Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Liturgia Cotidiana

MARTES 4: De la feria. Morado. San Juan Damasceno, p. y d. (ML). Blanco.

Diciembre
MARTES 4

De la feria. Morado. San Juan Damasceno, p. y d. (ML). Blanco.

LECTURA Is 11, 1-10

Lectura del libro de Isaías. Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces. Sobre él reposará el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de temor del Señor ?y lo inspirará el temor del Señor?. Él no juzgará según las apariencias ni decidirá por lo que oiga decir: juzgará con justicia a los débiles y decidirá con rectitud para los pobres del país; herirá al violento con la vara de su boca y con el soplo de sus labios hará morir al malvado. La justicia ceñirá su cintura y la fidelidad ceñirá sus caderas. El lobo habitará con el cordero y el leopardo se recostará junto al cabrito; el ternero y el cachorro de león pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá; la vaca y la osa vivirán en compañía, sus crías se recostarán juntas, y el león comerá paja lo mismo que el buey. El niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra, y en la cueva de la víbora meterá la mano el niño apenas destetado. No se hará daño ni estragos en toda mi del Señor Montaña santa, porque el conocimiento llenará la tierra como las aguas cubren el mar. Aquel día, la raíz de Jesé se erigirá como estandarte para los pueblos: las naciones la buscarán y la gloria será su morada. Palabra de Dios.

Comentario: Quizá lo más relevante de este oráculo profético es cómo se describe al futuro Mesías. Es cierto que sus dotes o dones manifiestan la autenticidad de su mesianismo, pero también lo es la posesión del espíritu, es decir, ese soplo divino identificado con Dios mismo y que se plasmará en la persona del Mesías y su misión.

SALMO Sal 71, 1-2. 7-8. 12-13. 17

R. ¡Que en sus días florezca la justicia!

Concede, Señor, tu justicia al rey y tu rectitud al descendiente de reyes, para que gobierne a tu pueblo con justicia y a tus pobres con rectitud. R.

Que en sus días florezca la justicia y abunde la paz, mientras dure la luna; que domine de un mar hasta el otro, y desde el Río hasta los confines de la tierra. R.

Porque Él librará al pobre que suplica y al humilde que está desamparado. Tendrá compasión del débil y del pobre, y salvará la vida de los indigentes. R.

Que perdure su nombre para siempre y su linaje permanezca como el sol; que Él sea la bendición de todos los pueblos y todas las naciones lo proclamen feliz. R.

ALELUIA

Aleluia. El Señor vendrá con poder e iluminará los ojos de sus servidores. Aleluia.

EVANGELIO Lc 10, 21-24

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Al regresar los setenta y dos discípulos de su misión, Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque, habiendo ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes, las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar». Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: «¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven! Porque les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron». Palabra del Señor.

Comentario: Los que se creen sabios no descubren la presencia de Dios en este mundo, incluso más allá de sus conocimientos. En cambio, sí la encuentran los pequeños y humildes. Jesús alaba a su Padre porque sus discípulos están entre estos últimos y ellos pueden experimentar y comunicar el amor de Dios. ¿Con cuál grupo te identificas?

LUNES 3: San Francisco Javier, p. (MO). Blanco.

Diciembre
LUNES 3

San Francisco Javier, p. (MO). Blanco.

Semana 1ª de Adviento. Semana I del Salterio.

Leccionario Santoral: 1Cor 9, 16-19. 22-23; Sal 106, 1-2; Mc 16, 15-20.

LECTURA Is 2, 1-5

Lectura del libro de Isaías. Palabra que Isaías, hijo de Amós, recibió en una visión, acerca de Judá y de Jerusalén: Sucederá al fin de los tiempos, que la montaña de la Casa del Señor será afianzada sobre la cumbre de las montañas y se elevará por encima de las colinas. Todas las naciones afluirán hacia ella y acudirán pueblos numerosos, que dirán: «¡Vengan, subamos a la montaña del Señor, a la Casa del Dios de Jacob! Él nos instruirá en sus caminos y caminaremos por sus sendas». Porque de Sión saldrá la Ley y de Jerusalén, la palabra del Señor. Él será juez entre las naciones y árbitro de pueblos numerosos. Con sus espadas forjarán arados y podaderas con sus lanzas. No levantará la espada una nación contra otra ni se adiestrarán más para la guerra. ¡Ven, casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor! Palabra de Dios.

