Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

COMENTARIO DOMINICAL: Santísima Trinidad, comunidad de amor

COMENTARIO DOMINICAL: Santísima Trinidad, comunidad de amorCelebramos la fiesta de la Trinidad y, por qué no decirlo, “la fiesta de la comunidad”. La Santísima Trinidad vive en comunión no para sí misma, sino para revelarse y relacionarse con la comunidad de los que creemos en el Señor Jesús. Al pueblo de Dios le fue muy difícil comprender y adorar a un solo Dios. ¡Tanto!, que pecó muchas veces adorando a otros dioses. Así fue como los profetas tuvieron que reconducir al pueblo por el culto al único Dios. En Jesús, Dios Padre reveló al mundo “algo nuevo” y en reiteradas ocasiones se proclamó como Hijo de Dios, ya sea hablando de Dios como su Padre o cuando dijo a Felipe que quien le ha visto a él, ha visto al Padre; y posteriormente, al partir de este mundo, prometiendo que enviaría el Espíritu Santo.

Es frecuente encontrar entre el mundo creyente una especie de resignación con relación a la Trinidad, puesto que como es un “misterio” no se entiende, pero se acepta y cree. En este sentido, ni una buena catequesis u homilía han terminado de aclarar el porqué siendo tres personas distintas son un mismo Dios y siendo un mismo Dios son tres personas. Lo cierto es que salimos del enigma asumiendo que tanto el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son un misterio: Primero, porque no se trata de una cuestión matemática “tres y uno”, sino que excede a nuestro entendimiento, pero, a pesar de ello nos lleva a descubrir que Dios es amor; segundo, porque este misterio es una confidencia de Dios al hombre, que nos lleva a preguntarnos quién es Dios, pero al mismo tiempo quién es el ser humano.

El Dios que es trino desea encontrarse con la comunidad, renovando su amor y fidelidad. Dios Padre tuvo la generosidad de llamarnos a su vida íntima, de amor, de familia, que implica una relación filial con él, de Padre a hijo, y que nos hace hermanos en Cristo por medio de su Espíritu Santo.

“Hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…” Mt 28, 19. P.

Freddy Peña T., ssp

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×