Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Guiones

Domingo décimo séptimo durante el año

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

La eucaristía de hoy nos ofrece una buena oportunidad para reflexionar sobre el Reino de Dios; también para comprometernos en su realización y orar por la Iglesia, que no es el Reino, pero “en la tierra constituye el germen y el inicio de ese Reino” (LG 5).

Acto penitencial

Por haber repetido muchas veces: ¡Venga tu Reino a nosotros!, y no haber trabajado por hacer el mundo y nuestra realidad cotidiana algo más humano, acorde al Reino de Dios.

Colecta

Pedimos al Dios misericordioso utilizar de tal forma los bienes de la tierra que no olvidemos los del cielo.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: 2 Reyes 4, 42-44.

El profeta Eliseo, anticipando los tiempos mesiánicos, multiplica los panes: la gente comió e incluso sobró, según la palabra del Señor.

Segunda lectura: Efesios 4, 1-6.

El cristiano es el hombre que busca y construye la unidad. Pablo hoy nos ofrece el fundamento teológico de la misma: un solo cuerpo, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo.

Evangelio: Juan 6, 1-15.

La multiplicación de los panes por parte de Jesús, que bastan para tanta gente e incluso sobra, es un signo anticipador del pan eucarístico.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que llevarnos hoy al altar quieren significar los bienes del Reino, por el cual estamos dispuestos a sacrificarlo todo.

Comunión

San Pablo nos acompaña en nuestra comunión con Cristo que nos amó y se entregó por nosotros (Gálatas 2, 20). Si amor con amor se paga, no nos queda otro camino que la entrega generosa y total.

Despedida

Domingo décimo sexto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Hoy, “Día del Señor”, la liturgia nos llama a celebrar con alegría la paciencia de Dios. Es para nosotros una lección permanente este Dios que espera; un Dios que colma a sus hijos de “dulce esperanza” y nos ayuda a la conversión.

Acto penitencial

Por haber “abusado” de la paciencia de Dios, con repetidos pecados. Por haber retardado nuestra conversión. Por habernos privado de la alegría de ser perdonados: Señor, ten piedad.

Colecta

Pedimos al Señor que multiplique en nosotros los dones de su gracia, para que podamos ser fieles.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Jeremías 23, 1-6.

Dios, por boca del profeta, reprocha a los jefes de Israel, a la vez que promete dar pastores dignos a su pueblo.

Segunda lectura: Efesios 2, 13-18.

Cristo con su muerte redentora ha derribado el muro del odio que dividía a Israel de los demás pueblos. Él es nuestra paz. Él, de los dos pueblos, ha hecho uno solo.

Evangelio: Marcos 6, 30-34.

Jesús invita a sus discípulos a un lugar apartado, para descansar un poco. Pero la necesidad de la gente lo conmueve y lo impulsa a seguir su obra evangelizadora.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Como un día el Señor bendijo los dones que Abel le ofrecía, hoy le pedimos que bendiga los trabajos, los sufrimientos y las esperanzas que traemos al altar.

Comunión

Comulgar con Cristo, es pasar del pecado a la gracia; comulgar plenamente con él, es dar un paso más comprometido de santidad y de amor al prójimo.

Despedida

El Padre Dios ha sembrado en nosotros su palabra, que es su mismo Hijo, Cristo Jesús. Nos da así la fuerza de su Espíritu para que su palabra crezca en nosotros y la anunciemos y testimoniemos en la vida cotidiana.

Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos presenta a María bajo la advocación del Carmen y nos recuerda un aspecto importante de María de Nazaret: su actitud contemplativa. Ella meditaba en su corazón todas las palabras y hechos de la vida de Jesús. Es un ejemplo permanente y muy actual en un mundo en que el ruido y la distracción no favorecen la vida de oración. María nos indica el camino para ello.

Acto penitencial

Pedimos perdón por no saber encontrar un tiempo apto para estar con él y orar. Pedimos perdón por no hacer de nuestra vida una vida de oración constante. Pedimos perdón por olvidar que “en la tarde de nuestra vida seremos juzgados sobre el amor”.

Colecta

Pedimos, con la ayuda de María, poder alcanzar la santa montaña que es Cristo.

LECTURAS CICLO A-B-C

Primera lectura: 1 Reyes 18, 1-2.41-46.

El pueblo ha vuelto a Dios, y Dios, a través del profeta Elías, le hace el don del agua. La liturgia aplica a María la visión de la “nubecilla” divisada desde el Carmelo, fuente de nueva vida para Israel y el mundo.

Segunda lectura: Hechos de los Apóstoles 1, 12-14.

