Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Liturgia Cotidiana

DOMINGO 10: 1º de Cuaresma. Morado.

DOMINGO 10: 1º de Cuaresma. Morado.
DOMINGO 10: 1º de Cuaresma. Morado.

Credo

1ª LECTURA Deut 26, 1-2. 4-10

Lectura del libro del Deuteronomio. Moisés habló al pueblo diciendo: Cuando entres en la tierra que el Señor, tu Dios, te da en herencia, cuando tomes posesión de ella y te establezcas allí, recogerás las primicias de todos los frutos que extraigas de la tierra que te da el Señor, tu Dios, las pondrás en una canasta, y las llevarás al lugar elegido por el Señor, tu Dios, para constituirlo morada de su Nombre. El sacerdote tomará la canasta que tú le entregues, la depositará ante el altar, y tú pronunciarás estas palabras en presencia del Señor, tu Dios: «Mi padre era un arameo errante que bajó a Egipto y se refugió allí con unos pocos hombres, pero luego se convirtió en una nación grande, fuerte y numerosa. Los egipcios nos maltrataron, nos oprimieron y nos impusieron una dura servidumbre. Entonces pedimos auxilio al Señor, el Dios de nuestros padres, y Él escuchó nuestra voz. Él vio nuestra miseria, nuestro cansancio y nuestra opresión, y nos hizo salir de Egipto con el poder de su mano y la fuerza de su brazo, en medio de un gran terror, de signos y prodigios. Él nos trajo a este lugar y nos dio esta tierra que mana leche y miel. Por eso ofrezco ahora las primicias de los frutos del suelo que tú, Señor, me diste». Tu depositarás las primicias ante el Señor, tu Dios, y te postrarás delante de Él. Palabra de Dios.

Comentario: Estas palabras de Moisés al pueblo son como una profesión de fe y respuesta al mandamiento del amor de Dios y al prójimo. Todo viene del Señor y él siempre tomó la iniciativa; por tanto, fue él quien acompañó a su pueblo para pasar del camino de la esclavitud al de la libertad.

SALMO Sal 90, 1-2. 10-15

R. En el peligro, Señor, estás conmigo.

Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso, di al Señor: «Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío». R.

No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, porque Él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos. R.

Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra; caminarás sobre leones y víboras, pisotearás cachorros de león y serpientes. R.

«Él se entregó a mí, por eso, Yo lo libraré; lo protegeré, porque conoce mi Nombre; me invocará, y Yo le responderé. Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré». R.

2ª LECTURA Rom 10, 5-13

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Roma. Hermanos: Moisés escribe acerca de la justicia que proviene de la Ley: «El hombre que la practique, vivirá por ella». En cambio, la justicia que proviene de la fe habla así: «No digas en tu corazón: ¿quién subirá al cielo? », esto es, para hacer descender a Cristo. O bien: «¿quién descenderá al Abismo?», esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos. Pero ¿qué es lo que dice acerca de la justicia de la fe? «La palabra está cerca de ti, en tu boca y en tu corazón», es decir, la palabra de la fe que nosotros predicamos. Porque si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación. Así lo afirma la Escritura: «El que cree en Él, no quedará confundido ». Porque no hay distinción entre judíos y los que no lo son: todos tienen el mismo Señor, que colma de bienes a quienes lo invocan. Ya que «todo el que invoque el nombre del Señor se salvará». Palabra de Dios.

Comentario: El gran escándalo para los judíos es que un profeta, por excelso que fuera, pudiera llamarse “Yahveh”, Señor. Por eso, la “encarnación” era algo molesto, porque impedía esa libertad con que el judío manifestaba en su vida terrena. Así podía combinar o jugar con una religiosidad “perfecta” o con una praxis de explotación y humillación.

