjeros. En esta actitud se ve reflejada también la experiencia de muchas personas que buscan a Dios desinteresadamente y sin ponerse en la fila de los privilegiados. No quieren sacar réditos de la fe ni ganar voluntades con oraciones o novenas, sino que desean ser personas de bien a fuerza de la virtud cristiana. Por eso, el comportamiento de la mujer ha de interpelarnos, porque su actuar solo está motivado por la fe en Jesús y el amor a su hija

“Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!”, Mt 15, 28.

P. Fredy Peña T., ssp

VIERNES 18: San Alberto Hurtado, p. (MO). Blanco.

LC agosto 2017 LV
VIERNES 18

San Alberto Hurtado, p. (MO). Blanco.

Día de la solidaridad.

San Alberto Hurtado (1901-1952)

Luis Alberto Miguel Hurtado Cruchaga, nace en Viña del Mar. 

Estudia Derecho en la Pontificia Universidad Católica. Solo días después de recibir su título y con veintidós años de edad, ingresa al noviciado de los Jesuitas en Chillán. 

Su ordenación sacerdotal tiene lugar en Lovaina, Bélgica. En 1936 regresa a Chile como doctor en Psicología y Pedagogía. Imparte clases de religión en el Colegio San Ignacio de Santiago. 

En 1941 es nombrado asesor arquidiocesano de la Juventud Católica. Es un influyente modelo para los jóvenes de la época, a quienes dirige diversas obras, entre las que se destaca: “Mensaje a los jóvenes e Influencia de los Medios de Comunicación en la Juventud”. 

Es fundador y primer director de la revista “Mensaje”. 

Otra de sus tantas preocupaciones es la condición de vida de los obreros. Insistentemente, aboga por la sindicalización de los trabajadores como medio principal de mejorar su calidad de vida, superar desigualdades y establecer un orden social cristiano; con esta finalidad funda la Asociación Sindical Chilena (ASICH). 

Junto a jóvenes y obreros, su causa se dirige al extremo más duro de la pobreza: la indigencia. Repite con insistencia: “Acabar con la miseria es imposible, pero luchar contra ella, es deber sagrado”. Recorre calles, plazas y puentes con una camioneta, recogiendo niños, adultos y ancianos indigentes; labor que da origen al Hogar de Cristo, para acoger a personas en situación de calle. 

Muere en el año 1952 producto de un cáncer. Es beatificado por el papa Juan Pablo II, el 16 de octubre de 1994 y canonizado por el papa Benedicto XVI, el 23 de octubre de 2005.


LECTURA Sant 2, 14-16


Lectura de la carta de Santiago.

¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso esa fe puede salvarlo? ¿De qué sirve si uno de ustedes, al ver a un hermano o una hermana desnudos o sin el alimento necesario, les dice: «Vayan en paz, caliéntense y coman», y no les da lo que necesitan para su cuerpo? Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las obras, está completamente muerta. Palabra de Dios. 

Comentario: La relación entre fe y obras es la vieja discusión que se desprende del pensamiento de Pablo y de Santiago. Pablo plantea que el hombre se justifica por el hecho de creer en Jesús; a su vez, Santiago dice que la fe sin las obras no sirve de nada. Ambos están correctos; sin embargo, las obras para Pablo son “fruto de la fe” y no las mira como un “complemento” de ella. Es decir, la adhesión al Señor, necesariamente, debe demostrarse con la conducta. 


SALMO Sal 111, 1-6 


R. Donde hay amor y caridad, allí está Dios. 

Feliz el hombre que teme al Señor y se complace en sus mandamientos. Su descendencia será fuerte en la tierra: la posteridad de los justos es bendecida. R. 

En su casa habrá abundancia y riqueza, su generosidad permanecerá para siempre. Para los buenos brilla una luz en las tinieblas: es el Bondadoso, el Compasivo y el Justo. R. 

Dichoso el que se compadece y da prestado y administra sus negocios con rectitud. El justo no vacilará jamás, su recuerdo permanecerá para siempre. R. 


