Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de INSTITUCIONAL

MIÉRCOLES 10: De la feria. Verde.

Portada enero
MIÉRCOLES 10: De la feria. Verde.

LECTURA 1Sam 3, 3-10. 19 

Lectura del primer libro de Samuel.

Samuel estaba acostado en el Templo del Señor, donde se encontraba el Arca de Dios. El Señor llamó a Samuel, y él respondió: “Aquí estoy”. Samuel fue corriendo adonde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy, porque me has llamado”. Pero Elí le dijo: “Yo no te llamé; vuelve a acostarte”. Y él se fue a acostar. El Señor llamó a Samuel una vez más. Él se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy, porque me has llamado”. Elí le respondió: “Yo no te llamé, hijo mío; vuelve a acostarte”. Samuel aún no conocía al Señor, y la palabra del Señor todavía no le había sido revelada. El Señor llamó a Samuel por tercera vez. Él se levantó, fue adonde estaba Elí y le dijo: “Aquí estoy, porque me has llamado”. Entonces Elí comprendió que era el Señor el que llamaba al joven, y dijo a Samuel: “Ve a acostarte, y si alguien te llama, tú dirás: Habla, Señor, porque tu servidor escucha”. Y Samuel fue a acostarse en su sitio. Entonces vino el Señor, se detuvo, y llamó como las otras veces: “¡Samuel, Samuel!”. Él respondió: “Habla, porque tu servidor escucha”. Samuel creció; el Señor estaba con él, y no dejó que cayera por tierra ninguna de sus palabras. Palabra de Dios.

Comentario: La figura de Samuel como sacerdote, profeta y juez está inserta en un binomio de contrastes: sencillez y humildad; serenidad y dramatismo; quietud y dinamismo. Su misión será la de anunciar una nueva etapa en la historia de la salvación como en los inicios de la monarquía. 


SALMO Sal 39, 2. 5. 7-10 


R. ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

Esperé confiadamente en el Señor: Él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. ¡Feliz el que pone en el Señor toda su confianza, y no se vuelve hacia los rebeldes que se extravían tras la mentira! R.

Tú no quisiste víctima ni oblación; pero me diste un oído atento; no pediste holocaustos ni sacrifi cios, entonces dije: “Aquí estoy”. R. “En el libro de la Ley está escrito lo que tengo que hacer: yo amo, Dios mío, tu voluntad, y tu ley está en mi corazón”. R.

Proclamé gozosamente tu justicia en la gran asamblea; no, no mantuve cerrados mis labios, tú lo sabes, Señor. R.


ALELUIA Jn 10, 27


Aleluia. “Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen”, dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Mc 1, 29-39


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Jesús fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fi ebre, y se lo dijeron de inmediato. Él se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fi ebre y se puso a servirlos. Al atardecer, después de ponerse el sol, le llevaron a todos los enfermos y endemoniados, y la ciudad entera se reunió delante de la puerta. Jesús sanó a muchos enfermos, que sufrían de diversos males, y expulsó a muchos demonios; pero a estos no los dejaba hablar, porque sabían quién era él. Por la mañana, antes que ama- neciera, Jesús se levantó, salió y fue a un lugar desierto; allí estuvo orando. Simón salió a buscarlo con sus com- pañeros, y cuando lo encontraron, le dijeron: “Todos te andan buscando”. Él les respondió: “Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido”. Y fue por toda la Galilea, predicando en las sinagogas de ellos y expulsando demonios. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús viene a dar un nuevo sentido al concepto de servicio, “diakonia”. Él demuestra que, en sus acciones con el prójimo, la ley del amor es la actitud moral y fundamental exigida por Dios al hombre. Su actitud de “servicio” comprende no una actitud de dominio, sino de generosidad y entrega ante el necesitado.

MARTES 9: De la feria. Verde.

Portada enero
MARTES 9: De la feria. Verde.

Semana 1ª durante el año. Semana 1ª del Salterio, Tomo III. 

LECTURA 1Sam 1, 10-20 

Lectura del primer libro de Samuel.

