Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

San Juan, ap., y ev. (F). Blanco.

Portada Liturgia Cotidiana Diciembre 2013

Viernes 27

SAN JUAN, ap., y ev. (F). Blanco. 

Reseña

Juan era hermano de Santiago e hijo de Zebedeo, de Betsaida, a orillas del lago de Galilea. Participó en muchos de los eventos más significativos de la vida de Jesús: la resurección de la hija de Jairo, la transfiguración y la agonía de Jesús en Getsemaní. La tradición le atribuye la composición del cuarto evangelio. Se dice que terminó sus días en Éfeso.

LECTURA 1Jn 1, 14

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y lo que hemos tocado con nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, es lo que les anunciamos. Porque la Vida se hizo visible, y nosotros la vimos y somos testigos, y les anunciamos la Vida eterna, que existía junto al Padre y que se nos ha manifestado. Lo que hemos visto y oído, se lo anunciamos también a ustedes, para que vivan en comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Escribimos esto para que nuestra alegría sea completa.

Palabra de Dios.

Comentario: Con una alegría interior que se va acrecentando en el recuento, san Juan anuncia al Hijo de Dios; y lo hace como testigo directo de haberlo oído, visto, contemplado y tocado. La evangelización es un “don”, vale decir una experiencia con Cristo, se expande gratuitamente con un profundo gozo que convierte a la fe aún sin proponérselo.

SALMO Sal 96, 1-2. 5-6. 11-12

R. Alégrense, justos, en el Señor.

¡El Señor reina! Alégrese la tierra, regocíjense las islas incontables. Nubes y Tinieblas lo rodean, la Justicia y el Derecho son la base de su trono. R.

Las montañas se derriten como cera delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra. Los cielos proclaman su justicia y todos los pueblos contemplan su gloria. R.

Nace la luz para el justo, y la alegría para los rectos de corazón. Alégrense, justos, en el Señor y alaben su santo Nombre. R.

ALELUIA         

Aleluia. A ti, Dios, te alabamos y cantamos; a ti, Señor, te alaba el coro celestial de los apóstoles. Aleluia.

EVANGELIO Jn 20, 1-8

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

El primer día de la semana, de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que la piedra había sido sacada. Corrió al encuentro de Simón Pedro y del otro discípulo al que Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto». Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió más rápidamente que Pedro y llegó antes. Asomándose al sepulcro, vio las vendas en el suelo, aunque no entró. Después llegó Simón Pedro, que lo seguía, y entró en el sepulcro; vio las vendas en el suelo, y también el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús; éste no estaba caído con las vendas, sino enrollado en un lugar aparte. Luego entró el otro discípulo, que había llegado antes al sepulcro: él también vio y creyó.

Palabra del Señor.

Comentario: Juan es el discípulo fiel que estuvo siempre cerca de Jesús: en la Transfiguración, en la Última Cena y en el Calvario. Aquí lo encontramos como testigo de la Resurrección, siendo el primeros de los discípulos que se encuentra con el sepulcro vacío. Quien anuncia lo que “vio y creyó” es testigo de su fe, como Juan, muy diverso del que enseña lo asimilado intelectualmente.

Comentarios cerrados .

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×