ACLAMACIÓN Mt 4, 4

El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

EVANGELIO Lc 4, 1-13

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó de las orillas del Jordán y fue conducido por el Espíritu al desierto, donde fue tentado por el demonio durante cuarenta días. No comió nada durante esos días, y al cabo de ellos tuvo hambre. El demonio le dijo entonces: «Si Tú eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan». Pero Jesús le respondió: «Dice la Escritura: El hombre no vive solamente de pan». Luego el demonio lo llevó a un lugar más alto, le mostró en un instante todos los reinos de la tierra y le dijo: «Te daré todo este poder y el esplendor de estos reinos, porque me han sido entregados, y yo los doy a quien quiero. Si Tú te postras delante de mí, todo eso te pertenecerá». Pero Jesús le respondió: «Está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a Él solo rendirás culto». Después el demonio lo condujo a Jerusalén, lo puso en la parte más alta del Templo y le dijo: «Si Tú eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: Él dará órdenes a sus ángeles para que ellos te cuiden. Y también: Ellos te llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece con ninguna piedra». Pero Jesús le respondió: «Está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios». Una vez agotadas todas las formas de tentación, el demonio se alejó de Él, hasta el momento oportuno. Palabra del Señor.

Comentario: Como creyentes, tenemos una Cuaresma de cuarenta días antes de la Pascua para preparar la venida del Señor. Este número señala el tiempo necesario para una transformación o para que algo en ciernes llegue a la perfección. El Señor espera que imitemos su marcha y estadía por el desierto: sabernos privar, aprender a dominarnos e iluminar nuestra vida con su palabra.

SÁBADO 9: SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA. Morado.

SÁBADO 9: SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA. Morado.
SÁBADO 9: SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA. Morado.

Prefacio de Cuaresma

LECTURA Is 58, 9-14

Lectura del libro de Isaías. Así habla el Señor: Éste es el ayuno que Yo amo: Si eliminas de ti todos los yugos, el gesto amenazador y la palabra maligna; si ofreces tu pan al hambriento y sacias al que vive en la penuria, tu luz se alzará en las tinieblas y tu oscuridad será como el mediodía. El Señor te guiará incesantemente, te saciará en los ardores del desierto y llenará tus huesos de vigor; tú serás como un jardín bien regado, como una vertiente de agua, cuyas aguas nunca se agotan. Reconstruirás las ruinas antiguas, restaurarás los cimientos seculares, y te llamarán “Reparador de brechas”, “Restaurador de moradas en ruinas”. Si dejas de pisotear el sábado, de hacer tus negocios en mi día santo; si llamas al sábado “Delicioso” y al día santo del Señor “Honorable”; si lo honras absteniéndote de traficar, de entregarte a tus negocios y de hablar ociosamente, entonces te deleitarás en el Señor; Yo te haré cabalgar sobre las alturas del país y te alimentaré con la herencia de tu padre Jacob, porque ha hablado la boca del Señor. Palabra de Dios.

Comentario: El Profeta vuelve a insistir en qué consiste la santificación y creer en Dios. No basta con el culto y una mera dedicación externa si no va acompañada con la vida. Más que nuestros ayunos, a Dios le agrada que eliminemos las palabras y gestos que dañan a los demás.

SALMO Sal 85, 1-6

R. ¡Enséñame tu camino, Señor!

Inclina tu oído, Señor, respóndeme, porque soy pobre y miserable; protégeme, porque soy uno de tus fieles, salva a tu servidor que en ti confía. R.

Tú eres mi Dios: ten piedad de mí, Señor, porque te invoco todo el día; reconforta el ánimo de tu servidor, porque a ti, Señor, elevo mi alma. R.

Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquéllos que te invocan: ¡atiende, Señor, a mi plegaria, escucha la voz de mi súplica! R.

VERSÍCULO Ez 33, 11

«Yo no deseo la muerte del malvado, sino que se convierta y viva», dice el Señor.

EVANGELIO Lc 5, 27-32

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví, que estaba sentado junto a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció a Jesús un gran banquete en su casa. Había numerosos publicanos y otras personas que estaban a la mesa con ellos. Los fariseos y sus escribas murmuraban y decían a los discípulos de Jesús: «¿Por qué ustedes comen y beben con publicanos y pecadores?». Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: «No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, para que se conviertan». Palabra del Señor.

Comentario: Hoy vivimos tiempos en que el mundo continúa enfrentado por cuestiones políticas, ideológicas o religiosas. El gesto de Jesús es iluminador: hay que crear una comunidad nueva donde desaparezcan toda clase de privilegios, rencores; es decir, una comunidad donde todos tengan su derecho a vincularse, incluso hasta pensar distinto, pero no por eso ser rivales sino hermanos.

