Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Autoayuda

Un libro para cada etapa del crecimiento infantil

Libros sicologia niñosHoy en día, cada vez es más necesario que los padres se preparen para acompañar el desarrollo de sus hijos. Cada etapa supone una manera distinta de abordar situaciones, respondiendo a las particularidades del crecimiento, tanto físico como sicológico.

En SAN PABLO te presentamos cuatro textos que pueden ser de mucha utilidad para padres y educadores:

Desarrollo integral del niño (0-3 años), de Hernando Duque. Se trata de una guía con actividades de estímulo y de orientación en sintonía con el desarrollo del niño. De este modo, en forma sencilla y clara, se entregan acciones a realizar para permitir que los más pequeños se desenvuelvan tanto en el hogar como en el mundo que los rodea.

- Desarrollo integral del niño (3-6 años): Hernando Duque y Rebeca Sierra entregan recomendaciones para dirigir la educación integral de los hijos en esta etapa, focalizándose en la formación en el período preescolar.

Psicología evolutiva del niño (0 a 6 años): la pedagogía de la primera y segunda infancia va adquiriendo cada vez más importancia puesto que, hacia los seis años de edad, ya se han formado los lineamientos básicos de la personalidad. Por lo tanto, es fundamental que los educadores conozcan los ritmos del desarrollo infantil y las instancias que ellos llevan consigo.

- Psicología evolutiva del niño (6 a 12 años): complementado el texto anterior, acá se aborda la etapa siguiente del desarrollo. Comprende los aspectos físicos y psíquicos en el período en el que el niño comienza a mostrar un vivo interés por la realidad y entra en el proceso de adaptación social.

Como pueden ver, son cuatro libros que sirven a padres y formadores para prepararse y caminar junto a los más pequeños en las primeras etapas de sus vidas. Consulta por ellos en las librerías SAN PABLO.

Adultos mayores reactivaron sus neuronas en taller organizado por SAN PABLO y Caja Los Andes

Taller13bMucho entusiasmo mostró un grupo de adultos mayores invitados por SAN PABLO y Caja Los Andes a participar de un taller de neuroactivación, dictado por el coach neuroplástico y autor de SAN PABLO, Alvaro Olavarrieta.

En la actividad, los asistentes pudieron conocer, en forma práctica y entretenida, una metodología que les permite estimular y fortalecer las neuronas, fortaleciendo y potenciando el cerebro, permitiendo mejoras en la memoria, velocidad de pensamiento, vigor físico y la capacidad aérobica. Gran parte de estos conceptos, así como ejercicios prácticos, puedes encontrarlos en el libro “Soy lo que repito”, disponible en todas las librerías SAN PABLO.

El objetivo es generar, en tiempo real, un cambio que les permita a las personas generar ganas de hacer, por medio de ejercicios que los impulsan a salir de su zona de confort y enfrentarse a aquellas manías, tensiones, dolores o enfermedades que arrastran como parte de su historia. La repetición constante de estos ejercicios permite aprender a usar partes del cerebro que no son utilizadas y que pueden servirnos para generar cambios en el diario vivir.

Te invitamos a seguir las redes sociales de SAN PABLO y también la página de Facebook de “Soy lo que repito” (https://www.facebook.com/SoyloqueRepito/), donde estaremos informando de nuevas y entretenidas actividades.

CUADERNOS #197: ENTRE EL RUIDO Y EL SILENCIO

IMG_1257Este número 197 de Cuadernos de Espiritualidad propone una mirada abierta hacia el uso de las nuevas tecnologías de la información dentro del plano espiritual del ser humano, ya no desde una visión que disocia ambas, sino una que intenta rescatar estas herramientas como una fuente de nuevas oportunidades para la comprensión de nosotros mismos y nuestro entorno.

