Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Liturgia Cotidiana

LUNES 18 De la feria. Morado.

LC diciembre 2017 LV
LUNES 18 

De la feria. Morado. 

Prefacio de Adviento III o IV.

LECTURA Jer 23, 5-8 

Lectura del libro de Jeremías.

Llegarán los días ?oráculo del Señor? en que suscitaré para David un germen justo; Él reinará como rey y será prudente, practicará la justicia y el derecho en el país. En sus días, Judá estará a salvo e Israel habitará seguro. Y se lo llamará con este nombre: “El Señor es nuestra justicia”. Por eso, llegarán los días ?oráculo del Señor? en que ya no se dirá: «Por la vida del Señor que hizo subir a los israelitas del país de Egipto», sino más bien: «Por la vida del Señor que hizo subir a los descendientes de la casa de Israel, y los hizo llegar del país del Norte y de todos los países adonde los había expulsado, para que habiten en su propio suelo». Palabra de Dios.

Comentario: El profeta Jeremías anuncia que el Señor salvará a su pueblo, a través de la mediación de un hombre, el Mesías esperado. Ese mesianismo lo relacionaba con la tierra y la historia. No obstante, este Mesías traerá la justicia, la paz, la seguridad y tendrá su pleno cumplimiento en la persona de Jesús. 


SALMO Sal 71, 1-2. 12-13. 18-19 


R. ¡Que en sus días florezca la justicia!

Concede, Señor, tu justicia al rey y tu rectitud al descendiente de reyes, para que gobierne a tu pueblo con justicia y a tus pobres con rectitud. R.

Porque Él librará al pobre que suplica y al humilde que está desamparado. Tendrá compasión del débil y del pobre, y salvará la vida de los indigentes. R.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel; el único que hace maravillas. Sea bendito eternamente su Nombre glorioso y que su gloria llene toda la tierra. R.


ALELUIA


Aleluia. ¡Pastor de la casa de Israel, que diste la Ley a Moisés en el Sinaí, ven a librarnos con el poder de tu brazo! Aleluia.


EVANGELIO Mt 1, 18-24 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Éste fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su Pueblo de todos sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: “La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel”, que traducido significa: “Dios con nosotros”. Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa. Palabra del Señor.

Comentario: José inicia su vocación encubriendo y protegiendo al Emmanuel, Dios con nosotros, hasta que llegue la hora de ser revelado. El Ángel le comunicará que el Señor lo llama para hacer entrar al niño en la descendencia davídica y darle un nombre. Por eso, al sí incondicional de María se une el sí incondicional de José.

DOMINGO 17 3° de Adviento. Morado.

LC diciembre 2017 LV
DOMINGO 17 

3° de Adviento. Morado. 

No se dice Gloria. Credo. Prefacio de Adviento I, II o V. Semana 3° del Salterio.

1ª LECTURA Is 61, 1-2. 10-11

Lectura del libro de Isaías.

El espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Él me envió a llevar la buena noticia a los pobres, a vendar los corazones heridos, a proclamar la liberación a los cautivos y la libertad a los prisioneros, a proclamar un año de gracia del Señor. Yo desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios. Porque Él me vistió con las vestiduras de la salvación y me envolvió con el manto de la justicia, como un esposo que se ajusta la diadema y como una esposa que se adorna con sus joyas. Porque así como la tierra da sus brotes y un jardín hace germinar lo sembrado, así el Señor hará germinar la justicia y la alabanza ante todas las naciones. Palabra de Dios.

Comentario: En un estilo que prefigura el de las Bienaventuranzas, el profeta presenta la alianza entre el Señor y su pueblo. El Espíritu del Señor está en él, creando la alegría expansiva que debe transfigurar la faz de la tierra. Participando así, de la vida del Señor, el pueblo canta su alegría en un himno que anuncia el Magníficat. Frente a los agoreros del castigo y a los predicadores de la resignación, el heraldo proclama la justicia. 


SALMO [Sal] Lc 1, 46-50. 53-54 


R. Mi alma se regocija en mi Dios.

Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque Él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz. R. 

Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo! Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. R.

Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia. R.


2ª LECTURA 1Tes 5, 16-24


Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica.