Ana, con el alma llena de amargura, oró al Señor y lloró desconsoladamente. Luego hizo este voto: “Señor de los ejércitos, si miras la miseria de tu servidora y te acuerdas de mí, si no te olvidas de tu servidora y le das un hijo varón, yo lo entregaré al Señor para toda su vida, y la navaja no pasará por su cabeza”. Mientras ella prolongaba su oración delante del Señor, el sacerdote Elí miraba atentamente su boca. Ana oraba en silencio; sólo se movían sus labios, pero no se oía su voz. Elí pensó que estaba ebria, y le dijo: “¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Ve a que se te pase el efecto del vino!”. Ana respondió: “No, mi señor; yo soy una mujer que sufre mucho. No he bebido vino ni nada que pueda embriagar; sólo me estaba desahogando delante del Señor. No tomes a tu servidora por una mujer cualquiera; si he estado hablando hasta ahora, ha sido por el exceso de mi congoja y mi dolor”. “Vete en paz”, le respondió Elí, “y que el Dios de Israel te conceda lo que tanto le has pedido”. Ana le dijo entonces: “¡Que tu servidora pueda gozar siempre de tu favor!”. Luego la mujer se fue por su camino, comió algo y cambió de semblante. A la mañana siguiente, se levantaron bien temprano y se postraron delante del Señor; luego regresaron a su casa en Ramá. Elcaná se unió a su esposa Ana, y el Señor se acordó de ella. Ana concibió, y a su debido tiempo dio a luz un hijo, al que puso el nombre de Samuel, diciendo: “Se lo he pedido al Señor”. Palabra de Dios.

Comentario: La esterilidad de Ana confirma por una parte la omnipotencia divina que es capaz de obtener vida allí donde no la hay; y por otra pone de relieve la gratuidad con que Dios lleva adelante su plan de salvación, incluso cuando parezca que las cosas son humanamente irrealizables. 


SALMO [Sal] 1Sam 2, 1. 4-8 


R. ¡Mi corazón se regocija en el Señor!

Mi corazón se regocija en el Señor, tengo la frente erguida gracias a mi Dios. Mi boca se ríe de mis enemigos, porque tu salvación me ha llenado de alegría. R.

El arco de los valientes se ha quebrado, y los vacilantes se ciñen de vigor; los satisfechos se contratan por un pedazo de pan, y los hambrientos dejan de fatigarse; la mujer estéril da a luz siete veces, y la madre de muchos hijos se marchita. R.

El Señor da la muerte y la vida, hunde en el Abismo y levanta de él. El Señor da la pobreza y la riqueza, humilla y también enaltece. R.

Él levanta del polvo al desvalido y alza al pobre de la miseria, para hacerlos sentar con los príncipes y darles en herencia un trono de gloria. R.


ALELUIA Cf. 1Tes 2, 13


Aleluia. Reciban la Palabra de Dios, no como palabra humana, sino como lo que es realmente, como Palabra de Dios. Aleluia.


EVANGELIO Mc 1, 21-28


Evangelio de nuestro Señor Jesucris- to según san Marcos. Jesús entró en Cafarnaún, y cuando llegó el sábado, fue a la sinagoga y comenzó a enseñar. Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene auto- ridad y no como los escribas. Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar: “¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios”. Pero Jesús lo increpó, diciendo: “Cállate y sal de este hombre”. El espíritu impuro lo sacudió violentamente y, dando un alarido, salió de ese hombre. Todos quedaron asombrados y se preguntaban unos a otros: “¿Qué es esto? ¡Enseña de una manera nueva, llena de autoridad; da órdenes a los espíritus impuros, y estos le obedecen!”. Y su fama se extendió rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea. Palabra del Señor.

Comentario: El núcleo fundamental del relato no lo tiene la existencia o inexistencia de los espíritus malignos, sino el comportamiento de Jesús frente a este hecho. Jesús posee el poder del Reino de Dios y lo utiliza en contra de todo aquello que “oprime” al hombre y no le permite ser libre.