Un primer artículo, escrito por Juan Pablo Cárcamo, s.j., nos da cuenta de la relación de las nuevas tecnologías con la Iglesia. Relación que se ha forjado con el correr de las últimas décadas, caracterizadas por la aparición de múltiples dispositivos tecnológicos (PC, Tablet, celular, y otros.) y herramientas de comunicación (Messenger, Facebook, etc.) que se han vuelto parte de la vida diaria y que han transformado nuestra manera de interactuar. De esta manera, la Iglesia también ha dado inicio a un camino que aborda estos cambios en pos de su misión, partiendo por el reconocimiento del valor de ésta como espacio social de intercambio.

En un segundo y tercer artículo, el autor nos mueve a analizar el impacto de la tecnología en los ejercitantes que realizan Ejercicios Espirituales Ignacianos, primero en un nivel teórico y luego en la revisión de las estadísticas del estudio aplicado. El sacerdote jesuita, Juan Pablo Cárcamo, observa y contrasta en profundidad aspectos positivos y negativos que Internet puede traer a la sociedad y a la Iglesia. Entre los aspectos positivos, menciona la información presente en la red sobre vidas y obras de santos, y oportunidad para generar comunidades cristianas digitales. Sin embargo, entre las consecuencias negativas, percibe la creación de dependencia del usuario, problemas de adicción y uso desordenado de las tecnologías. Asimismo, se suman efectos sociales de esta “comunidad” creada en Internet, un este espacio digital donde muchas veces se ven empobrecidas las relaciones sociales con quienes directamente se mantiene contacto, ello mientras se está simultáneamente conectado a la red.

De esta forma, los artículos que componen este Cuadernos #197, buscan entender el aporte de las nuevas tecnologías, y sus pros y contras dentro del plano espiritual, social y religioso… un momento histórico que precisa de análisis, porque, finalmente, somos nosotros quienes debemos preguntarnos: ¿Qué tan lejos estamos de quienes tenemos al lado? Y ¿De qué forma las tecnologías aportan a nuestra vida diaria?

AYUDAS para el Espíritu: Carlo María Martini y “El Clima de la Oración”

img-ayudas-10Las líneas escritas en este AYUDAS PARA EL ESPÍRITU, fueron plasmadas por un jesuita que dejó huella durante la segunda mitad del siglo XX, un hombre adelantado a su época, cuyo mensaje continúa inspirando los cambios que proyecta ahora el papa Francisco desde el Vaticano. Un escritor de rico contenido, sencillo y visionario.

“El clima de la oración”, se titula el artículo que firma Carlo María Martini, s.j., un texto que nos motiva a encontrar en la oración un espacio de especial relevancia para nuestras vidas, incluso en nuestro tiempo, cuando la oración parece un recurso lejano o poco efectivo. Es ante esto, que el autor nos ilumina llamándonos a no perder la esperanza, y aprender a envolvernos en un clima distinto al que exige la rutina, un clima de oración.

En efecto, se pregunta Martini, ¿Qué puede decirse de la oración?, el obispo jesuita nos revela la importancia de la oración como un alimento del corazón, una llama que Dios mismo enciende y que nosotros tenemos que alimentar de manera justa en pos del bienestar del alma, de nuestra relación con Dios y con nuestros semejantes.

De esta forma, la oración puede ser concebida como algo sumamente sencillo, casi como de niños. Una respuesta inmediata que proviene de lo más íntimo del ser, desde su fragilidad. De ahí que resulte fundamental que no se enseñe la oración limitando sus propósitos, si no observándola como un diálogo humilde, una necesidad que supera nuestra debilidad.

Es así como este artículo de Carlo María Martini, trasciende aún tras su muerte hace casi dos años, un verdadero regalo que nos otorga una guía motivacional para la oración, una que nos permite entrar en la profundidad de nosotros mismos, reconociendo nuestra humanidad y empujándonos a escuchar en medio del silencio.

