Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de INSTITUCIONAL

LUNES 25: De la feria. Verde.

Liturgia Cotidiana junio
LUNES 25

De la feria. Verde.

LECTURA 2Rey 17, 5-8. 13-15. 18 

Lectura del segundo libro de los Reyes.

Salmanasar, rey de Asiria, invadió todo el país, subió contra Samaría y la sitió durante tres años. En el noveno año de Oseas, el rey de Asiria conquistó Samaría y deportó a los israelitas a Asiria. Los estableció en Jalaj y sobre el Jabor, río de Gozán, y en las ciudades de Media. Esto sucedió porque los israelitas pecaron contra el Señor, su Dios, que los había hecho subir del país de Egipto, librándolos del poder del Faraón, rey de Egipto, y porque habían venerado a otros dioses. Ellos imitaron las costumbres de las naciones que el Señor había desposeído delante de los israelitas, y las que habían introducido los reyes de Israel. El Señor había advertido solemnemente a Israel y a Judá por medio de todos los profetas y videntes, diciendo: «Vuelvan de su mala conducta y observen mis mandamientos y mis preceptos, conforme a toda la Ley que prescribí a sus padres y que transmití por medio de mis servidores los profetas». Pero ellos no escucharon, y se obstinaron como sus padres, que no creyeron en el Señor, su Dios. Rechazaron sus preceptos y la alianza que el Señor había hecho con sus padres, sin tener en cuenta sus advertencias. El Señor se irritó tanto contra Israel, que lo arrojó lejos de su presencia. Sólo quedó la tribu de Judá. Palabra de Dios. 

Comentario: Los profetas no lograron detener la marcha del pueblo que iba hacia el fin. Al final el pueblo infiel de Israel aprendió que la salvación no se consigue por el solo hecho de cumplir una norma, ya que si no se está unido al Señor, la vida de la gracia no se manifiesta en las personas. 


SALMO Sal 59, 3-5. 12-14 


R. ¡Sálvanos con tu poder, respóndenos, Señor! 

¡Tú nos has rechazado, Señor, nos has deshecho! Estabas irritado: ¡vuélvete a nosotros! Hiciste temblar la tierra, la agrietaste: repara sus grietas, porque se desmorona. R. 

Impusiste a tu pueblo una dura prueba, nos hiciste beber un vino embriagador. Tú, Señor, nos has rechazado y ya no sales con nuestro ejército. R. 

Danos tu ayuda contra el adversario, porque es inútil el auxilio de los hombres. Con Dios alcanzaremos la victoria y Él aplastará a nuestros enemigos. R. 


ALELUIA Cf. Heb 4,12 


Aleluia. La Palabra de Dios es viva y eficaz; discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Aleluia.


EVANGELIO Mt 7, 1-5 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes. ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: «Deja que te saque la paja de tu ojo», si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. Palabra del Señor. 

Comentario: Jesús cataloga como falso, hipócrita y farisaico todo acto que no esté inspirado por la Ley de la caridad. El reinado de Dios exige de parte nuestra esforzarnos en corregir nuestros defectos más que admirarnos por los que tiene el prójimo.

DOMINGO 24: NACIMIENTO DE SAN JUAN BAUTISTA (S). Blanco.

Liturgia Cotidiana junio
DOMINGO 24

NACIMIENTO DE SAN JUAN BAUTISTA (S). Blanco.

Misa de la vigilia. Gloria. Credo. Prefacio propio.

1ª LECTURA Jer 1, 4-10 

Lectura del libro de Jeremías.

La palabra del Señor llegó a mí en estos términos: «Antes de formarte en el vientre materno, Yo te conocía; antes de que salieras del seno, Yo te había consagrado, te había constituido profeta para las naciones». Yo respondí: «¡Ah, Señor! Mira que no sé hablar, porque soy demasiado joven». El Señor me dijo: «No digas: “Soy demasiado joven”, porque tú irás adonde Yo te envíe y dirás todo lo que Yo te ordene. No temas delante de ellos, porque Yo estoy contigo para librarte –oráculo del Señor–». El Señor extendió su mano, tocó mi boca y me dijo: «Yo pongo mis palabras en tu boca. Yo te establezco en este día sobre las naciones y sobre los reinos, para arrancar y derribar, para perder y demoler, para edificar y plantar».Palabra de Dios. 