Hermanos: Estén siempre alegres. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús. No extingan la acción del Espíritu; no desprecien las profecías; examínenlo todo y quédense con lo bueno. Cuídense del mal en todas sus formas. Que el Dios de la paz los santifique plenamente, para que ustedes se conserven irreprochables en todo su ser –espíritu, alma y cuerpo– hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo. El que los llama es fiel, y así lo hará. Palabra de Dios.

Comentario: Pablo desea a los destinatarios de su carta la constancia en la alegría, en la oración y en la acción de gracias. En este sentido, la comunidad cristiana se conformará al modo de Jesús, siempre que practique la celebración fraterna en la Eucaristía y en el amor al prójimo. 


ALELUIA Is 61, 1 


Aleluia. El Espíritu del Señor está sobre mí; Él me envió a llevar la buena noticia a los pobres. Aleluia.


EVANGELIO Jn 1, 6-8. 19-28


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino el testigo de la luz. Éste es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: «¿Quién eres tú?». Él confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: «Yo no soy el Mesías». «¿Quién eres, entonces?», le preguntaron: «¿Eres Elías?» Juan dijo: «No». «¿Eres el Profeta?». «Tampoco», respondió. Ellos insistieron: «¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?». Y él les dijo: «Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías». Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: «¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?». Juan respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: Él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia». Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba. Palabra del Señor.

Comentario: Los sacerdotes y levitas investigan a Juan Bautista y comprueban el valor del rito de ablución que él ha introducido. Pero el Bautista orienta la atención de sus interlocutores sobre la única realidad esencial: la persona del Señor, que es más importante que la suya. Juan bautiza con agua y Jesús en el Espíritu. Esa expresión define la obra primordial del Mesías: regenerar la humanidad en el Espíritu Santo.

SÁBADO 16 De la feria. Morado.

LC diciembre 2017 LV
SÁBADO 16

De la feria. Morado.

LECTURA Ecli 48, 1-4. 9-11

Lectura del libro del Eclesiástico.

Surgió como un fuego el profeta Elías, su palabra quemaba como una antorcha. Él atrajo el hambre sobre ellos y con su celo los diezmó. Por la palabra del Señor, cerró el cielo, y también hizo caer tres veces fuego de lo alto. ¡Qué glorioso te hiciste, Elías, con tus prodigios! ¿Quién puede jactarse de ser igual a ti? Tú fuiste arrebatado en un torbellino de fuego en un carro con caballos de fuego. De ti está escrito que en los castigos futuros aplacarás la ira antes que estalle, para hacer volver el corazón de los padres hacia los hijos y restablecer las tribus de Jacob. ¡Felices los que te verán y los que se durmieron en el amor, porque también nosotros poseeremos la vida! Palabra de Dios.

Comentario: El Eclesiástico recuerda una serie de episodios de la vida de Elías: la célebre sequía o cuando hizo caer fuego desde el cielo sobre el altar del Dios Baal. En el mensaje de Elías hay un llamado a la esperanza mesiánica o la bienaventuranza futura. 


SALMO Sal 79, 2-3. 15-16. 18-19 


R. ¡Restáuranos, Señor, y seremos salvados!

Escucha, Pastor de Israel, Tú que tienes el trono sobre los querubines, resplandece, reafirma tu poder y ven a salvarnos. R.

Vuélvete, Señor de los ejércitos, observa desde el cielo y mira: ven a visitar tu vid, la cepa que plantó tu mano, el retoño que Tú hiciste vigoroso. R.

Que tu mano sostenga al que está a tu derecha, al hombre que Tú fortaleciste, y nunca nos apartaremos de ti: devuélvenos la vida e invocaremos tu Nombre. R.


ALELUIA Lc 3, 4. 6 


Aleluia. Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos. Todos los hombres verán la Salvación de Dios. Aleluia.


EVANGELIO Mt 17, 10-13


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Los discípulos preguntaron a Jesús: «¿Por qué dicen los escribas que primero debe venir Elías?». Él respondió: «Sí, Elías debe venir a poner en orden todas las cosas; pero les aseguro que Elías ya ha venido, y no lo han reconocido, sino que hicieron con él lo que quisieron. Así también harán padecer al Hijo del hombre». Los discípulos comprendieron entonces que Jesús se refería a Juan el Bautista. Palabra del Señor.

