Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

SÁBADO 30 Día VI en la Octava de Navidad. Blanco.

LC diciembre 2017 LV
SÁBADO 30

Día VI en la Octava de Navidad. Blanco.

Gloria.

LECTURA 1Jn 2, 12-17

Lectura de la primera carta de san Juan.

Hijos, les escribo porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Jesús. Padres, les escribo porque ustedes conocen al que existe desde el principio. Jóvenes, les escribo porque ustedes han vencido al Maligno. Hijos, les he escrito porque ustedes conocen al Padre. Padres, les he escrito porque ustedes conocen al que existe desde el principio. Jóvenes, les he escrito porque son fuertes, y la Palabra de Dios permanece en ustedes, y ustedes han vencido al Maligno. No amen al mundo ni las cosas mundanas. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo –los deseos de la carne, la codicia de los ojos y la ostentación de riqueza– no viene del Padre, sino del mundo. Pero el mundo pasa, y con él, sus deseos. En cambio, el que cumple la voluntad de Dios permanece eternamente. Palabra de Dios.

Comentario: Cuando san Juan habla de “Mundo” evoca a la humanidad que cuenta con un exclusivo esfuerzo para salvarse; sin embargo, está encadenada a los peores desórdenes por haber hecho de un ídolo el objeto de sus pasiones. El que ama con el espíritu del mundo y se deja arrastrar por las pasiones de este, no puede dejarse conducir por la voluntad de Dios.


SALMO Sal 95, 7-10


R. Alégrese el cielo y exulte la tierra.

Aclamen al Señor, familias de los pueblos, aclamen la gloria y el poder del Señor; aclamen la gloria del nombre del Señor. R.

Entren en sus atrios trayendo una ofrenda, adoren al Señor al manifestarse su santidad: ¡que toda la tierra tiemble ante Él! R.

Digan entre las naciones: «¡El Señor reina! El mundo está firme y no vacilará. El Señor juzgará a los pueblos con rectitud». R.


ALELUIA


Aleluia. Nos ha amanecido un día sagrado; vengan, naciones, adoren al Señor, porque hoy una gran luz ha bajado a la tierra. Aleluia.


EVANGELIO Lc 2, 22. 36-40


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor. Estaba también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con Él. Palabra del Señor.

Comentario: Ana no se apartaba del Templo haciendo de la oración su alimento diario. En la oración y la penitencia hallaba su comunicación con Dios. Su testimonio viene a confirmar el de Simeón, ya que la Ley exigía dos testigos para garantizar la autenticidad de un hecho. Con ella la esperanza de los “pobres de Yahvé” descubre su objeto en la persona de Jesús.

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×