Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Guiones

Domingo décimo séptimo durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La eucaristía de hoy nos ofrece una buena oportunidad para reflexionar sobre el Reino de Dios; también para comprometernos en su realización y orar por la Iglesia, que no es el Reino, pero “en la tierra constituye el germen y el inicio de ese Reino” (LG 5).

Acto penitencial

Por haber repetido muchas veces: ¡Venga tu Reino a nosotros!, y no haber trabajado por hacer el mundo y nuestra realidad cotidiana algo más humano, acorde al Reino de Dios.

Colecta

Pedimos al Dios misericordioso utilizar de tal forma los bienes de la tierra que no olvidemos los del cielo.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: 1 Reyes 3, 5-6.7-12.

Al comienzo de su Reino, Salomón, pide al Señor poder gobernar con fidelidad, justicia y rectitud de corazón. Dios lo escucha.

Segunda lectura: Romanos 8, 28-30.

Pablo nos reconforta, al recordarnos la meta altísima del proyecto que el Padre Dios tiene sobre nosotros: Dios nos ha destinado a ser como su Hijo. Esto compromete nuestra respuesta.

Evangelio: Mateo 13, 44-52 (o bien: 13, 44-46).

Con tres parábolas, Jesús revela el Reino. Como tesoro escondido, y como perla preciosa, por los cuales vale la pena dejarlo todo y comprarlos. La imagen de la pesca recalca que la separación entre buenos y malos será al final.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que llevarnos hoy al altar quieren significar los bienes del Reino, por el cual estamos dispuestos a sacrificarlo todo.

Comunión

San Pablo nos acompaña en nuestra comunión con Cristo que nos amó y se entregó por nosotros (Gálatas 2, 20). Si amor con amor se paga, no nos queda otro camino que la entrega generosa y total.

Despedida

Anunciarnos a todos que el Reino es un don de Dios, pero también tarea nuestra, nunca acabada. El Reino es Jesús que viene a nuestra vida y a la del mundo. ¡Abrámosle las puertas!

Domingo décimo sexto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Hoy, “Día del Señor”, la liturgia nos llama a celebrar con alegría la paciencia de Dios. Es para nosotros una lección permanente este Dios que espera; un Dios que colma a sus hijos de “dulce esperanza” y nos ayuda a la conversión.

Acto penitencial

Por haber “abusado” de la paciencia de Dios, con repetidos pecados. Por haber retardado nuestra conversión. Por habernos privado de la alegría de ser perdonados: Señor, ten piedad.

Colecta

Pedimos al Señor que multiplique en nosotros los dones de su gracia, para que podamos ser fieles.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Sabiduría 12, 13.16-19.

Dios cuida de todo, su fuerza es principio de justicia, es paciente con el pecador y le da oportunidad de arrepentirse de sus pecados.

Segunda lectura: Romanos 8, 26-27.

Pablo nos recuerda que no sabemos orar, pero el Espíritu nos acompaña para pedir lo que realmente nos conviene.

Evangelio: Mateo 13, 24-43 (o bien :13, 24-30).

Jesús nos da lecciones de tolerancia y paciencia. Él, que lee en los corazones, es lento a los juicios peyorativos, confía en la conversión y se reserva el juicio para el final.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Como un día el Señor bendijo los dones que Abel le ofrecía, hoy le pedimos que bendiga los trabajos, los sufrimientos y las esperanzas que traemos al altar.

Comunión

Comulgar con Cristo, es pasar del pecado a la gracia; comulgar plenamente con él, es dar un paso más comprometido de santidad y de amor al prójimo.

Despedida

El Padre Dios ha sembrado en nosotros su palabra, que es su mismo Hijo, Cristo Jesús. Nos da así la fuerza de su Espíritu para que su palabra crezca en nosotros y la anunciemos y testimoniemos en la vida cotidiana.

Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos presenta a María bajo la advocación del Carmen y nos recuerda un aspecto importante de María de Nazaret: su actitud contemplativa. Ella meditaba en su corazón todas las palabras y hechos de la vida de Jesús. Es un ejemplo permanente y muy actual en un mundo en que el ruido y la distracción no favorecen la vida de oración. María nos indica el camino para ello.

Acto penitencial

Pedimos perdón por no saber encontrar un tiempo apto para estar con él y orar. Pedimos perdón por no hacer de nuestra vida una vida de oración constante. Pedimos perdón por olvidar que “en la tarde de nuestra vida seremos juzgados sobre el amor”.