Comentario: La respuesta de Jesús identifica la persona de Elías con la del Bautista, quien lo anunció y preparó su venida ante el pueblo. No obstante, al Bautista no lo reconocieron y, por tanto, Jesús desmitificará la idea de un Mesías glorioso; al contrario, su mesianismo será de carácter pacífico pero no exento de problemas y contradicciones.

VIERNES 15 De la feria. Morado.

LC diciembre 2017 LV
VIERNES 15 

De la feria. Morado. 

Prefacio de Adviento I o II. 

LECTURA Is 48, 17-19

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor, tu redentor, el Santo de Israel: Yo soy el Señor, tu Dios, el que te instruye para tu provecho, el que te guía por el camino que debes seguir. ¡Si tú hubieras atendido a mis mandamientos, tu prosperidad sería como un río, y tu justicia, como las olas del mar! Como la arena sería tu descendencia, como los granos de arena, el fruto de tus entrañas; tu nombre no habría sido extirpado ni borrado de mi presencia. Palabra de Dios.

Comentario: Suena un poco extraño este texto. Saliendo de las profecías de dicha y felicidad, Isaías pasa a oráculos más bien pesimistas. El Profeta se lamenta del pecado de Israel. De que haya olvidado los mandamientos. De haber prescindido de Dios y de su voluntad. Si esto no hubiera ocurrido, hoy su historia sería diversa. Sabiduría, que es la guía de su existencia. 


SALMO Sal 1, 1-4. 6 


R. ¡El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la Vida!

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche! R.

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien. R.

No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento. Porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal. R.


ALELUIA


Aleluia. El Señor vendrá, salgan a su encuentro; Él es el príncipe de la paz. Aleluia.


EVANGELIO Mt 11, 16-19 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a la multitud: ¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros: «¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!». Porque llegó Juan el Bautista, que no come ni bebe, y ustedes dicen: «¡Está endemoniado!». Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: «Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores». Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús compara a sus contemporáneos con unos muchachos (algunas traducciones dicen “niños”) que están en la plaza. Unos quieren jugar a una cosa y otros a otra. Está apuntando a quienes no habían escuchado a los profetas y ahora tampoco lo escuchan a él. Sobre todo, a los sordos de la voz de Dios, quienes se dedican solo a criticar a sus enviados.

JUEVES 14 San Juan de la Cruz, p. y d. (MO). Blanco.

LC diciembre 2017 LV

JUEVES 14 

San Juan de la Cruz, p. y d. (MO). Blanco. 

Leccionario Santoral: 1Cor 2, 1-10; Sal 36. 3-6. 30-31; Lc 14, 25-33.

LECTURA Is 41, 13-20 

Lectura del libro de Isaías.

Yo, el Señor, soy tu Dios, el que te sostengo de la mano derecha y te digo: «No temas, Yo vengo en tu ayuda». Tú eres un gusano, Jacob, eres una lombriz, Israel, pero no temas, yo vengo en tu ayuda –oráculo del Señor– y tu redentor es el Santo de Israel. Yo te convertiré en una trilladora, afilada, nueva, de doble filo: trillarás las montañas y las pulverizarás, y dejarás las colinas como rastrojo. Las aventarás y el viento se las llevará, y las dispersará la tormenta; y tú te alegrarás en el Señor, te gloriarás en el Santo de Israel. Los pobres y los indigentes buscan agua en vano, su lengua está reseca por la sed. Pero Yo, el Señor, les responderé, Yo, el Dios de Israel, no los abandonaré. Haré brotar ríos en las cumbres desiertas y manantiales en medio de los valles; convertiré el desierto en estanques, la tierra árida en vertientes de agua. Pondré en el desierto cedros, acacias, mirtos y olivos silvestres; plantaré en la estepa cipreses, junto con olmos y pinos, para que ellos vean y reconozcan, para que reflexionen y comprendan de una vez que la mano del Señor ha hecho esto, que el Santo de Israel lo ha creado. Palabra de Dios.

Comentario: Este relato presenta el paso del “monoteísmo práctico” al “monoteísmo absoluto”. Israel reconoce a Dios como su creador y al único a quien adorar. El pueblo de Dios debe comprender que no son ellos los que tienen la “exclusividad” de Dios, sino que de ahora en adelante la acción de Dios reviste un carácter universal. 


