Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Nacimiento de san Juan Bautista (S). Blanco.

liturgia cotidiana junio
Miércoles 24

Nacimiento de san Juan Bautista (S). Blanco.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

Juan nace de Dios para ser el Precursor

Juan el Bautista es una bisagra profética entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Él indicó directamente a Jesús como el Mesías, aquel que el pueblo de Dios esperaba.

Para narrarnos su nacimiento, el que celebramos hoy, san Lucas sigue el esquema de los grandes llamados en la Biblia. Por un lado, muestra la acción divina y, por otra, la colaboración humana.

Dios toma la iniciativa y sostiene, con su mano, todo el proceso. Así como un día el Padre sin consultarle a nadie creó cuanto existe, de la misma manera mantiene la delantera en su Plan de Salvación.

La parte humana fue y será siempre una respuesta a la propuesta de Dios. Y él no nos elige porque ser perfectos… sino porque quiere, sabiendo de los límites y pecados, como es el caso de Zacarías, sacerdote del Templo, quien pone en dudas su llamado a ser el padre del Precursor; como también su mujer, Isabel, humanamente estéril y anciana, aunque llena de fe.

Esta fragilidad humana nos permite comprender mejor que Juan viene de Dios, como Isaías en la primera lectura. Dios lleva a cabo su obra, más allá de los mezquinos cálculos y deseos humanos, por más buenos que sean ellos.

Al celebrar el nacimiento de Juan el Bautista, reconocemos que todos venimos de Dios y a él regresamos. De aquí nace el respeto por la vida naciente. Él sigue tomando la iniciativa para que un niño nazca: hay esposos que quieren tener un hijo y no pueden, y otros que no lo quieren y los son.

Es un día entonces para recordar que cuando nace una criatura, querida o no por sus padres, Dios tiene un plan para ella en favor de la sociedad y del Reino. Dios le siga bendiciendo,

P. Martín Dolzani, ssp.

MOTIVACIÓN DE ENTRADA

Guía: La liturgia de hoy resalta la presencia del precursor de Jesús. Juan es la figura que nos permite preguntarnos por nuestra vocación y compromiso por el Reino de Dios.

1ª LECTURA Is 49, 1-6

Guía: El profeta Isaías reconoce en Dios al Creador que lo llama desde el vientre materno. Por este llamado divino hablará por él y su arma será el mensaje de Dios.

Lectura del libro de Isaías.

¡Escúchenme, costas lejanas, presten atención, pueblos remotos! El Señor me llamó desde el vientre materno, desde el vientre de mi madre pronunció mi nombre. Él hizo de mi boca una espada afilada, me ocultó a la sombra de su mano; hizo de mí una flecha punzante, me escondió en su aljaba. Él me dijo: “Tú eres mi Servidor, Israel, por ti Yo me glorificaré”. Pero yo dije: “En vano me fatigué, para nada, inútilmente, he gastado mi fuerza”. Sin embargo, mi derecho está junto al Señor y mi retribución, junto a mi Dios. Y ahora, ha hablado el Señor, el que me formó desde el vientre materno para que yo sea su Servidor, para hacer que Jacob vuelva a Él y se le reúna Israel. Yo soy valioso a los ojos del Señor y mi Dios ha sido mi fortaleza. Él dice: “Es demasiado poco que seas mi Servidor para restaurar a las tribus de Jacob y hacer volver a los sobrevivientes de Israel; Yo te destino a ser la luz de las naciones, para que llegue mi salvación hasta los confines de la tierra”. Palabra de Dios.

SALMO Sal 138, 1-3. 13-15

R. Te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable.

Señor, Tú me sondeas y me conoces, Tú sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso, te das cuenta si camino o si descanso, y todos mis pasos te son familiares. R.

Tú creaste mis entrañas, me plasmaste en el vientre de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. ¡Qué maravillosas son tus obras! R.

Tú conocías hasta el fondo de mi alma y nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo era formado en lo secreto, cuando era tejido en lo profundo de la tierra. R.

2ª LECTURA Hech 13, 22-26

Guía: San Pablo recuerda a los perso-najes que antecedieron al Salvador. Dios finalmente elige a Juan el Bautista para que prepare el camino de Jesús.

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

En la sinagoga de Antioquia de Pisidia, Pablo decía: “Dios suscitó para nuestros padres como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón, que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel; y al final de su carrera, Juan Bautista decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquél a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’, Hermanos, este mensaje de salvación está dirigido a ustedes: los descendientes de Abraham y los que temen a Dios”. Palabra de Dios.

ALELUIA Cfr. Lc 1, 76

Aleluia. Tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo; irás delante del Señor preparando sus caminos. Aleluia.

EVANGELIO Lc 1, 57-66. 80

Guía: Los caminos de Dios son maravillosos. Donde ya nadie tiene puesta la esperanza, él hace un prodigio, como el nacimiento de Juan el Bautista.

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo. Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella. A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: “No, debe llamarse Juan”. Ellos le decían: “No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre”. Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Éste pidió una pizarra y escribió: “Su nombre es Juan”. Todos quedaron admirados, y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios. Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea. Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: “¿Qué llegará a ser este niño?”. Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel. Palabra del Señor.        

PRESENTACIÓN DE LA OFRENDAS

Guía: Con los dones del pan y del vino, ofrecemos sobre el altar los sufrimientos de la gente, sus angustias, sus aspiraciones de paz y de solidaridad: de un mundo mejor.

PREPARACIÓN A LA COMUNIÓN

Guía: La comunión con el Cuerpo de Cristo nos compromete a colaborar en el Plan de Dios que se revela y realiza en la historia cotidiana del mundo.

DESPEDIDA

Guía: Fortalecidos por la oración, la Palabra y la presencia de los hermanos, vayamos a anunciar que el Señor está entre nosotros.

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×