Comentario: El Profeta presenta una maravillosa visión del futuro donde la paz no es el resultado de estudiados programas humanos sino la consecuencia lógica de ser fiel a la Ley divina. Así, la paz y la justicia se toman de la mano para anunciar los tiempos mesiánicos hasta que venga el Señor.

SALMO Sal 121, 1-2. 4-9

R. ¡Vamos con alegría a la Casa del Señor!

¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la Casa del Señor»! Nuestros pies ya están pisando tus umbrales, Jerusalén. R.

Allí suben las tribus, las tribus del Señor, según es norma en Israel, para celebrar el Nombre del Señor. Porque allí está el trono de la justicia, el trono de la casa de David. R.

Auguren la paz a Jerusalén: «¡Vivan seguros los que te aman! ¡Haya paz en tus muros y seguridad en tus palacios! ». R.

Por amor a mis hermanos y amigos, diré: « La paz esté contigo». Por amor a la Casa del Señor, nuestro Dios, buscaré tu felicidad. R.

ALELUIA Sal 79, 4

Aleluia. ¡Restáuranos, Señor de los ejércitos, que brille tu rostro y seremos salvados! Aleluia.

EVANGELIO Mt 8, 5-11

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, rogándole: «Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente». Jesús le dijo: «Yo mismo iré a sanarlo». Pero el centurión respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: “Ve”, él va, y a otro: “Ven”, él viene; y cuando digo a mi sirviente: “Tienes que hacer esto”, él lo hace». Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos». Palabra del Señor.

Comentario: Ante la respuesta de Jesús, el centurión hace una comparación entre su autoridad y la de Jesús. Percibe que la autoridad de Jesús no tiene nada que ver con la suya, pues la del Maestro posee una eficacia distinta. Como no quiere colocar en aprietos a Jesús, humildemente le pide que exprese la orden, porque sabe que no será necesario que esté presente en su casa para curar a su siervo, sino que basta que lo mande y se cumplirá.

DOMINGO 2: 1º de Adviento. Morado.

Diciembre
DOMINGO 2

1º de Adviento. Morado.

Credo. Prefacio de Adviento. Se inicia un nuevo año litúrgico. Ciclo dominical “C”.

1ª LECTURA Jer 33, 14-16

Lectura del libro de Jeremías. Llegarán los días ?oráculo del Señor? en que Yo cumpliré la promesa que pronuncié acerca de la casa de Israel y la casa de Judá: En aquellos días y en aquel tiempo, haré brotar para David un germen justo, y él practicará la justicia y el derecho en el país. En aquellos días, estará a salvo Judá y Jerusalén habitará segura. Y la llamarán así: «El Señor es nuestra justicia». Palabra de Dios.

Comentario: El profeta constata la desilusión de los repatriados después de cincuenta años de destierro babilónico. No obstante, Jeremías no deja de alentar a estos grupos y reafirma aquella promesa de restauración: Dios nos promete un redentor que restablecerá la justicia y el derecho.

SALMO Sal 24, 4-5. 8-10. 14

R. A ti, Señor; elevo mi alma.

Muéstrame, Señor, tus caminos, enséñame tus senderos. Guíame por el camino de tu fidelidad; enséñame, porque tú eres mi Dios y mi salvador. R.

El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; Él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres. R.

Todos los senderos del Señor son amor y fidelidad, para los que observan los preceptos de su alianza. El Señor da su amistad a los que lo temen y les hace conocer su alianza. R.

2ª LECTURA 1Tes 3, 12-4, 2

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Tesalónica. Hermanos: Que el Señor los haga crecer cada vez más en el amor mutuo y hacia todos los demás, semejante al que nosotros tenemos por ustedes. Que Él fortalezca sus corazones en la santidad y los haga irreprochables delante de Dios, nuestro Padre, el Día de la Venida del Señor Jesús con todos sus santos. Amén. Por lo demás, hermanos, les rogamos y les exhortamos en el Señor Jesús, que vivan conforme a lo que han aprendido de nosotros sobre la manera de comportarse para agradar a Dios. De hecho, ustedes ya viven así: hagan mayores progresos todavía. Ya conocen las instrucciones que les he dado en nombre del Señor Jesús. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo exhorta a sus comunidades a progresar en el camino de la fe, viviendo siempre más en sintonía con lo que él ha enseñado, pero también a amar así como él ha amado a su comunidad. Hay una invitación a comunicar ese amor a todos, que es la respuesta cristiana para aquellos que aún no abren su corazón al amor de Dios.