SALMO Sal 144, 1. 9-13 


R. El Señor es compasivo y misericordioso.

Te alabaré, Dios mío, a ti, el único Rey, y bendeciré tu Nombre eternamente; el Señor es bueno con todos y tiene compasión de todas sus criaturas. R.

Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan; que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder. R.

Así manifestarán a los hombres tu fuerza y el glorioso esplendor de tu reino: tu reino es un reino eterno, y tu dominio permanece para siempre. R.


ALELUIA Cf. Is 45, 8 


Aleluia. ¡Destilen, cielos, desde lo alto, y que las nubes derramen al Justo! ¡Que se abra la tierra y produzca al Salvador! Aleluia.


EVANGELIO Mt 11, 11-15 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús dijo a la multitud: Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos es combatido violentamente, y los violentos intentan arrebatarlo. Porque todos los Profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan. Y Si ustedes quieren creerme, él es aquel Elías que debe volver. ¡El que tenga oídos, que oiga! Palabra del Señor.

Comentario: El anuncio y el reinado de Dios es un acontecimiento tan fundamental para despertar una “conversión” en lo más profundo de la persona y de la sociedad, que no deja espacios para ambigüedades; por tanto, quien se considere creyente debe tomar una opción definitiva: madurar en la fe o rechazar el llamado de Dios.

MIÉRCOLES 13 Santa Lucía, v. y mr. (MO). Rojo.

LC diciembre 2017 LV
MIÉRCOLES 13 

Santa Lucía, v. y mr. (MO). Rojo. 

Leccionario Santoral: 2Cor 10, 17–11, 2; Sal 30; Mt 25, 1–13 

LECTURA Is 40, 25-31 

Lectura del libro de Isaías. Dice el Santo: «¿A quién me van a asemejar, para que yo me iguale a Él?». Levanten los ojos a lo alto y miren: ¿quién creó todos estos astros? El que hace salir a su ejército uno por uno y los llama a todos por su nombre: ¡su vigor es tan grande, tan firme su fuerza, que no falta ni uno solo! ¿Por qué dices, Jacob, y lo repites tú, Israel: «Al Señor se le oculta mi camino y mi derecho pasa desapercibido a mi Dios»? ¿No lo sabes acaso? ¿Nunca lo has escuchado? El Señor es un Dios eterno, Él crea los confines de la tierra; no se fatiga ni se agota, su inteligencia es inescrutable. Él fortalece al que está fatigado y acrecienta la fuerza del que no tiene vigor. Los jóvenes se fatigan y se agotan, los muchachos tropiezan y caen. Pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, despliegan alas como las águilas; corren y no se agotan, avanzan y no se fatigan. Palabra de Dios.

Comentario: La grandiosidad del culto a Marduk, dios babilónico, es comparado a la pequeñez del culto que el pueblo de Israel tributa al “tres veces Santo”. Pero, están lejos de medir la grandeza de su Señor por la pobreza del culto que le rinden. El profeta ahuyenta el miedo de su ausencia, señalándolo presente en toda la creación. Esa fuerza creadora se prolonga en la salvación que ahora mismo hace experimentar y anima a todos los que esperan. 


SALMO Sal 102, 1-4. 8.10 


R. ¡Bendice, alma mía, al Señor!

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas y sana todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura. R.

El Señor es bondadoso y compasivo, lento para enojarse y de gran misericordia; no nos trata según nuestros pecados ni nos paga conforme a nuestras culpas. R.


ALELUIA


Aleluia. El Señor viene a salvar a su pueblo. Felices los preparados para salir a su encuentro. Aleluia.


EVANGELIO Mt 11, 28-30


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús tomó la palabra y dijo: Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana. Palabra del Señor.

Comentario: San Agustín decía: “El yugo de Jesús es pesado para quien no ama y ligero para el que está lleno de amor”. Los cansados y agobiados que se doblan bajo el yugo de una moral y ascética deshumanizante son los primeros en renunciar ante las exigencias de la vida. Jesús no nos dijo que seguirlo sería fácil, más bien aseguró aliviar la carga infundiendo la fuerza del amor.

MARTES 12 Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América (F). Blanco.

LC diciembre 2017 LV
MARTES 12 

Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América (F). Blanco. 

Gloria. Prefacio Propio.