La Reflexión Dominical: Domingo 1º de Cuaresma

La Reflexión Dominical: Domingo 1º de CuaresmaComo creyentes, tenemos una Cuaresma de cuarenta días antes de la Pascua para preparar la venida del Señor. Este número señala el tiempo necesario para una transformación o para que algo en ciernes llegue a la perfección. El Señor espera que imitemos su marcha y estadía por el desierto: sabernos privar, aprender a dominarnos e iluminar nuestra vida con su palabra.

Escuchemos La Reflexión Dominical que corresponde al evangelio del domingo 1º de Cuaresma: Lc 4, 1-13:

La Reflexión Dominical es un espacio que, a partir del Evangelio del domingo, entrega un mensaje de fe, en la voz del padre Aderico Dolzani, de la SOCIEDAD DE SAN PABLO. Si te interesa difundir estas cápsulas a través de algún medio radial, escríbenos a webmaster@sanpablochile.cl

VIERNES 8: VIERNES DESPUÉS DE CENIZA. Morado.

VIERNES 8: VIERNES DESPUÉS DE CENIZA. Morado.
VIERNES 8: VIERNES DESPUÉS DE CENIZA. Morado.

Prefacio de Cuaresma

LECTURA Is 58, 1-9

Lectura del libro de Isaías. Así habla el Señor Dios: ¡Grita a voz en cuello, no te contengas, alza tu voz como una trompeta: denúnciale a mi pueblo su rebeldía y sus pecados a la casa de Jacob! Ellos me consultan día tras día y quieren conocer mis caminos como lo haría una nación que practica la justicia y no abandona el derecho de su Dios; reclaman de mí sentencias justas, les gusta estar cerca de Dios: «¿Por qué ayunamos y Tú no lo ves, nos afligimos y Tú no lo reconoces?». Porque ustedes, el mismo día en que ayunan, se ocupan de negocios y maltratan a su servidumbre. Ayunan para entregarse a pleitos y querellas y para golpear perversamente con el puño. No ayunen como en esos días, si quieren hacer oír su voz en las alturas. ¿Es éste acaso el ayuno que Yo amo, el día en que el hombre se aflige a sí mismo? Doblar la cabeza como un junco, tenderse sobre el cilicio y la ceniza: ¿a eso lo llamas ayuno y día aceptable al Señor? Éste es el ayuno que Yo amo –oráculo del Señor–: soltar las cadenas injustas, desatar los lazos del yugo, dejar en libertad a los oprimidos y romper todos los yugos; compartir tu pan con el hambriento y albergar a los pobres sin techo; cubrir al que veas desnudo y no despreocuparte de tu propia carne. Entonces despuntará tu luz como la aurora, y tu llaga no tardará en cicatrizar; delante de ti avanzará tu justicia, y detrás de ti irá la gloria del Señor. Entonces llamarás, y el Señor responderá; pedirás auxilio, y Él dirá: «¡Aquí estoy!». Palabra de Dios.

Comentario: La hipocresía del pueblo queda reflejada en la escrupulosa observancia del ayuno, ya que ni siquiera ese día dejaban sus riñas y disputas, como, por ejemplo, recordar las deudas a sus servidores. El ayuno que Dios quiere es el cumplimiento de los deberes morales y humanos para con el prójimo.

SALMO Sal 50, 3-6. 18-19

R. ¡Tú no desprecias un corazón contrito, Señor!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Los sacrificios no te satisfacen; si ofrezco un holocausto, no lo aceptas: mi sacrificio es un espíritu contrito,Tú no desprecias el corazón contrito y humillado. R.

VERSÍCULO Cf. Am 5, 14

Busquen el bien y no el mal, para que tengan vida, y así el Señor estará con ustedes.

EVANGELIO Mt 9, 14-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Se acercaron a Jesús los discípulos de Juan Bautista y le dijeron: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos mucho mientras que tus discípulos no ayunan?». Jesús les respondió: «¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán». Palabra del Señor.

Comentario: La imagen del matrimonio no era nueva en la Biblia; sin embargo, Jesús la utiliza en su persona para representar la unión esponsal de Dios con su pueblo. Ahora lo que importa es entrar a formar parte de los amigos del novio para alegrarse en su boda. Por eso estar con Jesús siempre es motivo de alegría y no de luto.

JUEVES 7: JUEVES DESPUÉS DE CENIZA. Morado.

