Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Espiritualidad

Ayudas #14: Un Dios que dialoga e interpela

dialogo“Y añadió: ‘Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob” Éx 3, 6.

Mucho se ha hablado en este tiempo de la increencia y la negación de lo religioso en el mundo de hoy, debido al descrédito de las instituciones religiosas, en especial, la Iglesia Católica. Para muchos, la religión está más ligada a fundamentalismos de todo tipo, que generan división y odio.

Lo cierto es que estamos en medio de una multiplicidad de búsquedas espirituales, que no necesariamente pasan por la institucionalidad religiosa y que dejan de manifiesto que la búsqueda de Dios, de lo trascendente, de aquello que dé sentido a la vida, más allá del ir y venir cotidiano, es una realidad que hay que tomar en cuenta.

Ahora bien, el cristianismo –y, podríamos decir, la humanidad entera– ha recibido un enorme regalo en la persona de Cristo y cómo entender la relación con Dios. Para los cristianos, Dios no es una fuerza, una energía o una luz, sino antes que todo un ‘Alguien’ con quien relacionarse. Así como Jesús se relacionaba con su Padre, los cristianos están llamados a esta misma manera de relacionarse con Dios, quien llama a, desde y para la vida. Es el tema que aborda la siguiente ‘Ayuda para el espíritu’.

Ayudas #13: Caminar junto a Dios en la vida diaria

JESUS amigo“¡Qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y pocos son los que lo encuentran” Mt 7, 14.

Desde pequeños tenemos que aprender a caminar y a desplazarnos con nuestras propias fuerzas hacia distintos lugares. A veces no nos resulta fácil, pero cuando aprendemos –si no tenemos alguna dificultad física–, nos movemos una y otra vez hacia donde queremos.

Además, dentro del proceso de la vida, debemos aprender a caminar con aquellas cosas que van formando parte de nuestro ser, de la personalidad que se va forjando en nosotros. Esto implica conocimiento personal y un suficiente deseo de aceptación.

Es en este contexto, en donde y desde donde, se va construyendo la relación con los demás, con la naturaleza y con Dios. Es un camino de profundización de la vida, de cómo vivirla y hacia donde encaminarla. El discernimiento, entonces, tendrá que ver con la manera personal con que enfrentamos las situaciones, de qué modo nos afectan, cómo debemos responder a ellas y qué ayudas necesitamos para vivirlas. Es el tema de la ‘Ayuda para el espíritu’ que entregamos a ustedes.

Estar en camino…

“Camino”, palabra familiar y también humilde que evoca la existencia de un origen y un destino y, entre ambos, de una aventura: la aventura de nuestro caminar, hecha de asaltos y de extravíos, y también de encuentros y de momentos inolvidables que nos confortan a lo largo del recorrido.

Precisando un poco más, podemos distinguir dos orígenes en el camino cristiano: el primero, el más remoto, común a todos los humanos, a la vez que distinto para cada uno, se sitúa en aquel principio de nuestras vidas que ninguno de nosotros ha elegido y en el que se nos dio el ser como don total, único, que nos hace ser a cada uno con su especificidad. Y un segundo origen, cuando se descubre que este don es también tarea: la tarea de convertir ese don recibido en una ofrenda cada vez más total, como total ha sido el don recibido. Este segundo origen de nuestro camino, que es propiamente el origen del caminar cristiano, tiene para algunos en su vida una fecha muy determinada, ligada a una experiencia o a una situación muy concreta, identificable en el tiempo y en el espacio. Le llamamos «conversión», y es el paso de verterse sobre uno mismo a verterse en Dios. Este descentramiento es capital para empezar a caminar verdaderamente: salir del propio encurvamiento sobre sí para entrar en la apertura de Dios. Nuestra propia especificidad, que recibimos con el don de la vida y que es la que nos da vida propia, sólo la hacemos fecunda cuando la entregamos. Para otros es difícil identificar el momento en que empezó el éxodo de sí mismos hacia Dios. En ellos, la meta del camino, ser hijos en el Hijo, estuvo presente desde el principio, y no sabrían identificar un origen preciso en su decisión de verterse –perdiéndose– en el abismo de Dios.

