Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Noticias de Liturgia Cotidiana

MIÉRCOLES 24: Feria. Verde. San Charbel Makhlüf, p. (ML). Blanco.

http://sanpablochile.cl/news/liturgia/liturgia-cotidiana/suscripcion/
MIÉRCOLES 24: Feria. Verde. San Charbel Makhlu?f, p. (ML). Blanco.

LECTURA Éx 16, 1-5. 9-15

Lectura del libro del Éxodo. Los israelitas partieron de Elím, y el día quince del segundo mes después de su salida de Egipto, toda la comunidad de los israelitas llegó al desierto de Sin, que está entre Elím y el Sinaí. En el desierto, los israelitas comenzaron a protestar contra Moisés y Aarón. «Ojalá el Señor nos hubiera hecho morir en Egipto, les decían, cuando nos sentábamos delante de las ollas de carne y comíamos pan hasta saciarnos. Porque ustedes nos han traído a este desierto para matar de hambre a toda esta asamblea». Entonces el Señor dijo a Moisés: «Yo haré caer pan para ustedes desde lo alto del cielo, y el pueblo saldrá cada día a recoger su ración diaria. Así los pondré a prueba, para ver si caminan o no de acuerdo con mi ley. El sexto día de la semana, cuando preparen lo que hayan juntado, tendrán el doble de lo que recojan cada día». Moisés dijo a Aarón: «Da esta orden a toda la comunidad de los israelitas: “Preséntense ante el Señor, porque Él ha escuchado sus protestas”». Mientras Aarón les estaba hablando, ellos volvieron su mirada hacia el desierto, y la gloria del Señor se apareció en la nube. Y el Señor dijo a Moisés: «Yo escuché las protestas de los israelitas. Por eso, háblales en estos términos: “A la hora del crepúsculo ustedes comerán carne, y por la mañana se hartarán de pan. Así sabrán que Yo, el Señor, soy su Dios”». Efectivamente, aquella misma tarde se levantó una bandada de codornices que cubrieron el campamento; y a la mañana siguiente había una capa de rocío alrededor de él. Cuando ésta se disipó, apareció sobre la superficie del desierto una cosa tenue y granulada, fina como la escarcha sobre la tierra. Al verla, los israelitas se preguntaron unos a otros: «¿Qué es esto?». Porque no sabían lo que era. Entonces Moisés les explicó: «Éste es el pan que el Señor les ha dado como alimento». Palabra de Dios.

Comentario: De acuerdo con las palabras de Moisés, el pueblo recibirá “pan del cielo”, o una suerte de sustento que a la vez será don y prueba. El mandato apela a la obediencia y a la fe, pues hay que tomar conciencia de lo que significa ese “don” y qué incidencia tiene para la vida.

SALMO Sal 77, 18-19. 23-28

R. El Señor les dio un alimento celestial.

Los israelitas tentaron a Dios en sus corazones, pidiendo comida a su antojo. Hablaron contra Dios, diciendo: «¿Acaso tiene Dios poder suficiente para preparar una mesa en el desierto?». R.

Entonces mandó a las nubes en lo alto y abrió las compuertas del cielo: hizo llover sobre ellos el maná, les dio como alimento un trigo celestial. R.

Todos comieron un pan de ángeles, les dio comida hasta saciarlos. Hizo soplar desde el cielo el viento del este, atrajo con su poder el viento del sur. R.

Hizo llover sobre ellos carne como polvo y pájaros como arena del mar: los dejó caer en medio del campamento, alrededor de sus carpas. R.

ALELUIA

Aleluia. La semilla es la palabra de Dios, el sembrador es Cristo; el que lo encuentra permanece para siempre. Aleluia.

EVANGELIO Mt 13, 1-9

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Jesús salió de la casa y se sentó a orillas del mar. Una gran multitud se reunió junto a Él, de manera que debió subir a una barca y sentarse en ella, mientras la multitud permanecía en la costa. Entonces Él les habló extensamente por medio de parábolas. Les decía: «El sembrador salió a sembrar. Al esparcir las semillas, algunas cayeron al borde del camino y los pájaros las comieron. Otras cayeron en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra, y brotaron en seguida, porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemaron y, por falta de raíz, se secaron. Otras cayeron entre espinas, y éstas, al crecer, las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto: unas cien, otras sesenta, otras treinta. ¡El que tenga oídos, que oiga!». Palabra del Señor.

Comentario: La parábola alecciona acerca de las dificultades con que se encuentra el Reino de Dios al ser proclamado: indiferencia de los oyentes y la inconstancia ante las exigencias de la fe. No obstante, el poder de Dios logrará que la esperanza del sembrador se colme de abundante cosecha. ¿La Palabra de Dios cambia nuestra vida o la recibimos con indiferencia?

DOMINGO 7: 14º durante el año. Verde.