Al Servicio de la Vida: El destino del hombre

Al servicio de la vida: el destino del hombreCada ser humano tiene un destino y se espera que lo cumpla. Nada queda al azar, sino que, paso a paso, el hombre va descubriendo a lo que está llamado. El hombre tiene la libertad de decir “si” o “no” a lo que se espera de él. ¿Que estamos llamados a ser cada uno de nosotros? ¿Ya lo descubrimos o seguimos en este proceso? Los invitamos a escuchar la cápsula Al Servicio de la Vida, que esta semana trae una reflexión tomada del libro Debilidad aprendida y fuerza para luchar, de Javier Burón Orejas.

 

La cápsula radial SAN PABLO “Al servicio de la vida” es narrada por Ricardo Díaz Venegas. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

LUNES 8: El Bautismo del Señor (F). Blanco.

Portada enero
LUNES 8: El Bautismo del Señor (F). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

1ª LECTURA Is 55, 1-11

Lectura del libro de Isaías.

¡Vengan a tomar agua, todos los sedientos, y el que no tenga dinero, venga también! Coman gratuitamente su ración de trigo, y sin pagar, tomen vino y leche. ¿Por qué gastan dinero en algo que no alimenta, y sus ganancias, en algo que no sacia? Háganme caso, y comerán buena comida, se deleitarán con sabrosos manjares. Presten atención y vengan a mí, escuchen bien y vivirán. Yo haré con ustedes una alianza eterna, obra de mi inquebrantable amor a David. Yo lo he puesto como testigo para los pueblos, jefe y soberano de naciones. Tú llamarás a una nación que no conocías, y una nación que no te conocía correrá hacia ti, a causa del Señor, tu Dios, y por el Santo de Israel, que te glorifica. ¡Busquen al Señor mientras se deja encontrar, llámenlo mientras está cerca! Que el malvado abandone su camino y el hombre perverso, sus pensamientos; que vuelva al Señor, y él le tendrá compasión, a nuestro Dios, que es generoso en perdonar. Porque los pensamientos de ustedes no son los míos, ni los caminos de ustedes son mis caminos –oráculo del Señor–. Como el cielo se alza por encima de la tierra, así sobrepasan mis caminos y mis pensamientos a los caminos y a los pensamientos de ustedes. Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven a él sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y hecho germinar, para que dé la semilla al sembrador y el pan al que come, así sucede con la palabra que sale de mi boca: ella no vuelve a mí estéril, sino que realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que yo le encomendé. Palabra de Dios.

Comentario: Nos encontramos ante un juego de palabras y conceptos donde lo material o anhelado por aquellos que vuelven del exilio se convierte en el símbolo de los verdaderos valores humanos. El banquete en la Biblia es una imagen del amor de Dios, que invita a todos, no solo a judíos y gentiles, sino a todo aquel que esté ávido de la Palabra de Dios. 


SALMO [Sal] Is 12, 2-6 


R. Sacarán agua con alegría de las fuentes de salvación.

Éste es el Dios de mi salvación: yo tengo confianza y no temo, porque el Señor es mi fuerza y mi protección; él fue mi salvación.R.

Ustedes sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación. Y dirán en aquel día: Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, anuncien entre los pueblos sus proezas, proclamen qué sublime es su Nombre. R.

Canten al Señor porque ha hecho algo grandioso: ¡que sea conocido en toda la tierra! R.

¡Aclama y grita de alegría, habitante de Sión, porque es grande en medio de ti el Santo de Israel! R.


2ª LECTURA 1Jn 5, 1-9 


Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: El que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y el que ama al Padre ama también al que ha nacido de él. La señal de que amamos a los hijos de Dios es que amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. El amor a Dios consiste en cumplir sus mandamientos, y sus mandamientos no son una carga, porque el que ha nacido de Dios, vence al mundo. Y la victoria que triunfa sobre el mundo es nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Jesucristo vino por el agua y por la sangre; no solamente con el agua, sino con el agua y con la sangre. Y el Espíritu da testimonio porque el Espíritu es la verdad. Son tres los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre; y los tres están de acuerdo. Si damos fe al testimonio de los hombres, con mayor razón tenemos que aceptar el testimonio de Dios. Y Dios ha dado testimonio de su Hijo. Palabra de Dios.