SALMO Sal 70, 1-6. 15. 17 


R. Desde el vientre materno fuiste mi protector. 

Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca tenga que avergonzarme! Por tu justicia, líbrame y rescátame, inclina tu oído hacia mí, y sálvame. R. 

Sé para mí una roca protectora, Tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque Tú eres mi Roca y mi fortaleza. ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío! R. 

Porque Tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el vientre materno fuiste mi protector. R. 

Mi boca anunciará incesantemente tus actos de justicia y salvación. Dios mío, Tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas. R. 


2ª LECTURA 1Ped 1, 8-12 


Lectura de la primera carta del Apóstol san Pedro.

Queridos hermanos: Ustedes aman a Jesucristo sin haberlo visto, y creyendo en Él sin verlo todavía, se alegran con un gozo indecible y lleno de gloria, seguros de alcanzar el término de esa fe, que es la salvación. Esta salvación ha sido el objeto de la búsqueda y la investigación de los profetas que vaticinaron sobre la gracia destinada a ustedes. Ellos trataban de descubrir el tiempo y las circunstancias señaladas por el Espíritu de Cristo, que estaba presente en ellos, y anunciaba anticipadamente los sufrimientos reservados a Cristo y la gloria que les seguiría. A ellos les fue revelado que estaban al servicio de un mensaje destinado no a sí mismos, sino a ustedes. Y ahora ustedes han recibido el anuncio de ese mensaje por obra de quienes, bajo la acción del Espíritu Santo enviado desde el cielo, les transmitieron la Buena Noticia que los ángeles ansían contemplar. Palabra de Dios. 


ALELUIA Cf. Jn 1, 7; Lc 1, 17 


Aleluia. Vino para dar testimonio de la luz; para preparar al Señor un Pueblo bien dispuesto. Aleluia.


EVANGELIO Lc 1, 5-17 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

En tiempos de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías, de la clase sacerdotal de Abías. Su mujer, llamada Isabel, era descendiente de Aarón. Ambos eran justos a los ojos de Dios y seguían en forma irreprochable todos los mandamientos y preceptos del Señor. Pero no tenían hijos, porque Isabel era estéril; y los dos eran de edad avanzada. Un día en que su clase estaba de turno y Zacarías ejercía la función sacerdotal delante de Dios, le tocó en suerte, según la costumbre litúrgica, entrar en el Santuario del Señor para quemar el incienso. Toda la asamblea del pueblo permanecía afuera, en oración, mientras se ofrecía el incienso. Entonces se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías quedó desconcertado y tuvo miedo. Pero el Ángel le dijo: «No temas, Zacarías; tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu esposa, te dará un hijo al que llamarás Juan. Él será para ti un motivo de gozo y de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento, porque será grande a los ojos del Señor. No beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo desde el vientre de su madre, y hará que muchos israelitas vuelvan al Señor, su Dios. Precederá al Señor con el espíritu y el poder de Elías, para reconciliar a los padres con sus hijos y atraer a los rebeldes a la sabiduría de los justos, preparando así al Señor un Pueblo bien dispuesto». Palabra del Señor.

SÁBADO 23: De la feria verde. Santa María en Sábado (ML). Blanco.

Liturgia Cotidiana junio
SÁBADO 23

De la feria verde. Santa María en Sábado (ML). Blanco.

Prefacio de la Virgen María. 

LECTURA 2Crón 24,17-25 

Lectura del segundo libro de las Crónicas.

Después de la muerte de Iehoiadá, los jefes de Judá fueron a postrarse delante del rey, y éste se dejó llevar por sus palabras. Entonces abandonaron la Casa del Señor, el Dios de sus padres, y rindieron culto a los postes sagrados y a los ídolos. Por este pecado, se desató la indignación del Señor contra Judá y Jerusalén. Les envió profetas que dieron testimonio contra ellos, para que se convirtieran al Señor, pero no quisieron escucharlos. El espíritu de Dios revistió a Zacarías, hijo del sacerdote Iehoiadá, y éste se presentó delante del pueblo y les dijo: «Así habla Dios: ¿Por qué quebrantan los mandamientos del Señor? Así no conseguirán nada. ¡Por haber abandonado al Señor, Él los abandonará a ustedes!». Ellos se confabularon contra él, y por orden del rey lo apedrearon en el atrio de la Casa del Señor. El rey Joás no se acordó de la fidelidad que le había profesado Iehoiadá, padre de Zacarías, e hizo matar a su hijo, el cual exclamó al morir: «¡Que el Señor vea esto y les pida cuenta!». Al comenzar el año, el ejército de los arameos subió a combatir contra Joás. Invadieron Judá y Jerusalén, ejecutaron a todos los jefes que había en el pueblo, y enviaron el botín al rey de Damasco. Aunque el ejército de Arám había venido con pocos hombres, el Señor entregó en sus manos a un ejército mucho más numeroso, por haberlo abandonado a Él, el Dios de sus padres. De esta manera, los arameos hicieron justicia con Joás, y cuando se fueron, lo dejaron gravemente enfermo. Sus servidores tramaron una conspiración contra él para vengar la sangre del hijo del sacerdote Iehoiadá, y lo mataron cuando estaba en su lecho. Así murió, y fue sepultado en la Ciudad de David, pero no en el sepulcro de los reyes. Palabra de Dios. 