DOMINGO 7: 14º durante el año. Verde.
DOMINGO 7: 14º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical.

1ª LECTURA Is 66, 10-14

Lectura del libro de Isaías. ¡Alégrense con Jerusalén y regocíjense a causa de ella, todos los que la aman! ¡Compartan su mismo gozo los que estaban de duelo por ella, para ser amamantados y saciarse en sus pechos consoladores, para gustar las delicias de sus senos gloriosos! Porque así habla el Señor: Yo haré correr hacia ella la prosperidad como un río, y la riqueza de las naciones como un torrente que se desborda. Sus niños de pecho serán llevados en brazos y acariciados sobre las rodillas. Como un hombre es consolado por su madre, así Yo los consolaré a ustedes, y ustedes serán consolados en Jerusalén. Al ver esto, se llenarán de gozo, y sus huesos florecerán como la hierba. La mano del Señor se manifestará a sus servidores, y a sus enemigos, su indignación. Palabra de Dios.

Comentario: El profeta Isaías reconforta a los impacientes, luego del regreso del exilio. Les promete que un día Jerusalén será una ciudad próspera y tendrá la paz deseada. Dios los consolará, les dará la paz y seguridad que el pueblo tanto busca.

SALMO Sal 65, 1-7. 16. 20

R. ¡Aclame al Señor toda la tierra!

¡Aclame al Señor toda la tierra! ¡Canten la gloria de su Nombre! Tribútenle una alabanza gloriosa, digan al Señor: “¡Qué admirables son tus obras!” R.

Toda la tierra se postra ante ti, y canta en tu honor, en honor de tu Nombre. Vengan a ver las obras del Señor, las cosas admirables que hizo por los hombres. R.

Él convirtió el mar en tierra firme, a pie atravesaron el Río. Por eso, alegrémonos en Él, que gobierna eternamente con su fuerza. R.

Los que temen al Señor, vengan a escuchar, yo les contaré lo que hizo por mí. Bendito sea Dios, que no rechazó mi oración ni apartó de mí su misericordia. R.

2ª LECTURA Gál 6, 14-18

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Galacia. Hermanos: Yo sólo me gloriaré en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo. Estar circuncidado o no estarlo, no tiene ninguna importancia: lo que importa es ser una nueva criatura. Que todos los que practican esta norma tengan paz y misericordia, lo mismo que el Israel de Dios. Que nadie me moleste en adelante: yo llevo en mi cuerpo las cicatrices de Jesús. Hermanos, que la gracia de nuestro Señor Jesucristo permanezca con ustedes. Amén. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo enfatiza ante los gálatas la necesidad de desenmascarar a los que buscan tergiversar el evangelio y predican uno distinto al que él enseñó. Además, el Apóstol se enorgullece de predicar al Cristo crucificado, que murió por amor y resucitó. Por eso que ya no interesa estar circuncidado o no, porque lo esencial es predicar al Señor.

ALELUIA Col 3, 15. 16

Aleluia. Que la paz de Cristo reine en sus corazones; que la Palabra de Cristo habite en ustedes con toda su riqueza. Aleluia.

EVANGELIO Lc 10, 1-12. 17-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. El Señor designó a otros setenta y dos, además de los Doce, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde Él debía ir. Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los hombres la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni provisiones, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: «¡Que descienda la paz sobre esta casa!». Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; sanen a sus enfermos y digan a la gente: «El Reino de Dios está cerca de ustedes». Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: «¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca». Les aseguro que en aquel Día, Sodoma será tratada menos rigurosamente que esa ciudad”. Los setenta y dos volvieron y le dijeron llenos de gozo: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre”. Él les dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Les he dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos. No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo”. Palabra del Señor.

O bien más breve: Lc 10, 1-9

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. El Señor designó a otros setenta y dos, además de los Doce, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde Él debía ir. Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni provisiones, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: «¡Que descienda la paz sobre esta casa!» .Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; sanen a sus enfermos y digan a la gente: «El Reino de Dios está cerca de ustedes»”. Palabra del Señor.

Comentario: El campo para misionar es todo el mundo; por eso, los trabajadores serán siempre pocos y la cosecha tanta, que se ve imposible recogerla toda. Todos pueden anunciar o, mejor dicho, “deben”. No es una invitación, es un mandato e imperativo, ordenado por los verbos: vayan, recen, no lleven nada superfluo…

VIERNES 5: Feria. Verde. San Antonio María Zaccaría, p. (ML). Blanco.

VIERNES 5: Feria. Verde. San Antonio María Zaccaría, p. (ML). Blanco.

VIERNES 5: Feria. Verde. San Antonio María Zaccaría, p. (ML). Blanco.

LECTURA Gn 23, 1-4. 19; 24, 1-12. 15-16. 23-25. 32-34. 37-38. 57-59. 61-67.

