Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Liturgia Cotidiana

VIERNES 5: De la feria. Verde.

Liturgia-Cotidiana-Octubre

VIERNES 5

De la feria. Verde.

LECTURA Job 38, 1. 12-21; 40, 3-5

Lectura del libro de Job. El Señor respondió a Job desde la tempestad, diciendo: «¿Has mandado una vez en tu vida a la mañana, le has indicado su puesto a la aurora, para que tome a la tierra por los bordes y sean sacudidos de ella los malvados? Ella adquiere forma como la arcilla bajo el sello y se tiñe lo mismo que un vestido: entonces, a los malvados se los priva de su luz y se quiebra el brazo que se alzaba. ¿Has penetrado hasta las fuentes del mar y has caminado por el fondo del océano? ¿Se te han abierto las Puertas de la Muerte y has visto las Puertas de la Sombra? ¿Abarcas con tu inteligencia la extensión de la tierra? Indícalo, si es que sabes todo esto. ¿Por dónde se va adonde habita la luz y dónde está la morada de las tinieblas, para que puedas guiarla hasta su dominio y mostrarle el camino de su casa? ¡Seguro que lo sabes, porque ya habías nacido y es muy grande el número de tus días! » Y Job respondió al Señor: «¡Soy tan poca cosa! ¿Qué puedo responderte? Me taparé la boca con la mano. Hablé una vez, y no lo voy a repetir; una segunda vez, y ya no insistiré». Palabra de Dios.

Comentario: Dios dispuso en la naturaleza muchas maravillas, las cuales el hombre ignora. Job, al vislumbrar el misterio de Dios, está consciente de su error, pero posee un pecado grave que pretende hacer valer sus derechos a Dios. No obstante, termina entendiendo que Dios no tiene por qué rendir cuentas y que su Sabiduría da sentido incluso al sufrimiento.

SALMO Sal 138, 1-3. 7-10. 13-14

R. ¡Llévame por el camino eterno, Señor!

Señor, Tú me sondeas y me conoces, Tú sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso, te das cuenta si camino o si descanso, y todos mis pasos te son familiares. R.

¿A dónde iré para estar lejos de tu espíritu? ¿A dónde huiré de tu presencia? Si subo al cielo, allí estás Tú; si me tiendo en el Abismo, estás presente. R.

Si tomara las alas de la aurora y fuera a habitar en los confines del mar, también allí me llevaría tu mano y me sostendría tu derecha. R.

Tú creaste mis entrañas, me plasmaste en el seno de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. ¡Qué maravillosas son tus obras! R.

ALELUIA Cf. Sal 94, 8. 7

Aleluia. No endurezcan su corazón, sino escuchen la voz del Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 10, 13-16

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús dijo: ¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros realizados entre ustedes, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y sentándose sobre ceniza. Por eso Tiro y Sidón, en el día del Juicio, serán tratadas menos rigurosamente que ustedes. Y tú, Cafarnaúm, ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el infierno. El que los escucha a ustedes me escucha a mí: el que los rechaza a ustedes me rechaza a mí; y el que me rechaza, rechaza a Aquél que me envió. Palabra del Señor.

Comentario: Esta lamentación profética de Jesús, que huele a amenaza, no sembró nada en su paso por las poblaciones judías porque no lo escucharon, mientras que en las extranjeras sí acreditaron en sus prodigios. Son reproches que también pueden decirnos algo a quienes fuimos bautizados y hemos quedado anclados en las costumbres y normas, más que en hacer vida el Evangelio.

JUEVES 4: San Francisco de Asís (MO). Blanco.

Liturgia-Cotidiana-Octubre
JUEVES 4

San Francisco de Asís (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: Gál 6, 14-18; Sal 15, 1-2. 5. 7-8.11; Mt 11, 25-30.

LECTURA Job 19, 21-27

Lectura del libro de Job. Job dijo: ¡Apiádense, apiádense de mí, amigos míos, porque me ha herido la mano de Dios! ¿Por qué ustedes me persiguen como Dios y no terminan de saciarse con mi carne? ¡Ah, si se escribieran mis palabras y se las grabara en el bronce; si con un punzón de hierro y plomo fueran esculpidas en la roca para siempre! Porque yo sé que mi Redentor vive y que Él, el último, se alzará sobre el polvo. Y después que me arranquen esta piel, yo, con mi propia carne, veré a Dios. Sí, yo mismo lo veré, lo contemplarán mis ojos, no los de un extraño. ¡Mi corazón se deshace en mi pecho! Palabra de Dios.