En cualquier caso, iniciada la aventura, todos pasamos por semejantes asaltos y reposos hasta el momento en que unamos definitivamente nuestro pobre ser con el Ser de Dios.

Los Padres del Desierto fueron hábiles exploradores de esas sendas que parten y se adentran en el corazón. Parten del corazón, porque es allí donde se produce la conversión. Pero se adentran de nuevo en el corazón, porque ese éxodo hacia Dios y hacia los demás se realiza en las propias profundidades, allí donde Dios es más íntimo a nosotros que nosotros mismos: «El Reino de Dios está dentro de vosotros» (Lc 17,21), había dicho ya Jesús antes que san Agustín.

Siglos más tarde, una mujer, Teresa, la de Jesús, mostró que el camino acababa en la séptima estancia, oculta en lo más hondo del alma. Y un hombre, Juan, el de la Cruz, lo haría culminar en la cumbre desnuda del Carmelo. Una forma femenina y otra masculina de referirse a una misma realidad: el itinerario de la fe, que se adentra en la cálida intimidad de la interioridad, pero que al mismo tiempo se expone a la austera intemperie del despojo. Expresadas con sensibilidades diferentes, ambas imágenes coinciden: en la vida del Espíritu, lo más alto se identifica con lo más profundo. Y lo más profundo es lo más humilde, porque está oculto, bajo tierra[1]. Y los humildes, en el Evangelio, son los primeros en entrar en el Reino de los Cielos, ese Reino oculto en el interior del corazón y al que se accede por la puerta de la Cruz y del Sepulcro, es decir, del abajamiento.

 

Los Regalos del Espíritu Santo, renuevan tu vida

REGALOSSiempre es deseable un regalo, sobre todo cuando viene de alguien que nos ama y al que amamos.

También es verdad que en ocasiones hay regalos que nos decepcionan porque no eran lo que esperábamos. Y también nos sucede que regalos que anhelábamos profundamente, una vez obtenidos, y con el paso del tiempo, quedan olvidados en nuestros closet, garajes o en el patio.

¡Hay regalos y regalos! La verdad es que no hay “cosa” capaz de satisfacer plenamente y para siempre el alma humana. Cuántos pesares nos ahorraríamos si advirtiéramos esto.

Este pequeño y sencillo texto que te presentamos no tiene otra pretensión que ayudarte a descubrir “Aquel” regalo capaz renovar permanentemente tú vida.

San Agustín, al convertirse expresó: “Tarde te halle, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te halle, te busca en las cosas y a ellas me abrazaba pues tenían la impronta e tu ser, y tú estabas dentro de mi…”

Es verdad, el regalo capaz de satisfacer tu vida está dentro de ti, y te fue dado el día de tu bautismo. El Espíritu Santo, la Tercera Persona de la Trinidad habita en ti, Dios mismo presente en tu alma a través de la Gracia.

Este Don opera en ti, haciéndole presente a tu corazón que no hay cosa en esta vida que lo pueda saciar de modo permanente y pleno. Y si lo dejas que actúe lo podrás experimentar. Nada le faltará a tu vida. Es lo que experimentó san Agustín, san Pablo, los mártires, por eso renunciaron a los regalos de este mundo.

Te invito a experimentar de modo simple y sencillo los regalos del Espíritu Santo, para que tengas vida y la tengas en abundancia.

Esta pequeña obra te quiere invitar a conocer y experimentar “los regalos del Espí­ritu Santo”: Sus dones, frutos, gracias, ministerios, carismas, etc…

Si tú tomas conciencia de los regalos que Dios te da, los querrás y los estimarás. Y verás tu vida renovada.

Seguir los pasos de Jesús hacia la Cruz, para resucitar con Él

Portada Vía Crucis4En el mensaje de Cuaresma de este año, el papa Francisco nos ha invitado a dejarnos servir por Jesús, y así llegar a ser como él. El Vía Crucis celebrado personal y comunitariamente nos ayudará a profundizar en la entrega del Señor por cada uno de nosotros y a no dejar de experimentar que él no cesa de donarse a nosotros cada día. Está siempre a nuestra puerta esperando ser recibido y acogido en nuestro corazón y en nuestras opciones cotidianas.