El texto de Lucas nos presenta a María en otro momento estelar de la historia de la salvación: a la espera de la venida del Espíritu Santo, ella asiste, anima y ora con los Apóstoles en el Cenáculo.

Evangelio: Juan 2, 1-11.

En Caná, María provoca el primer milagro de Jesús, en favor de una pareja modesta, y nos revela el secreto del obrar de Jesús: “Hagan lo que él les diga”.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Presentamos nuestras ofrendas con ánimos de peregrinos que van con Cristo hacia el Padre. María nos facilita el camino, con su entrega incondicional a Dios.

Comunión

La comunión con Cristo hoy se nos facilita si nos acercamos a recibirla con María, madre suya y nuestra.

 

Los santos y las santas del Carmelo -Teresa de Ávila, Teresita de Lisieux, Teresa de Los Andes, Edith Stein y Juan de la Cruz y tantos otros- nos atestiguan que se puede ser todo de Cristo sin dejar de ser todo de los hermanos. Recojamos esta gran lección.

Domingo décimo quinto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La riqueza del cristiano es la palabra de Dios. Es ella la que ilumina y da sentido a todo. En esta eucaristía nos disponemos a escucharla con la humildad y la sencillez del discípulo de Jesús.

Acto penitencial

Pedimos perdón por las veces que no hemos agradecido de verdad la palabra de Dios, que se nos da en tanta abundancia; por las veces que la hemos desoído, engañando nuestra conciencia; por no haberla anunciado y compartido.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Amós 7, 12-15.

Es Dios el que elige y envía al profeta y cómo éste a él sólo debe responder.

Segunda lectura: Efesios 1, 3-14 (o bien: 1, 3-10).

Un texto paulino de gran contenido cristológico: Dios Padre nos ha bendecido, elegido, y destinado desde siempre, en la persona de Cristo, a ser sus hijos adoptivos, santos, intachables en el amor.

Evangelio: Marcos 6, 7-13.

Jesús envía a sus discípulos a la misión; les da el poder de sanar y les enseña a actuar con sobriedad y pobreza. “Ligeros de equipaje”, diríamos hoy.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones, de la Iglesia orante, los ponemos hoy sobre el altar, para que, consagrados, promuevan la santificación del cristiano.

Comunión

El mejor comentario nos lo ofrece san Juan: “Quien come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él”.

Despedida

Salimos de la eucaristía reconfortados con el cuerpo de Cristo y con la palabra salvadora; y asumimos el compromiso de ser mensajeros y testigos de Jesús ante la gente.

Solemnidad de la Santísima Trinidad Dios es comunidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos invita al silencio, a la reflexión y a la adoración, ante el mayor misterio de nuestra fe: Dios es uno en su naturaleza, y trino en las personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios es familia, crea al hombre, lo ama, lo recoge en su gloria definitiva.

Acto penitencial

Por no haber cultivado nuestra fe con el estudio y la oración. Por no abrirnos al amor del Padre Dios. Por no valorar debidamente la comunidad, signo de la Trinidad.

Colecta

Profesamos nuestra fe en la Trinidad. Toda oración se dirige al Padre por el Hijo, en el Espíritu Santo.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Deuteronomio 4, 32-34.39-40.

Dios está presente en toda la creación, y en la historia de la salvación. Esto obliga a serie fieles. El cristiano es un testigo privilegiado de esa presencia amorosa.

Segunda lectura: Romanos 8, 14-17.

Pablo nos recuerda lo más maravilloso y tierno de la fe cristiana: Dios es Padre. El Espíritu nos capacita para invocarlo: ¡Abbá, Padre!

Evangelio: Mateo 28, 16-20.

Jesús se despide de sus discípulos, enviándolos a la misión que tendrán que realizar con el poder del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Jesús estará con ellos, hasta el fin de la historia.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Ofrecemos en el altar estos dones, que recibimos de su providencia de Padre y que el Espíritu Santo transformará en el cuerpo y en la sangre de Jesús.

Comunión

La comunión con el cuerpo y la sangre de Cristo en el Espíritu Santo, es anticipo y promesa de vida eterna.

Despedida

Dios es comunidad, Dios es familia. La Iglesia es la familia de Dios: la comunión del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A nosotros, cristianos, nos corresponde el deber de testimoniarlo con la fe y el amor.

Domingo de Pentecostés Solemnidad Fiesta del Espíritu Santo, fiesta de la Iglesia

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

Ninguna fiesta como Pentecostés nos recuerda que “nosotros somos Iglesia”, somos la Iglesia. La liturgia nos ofrece una oportunidad única para revivir nuestra vocación misionera.