Libreria-virtual-Liturgia-Marzo
JUEVES 7: JUEVES DESPUÉS DE CENIZA. Morado.

Prefacio de Cuaresma.

LECTURA Deut 30, 15-20

Lectura del libro del Deuteronomio. Moisés habló al pueblo diciendo: Hoy pongo delante de ti la vida y la felicidad, la muerte y la desdicha. Si escuchas los mandamientos del Señor, tu Dios, que hoy te prescribo, si amas al Señor, tu Dios, y cumples sus mandamientos, sus leyes y sus preceptos, entonces vivirás, te multiplicarás, y el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde ahora vas a entrar para tomar posesión de ella. Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, si te dejas arrastrar y vas a postrarte ante otros dioses para servirlos, yo les anuncio hoy que ustedes se perderán irremediablemente, y no vivirán mucho tiempo en la tierra que vas a poseer después de cruzar el Jordán. Hoy tomo por testigos contra ustedes al cielo y a la tierra: yo he puesto delante de ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Elige la vida, y vivirás, tú y tus descendientes, con tal que ames al Señor, tu Dios, escuches su voz y le seas fiel. Porque de ello depende tu vida y tu larga permanencia en la tierra que el Señor juró dar a tus padres, a Abraham, a Isaac y a Jacob. Palabra de Dios.

Comentario: Dios presenta dos caminos al pueblo de Israel que se definen como vida y muerte, como bien y mal o como dicha y desgracia. Esa dualidad corresponde a dos actitudes del hombre y del pueblo, y que será calificada por los sabios como sabiduría o necedad. En este sentido, pidamos a Dios que nos ayude a valorar lo que nos ofrece y no lo rechacemos sin antes saber qué nos propone.

SALMO Sal 1, 1-4. 6

R. ¡Feliz el que pone su confianza en el Señor!

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche! R.

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien. R.

No sucede así con los malvados: ellos son como paja que se lleva el viento. Porque el Señor cuida el camino de los justos, pero el camino de los malvados termina mal. R.

VERSÍCULO Mt 4, 17

«Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca», dice el Señor.

EVANGELIO Lc 9, 22-25

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús dijo a sus discípulos:«El Hijo del hombre debe sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser condenado a muerte y resucitar al tercer día». Después dijo a todos: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la salvará. ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si se pierde o se arruina a sí mismo?». Palabra del Señor.

Comentario: Seguir a Jesús implica siempre “gastar” la vida y cargar con la cruz de cada día. Es decir, no se puede caminar junto a él si no hay una disposición a: ofrecer siempre el perdón, amar sin limitaciones, vivir abiertos al misterio de Dios y mantenerse fieles a su palabra. ¿Estamos dispuestos o no a correr su suerte?

MIÉRCOLES 6: MIÉRCOLES DE CENIZA. Morado.

Libreria-virtual-Liturgia-Marzo
MIÉRCOLES 6: MIÉRCOLES DE CENIZA. Morado.

1ª LECTURA Jl 2, 12-18

Lectura de la profecía de Joel. Ahora dice el Señor: Vuelvan a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos. Desgarren su corazón y no sus vestiduras, y vuelvan al Señor, su Dios, porque Él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y rico en amor, y se arrepiente de sus amenazas. ¡Quién sabe si Él no se volverá atrás y se arrepentirá, y dejará detrás de sí una bendición: la ofrenda y la libación para el Señor, su Dios! ¡Toquen la trompeta en Sión, prescriban un ayuno, convoquen a una reunión solemne, reúnan al pueblo, convoquen a la asamblea, congreguen a los ancianos, reúnan a los pequeños y a los niños de pecho! ¡Que el recién casado salga de su alcoba y la recién casada de su lecho nupcial! Entre el vestíbulo y el altar lloren los sacerdotes, los ministros del Señor, y digan: «¡Perdona, Señor, a tu pueblo, no entregues tu herencia al oprobio, y que las naciones no se burlen de ella! ¿Por qué se ha de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?». El Señor se llenó de celos por su tierra y se compadeció de su pueblo. Palabra de Dios.

Comentario: El Profeta, en el marco de una verdadera liturgia penitencial, invita a los israelitas a que se conviertan de corazón. Dios es misericordioso y nada está perdido mientras el hombre no baje los brazos, pero quiere ver signos de un real arrepentimiento y que se note en nuestras acciones.