En este sentido, el autor nos llama a un estado de autenticidad que proyecte la búsqueda de la “voz del Espíritu” que ora dentro de nosotros, para que podamos darle un lugar en nuestra cotidianeidad, dejando de lado el temor y la soledad propias de nuestra época.

CUADERNOS #196: El rumbo del papa Francisco

fotopapapobreEn este nuevo número de Cuadernos de Espiritualidad, analizamos el rumbo de quien adoptara por nombre Francisco, para ir tras las huellas del pobre de Asís y guiar a la Iglesia durante una de las mayores crisis de su historia. Los temas expuestos aquí, nos llevan a darle especial valor a las palabras y acciones del primer Papa Latinoamericano, discursos que nos muestran su postura frente a la vida en sociedad y los cambios que se avecinan.

En este número 196 se presentan diferentes apuntes que nos dan cuenta del mensaje de Francisco desde distintas perspectivas. Un primer artículo, fue escrito por dos seminaristas que plantean desde una perspectiva juvenil el llamado del papa Francisco a “hacer lío”, una motivación que luego profundiza en su artículo la teóloga, María José Schultz, Coordinadora de la Red Juvenil Ignaciana en nuestro país. Dos artículos que nos ayudan a reconocer los aportes espirituales y la teología misionera del Papa.

Asimismo, el sacerdote marianista, p. José María Arnaiz, nos señala en su artículo titulado “Para navegar en alta mar”, algunas claves para entender el devenir de la Iglesia, ante lo cual expresa que “los buenos programas de un Papa, de una congregación religiosa o movimiento eclesial, de una persona con pasión y con fuerza, incluyen 5 elementos: proyecto o intuición teológica clara y precisa, proyecto espiritual, proyecto pastoral, proyecto cultural y proyecto sociopolítico”.

También se incluye el interesante trabajo de Jaime Castellón, s.j., quien analiza las contribuciones del papa Francisco a un año de su pontificado, donde plantea las premisas: “el diálogo con Dios nos convierte en colaboradores suyos”, y “la solidaridad cristiana se transforma en lucha por la justicia”, intenciones que se traducen para el lector en un llamado a convertirse en compañero de los pobres, y asumir como propios sus problemas.

Un tema que también abraza Jorge Costadoat, s.j., quien observa con detención el giro que el Papa jesuita representa, en términos de extroversión del mensaje de Jesús, y de la misión misma de la Iglesia. Un cambio en la espiritualidad, que apuesta a derribar miedos y abrirse a un mundo mayor, sumamente plural y en proceso de Globalización, es decir, indica el autor: “el Papa combate enérgicamente un tipo de individualismo espiritual”, una propuesta que nos mueve al cambio y la actitud proactiva.

Finalmente, se expone un texto de Bergoglio, anterior a su nombramiento como Sumo Pontífice, donde nos insta -como también lo haría después- a orar con él y por él, reconociendo en la fidelidad apostólica una órbita institucional de la Iglesia, que debemos defender de toda acedia con nuestro trabajo constante en pos de un todos, y en sintonía con el Espíritu.

Todos estos temas son abordados en este número de Cuadernos de Espiritualidad, te invitamos a suscribirte y seguir sus contenidos.

Ayudas para el Espíritu: El trabajo interior de escuchar

escucha“El trabajo interior de escuchar” se titula el más reciente libro de Colección Ayudas para el Espíritu. En las líneas de Emmanuelle Gilbert, se nos muestra por un lado lo que significa para cada uno ser escuchado, pero a la vez se nos enfrenta a reconocer lo que nos impide escuchar al otro.

Este artículo, es una auténtica reflexión que nos invita a meditar sobre la atenta escucha, nuestras actitudes, y de qué manera podemos mejorar en nuestra relación con los demás sin sobreponer lo personal, sino desprendiéndonos totalmente para entrar en solidaridad y sintonía con la experiencia del  otro.

