Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de INSTITUCIONAL

DOMINGO 10: 5º durante el año. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
DOMINGO 10: 5º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical.

1ª LECTURA Is 6, 1-8

Lectura del libro de Isaías. El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el Templo. Unos serafines estaban de pie por encima de Él. Cada uno tenía seis alas. Y uno gritaba hacia el otro: «¡Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria». Los fundamentos de los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa se llenó de humo. Yo dije: «¡Ay de mí, estoy perdido! Porque soy un hombre de labios impuros, y habito en medio de un pueblo de labios impuros; ¡y mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos!». Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del altar. Él le hizo tocar mi boca, y dijo: «Mira: esto ha tocado tus labios; tu culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado». Yo oí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?» Yo respondí: « ¡Aquí estoy: envíame!». Palabra de Dios.

Comentario: Ante el llamado de Dios, Isaías siente su pequeñez y limitaciones. Sin embargo, Dios confía en él, lo purifica y le confía la misión de ser profeta. A pesar de sus limitaciones, el profeta aprenderá que la santidad de Dios no solo se descubre en la virtud sino también en la fragilidad de su persona.

SALMO Sal 137, 1-5. 7-8

R. Te cantaré, Señor, en presencia de los ángeles.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, porque has oído las palabras de mi boca. Te cantaré en presencia de los ángeles y me postraré ante tu santo Templo. R.

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad. Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma. R.

Que los reyes de la tierra te bendigan al oír las palabras de tu boca, y canten los designios del Señor, porque la gloria del Señor es grande. R.

Tu derecha me salva. El Señor lo hará todo por mí. Tu amor es eterno, Señor, ¡no abandones la obra de tus manos! R.

2ª LECTURA 1Cor 15, 1-11

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos, les recuerdo la Buena Noticia que yo les he predicado, que ustedes han recibido y a la cual permanecen fieles. Por ella son salvados, si la conservan tal como yo se la anuncié; de lo contrario, habrán creído en vano. Les he trasmitido en primer lugar, lo que yo mismo recibí: Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se apareció a Cefas y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago y a todos los Apóstoles. Por último, se me apareció también a mí, que soy como el fruto de un aborto. Porque yo soy el último de los Apóstoles, y ni siquiera merezco ser llamado Apóstol, ya que he perseguido a la Iglesia de Dios. Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y su gracia no fue estéril en mí, sino que yo he trabajado más que todos ellos, aunque no he sido yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. En resumen, tanto ellos como yo, predicamos lo mismo, y esto es lo que ustedes han creído. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo aborda el tema de la resurrección de Jesús y lo vincula inseparablemente a la del hombre. Reafirma esta consigna enumerando a los “testigos” de esta resurrección, que conocieron, estuvieron y hablaron con el Cristo resucitado. Todos, incluyendo a Pablo, dan fe de aquella experiencia.

ALELUIA Mt 4, 19

Aleluia. «Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 5, 1-11

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la Palabra de Dios, y Él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. Desde allí vio dos barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes. Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca. Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Navega mar adentro, y echen las redes». Simón le respondió: «Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada, pero si Tú lo dices, echaré las redes». Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: “Aléjate de mí, Señor, porque soy un pecador”. El temor se había apoderado de él y de los que lo acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: «No temas, de ahora en adelante serás pescador de hombres». Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron. Palabra del Señor.

Comentario: La vanidad de los esfuerzos humanos frente a la omnipotencia de Dios. Así es el Reino de Dios: se construye en la obediencia a su palabra y no es el fruto de nuestras estrategias, proyectos y programas. La fe no tiene otro apoyo que la palabra de Dios. Para ir a pescar hombres, como los Apóstoles, el Señor exige nuestra total disponibilidad.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

SÁBADO 9: De la feria. Verde. Santa María en Sábado (ML). Blanco.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
SÁBADO 9: De la feria. Verde. Santa María en Sábado (ML). Blanco.

Prefacio de la Virgen María.

LECTURA Heb 13, 15-17. 20-21

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Por medio de Jesús, “ofrezcamos sin cesar a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios” que confiesan su Nombre. Hagan siempre el bien y compartan lo que poseen, porque ésos son sacrificios agradables a Dios. Obedezcan con docilidad a quienes los dirigen, porque ellos se desvelan por ustedes, como quien tiene que dar cuenta. Así ellos podrán cumplir su deber con alegría y no penosamente, lo cual no les reportaría a ustedes ningún provecho. Que el Dios de la paz –el mismo que resucitó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas, por la sangre de una Alianza eterna– los perfeccione con toda clase de bienes para cumplir su voluntad. Que Él haga en nosotros lo que es agradable a sus ojos, por Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. Palabra de Dios.