ALELUIA Sal 84, 8

Aleluia. ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación! Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 25-28. 34-36

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús dijo a sus discípulos: Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo ante la expectativa de lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Palabra del Señor.

Comentario: Este tiempo nos recuerda que Dios sorprende con sus venidas imprevistas y con crisis para prepararnos a iniciar nuevos caminos. Adviento es un tiempo para estar despiertos, tomar iniciativas y hacerse preguntas. La vigilia cristiana es un tiempo de mucha actividad y no de espera inerte. Quien durante decenios se puede definir como practicante y no cambia…, en realidad, es un cristiano dormido.

SÁBADO 1: Santa María en Sábado. Blanco. De la feria. Verde.

Diciembre
SÁBADO 1

Santa María en Sábado. Blanco. De la feria. Verde.

Prefacio I de la Virgen María.

Semana 34ª durante el año. Semana II del Salterio.

LECTURA

Apoc 21, 2; 22, 1-7

Lectura del libro del Apocalipsis. Yo, Juan, vi la Ciudad santa, la nueva Jerusalén que descendía del cielo y venía de Dios, embellecida como una novia preparada para recibir a su esposo. Después el Ángel me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero, en medio de la plaza de la Ciudad. A ambos lados del río, había árboles de vida que fructificaban doce veces al año, una vez por mes, y sus hojas servían para sanar a los pueblos. Ya no habrá allí ninguna maldición. El trono de Dios y del Cordero estará en la Ciudad, y sus servidores lo adorarán. Ellos contemplarán su rostro y llevarán su Nombre en la frente. Tampoco existirá la noche, ni les hará falta la luz de las lámparas ni la luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y ellos reinarán por los siglos de los siglos. Después me dijo: «Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios que inspira a los profetas envió a su mensajero para mostrar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto. ¡Volveré pronto! Feliz el que conserva fielmente las palabras proféticas de este Libro». Palabra de Dios.

Comentario: La “nueva ciudad” será algo realmente nuevo y no precisamente la Jerusalén israelita, ni siquiera la Iglesia cristiana. Porque ni la ciudad terrestre ni la Iglesia pueden convertirse en el escenario ideal de la humanidad. Si bien la Iglesia es la “prometida” del Cordero, sus bodas no se celebrarán en este mundo sino en el más allá, donde Dios ha reservado un lugar a sus hijos más fieles.

SALMO Sal 94, 1-7

R. ¡Ven, Señor Jesús!

¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! ¡Lleguemos hasta Él dándole gracias, aclamemos con música al Señor! R.

Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses: en su mano están los abismos de la tierra, y son suyas las cumbres de las montañas; suyo es el mar, porque Él lo hizo, y la tierra firme, que formaron sus manos. R.

¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó! Porque Él es nuestro Dios, y nosotros, el pueblo que Él apacienta, las ovejas conducidas por su mano. R.

ALELUIA Lc 21, 36

Aleluia. Estén prevenidos y oren incesantemente. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 34-36

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre. Palabra del Señor.

Comentario: Esta invitación de Jesús nos pone en voz de alerta; es decir, hay una verdad profunda en nuestra vida de fe: “Dios nos ama a pesar de nuestras miserias”. Esta “verdad de Dios” es un don que sustenta nuestra existencia y nos lleva a transformarnos desde adentro.

VIERNES 30: SAN ANDRÉS, ap. (F). Rojo.

Noviembre
VIERNES 30

SAN ANDRÉS, ap. (F). Rojo.

Gloria. Prefacio de los Apóstoles.

LECTURA Rom 10, 9-18

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma. Hermanos: Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación. Así lo afirma la Escritura: “El que cree en Él, no quedará confundido”. Porque no hay distinción entre judíos y los que no lo son: todos tienen el mismo Señor, que colma de bienes a quienes lo invocan. Ya que “todo el que invoque el Nombre del Señor se salvará”. Pero, ¿cómo invocarlo sin creer en Él? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de Él? ¿Y cómo oír hablar de Él, si nadie lo predica? ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: “¡Qué hermosos son los pasos de los que anuncian buenas noticias!” Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: “Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación?” La fe, por lo tanto, nace de la predicación; y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo. Yo me pregunto: ¿Acaso no la han oído? Sí, por supuesto: “Por toda la tierra se extiende su voz y sus palabras llegan hasta los confines del mundo”. Palabra de Dios.