Sería un hermoso cometido procurar que en nuestras familias y comunidades se promoviera y se reavivará esta devoción tan antigua en la Iglesia, pues a la luz de la Palabra de Dios nos permitirá reavivar nuestra fe en un Dios que no se guardo nada, para salvar a sus hijos y para ayudarles a vivir una vida plena. Renovados durante el tiempo cuaresmal podremos gozar de la resurrección y, llenos de vida, salir a las periferias existenciales, como no señala el Papa, para dar testimonio creíble a una humanidad que necesita de Dios y que lo espera en lo profundo de su corazón. Esa responsabilidad no la podemos eludir si hemos experimentado, siguiendo los pasos de Jesús, los frutos de la Resurrección.

Les invitamos a recorrer el Vía Crucis que hemos editado para ustedes en SAN PABLO. En cada estación del Viacrucis, está contemplada la palabra de Dios y una reflexión. Además de preguntas que buscan aterrizar nuestras meditaciones y que podremos transformar en oración.

Esperamos que la profundización en el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, nos motive a los creyentes a “Nacer para una Vida Nueva en él”.

A pesar de todas las miserias y de las injusticias de este mundo, que el ejercicio piadoso del Viacrucis reafirme la alegría y la esperanza en Cristo. Pues en él se ha inaugurado ya el orden definitivo del mundo. El mal y la muerte están realmente derrotados para siempre. El mundo nuevo ya ha comenzado.

 

 

 

 

 

En estas vacaciones acompáñate con la voz de Anselm Grün

anselmSin duda, Anselm Grün es uno de nuestros autores más prolíferos de nuestra casa Editorial en el mundo, y sus enseñanzas han llegado a millones en todos los rincones del globo. Experiencias, reflexiones, y conversaciones que nos comparte este monje benedictino caracterizado por su singular estilo, con un lenguaje cercano y a la vez profundo sobre la realidad humana.

Para este tiempo de vacaciones es una lectura imperdible, y les recomendamos dos de sus títulos más importantes: Salud para cuerpo y alma. y Olvida tus preocupaciones. Dos lecturas que nos abren hacia la comprensión de nosotros mismos, la superación de nuestros problemas, y la esperanza de un presente y futuro más pacífico y en sintonía con Dios.

¡Te invitamos a encontrarlos en todas nuestras librerías!

Revive su visita de hace un año en nuestro país, siguiendo el enlace:

 

 

Cuadernos #198: En la búsqueda de buenas orientaciones para la vida

acompañamiento.espiritualEl encanto de las nuevas tecnologías, la publicidad, y todo lo que compone nuestra sociedad globalizada, ha levantado un manto de duda y desconfianza frente a las instituciones y/o grandes estructuras de poder social, político, económico, y también religioso. En este último ámbito, las inseguridades pueden exponer a las personas a manipulaciones,  que impiden ver con claridad ante cuál tipo de guía se está expuesto.

Ante esta situación de incertidumbre espiritual y de vida, se puede optar por seguir aquellas directrices de donde sea que provengan, sin pensar muchas veces en el daño colateral, cuando la guía pasa de ser una ayuda a un tipo de control mental que aliena al hombre, y estropea su libertad. De ahí la importancia de este Número 198 de Revista Cuadernos de Espiritualidad, un conjunto de artículos preparados especialmente para enfrentarnos sin miedo a la comprensión de nosotros mismos, con el cuidado de un vigía atento y empático, de quien no provienen todas las respuestas o fórmulas mágicas, sino la escucha atenta de buen lector de nuestros pasos.

Los artículos, nos abren hacia una comprensión acerca de las necesidades y límites del acompañamiento en la formación de la conciencia personal. Palabras que nos acercan a las nociones centrales de la orientación espiritual. Una lectura fructífera que funciona como una práctica guía que trata los límites que deben considerarse para no dañar  a quienes participan de este tipo de experiencias.

Y es que, apoyar el proceso de este encuentro activo y consciente, implica un intercambio de categorías reflexivas y de aprendizajes afectivos y espirituales, es precisamente bajo estos que se corren ciertos riesgos en un acompañamiento espiritual. Riesgos que pueden afectar tanto al acompañante como al acompañado, como la Inflación del ego, manipulación de conciencia, experiencia de enamoramiento, acompañante sin conocimientos, o acompañado dependiente de una figura autoritaria.