Comentario: La comunidad tiene una responsabilidad al ejercer el sacerdocio de los fieles que junto con observar el culto también debe llevarlo a la vida: “No se olviden de hacer el bien…”. Además, la comunidad creyente ha de entender que la obediencia a los líderes es un signo de fidelidad a Jesús, pues él también tuvo que aprender a obedecer a María y José, pero por sobre todo a discernir y asumir la voluntad de Dios.

SALMO Sal 22, 1-6

R. ¡El Señor es mi pastor, nada me puede faltar!

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas. R.

Me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque Tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza. R.

Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo. R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. «Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 30-34

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Al regresar de su misión, los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: «Vengan ustedes solos a un lugar desierto, para descansar un poco». Porque era tanta la gente que iba y venía, que no tenían tiempo ni para comer. Entonces se fueron solos en la barca a un lugar desierto. Al verlos partir, muchos los reconocieron, y de todas las ciudades acudieron por tierra a aquel lugar y llegaron antes que ellos. Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato. Palabra del Señor.

Comentario: Con la expresión “ovejas sin pastor”, Jesús denuncia la falta de los dirigentes políticos y religiosos de Israel: no congregan, no unen ni acogen a su pueblo. Ante la indiferencia y el no querer involucrarse de los discípulos, Jesús se compadece, haciéndose cargo y mostrando solidaridad con el que más sufre.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

VIERNES 8: De la feria. Verde. San Jerónimo Emiliani, p. (ML). Blanco. Santa Josefina Bakhita, v. (ML). Blanco.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
VIERNES 8: De la feria. Verde. San Jerónimo Emiliani, p. (ML). Blanco. Santa Josefina Bakhita, v. (ML). Blanco.

LECTURA Heb 13, 1-9

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Perseveren en el amor fraternal. No se olviden de practicar la hospitalidad, ya que gracias a ella, algunos, sin saberlo, hospedaron a los ángeles. Acuérdense de los que están presos, como si ustedes lo estuvieran con ellos, y de los que son maltratados, como si ustedes estuvieran en su mismo cuerpo. Respeten el matrimonio y no deshonren el lecho conyugal, porque Dios condenará a los lujuriosos y a los adúlteros. No se dejen llevar de la avaricia, y conténtense con lo que tienen, porque el mismo Dios ha dicho: “No te dejaré ni te abandonaré”. De manera que podemos decir con plena confianza: “El Señor es mi protector: no temeré. ¿Qué podrán hacerme los hombres?” Acuérdense de quienes los dirigían, porque ellos les anunciaron la Palabra de Dios: consideren cómo terminó su vida e imiten su fe. Jesucristo es el mismo ayer y hoy, y lo será para siempre. No se dejen extraviar por cualquier clase de doctrinas extrañas. Palabra de Dios.

Comentario: La exhortación a los cristianos es clara: la vida de los creyentes ha de ser un constante culto a Dios. En gran parte la carta se ha referido al sacerdocio único y definitivo de Cristo como entrega obediente de toda su persona a Dios. Ahora, son los creyentes los invitados a participar de su sacerdocio, a través de su vida, como don de entrega personal.

SALMO Sal 26, 1. 3. 5. 8-9

R. ¡El Señor es mi luz y mi salvación!

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré? R.

Aunque acampe contra mí un ejército, mi corazón no temerá; aunque estalle una guerra contra mí, no perderé la confianza. R.

Él me cobijará en su Tienda de campaña en el momento del peligro; me ocultará al amparo de su Carpa y me afirmará sobre una roca. R.

Yo busco tu rostro, Señor, no lo apartes de mí. No alejes con ira a tu servidor, Tú, que eres mi ayuda. R.

ALELUIA Cf. Lc 8, 15

Aleluia. Felices los que retienen la palabra de Dios con un corazón bien dispuesto y dan fruto gracias a su constancia. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 14-29