Comentario: Sabemos que Jesús es el paradigma y origen de nuestro amor. Por medio de su Espíritu, él nos capacita para aceptar y ser caritativos incluso con aquellos que no nos llevamos bien. 


ALELUIA Jn 1, 29 


Juan vio acercarse a Jesús y dijo: “Éste es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.


EVANGELIO Mc 1, 7-11 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Juan Bautista predicaba, diciendo: «Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero Él los bautizará con el Espíritu Santo».En aquellos días, Jesús llegó desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y al salir del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu Santo descendía sobre Él como una paloma; y una voz desde el cielo dijo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús asume el pecado del hombre y se ofrece a sí mismo, para que todo aquel que crea en él tenga la posibilidad de ser una nueva persona. La presencia del Espíritu confirma que Dios establece un acceso o puente con el hombre por medio de su Hijo, Jesús.

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús, vivo y presente

COMENTARIO DOMINICAL: Jesús, vivo y presenteLa fiesta de la Navidad, que celebramos recientemente, nos trajo la feliz noticia de que Dios no está solo, sino que ha querido manifestarse en la persona de su amado Hijo. En la mentalidad del Bautista, la llegada de Jesús implicaba una instancia de juicio por los pecados, más que un acto de misericordia y condescendencia con la debilidad humana.

Sorprende aún más que este Mesías quiera hacerse bautizar, y no al revés. Pero la decisión de Jesús de hacerse bautizar lo lleva a ser uno con el pecador. Él, que vive en perfecta comunión con Dios Padre, no se aparta de los hombres, sino que vuelca su mirada de misericordia hacia ellos y comparte su suerte.

¿Por qué Jesús se somete al bautismo de Juan? Parece un contrasentido, pero al bautizarse Jesús cumple toda “justicia”, que no tiene nada que ver con un código de leyes religiosas o morales ni de la justicia predicada por los fariseos o doctores de la Ley. Su justicia es aquella que consuma la voluntad de su Padre, es decir, la urgente necesidad de ser paciente y misericordioso con el hombre.

Jesús, con su misericordia, nos ofrece su gracia, la misma que en unas bodas permitieron la continuación del festejo y que está presente al bendecir el vínculo de dos personas que se aman. La misma gracia que se manifiesta cuando perdona al paralítico y lo sana; y que ahora percibimos cuando somos absueltos por confesar nuestras faltas.

Ante una sociedad que rechaza la enseñanza de que Dios actúe por medio de un sacramento, la fiesta del Bautismo del Señor ratifica que Jesús no escogió un camino fácil, sino que decidió compartir nuestro propio destino. Quiso solidarizarse y actuar como Iglesia, a través de signos y palabras, las mismas que realizara y dijera un día cuando estuvo entre nosotros.

“Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección” Mc 1, 7-11. 

P. Fredy Peña T., ssp

DOMINGO 7: Epifanía del Señor (S). Blanco.

Portada enero
DOMINGO 7: Epifanía del Señor (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio de Epifanía.

1ª LECTURA Is 60, 1-6

Lectura del libro de Isaías.

¡Levántate, resplandece, porque llega tu luz y la gloria del Señor brilla sobre ti! Porque las tinieblas cubren la tierra y una densa oscuridad, a las naciones, pero sobre ti brillará el Señor y su gloria aparecerá sobre ti. Las naciones caminarán a tu luz y los reyes, al esplendor de tu aurora. Mira a tu alrededor y observa: todos se han reunido y vienen hacia ti; tus hijos llegan desde lejos y tus hijas son llevadas en brazos. Al ver esto, estarás radiante, palpitará y se ensanchará tu corazón, porque se volcarán sobre ti los tesoros del mar y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti. Te cubrirá una multitud de camellos, de dromedarios de Madián y de Efá. Todos ellos vendrán desde Sabá, trayendo oro e incienso, y pregonarán las alabanzas del Señor. Palabra de Dios.