Para ello, dice Gilbert, debemos ensanchar nuestra receptividad siempre bajo un clima de confianza, única manera para que la conversación se produzca, y no existan limitaciones. Al respecto, el autor destaca dos dificultades particulares frente al diálogo: la falta de disponibilidad al otro, y el no encontrar una buena distancia respecto de él.

Enemigos externos también pueden hacer complejo el escuchar, como la falta de tiempo, enredos personales, y preocupaciones que acaparan toda nuestra atención. También hay veces en que el egoísmo nos impide entrar en la realidad del otro, esto es, situaciones que puedan amenazar nuestra estabilidad emocional, que nos aburran, relatos previsibles ante los cuales creemos mejor simplemente huir.

Así lo explica el autor cuando nos habla de la escucha como un encuentro, como un punto de partida hacia el conocimiento del otro y también de nosotros mismos. De esta forma, el camino para lograr ensanchar nuestra receptividad se inicia estando disponibles a lo que nos rodea,  reconocer el entorno y lo que sucede al lado nuestro, si no, nuestro mundo se transforma en uno cada vez más pequeño y enajenado.

El artículo también propone una invitación a los animadores de grupos de escucha, llamándolos a profundizar en su propio funcionamiento, individualmente y en grupo, con la ayuda de alguna persona competente.

Finalmente, “El trabajo interior de escuchar”, nos muestra una nueva manera de estar realmente junto al otro, y darnos cuenta de lo limitados que podemos estar al momento de escuchar a quien está a nuestro lado, o bien a un extraño que busca ayuda. Es nuestra solidaria escucha la raíz de una sociedad más humana y empática.

JESÚS, MI QUERIDO DOCTOR: Crónicas de un ciego.

image001          “A ti, caminante de esta tierra; a ti, que buscas, porque tienes en el alma la nostalgia del paraíso; a ti que anhelas  poder  recostar tu cabeza en el regazo del Señor y recibir su consuelo: Búscate a través  de estas páginas y escudriña en ellas, porque Jesús tiene algo que decirte”.

Así inicia este libro el doctor Santiago Soto Obrador, médico y decano de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile. En sus líneas, nos invita a observar con sentimiento y profundidad “la poesía de Jesús”. Una lectura que atrapa desde el primer párrafo al curioso, al devoto y al desencantado.

El observar las Sagradas Escrituras con ojos vivos, es una tarea compleja para cualquiera, y que bien desarrolla el autor a lo largo de este ensayo denominado: “Jesús mi querido doctor”. Un texto que se atreve a proponer con humildad y altura de miras las enseñanzas de quienes protagonizan diversos episodios Bíblicos. Reflexiones de un hombre sobre los pensamientos y actitudes que tuvieron aquellos que vivieron la experiencia de Jesús.

            La novedad de este libro radica en esclarecer la humanidad escondida en la realidad histórica de los personajes bíblicos. Historias presentes, acompañadas de profundas y a la vez simples interpretaciones que nos acerca a una plena identificación con la persona y el mensaje de Cristo.

De esta forma, es posible identificarse con Pedro o Judas, con Pilato o Lázaro, todos representantes de una humanidad a ratos tibia y desilusionada, pero también una que tiene sueños y necesidad de verdad. Esta sincera búsqueda que nos presenta Santiago Soto, nos hace un “chasquido de dedos” para aterrizarnos a lo que somos, y cómo a veces nos comportamos igual al  joven rico o como los orgullosos maestros de la ley.

Esta conciencia de la debilidad humana, es una muestra sensible y patente de nuestra fragilidad, y de la necesidad en todo tiempo de que Cristo entre en ella para desde ahí poder sanarnos. “Jesús, mi querido doctor”, nos anima a partir de la sana autocrítica a vivir el camino cristiano en plenitud y en concordancia con nuestra realidad. Un libro que no presume, ni aleja, sino más bien uno que nos convoca y comparte aspectos esenciales de la vida cristiana, una que nos habla de los límites y las imperfecciones de fe del autor mismo, un auténtico llamado a  construir con convicción la propia vocación.