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. El rey Herodes oyó hablar de Jesús, porque su fama se había extendido por todas partes. Algunos decían: «Juan el Bautista ha resucitado, y por eso se manifiestan en él poderes milagrosos». Otros afirmaban: «Es Elías». Y otros: «Es un profeta como los antiguos». Pero Herodes, al oír todo esto, decía: «Este hombre es Juan, a quien yo mandé decapitar y que ha resucitado». Herodes, en efecto, había hecho arrestar y encarcelar a Juan a causa de Herodías, la mujer de su hermano Felipe, con la que se había casado. Porque Juan decía a Herodes: «No te es lícito tener a la mujer de tu hermano». Herodías odiaba a Juan e intentaba matarlo, pero no podía, porque Herodes lo respetaba, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo protegía. Cuando lo oía, quedaba perplejo, pero lo escuchaba con gusto. Un día se presentó la ocasión favorable. Herodes festejaba su cumpleaños, ofreciendo un banquete a sus dignatarios, a sus oficiales y a los notables de Galilea. La hija de Herodías salió a bailar, y agradó tanto a Herodes y a sus convidados, que el rey dijo a la joven: «Pídeme lo que quieras y te lo daré». Y le aseguró bajo juramento: «Te daré cualquier cosa que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino». Ella fue a preguntar a su madre: «¿Qué debo pedirle?» «La cabeza de Juan el Bautista », respondió ésta. La joven volvió rápidamente adonde estaba el rey y le hizo este pedido: «Quiero que me traigas ahora mismo, sobre una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista». El rey se entristeció mucho, pero a causa de su juramento, y por los convidados, no quiso contrariarla. En seguida mandó a un guardia que trajera la cabeza de Juan. El guardia fue a la cárcel y le cortó la cabeza. Después la trajo sobre una bandeja, la entregó a la joven y ésta se la dio a su madre. Cuando los discípulos de Juan lo supieron, fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron. Palabra del Señor.

Comentario: La descripción del martirio de Juan manifiesta la crueldad a la que llegan los poderosos con tal de salvaguardar su posición y a la vez la conciencia crítica de los que sí piensan y reconocen sus verdaderos intereses. En este sentido, Jesús correrá la misma suerte que Juan: el martirio por tomar en serio la opción por la vida en favor del Evangelio.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

JUEVES 7: De la feria. Verde. Beato Pío IX, pa. (ML). Blanco.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook

JUEVES 7: De la feria. Verde. Beato Pío IX, pa. (ML). Blanco.

LECTURA Heb 12, 18-19. 21-24

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Ustedes no se han acercado a algo tangible: “fuego ardiente, oscuridad, tinieblas, tempestad, sonido de trompeta, y un estruendo tal de palabras”, que aquéllos que lo escuchaban no quisieron que se les siguiera hablando. Este espectáculo era tan terrible, que Moisés exclamó: Estoy aterrado y tiemblo. Ustedes, en cambio, se han acercado a la montaña de Sión, a la Ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, a una multitud de ángeles, a una fiesta solemne, a la asamblea de los primogénitos cuyos nombres están escritos en el cielo. Se han acercado a Dios, que es el Juez del universo, y a los espíritus de los justos que ya han llegado a la perfección, a Jesús, el mediador de la Nueva Alianza y a la sangre purificadora que habla más elocuentemente que la de Abel. Palabra de Dios.

Comentario: La comunidad creyente ha de permanecer unida buscando la paz y la gracia de Dios. Como peregrinos hacia la ciudad santa se encontrarán con el gran “mediador”: Jesús, el justo juez y líder que anima amonesta y pone en actitud de vigilia a sus oyentes.

SALMO Sal 47, 2-4. 9-11

R. ¡El Señor es grande y digno de alabanza!

El Señor es grande y digno de alabanza, en la Ciudad de nuestro Dios. Su santa Montaña, la altura más hermosa, es la alegría de toda la tierra. R.

La Montaña de Sión, la Morada de Dios, es la Ciudad del gran Rey: el Señor se manifestó como un baluarte en medio de sus palacios. R.

Hemos visto lo que habíamos oído en la Ciudad de nuestro Dios, en la Ciudad del Señor de los ejércitos, que Él afianzó para siempre. R.

Nosotros evocamos tu misericordia en medio de tu Templo, Señor. Tu alabanza, lo mismo que tu renombre, llega hasta los confines de la tierra. Tu derecha está llena de justicia. R.

ALELUIA Mc 1, 15

Aleluia. El Reino de Dios está cerca. Crean en la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 7-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús llamó a los Doce y los envió de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus impuros. Y les ordenó que no llevaran para el camino más que un bastón; ni pan, ni provisiones, ni dinero; que fueran calzados con sandalias y que no tuvieran dos túnicas. Les dijo: «Permanezcan en la casa donde les den alojamiento hasta el momento de partir. Si no los reciben en un lugar y la gente no los escucha, al salir de allí, sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos». Entonces fueron a predicar, exhortando a la conversión; expulsaron a muchos demonios y sanaron a numerosos enfermos, ungiéndolos con óleo. Palabra del Señor.