Comentario: Este cántico de gloria a la futura Jerusalén de los tiempos mesiánicos describe cómo aquella ciudad será el centro neurálgico de la gran revelación. Allí se mostrará lo oculto y se iluminará lo oscuro. Jesús será esta gran revelación del Padre y en quien se cumplirá lo anunciado por los profetas. 


SALMO Sal 71, 1-2. 7-8. 10-13 


R.  ¡Pueblos de la tierra alaben al Señor!

Concede, Señor, tu justicia al rey y tu rectitud al descendiente de reyes, para que gobierne a tu pueblo con justicia y a tus pobres con rectitud. R. 

Que en sus días florezca la justicia y abunde la paz, mientras dure la luna; que domine de un mar hasta el otro, y desde el Río hasta los confines de la tierra. R. 

Que los reyes de Tarsis y de las costas lejanas le paguen tributo. Que los reyes de Arabia y de Sabá le traigan regalos; que todos los reyes le rindan homenaje y lo sirvan todas las naciones. R. 

Porque Él librará al pobre que suplica y al humilde que está desamparado. Tendrá compasión del débil y del pobre, y salvará la vida de los indigentes. R. 


2ª LECTURA Ef 3, 2-6 


Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso.

Hermanos: Seguramente habrán oído hablar de la gracia de Dios, que me ha sido dispensada en beneficio de ustedes. Fue por medio de una revelación como se me dio a conocer este misterio, tal como acabo de exponérselo en pocas palabras. Al leerlas, se darán cuenta de la comprensión que tengo del misterio de Cristo, que no fue manifestado a las generaciones pasadas, pero que ahora ha sido revelado por medio del Espíritu a sus santos apóstoles y profetas. Este misterio consiste en que también los paganos participan de una misma herencia, son miembros de un mismo Cuerpo y beneficiarios de la misma promesa en Cristo Jesús, por medio del Evangelio. Palabra de Dios.

Comentario: La riqueza de Cristo se desborda y es para todos. Es decir, la ruptura de las barreras entre judíos y paganos se ha roto. Ahora, ambos pueblos están invitados sin exclusión a vivir el mensaje de igualdad, fraternidad y justicia que Jesús anunció y denunció. 


ALELUIA Mt 2, 2 


Aleluia. Vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorar al Señor. Aleluia.


EVANGELIO Mt 2, 1-12 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo». Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías. «En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pue- blo, Israel”». Herodes mandó llamar secretamente a los magos y, después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: «Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje». Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño. Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría y, al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús es un rey humilde y quien lo encuentra, goza por ese hallazgo y le rinde el más precioso homenaje. En él se cumplen todas las promesas, no solamente para los judíos sino también para toda la humanidad. Caen las barreras del “particularismo” y se afi rma la universalidad de la salvación a todos sin acepción de personas.

SÁBADO 6: De la feria. Blanco

Portada enero
SÁBADO 6: De la feria. Blanco

Prefacio de Navidad

LECTURA 1Jn 5, 5-13

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos míos: ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Jesucristo vino por el agua y por la sangre; no solamente con el agua, sino con el agua y con la sangre. Y el Espíritu da testimonio, porque el Espíritu es la verdad. Son tres los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre; y los tres están de acuerdo. Si damos fe al testimonio de los hombres, con mayor razón tenemos que aceptar el testimonio de Dios. Y Dios ha dado testimonio de su Hijo. El que cree en el Hijo de Dios tiene en su corazón el testimonio de Dios. El que no cree a Dios lo hace pasar por mentiroso, porque no cree en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. Y el testimonio es éste: Dios nos dio la Vida eterna, y esa Vida está en su Hijo. El que está unido al Hijo, tiene la Vida; el que no lo está, no tiene la Vida. Les he escrito estas cosas, a ustedes que creen en el Nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen la Vida eterna. Palabra de Dios.

Comentario: El creyente puede vivir la experiencia del amor de Dios Padre solo si lo conoce y permanece en su presencia. Por eso que el valor y el significado de Jesús no pasa, únicamente, por la autoridad de quienes lo afirman sino también por la experiencia de ese amor vivido cristianamente. 