SALMO Sal 50, 3-6. 12-14. 17

R. ¡Ten piedad, Señor, porque hemos pecado!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga. Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza. R.

2ª LECTURA 2Cor 5, 20—6, 2

Lectura de la segunda carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos: Nosotros somos embajadores de Cristo, y es Dios el que exhorta a los hombres por intermedio nuestro. Por eso, les suplicamos en nombre de Cristo: déjense reconciliar con Dios. A Aquél que no conoció el pecado, Dios lo identificó con el pecado en favor nuestro, a fin de que nosotros seamos justificados por Él. Y porque somos sus colaboradores, los exhortamos a no recibir en vano la gracia de Dios. Porque Él nos dice en la Escritura: “En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí”. Éste es el tiempo favorable, éste es el día de la salvación. Palabra de Dios.

Comentario: Al Señor no se le puede valorar como a un héroe sublime o excelso que dio generosamente su vida por una causa grande, sino como quien venció la muerte y vive. Por eso san Pablo invita a los corintios a dejarse reconciliar por Dios, pero reconociendo sus propios males, dejando que él los cure y con el compromiso de recrear totalmente sus vidas.

VERSÍCULO Cf. Sal 94, 8. 7

No endurezcan su corazón, sino escuchen la voz del Señor.

EVANGELIO Mt 6, 1-6. 16-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Jesús dijo a sus discípulos: Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre de ustedes que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que los hombres noten que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro, para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Palabra del Señor.

Comentario: La limosna era muy estimada entre los judíos como obra de caridad, así como también el propio ayuno, que era como una prolongación del templo para los efectos de la oración, y Jesús se adhiere a esta mentalidad. Es cierto que la oración y el ayuno son un medio para regresar a Dios, pero ese “regreso” implica comenzar una vida nueva, siendo mensajeros del amor que Jesús profesó.

MARTES 5: De la feria. Verde.

Libreria-virtual-Liturgia-Marzo

LECTURA Ecli 35, 1-12

Lectura del libro del Eclesiástico. Observar la Ley es como presentar muchas ofrendas, y ser fiel a los mandamientos es ofrecer un sacrificio de comunión; devolver un favor es hacer una oblación de harina, y hacer limosna es ofrecer un sacrificio de alabanza. La manera de agradar al Señor es apartarse del mal, y apartarse de la injusticia es un sacrificio de expiación. No te presentes ante el Señor con las manos vacías, porque todo esto lo prescriben los mandamientos. Cuando la ofrenda del justo engrasa el altar, su fragancia llega a la presencia del Altísimo. El sacrificio del justo es aceptado y su memorial no caerá en el olvido. Glorifica al Señor con generosidad y no mezquines las primicias de tus manos. Da siempre con el rostro radiante y consagra el diezmo con alegría. Da al Altísimo según lo que Él te dio, y con generosidad, conforme a tus recursos, porque el Señor sabe retribuir y te dará siete veces más. No pretendas sobornarlo con un don, porque no lo aceptaría, y no te apoyes en un sacrificio injusto. Porque el Señor es juez y no hace distinción de personas. Palabra de Dios.

Comentario: El relato nos lleva a un tiempo donde para algunos era más importante cumplir con la vida cultural, o los ritos, que ser coherente con la Palabra de Dios. De nada sirven los sacrificios si después estos no se traducen en acciones de justicia, generosidad, alegría, y en un espíritu de agradecimiento.

SALMO Sal49, 5-8.14. 23

R. ¡El Señor es el único Juez!

Al que va por el buen camino, le haré gustar la salvación de Dios. El Dios de los dioses, el Señor, habla para convocar a la tierra desde la salida del sol hasta el ocaso. R.

«Reúnanme a mis amigos, a los que sellaron mi alianza con un sacrificio». ¡Que el cielo proclame su justicia, porque el Señor es el único Juez! R.

«Escucha, pueblo mío, Yo te hablo; Israel, voy a alegar contra ti: Yo soy el Señor, tu Dios. No te acuso por tus sacrificios: ¡tus holocaustos están siempre en mi presencia!». R.

«Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza y cumple tus votos al Altísimo. El que ofrece sacrificios de alabanza me honra de verdad; y al que va por el buen camino, le haré gustar la salvación de Dios». R.