LECTURA Is 7, 10-14; 8, 10 

El Señor habló a Ajaz en estos términos: “Pide para ti un signo de parte del Señor, en lo profundo del Abismo, o arriba, en las alturas”. Pero Ajaz respondió: “No lo pediré ni tentaré al Señor”. Isaías dijo: “Escuchen, entonces, casa de David: ¿Acaso no les basta cansar a los hombres, que cansan también a mi Dios? Por eso el Señor mismo les dará un signo. Miren, la joven está embarazada y dará a luz un hijo, y lo llamará con el nombre de Emmanuel, que significa Dios está con nosotros». Palabra de Dios.

Comentario: Isaías va en busca del rey Acaz para calmar sus inquietudes respecto a sus vecinos que pretenden poner en Jerusalén un rey. Pero el profeta sugiere: “el Señor salva y ofrece signos de ello al que torna a él”. La joven-mujer que será madre del nuevo rey-mesías dará a luz un niño; este confirmará la promesa davídica. El Emanuel está presente como el signo de la fidelidad de Yahvé, sobre la que reposa la fe. 


SALMO Sal 66, 2-3. 5. 7-8 


R. ¡Que todos los pueblos te den gracias, Señor!

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R.

Que todos los pueblos te den gracias. Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. R.

La tierra ha dado su fruto: el Señor, nuestro Dios, nos bendice. Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.


ALELUIA Lc 1, 46-47 


Aleluia. «Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador». Aleluia.


EVANGELIO Lc 1, 39-48


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor». María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz». Palabra del Señor.

Comentario: María se pone en camino hacia la casa de Isabel y su visita suscita en el vientre de su prima la alegría. De ese encuentro, recibe la confirmación de la verdad del embarazo de su prima y, seguramente, del contenido de la propuesta entregada por medio del arcángel Gabriel. ¿Continuamos creyendo en este gran misterio? ¿Nos sentimos motivados para propagar la devoción y el amor a la madre de Dios?

LUNES 11 De la feria. Morado. San Dámaso I, pa. (ML). Blanco.

LC diciembre 2017 LV
LUNES 11 

De la feria. Morado. San Dámaso I, pa. (ML). Blanco. 

LECTURA Is 35, 1-10 

Lectura del libro de Isaías.

¡Regocíjense el desierto y la tierra reseca, alégrese y florezca la estepa! ¡Sí, florezca como el narciso, que se alegre y prorrumpa en cantos de júbilo! Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios. Fortalezcan los brazos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes; digan a los que están desalentados: ¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios! Llega la venganza, la represalia de Dios: Él mismo viene a salvarlos». Entonces se abrirán los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos, entonces el tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo. Porque brotarán aguas en el desierto y torrentes en la estepa; el páramo se convertirá en un estanque y la tierra sedienta en manantiales; la morada donde se recostaban los chacales será un paraje de cañas y papiros. Allí habrá una senda y un camino que se llamará “Camino santo”. No lo recorrerá ningún impuro ni los necios vagarán por él; no habrá allí ningún león ni penetrarán en él las fieras salvajes. Por allí caminarán los redimidos, volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo, coronados de una alegría perpetua: los acompañarán el gozo y la alegría, la tristeza y los gemidos se alejarán. Palabra de Dios.

Comentario: Esta serie de buenos augurios y bendiciones para Jerusalén será la antesala de cómo Dios no abandona a su pueblo. Los tiempos de bonanza que se anuncian deben plasmarse no solo en un bienestar material sino que también en una madurez espiritual, que se traduce en una confianza ilimitada en Dios. 


SALMO Sal 84, 9. 10-14 


R. Nuestro Dios viene a salvarnos.

Voy a proclamar lo que dice el Señor: el Señor promete la paz para su pueblo y sus amigos. Su salvación está muy cerca de sus fieles, y la Gloria habitará en nuestra tierra. R.

El Amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán; la Verdad brotará de la tierra y la Justicia mirará desde el cielo. R.

El mismo Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra producirá sus frutos. La Justicia irá delante de Él, y la Paz, sobre la huella de sus pasos. R.


ALELUIA


Aleluia. Vendrá el Rey, Señor de la tierra, y quitará el yugo de nuestro cautiverio. Aleluia.