Comentario: El misterio de la encarnación era una intromisión para los judíos porque hacía que Dios tuviera incidencia en la tierra y se mesclara con las cosas humanas. Además, crecieron en una cultura y fe de la discriminación donde ser judío implicaba la pertenencia a un pueblo y el resto o “paganos” eran considerados en calidad de “prosélitos”. Y Jesús nos enseña que la fe nace de la escucha y testimonio de otro, y madura en la medida en que la comuniquemos: Todos los pueblos tienen derecho de conocer a Dios.

SALMO Sal 18, 2-5

R. Resuena su eco por toda la tierra.

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos; un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. R.

Sin hablar, sin pronunciar palabras, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra y su lenguaje, hasta los confines del mundo. R.

ALELUIA Mt 4, 19

Aleluia. «Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Mt 4, 18-22

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar porque eran pescadores. Entonces les dijo: «Síganme, y Yo los haré pescadores de hombres». Inmediatamente, ellos dejaron las redes y lo siguieron. Continuando su camino, vio a otros dos hermanos: a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca con Zebedeo, su padre, arreglando las redes; y Jesús los llamó. Inmediatamente, ellos dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron. Palabra del Señor.

Comentario: El llamado de Jesús tiene una particularidad, ya que en el discipulado judío la iniciativa partía de la persona que se matriculaba en una determinada escuela; en cambio, en el discipulado cristiano es Jesús quien llama. Por tanto, el discípulo debía correr la misma suerte que su maestro; es decir, “beber el cáliz del Señor”. Los discípulos pasaron a ser “hombres de Dios”, anunciadores de “Buenas noticias” pero ajustados a las leyes y exigencias del Reino de Dios.

JUEVES 29: De la feria. Verde.

Noviembre
JUEVES 29

De la feria. Verde.

LECTURA Apoc 18, 1-2. 21-23; 19, 1-3. 9

Lectura del libro del Apocalipsis. Yo, Juan, vi que otro Ángel descendía del cielo con gran poder, mientras la tierra se iluminaba con su resplandor. Y gritó con voz potente: «¡Ha caído, ha caído Babilonia, la grande! Se ha convertido en refugio de demonios, aves impuras y en guarida de toda clase de animales impuros y repugnantes».Y un Ángel poderoso tomó una piedra del tamaño de una rueda de molino y la arrojó al mar, diciendo: «Así, de golpe, será arrojada Babilonia, la gran Ciudad, y nunca más se la verá». Ya no se escuchará dentro de ti el canto de los que tocan el arpa y de los músicos, de los flautistas y de los trompetistas; ya no se encontrarán artesanos de los diversos oficios, ni se escuchará el sonido de la rueda del molino. No volverá a brillar la luz de la lámpara, ni tampoco se escuchará la voz de los recién casados. Porque tus comerciantes eran los grandes de la tierra, y con tus encantos sedujiste a todos los pueblos. Después oí algo parecido al clamor de una enorme multitud que estaba en el cielo, y exclamaba: «¡Aleluia! La salvación, la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos. Él ha condenado a la famosa Prostituta que corrompía la tierra con su lujuria, y ha vengado en ella la sangre de sus servidores». Y volvieron a decir: «¡Aleluia! La humareda de la Ciudad se eleva por los siglos de los siglos». Después el Ángel me dijo: «Escribe esto: Felices los que han sido invitados al banquete de bodas del Cordero». Palabra de Dios.

Comentario: Hay todo un sentido épico, casi con un sesgo de tragedia, en el anuncio sobre la caída de Roma y en general de las persecuciones a los cristianos. Roma es condenada como ciudad idólatra y autosuficiente; es decir, como cualquier ciudad que crea en su interior un sistema para unos pocos. Allí, no entran los valores del Reino, el respeto por la vida y la dignidad de las personas.

SALMO Sal 99, 1-5

R. ¡Felices los invitados al banquete de bodas del Cordero!

Aclame al Señor toda la tierra, sirvan al Señor con alegría, lleguen hasta Él con cantos jubilosos. R.

Reconozcan que el Señor es Dios: Él nos hizo y a Él pertenecemos; somos su pueblo y ovejas de su rebaño. R.