Comentario: Job no tiene la “certeza” de que sus padecimientos serán recompensados; sin embargo, al decir que él mismo, con su propia carne, va a ver a Dios, entonces afirma que no quedará desamparado y Dios intervendrá. Su esperanza en una intervención divina, en el “aquí y ahora”, será la que abogue por su inocencia.

SALMO Sal 26, 7-9. 13-14

R. ¡Contemplaré la bondad del Señor!

¡Escucha, Señor, yo te invoco en alta voz, apiádate de mi y respóndeme! Mi corazón sabe que dijiste: «Busquen mi rostro». R.

Yo busco tu rostro, Señor, no lo apartes de mí. No alejes con ira a tu servidor, Tú, que eres mi ayuda. R.

Contemplaré la bondad del Señor en la tierra de los vivientes. Espera en el Señor y sé fuerte; ten valor y espera en el Señor. R.

ALELUIA Mc 1, 15

Aleluia. El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Lc 10, 1-12

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. El Señor designó a otros setenta y dos, además de los Doce, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde Él debía ir. Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni provisiones, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: “¡Que descienda la paz sobre esta casa!” Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; sanen a sus enfermos y digan a la gente: “El Reino de Dios está cerca de ustedes”. Pero en todas las ciudades donde entren y no los reciban, salgan a las plazas y digan: “¡Hasta el polvo de esta ciudad que se ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo, que el Reino de Dios está cerca”. Les aseguro que en aquel Día, Sodoma será tratada menos rigurosamente que esa ciudad». Palabra del Señor.

Comentario: Es probable que la elección de los setenta tenga un carácter de universalidad en el anuncio del Reino y su urgencia. Jesús escoge a quienes serán sus nuevos colaboradores después de los Apóstoles para que continúen la misión. Desde aquí nace la primera comunidad de llamados y congregados para pregonar que el Reino de Dios ha llegado. ¿Seguimos anunciando con alegría este encargo?

MIÉRCOLES 3: De la feria. Verde

Liturgia-Cotidiana-Octubre
MIÉRCOLES 3

De la feria. Verde

LECTURA Jb 9, 1-12. 14-16

Lectura del libro de Job. Job respondió a sus amigos, diciendo: ¿Cómo un mortal podría tener razón contra Dios? Si alguien quisiera disputar con Él, no podría responderle ni una vez entre mil. Su corazón es sabio, su fuerza invencible: ¿quién le hizo frente y se puso a salvo? Él arranca las montañas sin que ellas lo sepan y las da vuelta con su furor. Él remueve la tierra de su sitio y se estremecen sus columnas. Él manda al sol que deje de brillar y pone un sello sobre las estrellas. Él solo extiende los cielos y camina sobre las crestas del mar. Él crea la Osa Mayor y el Orión, las Pléyades y las Constelaciones del sur. Él hace cosas grandes e inescrutables, maravillas que no se pueden enumerar. Él pasa junto a mí, y yo no lo veo; sigue de largo, y no lo percibo. Si arrebata una presa, ¿quién se lo impedirá o quién le preguntará qué es lo que hace? ¡Cuánto menos podría replicarle yo y aducir mis argumentos frente a Él! Aún teniendo razón, no podría responder y debería implorar al que me acusa. Aunque lo llamara y Él me respondiera, no creo que llegue a escucharme. Palabra de Dios.

Comentario: El debate de Job con sus amigos pareciera no tener término, ya que sus posiciones son duras. A pesar de los reproches que se le dirigen, Job insiste en afirmar su inocencia. Al parecer, el hecho de no haber pasado por la experiencia del sufrimiento lo descoloca, porque todavía sus amigos no comprenden que para consolar a alguien afligido hace falta algo más que un discurso teórico.

SALMO Sal 87, 10-15

R. ¡Que mi plegaria llegue a tu presencia, Señor!

Yo te invoco, Señor, todo el día, con las manos tendidas hacia ti. ¿Acaso haces prodigios por los muertos, o se alzan los difuntos para darte gracias? R.

¿Se proclama tu amor en el sepulcro, o tu fidelidad en el reino de la muerte? ¿Se anuncian tus maravillas en las tinieblas, o tu justicia en la tierra del olvido? R.

Yo invoco tu ayuda, Señor, desde temprano te llega mi plegaria: ¿Por qué me rechazas, Señor? ¿Por qué me ocultas tu rostro? R.