Lectura del libro del Génesis. Sara vivió ciento veintisiete años, y murió en Quiriat Arbá –actualmente Hebrón– en la tierra de Canaán. Abraham estuvo de duelo por Sara y lloró su muerte. Después se retiró del lugar donde estaba el cadáver, y dijo a los descendientes de Het: «Aunque yo no soy más que un extranjero residente entre ustedes, cédanme en propiedad alguno de sus sepulcros, para que pueda retirar el cadáver de mi esposa y darle sepultura». Luego Abraham enterró a Sara en la caverna del campo de Macpelá, frente a Mamré, en el país de Canaán. Abraham ya era un anciano de edad avanzada, y el Señor lo había bendecido en todo. Entonces dijo al servidor más antiguo de su casa, el que le administraba todos los bienes: «Coloca tu mano debajo de mi muslo, y júrame por el Señor, Dios del cielo y de la tierra, que no buscarás una esposa para mi hijo entre las hijas de los cananeos, con los que estoy viviendo, sino que irás a mi país natal, y de allí traerás una esposa para Isaac». El servidor le dijo: «Si la mujer no quiere venir conmigo a esta tierra, ¿debo hacer que tu hijo regrese al país de donde saliste?». «Cuídate muy bien de llevar allí a mi hijo», replicó Abraham. «El Señor, Dios del cielo, que me sacó de mi casa paterna y de mi país natal, y me prometió solemnemente dar esta tierra a mis descendientes, enviará su Ángel delante de ti, a fin de que puedas traer de allí una esposa para mi hijo. Si la mujer no quiere seguirte, quedarás libre del juramento, que me haces; pero no lleves allí a mi hijo». El servidor puso su mano debajo del muslo de Abraham, su señor, y le prestó juramento respecto de lo que habían hablado. Luego tomó diez de los camellos de su señor, y tomando consigo toda clase de regalos, partió hacia Arám Naharaím, hacia la ciudad de Najor. Allí hizo arrodillar a los camellos junto a la fuente, en las afueras de la ciudad. Era el atardecer, la hora en que las mujeres salen a buscar agua. Entonces dijo: «Señor, Dios de Abraham, dame hoy una señal favorable, y muéstrate bondadoso con mi patrón Abraham». Aún no había terminado de hablar, cuando Rebeca, la hija de Betuel, apareció con su cántaro sobre el hombro. Era una joven virgen, de aspecto muy hermoso. El hombre le preguntó: «¿De quién eres hija? ¿Y hay lugar en la casa de tu padre para que podamos pasar la noche?». Ella respondió: «Soy la hija de Betuel, el hijo que Milcá dio a Najor». Y añadió: «En nuestra casa hay paja y forraje en abundancia, y también hay sitio para pasar la noche». El hombre entró en la casa. Pero cuando le sirvieron de comer, dijo: «No voy a comer si antes no expongo el asunto que traigo entre manos. Soy servidor de Abraham. Mi patrón me hizo prestar un juramento diciendo: ‘No busques una esposa para mi hijo entre las hijas de los cananeos en cuyo país resido. Ve, en cambio, a mi casa paterna, y busca entre mis familiares una esposa para mi hijo’». Ellos dijeron: «Llamemos a la muchacha, y preguntémosle qué opina». Entonces llamaron a Rebeca y le preguntaron: «¿Quieres irte con este hombre?». «Sí», respondió ella. Ellos despidieron a Rebeca y a su nodriza, lo mismo que al servidor y a sus acompañantes. Rebeca y sus sirvientas montaron en los camellos y siguieron al hombre. Este, tomó consigo a Rebeca, y partió. Entretanto, Isaac había vuelto de las cercanías del pozo de Lajai Roí, porque estaba radicado en la región del Négueb. Al atardecer salió a caminar por el campo, y vio venir unos camellos. Cuando Rebeca vio a Isaac, bajó del camello y preguntó al servidor: «¿Quién es ese hombre que viene hacia nosotros por el campo?». «Es mi señor», respondió el servidor. Entonces ella tomó su velo y se cubrió. El servidor contó a Isaac todas las cosas que había hecho, y este hizo entrar a Rebeca en su carpa. Isaac se casó con ella y la amó. Así encontró un consuelo después de la muerte de su madre. Palabra de Dios.

Comentario: El relato muestra el comportamiento del pueblo de Israel: “No tomar por esposa a mujeres de Canaán y no regresar a la tierra de Abraham”. En este entramado de costumbres, el pueblo de Israel experimenta la presencia de un Dios que guía, bendice y provee de lo necesario para el cumplimiento de la promesa: la descendencia y la posesión de un territorio.

SALMO Sal 105, 1-5

R. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno!

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! ¿Quién puede hablar de las proezas del Señor y proclamar todas sus alabanzas? R.