Colecta

Pedimos, con la ayuda de María, poder alcanzar la santa montaña que es Cristo.

LECTURAS CICLO A-B-C

Primera lectura: 1 Reyes 18, 1-2.41-46.

El pueblo ha vuelto a Dios, y Dios, a través del profeta Elías, le hace el don del agua. La liturgia aplica a María la visión de la “nubecilla” divisada desde el Carmelo, fuente de nueva vida para Israel y el mundo.

Segunda lectura: Hechos de los Apóstoles 1, 12-14.

El texto de Lucas nos presenta a María en otro momento estelar de la historia de la salvación: a la espera de la venida del Espíritu Santo, ella asiste, anima y ora con los Apóstoles en el Cenáculo.

Evangelio: Juan 2, 1-11.

En Caná, María provoca el primer milagro de Jesús, en favor de una pareja modesta, y nos revela el secreto del obrar de Jesús: “Hagan lo que él les diga”.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Presentamos nuestras ofrendas con ánimos de peregrinos que van con Cristo hacia el Padre. María nos facilita el camino, con su entrega incondicional a Dios.

Comunión

La comunión con Cristo hoy se nos facilita si nos acercamos a recibirla con María, madre suya y nuestra.

Despedida

Los santos y las santas del Carmelo -Teresa de Ávila, Teresita de Lisieux, Teresa de Los Andes, Edith Stein y Juan de la Cruz y tantos otros- nos atestiguan que se puede ser todo de Cristo sin dejar de ser todo de los hermanos. Recojamos esta gran lección.

Domingo décimo cuarto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Celebremos hoy nuestra eucaristía, alabando a Dios, porque él se apiada de nosotros, cansados y oprimidos, y nos libera de nuestros males.

Acto penitencial

Hacemos un momento de reflexión silenciosa. Pedimos perdón por no haber seguido a tiempo y cordialmente el llamado misericordioso de Dios.

Colecta

Por la humillación de su Hijo, Dios nos levanta del pecado; pedimos que nos llene de alegría y que ésta se prolongue en el gozo eterno.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Zacarías 9, 9-10.

El profeta anticipa por siglos, la figura de Cristo: rey humilde, pacífico, justo, portador de alegría.

Segunda lectura: Romanos 8, 9.11-13.

La vida según el Espíritu se manifiesta en el dominio sobre nuestras pasiones y pecados. Hacer morir esas tendencias, con la ayuda del Espíritu, es condición de vida.

Evangelio: Mateo 11, 25-30.

Jesús abre su corazón compasivo a todos, en particular a los cansados  a los oprimidos; y les asegura que en él encontrarán descanso.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Hoy presentamos, con el pan y el vino, el don de nuestra pobreza: que en ella se revele la riqueza, la sabiduría y la fuerza de Dios.

Comunión

Saciados con los dones del amor de Dios, podemos vivir en una perenne acción de gracias.

Despedida

Reconfortados por la palabra y el sacramento, anunciemos a todos que nuestros afanes, inquietudes y cansancios sólo encontraron quietud, reposo y paz en el corazón de Cristo.

Domingo décimo tercero durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La celebración de hoy nos ofrece unas referencias muy ricas para orientar nuestra vida: cuáles son las exigencias para seguir a Jesús y cómo debemos acoger a los mensajeros del evangelio.

Acto penitencial

Nos recogemos ante el Señor y le pedimos perdón por los pecados de la semana que termina y la fuerza para convertirnos a su seguimiento.

Colecta

Llamados a ser hijos de la luz, pedimos que la “luz de la verdad” resplandezca en nuestras vidas.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: 2 Reyes 4, 8-11.14-16.

Dios recompensa con la fecundidad a esa piadosa mujer sunamita que acogió al profeta.

Segunda lectura: Romanos 6, 3-4.8-11.

El bautismo es participación en la muerte y en la resurrección de Jesús; esto debe manifestarse en el abandono del pecado y en la vida nueva según Dios.

Evangelio: Mateo 10, 37-42.

Seguir a Jesús es cargar cada día con la cruz de renuncias y elecciones; esto significa ordenar nuestra escala de valores con relación al Reino de Dios.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, ofrecemos sobre el altar nuestro servicio cristiano que nace de nuestra participación en el sacerdocio de Cristo.

Comunión

Cristo en la comunión nos une a él con un amor perpetuo para que demos frutos duraderos.

Despedida

Fortalecidos con la palabra de Dios y el sacramento de Cristo, vayamos a anunciar a todos la alegría del amor de Dios que nos hermana en una sola familia.