ALELUIA Flp 3, 8-9

Aleluia. Considero todas las cosas como desperdicio, con tal de ganar a Cristo y estar unido a Él. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 57-62

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: «¡Te seguiré adonde vayas!». Jesús le respondió: «Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza». Y dijo a otro: «Sígueme». Él respondió: «Señor, permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre». Pero Jesús le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios». Otro le dijo: «Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos». Jesús le respondió: «El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás no sirve para el Reino de Dios». Palabra del Señor.

Comentario: El seguir a Jesús no es para obtener ganancia humana ni ninguna ventaja material o social. El ser su discípulo implica una renuncia y lógicamente no puede hacerse bajo concesiones. No se sigue a Jesús para obtener libertad, todo lo contrario, al Señor se le sigue “en libertad”.

MARTES 2: Santos Ángeles Custodios (MO). Blanco.

Liturgia-Cotidiana-Octubre
MARTES 2

Santos Ángeles Custodios (MO). Blanco.

Prefacio de los Ángeles.

Leccionario Santoral: Éx 23, 20-23; Sal 90.1-6. 3-11; Mt 18, 1-5. 10.

LECTURA Job 3, 1-3. 11-17, 20-23

Lectura del libro de Job. Job rompió el silencio y maldijo el día de su nacimiento. Tomó la palabra y exclamó: ¡Desaparezca el día en que nací y la noche que dijo: «Ha sido engendrado un varón»! ¿Por qué no me morí al nacer? ¿Por qué no expiré al salir del vientre materno? ¿Por qué me recibieron dos rodillas y dos pechos me dieron de mamar? Ahora yacería tranquilo, estaría dormido y así descansaría, junto con los reyes y consejeros de la tierra que se hicieron construir mausoleos, o con los príncipes que poseían oro y llenaron de plata sus moradas. O no existiría, como un aborto enterrado, como los niños que nunca vieron la luz. Allí, los malvados dejan de agitarse, allí descansan los que están extenuados. ¿Para qué dar a luz a un desdichado y la vida a los que están llenos de amargura, a los que ansían en vano la muerte y la buscan más que a un tesoro, a los que se alegrarían de llegar a la tumba y se llenarían de júbilo al encontrar un sepulcro, al hombre que se le cierra el camino y al que Dios tiene acorralado por todas partes? Palabra de Dios.

Comentario: La lamentación de Job estalla. Su rebeldía es la expresión que brota de todo “creyente” cuando se ve enfrentado con el enigma del sufrimiento. Su lamento se caracteriza por “no comprender” lo que le ocurre; y segundo, la fijación en “sí mismo”, es decir, su sufrimiento es tan grande que no puede mirar a su alrededor. ¿Cuántas veces magnifíco los problemas, pensando que “todo” me pasa a mí?

SALMO Sal 87, 2-8

R. ¡Que mi plegaria llegue a tu presencia, Señor!

¡Señor, mi Dios y mi salvador, día y noche estoy clamando ante ti: que mi plegaria llegue a tu presencia; inclina tu oído a mi clamor! R.

Porque estoy saturado de infortunios, y mi vida está al borde del Abismo; me cuento entre los que bajaron a la tumba, y soy como un hombre sin fuerzas. R.

Yo tengo mi lecho entre los muertos, como los caídos que yacen en el sepulcro, como aquéllos en los que Tú ya ni piensas, porque fueron arrancados de tu mano. R.

Me has puesto en lo más hondo de la fosa, en las regiones oscuras y profundas; tu indignación pesa sobre mí, y me estás ahogando con tu oleaje. R.

ALELUIA Mc 10, 45

Aleluia. El Hijo del hombre vino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 51-56

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió mensajeros delante de Él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: «Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?» Pero Él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron a otro pueblo. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús había decidido que su misión la haría no según los criterios del triunfalismo o de la espectacularidad, sino de acuerdo con los del servicio, de la entrega y la renuncia. Esta filosofía de vida implicaba un costo: el rechazo y la persecución. Por supuesto que Jesús no era un masoquista, pero el “rechazo” era una de las actitudes obstinadas de un pueblo y de todos lo que aún no creen en su anuncio.

LUNES 1: Santa Teresa del Niño Jesús, v. y da. (MO). Blanco.

Liturgia-Cotidiana-Octubre
LUNES 1

Santa Teresa del Niño Jesús, v. y da. (MO). Blanco.

Comienza el Mes del Rosario. Día Internacional del Adulto Mayor.
Semana 26ª durante el año – Semana II del Salterio.
Leccionario Santoral: Is 66, 10-14, Salmo 130, 1-3; Mt 18, 1-5

LECTURA Job 1, 6-22

Lectura del libro de Job.