Entren por sus puertas dando gracias, entren en sus atrios con himnos de alabanza, alaben al Señor y bendigan su Nombre. R.

¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones. R.

ALELUIA Lc 21, 28

Aleluia. Tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 20-28

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Cuando vean a Jerusalén sitiada por los ejércitos, sepan que su ruina está próxima. Los que estén en Judea que se refugien en las montañas; los que estén dentro de la ciudad que se alejen; y los que estén en los campos que no vuelvan a ella. Porque serán días de escarmiento, en que todo lo que está escrito deberá cumplirse. ¡Ay de las que estén embarazadas o tengan niños de pecho en aquellos días! Será grande la desgracia de este país y la ira de Dios pesará sobre este pueblo. Caerán al filo de la espada, serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que el tiempo de los paganos llegue a su cumplimiento. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo ante la expectativa de lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Palabra del Señor.

Comentario: Este anuncio de la destrucción de Jerusalén no guarda relación con el fin de la historia o del mundo. La literatura apocalíptica hay que leerla en clave de la esperanza cristiana. En algún momento, se derrumbará todo aquello que es pasajero, y a lo que a veces nos apegamos demasiado. Cuando perdamos la seguridad en lo provisorio, abriremos mejor nuestras puertas al único que salva y hay que esperar: Cristo.

MIÉRCOLES 28: De la feria. Verde.

Noviembre
MIÉRCOLES 28

De la feria. Verde.

LECTURA Apoc 15, 1-4

Lectura del libro del Apocalipsis. Yo, Juan, vi en el cielo otro signo grande y admirable: siete Ángeles que llevaban las siete últimas plagas, con las cuales debía consumarse la ira de Dios. También vi como un mar de cristal, mezclado de fuego. Los que habían vencido a la Bestia, a su imagen y la cifra de su nombre, estaban de pie sobre el mar de cristal, teniendo en sus manos grandes arpas, y cantaban el canto de Moisés, el servidor de Dios, y el canto del Cordero, diciendo: «¡Grandes y admirables son tus obras, Señor, Dios todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los pueblos! ¿Quién dejará de temerte, Señor, quién no alabará tu Nombre? Sólo Tú eres santo, y todas las naciones vendrán a adorarte, porque se ha manifestado la justicia de tus actos». Palabra de Dios.

Comentario: Hay una expresa alusión a Moisés donde se evoca aquel cántico de liberación después de haber vencido al faraón. Dios se “revela” en el acto de liberar a los oprimidos y exhorta al pueblo de Dios a abandonar sus caminos de muerte para que emprendan el regreso hacia él: Solo deben reservar para Dios la “absolutez” que el Imperio exigía para sí.

SALMO Sal 97, 1-3. 7-9

R. ¡Grandes y admirables son tus obras, Señor!

Canten al Señor un canto nuevo, porque Él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Resuene el mar y todo lo que hay en él, el mundo y todos sus habitantes; aplaudan las corrientes del océano, griten de gozo las montañas al unísono. R.

Griten de gozo delante del Señor, porque Él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud. R.

ALELUIA Apoc 2, 10

Aleluia. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 10-19

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús hablaba a sus discípulos acerca de su venida: Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos aterradores y grandes señales en el ciclo. Pero antes de todo eso, los detendrán, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán ante reyes y gobernadores a causa de mi Nombre, y esto les sucederá para que puedan dar testimonio de mí. Tengan bien presente que no deberán preparar su defensa, porque Yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno de sus adversarios podrá resistir ni contradecir. Serán entregados hasta por sus propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi Nombre. Pero ni siquiera un cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús nos invita a estar preparados y no dar cabida a falsas alarmas de gurúes o charlatanes de turno. El que se pone en el camino de Dios se siente libre de intereses y ambiciones, y no teme a cuanto le pueda suceder. El creyente hace suya la causa de Jesús y aprende a esperar, a confiar en la intervención divina.

MARTES 27: De la feria. Verde.

Noviembre
MARTES 27

De la feria. Verde.