Comentario: De acuerdo con el cronista, el reinado del rey Joás gira en torno al principio tradicional de la “retribución”, que decía:”los buenos recibían premio y los malos, castigo”. Pero en la persona del rey Joás no se cumple, ya que él y el pueblo abandonaron al Señor para volcarse sobre los ídolos. Más aún, Joás terminó dando muerte al profeta Zacarías. 


SALMO Sal 88, 4-5. 29-35 


R. El Señor asegura su amor eternamente.

Yo sellé una Alianza con mi elegido, hice este juramento a David, mi servidor: «Estableceré tu descendencia para siempre, mantendré tu trono por todas las generaciones». R. 

Le aseguraré mi amor eternamente, y mi Alianza será estable para él; le daré una descendencia eterna y un trono duradero como el cielo. R. 

Si sus hijos abandonan mi enseñanza y no proceden de acuerdo con mis juicios; si profanan mis preceptos y no observan mis mandamientos, castigaré sus rebeldías con la vara y sus culpas, con el látigo. R. 

Pero a él no le retiraré mi amor ni desmentiré mi fidelidad; no quebrantaré mi Alianza ni cambiaré lo que salió de mis labios. R. 


ALELUIA 2Cor 8, 9 


Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.


EVANGELIO Mt 6,24-34 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Dijo Jesús a sus discípulos: Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer o qué van a beber, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros y, sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos? ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? ¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: «¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?». Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura. No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción. Palabra del Señor. 

Comentario: El Señor no pide que vivamos despreocupados y sin dinero, sino que nos dispongamos a su servicio poniendo en él nuestra confianza. El dinero puede llegar a convertirse en un ídolo y endurece nuestro corazón. Cuando esto sucede, se prescinde del Señor ¿Nos preocupa el Reino de Dios o solo vivimos preocupados por acumular y asegurar la vida desde lo económico o material?

La Reflexión Dominical: Natividad de san Juan Bautista

La Reflexión Dominical: Natividad de san Juan BautistaLos caminos de Dios son maravillosos. Donde ya nadie tiene puesta la esperanza, él hace un prodigio. Nosotros, mediante la fe, debemos tener la certeza de que él siempre cumplirá con sus promesas. Los invitamos a escuchar la cápsula radial #LaReflexiónDominical, para preparar la solemnidad del Nacimiento de san Juan Bautista.

“La Reflexión Dominical” es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

VIERNES 22: De la feria. Verde. San Paulino de Nola, o. (ML). Blanco. Santos Juan Fisher, o., y Tomás Moro, mrs. (ML). Rojo.

Liturgia Cotidiana junio
VIERNES 22

De la feria. Verde.

San Paulino de Nola, o. (ML). Blanco. Santos Juan Fisher, o., y Tomás Moro, mrs. (ML). Rojo.

LECTURA 2Rey 11, 1-4. 9-18. 20 

Lectura del segundo libro de los Reyes.