El día en que los hijos de Dios fueron a presentarse delante del Señor, también el Adversario estaba en medio de ellos. El Señor le dijo: «¿De dónde vienes?» El Adversario respondió al Señor: «De rondar por la tierra, yendo de aquí para allá». Entonces el Señor le dijo: «¿Te has fijado en mi servidor Job? No hay nadie como él sobre la tierra: es un hombre íntegro y recto, temeroso de Dios y alejado del mal». Pero el Adversario le respondió: «¡No por nada teme Job al Señor! ¿Acaso Tú no has puesto un cerco protector alrededor de él, de su casa y de todo lo que posee? Tú has bendecido la obra de sus manos y su hacienda se ha esparcido por todo el país. Pero extiende tu mano y tócalo en lo que posee: ¡seguro que te maldecirá en la cara!». El Señor dijo al Adversario: «Está bien. Todo lo que le pertenece está en tu poder, pero no pongas tu mano sobre él». Y el Adversario se alejó de la presencia del Señor. El día en que sus hijos e hijas estaban comiendo y bebiendo en la casa del hermano mayor, llegó un mensajero y dijo a Job: «Los bueyes estaban arando y las asnas pastaban cerca de ellos, cuando de pronto irrumpieron los sabeos y se los llevaron, pasando a los servidores al filo de la espada. Yo sólo pude escapar para traerte la noticia». Todavía estaba hablando, cuando llegó otro y le dijo: «Cayó del cielo fuego de Dios, e hizo arder a las ovejas y a los servidores hasta consumirlos. Yo sólo pude escapar para traerte la noticia». Todavía estaba hablando, cuando llegó otro y le dijo: «Los caldeos, divididos en tres grupos, se lanzaron sobre los camellos y se los llevaron, pasando a los servidores al filo de la espada. Yo sólo pude escapar para traerte la noticia». Todavía estaba hablando, cuando llegó otro y le dijo: «Tus hijos y tus hijas comían y bebían en la casa de su hermano mayor, y de pronto sopló un fuerte viento del lado del desierto, que sacudió los cuatro ángulos de la casa. Ésta se desplomó sobre los jóvenes, y ellos murieron. Yo sólo pude escapar para traerte la noticia». Entonces Job se levantó y rasgó su manto; se rapó la cabeza, se postró con el rostro en tierra y exclamó: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allí. El Señor me lo dio y el Señor me lo quitó ¡bendito sea el Nombre del Señor!» En todo esto, Job no pecó ni dijo nada indigno contra Dios.Palabra de Dios. 

Comentario: Job representa al hombre “justo” que a pesar del mal existente confía en Dios, pero también quiere encontrar la justicia y la causa de sus padecimientos. Durante su vida debe discernir que este Mal  no es consecuencia de su pecado, sino una prueba permitida por Dios para mostrar que él lo ama desinteresadamente.

SALMO Sal 16, 1-3. 6-7

R. ¡Inclina tu oído hacia mí y escucha mis palabras!

Escucha, Señor, mi justa demanda, atiende a mi clamor; presta oído a mi plegaria, porque en mis labios no hay falsedad. R.

Tú me harás justicia, porque tus ojos ven lo que es recto: si examinas mi corazón y me visitas por las noches, si me pruebas al fuego, no encontrarás malicia en mí. R.

Yo te invoco, Dios mío, porque Tú me respondes: inclina tu oído hacia mí y escucha mis palabras. Muestra las maravillas de tu gracia, Tú que salvas de los agresores a los que buscan refugio a tu derecha. R.

ALELUIA Mc 10, 45

Aleluia. El Hijo del hombre vino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 46-50

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas

A los discípulos de Jesús se les ocurrió preguntarse quién sería el más grande. Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, tomó a un niño y acercándolo, les dijo: «El que recibe a este niño en mi Nombre me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe a Aquél que me envió; porque el más pequeño de ustedes, ése es el más grande». Juan, dirigiéndose a Jesús, le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre y tratamos de impedírselo, porque no es de los nuestros». Pero Jesús le dijo: «No se lo impidan, porque el que no está contra ustedes, está con ustedes». Palabra del Señor. 

Comentario: Dos instrucciones: la primera alude a la falta de entendimiento de los Apóstoles, pues creen que la ganancia del Reino es cuestión de prestigio, títulos o posición social. La segunda se relaciona con aquellos que hacen el bien en nombre de Jesús ¿Por qué impedírselo? El criterio del Señor es claro, si hacen el bien no hay problema: Dios, su misericordia, su paternidad son más grandes que cualquier grupo o comunidad de cualquier denominación.