Comentario: La misión de los Doce pasa por una nueva etapa de formación: el Señor los envía con poder para anunciar su Palabra. Acompañados y no solos, atestiguan lo que creen y dan credibilidad en lo que anuncian. El gran desafío será testimoniar a Jesús sin buscar honores, comodidades ni retribución.

 


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

San Pablo Miki y compañeros mártires

San Pablo Miki y compañeros mártiresSan Francisco Javier, al salir de Japón camino hacia la India en 1551, deja más de dos mil japoneses bautizados, y treinta años después son más de ciento cincuenta mil. El emperador Taickoama ordena una cruel persecución contra los cristianos, pues aquella religión extranjera tiene una gran influencia en el pueblo. Son capturados 26, entre jesuitas –los religiosos más numerosos en el país, destacándose entre ellos Pablo Miki, el primer sacerdote jesuita japonés–, franciscanos, con Pedro Bautista a la cabeza, y seglares, incluidos un niño de 13 años y otro de 11. El emperador, para escarmiento de los otros cristianos, los pasea por varias ciudades cargados de cadenas y sometidos a terribles suplicios, camino hacia el cerro de Nagasaki, donde los esperan 26 cruces. Los atraviesan con lanzas, mientras cantaban alabando a Dios por la gracia del martirio sufrido ante una multitud de católicos. Y una vez más, “la sangre de los mártires fue semilla de cristianos”, pues, en lugar de disminuir, aumentan.

MIÉRCOLES 6: San Pablo Miki y comp., mrs. (MO). Rojo.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
MIÉRCOLES 6: San Pablo Miki y comp., mrs. (MO). Rojo.

Leccionario Santoral: Gál 2, 19-20; Sal 125, 1-6; Mt 28, 16-20.

LECTURA Heb 12, 4-7. 11-15

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: En la lucha contra el pecado, ustedes no han resistido todavía hasta derramar su sangre. Ustedes se han olvidado de la exhortación que Dios les dirige como a hijos suyos: “Hijo mío, no desprecies la corrección del Señor, y cuando te reprenda, no te desalientes. Porque el Señor corrige al que ama y castiga a todo aquél que recibe por hijo”. Si ustedes tienen que sufrir es para su corrección; porque Dios los trata como a hijos, y ¿hay algún hijo que no sea corregido por su padre? Es verdad que toda corrección, en el momento de recibirla, es motivo de tristeza y no de alegría; pero más tarde, produce frutos de paz y de justicia en los que han sido adiestrados por ella. Por eso, “que recobren su vigor las manos que desfallecen y las rodillas que flaquean. Y ustedes, avancen por un camino llano”, para que el rengo no caiga, sino que se sane. Busquen la paz con todos y la santificación, porque sin ella nadie verá al Señor. Estén atentos para que nadie sea privado de la gracia de Dios, y para que no brote ninguna raíz venenosa capaz de perturbar y contaminar a la comunidad. Palabra de Dios.

Comentario: Esta vez se compara el camino realizado por Jesús con los sufrimientos, obstáculos y alegrías que tiene todo creyente en el seguimiento del Señor. Evidentemente que Dios, como buen Padre, no quiere el sufrimiento para sus hijos, pero es algo inevitable. La comunidad cristiana ha de convivir con las situaciones de dolor, pero el amor transformador de Dios es capaz de “superarlo”.

SALMO Sal 102, 1-2. 13-14. 17-18

R. El amor del Señor permanece para siempre.

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. R.

Como un padre es cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles; Él conoce de qué estamos hechos, sabe muy bien que no somos más que polvo. R.

Pero el amor del Señor permanece para siempre, y su justicia llega hasta los hijos y los nietos de los que lo temen y observan su Alianza. R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. «Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mc 6, 1-6

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús se dirigió a su pueblo, seguido de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba estaba asombrada y decía: «¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es esa que le ha sido dada y esos grandes milagros que se realizan por sus manos? ¿No es acaso el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿Y sus hermanas no viven aquí entre nosotros?». Y Jesús era para ellos un motivo de escándalo. Por eso les dijo: «Un profeta es despreciado solamente en su pueblo, en su familia y en su casa». Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de sanar a unos pocos enfermos, imponiéndoles las manos. Y Él se asombraba de su falta de fe. Jesús recorría las poblaciones de los alrededores, enseñando a la gente. Palabra del Señor.