ALELUIA Jn 13, 34 


Les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros como yo los he amado, dice el Señor.


EVANGELIO Lc 10, 25-37 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?». Jesús le preguntó a su vez: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?». Él le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo». «Has respondido exactamente, –le dijo Jesús–; obra así y alcanzarás la vida». Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta:«¿Y quién es mi prójimo?». Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto. Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo. También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino. Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió. Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: “Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver”. ¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?». «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera». Palabra del Señor. 

Comentario: La intención de Jesús es inculcar a los hombres la preparación necesaria y el comportamiento como hijos de Dios durante su vida. Los hombres serán juzgados por sostener este actuar frente a la persona de Jesús.

La Reflexión Dominical: una mujer de fe admirable

La persistencia de una madre, y su confianza en el Señor, conmueven a Jesús. Ella siente en su corazón que en Jesús puede encontrar lo que necesita, e insiste, con fe y esperanza. Hasta que el mismo señor exclama: “Mujer, ¡qué grande es tu fe!”. ¿Seríamos capaces de lo mismo. Escuchemos al P. Aderico Dolzani:

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

JUEVES 17: De la feria. Verde.

LC agosto 2017 LV
JUEVES 17

De la feria. Verde.

LECTURA Jos 3, 7-11. 13-17 

Lectura del libro de Josué.

El Señor dijo a Josué: “Hoy empezaré a engrandecerte a los ojos de todo Israel, para que sepan que yo estoy contigo como estuve con Moisés. Ahora ordena a los sacerdotes que llevan el arca de la alianza: ‘Cuando lleguen al borde del Jordán, deténganse junto al río’”. Josué dijo a los israelitas: “Acérquense y escuchen las palabras del Señor, su Dios”. Y añadió: “El arca de la alianza del Señor de toda la tierra va a cruzar el Jordán delante de ustedes. Y apenas los sacerdotes que llevan el arca del Señor de toda la tierra apoyen sus pies sobre las aguas del Jordán, estas se abrirán, y las aguas que vienen de arriba se detendrán como contenidas por un dique”. Cuando el pueblo levantó sus carpas para cruzar el Jordán, los sacerdotes que llevaban el arca de la alianza iban al frente de él. Apenas llegaron al Jordán y sus pies tocaron el borde de las aguas –el Jordán se desborda por sus dos orillas durante todo el tiempo de la cosecha– las aguas detuvieron su curso: las que venían de arriba se amontonaron a una gran distancia, cerca de Adam, la ciudad que está junto a Sartán; y las que bajaban hacia el mar de la Arabá —el mar de la Sal— quedaron completamente cortadas. Así el pueblo cruzó a la altura de Jericó. Los sacerdotes que llevaban el arca de la alianza del Señor permanecían inmóviles en medio del Jordán, sobre el suelo seco, mientras todo Israel iba pasando por el cauce seco, hasta que todo el pueblo terminó de cruzar el Jordán. Palabra de Dios. 

Comentario: Es Moisés quien nos presenta el Jordán como la frontera religiosa entre el desierto y la tierra prometida. Entre la esperanza y la posesión de la realidad. En todos estos acontecimientos, Dios manifiesta su poder y fidelidad hecha a su pueblo y a los patriarcas.


SALMO Sal 113, 1-6 


R. ¡Aleluia, Aleluia, Aleluia! 

Cuando Israel salió de Egipto, la familia de Jacob, de un pueblo extranjero, Judá se convirtió en su santuario, la tierra de Israel fue su dominio. R. 

El mar, al verlos, huyó, el Jordán se volvió atrás; los montes saltaron como carneros y las colinas, como corderos. R. 

¿Qué tienes, mar? ¿Por qué huyes? Y tú, Jordán, ¿por qué te vuelves atrás? Montes, ¿por qué saltan como carneros, y ustedes, colinas, como corderos? R. 


ALELUIA Sal 118, 135 


Aleluia. Que brille sobre mí la luz de tu rostro, Señor, y enséñame tus preceptos. Aleluia.


