Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Guiones

Domingo vigésimo tercero durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Nuestra comunidad, si es la de Jesús, es un lugar de fiesta, de perdón y de amor fraterno. Nos disponemos a vivirlo intensamente en esta eucaristía para llevarlo a la vida.

Acto penitencial

Pedimos perdón: Por no haber manifestado nuestra alegría de redimidos. Por haber desprestigiado el evangelio con nuestras incoherencias. Por haber preferido las cosas efímeras a los bienes del Reino.

Colecta

Que el Señor nos mire siempre con amor de Padre; lo que conlleva que nosotros vivamos como hijos verdaderos.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Isaías 35, 4-7.

Llamado del profeta a no desanimarse, pues Dios viene a salvarnos.

Segunda lectura: Santiago 2, 1-7.

El apóstol Santiago nos recuerda la preferencia de Dios por los pobres, a la vez que nos invita a hacer lo mismo con todos los necesitados.

Evangelio: Marcos 7, 31-37.

Jesús sana a un sordomudo. Es una buena oportunidad para pedir que nos capacite para escuchar debidamente su palabra y anunciarla a todos.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan y el vino, frutos de muchos granos, son un llamado a vivir en la unidad; lo pedimos al Señor y nos comprometemos a ello.

Comunión

La comunión con Jesús no puede ni debe reducirse a algo ocasional, debe ser algo que nos haga “participar siempre de su vida”.

Despedida

Anunciemos a todos que realmente creemos y nos sentimos la comunidad de Jesús: que se alimenta de su palabra y de su cuerpo y se siente solidaria con todos, especialmente con los lejanos y quiere ser para ellos una invitación a que vuelvan.

Domingo vigésimo segundo durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia eucarística dominical debe ser para nosotros, cristianos, un momento fuerte en el cual juntos alabamos al Señor, juntos escuchamos su palabra, juntos ofrecemos el sacrificio redentor, juntos participamos en el banquete del amor fraterno.

Acto penitencial

Pedimos perdón por nuestra poca solidaridad; por haber desconocido la presencia de Cristo en los hermanos; por haber sido cristianos “domingueros” y no de todos los días.

Colecta

Pedimos un mayor amor de Dios para que nuestra vida sea más acorde a su voluntad.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Deuteronomio 4, 1-2.6-8.

A semejanza del pueblo de Israel, llamado a ser testigo de la fidelidad a los mandatos de Dios, nosotros hoy debemos manifestar con nuestra conducta cómo se obedece al Señor.

Segunda lectura: Santiago 1, 17-18.21-22.27.

No basta con ser oyentes de la palabra de Dios; nos amonesta el apóstol Santiago: debemos ponerla en práctica.

Evangelio: Marcos 7, 1-8.14-15.21-23.

Fuerte afirmación de Jesús, que debe cuestionamos: la maldad del hombre está en su corazón; por eso debemos hacer continuamente una seria y sincera ecología de nuestros pensamientos, deseos y sentimientos.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los humildes dones del pan y del vino se hacen eucaristía por la fuerza del Espíritu, motivo para dejarnos transformar por el Señor en pan y vino de fraternidad.

Comunión

La comunión con Cristo debe reflejarse en una vida de servicio a los hermanos, hecho con amor. Preguntémonos cómo lo haría Cristo ahora y aquí.

Despedida

Todo en la liturgia de hoy ha sido un llamado al amor del Señor. Mostremos a la gente que en nosotros no es algo ocasional, dominical, sino un compromiso permanente.

Domingo vigésimo primero durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Somos parte de la comunidad de los creyentes en Jesús, único maestro y único salvador. En comunión con toda la Iglesia, con fe y amor, caminamos tras sus pasos.

Acto penitencial

Nos cuestionamos ante el Señor por nuestras omisiones, porque no hemos hecho el bien urgente y a nuestro alcance.

Colecta

Pedimos amar lo que nos manda el Señor para llevar una vida firme en medio de las modas y los caprichos del mundo.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Josué 24, 1-2.15-17.18.

Josué invita a los israelitas, ya conquistada la tierra prometida, a renovar su adhesión o su rechazo a servir a Dios. El pueblo reafirma su fidelidad al Señor.

Segunda lectura: Efesios 5, 21-33.

Pablo exhorta a los esposos cristianos a vivir en armonía, amándose con el mismo amor con que Cristo amó a la Iglesia, hasta entregarse por ella.