Comentario: Los cercanos a Jesús no pueden concebir que el “salvador” tenga un origen sencillo y precario. Admiran su sabiduría, pero su orgullo es tan grande, que no aceptan que uno igual a ellos les muestre las bondades de Dios. Siempre habrá quienes condicionarán su fe a revelaciones espectaculares, mientras que Dios prefiere manifestarse en lo cotidiano y sencillo.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

MARTES 5: Santa Águeda, v. y mr. (MO). Rojo.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
MARTES 5: Santa Águeda, v. y mr. (MO). Rojo.

Leccionario Santoral: 1Cor 1, 26-31; Sal 30, 3-4. 6. 8. 16-17; Lc 9, 23-26.

LECTURA Heb 12, 1-4

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Ya que estamos rodeados de una verdadera nube de testigos, despojémonos de todo lo que nos estorba, en especial del pecado, que siempre nos asedia, y corramos resueltamente al combate que se nos presenta. Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en lugar del gozo que se le ofrecía, soportó la cruz sin tener en cuenta la infamia, y ahora “está sentado a la derecha” del trono de Dios. Piensen en Aquél que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento. Después de todo, en la lucha contra el pecado, ustedes no han resistido todavía hasta derramar su sangre. Palabra de Dios.

Comentario: Jesús inspira nuestra confianza y valor, porque no solo consumó la fe, sino porque en él la fe adquirió el triunfo máximo, llegó hasta el trono de Dios. Él fue el pionero en esta travesía y el perfeccionador de la fe.

SALMO Sal 21, 26-28. 30-32

R. ¡Los que te buscan te alabarán, Señor!

Cumpliré mis votos delante de los fieles: los pobres comerán hasta saciarse y los que buscan al Señor lo alabarán. ¡Que sus corazones vivan para siempre! R.

Todos los confines de la tierra se acordarán y volverán al Señor; todas las familias de los pueblos se postrarán en su presencia. R.

Todos los que duermen en el sepulcro se postrarán en su presencia; todos los que bajaron a la tierra doblarán la rodilla ante Él. R.

Hablarán del Señor a la generación futura, anunciarán su justicia a los que nacerán después, porque ésta es la obra del Señor. R.

ALELUIA Mt 8, 17

Aleluia. Cristo tomó nuestras debilidades y cargó sobre sí nuestras enfermedades. Aleluia.

EVANGELIO Mc 5, 21-43

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Cuando Jesús regresó en la barca a la otra orilla, una gran multitud se reunió a su alrededor, y Él se quedó junto al mar. Entonces llegó uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verlo, se arrojó a sus pies, rogándole con insistencia: «Mi hijita se está muriendo; ven a imponerle las manos, para que se sane y viva». Jesús fue con él y lo seguía una gran multitud que lo apretaba por todos lados. Se encontraba allí una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias. Había sufrido mucho en manos de numerosos médicos y gastado todos sus bienes sin resultado; al contrario, cada vez estaba peor. Como había oído hablar de Jesús, se le acercó por detrás, entre la multitud, y tocó su manto, porque pensaba: «Con sólo tocar su manto quedaré sanada». Inmediatamente cesó la hemorragia, y ella sintió en su cuerpo que estaba sanada de su mal. Jesús se dio cuenta en seguida de la fuerza que había salido de Él, se dio vuelta y, dirigiéndose a la multitud, preguntó: «¿Quién tocó mi manto?». Sus discípulos le dijeron: «¿Ves que la gente te aprieta por todas partes y preguntas quién te ha tocado?». Pero Él seguía mirando a su alrededor, para ver quién había sido. Entonces la mujer, muy asustada y temblando, porque sabía bien lo que le había ocurrido, fue a arrojarse a sus pies y le confesó toda la verdad. Jesús le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda sanada de tu enfermedad». Todavía estaba hablando, cuando llegaron unas personas de la casa del jefe de la sinagoga y le dijeron: «Tu hija ya murió; ¿para qué vas a seguir molestando al Maestro?». Pero Jesús, sin tener en cuenta esas palabras, dijo al jefe de la sinagoga: «No temas, basta que creas». Y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, fue a casa del jefe de la sinagoga. Allí vio un gran alboroto, y gente que lloraba y gritaba. Al entrar, les dijo: «¿Por qué se alborotan y lloran? La niña no está muerta, sino que duerme». Y se burlaban de Él. Pero Jesús hizo salir a todos, y tomando consigo al padre y a la madre de la niña, y a los que venían con Él, entró donde ella estaba. La tomó de la mano y le dijo: «Talitá kum», que significa: «¡Niña, Yo te lo ordeno, levántate!». En seguida la niña, que ya tenía doce años, se levantó y comenzó a caminar. Ellos, entonces, se llenaron de asombro, y Él les mandó insistentemente que nadie se enterara de lo sucedido. Después dijo que dieran de comer a la niña. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús quería dar a entender que la muerte ya no era un límite absoluto; por lo tanto, los milagros de la mujer y de la hija de Jairo solo son posibles a la luz de la fe. Por eso un verdadero creyente espera firmemente superar el paso de la muerte, pero le deja a Dios el cómo y el cuándo.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