¡Felices los que proceden con rectitud, los que practican la justicia en todo tiempo! Acuérdate de mí, Señor, por el amor que tienes a tu pueblo. R.

Visítame con tu salvación, para que vea la felicidad de tus elegidos, para que me alegre con la alegría de tu nación y me gloríe con el pueblo de tu herencia. R.

ALELUIA Mt 11, 28

Aleluia. «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 9, 9-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con Él y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: “¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?” Jesús, que había oído, respondió: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Vayan y aprendan qué significa: «Yo quiero misericordia y no sacrificios». Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores”. Palabra del Señor.

Comentario: Es un escándalo el que provoca Jesús al sentarse en la mesa de un publicano, considerado como pecador o traidor por trabajar para los romanos. Por eso, desconcierta a quienes miran más las apariencias que la profundidad de sus motivaciones: prefiero la misericordia a sus sacrificios (rituales, oraciones, etc.) o un pecador arrepentido que un religioso demasiado estructurado o con doble vida.

DOMINGO 18: 33º durante el año. Verde.

Noviembre
DOMINGO 18

33º durante el año. Verde.

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año.

1ª LECTURA Dn 12, 1-3

Lectura de la profecía de Daniel. En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentre inscrito en el Libro. Y muchos de los que duermen en el suelo polvoriento se despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el horror eterno. Los hombres prudentes resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que hayan enseñado a muchos la justicia brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos. Palabra de Dios.

Comentario: Por primera vez en el Antiguo Testamento se nos asegura la resurrección de los muertos. El profeta abre una nueva y desconocida esperanza. Sin embargo, esta resurrección como concepto está muy lejana a cómo se entenderá en el Nuevo Testamento. El profeta nos recuerda las últimas realidades del hombre, cuando todos resurgirán y Dios juzgará con verdad y justicia.

SALMO Sal 15, 5. 8-11

R. Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.

El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz, ¡Tú decides mi suerte! Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. R.

Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro: porque no me entregarás a la muerte ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro. R.

Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha. R.

2ª LECTURA Heb 10, 11-14. 18

Lectura de la carta a los Hebreos. Hermanos: Los sacerdotes del culto antiguo se presentan diariamente para cumplir su ministerio y ofrecer muchas veces los mismos sacrificios, que son totalmente ineficaces para quitar el pecado. Cristo, en cambio, después de haber ofrecido por los pecados un único Sacrificio, se sentó para siempre a la derecha de Dios, donde espera que sus enemigos sean puestos debajo de sus pies. Y así, mediante una sola oblación, El ha perfeccionado para siempre a los que santifica. Y si los pecados están perdonados, ya no hay necesidad de ofrecer por ellos ninguna otra oblación. Palabra de Dios.

Comentario: Se plantea el antagonismo entre la multiplicidad de los antiguos sacrificios contra la unicidad del sacrificio de Cristo. Este último es una obra perfecta que no necesita repetición para completarse; por tanto, su autoentrega fue de una vez y para siempre. A través de ese “sacrificio único” se alcanzó la finalidad del sacerdocio.

ALELUIA Lc 21, 36

Aleluia. Estén prevenidos y oren incesantemente: así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Aleluia.

EVANGELIO Mc 13, 24-32

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús dijo a sus discípulos: En aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna dejará de brillar, las estrellas caerán del cielo y los astros se conmoverán. Y se verá al Hijo del hombre venir sobre las nubes, lleno de poder y de gloria. Y El enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte. Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta. Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús no hablaba del fin del mundo material, sino de lo perenne que son sus palabras frente a lo caduco de este mundo y todo lo que se mueve en él: todo pasa, menos lo que él nos enseñó. Cuando navegues en las crisis y en los problemas, levanta los ojos, que Dios está cerca. ¡Tanto! como para que sus palabras aniden en nuestro corazón y nuestras obras testimonien la eternidad de su enseñanza.

DOMINGO 29: 30° durante el año. Verde.

Liturgia Cotidiana octubre
DOMINGO 29 

30° durante el año. Verde. 

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año. Jornada Mundial de las Misiones (DUM). Semana 2ª del Salterio.

1ª LECTURA Éx 22, 20-26

Lectura del libro del Éxodo.

Éstas son las normas que el Señor dió a Moisés: No maltratarás al extranjero ni lo oprimirás, porque ustedes fueron extranjeros en Egipto. No harás daño a la viuda ni al huérfano. Si les haces daño y ellos me piden auxilio, Yo escucharé su clamor. Entonces arderá mi ira, y Yo los mataré a ustedes con la espada; sus mujeres quedarán viudas, y sus hijos huérfanos. Si prestas dinero a un miembro de mi pueblo, al pobre que vive a tu lado, no te comportarás con él como un usurero, no le exigirás interés. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, devuélveselo antes que se ponga el sol, porque ese es su único abrigo y el vestido de su cuerpo. De lo contrario, ¿con qué dormirá? Y si él me invoca, Yo lo escucharé, porque soy compasivo. Palabra de Dios.