Evangelio: Juan 6, 60-69.

Continúa el discurso del pan de vida. Muchos discípulos encuentran inaceptables las palabras de Jesús; pero Pedro, en nombre de los Doce, proclama: “Tú sólo, Señor, tienes palabras de vida eterna”.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

La ofrenda del pan y del vino nos obtenga los dones de la unidad y de la paz.

Comunión

La comunión con Jesús debe manifestarse ante todo en el cumplimiento fiel de la voluntad de Dios.

Despedida

Vayamos a anunciar, en medio de un mundo cambiante, conflictivo y sin misericordia, el poder salvador de Cristo.

Domingo vigésimo durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Nos reunimos una vez más en la casa de Dios para compartir la oración, la palabra de Dios y el sacramento. Hacemos memoria de Jesús, nuestro único salvador.

Acto penitencial

Por habernos apegado tanto a los bienes terrenos hasta olvidar los eternos. Por haber olvidado el amor de Dios y de los hermanos. Por no haber compartido los dones recibidos en nuestra vida.

Colecta

Pedimos al Padre Dios, que nos ha amado primero, que infunda siempre más su amor en nosotros.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Proverbios 9, 1-6.

El Señor nos invita al banquete de la vida, exhortándonos a vivir sabiamente.

Segunda lectura: Efesios 5, 15-20.

Pablo nos exhorta a vivir conforme al Espíritu de Dios, procurando conocer la voluntad de Dios para realizarla.

Evangelio: Juan 6, 51-59.

En la continuación del discurso sobre el pan de vida, Juan nos recuerda las palabras de Jesús: el que “come mi carne y bebe mi sangre”, es decir, el que se une profundamente a mí, tiene vida eterna.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Con el pan y el vino, llevados al altar para ser consagrados, devolvemos al Señor sus dones y le pedimos que se nos dé él mismo.

Comunión

Unidos a Cristo en la intimidad de su amor, oremos confiados: “Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa” (Salmo 129, 7).

Despedida

Hemos participado en la fiesta dominical, sea nuestro empeño continuarla en nuestra vida y contagiar a otros con la presencia salvadora de Jesús.

La Asunción de la Virgen María

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Solemnidad

María, glorificada plenamente en Dios

Motivación de entrada

La liturgia de hoy es toda una alabanza a Dios que, en su soberana bondad, ha querido glorificar a María, dándole la plenitud de su gloria. En ella se anticipa lo que será nuestro destino último y el de la Iglesia, de la cual María es imagen.

Acto penitencial

Por no valorizar la “devoción” a María en todo su significado evangélico. Por haber rebajado con el pecado la dignidad de nuestro cuerpo. Por no reavivar con frecuencia el pensamiento de la patria definitiva.

Colecta

Por la intercesión de María, asunta al cielo en Dios, podamos alcanzar la gloria definitiva también nosotros.

LECTURAS CICLOS A-B-C

Primera lectura: Apocalipsis 11, 19; 12, 1-6.10.

La liturgia aplica el texto del Apocalipsis a María, la “mujer vestida de sol”, que con el poder recibido de Dios triunfa contra el maligno.

Segunda lectura: 1 Corintios 15, 20-27.

Cristo es el vencedor de la muerte: en él ya se ha realizado todo, en nosotros será al final. María ha alcanzado ya esa victoria por el poder de Dios.

Evangelio: Lucas 1, 39-56.

María, en la visitación a su prima Isabel, anticipa el anuncio de la salvación que se realizará en Cristo. Con el canto del Magnificat ensalza el poder de Dios: su preferencia para con los pobres y humildes.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que ofrecemos hoy sean signo de nuestra entrega a Dios, como lo fue el “Sí” de la Virgen María.

Comunión

Como María, nos unimos profundamente a Cristo, “esperanza de la gloria” y nos comprometemos a una vida santa.

Despedida

En María, Dios ensalza a los humildes, llena a los pobres de sus bienes, cumple las promesas de salvación. Acojamos esas lecciones marianas para testimoniar a Cristo en la Iglesia y ante el mundo.

Domingo décimo noveno durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La misa dominical es un alto en nuestra actividad diaria para reunirnos en asamblea con los hermanos de nuestra comunidad. Oremos juntos, cantemos juntos, y juntos alimentémonos de la palabra que da la vida.

Acto penitencial

Pedimos perdón por no haber vivido bien nuestras relaciones con Dios y con nuestros hermanos: casa, trabajo, colegio, diversiones, parroquia.

