Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

San Agustín, o. y d. (MO). Blanco.

liturgia cotidiana agosto
VIERNES 28

San Agustín, o. y d. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 1Jn 4, 7-16; Sal 118, 9-14; Mt 23, 8-12.

Reseña

Nace en Tagaste (África) en el año 354. Educado en la fe cristiana, se aparta de ella por las malas compañías y convive con una joven, con quien tiene un hijo. Su madre, Mónica, sufre y reza por él. Viviendo en Milán (Italia) conoce al obispo Ambrosio, por quien se convierte y bautiza comenzando una nueva vida; de aquí su expresión: “Tarde te amé”, lamentándose por el tiempo perdido. Fue luego Obispo de Hipona y fundador de la Orden de los Agustinos. Muchos institutos llevan la espiritualidad de su famosa “regla”. Muere en el año 430. Es Doctor de la Iglesia.

LECTURA 1Tes 4, 1-8

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica.

Hermanos: Les rogamos y les exhortamos en el Señor Jesús, que vivan conforme a lo que han apren-dido de nosotros sobre la manera de comportarse para agradar a Dios. De hecho, ustedes ya viven así: hagan mayores progresos todavía. Ya conocen las instrucciones que les he dado en nombre del Señor Jesús. La voluntad de Dios es que sean santos, que se abstengan del pecado carnal, que cada uno sepa usar de su cuerpo con santidad y respeto, sin dejarse arrastrar por los malos deseos, como hacen los paganos que no conocen a Dios. Que nadie se atreva a perjudicar ni a dañar en esto a su hermano, porque el Señor hará justicia por todas estas cosas, como ya se lo hemos dicho y atestiguado. Dios, en efecto, no nos llamó a la impureza, sino a la santidad. Por eso, el que desprecia estas normas, no desprecia a un hombre, sino a Dios, a ese Dios que les ha dado su Espíritu Santo. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo nos entrega algunas normas morales. Entre ellas, el “abstenerse del pecado carnal”, lo cual significa no tener relaciones sexuales. Lo realizado como aventura o solo por búsqueda del placer es pecaminoso;  y se aleja de la voluntad de Dios.

 SALMO Sal 96, 1. 2. 5-6. 10-12

R. ¡Alégrense, justos, en el Señor!

¡El Señor reina! Alégrese la tierra, regocíjense las islas incontables. La Justicia y el Derecho son la base de su trono. R.

Las montañas se derriten como cera delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra. Los cielos proclaman su justicia y todos los pueblos contemplan su gloria. R.

Tú amas, Señor, a los que odian el mal, proteges la vida de tus fieles y los libras del poder de los malvados. R.

Nace la luz para el justo, y la alegría para los rectos de corazón. Alégrense, justos, en el Señor y alaben su santo Nombre. R.

ALELUIA Lc 21, 36

Aleluia. Estén prevenidos y oren incesantemente, así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Aleluia.

EVANGELIO Mt 25, 1-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: El Reino de los Cielos será semejante a diez jóvenes que fueron con sus lámparas al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco, prudentes. Las necias tomaron sus lámparas, pero sin proveerse de aceite, mientras que las prudentes tomaron sus lámparas y también llenaron de aceite sus frascos. Como el esposo se hacía esperar, les entró sueño a todas y se quedaron dormidas. Pero a medianoche se oyó un grito: «Ya viene el esposo, salgan a su encuentro». Entonces las jóvenes se despertaron y prepararon sus lámparas. Las necias dijeron a las prudentes: «¿Podrían darnos un poco de aceite, porque nuestras lámparas se apagan?» Pero éstas les respondieron: «No va a alcanzar para todas. Es mejor que vayan a comprarlo al mercado». Mientras tanto, llegó el esposo: las que estaban preparadas entraron con él en la sala nupcial y se cerró la puerta. Después llegaron las otras jóvenes y dijeron: «Señor, señor, ábrenos», pero él respondió: «Les aseguro que no las conozco». Estén prevenidos, porque no saben el día ni la hora. Palabra del Señor.

Comentario: Esta parábola se refiere a la actitud con la cual debemos prepararnos para la segunda venida de Cristo. Cuando el Señor regrese ya no habrá tiempo para pedir ayuda. Nos encontraremos tal como fuimos en la vida. Nadie podrá transferirnos sus acciones. Cada uno será juzgado por sus obras.

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×