Atalía, la madre de Ocozías, al ver que había muerto su hijo, empezó a exterminar a todo el linaje real. Pero Josebá, hija del rey Jorám y hermana de Ocozías, tomó a Joás, hijo de Ocozías, lo sacó secretamente de en medio de los hijos del rey que iban a ser masacrados, y lo puso con su nodriza en la sala que servía de dormitorio. Así lo ocultó a los ojos de Atalía y no lo mataron. Él estuvo con ella en la Casa del Señor, oculto durante seis años, mientras Atalía reinaba sobre el país. El séptimo año, Iehoiadá mandó buscar a los centuriones de la región de Caria y de la guardia, y los hizo comparecer ante él en la Casa del Señor. Hizo con ellos un pacto, comprometiéndolos bajo juramento, y les mostró al hijo del rey. Los centuriones ejecutaron exactamente todo lo que les había ordenado el sacerdote Iehoiadá. Cada uno de ellos tomó a sus hombres –los que entraban de servicio y los que eran relevados el día sábado– y se presentaron ante el sacerdote Iehoiadá. El sacerdote entregó a los centuriones las lanzas y los escudos del rey David que estaban en la Casa del Señor. Los guardias se apostaron, cada uno con sus armas en la mano, desde el lado sur hasta el lado norte de la Casa, delante del altar y delante de la Casa, para formar un círculo alrededor del rey. Entonces Iehoiadá hizo salir al hijo del rey y le impuso la diadema y el Testimonio. Se lo constituyó rey, se lo ungió, y todos aplaudieron, aclamando: «¡Viva el rey!». Atalía oyó el griterío de la gente que corría, y se dirigió hacia la Casa del Señor, donde estaba el pueblo. Y al ver al rey de pie sobre el estrado, como era costumbre, a los jefes y las trompetas junto al rey, y a todo el pueblo del país que estaba de fiesta y tocaba las trompetas, rasgó sus vestiduras y gritó: «¡Traición!». Entonces el sacerdote Iehoiadá impartió órdenes a los centuriones encargados de la tropa, diciéndoles: «¡Háganla salir de entre las filas! Si alguien la sigue, que sea pasado al filo de la espada». Porque el sacerdote había dicho: «Que no la maten en la Casa del Señor». La llevaron a empujones, y por el camino de la entrada de los Caballos llegó a la casa del rey; allí la mataron. Iehoiadá selló la alianza entre el Señor, el rey y el pueblo, comprometiéndose éste a ser el pueblo del Señor; y también selló una alianza entre el rey y el pueblo. Luego, todo el pueblo del país se dirigió al templo de Baal, lo derribó y destrozó por completo sus altares y sus imágenes. Y a Matán, el sacerdote de Baal, lo mataron delante de los altares. El sacerdote estableció puestos de guardia en la Casa del Señor. Toda la gente del país se alegró y la ciudad permaneció en calma. A Atalía la habían pasado al filo de la espada en la casa del rey. Palabra de Dios. 

Comentario: Atalía, madre del difunto rey Ocozías, asumió el poder en Judá por un período largo de tiempo. La violencia vivida durante su gobierno bastó para que ella encontrara la muerte, pero eliminó el culto al dios Baal. Así Atalía mantuvo la dinastía davídica por intermedio del doble pacto entre el Señor y el rey, y entre el rey y el pueblo. 


SALMO Sal 131. 11-14. 17-18 


R. El Señor hizo de Sión su Morada. 

El Señor hizo un juramento a David, una firme promesa, de la que no se retractará: «Yo pondré sobre tu trono a uno de tus descendientes». R. 

Si tus descendientes observan mi alianza y los preceptos que Yo les enseñaré, también se sentarán sus hijos en tu trono para siempre». R. 

Porque el Señor eligió a Sión, y la deseó para que fuera su Morada. «Éste es mi Reposo para siempre; aquí habitaré, porque lo he deseado. R. 

Allí haré germinar el poder de David: Yo preparé una lámpara para mi Ungido. Cubriré de vergüenza a sus enemigos, y su insignia real florecerá sobre Él». R. 


ALELUIA Cf. Mt 5, 3 


Aleluia. Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Aleluia.


EVANGELIO Mt 6, 19-23 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban. Acumulen, en cambio, tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará iluminado. Pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Si la luz que hay en ti se oscurece, ¡cuánta oscuridad habrá! Palabra de Dios. 

Comentario: Al final de nuestros días, Dios nos preguntará: ¿Qué tienen tus manos, qué ven tus ojos y qué siente tu corazón? Si podremos responderle de amor, de compasión, misericordia y solidaridad, seguramente escucharemos: Entra a mi banquete. En el Reino de Dios no se buscan puestos y honores, sino servicios.