Colecta

Podemos llamar a Dios, Padre; esto debe hacer crecer en nosotros el compromiso de llevarnos siempre como hijos.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: 1 Reyes 19, 1-8.

Dios alimenta al profeta Elías con un pan y una agua misteriosos en el desierto y le da la fuerza para seguir su peregrinación, hasta encontrarse con él en el Horeb.

Segunda lectura: Efesios 4, 30 – 5, 2.

Fuerte amonestación de Pablo a no entristecer al Espíritu Santo, a la vez que propone una adecuada ecología (= limpieza) espiritual.

Evangelio: Juan 6, 41-51.

Contra las murmuraciones de los judíos por sus palabras sobre el pan bajado del cielo, Jesús reafirma con fuerza: “Yo soy el pan de vida, quien come de este pan vivirá para siempre”.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que presentamos –el pan y el vino– frutos de nuestro trabajo, el Señor los transformará en sacramento de salvación.

Comunión

Cristo es luz y verdad: unidos a él podemos superar las tinieblas y los errores que obstaculizan nuestro camino hacia Dios.

Despedida

La luz recibida de la palabra de Dios y la fuerza que se nos ha dado en el sacramento, son un buen viático para vivir cristianamente la semana que comienza.

Domingo décimo octavo durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Nada mejor para prepararnos a la eucaristía de hoy que el Salmo 69: “Oh Dios, ven a salvarnos, Señor date prisa en socorrernos; tú eres nuestro auxilio, no tardes”.

Acto penitencial

Pedimos perdón al Señor por haber desoído su palabra. Por no vivir con entusiasmo nuestro bautismo. Por nuestro testimonio tibio, superficial, mediocre.

Colecta

El Señor es nuestro pastor y guía: le pedimos nos conceda una vida renovada.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Éxodo 16, 2-4.12-15.

A los israelitas que en el desierto se lamentan por pasar hambre, Dios responde con un manjar misterioso –el maná–, figura anticipada de la eucaristía.

Segunda lectura: Efesios 4, 17.20-24.

Exhortación de Pablo a los cristianos: llamados por Cristo a una vida nueva, no pueden seguir viviendo como los paganos.

Evangelio: Juan 6, 24-35.

Jesús promete a la gente que lo ha seguido y se ha beneficiado de la multiplicación de los panes, que él les dará un alimento que perdura y que es él mismo, Jesús, que se entrega por la vida del mundo.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

El pan y el vino que presentamos al altar sean símbolos de nuestra hambre y sed de Dios.

Comunión

Reflexionemos con la palabra de Dios: Nos diste, Señor, un pan del cielo, un pan que contiene todo deleite y satisface todo deseo.

Despedida

El Señor nos ha hablado, nos ha alimentado con su eucaristía; así fortalecidos, anunciemos a todos el amor salvador de Cristo.

Domingo décimo séptimo durante el año

libro-guiones-Benito-Spoletini-207x300

Motivación de entrada

La eucaristía de hoy nos ofrece una buena oportunidad para reflexionar sobre el Reino de Dios; también para comprometernos en su realización y orar por la Iglesia, que no es el Reino, pero “en la tierra constituye el germen y el inicio de ese Reino” (LG 5).

Acto penitencial

Por haber repetido muchas veces: ¡Venga tu Reino a nosotros!, y no haber trabajado por hacer el mundo y nuestra realidad cotidiana algo más humano, acorde al Reino de Dios.

Colecta

Pedimos al Dios misericordioso utilizar de tal forma los bienes de la tierra que no olvidemos los del cielo.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: 2 Reyes 4, 42-44.

El profeta Eliseo, anticipando los tiempos mesiánicos, multiplica los panes: la gente comió e incluso sobró, según la palabra del Señor.

Segunda lectura: Efesios 4, 1-6.

El cristiano es el hombre que busca y construye la unidad. Pablo hoy nos ofrece el fundamento teológico de la misma: un solo cuerpo, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo.

Evangelio: Juan 6, 1-15.

La multiplicación de los panes por parte de Jesús, que bastan para tanta gente e incluso sobra, es un signo anticipador del pan eucarístico.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Los dones que llevarnos hoy al altar quieren significar los bienes del Reino, por el cual estamos dispuestos a sacrificarlo todo.