Domingo duodécimo durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

El mundo actual, tan dinámico en superficie, en realidad está como paralizado por el miedo y la confusión espiritual. La celebración de hoy es una invitación a confiar en el Señor, fuerza y guía de su pueblo.

Acto penitencial

Pedimos perdón por haber cultivado más nuestros miedos que la confianza en el Padre Dios. Por no habernos aferrado a Cristo nuestro salvador. Por no haber infundido la esperanza en nuestros hermanos.

Colecta

El Señor no desampara a los que ha establecido en su amor. No hay lugar para la desesperanza.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Jeremías 20, 10-13.

Invitación del profeta a alabar al Señor porque ha liberado al pobre de las insidias de los malhechores.

Segunda lectura: Romanos 5, 12-15.

La gracia de Dios, concedida por Jesucristo, ha abundado en los hombres más que todo pecado.

Evangelio: Mateo 10, 26-33.

Severa amonestación contra el miedo que impide cumplir serenamente la misión. Más allá de obstáculos y temores, el evangelio nos recuerda que Dios es Padre y providencia.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan que ofrecemos es fuente de fuerza para el cristiano, y lo ayuda a superar los miedos de la vida y a vivir en la alegría del Señor.

Comunión

Si hemos recibido a Cristo y permanecemos en él y lo llevamos en nuestra vida, ¿de qué tendremos miedo?

Despedida

En la Biblia se repite muchas veces: ¡No tengan miedo! Venciendo la muerte,         Jesús nos ha asegurado la victoria sobre todo tipo de miedo. Vayamos a anunciar que la condición del cristiano redimido no es el miedo sino la alegría.

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Cristo pan de vida, Dios con nosotros

Motivación de entrada

La solemnidad del “cuerpo y sangre de Cristo” nos hace revivir la presencia real de Cristo en la eucaristía y nos recuerda la nueva Alianza sellada con la sangre de Cristo. Es signo de fraternidad.

Acto penitencial

Por no habernos acercado con frecuencia a recibir el cuerpo de Cristo. Por no haberlo hecho siempre con un corazón reconciliado y limpio. Por no haber sacado de ahí la fuerza para amar a los hermanos.

Colecta

Pedimos que el memorial de la pasión del Señor nos prepare a contemplarlo un día en el cielo.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Deuteronomio 8, 2-3. 14-16.

Moisés recuerda al Pueblo cómo Dios lo protegió en el desierto y lo alimentó con el maná, que anticipaba misteriosamente el pan de la eucaristía.

Segunda lectura: 1 Corintios 10, 16-17.

Pablo recuerda con apasionamiento que, como el pan es uno, así nosotros que nos alimentamos del único pan que es Cristo debemos conservar la unidad.

Evangelio: Juan 6, 51-58.

El discurso de Jesús, a partir del milagro de los panes, quiere ser un acercamiento a la eucaristía, en la cual se nos da Cristo: en su cuerpo y en su sangre, como prenda de vida eterna.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con los dones del pan y del vino, presentamos nuestra vida, la de nuestros         hermanos, sus esperanzas y sacrificios, para que el Señor los transforme con su amor compasivo.

Comunión

Dice el Señor: “El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mi y yo en él”. No rompamos esa promesa con nuestros pecados.

Despedida

Nos hemos alimentado del mismo pan, hemos bebido del mismo cáliz, hemos oído la misma palabra, junto al mismo altar; vayamos ahora a anunciar con la vida que somos hermanos, que Dios nos ama y ama a todos.

Solemnidad de la Santísima Trinidad

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Dios es comunidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos invita al silencio, a la reflexión y a la adoración, ante el mayor misterio de nuestra fe: Dios es uno en su naturaleza, y trino en las personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es familia, crea al hombre, lo ama, lo recoge en su gloria definitiva.

Acto penitencial

Por no haber cultivado nuestra fe con el estudio y la oración. Por no abrirnos al amor del Padre Dios. Por no valorar debidamente la comunidad, signo de la Trinidad.

Colecta

Profesamos nuestra fe en la Trinidad. Toda oración se dirige al Padre por el Hijo, en el Espíritu Santo.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Éxodo 34, 4-6.8-9.

Moisés sube a encontrarse con Dios, a sellar y reanudar la alianza. Dios le revela sus atributos divinos, en particular su misericordia. “Perdona a Israel y hazlo tu heredad”, es la súplica confiada de Moisés.

Segunda lectura: 2 Corintios 13, 11-13.