Comentario: Esta legislación de carácter imperativo, supera en muchos aspectos a los diez mandamientos de la ley mosaica, puesto que insiste en el amor y la misericordia al prójimo. Esta “insistencia” no solo apela a la virtud de la caridad, sino que también supera la mera preocupación ética y la equidad que contemplaba, precisamente, “esa” ley mosaica. 


SALMO Sal 17, 2-4. 47. 51 


R. Yo te amo, Señor, mi fortaleza.

Yo te amo, Señor, mi fuerza, Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador. R.

Mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoqué al Señor, que es digno de alabanza y quedé a salvo de mis enemigos. R.

¡Viva el Señor! ¡Bendita sea mi Roca! ¡Glorificado sea el Dios de mi salvación! Él concede grandes victorias a su rey y trata con fidelidad a su Ungido. R.


2ª LECTURA 1Tes 1, 5-10


Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica.

Hermanos: Ya saben cómo procedimos cuando estuvimos allí al servicio de ustedes. Y ustedes, a su vez, imitaron nuestro ejemplo y el del Señor, recibiendo la Palabra en medio de muchas dificultades, con la alegría que da el Espíritu Santo. Así llegaron a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya. En efecto, de allí partió la Palabra del Señor, que no sólo resonó en Macedonia y Acaya: en todas partes se ha difundido la fe que ustedes tienen en Dios, de manera que no es necesario hablar de esto. Ellos mismos cuentan cómo ustedes me han recibido y cómo se convirtieron a Dios, abandonando los ídolos para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar a su Hijo, que vendrá desde el cielo: Jesús, a quien Él resucitó de entre los muertos y que nos libra de la ira venidera. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo busca que la comunidad comprenda que tanto la fe, la esperanza y la caridad contemplen esta dimensión fraterna. Es decir, una fe que se traduzca en obras; una esperanza que se sustente en Cristo; y el ejercicio de la caridad en gestos concretos hacia el prójimo. 


ALELUIA Jn 14, 23 


Aleluia. «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará e iremos a él», dice el Señor. Aleluia.


EVANGELIO Mt 22, 34-40


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?». Jesús le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas». Palabra del Señor.

Comentario: Se desprende de este evangelio que sin amor al prójimo no puede haber amor a Dios; por lo tanto, si la Ley y los Profetas son toda la Escritura, entonces no se puede observar de verdad la Ley si falta el amor, ya que este es un indispensable principio de unidad o comunión que nos enseñó y practicó el propio Jesús.

Todos los Santos (S). Blanco.

liturgia cotidiana nov
Domingo 1

Todos los Santos (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

Jesús y su receta de la felicidad

“Felices los que tienen alma de pobres”. O mejor traducido, vida de pobre: no solo desapegado de los bienes terrenales y sin angustias por poseer, sino también sin pretensiones de ser el centro del mundo por sus capacidades y sus ideas… La vida del pobre depende de los demás; la del rico gobierna a otros…

“Felices los pacientes”. La paciencia o la mansedumbre es la capacidad para soportar las penas sin perturbarse; la virtud para hacer trabajos minuciosos o pesados con calma y tranquilidad. El manso es también dulce de corazón y abierto al hermano.

“Felices los afligidos”. El Señor envió a los suyos a consolar a los afligidos. No solo los que sufren desgracias, sino sobre todo los perseguidos por poner en práctica el plan de Dios.

“Felices los que tienen hambre y sed de justicia”. Nada tiene de violento. Es el intenso deseo de actuar en sí mismos primero, y en el prójimo después, el plan de Dios sobre todos nosotros, basado en el amor.

“Felices los misericordiosos”. Tan misericordiosos como Dios Padre que perdona todo. Ese es el plan de Dios para una sana y feliz convivencia humana.

“Felices los que tienen el corazón puro”. En esa pureza anidan la espiritualidad y el amor desinteresado, sin segundas intenciones. Es el corazón del niño, inocente hasta en sus caprichos.

“Felices los que trabajan por la paz”. Son los que continúan la obra de Jesús en nuestros días, tan llenos de violencias y luchas. Un cristiano es un obrero de la paz.

“Felices los que son perseguidos por practicar la justicia”. Justicia en sentido bíblico: santidad u honestidad. Dios justo no tiene un código legal, sino un amor infinito.

“Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, se los calumnie a causa de mí”. Felices, porque sufrimos por Jesús, el prójimo y no a causa de nuestro egoísmo.

Seremos felices cuando logremos ser pobres y humildes de corazón como Jesús.

Felices ustedes… tendrán una gran recompensa en el cielo (Mt 5, 1-12).