EVANGELIO Lc 5, 17-26 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un día, mientras Jesús enseñaba, había entre los presentes algunos fariseos y doctores de la Ley, llegados de todas las regiones de Galilea, de Judea y de Jerusalén. La fuerza del Señor le daba poder para sanar. Llegaron entonces unas personas trayendo a un paralítico sobre una camilla y buscaban el modo de entrar, para ponerlo delante de Jesús. Como no sabían por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron a la terraza y, desde el techo, lo bajaron por entre las tejas con su camilla en medio de la concurrencia y lo pusieron delante de Jesús. Al ver la fe de ellos, Jesús le dijo: «Hombre, tus pecados te son perdonados». Los escribas y los fariseos comenzaron a preguntarse: «¿Quién es éste que blasfema? ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios?». Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: «¿Qué es lo que están pensando? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados están perdonados”, o “Levántate y camina”? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados –dijo al paralítico– a ti te digo, levántate, toma tu camilla y vuelve a tu casa». Inmediatamente se levantó a la vista de todos, tomó su camilla y se fue a su casa alabando a Dios. Todos quedaron llenos de asombro y glorificaban a Dios, diciendo con gran temor: «Hoy hemos visto cosas maravillosas». Palabra del Señor.

Comentario: Para los fariseos, el pecado ha pervertido la presencia de Dios entre los hombres; por tanto, quien solo puede perdonarlo es el propio Dios por medio de una expiación ritual o sacrificio. Jesús nos dice:“tus pecados son perdonados”, es decir, Dios no es la pureza ritual ni el juez exacto ni el Señor lejano que prepara el castigo, sino que es el que “perdona” sin pedir nada a cambio.

DOMINGO 10 2° de Adviento. Morado.

LC diciembre 2017 LV
DOMINGO 10 

2° de Adviento. Morado. 

No se dice Gloria. Credo. Prefacio de Adviento I o II. Semana 2° del Salterio.

1ª LECTURA Is 40, 1-5. 9-11 

Lectura del libro de Isaías.

¡Consuelen, consuelen a mi Pueblo, dice su Dios! Hablen al corazón de Jerusalén y anúncienle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su culpa está pagada, que ha recibido de la mano del Señor doble castigo por todos sus pecados. Una voz proclama:

¡Preparen en el desierto el camino del Señor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios! ¡Que se rellenen todos los valles y se aplanen todas las montañas y colinas; que las quebradas se conviertan en llanuras los terrenos escarpados, en planicies! Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán juntamente, porque ha hablado la boca del Señor. Súbete a una montaña elevada, tú que llevas la buena noticia a Sión; levanta con fuerza tu voz, tú que llevas la buena noticia a Jerusalén. Levántala sin temor, di a las ciudades de Judá: «¡Aquí está tu Dios!». Ya llega el Señor con poder y su brazo le asegura el dominio: el premio de su victoria lo acompaña y su recompensa lo precede. Como un pastor, él apacienta su rebaño, lo reúne con su brazo; lleva sobre su pecho a los corderos y guía con cuidado a las que han dado a luz. Palabra de Dios.

Comentario: Ha llegado la hora de la liberación para el pueblo de Israel, que ha sido humillado y subyugado por la dominación babilónica. Sin embargo, la alegría mayor es saber que Dios mismo es quien prepara el encuentro con su pueblo, animándolo para lo que será el reino de verdad, de justicia y de paz de los tiempos mesiánicos. 


SALMO Sal 84, 9-14 


R. Muéstranos, Señor, tu misericordia.

Voy a proclamar lo que dice el Señor. el Señor promete la paz, la paz para su pueblo y sus amigos. Su salvación está muy cerca de sus fieles, y la Gloria habitará en nuestra tierra. R.

El Amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán; la Verdad brotará de la tierra y la Justicia mirará desde el cielo. R.

El mismo Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra producirá sus frutos. La Justicia irá delante de Él, y la Paz, sobre la huella de sus pasos. R.


2ª LECTURA 2Ped 3, 8-14


Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pedro.

Queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un día es como mil años y mil años como un día. El Señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan. Sin embargo, el Día del Señor llegará como un ladrón, y ese día, los cielos desaparecerán estrepitosamente; los elementos serán desintegrados por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será consumida. Ya que todas las cosas se desintegrarán de esa manera, ¡qué santa y piadosa debe ser la conducta de ustedes, esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego. Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva donde habitará la justicia. Por eso, queridos hermanos, mientras esperan esto, procuren vivir de tal manera que Él los encuentre en paz, sin mancha ni reproche. Palabra de Dios.