DOMINGO 30: Domingo 26º durante el año. Verde.

Liturgia-Septiembre-2018
DOMINGO 30

Domingo 26º durante el año. Verde.

Día de Oración por Chile. 

Gloria. Credo. Prefacio dominical durante el año. Semana II del Salterio.

1ª LECTURA Núm 11, 16-17. 24-29 

Lectura del libro de los Números.

El Señor dijo a Moisés: «Reúneme a setenta de los ancianos de Israel –deberás estar seguro de que son realmente ancianos y escribas del pueblo– llévalos a la Carpa del Encuentro, y que permanezcan allí junto contigo. Yo bajaré hasta allí, te hablaré, y tomaré algo del espíritu que tú posees, para comunicárselo a ellos». Moisés salió a comunicar al pueblo las palabras del Señor. Luego reunió a setenta hombres entre los ancianos del pueblo, y los hizo poner de pie alrededor de la Carpa. Entonces el Señor descendió en la nube y le habló a Moisés. Después tomó algo del espíritu que estaba sobre él y lo infundió a los setenta ancianos. Y apenas el espíritu se posó sobre ellos, comenzaron a hablar en éxtasis; pero después no volvieron a hacerlo. Dos hombres –uno llamado Eldad y el otro Medad– se habían quedado en el campamento; y como figuraban entre los inscritos, el espíritu se posó sobre ellos, a pesar de que no habían ido a la Carpa. Y también ellos se pusieron a hablar en éxtasis. Un muchacho vino corriendo y comunicó la noticia a Moisés, con estas palabras: «Eldad y Medad están profetizando en el campamento». Josué, hijo de Nun, que desde su juventud era ayudante de Moisés, intervino diciendo: «Moisés, señor mío, no se lo permitas». Pero Moisés le respondió: «¿Acaso estás celoso a causa de mí? ¡Ojalá todos fueran profetas en el pueblo del Señor, porque Él les infunde su espíritu!». Palabra de Dios. 

Comentario: El Espíritu recibido por los setenta ancianos es el mismo que anima a Moisés y es lo que los lleva a profetizar. El número Setenta expresa la totalidad, lo que les acontece a ellos le sucede también al pueblo. El Espíritu es soberanamente libre en su manifestación y ningún poder ni institución pueden monopolizarlo. 

SALMO Sal 18, 8. 10. 12-14 

R. Los preceptos del Señor alegran el corazón. 

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. R. 

La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. R. 

También a mí me instruyen: observarlos es muy provechoso. Pero ¿quién advierte sus propios errores? Purifícame de las faltas ocultas. R. 

Presérvame, además, del orgullo, para que no me domine: entonces seré irreprochable y me veré libre de ese gran pecado. R. 

2ª LECTURA Sant 5, 1-6 

Lectura de la carta de Santiago.

Ustedes, los ricos, lloren y giman por las desgracias que les van a sobrevenir. Porque sus riquezas se han echado a perder y sus vestidos están roídos por la polilla. Su oro y su plata se han herrumbrado, y esa herrumbre dará testimonio contra ustedes y devorará sus cuerpos como un fuego. ¡Ustedes han amontonado riquezas, ahora que es el tiempo final! Sepan que el salario que han robado a los que trabajaron en sus campos está clamando, y el clamor de los cosechadores ha llegado a los oídos del Señor del universo. Ustedes llevaron en este mundo una vida de lujo y de placer, y se han cebado a sí mismos para el día de la matanza. Han condenado y han matado al Justo, sin que él les opusiera resistencia. Palabra de Dios. 

Comentario: En esta violenta carta contra los ricos, el apóstol Santiago los describe como impíos y a los pobres como los temerosos de Dios. Al destacar su suerte y culpa, les crítica por depositar su confianza en el poseer. Se han hecho más ricos a causa de la injusticia que cometen con el trabajo de quienes lo hacen posible. 

ALELUIA Cf. Jn 17, 17 

Aleluia. Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad. Aleluia.

EVANGELIO Mc 9, 38-43. 45. 47-48 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

Juan dijo a Jesús: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros». Pero Jesús les dijo: «No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí. Y el que no está contra nosotros, está con nosotros. Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo. Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar. Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más te vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos al infierno, al fuego inextinguible. Y si tu pie es para ti ocasión de pecado, córtalo, porque más te vale entrar lisiado en la Vida, que ser arrojado con tus dos pies al infierno. Y si tu ojo es para ti ocasión de pecado, arráncalo, porque más te vale entrar con un solo ojo en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos al infierno, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga». Palabra del Señor. 