P. Aderico Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: Celebramos hoy a todos los santos en una sola fiesta, aún los no canonizados por la Iglesia. Es una excelente oportunidad para recordar aquello que proclamaba el Concilio Vaticano II: todos estamos llamados a serlo y que en realidad es Dios quien nos santifica, aunque exigiendo de nuestra cooperación.

1ª LECTURA Apoc 7, 2-4. 9-14

Guía: En una visión Juan ve a la multitud de los salvados, luego de haber pasado por la gran tribulación y ahora, glorificados, adoran y alaban a Dios en la eternidad.

Lectura del libro del Apocalipsis.

Yo, Juan, vi a un Ángel que subía del Oriente, llevando el sello del Dios vivo. Y comenzó a gritar con voz potente a los cuatro Ángeles que habían recibido el poder de dañar a la tierra y al mar: «No dañen a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los servidores de nuestro Dios». Oí entonces el número de los que habían sido marcados: eran 144.000, pertenecientes a todas las tribus de Israel. Después de esto, vi una enorme muchedumbre, imposible de contar, formada por gente de todas las naciones, familias, pueblos y lenguas. Estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, vestidos con túnicas blancas; llevaban palmas en la mano y exclamaban con voz potente: «¡La salvación viene de nuestro Dios que está sentado en el trono, y del Cordero!». Y todos los Ángeles que estaban alrededor del trono, de los Ancianos y de los cuatro Seres Vivientes, se postraron con el rostro en tierra delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: «¡Amén! ¡Alabanza, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios para siempre! ¡Amén!». Y uno de los Ancianos me preguntó: «¿Quiénes son y de dónde vienen los que están revestidos de túnicas blancas?». Yo le respondí: «Tú lo sabes, señor». Y él me dijo: «Estos son los que vienen de la gran tribulación; ellos han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero». Palabra de Dios.

SALMO Sal 23, 1-6

R. ¡Benditos los que buscan al Señor!

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, porque Él la fundó sobre los mares, Él la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos ni jura falsamente. R.

Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su Salvador. Así son los que buscan al Señor, los que buscan su rostro, Dios de Jacob. R.

2ª LECTURA 1Jn 3, 1-3

Guía: Por su gran amor, el Padre nos ha dado la vida, y por ello somos hijos suyos. Esto nos compromete a llevar una vida santa.

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a Él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es. El que tiene esta esperanza en Él, se purifica, así como Él es puro. Palabra de Dios.

ALELUIA Mt 11, 28

Aleluia. «Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré»,  dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 4, 25—5, 12

Guía: Las bienaventuranzas son el camino de la vida auténticamente cristiana. Seremos felices en la medida en que seamos pobres, transparentes y misericordiosos.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Seguían a Jesús grandes multitudes, que llegaban de Galilea, de la Decá-polis, de Jerusalén, de Judea y de la Transjordania. Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a Él.  Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo: «Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices los afligidos, porque serán consolados. Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios. Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos. Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron». Palabra del Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS

Guía: El pan y el vino que ofrecemos, fruto de la tierra y del trabajo cotidiano, son también fruto de nuestro amor a Dios y al prójimo. El Espíritu Santo, al convertirlos en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, también nos transforma en testigos del Reino.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La comunión con Cristo nos hace participar de la santidad de Dios. De aquí nace nuestro compromiso de “ser santos como Dios es santo“.

DESPEDIDA

Guía: Volvamos a nuestra vida cotidiana con la certeza de que la santidad es el camino propio del cristiano. El santo es el amigo de Cristo y el servidor de los hermanos en el trabajo, la profesión, e incluso en el descanso y el entretenimiento. Todo realizado con amor y alegría.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
SÁBADO 31

De la feria. Verde.

Día de las Iglesias evangélicas y protestantes. Feriado nacional.

LECTURA Rom 11, 1-2. 11-12. 25-29

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Yo me pregunto: ¿habrá Dios rechazado a su Pueblo? ¡Nada de eso! Yo mismo soy israelita, descendiente de Abraham y miembro de la tribu de Benjamín. Dios no ha rechazado a su Pueblo, al que eligió de antemano. Yo me pregunto entonces: ¿El tropiezo de Israel significará su caída definitiva? De ninguna manera. Por el contrario, a raíz de su caída, la salvación llegó a los paganos, a fin de provocar los celos de Israel. Ahora bien, si su caída enriqueció al mundo y su disminución a los paganos, ¿qué no conseguirá su conversión total? Hermanos, no quiero que ignoren este misterio, a fin de que no presuman de ustedes mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la totalidad de los paganos. Y entonces todo Israel será salvado, según lo que dice la Escritura: “De Sión vendrá el Libertador. Él apartará la impiedad de Jacob. Y esta será mi alianza con ellos, cuando los purifique de sus pecados”. Ahora bien, en lo que se refiere a la Buena Noticia, ellos son enemigos de Dios, a causa de ustedes: pero desde el punto de vista de la elección divina, son amados en atención a sus padres. Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables. Palabra de Dios.