LECTURA Apoc 14, 14-19

Lectura del libro del Apocalipsis. Yo, Juan, vi una nube blanca, sobre la cual estaba sentado alguien que parecía Hijo de hombre, con una corona de oro en la cabeza y una hoz afilada en la mano. En seguida salió del Templo otro Ángel y gritó con voz potente al que estaba sentado sobre la nube: «Empuña tu hoz y siega, porque ha llegado el tiempo de la cosecha y los sembrados de la tierra están maduros». Y el que estaba sentado sobre la nube pasó su hoz sobre la tierra, y ésta quedó segada. Entonces otro Ángel salió del Templo que está en el ciclo, llevando también una hoz afilada. Y salió del altar otro Ángel –el que tiene poder sobre el fuego– y gritó con voz potente al que tenía la hoz afilada: «Empuña tu hoz y cosecha los racimos de la viña de la tierra, porque han llegado a su madurez». El Ángel pasó la hoz afilada sobre la tierra, cosechó la viña y arrojó los racimos en la inmensa cuba de la ira de Dios. Palabra de Dios.

Comentario: El recolector es Jesucristo, quien aparece en la figura humana y adornado con la corona de oro, señal de su victoria e impronta. Él, por medio de su juicio –la hoz?, separará y rescatará a todos aquellos que lucharon por su santidad y no abdicaron ante el pecado. Los cristianos que han sido fieles al Señor ya son bienaventurados y están entre los amigos de Dios.

SALMO Sal 95, 10-13

R. ¡El Señor viene a gobernarla tierra!

Digan entre las naciones: «¡El Señor reina! El mundo está firme y no vacilará. El Señor juzgará a los pueblos con rectitud». R.

Alégrese el cielo y exulte la tierra, resuene el mar y todo lo que hay en él; regocíjese el campo con todos sus frutos, griten de gozo los árboles del bosque. R.

Griten de gozo delante del Señor, porque Él viene a gobernar la tierra: Él gobernará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad. R.

ALELUIA Apoc 2, 10

Aleluia. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 5-9

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas piedras y ofrendas votivas. Entonces Jesús dijo: «De todo lo que ustedes contemplan, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido». Ellos le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va a suceder?». Jesús respondió: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: “Soy yo”, y también: “El tiempo está cerca”. No los sigan. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús no vino para destruir el judaísmo; no obstante, Israel no admite la purificación que el propio Jesús les ha transmitido. Existía un orgullo por el Templo, pues era considerado casi como un “bien nacional”, pero este patrimonio ?cultural y religioso? un día será destruido. Por tanto, ¿de qué vale ese lugar tan majestuoso si sus corazones están lejos de Dios?

LUNES 26: De la feria. Verde. Beato Santiago Alberione, Fundador de la Familia Paulina (ML). Blanco.

Noviembre
LUNES 26

De la feria. Verde. Beato Santiago Alberione, Fundador de la Familia Paulina (ML). Blanco.

Semana 34ª durante el año. Semana II del Salterio.

LECTURA Apoc 14, 1-5

Lectura del libro del Apocalipsis. Yo, Juan, vi al Cordero que estaba de pie sobre el monte Sión, acompañado de ciento cuarenta y cuatro mil elegidos, que tenían escrito en la frente el nombre del Cordero y de su Padre. Oí entonces una voz que venía del cielo, semejante al estrépito de un torrente y al ruido de un fuerte trueno, y esa voz era como un concierto de arpas: los elegidos cantaban un canto nuevo delante del trono de Dios, y delante de los cuatro Seres Vivientes y de los Ancianos. Y nadie podía aprender este himno, sino los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido rescatados de la tierra. Ellos siguen al Cordero donde quiera que vaya. Han sido los primeros hombres rescatados para Dios y para el Cordero. En su boca nunca hubo mentira y son inmaculados. Palabra de Dios.

Comentario: Los ciento cuarenta y cuatro mil son rescatados del mundo, no es una selección entre los creyentes ni tampoco una clase privilegiada o de virtuosos del ascetismo, sino que alude a toda clase de cristianos. Estos cristianos son los que aún no se han contaminado con los vicios de las ciudades de Babilonia-Roma e intentan mantener una ética al modo de Jesús, que resista al influjo social, político, económico y moral de estas ciudades.

SALMO Sal 23, 1-6

R. ¡Benditos los que buscan tu rostro, Señor!

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes, porque Él la fundó sobre los mares, Él la afirmó sobre las corrientes del océano. R.

¿Quién podrá subir a la Montaña del Señor y permanecer en su recinto sagrado? El que tiene las manos limpias y puro el corazón; el que no rinde culto a los ídolos ni jura falsamente. R.

Él recibirá la bendición del Señor, la recompensa de Dios, su salvador. Así son los que buscan al Señor, los que buscan tu rostro, Dios de Jacob. R.