EVANGELIO Mt 18, 21–19, 1 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Se acercó Pedro y le preguntó a Jesús: “Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?”. Jesús le respondió: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores. Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos. Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda. El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: ‘Dame un plazo y te pagaré todo’. El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda. Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: ‘Págame lo que me debes’. El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: ‘Dame un plazo y te pagaré la deuda’. Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor. Este lo mandó llamar y le dijo: ‘¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda. ¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de ti?’. E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía. Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos”. Cuando Jesús terminó de decir estas palabras, dejó la Galilea y fue al territorio de Judea, más allá del Jordán. Palabra del Señor. 

Comentario: Esta parábola es como un drama, pero en cuatro actos: deuda, mise-ricordia, crueldad y justicia. Describe las relaciones del hombre con Dios y de los hombres entre sí. La deuda de diez mil talentos simboliza la situación del pecador, o de todo hombre, al cual Dios perdona por pura gracia y no por mérito alguno; entonces ¿cuál debe ser la actitud del hombre frente a su prójimo? 

MIÉRCOLES 16: De la feria. Verde

LC agosto 2017 LV
MIÉRCOLES 16

De la feria. Verde.

San Esteban de Hungría (ML). Blanco.

LECTURA Deut 34,1-12

Lectura del libro del Deuteronomio.

Moisés subió de las estepas de Moab al monte Nebo, a la cima del Pisgá, frente a Jericó, y el Señor le mostró todo el país: Galaad hasta Dan, todo Neftalí, el territorio de Efraím y Manasés, todo el territorio de Judá hasta el mar Occidental, el Négueb, el Distrito y el valle de Jericó –la Ciudad de las Palmeras– hasta Soar. Y el Señor le dijo: «Esta es la tierra que prometí con juramento a Abraham, a Isaac y a Jacob, cuando les dije: “Yo se la daré a tus descendientes”. Te he dejado verla con tus propios ojos, pero tú no entrarás en ella». Allí murió Moisés, el servidor del Señor, en territorio de Moab, como el Señor lo había dispuesto. Él mismo lo enterró en el Valle, en el país de Moab, frente a Bet Peor, y nadie, hasta el día de hoy, conoce el lugar donde está su tumba. Cuando murió, Moisés tenía ciento veinte años, pero sus ojos no se habían debilitado, ni había disminuido su vigor. Los israelitas lloraron a Moisés durante treinta días en las estepas de Moab. Así se cumplió el período de llanto y de duelo por la muerte de Moisés. Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había impuesto sus manos sobre él; y los israelitas le obedecieron, obrando de acuerdo con la orden que el Señor había dado a Moisés. Nunca más surgió en Israel un profeta igual a Moisés –con quien el Señor departía cara a cara– ya sea por todas las señales y prodigios que el Señor le mandó realizar en Egipto contra el Faraón, contra todos sus servidores y contra todo su país, ya sea por la gran fuerza y el terrible poder que él manifestó en presencia de todo Israel. Palabra de Dios. 

Comentario: Este relato es sucinto. No expresa sentimientos de nadie, ni del pueblo ni del propio Moisés. El silencio de Moisés es el reflejo del hombre que es consciente de que en las tareas de construcción de la sociedad que Dios quiere, únicamente se es “intermediario” e “instrumento” del único imprescindible, que es Dios.


SALMO Sal 65, 1-3a. 5. 8. 16-17 


R. ¡Bendito sea Dios, que nos concedió la vida! 

¡Aclame al Señor toda la tierra! ¡Canten la gloria de su Nombre! Tribútenle una alabanza gloriosa, digan al Señor: «¡Qué admirables son tus obras!» R. 

Vengan a ver las obras del Señor, las cosas admirables que hizo por los hombres. Bendigan, pueblos, a nuestro Dios, hagan oír bien alto su alabanza. R. 

Los que temen al Señor, vengan a escuchar, yo les contaré lo que hizo por mí: apenas mi boca clamó hacia él, mi lengua comenzó a alabarlo. R. 