ALELUIA Cf. Mt 11, 25

Aleluia. Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 28-31

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Pedro le dijo a Jesús: «Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús respondió: «Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna. Muchos de los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús se dirige a sus discípulos en un contexto donde señala lo difícil que es para un rico dejar todo lo que tiene por el Reino de los cielos. Por eso que su respuesta a quienes lo siguen radicalmente es clara: la salvación como don de Dios es llevar la presencia de Jesús a los más frágiles, y eso Dios lo recompensa en esta vida y también en la Vida eterna.

 

 

 

LUNES 4: De la feria. Verde o Blanco

Libreria-virtual-Liturgia-Marzo
LUNES 4: De la feria. Verde o Blanco

LECTURA Ecli 17, 24-26. 29

Lectura del libro del Eclesiástico. A los que se arrepienten, el Señor les permite volver y reconforta a los que perdieron la constancia. Vuelve al Señor y deja de pecar, suplica ante su rostro y deja de ofenderlo. Vuelve al Altísimo, apártate de la injusticia y odia profundamente toda abominación. ¡Qué grande es la generosidad del Señor y su perdón para los que vuelven a Él! Palabra de Dios.

Comentario: La sabiduría nos recuerda que Dios no solamente perdona a los que se arrepienten sino también consuela y conforta a quienes han perdido la esperanza de convertirse; por eso, para adquirir esa sabiduría de lo alto hay que renunciar al pecado y volver a Dios.

SALMO Sal 31, 1-2. 5-7

R. ¡Que los justos se alegren en el Señor!

¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado y liberado de su falta! ¡Feliz el hombre a quien el Señor no le tiene en cuenta las culpas, y en cuyo espíritu no hay doblez! R.

Pero yo reconocí mi pecado, no te escondí mi culpa, pensando: «Confesaré mis faltas al Señor». ¡Y Tú perdonaste mi culpa y mi pecado! R.

Por eso, que todos tus fieles te supliquen en el momento de la angustia; y cuando irrumpan las aguas caudalosas no llegarán hasta ellos. R.

Tú eres mi refugio,Tú me libras de los peligros y me colmas con la alegría de la salvación. R.

ALELUIA 2Cor 8, 9

Aleluia. Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 17-27

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos. Jesús se puso en camino. Un hombre corrió hacia Él y, arrodillándose, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?». Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno. Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre». El hombre le respondió: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud». Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme». Él, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes. Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: «¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!». Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: «Hijos míos, ¡qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios». Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?». Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: «Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para Él todo es posible». Palabra del Señor.

Comentario: Jesús propone, a quienes opten por seguirlo, que las riquezas son un grave obstáculo para entrar en el Reino de Dios. No significa que él promueva un estilo de vida para harapientos sino que “nada” en este mundo puede ser absolutizado fuera de Dios.

DOMINGO 3: 8º durante el año. Verde.

Libreria-virtual-Liturgia-Marzo
DOMINGO 3: 8º durante el año. Verde.

1ª LECTURA Ecli 27, 4-7

Lectura del libro del Eclesiástico. Cuando se zarandea la criba, quedan los residuos: así los desechos de un hombre aparecen en sus palabras. El horno pone a prueba los vasos del alfarero y la prueba del hombre está en su conversación. El árbol bien cultivado se manifiesta en sus frutos; así la palabra expresa la índole de cada uno. No elogies a nadie antes de oírlo razonar, porque allí es donde se prueban los hombres. Palabra de Dios.

Comentario: El relato da las claves para conocer cómo es el hombre, ya que para pronunciarse acerca de su modo de ser es necesario interiorizarse sobre cómo este piensa, habla y obra. Esa interiorización hay que realizarla con extremada prudencia y sin prejuicios.

SALMO Sal 91, 2-3. 13-16

R. Es bueno darte gracias, Señor.

Es bueno dar gracias al Señor, y cantar, Dios Altísimo, a tu Nombre; proclamar tu amor de madrugada, y tu fidelidad en las vigilias de la noche. R.

El justo florecerá como la palmera, crecerá como los cedros del Líbano: trasplantado en la Casa del Señor, florecerá en los atrios de nuestro Dios. R.