Comentario: Sintiéndose parte del pueblo elegido, Pablo reconoce que han rechazado la elección de Dios, enviando a los suyos un mensaje esperanzador… Sean israelitas o pertenecientes a la Iglesia, llegará un día en que todos los pueblos encontrarán la misericordia divina.

SALMO Sal 93, 12-13. 14-15. 17-18

R. El Señor no abandona a su pueblo.

Feliz el que es educado por ti, Señor, aquél a quien instruyes con tu ley, para darle un descanso después de la adversidad. R.

Porque el Señor no abandona a su pueblo ni deja desamparada a su herencia: la justicia volverá a los tribunales y los rectos de corazón la seguirán. R.

Si el Señor no me hubiera ayudado, ya estaría habitando en la región del silencio. Cuando pienso que voy a resbalar, tu misericordia, Señor, me sostiene. R.

ALELUIA Mt 11, 29

Aleluia. «Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 14, 1. 7-11

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Y al notar cómo los invitados buscaban los primeros puestos, les dijo esta paráboa: «Si te invitan a un banquete de bodas, no te coloques en el primer lugar, porque puede suceder que haya sido invitada otra persona más importante que tú, y cuando llegue el que los invitó a los dos, tenga que decirte: “Déjale el sitio”, y así, lleno de vergüenza, tengas que ponerte en el último lugar. Al contrario, cuando te inviten, ve a colocarte en el último sitio, de manera que cuando llegue el que te invitó, te diga: “Amigo, acércate más”, y así quedarás bien delante de todos los invitados. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado». Palabra del Señor.

Comentario: “…Ve a colocarte en el último lugar”. ¿Hemos aprendido esta recomendación de Jesús? Seamos sinceros: cuánto cuesta, en nuestra cultura arribista, en la cual se cree que se es más por ocupar el primer puesto y se descuida el servicio a los más necesitados. Líbranos, Señor, de gastar nuestras energías en lograr el mejor lugar.

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
VIERNES 30

De la feria. Verde.

LECTURA Rom 9, 1-5

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Digo la verdad en Cristo, no miento, y mi conciencia me lo atestigua en el Espíritu Santo. Siento una gran tristeza y un dolor constante en mi corazón. Yo mismo desearía ser maldito, separado de Cristo, en favor de mis hermanos, los de mi propia raza. Ellos son israelitas: a ellos pertenecen la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto y las promesas. A ellos pertenecen también los patriarcas, y de ellos desciende Cristo según su condición humana, el cual está por encima de todo, Dios bendito eternamente. Amén. Palabra de Dios.

Comentario: El Pueblo elegido, que no había reconocido al Salvador, despierta en Pablo el deseo de ser él mismo un anatema con tal de que sus hermanos un día puedan llegar a creer. ¿No sucede lo mismo en nuestra propia familia y comunidades: algunos sufren porque se ha perdido la fe? Sigue siendo un desafío el re-encantar a otros en la vida de fe

SALMO Sal 147, 12-15. 19-20

R. ¡Glorifica al Señor, Jerusalén!

¡Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión! Él reforzó los cerrojos de tus puertas y bendijo a tus hijos dentro de ti. R.

Él asegura la paz en tus fronteras y te sacia con lo mejor del trigo. Envía su mensaje a la tierra, su palabra corre velozmente. R.

Revela su palabra a Jacob, sus preceptos y mandatos a Israel: a ningún otro pueblo trató así ni le dio a conocer sus mandamientos. R.

ALELUIA Jn 10, 27

Aleluia. «Mis ovejas escuchan mi voz, Yo las conozco y ellas me siguen», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 14, 1-6

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Delante de Él había un hombre enfermo de hidropesía. Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: «¿Está permitido sanar en sábado o no?» Pero ellos guardaron silencio. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo sanó y lo despidió. Y volviéndose hacia ellos, les dijo: «Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?» A esto no pudieron responder nada. Palabra del Señor.

Comentario: ¿Les agradaría llegar a una fiesta y que lo destinen a sentarse de frente a una persona deformada? Justamente esto es lo que le sucedió a Jesús, y para colmo, un día sábado. Y él no pidió que lo cambiaran, es más, se interesó por la persona y lo sanó. 

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
JUEVES 29

De la feria. Verde.

LECTURA Rom 8, 31-39

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no escatimó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con Él toda clase de favores? ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? “Dios es el que justifica. ¿Quién se atreverá a condenarlos?” ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aún, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros? ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Cristo? ¿Las tribulaciones, las angustias, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros, la espada? Como dice la Escritura: “Por tu causa somos entregados continuamente a la muerte; se nos considera como a ovejas destinadas al matadero”. Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a Aquél que nos amó. Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor. Palabra de Dios.