Comentario: “Quien no está contra nosotros, está con nosotros”. El discurso de Jesús se centra en la responsabilidad de cada uno para administrar las gracias que recibe de Dios. Para eso, recurre a imágenes tan duras, como las de amputarse una mano o sacarse un ojo. Si no tomamos en serio su Evangelio, podemos perdernos aun siendo parte del selecto grupo, como los Apóstoles.

SÁBADO 29: Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael (F). Blanco.

Liturgia-Septiembre-2018
SÁBADO 29

Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael (F). Blanco.

LECTURA Dn 7, 9-10. 13-14 

Lectura de la profecía de Daniel.

Daniel continuó el relato de sus visiones, diciendo: “Yo estuve mirando hasta que fueron colocados unos tronos y un Anciano se sentó. Su vestidura era blanca como la nieve y los cabellos de su cabeza como la lana pura; su trono, llamas de fuego, con ruedas de fuego ardiente. Un río de fuego brotaba y corría delante de Él. Miles de millares lo servían, y centenares de miles estaban de pie en su presencia. El tribunal se sentó y fueron abiertos unos libros. Yo estaba mirando, en las visiones nocturnas, y vi que venía sobre las nubes del cielo como un Hijo de hombre; Él avanzó hacia el Anciano y lo hicieron acercar hasta Él. Y le fue dado el dominio, la gloria y el reino, y lo sirvieron todos los pueblos, naciones y lenguas. Su dominio es un dominio eterno que no pasará, y su reino no será destruido”. Palabra de Dios. 

Comentario: El profeta Daniel, con sus visiones, presagia que el final de los tiempos se viene, a pasos agigantados, ese Reino de Dios será entregado al pueblo santo de Dios. La presencia del Mesías como juez justo pondrá al descubierto a los infieles. Mientras, los Arcángeles y muchos ángeles se mantienen fieles a su Creador. Al dejarnos guiar por estos estaremos en sintonía con Dios y disponibles en su servicio. 

SALMO Sal 137, 1-5 

R. Te cantaré en presencia de los ángeles, Señor. 

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, porque has oído las palabras de mi boca. Te cantaré en presencia de los ángeles y me postraré ante tu santo Templo. R. 

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad, porque tu promesa ha superado tu renombre. Me respondiste cada vez que te invoqué y aumentaste la fuerza de mi alma. R. 

Que los reyes de la tierra te bendigan al oír la palabra de tu boca, y que celebren los designios del Señor, porque la gloria del Señor es grande. R. 

ALELUIA Sal 102, 21 

Aleluia. ¡Bendigan al Señor, todos sus ejércitos, sus servidores, los que cumplen su voluntad! Aleluia.

EVANGELIO Jn 1, 47-51 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: “Éste es un verdadero israelita, un hombre sin doblez”. “¿De dónde me conoces?”, le preguntó Natanael. Jesús le respondió: “Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera”. Natanael respondió: “Maestro, Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el rey de Israel”. Jesús continuó: “Porque te dije: ‘Te vi debajo de la higuera’, crees. Verás cosas más grandes todavía”. Y agregó: “Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”. Palabra del Señor. 

Comentario: Natanael había cuestionado la procedencia del Mesías, pero ante la intervención de Jesús hace un acto de fe en él representando a los israelitas fieles, sinceros y sin prejuicios, que están abiertos a salir de sus esquemas y encontrarse con la novedad de Dios. ¿Cómo resolvemos nuestros cuestionamientos?

VIERNES 28: De la feria. Verde. San Wenceslao mr. (ML). Rojo. Santos Lorenzo Ruiz y comp., mrs. (ML). Rojo.

Liturgia-Septiembre-2018
VIERNES 28

De la feria. Verde. San Wenceslao mr. (ML). Rojo. Santos Lorenzo Ruiz y comp., mrs. (ML). Rojo.

LECTURA Ecl 3, 1-11 

Lectura del libro del Eclesiastés.

Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol: un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado; un tiempo para matar y un tiempo para sanar, un tiempo para demoler y un tiempo para edificar; un tiempo para llorar y un tiempo para reír, un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar; un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas, un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse; un tiempo para buscar y un tiempo para perder, un tiempo para guardar y un tiempo para tirar; un tiempo para rasgar y un tiempo para coser, un tiempo para callar y un tiempo para hablar; un tiempo para amar y un tiempo para odiar, un tiempo de guerra y un tiempo de paz. ¿Qué provecho obtiene el trabajador con su esfuerzo? Yo vi la tarea que Dios impuso a los hombres para que se ocupen de ella. Él hizo todas las cosas apropiadas a su tiempo, pero también puso en el corazón del hombre el sentido del tiempo pasado y futuro, sin que el hombre pueda descubrir la obra que hace Dios desde el principio hasta el fin. Palabra de Dios. 

Comentario: El poema habla del tiempo y de Dios. El sabio manifiesta que todas las acciones del hombre tienen su momento “propicio” y, por tanto, pasado. Después de ese tiempo no habría más oportunidades. Es decir, el ser humano no puede hacer nada frente al tiempo, porque este pasa irremediablemente: nacemos, vivimos y morimos. Pero Dios posee el señorío de todo: el pasado, presente y futuro. 

SALMO Sal 143, 1-4 

R. ¡Bendito sea el Señor, mi Roca! 

Bendito sea el Señor, mi Roca, Él es mi bienhechor y mi fortaleza, mi baluarte y mi libertador; Él es el escudo con que me resguardo. R. 

Señor, ¿qué es el hombre para que Tú lo cuides, y el ser humano, para que pienses en él? El hombre es semejante a un soplo, y sus días son como una sombra fugaz. R. 

ALELUIA Mc 10, 45 

Aleluia. El Hijo del hombre vino para servir y dar su vida en rescate por una multitud. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 18-22 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un día en que Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con Él, les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy Yo?» Ellos le respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, alguno de los antiguos profetas que ha resucitado». «Pero ustedes, les preguntó, ¿quién dicen que soy Yo?» Pedro, tomando la palabra, respondió: «Tú eres el Mesías de Dios». Y Él les ordenó terminantemente que no lo anunciaran a nadie, diciéndoles: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día». Palabra del Señor. 

Comentario: Dios manifiesta su presencia a través del camino de la fidelidad humana de Jesús. Por eso él sondea a los discípulos sobre qué piensan sobre su persona. Pedro movido por el Espíritu lo reconoce como el Mesías, pero su fragilidad lo hará vivir entre luces y sombras. También hoy caminamos entre las luces de Dios y las sombras del mal, ¿lo sabemos descubrir? 

JUEVES 27: San Vicente de Paúl, p. (MO). Blanco.

Liturgia-Septiembre-2018
JUEVES 27

San Vicente de Paúl, p. (MO). Blanco.

Leccionario Santoral: 1Cor 1, 26-31; Sal 111, 1-9; Mt 9, 35-38.

LECTURA Ecl 1, 2-11 

Lectura del libro del Eclesiastés.

¡Vanidad, pura vanidad!, dice el sabio Cohélet. ¡Vanidad, pura vanidad! ¡Nada más que vanidad! ¿Qué provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol? Una generación se va y la otra viene, y la tierra siempre permanece. El sol sale y se pone, y se dirige afanosamente hacia el lugar de donde saldrá otra vez. El viento va hacia el sur y gira hacia el norte; va dando vueltas y vueltas, y retorna sobre su curso. Todos los ríos van al mar y el mar nunca se llena; al mismo lugar donde van los ríos, allí vuelven a ir. Todas las cosas están gastadas, más de lo que se puede expresar. ¿No se sacia el ojo de ver, el oído no se cansa de escuchar? Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo se hará: ¡no hay nada nuevo bajo el sol! Si hay algo de lo que dicen: «Mira, esto sí que es algo nuevo», en realidad, eso mismo ya existió muchísimo antes que nosotros. No queda el recuerdo de las cosas pasadas, ni quedará el recuerdo de las futuras en aquéllos que vendrán después. Palabra de Dios. 

Comentario: El sabio admite el gobierno de Dios sobre el mundo, pero el hombre no es capaz de descifrar el misterio de los designios divinos. Además, no solamente niega la posibilidad de descubrir el sentido del mundo, sino que cuestiona todos los valores tradicionales: la sabiduría, la ciencia, la justicia, la piedad…, etcétera. Todo ello no conduce a nada y es un absurdo. 

SALMO Sal 89, 3-6. 12-14. 17 

R. ¡Tú eres nuestro refugio, Señor! 

Tú haces que los hombres vuelvan al polvo, con sólo decirles: «Vuelvan, seres humanos». Porque mil años son ante tus ojos como el día de ayer, que ya pasó, como una vigilia de la noche. R. 