LUNES 4: De la feria. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
LUNES 4: De la feria. Verde.

Semana 4ª durante el año – Semana IV del Salterio.

LECTURA Heb 11, 32-40

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Me faltaría tiempo para hablar de los Jueces y de los Profetas que Dios envió a su pueblo. Ellos, gracias a la fe, conquistaron reinos, administraron justicia, alcanzaron el cumplimiento de las promesas, cerraron las fauces de los leones, extinguieron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada. Su debilidad se convirtió en vigor: fueron fuertes en la lucha y rechazaron los ataques de los extranjeros. Hubo mujeres que recobraron con vida a sus muertos. Unos se dejaron torturar, renunciando a ser liberados, para obtener una mejor resurrección. Otros sufrieron injurias y golpes, cadenas y cárceles. Fueron apedreados, destrozados, muertos por la espada. Anduvieron errantes, cubiertos con pieles de ovejas y de cabras, desprovistos de todo, oprimidos y maltratados. Ya que el mundo no era digno de ellos, tuvieron que vagar por desiertos y montañas, refugiándose en cuevas y cavernas. Pero, aunque su fe los hizo merecedores de un testimonio tan valioso, ninguno de ellos entró en posesión de la promesa. Porque Dios nos tenía reservado algo mejor, y no quiso que ellos llegaran a la perfección sin nosotros. Palabra de Dios.

Comentario: El autor presenta una serie de personajes del Antiguo Testamento que mantuvieron una fe inquebrantable. Luego da a conocer las persecuciones y martirios que otros vivieron por su fe. Finalmente, reafirma que Dios valora todo sacrificio por amor a él e incluye a todo creyente que, a pesar de las contrariedades de la vida, mantiene su fidelidad en la fe.

SALMO Sal 30, 20-24

R. ¡Sean fuertes los que esperan en el Señor!

¡Qué grande es tu bondad, Señor! Tú la reservas para tus fieles, y la brindas a los que se refugian en ti, en la presencia de todos. R.

Tú los ocultas al amparo de tu rostro de las intrigas de los hombres; y los escondes en tu Tienda de campaña, lejos de las lenguas pendencieras. R.

¡Bendito sea el Señor! Él me mostró las maravillas de su amor en el momento del peligro. ¡Qué grande es tu bondad, Señor! R.

En mi turbación llegué a decir: “He sido arrojado de tu presencia”. Pero Tú escuchaste la voz de mi súplica, cuando yo te invocaba. R.

Amen al Señor, todos sus fieles, porque Él protege a los que son leales y castiga con severidad a los soberbios. ¡Sean fuertes los que esperan en el Señor! R.

ALELUIA Lc 7, 16

Aleluia. Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo. Aleluia.

EVANGELIO Mc 5, 1-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús y sus discípulos llegaron a la otra orilla del mar, a la región de los gerasenos. Apenas Jesús desembarcó, le salió al encuentro desde el cementerio un hombre poseído por un espíritu impuro. Él habitaba en los sepulcros, y nadie podía sujetarlo, ni siquiera con cadenas. Muchas veces lo habían atado con grillos y cadenas, pero él había roto las cadenas y destrozado los grillos, y nadie podía dominarlo. Día y noche, vagaba entre los sepulcros y por la montaña, dando alaridos e hiriéndose con piedras. Al ver de lejos a Jesús, vino corriendo a postrarse ante Él, gritando con fuerza: «¿Qué quieres de mí, Jesús, Hijo de Dios, el Altísimo? ¡Te conjuro por Dios, no me atormentes!». Porque Jesús le había dicho: «¡Sal de este hombre, espíritu impuro!». Después le preguntó: «¿Cuál es tu nombre?» Él respondió: «Mi nombre es Legión, porque somos muchos». Y le rogaba con insistencia que no lo expulsara de aquella región. Había allí una gran piara de cerdos que estaba paciendo en la montaña. Los espíritus impuros suplicaron a Jesús: «Envíanos a los cerdos, para que entremos en ellos». Él se lo permitió. Entonces los espíritus impuros salieron de aquel hombre, entraron en los cerdos, y desde lo alto del acantilado, toda la piara –unos dos mil animales– se precipitó al mar y se ahogó. Los cuidadores huyeron y difundieron la noticia en la ciudad y en los poblados. La gente fue a ver qué había sucedido. Cuando llegaron adonde estaba Jesús, vieron sentado, vestido y en su sano juicio, al que había estado poseído por aquella Legión, y se llenaron de temor. Los testigos del hecho les contaron lo que había sucedido con el endemoniado y con los cerdos. Entonces empezaron a pedir a Jesús que se alejara de su territorio. En el momento de embarcarse, el hombre que había estado endemoniado le pidió que lo dejara quedarse con Él. Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: «Vete a tu casa con tu familia, y anúnciales todo lo que el Señor hizo contigo al compadecerse de ti». El hombre se fue y comenzó a proclamar por la región de la Decápolis lo que Jesús había hecho por él, y todos quedaban admirados. Palabra del Señor.