COMENTARIO DOMINICAL: Juan Bautista nos lleva hacia Jesús

COMENTARIO DOMINICAL: Juan Bautista nos lleva hacia JesúsLa Iglesia celebra solo tres nacimientos: el de Jesús, el de María, madre de Jesús, y el de Juan Bautista. Los dos últimos portan un sentido de alegría salvífica y una vinculación especial con Jesús. Una alegría salvífica que para Zacarías, como un hombre justo, e Isabel, mujer abnegada, pudieron experimentar en parte esa “dicha” por ser padres en su ancianidad. El Antiguo Testamento está lleno de historias de esterilidad, como la de Sara, madre de Isaac, o Ana de Alcalá, madre de Samuel. La infecundidad de Isabel es una coincidencia más con el Antiguo Testamento; sin embargo, lo particular del nacimiento de Juan Bautista es que, a través de él, Dios comienza a cumplir todos los anuncios del pasado.

La esterilidad era considerada como una falta de bendición por parte de Dios y quien la padeciera sufría la discriminación de la sociedad. La situación de Isabel y Zacarías está marcada por la tristeza. No hay esperanza en su horizonte existencial. Hoy, son muchos los que experimentan una sensación de desesperanza por sus problemas, fracasos y frustraciones de todo tipo. Rogamos a Dios, al igual que los padres de Juan Bautista, para que mude nuestra vida y se produzca un “milagro”. Aguardamos ser bendecidos desde lo alto con aquel “hijo” de la ilusión, que nos haga personas entusiastas y renovadas.

Esa misma ilusión despertó el ángel al dar la noticia no solo a Isabel y Zacarías, sino también a sus parientes y vecinos. Le pusieron por nombre Juan, que significa “Dios es benévolo”, y no el nombre del padre, como era la costumbre. Juan Bautista estaba designado para una misión muy especial: “preparar el camino del Señor”. Cuando Dios quiere dispensar sus gracias a alguien, prepara a la persona, con tiempo y esmero, para que esté en condiciones de una respuesta favorable.

“¿Qué llegará a ser este niño? Porque la mano del Señor estaba con él…”, Mc 1, 66.

P. Freddy Peña T., ssp

JUEVES 21: San Luis Gonzaga, r. (MO). Blanco.

Liturgia Cotidiana junio
JUEVES 21

San Luis Gonzaga, r. (MO). Blanco.

LECTURA Ecli 48, 1-14 

Lectura del libro del Eclesiástico.

El profeta Elías surgió como un fuego, su palabra quemaba como una antorcha. Él atrajo el hambre sobre ellos y con su celo los diezmó. Por la palabra del Señor, cerró el cielo, y también hizo caer tres veces fuego de lo alto. ¡Qué glorioso te hiciste, Elías, con tus prodigios! ¿Quién puede jactarse de ser igual a ti? Tú despertaste a un hombre de la muerte y de la morada de los muertos, por la palabra del Altísimo. Tú precipitaste a reyes en la ruina y arrojaste de su lecho a hombres insignes; tú escuchaste un reproche en el Sinaí y en el Horeb una sentencia de condenación; tú ungiste reyes para ejercer la venganza y profetas para ser tus sucesores; tú fuiste arrebatado en un torbellino de fuego por un carro con caballos de fuego. De ti está escrito que en los castigos futuros aplacarás la ira antes que estalle, para hacer volver el corazón de los padres hacia los hijos y restablecer las tribus de Jacob. ¡Felices los que te verán y los que se durmieron en el amor, porque también nosotros poseeremos la vida! Cuando Elías fue llevado en un torbellino, Eliseo quedó lleno de su espíritu. Durante su vida ningún jefe lo hizo temblar, y nadie pudo someterlo. Nada era demasiado difícil para él y hasta en la tumba profetizó su cuerpo. En su vida, hizo prodigios y en su muerte, realizó obras admirables. Palabra de Dios. 

Comentario: A Elías se le puede calificar como el poeta del fuego por su pasión e imperiosa necesidad por la causa del Señor. Sabemos que Eliseo heredó este espíritu y pudo realizar grandes prodigios. No tuvo temor de anunciar ni menos de denunciar lo que iba en contra de la voluntad del Señor. 


SALMO Sal 96, 1-7 


R. ¡Alégrense, justos, en el Señor! 

¡El Señor reina! Alégrese la tierra, regocíjense las islas incontables. Nubes y Tinieblas lo rodean, la Justicia y el Derecho son la base de su trono. R. 