SALMO Sal 147, 12-15. 19-20 


R. ¡Glorifica al Señor, Jerusalén!

¡Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión! Él reforzó los cerrojos de tus puertas y bendijo a tus hijos dentro de ti. R.

Él asegura la paz en tus fronteras y te sacia con lo mejor del trigo. Envía su mensaje a la tierra, su palabra corre velozmente. R.

Revela su palabra a Jacob, sus preceptos y mandatos a Israel: a ningún otro pueblo trató así ni le dio a conocer sus mandamientos. R.


ALELUIA Cf. Mc 9, 7 


Aleluia. Los cielos se abrieron y se oyó la voz del Padre: «Éste es mi Hijo muy querido, escúchenlo». Aleluia.


EVANGELIO Mc 1, 6-11 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Juan Bautista predicaba, diciendo: «Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero Él los bautizará con el Espíritu Santo». En aquellos días, Jesús llegó desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y al salir del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu Santo descendía sobre Él como una paloma; y una voz desde el cielo dijo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección». Palabra del Señor.

Comentario: El bautismo de Juan, más que ritual, era moral, porque reconocía los pecados del hombre. Con la venida de Jesús, él asume nuestra condición de pecadores, dando su vida en favor de los demás. Este es el plus que agrega el bautismo de Jesús: Dios se hace accesible a los hombres por medio de su Hijo.

Epifanía del Señor “Cristo, Luz de las naciones”

 

guiones litúrgicos SAN PABLO Chile

Motivación de entrada

La solemnidad de hoy nos abre a la universalidad de la familia humana. Es la afirmación que de toda la humanidad Dios quiere hacer una familia, unida en su hijo Jesús.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón por todas las formas de discriminación de raza, de pueblos, de personas. El cristiano, llamado a ser signo de unidad, peca cuando no trabaja por la unión de todos.

Colecta

Pedimos llegar a contemplar algún día la gloria del Hijo de Dios.

LECTURAS CICLOS A-B-C

Primera lectura: Isaías 60, 1-6.

El profeta canta la gloria de Jerusalén. La liturgia lo aplica a la Iglesia y nos recuerda que el cristiano debe ser luz.

Segunda lectura: Efesios 3, 2-6.

Pablo afirma que todos los pueblos están llamados a salvarse en Cristo.

Evangelio: Mateo 2, 1-12.

El relato de la adoración de los Magos es una invitación a seguir a Cristo, luz del mundo, por los caminos de Dios.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Como los Reyes Magos, también nosotros hoy llevamos al altar el oro de nuestro amor, el incienso de nuestras plegarias, y la mirra de nuestros sufrimientos por la redención del mundo.

Comunión

La unión con Cristo en la eucaristía sea prenda de participación en el misterio de su gloria.

 

La misa ha terminado. Comienza la misión. La Iglesia, que es toda misionera, realiza su tarea salvadora a través de cada uno.

COMENTARIO DOMINICAL: No temamos, adoremos al Señor

COMENTARIO DOMINICAL: No temamos, adoremos al SeñorA menudo se piensa que el misterio de la Navidad es para todos y sabemos que a muchos no les interesa o, simplemente, no creen. Sin embargo, en la tradición de hacer “regalos”, varios son los que se suman al hecho y no solo entusiasmando a niños sino también a los adultos. La Epifanía o “manifestación” de la presencia de Dios entre los hombres dirige su mirada sobre aquellos que hasta hoy participan, directa o indirectamente, de este gran misterio de la llegada del Niño Dios.

En la escena del nacimiento de Jesús se encontraban los Magos, que lo buscaban con tesón y querían adorarlo; los escribas, que conocían el lugar de su nacimiento, pero no les importaba; Herodes, que veía amenazado su poder y quería matarlo. Este Niño, como cualquier otro, obviamente, no sabe cómo será su futuro ni qué le deparará su vida con María y José. Pero su itinerario público no estará libre del reconocimiento gozoso, de la indiferencia exenta de interés o de la persecución constante.