Comentario: Es cierto que Jesús no admite al endemoniado como discípulo, ya que era un pagano, lo que no significa que el reino sea monopolio de los judíos, puesto que para el Señor ya no es necesario ser “judío” para convertirse en anunciador de la palabra. A Jesús no le interesó quedar bien con los lugareños tanto como liberar de esa verdadera exclusión social que padecía el endemoniado.

 


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

DOMNGO 3: 4º durante el año. Verde.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
DOMNGO 3: 4º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical.

1ª LECTURA Jer 1, 4-5. 17-19

Lectura del libro del profeta Jeremías. En tiempos del rey Josías, la palabra del Señor llegó a mí en estos términos: Antes de formarte en el vientre materno, Yo te conocía; antes de que salieras del seno, Yo te había consagrado, te había constituido profeta para las naciones. En cuanto a ti, cíñete la cintura, levántate y diles todo lo que Yo te ordene. No te dejes intimidar por ellos, no sea que te intimide Yo delante de ellos. Mira que hoy hago de ti una plaza fuerte, una columna de hierro, una muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes de Judá y a sus jefes, a sus sacerdotes y al pueblo del país. Ellos combatirán contra ti, pero no te derrotarán, porque Yo estoy contigo para librarte. Palabra de Dios.

Comentario: La vocación es en la vida de todo hombre lo que da sentido a toda su actividad. Jeremías sabe que ha sido llamado para ser profeta de las naciones. Además, en su conocimiento amoroso de Dios, como consagrado a él, cree y deposita toda su confianza.

SALMO Sal 70, 1-4. 5-6. 15. 17

R. Mi boca, Señor, anunciará tu salvación.

Yo me refugio en ti, Señor, ¡que nunca tenga que avergonzarme! Por tu justicia, líbrame y rescátame, inclina tu oído hacia mí, y sálvame. R.

Sé para mí una roca protectora, Tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque Tú eres mi Roca y mi fortaleza. ¡Líbrame, Dios mío, de las manos del impío! R.

Porque Tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el vientre materno fuiste mi protector. R.

Mi boca anunciará incesantemente tus actos de justicia y salvación, Dios mío, Tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas. R.

2ª LECTURA 1Cor 12, 31—13, 13

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos: Aspiren a los dones más perfectos. Y ahora voy a mostrarles un camino más perfecto todavía. Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo para hacer alarde, si no tengo amor, no me sirve para nada. El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá; porque nuestra ciencia es imperfecta y nuestras profecías, limitadas. Cuando llegue lo que es perfecto, cesará lo que es imperfecto. Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño, pero cuando me hice hombre, dejé a un lado las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, confusamente; después veremos cara a cara. Ahora conozco todo imperfectamente; después conoceré como Dios me conoce a mí. En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor. Palabra de Dios.

Comentario: Los “carismas” o “dones” emanan de un solo Espíritu y, por lo tanto, no pueden ser motivo de desunión y conflicto en una comunidad. Sin embargo, a veces, cuando los dones no se encausan en beneficio y fin del “bien común”, entonces pierde su sentido eclesial, porque esos dones no son exclusivos sino de todos.

ALELUIA Lc 4, 18

Aleluia. El Señor me envió a evangelizar a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos. Aleluia.