Un fuego avanza ante Él y abrasa a los enemigos a su paso; sus relámpagos iluminan el mundo; al verlo, la tierra se estremece. R. 

Las montañas se derriten como cera delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra. Los cielos proclaman su justicia y todos los pueblos contemplan su gloria. R. 

Se avergüenzan los que sirven a los ídolos, los que se glorían en dioses falsos; todos los dioses se postran ante Él. ¡Alégrense, justos, en el Señor! R. 


ALELUIA Cf. Rom 8, 15 


Aleluia. Han recibido el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ¡Abbá!, es decir, ¡Padre! Aleluia.


EVANGELIO Mt 6 , 7-15 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados. No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes oren de esta manera: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido. No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal. Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes. Palabra del Señor. 

Comentario: La gran novedad en la oración de Jesús es que nos lleva a dirigirnos a Dios como a un papá. Quien entra en el discipulado de Jesús es consciente de depender de él. Además, no necesita de fórmulas para rezar, sino que su vida esté armonizada con la gratuidad y el perdón a sus semejantes. ¿Estamos dentro de esta escuela de Jesús?

Al Servicio de la Vida: SOLEDAD

Al Servicio de la Vida: SOLEDADLa soledad. Ese momento en que te sientes aislado del mundo, frágil, vulnerable. Recuerda: Dios siempre está contigo, cerca y dentro de ti. Una ruta compleja, que afecta a todas las personas inmersas en la modernidad de este mundo cada vez más interconectado, pero menos comunicado. Te invitamos a escuchar #AlServiciodelaVida:

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

MIÉRCOLES 20: De la feria. Verde.

Liturgia Cotidiana junio
MIÉRCOLES 20

De la feria. Verde.

LECTURA 2Rey 2,1 .6-14 

Lectura del segundo libro de los Reyes.

Esto es lo que sucedió cuando el Señor arrebató a Elías y lo hizo subir al cielo en el torbellino. Elías y Eliseo partieron de Guilgal, y Elías le dijo: «Quédate aquí, porque el Señor me ha enviado al Jordán». Pero Eliseo respondió: «Juro por la vida del Señor y por tu propia vida que no te dejaré». Y se fueron los dos. Cincuenta hombres de la comunidad de profetas fueron y se pararon enfrente, a una cierta distancia, mientras los dos estaban de pie a la orilla del Jordán. Elías se quitó el manto, lo enrolló y golpeó las aguas. Éstas se dividieron hacia uno y otro lado, y así pasaron los dos por el suelo seco. Cuando cruzaban, Elías dijo a Eliseo: «Pide lo que quieres que haga por ti antes de que sea separado de tu lado». Eliseo respondió: «¡Ah, si pudiera recibir las dos terceras partes de tu espíritu!». «¡No es nada fácil lo que pides!, dijo Elías; si me ves cuando yo sea separado de tu lado, lo obtendrás; de lo contrario, no será así». Y mientras iban conversando por el camino, un carro de fuego, con caballos también de fuego, los separó a uno del otro, y Elías subió al cielo en el torbellino. Al ver esto, Eliseo gritó: «¡Padre mío! ¡Padre mío! ¡Carro de Israel y su caballería!». Y cuando no lo vio más, tomó sus vestiduras y las rasgó en dos pedazos. Luego recogió el manto que se le había caído a Elías de encima, se volvió y se detuvo al borde del Jordán. Después, con el manto que se le había caído a Elías, golpeó las aguas, pero éstas no se dividieron. Entonces dijo: «¿Dónde está el Señor, el Dios de Elías?». Él golpeó otra vez las aguas; éstas se dividieron hacia uno y otro lado, y Eliseo cruzó. Palabra de Dios. 

Comentario: Así como Josué es elegido para suceder a Moisés, de la misma manera ocurre con Eliseo, ya que es designado para relevar a su maestro Elías, de quien aprende el espíritu profético. Ambas vocaciones tienen un denominador en común: hay un viaje simbólico, que es un volver a Dios para un encuentro definitivo con él y que está en la raíz de toda vocación profética.


SALMO Sal 30, 20-21. 24


R. ¡Sean fuertes los que esperan en el Señor!

¡Qué grande es tu bondad, Señor! Tú la reservas para tus fieles; y la brindas a los que se refugian en ti, en la presencia de todos. R.

Tú los ocultas al amparo de tu rostro de las intrigas de los hombres; y los escondes en tu Tienda de campaña, lejos de las lenguas pendencieras. R. 