Es a partir de un desarrollo responsable y desinteresado que puede lograrse una apertura de conciencia que permita al hombre en libertad comprenderse a sí mismo, su entorno, y las relaciones que le rodean como ser social.  Por esta razón es importante observar aquellos detalles que aluden a la dirección de ruta de cada individuo, y que forman parte de todo un proceso de desarrollo de la autoconciencia, generación de confianzas, mejora de autoestima, y claridad en el discernimiento espiritual. Cuestiones que pueden ser bien encausadas por un orientador, siempre y cuando tenga la capacidad y las cualidades que motiven un diálogo constructivo, dotado de empatía y libertad.

Novedad SAN PABLO: “Un toque del Espíritu Santo”

IMG_1528El pasado lunes 22 de diciembre, Editorial SAN PABLO participó en el lanzamiento de su última novedad  2014, “Un toque del Espíritu Santo”, libro escrito por Tomás Campos Urzúa, y que contiene orientaciones y claves que nos acercan a conocer un poco más el misterio de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad, y su impacto en nuestras vidas.

En dependencias de la Fundación Víctor Arce Mosquera, se compartió una reflexión abierta sobre las principales temáticas del texto, exposición a cargo del padre Luis Escobar (exorcista de la Diócesis de Rancagua),  padre Mauro Mattei, osb., y el autor. El trato de cada uno de los tópicos se desarrolló en concordancia con la amplia visión del libro, reflexiones que invitan a descubrir y reconocer la acción del Espíritu Santo en la vida del hombre, uno de los grandes misterios de la fe cristiana. Una lectura amena y cercana que profundiza en los procesos de sanación, oración de Liberación, y el sentido de la esperanza en el Amor que cura todo.

IMG_1548

El libro ya se encuentra disponible en todas nuestras librerías. Pronto más información y videos sobre: “Un toque del Espíritu Santo”.

 

AYUDAS PARA EL ESPÍRITU: “Recuerdos de la Guerra”

img-ayudas-12-300x203

La experiencia y memoria del religioso benedictino Baltasar Kuferss, queda plasmada en estas breves páginas del número 12 de nuestra Colección Ayudas para el Espíritu, titulado “Recuerdos de la Guerra”.  Una recopilación de la vida de este sobreviviente, escrito por quien conociera de cerca su historia, el padre Pedro Pérez.

Kuferss fue presionado por el Tercer Reich para combatir en el frente durante la IIª Guerra Mundial, y finalizada ésta, fue enviado a suelo Soviético por 4 años donde le tocó convivir con el dolor, la tristeza, y la desesperanza de muchos quienes sufrían en medio de los campos de concentración de la URSS. Un testigo ocular que presenció de cerca uno de los crímenes más atroces de la Historia de la humanidad, y que a pesar de ello no dejó de lado su confianza en Dios, inspiración que le permitió seguir adelante a él y a varios de los hombres que compartieron el encierro.

Esta fuerza lo sostuvo de por vida, incluso antes de morir, cuando saca de sus pulmones la siguiente frase: “Solamente tengo gratitud con Dios. Todo lo ha hecho bien”. Palabras que nos muestran el significado más profundo de la humildad y el tesón humano alimentados por la esperanza en Cristo. Un llamado actual, que nos insta a descubrir al Señor incluso en medio de la penumbra, el dolor y el sinsentido.

Una historia conmovedora y llena de nuevos aires para nuestra vida, que trae este número de Ayudas para el Espíritu.

 

AYUDAS: VIVIR LIBRES COMO CRISTO  

img-ayudas-300x203El padre José García Monge, s.j., nos invita a llenarnos de coraje y valentía, no admirando la figura de los santos que ponemos en los altares, sino desde nuestras propias vidas. Un alentador llamado de atención, que nos impulsa a dejar atrás el egoísmo, y atrevernos a visibilizar una sociedad nueva. Todo ello a partir de uno de los conceptos más discutidos de los últimos siglos, la libertad.

