Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

La Reflexión del Domingo: IV Domingo de Cuaresma

Es sábado. Jesús ve a un ciego que mendiga. Se conmueve, hace barro con su saliva, se lo pone sobre los ojos y lo envía a lavarse a la piscina de Siloé, que significa “enviado”. Inmediatamente, se le abrieron los ojos y una caricia de luz iluminó su vida. El ciego constata algo bien concreto: que antes no veía y que, luego del encuentro con Jesús, ahora ve; por eso, sencillamente, concluye: Si este no viniera de Dios, no podría haberme sanado. Y se arrodilla ante él.

Escuchemos “La Reflexión del Domingo”, bajo la conducción del padre Aderico Dolzani, de la Sociedad de SAN PABLO:

Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×