Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

De la feria. Verde.

liturgia cotidiana oct
LUNES 26

De la feria. Verde.

Semana 30ª durante el año – Semana II del Salterio.

LECTURA Rom 8, 12-17

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Nosotros no somos deudores de la carne, para vivir de una manera carnal. Si ustedes viven según la carne, morirán. Al contrario, si hacen morir las obras de la carne por medio del Espíritu, entonces vivirán. Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios «¡Abbá!», es decir «¡Padre!» El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con Él para ser glorificados con Él. Palabra de Dios.

Comentario: El cristiano es una persona libre y capacitada para dar testimonio de Dios, porque está conducido por el Espíritu. Este mismo Espíritu nos hace sentir hijos de Dios y que le llamemos Papá. ¿Estamos conducidos por el Espíritu de Dios?

SALMO Sal 67, 2. 4. 6-7. 20-21

R. ¡Bendito sea el Dios que nos salva!

¡Se alza el Señor! Sus enemigos se dispersan y sus adversarios huyen delante de Él. Los justos se regocijan, gritan de gozo delante del Señor y se llenan de alegría. R.

El Señor, en su santa Morada, es padre de los huérfanos y defensor de las viudas: Él instala en un hogar a los solitarios y hace salir con felicidad a los cautivos. R.

¡Bendito sea el Señor, el Dios de nuestra salvación! Él carga con nosotros día tras día; Él es el Dios que nos salva y nos hace escapar de la muerte. R.

 ALELUIA Cfr. Jn 17, 17

Aleluia. Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad. Aleluia.

EVANGELIO Lc 13, 10-17

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un sábado, Jesús enseñaba en una sinagoga. Había allí una mujer poseída de un espíritu, que la tenía enferma desde hacía dieciocho años. Estaba completamente encorvada y no podía enderezarse de ninguna manera. Jesús, al verla, la llamó y le dijo: «Mujer, estás sanada de tu enfermedad», y le impuso las manos. Ella se enderezó en seguida y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había sanado en sábado, dijo a la multitud: «Los días de trabajo son seis; vengan durante esos días para hacerse sanar, y no el sábado». El Señor le respondió: «¡Hipócritas! Cualquiera de ustedes, aunque sea sábado, ¿no desata del pesebre a su buey o a su asno para llevarlo a beber? Y esta hija de Abraham, a la que Satanás tuvo aprisionada durante dieciocho años, ¿no podía ser liberada de sus cadenas el día sábado?» Al oír estas palabras, todos sus adversarios se llenaban de confusión, pero la multitud se alegraba de las maravillas que Él hacía. Palabra del Señor.

Comentario: Una persona “encorvada” simboliza a quienes llevan adelante con mucho esfuerzo los compromisos asumidos y la misma vida. En estos caso, la sanación hecha es un “Bien”, que no puede estar condicionado por nada, ni siquiera por la Ley.

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×