ALELUIA 2Cor 5, 19 


Aleluia. Dios estaba en Cristo, reconciliando al mundo consigo, confiándonos la palabra de la reconciliación. Aleluia.


EVANGELIO Mt 18, 15-20 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Si tu hermano peca contra ti, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no te escucha, busca una o dos personas más, para que el asunto se decida por la declaración de dos o tres testigos. Si se niega a hacerles caso, dilo a la comunidad. Y si tampoco quiere escuchar a la comunidad, considéralo como pagano o publicano. Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo. También les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá. Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, Yo estoy presente en medio de ellos. Palabra del Señor. 

Comentario: Dios nos abre a la gracia de su perdón de una manera que no imaginamos; pero nos la retira ante los corazones ruines que niegan el perdón al prójimo. Quien haya experimentado la misericordia del Padre no puede colocar límites a la hora de perdonar. El clásico “perdono pero no olvido” no nos conduce a ninguna parte. ¿Cuál debe ser nuestra reacción frente al prójimo que nos ofende? 

MARTES 15: La Asunción de la Virgen María (S). Blanco.

LC agosto 2017 LV
MARTES 15 

La Asunción de la Virgen María (S). Blanco. 

Gloria, Credo. Prefacio propio. Jornada de la vida consagrada. Día de la religiosa. Feriado nacional.

Feliz de ti por haber creído

Son pocas las veces, que la historia nos dice algo sobre personas sencillas y comunes. En este caso, el evangelista Lucas se inclina por relatar una situación que ningún historiador o periodista estaría dispuesto a destacar. Y es que el encuentro de dos mujeres sencillas, como María e Isabel, es un hecho que no huele a escándalo, a chisme ni menos estimula a la fama. Simplemente, es la visita sincera de una mujer a su prima, cuya única motivación es el afecto y la cercanía. Estamos ante la paradoja de dos mujeres que son despreciadas por la sociedad machista de la época. Sin embargo, algo tienen en común, ambas llevan una vida en su vientre; ambas valoradas como medio de multiplicación y de prolongación del nombre del varón; ambas representan la humildad del pobre y la fortaleza del que sufre. Pero también, a sus vidas se adosa la presencia de dos criaturas que traen en su vientre; uno se llamará Juan Bautista, cuyo nacimiento dará término a muchos años de esterilidad; a diferencia del Mesías, su venida al mundo se hará por medio del Espíritu Santo y sin intervención de varón: “para Dios no hay nada imposible”. Con esto, el relato manifiesta cómo Dios actúa en la historia de los hombres y por medio de qué personas va construyendo una historia sagrada. 

El cántico de María nos enseña que, mientras este mundo hace historia bajo los criterios del poder y del tener a costa de lo que sea Dios va realizando su obra, en medio de la escasez y el desamparo de los más débiles. Su mensaje es revolucionario porque María, al manifestar las convicciones de un alma libre, invita a otros para que también lo sean. Es decir, esta invitación es un llamado a vivir en la esperanza de los que aguardan en Dios con paciencia e ilusión. ¡Qué mejor que María! Ella representa a la comunidad de los creyentes, que aún en la dificultad alaba a Dios y expresa, más fielmente, los sentimientos y la actitud de confianza en su poder. María proclama que Dios derriba las autosuficiencias humanas, rechaza a los que triunfan a fuerza de la mentira y exalta a los que viven en la verdad, a pesar de sus costos; está con quienes se sensibilizan con el dolor del otro; llena de bienes a los más necesitados y despide con las manos vacías a los que han acumulado en desmedro de los que tienen menos. 

“¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?” Lc 39, 43.

P. Fredy Peña T., ssp


1ª LECTURA Apoc 11, 19; 12, 1-6. 10 


Lectura del libro del Apocalipsis.