Pablo exhorta a los cristianos a vivir en alegría, comunicando en la gracia de Jesús, en el amor de Dios Padre y en el Espíritu Santo.

Evangelio: Juan 3, 16-18.

El mensaje de hoy, tornado del encuentro de Jesús con Nicodemo, es una invitación a abrirnos al amor inefable de Dios que entrega a su Hijo para salvar a los hombres.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Ofrecemos en el altar estos dones, que recibimos de su providencia de Padre y que el Espíritu Santo transformará en el cuerpo y en la sangre de Jesús.

Comunión

La comunión con el cuerpo y la sangre de Cristo en el Espíritu Santo, es anticipo y promesa de vida eterna.

Despedida

Dios es comunidad, Dios es familia. La Iglesia es la familia de Dios: la comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A nosotros, cristianos, nos corresponde el deber de testimoniarlo con la fe y el amor.

Domingo de Pentecostés

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Solemnidad

Fiesta del Espíritu Santo, fiesta de la Iglesia

Motivación de entrada

Ninguna fiesta como Pentecostés nos recuerda que “nosotros somos Iglesia”, somos la Iglesia. La liturgia nos ofrece una oportunidad única para revivir nuestra vocación misionera.

Acto penitencial

Por las veces que hemos desoído la voz del Espíritu. Por haber olvidado el compromiso misionero de nuestra confirmación. Por haber rechazado el amor renovador del Espíritu Santo.

Colecta

El Señor renueve en todo pueblo y nación y en nuestra comunidad los prodigios de Pentecostés.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 2, 1-11.

El relato de la venida del Espíritu Santo sobre los discípulos, reunidos con María, en el Cenáculo, manifiesta el poder de Dios y la universalidad de la salvación.

Segunda lectura: 1 Corintios 12, 3-7.12-13.

El Espíritu Santo es espíritu creador y lo manifiesta con la abundante diversidad de dones con los cuales enriquece a la Iglesia.

Evangelio: Juan 20, 19-23.

A los discípulos encerrados por el miedo, Jesús se les aparece y les da un mensaje de paz y la fuerza del Espíritu Santo, para ir a predicar y perdonar los pecados.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El Espíritu Santo es el que santifica los dones del pan y del vino; al ofrecerlos hoy, pedimos que ese mismo Espíritu reúna a todos los pueblos en derredor del único altar.

Comunión

En el momento de la comunión hoy suplicamos: Espíritu divino, “borra nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas”.

Despedida

Con Pentecostés comienza el “tiempo de la Iglesia”. Enviada a evangelizar a todo el mundo, el Espíritu de Jesús la guía y acompaña, hasta el fin. La Iglesia somos nosotros. ¡No lo olvidemos!

La Ascensión del Señor

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Solemnidad

Cristo glorificado, una invitación a la esperanza

Motivación de entrada

La fiesta de la Ascensión de Jesús es la fiesta del hombre: en Cristo, nuestra cabeza, se anticipa nuestra glorificación.

Acto penitencial

Por habernos sumergido tanto en las cosas terrenales, hasta olvidar nuestro destino definitivo. Por descuidar nuestros deberes cotidianos, lugar de nuestra respuesta al amor de Dios.

Colecta

Podemos vivir en la esperanza de alcanzar a Cristo glorificado, mientras lo contemplamos en el misterio de su Ascensión.

LECTURAS CICLO A

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 1, 1-11.

La introducción de los Hechos resume la vida de Jesús y relata su Ascensión al cielo. Comienza así el tiempo de la Iglesia, hasta la vuelta de Jesús.

Segunda lectura: Efesios 1, 17-23.

La Ascensión del Señor manifiesta el poder de Dios que resucita a Cristo y lo glorifica, poniéndolo por encima de todo. Lo hace cabeza de la Iglesia.

Evangelio: Mateo 28, 16-20.

La liturgia, en el evangelio de hoy, anticipa el mandato de Jesús a sus discípulos de ir a anunciar el evangelio a todo el mundo. Él estará junto a ellos hasta el fin.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el ofrecimiento del pan y del vino, “frutos de la tierra y del trabajo de los hombres”, anticipamos, en esperanza, el cielo nuevo y la tierra nueva.

Comunión

Cristo recibido en su cuerpo es el pan que alimenta nuestra peregrinación hacia el Padre Dios.

Despedida

Cristo, con la Ascensión al Padre, no abandona al mundo. Su presencia sigue entre nosotros, en la comunidad cristiana, en la eucaristía, en su palabra, en los pobres. Por medio de nosotros continúa su obra salvadora.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×