Comentario: Desde su encuentro con Cristo, Pablo mantiene una estrecha relación con Dios… por la fe, sabe que no quedará solo en las pruebas…  porque se ha abandonado totalmente en las manos del Padre, como Jesús, contando anticipadamente que nadie ni nada podrá sacarlo de la misión recibida.

SALMO Sal 108, 21-22. 26-27. 30-31

R. ¡Sálvame por tu misericordia, Señor!

Tú, Señor, trátame bien, por el honor de tu Nombre; líbrame, por la bondad de tu misericordia. Porque yo soy pobre y miserable, y mi corazón está traspasado. R.

Ayúdame, Señor, Dios mío, sálvame por tu misericordia, para que sepan que aquí está tu mano, y que Tú, Señor, has hecho esto. R.

Yo daré gracias al Señor en alta voz, lo alabaré en medio de la multitud, porque Él se puso de parte del pobre, para salvarlo de sus acusadores. R.

ALELUIA Cfr. Lc 19, 38; 2, 14

Aleluia. ¡Bendito sea el Rey que viene en Nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas! Aleluia.

EVANGELIO Lc 13, 31-35

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Se acercaron algunos fariseos que le dijeron a Jesús: «Aléjate de aquí, porque Herodes quiere matarte». Él les respondió: «Vayan a decir a ese zorro: hoy y mañana expulso a los demonios y realizo curaciones, y al tercer día habré terminado. Pero debo seguir mi camino hoy, mañana y pasado, porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los pollitos, y tú no quisiste! Por eso, “a ustedes la casa les quedará desierta”. Les aseguro que ya no me verán más, hasta que llegue el día en que digan: ¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!» Palabra del Señor.

Comentario: Escuchando indirectamente la amenaza de Herodes, Jesús se lamenta de los pobladores de Jerusalén que no lo han escuchado. Una vez más, se cumple el dicho que ningún profeta es escuchado en su propia tierra. No nos asombremos si nos pasa algo similar.

Santos Simón y Judas, aps. (F). Rojo.

liturgia cotidiana oct
MIÉRCOLES 28

Santos Simón y Judas, aps. (F). Rojo.

Gloria. Prefacio de los Apóstoles.

Reseña: A estos dos Apóstoles se los celebra juntos dado que, según una antigua tradición, se dice que ambos llevaron la Palabra de Dios, a Egipto y la Mesopotamia, luego de la Ascensión del Señor a los Cielos. De san Judas Tadeo se tiene una carta en la Biblia, en donde ataca a aquellos que dicen tener fe pero no la practican en la vida concreta. Ambos murieron mártires; por el modo de su muerte, a Simón las esculturas lo pintan con una sierra y a san Judas Tadeo con un hacha en la mano.

LECTURA Éf 2, 19-22

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Éfeso.

Hermanos: Ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Ustedes están edificados sobre los apóstoles y los profetas, que son los cimientos, mientras que la piedra angular es el mismo Jesucristo. En Él, todo el edificio, bien trabado, va creciendo para constituir un templo santo en el Señor. En Él, también ustedes son incorporados al edificio, para llegar a ser una morada de Dios en el Espíritu. Palabra de Dios.

Comentario: Cuando Pablo conoce a Jesucristo se le abren las puertas que lo mantenían encerrado en un rigorismo religioso sin sentido. El apóstol comprende que Cristo (piedra angular) derribó todos los muros que dividían el mundo en dos: judíos y paganos… y comprende que desde ahora todos formamos parte de la Familia de Dios.

SALMO Sal 18, 2-5

R. Resuena su eco por toda la tierra.

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos: un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. R.

Sin hablar, sin pronunciar palabra, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra y su lenguaje,  hasta los confines del mundo. R.

ALELUIA  

Aleluia. ¡A ti, Dios, te alabamos y cantamos! ¡A ti, Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles! Aleluia.

EVANGELIO Lc 6, 12-19

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús se retiró a una montaña para orar, y pasó toda la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió a doce de ellos, a los que dio el nombre de Apóstoles: Simón, a quien puso el sobrenombre de Pedro, Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Simón, llamado el Zelote, Judas, hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor. Al bajar con ellos se detuvo en una llanura. Estaban allí muchos de sus discípulos y una gran muchedumbre que había llegado de toda la Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón,  para escucharlo y hacerse curar de sus enfermedades. Los que estaban atormentados por espíritus impuros quedaban curados;  y toda la gente quería tocarlo, porque salía de Él una fuerza que sanaba a todos. Palabra del Señor.

Comentario: Luego de pasar la noche en oración, Jesús elige a los más cercanos colaboradores. En medio de nuestras necesidades (falta de sacerdotes, laicos para misionar, etcétera…), la mayor urgencia será dialogar con Dios y dejar que nos indique los caminos a seguir y las personas a convocar.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×