Una libertad que el autor contrasta desde distintas miradas, y nos permite comprender el sentido profundamente cristiano que ésta palabra tiene. Así manifiesta García Monge, al escribir que, “hacer al hombre posible es hacer a Dios creíble. Reto y tarea cristiana y humana. Para esa libertad nos liberó Dios”. Una cuestión que dice estrecha relación con las decisiones de vida, la actual crisis de sentido, y la necesidad de mantener una mente abierta y un corazón generoso, dispuesto a atender los cambios y advertir las necesidades del hombre.

Es desde la noción de “necesidad”, que el autor aterriza nuestra búsqueda personal muchas veces ligada a caprichos de consumo y egoísmo, para convertirla en un concepto con sentido social y trascedente. De esta forma, plantea que “el auto-concepto que suministra el tener, no sostiene de verdad a la persona. No solamente dificulta el acceso al ser, sino que lo disgrega, lo cosifica”. Una cosificación que parte de la seducción constante del mercado, y que promueve la falta de empatía y escasez de sentido, de ahí que el modelo actual sostenga la búsqueda de lo próximo como aquello más urgente, lo superfluo disfrazado de necesidad.

Este Artículo, nos desafía y motiva a hacer de nosotros mismos personas más comprometidas con la verdadera libertad que poseemos, una que no tiene fronteras para transformar, anclada en un contexto, y distanciada de la muralla llamada “propiedad privada”, barrera que nos llama a vivir en la ficción. Un juego de intereses disfrazados que nos invita a esclarecer el autor a partir de la reflexión ignaciana, tratando de vislumbrar aquello que es de verdad imprescindible, el sentido de una libertad con los pies en la tierra.

 

 

 

 

CUADERNOS #197: ENTRE EL RUIDO Y EL SILENCIO

IMG_1257Este número 197 de Cuadernos de Espiritualidad propone una mirada abierta hacia el uso de las nuevas tecnologías de la información dentro del plano espiritual del ser humano, ya no desde una visión que disocia ambas, sino una que intenta rescatar estas herramientas como una fuente de nuevas oportunidades para la comprensión de nosotros mismos y nuestro entorno.

Un primer artículo, escrito por Juan Pablo Cárcamo, s.j., nos da cuenta de la relación de las nuevas tecnologías con la Iglesia. Relación que se ha forjado con el correr de las últimas décadas, caracterizadas por la aparición de múltiples dispositivos tecnológicos (PC, Tablet, celular, y otros.) y herramientas de comunicación (Messenger, Facebook, etc.) que se han vuelto parte de la vida diaria y que han transformado nuestra manera de interactuar. De esta manera, la Iglesia también ha dado inicio a un camino que aborda estos cambios en pos de su misión, partiendo por el reconocimiento del valor de ésta como espacio social de intercambio.

En un segundo y tercer artículo, el autor nos mueve a analizar el impacto de la tecnología en los ejercitantes que realizan Ejercicios Espirituales Ignacianos, primero en un nivel teórico y luego en la revisión de las estadísticas del estudio aplicado. El sacerdote jesuita, Juan Pablo Cárcamo, observa y contrasta en profundidad aspectos positivos y negativos que Internet puede traer a la sociedad y a la Iglesia. Entre los aspectos positivos, menciona la información presente en la red sobre vidas y obras de santos, y oportunidad para generar comunidades cristianas digitales. Sin embargo, entre las consecuencias negativas, percibe la creación de dependencia del usuario, problemas de adicción y uso desordenado de las tecnologías. Asimismo, se suman efectos sociales de esta “comunidad” creada en Internet, un este espacio digital donde muchas veces se ven empobrecidas las relaciones sociales con quienes directamente se mantiene contacto, ello mientras se está simultáneamente conectado a la red.

De esta forma, los artículos que componen este Cuadernos #197, buscan entender el aporte de las nuevas tecnologías, y sus pros y contras dentro del plano espiritual, social y religioso… un momento histórico que precisa de análisis, porque, finalmente, somos nosotros quienes debemos preguntarnos: ¿Qué tan lejos estamos de quienes tenemos al lado? Y ¿De qué forma las tecnologías aportan a nuestra vida diaria?

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×