La Epifanía del Señor es una invitación para acompañar al Niño Dios como buenos “adoradores” y descubrir que la salvación no puede venir de la acción violenta de quien ostenta el poder ni de la prepotencia y petulancia del propio Herodes. Esta vez, la salvación viene a través del pequeño de la periferia de Jerusalén. Fue esta la intuición que tuvieron los magos y por eso adoraron a ese rey que provenía no de una familia influyente o rica, sino desde un origen sencillo y humilde.

Participar de esta fiesta, con la alegría y la esperanza de un niño, no solo puede ser una gran idea sino también un buen regalo para Jesús. No temamos acercarnos al Niño Dios, él es nuestro Salvador y quiere bendecir a todos. No hay razón válida para alejarnos, ya que a él le basta que lo adoremos con la contemplación y la inocencia de un niño.

“y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje” Mt 2, 11.

P. Fredy Peña T., ssp

VIERNES 5: De la feria. Blanco

Portada enero
VIERNES 5: De la feria. Blanco

Prefacio de Navidad

LECTURA 1Jn 3, 11-20 

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos míos: La noticia que oyeron desde el principio es ésta: que nos amemos los unos a los otros. No hagamos como Caín, que era del Maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano, en cambio, eran justas. No se extrañen, hermanos, si el mundo los aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la Vida, porque amamos a nuestros hermanos. El que no ama permanece en la muerte. El que odia a su hermano es un homicida, y ustedes saben que ningún homicida posee la Vida eterna. En esto hemos conocido el amor: en que Él entregó su vida por nosotros. Por eso, también nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos. Si alguien vive en la abundancia, y viendo a su hermano en la necesidad, le cierra su corazón, ¿cómo permanecerá en él el amor de Dios? Hijitos míos, no amemos con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad. En esto conoceremos que somos de la verdad, y estaremos tranquilos delante de Dios aunque nuestra conciencia nos reproche algo, porque Dios es más grande que nuestra conciencia y conoce todas las cosas. Palabra de Dios.

Comentario: El mandamiento del amor fraterno se halla en el origen mismo del cristianismo y su opuesto es el odio. El odio es la negación rotunda del amor fraterno y la plena contradicción de lo que Dios nos pide. Quien odia se halla privado de la vida de Dios y, por lo tanto, limita su amor y lo condiciona sobre la base de su propio orgullo y egoísmo. 


SALMO Sal 99, 1-5 


R. ¡Aclame al Señor toda la tierra!

Aclame al Señor toda la tierra, sirvan al Señor con alegría, lleguen hasta Él con cantos jubilosos. R.

Reconozcan que el Señor es Dios: Él nos hizo y a Él pertenecemos; somos su pueblo y ovejas de su rebaño. R.

Entren por sus puertas dando gracias, entren en sus atrios con himnos de alabanza, alaben al Señor y bendigan su Nombre. R.

¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones. R.


ALELUIA 


Aleluia. Nos ha amanecido un día sagrado; vengan, naciones, adoren al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra. Aleluia.


EVANGELIO Jn 1, 43-51


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Jesús resolvió partir hacia Galilea. Encontró a Felipe y le dijo: «Sígueme». Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro. Felipe encontró a Natanael y le dijo: «Hemos hallado a Aquél de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús de Nazaret, el hijo de José». Natanael le preguntó: «¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?». «Ven y verás», le dijo Felipe. Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: «Éste es un verdadero israelita, un hombre sin doblez». «¿De dónde me conoces?», le preguntó Natanael. Jesús le respondió: «Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera». Natanael le respondió: «Maestro, Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Rey de Israel». Jesús continuó: «Porque te dije: “Te vi debajo de la higuera”, crees. Verás cosas más grandes todavía». Y agregó: «Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre». Palabra del Señor.

Comentario: Esta llamada de Jesús a sus primeros discípulos viene a tomar en cuenta “ese” encuentro personal con él como creyentes y, al mismo tiempo, reconoce que la iniciativa siempre parte de Dios; la fe en Jesús contagia y no puede confinarse. Por tanto, el estar con Jesús siempre provoca un gozo especial.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×