Acto penitencial

Por las veces que hemos desoído la voz del Espíritu. Por haber olvidado el compromiso misionero de nuestra confirmación. Por haber rechazado el amor renovador del Espíritu Santo.

Colecta

El Señor renueve en todo pueblo y nación y en nuestra comunidad los prodigios de Pentecostés.

LECTURA CICLO B

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 2, 1-11.

El relato de Pentecostés reafirma la universalidad de la Iglesia, de su misión y del empeño de todos para construir la unidad en Cristo.

Segunda lectura: 1 Corintios 12, 3-7.12-13 (o bien: Gálatas 5, 16-25).

La diversidad de dones que se dan en la Iglesia es signo de la fecundidad del Espíritu Santo. Los dones son dados para responder a los diferentes servicios comunitarios.

Evangelio: Juan 20, 19-23 (o bien: 15, 26-27; 16, 12-13).

La aparición a los discípulos miedosos, en la tarde de la primera pascua cristiana, ofrece a Jesús la oportunidad de darles la misión y el Espíritu Santo para cumplirla.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El Espíritu Santo es el que santifica los dones del pan y del vino; al ofrecerlos hoy, pedimos que ese mismo Espíritu reúna a todos los pueblos en derredor del único altar.

Comunión

En el momento de la comunión hoy suplicamos: Espíritu divino, “borra nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos, y cura nuestras heridas”.

Despedida

Con Pentecostés comienza el “tiempo de la Iglesia”. Enviada a evangelizar a todo el mundo, el Espíritu de Jesús la guía y acompaña, hasta el fin. La Iglesia somos nosotros. ¡No lo olvidemos!

La Ascensión del Señor Solemnidad Cristo glorificado, una invitación a la esperanza

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

La fiesta de la Ascensión de Jesús es la fiesta del hombre: en Cristo, nuestra cabeza, se anticipa nuestra glorificación.

Acto penitencial

Por habernos sumergido tanto en las cosas terrenales, hasta olvidar nuestro destino definitivo. Por descuidar nuestros deberes cotidianos, lugar de nuestra respuesta al amor de Dios.

Colecta

Podemos vivir en la esperanza de alcanzar a Cristo glorificado, mientras lo contemplamos en el misterio de su Ascensión.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 1, 1-11.

Lucas narra la Ascensión del Señor a los cielos. Comienza ahora el tiempo de la Iglesia en el mundo hasta la vuelta de Cristo.

Segunda lectura: Efesios 1, 17-23; o más breve: 4, 1-6.11-13).

La Ascensión de Jesús compromete a los cristianos a una vocación de servicio, es decir: a vivir y orientar a la comunión eclesial los abundantes y diversos frutos del Espíritu Santo.

Evangelio: Marcos 16, 15-20.

Al terminar su evangelio, Marcos relata el mandato de Jesús de anunciar el mensaje de salvación a todos. Él los asistirá en todas las situaciones.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el ofrecimiento del pan y del vino, “frutos de la tierra y del trabajo de los hombres”, anticipamos, en esperanza, el cielo nuevo y la tierra nueva.

Comunión

Cristo recibido en su cuerpo es el pan que alimenta nuestra peregrinación hacia el Padre Dios.

Despedida

Cristo, con la Ascensión al Padre, no abandona al mundo. Su presencia sigue entre nosotros, en la comunidad cristiana, en la eucaristía, en su palabra, en los pobres. Por medio de nosotros continúa su obra salvadora.

Domingo sexto de Pascua: El cristiano da testimonio de Jesús con el amor

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos presenta a Jesús que promete el Espíritu Santo a sus discípulos, y les pide que atestigüen su presencia redentora en el mundo con el amor al prójimo.

Acto penitencial

Hoy pedimos perdón por no haber sabido “dar razón de nuestra esperanza”, ante un mundo que no conoce al Señor y a veces lo rechaza por culpa de nuestra vida mediocre y sin sentido.

Colecta

Que la pascua del Señor se manifieste con las obras en nuestra vida.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 10, 25-26.34-36.43-48.

En el episodio del centurión pagano, Pedro reafirma que el Espíritu Santo no discrimina. La salvación es para todos, pues Cristo murió por todos.

Segunda lectura: 1 Juan 4, 7-10.

Una de las revelaciones más esperanzadora la leemos hoy: el amor de Dios no está en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su hijo a salvarnos.

Evangelio: Juan 15, 9-17.