Y es así, somos hombres y mujeres de virtudes y defectos, dispuestos a encontrar en Jesús, su apasionante invitación al amor y a la verdad; a la felicidad y a la esperanza.O como diría el autor, “somos un contrapunto de amor y desamor, de generosidad y avaricia, de heroísmo y cobardía y, tal vez, sea en esa lucha íntima entre la carne y el espíritu, donde radique la última nobleza de nuestra soledad”.

“Hacia dónde voy”: Una pausa a la propia historia

Por-tu-Ausencia-y-camino-a-la-Luz-a30831053“Comprender la propia vida en clave de misión resulta esencial para poder ordenarla, porque este horizonte de ser un enviado da sentido al porqué y el para qué de la propia existencia”, sentencia Tony Mifsud s.j., en su libro “Hacia dónde voy”, una lectura apasionante que nos mueve y cuestiona; que nos reta y construye. Una pausa a la propia historia.

La búsqueda de sentido es una constante de la vida de todo ser humano sobre la Tierra. Mitos, creencias y saberes se han esparcido a lo largo de la Historia, buscando entregar una razón sobre la existencia. Lo cierto, es que pese a esta búsqueda, el desconcierto frente al escenario actual, el alejamiento de unos con otros, y la velocidad del paso del tiempo, han llevado a que esta pregunta resulte en extremo angustiosa para muchos –irónicamente- en plena era de las comunicaciones y del internet, que viendo con desesperanza su presente terminan en soledad acabando consigo mismos de diversas formas.

Sin embargo, en este libro encontramos no solo una respuesta, sino una profunda reflexión fundada en la espiritualidad ignaciana y que nos llama a entender la misión del hombre, una que parte de quien lo envía, de la novedad, de la esperanza. Así, Jesús comprende su vida como una donde: “No he venido a ser servido, sino a servir” (Mt 20, 28). Con esta cita, el autor nos enseña que Jesús al asumir su misión, asume también un rol más allá de lo social, una verdad en cruz que se transforma en mensaje de esperanza para el mundo y para todos quienes sienten de la vida un sinsentido.

Este llamado de atención que implica novedad, nos convoca a adherir a una responsabilidad en el mundo, una donde “el amor se hace verdad en la actitud de estar al servicio del otro, especialmente del más débil, frágil y marginado por la sociedad”.

Esta posibilidad de entender la propia vida en términos de “envío” implica para san Ignacio la triada del conocer para más amar y mejor servir. Una visión que da significado a la dimensión más esencial de la existencia, y que desafía a la angustia humana, reflejada en el egoísmo, la segregación o el aislamiento.

De esta forma, este libro no solo saca a la palestra una reflexión comprometida con el corazón del hombre, sino todavía, es patente de una necesidad intrínseca a él mismo, y que hace las veces de lomo de toro en medio del camino. Un freno obligado que provoca replantearnos el sentido de la vida en sociedad, partiendo por reconocer en el otro al propio yo, una lección que desafía la digitalidad de esta nueva generación, y que nos invita a romper distancias para saber finalmente, Hacia dónde voy.

CUADERNOS #195: “Llevamos este tesoro en vasijas de barro”

IMG_0885Los escándalos al interior de la Iglesia han sacudido sus bases, motivado una creciente desconfianza en el Laicado y el juicio de los medios y la sociedad, sin embargo, es necesario ir más allá de las palabras y proponer una reflexión que considere las tareas pendientes, y la sanación para poder enmendar el rumbo y procurar el bienestar de la sociedad en su conjunto y de la fe misma, partiendo por reconocer las debilidades propias de cualquier familia.