ALELUIA Mt 24, 42. 44

Aleluia. Estén prevenidos y preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora menos pensada. Aleluia.

EVANGELIO Lc 21, 1-4

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo. Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre, y dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie. Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir». Palabra del Señor.

Comentario: La ofrenda de la viuda es más agradable a los ojos de Dios, porque el rico al dar no arriesga nada; en cambio la viuda da de lo que más le cuesta y le duele. No se puede comparar la generosidad de la pobre viuda, con las abundantes donaciones de los ricos que lo hacían para ser vistos y alabados. Por eso, Jesús alaba el desprendimiento de aquella mujer. ¿Damos “hasta que nos duela” (Alberto Hurtado) o para proclamarlo ante todos?

DOMINGO 25: JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO (S). Blanco.

Noviembre
DOMINGO 25

JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO (S). Blanco.

Día de oración por la Iglesia perseguida.

Gloria. Credo. Prefacio propio.

1ª LECTURA Dn 7, 13-14

Lectura de la profecía de Daniel. Yo estaba mirando, en las visiones nocturnas, y vi que venía sobre las nubes del cielo como un Hijo de hombre; Él avanzó hacia el Anciano y lo hicieron acercar hasta Él. Y le fue dado el dominio, la gloria y el reino, y lo sirvieron todos los pueblos, naciones y lenguas. Su dominio es un dominio eterno que no pasará, y su reino no será destruido. Palabra de Dios.

Comentario: En la visión que tiene el profeta se ensalza el poder, la gloria y el Reino del Hijo del hombre, figura de Cristo y de su Reino. Solo Cristo es el Señor de la historia y solo la vida junto a él garantiza la vida de los hombres; de lo contrario, cualquier proyecto que no se funde en esta premisa sucumbirá y no prevalecerá.

SALMO Sal 92, 1-2. 5

R. ¡Reina el Señor, revestido de majestad!

¡Reina el Señor, revestido de majestad! El Señor se ha revestido de majestad, se ha ceñido de poder. R.

El mundo está firmemente establecido: ¡no se moverá jamás! Tu trono está firme desde siempre, Tú existes desde la eternidad. R.

Tus testimonios, Señor, son dignos de fe, la santidad embellece tu Casa a lo largo de los tiempos. R.

2ª LECTURA Apoc 1, 5-8

Lectura del libro del Apocalipsis. Jesucristo es el «Testigo fiel, el Primero que resucitó de entre los muertos, el Rey de los reyes de la tierra». El nos ama y nos liberó de nuestros pecados, por medio de su sangre, e hizo de nosotros un Reino sacerdotal para Dios, su Padre. ¡A El sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén. Él viene sobre las nubes y todos lo verán, aun aquéllos que lo habían traspasado. Por Él se golpearán el pecho todas las razas de la tierra. Sí, así será. Amén. Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que viene, el Todopoderoso. Palabra de Dios.

Comentario: Encontramos una serie de títulos que engrandecen a Cristo y su reinado: ¡Testigo fiel, príncipe de los reyes de la tierra, principio y fin, el omnipotente! Por lo tanto, el Dios que se nos presenta no es uno impersonal o autoritario, sino el Dios cristiano, cercano y dueño del tiempo. La Iglesia se beneficia gracias al amor de Jesucristo, que lo percibe en la propia historia y en su experiencia de fe.

ALELUIA Mc 11, 9. 10

Aleluia. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito sea el Reino que ya viene, el Reino de nuestro padre David! Aleluia.

EVANGELIO Jn 18, 33-37

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan. Pilato llamó a Jesús y le preguntó: «¿Eres Tú el rey de los judíos?». Jesús le respondió: «¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dicho de mí?». Pilato replicó: «¿Acaso yo soy judío? Tus compatriotas y los sumos sacerdotes te han puesto en mis manos. ¿Qué es lo que has hecho?». Jesús respondió: «Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que Yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí». Pilato le dijo: «¿Entonces Tú eres rey?». Jesús respondió: «Tú lo dices: Yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús es un rey que no sacrifica a nadie, se sacrifica a sí mismo, no derrama sangre ajena, sino la suya. No es servido por nadie y es siervo de todos. Entre los cristianos, el que quiere ser grande o el primero debe estar al servicio de los demás. Por el amor y la verdad gobierna quien más sirve y mejor ama.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×