Solemne proclamación del mandamiento nuevo de Jesús: Ámense unos a otros, como yo los he amado. ¿Se puede pedir algo más? Él nos ha hecho sus amigos y confidentes, pero no olvidemos que amor con amor se paga.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Presentamos al Señor, con el pan y el vino, los frutos de nuestra confirmación: testimonio, misión y aceptación alegre de nuestras cruces, en el amor.

Comunión

“Si me aman -dice el Señor- cumplan mis mandamientos, y yo rogaré al Padre y Él les dará otro consolador que permanecerá con ustedes para siempre” (Jn 14, 15-16).

Despedida

El cristiano es el que sabe dar razón de su esperanza por la fuerza de su fe en Dios, y gracias al amor que le infunde el Espíritu Santo. Vayamos a anunciar la Buena Nueva.

Domingo quinto de Pascua: Jesús resucitado, camino al Padre

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia nos presenta la más completa autorrevelación de Jesús: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Jesús es el único camino al Padre, la única verdad salvadora, la vida que no tiene fin.

Acto penitencial

Nos examinamos sobre las palabras con que Jesús se ha definido: ¿es realmente el camino al Padre para mí, para nosotros?, ¿es el único maestro cuya verdad aceptamos y seguimos, o buscamos a otros maestros?, ¿en qué sentido Jesús es para mí, para nosotros, la vida?

Colecta

Suplicamos que, por el don del Salvador y del Espíritu Santo, se nos dé la verdadera libertad y la herencia eterna.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 9, 26-31.

Pablo convertido es aceptado en la comunidad de Jerusalén, por los buenos oficios de Bernabé que convence a los Apóstoles con estas palabras: “Pablo ha visto al Señor en el camino”; es decir, en la comunidad de Jesús.

Segunda lectura: 1 Juan 3, 18-24.

La conciencia limpia y recta nos abre a la confianza en Dios, más allá de nuestro pecado; y nos ayuda a cumplir a cabalidad los mandamientos. Así viviremos en Dios.

Evangelio: Juan 15, 1-8.

Con el símil de la vid y los sarmientos, Jesús nos recuerda que la unión con él es condición de vida y que nada bueno y válido podemos hacer sin él.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, presentamos nuestra actividad misionera y nuestros sacrificios que sólo Dios conoce.

Comunión

“Yo soy la vid verdadera y vosotros los sarmientos; el que queda en mi y Yo en él, da mucho fruto”. Eso debe asegurarnos la comunión con Cristo.

Despedida

Como auténticos creyentes y discípulos de Jesús, anunciemos que sólo él es “el Camino, la Verdad y la Vida”, el único salvador.

Domingo cuarto de Pascua: Jesús resucitado es el “Buen” Pastor de la Iglesia

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La figura de Jesús, Buen Pastor, llena la liturgia de hoy. Es una invitación a orar por nuestros pastores: Papa, obispos, sacerdotes, y aprender a colaborar cordialmente en las obras de la Iglesia.

Acto penitencial

Hoy nos cuestionamos sobre la docilidad, la colaboración y la ayuda a nuestros pastores, que dirigen nuestra comunidad parroquial y diocesana: críticas, rebeldías, omisiones.

Colecta

Pedimos llegar a la felicidad eterna, con la ayuda de Jesús, nuestro Pastor.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 4, 8-12.

Pedro, en su catequesis, afirma que sólo en Cristo hay salvación y sólo a él debemos invocar como salvador.

Segunda lectura: 1 Juan 3, 1-12.

La gran afirmación de Juan: “¡Somos hijos de Dios ya, pero todavía no plenamente!”, es un buen compromiso: llevarse como verdaderos hijos y hermanos con todos.

Evangelio: Juan 10, 11-18.

Jesús se proclama el “Buen Pastor”: conoce a los suyos y ellos lo conocen, los ama hasta el punto de entregar su vida por ellos. ¿Conocemos de veras a Jesús, nuestro salvador, lo amamos, lo seguimos?

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Hoy ofrecemos, junto al pan y al vino, los sufrimientos, los obstáculos, las pruebas y los logros de nuestros pastores; ofrecemos, también, los proyectos pastorales, en los cuales comprometemos nuestra colaboración.

Comunión

Al recibir a Jesús, recordemos: Ha resucitado el Buen Pastor, el que ha ofrecido la vida por nosotros. No hay otro camino para corresponder a eso sino con una generosa entrega a los hermanos.

Despedida

Salimos del templo con un real compromiso de unidad: juntos con nuestros pastores formamos la única Iglesia de Jesús. Bajo su conducción, con la fuerza del Espíritu Santo, caminamos hacia el Padre.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×