Tú los arrebatas, y son como un sueño, como la hierba que brota de mañana: por la mañana brota y florece, y por la tarde se seca y se marchita. R. 

Enséñanos a calcular nuestros años, para que nuestro corazón alcance la sabiduría. ¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo…? Ten compasión de tus servidores. R. 

Sácianos en seguida con tu amor, y cantaremos felices toda nuestra vida. Que descienda hasta nosotros la bondad del Señor; que el Señor, nuestro Dios, haga prosperar la obra de nuestras manos. R. 

ALELUIA Jn 14, 6 

Aleluia. «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí», dice el Señor. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 7-9 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

El tetrarca Herodes se enteró de todo lo que Jesús hacía y enseñaba, y estaba muy desconcertado porque algunos decían: «Es Juan, que ha resucitado». Otros decían: «Es Elías, que se ha aparecido», y otros: «Es uno de los antiguos profetas que ha resucitado». Pero Herodes decía: «A Juan lo hice decapitar. Entonces, ¿quién es éste del que oigo decir semejantes cosas?» Y trataba de verlo. Palabra del Señor. 

Comentario: La identificación de Jesús con un profeta antiguo como Juan o Elías se entiende, ya que el pueblo aguardaba la llegada de un juicio apocalíptico. Jesús, con sus milagros, cumplía esas expectativas. La actividad de Jesús y la diversidad de opiniones escuchadas sobre él despiertan no solo la curiosidad de Herodes, sino por todo aquel que desea escucharlo y llevar a la práctica sus enseñanzas.

MIÉRCOLES 26: De la feria. Verde. Santos Cosme y Damián, mrs. (ML). Rojo.

Liturgia-Septiembre-2018
MIÉRCOLES 26

De la feria. Verde. Santos Cosme y Damián, mrs. (ML). Rojo.

LECTURA Prov 30, 5-9 

Lectura del libro de los Proverbios.

Toda palabra de Dios es acrisolada, Dios es un escudo para el que se refugia en Él. No añadas nada a sus palabras, no sea que te reprenda y seas tenido por mentiroso. Hay dos cosas que yo te pido, no me las niegues antes que muera: aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des ni pobreza ni riqueza, dame la ración necesaria, no sea que, al sentirme satisfecho, reniegue y diga: «¿Quién es el Señor?», o que, siendo pobre, me ponga a robar y atente contra el Nombre de mi Dios. Palabra de Dios. 

Comentario: Frente a las palabras mentirosas de los hombres se alza la palabra de Dios, que es Verdad. Dios, por medio de su palabra, ilumina la existencia pero no para complicarla, sino para que esta sea más digna y llevadera. Lo único que debe hacer el hombre es escucharla y ser dócil de espíritu para ponerla en práctica. 

SALMO Sal 118, 29. 72. 89. 101. 104. 163 

R. ¡Tu palabra es una lámpara para mis pasos, Señor! 

Apártame del camino de la mentira, y dame la gracia de conocer tu ley. Para mí vale más la ley de tus labios que todo el oro y la plata. R. 

Tu palabra, Señor, permanece para siempre, está firme en el cielo. Yo aparto mis pies del mal camino, para cumplir tu palabra. R. 

Tus preceptos me hacen comprender: por eso aborrezco el camino de la mentira. Odio y aborrezco la mentira; en cambio, amo tu ley. R. 

ALELUIA Mc 1,15 

Aleluia. El Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en la Buena Noticia. Aleluia.

EVANGELIO Lc 9, 1-6 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús convocó a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar a toda clase de demonios y para sanar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos, diciéndoles: «No lleven nada para el camino, ni bastón, ni provisiones, ni pan, ni dinero, ni tampoco dos túnicas cada uno. Permanezcan en la casa donde se alojen, hasta el momento de partir. Si no los reciben, al salir de esa ciudad sacudan hasta el polvo de sus pies, en testimonio contra ellos». Fueron entonces de pueblo en pueblo, anunciando la Buena Noticia y sanando enfermos en todas partes. Palabra del Señor. 

Comentario: Llama la atención con la autoridad que Jesús inviste a los Apóstoles para la misión y les da los poderes que el Padre le había entregado: anunciar el Reino, expulsar el mal, curar a los enfermos y perdonar los pecados. Para cumplir con esta misión deben caminar con pocas pertenencias y sin perder mucho tiempo con los que no los reciben.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×