Comentario: El tiempo aplicable a Dios es distinto al de los hombres; por tanto, en vez de preocuparnos en calcular cuándo vendrá el Señor por segunda vez, es mejor pensar en el tiempo que Dios nos concede para convertirnos. La espera del cumplimiento de las promesas de Dios no debe llevar a la pasividad, sino a vivir y trabajar para que el mundo camine por sendas de paz y reconciliación.


ALELUIA Lc 3, 4. 6 


Aleluia. Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos. Todos los hombres verán la Salvación de Dios. Aleluia.


EVANGELIO Mc 1,1-8


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios. Como está escrito en el libro del profeta Isaías: «Mira, Yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino. Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos», así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados. Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: «Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero Él los bautizará con el Espíritu Santo». Palabra del Señor.

Comentario: El Reino de Dios proclamado por Jesús es un hecho sobrenatural y milagroso. Querer alcanzarlo y apropiarse de él con solo las fuerzas humanas es una insensatez. Por tanto, solo podrá hallarse si con paciencia, fe y obediencia a Dios se acepta la invitación al “cambio de vida” o “conversión”.

SÁBADO 9 De la feria. Morado. San Juan Diego de América (ML). Blanco.

LC diciembre 2017 LV
SÁBADO 9 

De la feria. Morado. San Juan Diego de América (ML). Blanco. 

Prefacio de Adviento I o II. 

LECTURA Is 30, 19-21. 23-26

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor: Pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, ya no tendrás que llorar: Él se apiadará de ti al oír tu clamor; apenas te escuche, te responderá. Cuando el Señor les haya dado el pan de la angustia y el agua de la aflicción, aquel que te instruye no se ocultará más, sino que verás a tu maestro con tus propios ojos. Tus oídos escucharán detrás de ti una palabra: «Éste es el camino, síganlo, aunque se hayan desviado a la derecha o a la izquierda». El Señor te dará lluvia para la semilla que siembres en el suelo, y el pan que produzca el terreno será rico y sustancioso. Aquel día, tu ganado pacerá en extensas praderas. Los bueyes y los asnos que trabajen el suelo comerán forraje bien sazonado, aventado con el bieldo y la horquilla. En todo monte elevado y en toda colina alta, habrá arroyos y corrientes de agua, el día de la gran masacre, cuando se derrumben las torres. Entonces, la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces más intensa –como la luz de siete días– el día en que el Señor vende la herida de su pueblo y sane las llagas de los golpes que le infligió. Palabra de Dios.

Comentario: El profeta alienta al pueblo, mientras este come el pan de la angustia y bebe el agua de la nostalgia estando en el exilio. Hay un tono esperanzador donde Dios no abandonará a su pueblo y lo apoyará. El signo más claro de que así sucederá es el rechazo a los ídolos por parte del pueblo. 


SALMO Sal 146, 1-6 


R. ¡Felices los que esperan en el Señor!

¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios, qué agradable y merecida es su alabanza! El Señor reconstruye a Jerusalén y congrega a los dispersos de Israel. R.

Sana a los que están afligidos y les venda las heridas. Él cuenta el número de las estrellas y llama a cada una por su nombre. R.

Nuestro Señor es grande y poderoso, su inteligencia no tiene medida. El Señor eleva a los oprimidos y humilla a los malvados hasta el polvo. R.


ALELUIA 


Aleluia. El Señor es nuestro Juez, nuestro Legislador, nuestro Rey: Él nos salvará. Aleluia.


EVANGELIO Mt 9, 35?10, 1. 5-8 


Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas de ellos, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para su cosecha». Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de sanar cualquier enfermedad o dolencia. A estos Doce, Jesús los envió con las siguientes instrucciones: «Vayan a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente». Palabra del Señor.

Comentario: La actividad de Jesús, sus curaciones y predicación son el preludio de en qué consistirá la misión de sus discípulos y de todo aquel que crea en su persona. Tanto lo que dijo como lo que hizo Jesús ha de ser seguido por quienes asumen el compromiso de instaurar su Reino.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×