EVANGELIO Lc 4, 21-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Después que Jesús predicó en la sinagoga de Nazaret, todos daban testimonio a favor de Él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?» Pero Él les respondió: «Sin duda ustedes me citarán el refrán: “Médico, sánate a ti mismo”. Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaúm». Después agregó: «Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó todo el país. Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán, el sirio». Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino. Palabra del Señor.

Comentario:Jesús experimenta el rechazo de los suyos: primero, ellos esperaban algo extraordinario en su persona. Además, conocían su origen. Su familia era sencilla y humilde. Segundo, el pueblo quería milagros y necesitaba tener certeza de que Jesús era Dios. El Señor solo hará portentos cuando la situación lo amerite, pero no para dar espectáculo y circo.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 

SÁBADO 2: LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR (F). Blanco.

Liturgia-Febrero-Tienda-Facebook
SÁBADO 2: LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR (F). Blanco.

Gloria. Prefacio propio. (Jornada Mundial de la Vida Consagrada).

1ª LECTURA Mal 3, 1-4

Lectura de la profecía de Malaquías. Así habla el Señor Dios: Yo envío a mi mensajero, para que prepare el camino delante de mí. Y en seguida entrará en su Templo el Señor que ustedes buscan; y el Ángel de la alianza que ustedes desean ya viene, dice el Señor de los ejércitos. ¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién permanecerá de pie cuando aparezca? Porque Él es como el fuego del fundidor y como la lejía de los lavanderos. Él se sentará para fundir y purificar: purificará a los hijos de Leví y los depurará como al oro y la plata; y ellos serán para el Señor los que presentan la ofrenda conforme a la justicia. La ofrenda de Judá y de Jerusalén será agradable al Señor, como en los tiempos pasados, como en los primeros años. Palabra de Dios.

Comentario: Estamos ante la eterna problemática sobre la presencia del mal en el mundo, como también de la prosperidad de los malos y los sufrimientos de los justos. El profeta alienta a los que no se han visto favorecidos por la justicia de Dios y les asegura que pronto el Señor se hará sentir por medio de su “mensajero”, que preparará el camino, purificando a los hijos de Leví como el oro en el crisol.

SALMO Sal 23, 7-10

R. El Rey de la gloria es el Señor de los ejércitos.

¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria! R.

¿Y quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor, el fuerte, el poderoso, el Señor poderoso en los combates. R.

¡Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria! R.

¿Y quién es ese Rey de la gloria? El Rey de la gloria es el Señor de los ejércitos. R.

2ª LECTURA Heb 2, 14-18

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Ya que los hijos tienen una misma sangre una misma carne, Jesús también debía participar de esa condición, para reducir a la impotencia, mediante su muerte, a aquél que tenía el dominio de la muerte, es decir, al diablo, y liberar de este modo a todos los que vivían completamente esclavizados por el temor de la muerte. Porque Él no vino para socorrer a los ángeles, sino a los descendientes de Abraham. En consecuencia, debió hacerse semejante en todo a sus hermanos, para llegar a ser un Sumo Sacerdote misericordioso y fiel en el servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo. Y por haber experimentado personalmente la prueba y el sufrimiento, Él puede ayudar a aquéllos que están sometidos a la prueba. Palabra de Dios.

Comentario: Cristo fue enviado para salvar al hombre y no a los ángeles. La muerte de Cristo tenía un plus, que era romper el dominio del diablo, quien era el señor de la muerte. Jesús asumió nuestra condición humana en todas las dimensiones: sufrimientos, pruebas, alegrías, etcétera, menos en el pecado. Desde su “encarnación” venció al demonio y se presenta como quien ha vencido a la muerte.

ALELUIA Lc 2, 32

Aleluia. Luz para iluminar a los paganos y gloria de tu pueblo Israel. Aleluia.

EVANGELIO Lc 2, 22-40

Texto breve: omitir lo que está entre corchetes.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación de ellos, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como esta escrito en la Ley: “Todo varón primogénito será consagrado al Señor”. También debían ofrecer en Sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: “Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel”. [Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de Él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesara el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”. Había también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con Él]. Palabra del Señor.

Comentario: En la antigua ley judía existía la regla de que todo primogénito es sagrado, y, por lo tanto, ha de entregarse a Dios o ser “sacrificado”. Como el sacrificio humano estaba prohibido, en su reemplazo, se ofrecían animales. Pero más allá de estos ritos, el pueblo de Israel descansa en las palabras de Simeón, ya que Jesús no es solo gloria del pueblo israelita, es también el principio de luz y salvación para todo el que crea en él.


* Suscríbete a la Liturgia Cotidiana y recíbela todos los meses en tu hogar, ingresando a este link: http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×