Amen al Señor, todos sus fieles, porque Él protege a los que son leales y castiga con severidad a los soberbios. ¡Sean fuertes los que esperan en el Señor! R.


ALELUIA Cf. Jn 14, 23


Aleluia. «El que me ama será fiel a mi palabra, ¡y mi Padre lo amará e iremos a él», dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Mt 6,1-6. 16-18


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Palabra del Señor.

Comentario: La limosna, la oración y el ayuno son las principales prácticas religiosas judías. Jesús no vino a suprimirlas, sino a profundizarlas y ayudar a realizarlas, con sencillez y humildad; sin buscar más reconocimientos que el de Dios.

MARTES 19: De la feria. Verde. San Romualdo, abad. (ML). Blanco.

Liturgia Cotidiana junio

MARTES 19

De la feria. Verde. San Romualdo, abad. (ML). Blanco.

LECTURA 1Rey 21,17-29 

Lectura del primer libro de los Reyes.

Después que murió Nabot, la palabra del Señor llegó a Elías, el tisbita, en estos términos: «Baja al encuentro de Ajab, rey de Israel en Samaría. Ahora está en la viña de Nabot: ha bajado allí para tomar posesión de ella. Tú le dirás: Así habla el Señor: ¡Has cometido un homicidio, y encima te apropias de lo ajeno! Por eso, así habla el Señor: En el mismo sitio donde los perros lamieron la sangre de Nabot, allí también lamerán tu sangre». Ajab respondió a Elías: «¡Me has sorprendido, enemigo mío!». «Sí, repuso Elías, te he sorprendido, porque te has prestado a hacer lo que es malo a los ojos de Señor. Yo voy a atraer la desgracia sobre ti: barreré hasta tus últimos restos y extirparé a todos los varones de la familia de Ajab, esclavos o libres en Israel. Dejaré tu casa como la de Jeroboám, hijo de Nebat, y como la de Basá, hijo de Ajías, porque has provocado mi indignación y has hecho pecar a Israel. Y el Señor también ha hablado contra Jezabel, diciendo: Los perros devorarán la carne de Jezabel en la parcela de Izreel. Al de la familia de Ajab que muera en la ciudad se lo comerán los perros, y al que muera en despoblado se lo comerán los pájaros del cielo». No hubo realmente nadie que se haya prestado como Ajab para hacer lo que es malo a los ojos del Señor, instigado por su esposa Jezabel. Él cometió las peores abominaciones, yendo detrás de los ídolos, como lo habían hecho los amorreos que el Señor había desposeído delante de los israelitas. Cuando Ajab oyó aquellas palabras, rasgó sus vestiduras, se puso un sayal sobre su carne, y ayunó. Se acostaba con el sayal y andaba taciturno. Entonces la palabra del Señor llegó a Elías, el tisbita, en estos términos: «¿Has visto cómo Ajab se ha humillado delante de mí? Porque se ha humillado delante de mí, no atraeré la desgracia mientras él viva, sino que la haré venir sobre su casa en tiempos de su hijo». Palabra de Dios.

Comentario: Este enfrentamiento entre Elías y Ajab manifiesta la valentía y la audacia de ambos profetas. El ayuno de Ajab recibe su premio de parte del Señor. Pero el término de su dinastía tiene los días contados, pues existirá solo hasta la generación de su hijo. 


SALMO Sal 50, 3-6. 11. 16 


R. ¡Ten piedad, Señor, porque hemos pecado! 

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R. 

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R. 

Aparta tu vista de mis pecados y borra todas mis culpas. ¡Líbrame de la muerte, Dios, salvador mío, y mi lengua anunciará tu justicia! R. 


ALELUIA Cf. Jn 13, 34 


Aleluia. «Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros, así como Yo los he amado», dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Mt 5,43-48 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos: Ustedes han oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y odiarás a tu enemigo. Pero Yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores, así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque Él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos? Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo. Palabra del Señor. 

Comentario: Jesús coloca el principio del amor al prójimo a un nivel universal. Es decir, este amor no será el de los publicanos, que por solidaridad estaban unidos, o como los paganos que se amaban entre ellos y el resto no existía. El amor de Jesús nos pone el desafío de ser caritativos con quienes no nos llevamos bien, si no ¿qué mérito tiene ejercer la caridad a quienes amamos?

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×