Se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de la Alianza. Y apareció en el cielo un gran signo: una Mujer revestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza. Estaba embarazada y gritaba de dolor porque iba a dar a luz. Y apareció en el cielo otro signo: un enorme Dragón rojo como el fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y en cada cabeza tenía una diadema. Su cola arrastraba una tercera parte de las estrellas del cielo, y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se puso delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su hijo en cuanto naciera. La Mujer tuvo un hijo varón que debía regir a todas las naciones con un cetro de hierro. Pero el hijo fue elevado hasta Dios y hasta su trono, y la Mujer huyó al desierto, donde Dios le había preparado un refugio. Y escuché una voz potente que resonó en el cielo: “Ya llegó la salvación, el poder y el Reino de nuestro Dios y la soberanía de su Mesías”. Palabra de Dios.

Comentario: María es la mujer-iglesia, amenazada por el Dragón y sostenida por Dios. María es figura de nuestro caminar como Iglesia, caminar lleno de dolores y de clamores, que se hace luminoso porque Dios nos reviste de su luz. Queremos caminar con ella para llegar, nosotros también, hasta la vida en Dios.


SALMO Sal 44, 10-12. 15-16 


R. ¡De pie a tu derecha está la Reina, Señor!

Una hija de reyes está de pie a tu derecha: es la reina, adornada con tus joyas y con oro de Ofir. R.

¡Escucha, hija mía, mira y presta atención! Olvida tu pueblo y tu casa paterna, y el rey se prendará de tu hermosura. Él es tu señor: inclínate ante él. R.

Las vírgenes van detrás, sus compañeras la guían, con gozo y alegría entran al palacio real. R.


2ª LECTURA 1Cor 15, 20-27


Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos. Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección. En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo, cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos; luego, aquellos que estén unidos a Él en el momento de su Venida. En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder. Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies. El último enemigo que será vencido es la muerte, ya que Dios “todo lo sometió bajo sus pies”. Palabra de Dios.

Comentario: La muerte será sometida; el triunfo final será del Dios de la Vida. En María, por los méritos de Cristo, Dios ha anticipado su triunfo sobre la muerte. La fiesta de la Asunción es una fiesta de esperanza, porque vemos realizado en María el estado de plenitud y felicidad al que todos llegaremos.


ALELUIA


Aleluia. María fue llevada al cielo; se alegra el ejército de los ángeles. Aleluia.


EVANGELIO Lc 1, 39-56


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: “¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi vientre. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor”. María dijo entonces: “Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”. María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa. Palabra del Señor.

Comentario: “La Asunción de María también hemos de interpretarla desde el esquema abajamiento/exaltación, según la ley evangélica pronunciada en el Magníficat. Los pobres, menos fácilmente que otros, olvidan que tienen un cuerpo. Este se hace sentir por la angustia del hambre, del frío, de las carencias en general. Por eso la cultura de los pobres es acentuadamente corporal. La Asunción es una nueva expresión de la justicia escatológica de Dios, inaugurada en la resurrección de Jesús, que viene a los cuerpos de los masacrados, de los explotados, de los torturados, de los pobres. La Asunción sustenta la certeza de la rehabilitación de los humillados de la historia” (CLARA TEMPORELLI, MARÍA DE NAZARET, NUESTRA SEÑORA DE LA FE, EN WWW.TEOLOGANDA.COM.AR).

MIRADAS: Inocente hasta que no se demuestre lo contrario

¡Cuidado con las acusaciones! El p. Fredy aborda un nuevo y actual tema, en una nueva edición de “Miradas”.

“Miradas” es un micro espacio radial desarrollado por SAN PABLO Radio, para ser seguido y comentado con la familia y la comunidad. Bajo la conducción del padre Fredy Peña Tobar, el programa invita a hablar de todo, cristianamente.  Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

Al Servicio de la Vida: ¿Por qué seré tan impaciente?

¿Cómo puedo ser tan impaciente? Gustavo Jamut explica que podemos tomar distancia de las urgencias y las presiones… aprenderemos que pocas son realmente tan urgentes como parecen serlos. Compartimos una reflexión tomada del libro Cómo desarrollar la virtud de la paciencia.

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×