Comunión

San Pablo nos acompaña en nuestra comunión con Cristo que nos amó y se entregó por nosotros (Gálatas 2, 20). Si amor con amor se paga, no nos queda otro camino que la entrega generosa y total.

Despedida

Domingo décimo sexto durante el año

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

Hoy, “Día del Señor”, la liturgia nos llama a celebrar con alegría la paciencia de Dios. Es para nosotros una lección permanente este Dios que espera; un Dios que colma a sus hijos de “dulce esperanza” y nos ayuda a la conversión.

Acto penitencial

Por haber “abusado” de la paciencia de Dios, con repetidos pecados. Por haber retardado nuestra conversión. Por habernos privado de la alegría de ser perdonados: Señor, ten piedad.

Colecta

Pedimos al Señor que multiplique en nosotros los dones de su gracia, para que podamos ser fieles.

LECTURAS CICLO B

Primera lectura: Jeremías 23, 1-6.

Dios, por boca del profeta, reprocha a los jefes de Israel, a la vez que promete dar pastores dignos a su pueblo.

Segunda lectura: Efesios 2, 13-18.

Cristo con su muerte redentora ha derribado el muro del odio que dividía a Israel de los demás pueblos. Él es nuestra paz. Él, de los dos pueblos, ha hecho uno solo.

Evangelio: Marcos 6, 30-34.

Jesús invita a sus discípulos a un lugar apartado, para descansar un poco. Pero la necesidad de la gente lo conmueve y lo impulsa a seguir su obra evangelizadora.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Como un día el Señor bendijo los dones que Abel le ofrecía, hoy le pedimos que bendiga los trabajos, los sufrimientos y las esperanzas que traemos al altar.

Comunión

Comulgar con Cristo, es pasar del pecado a la gracia; comulgar plenamente con él, es dar un paso más comprometido de santidad y de amor al prójimo.

Despedida

El Padre Dios ha sembrado en nosotros su palabra, que es su mismo Hijo, Cristo Jesús. Nos da así la fuerza de su Espíritu para que su palabra crezca en nosotros y la anunciemos y testimoniemos en la vida cotidiana.

Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile

Libro: Guiones para la Animación Litúrgica. Autor: Benito-Spoletini

Motivación de entrada

La liturgia de hoy nos presenta a María bajo la advocación del Carmen y nos recuerda un aspecto importante de María de Nazaret: su actitud contemplativa. Ella meditaba en su corazón todas las palabras y hechos de la vida de Jesús. Es un ejemplo permanente y muy actual en un mundo en que el ruido y la distracción no favorecen la vida de oración. María nos indica el camino para ello.

Acto penitencial

Pedimos perdón por no saber encontrar un tiempo apto para estar con él y orar. Pedimos perdón por no hacer de nuestra vida una vida de oración constante. Pedimos perdón por olvidar que “en la tarde de nuestra vida seremos juzgados sobre el amor”.

Colecta

Pedimos, con la ayuda de María, poder alcanzar la santa montaña que es Cristo.

LECTURAS CICLO A-B-C

Primera lectura: 1 Reyes 18, 1-2.41-46.

El pueblo ha vuelto a Dios, y Dios, a través del profeta Elías, le hace el don del agua. La liturgia aplica a María la visión de la “nubecilla” divisada desde el Carmelo, fuente de nueva vida para Israel y el mundo.

Segunda lectura: Hechos de los Apóstoles 1, 12-14.

El texto de Lucas nos presenta a María en otro momento estelar de la historia de la salvación: a la espera de la venida del Espíritu Santo, ella asiste, anima y ora con los Apóstoles en el Cenáculo.

Evangelio: Juan 2, 1-11.

En Caná, María provoca el primer milagro de Jesús, en favor de una pareja modesta, y nos revela el secreto del obrar de Jesús: “Hagan lo que él les diga”.

Oración de los fieles

Presentación de las ofrendas

Presentamos nuestras ofrendas con ánimos de peregrinos que van con Cristo hacia el Padre. María nos facilita el camino, con su entrega incondicional a Dios.

Comunión

La comunión con Cristo hoy se nos facilita si nos acercamos a recibirla con María, madre suya y nuestra.

 

Los santos y las santas del Carmelo -Teresa de Ávila, Teresita de Lisieux, Teresa de Los Andes, Edith Stein y Juan de la Cruz y tantos otros- nos atestiguan que se puede ser todo de Cristo sin dejar de ser todo de los hermanos. Recojamos esta gran lección.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×