En este marco, cada uno de los artículos que presenta éste número de Cuadernos de Espiritualidad, nos señalan un sendero que revela la necesidad de sanación del hombre y de las transformaciones asociadas a ella.  Así, a este respecto Juan Carlos Bussenius, s.j. en su artículo que da nombre al #195 de la revista, realiza una argumentación que parte de la revisión del hombre consigo mismo, un reconocimiento de la claridad y la oscuridad que le conforman. El sacerdote jesuita nos cuenta desde una perspectiva psicológico espiritual que, “una madurez psicoespiritual solo se da cuando reconocemos la parte olvidada y negativa de nuestra personalidad sabiendo que los procesos de sanación están compuestos de mucha luz, pero sin olvidar las sombras” (p.23). Además, señala que Jesús constituye una figura arquetípica del sanador herido, y que por lo mismo, debe ser un reflejo del sacerdocio consciente de su propia fragilidad, capaz de mirar al otro horizontalmente.

En esta misma línea, Elías Royón, s.j. en su artículo “Sus heridas nos curaron” y Mamerto Menapace, O.S.B. en su escrito “En nuestra debilidad encontramos tu fuerza”, nos señalan algunas claves que nos conducen a la sanación en Jesucristo, abordando el sufrimiento y la debilidad del hombre, y recordándonos que Dios nos llama a todos, sin distinción, a mirar la vida desde una perspectiva humilde, conciente y empática. De esta forma, indica Royón, “ser sacerdote no significa ni puede significar que estamos libres de todo aquello que nos asemeja y nos identifica con los demás hombres en sus debilidades” (p.41), al contrario –expresa-, el sacerdocio debe ser patente de la misericordia de Dios ante los hombres. Un desafío que compromete a los diferentes actores de la Iglesia a unir nuestras vidas al Proyecto de Dios.

Finalmente, Juan Carlos Bussenius, cierra este número motivándonos a partir de: “El punto cero”, desde Pedro, desde el darse cuenta de que él también es uno de nosotros. Una reflexión que no solo compete al sacerdocio sino también a la sociedad, a los diferentes credos y a los Medios de Comunicación, y que implica reconocer que todos los hombre estamos igualados. Un principio que nos despierta a mirar con nuevos ojos a nuestra Iglesia, y que nace del encuentro esencial con Jesús: del sentirse amado y perdonado gratuitamente y de dejarse conducir por él sin preguntar más nada. De eso trata este número de Cuadernos, de remover nuestros prejuicios y abrirnos a comprender nuestra humanidad a la luz de la fe.

 

AYUDAS PARA EL ESPÍRITU: Desolación espiritual y/o depresión

IMG_0848Distinguir lo que sucede al interior del alma es complejo para todos, más aún para quienes realizan acompañamiento espiritual (ignaciano). Donde la escucha atenta y el reconocimiento del origen del malestar del otro, se convierten en las claves de toda orientación y/o ayuda espiritual.

No obstante, cuando se trata de casos de depresión y/o desolación espiritual, la distinción suele ser poco clara al igual que la guía que se debe prestar en cada situación. De ahí la importancia de este texto, que logra conjugar la espiritualidad ignaciana con aspectos de la psicología, recurriendo a diferentes fuentes de conocimiento para permitir al lector diferenciar estas difíciles circunstancias que ocurren dentro del ser.

Depresión y desolación son un mal común por estos días, y pueden ser muchas veces confundidos, sin embargo, la naturaleza de ambos en distinta. En la depresión, el sufrimiento tiene relación con persona en sí misma, en cambio en la desolación, la queja se refiere ante todo a su relación con Dios.

Así establece la autora de este artículo, la psicoanalista, Brigitte Aufauvre, apoyándose en ejemplos simples y claros que ayudan al lector a entender y acercarse a estos problemas que aquejan al alma y al cuerpo. En este sentido, la pregunta que guía el artículo será ¿dónde está el límite de un acompañamiento espiritual y una terapia sicológica? Duda que la experta nos invita  a resolver a lo largo de este número de Colección Ayudas para el Espíritu.

 

 

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×