En la vejez seguirá dando frutos, se mantendrá fresco y frondoso, para proclamar qué justo es el Señor, mi Roca, en quien no existe la maldad. R.

2ª LECTURA 1Cor 15, 51. 54-58

Lectura de la primera carta del Apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto. Hermanos: Les voy a revelar un misterio: No todos vamos a morir, pero todos seremos transformados. Cuando lo que es corruptible se revista de la incorruptibilidad y lo que es mortal se revista de la inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra de la Escritura: «La muerte ha sido vencida. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está tu aguijón?». Porque lo que provoca la muerte es el pecado y lo que da fuerza al pecado es la Ley. ¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo! Por eso, queridos hermanos, permanezcan firmes e inconmovibles, progresando constantemente en la obra del Señor, con la certidumbre de que los esfuerzos que realizan por Él no serán vanos. Palabra de Dios.

Comentario: San Pablo alude a la resurrección como algo real y verdadero. Sin duda, que la forma en cómo se lo imagina tiene sus límites, porque la resurrección implica algo que está fuera de las categorías de la materia, espacio y tiempo. No obstante, insta a quienes quieran alcanzarla, a que abandonen los dominios de la “carne y la sangre” para ser incorporados con Cristo.

ALELUIA Flp 2, 15-16

Aleluia. Ustedes brillan como rayos de luz en el mundo, mostrando la Palabra de Vida. Aleluia.

EVANGELIO Lc 6, 39-45

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. Jesús hizo esta comparación: ¿Puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo? El discípulo no es superior al maestro; cuando el discípulo llegue a ser perfecto, será como su maestro. ¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: «Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo», tú, que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano. No hay árbol bueno que dé frutos malos, ni árbol malo que dé frutos buenos: cada árbol se reconoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos ni se cosechan uvas de las zarzas. El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de su maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca. Palabra del Señor.

Comentario: Jesús insiste en que para seguirlo no basta una fe simplemente interior o un culto eclesial separado del amor y la vida. Por eso, solo quien cumple con la palabra de Dios y la pone en práctica puede llegar a ser un bienaventurado y un agradecido de Dios. La palabra de Dios, si bien nos da la gracia, también implica “exigencias”.

SÁBADO 2: De la feria. Verde. Santa María en Sábado. Blanco.

Libreria-virtual-Liturgia-Marzo
SÁBADO 2: De la feria. Verde. Santa María en Sábado. Blanco.

LECTURA Ecli 17, 1-15

Lectura del libro del Eclesiástico. El Señor creó al hombre de la tierra y lo hace volver de nuevo a ella. Le señaló un número de días y un tiempo determinado, y puso bajo su dominio las cosas de la tierra. Lo revistió de una fuerza semejante a la suya y lo hizo según su propia imagen. Hizo que todos los vivientes lo temieran, para que él dominara las fieras y los pájaros. Le dio una lengua, ojos y oídos, el poder de discernir y un corazón para pensar. Él colmó a los hombres de saber y entendimiento, y les mostró el bien y el mal. Les infundió su propia luz, para manifestarles la grandeza de sus obras, y les permitió gloriarse eternamente de sus maravillas: así alabarán su Nombre santo, proclamando la grandeza de sus obras. Les concedió además la ciencia y les dio como herencia una Ley de vida; estableció con ellos una alianza eterna y les hizo conocer sus decretos. Ellos vieron con sus ojos la grandeza de su gloria y oyeron con sus oídos la gloria de su voz. Él les dijo: «Cuídense de toda injusticia», y dio a cada uno preceptos acerca del prójimo. Los caminos de los hombres están siempre ante Él y no pueden ocultarse a sus ojos. Palabra de Dios.

Comentario: Dios le ha dado al hombre dones naturales y la capacidad para discernir “su” voluntad mediante la revelación, que ha tenido lugar en medio del pueblo escogido. Por medio de su sabiduría e inteligencia ha de descubrir las maravillas de la creación, además de alabar y glorificar a Dios por ellas.

SALMO Sal 102,13-18

R. ¡El amor del Señor permanece para siempre!

Como un padre cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles; Él conoce de qué estamos hechos, sabe muy bien que no somos más que polvo. R.

Los días del hombre son como la hierba: él florece como las flores del campo; las roza el viento, y ya no existen más, ni el sitio donde estaban las verá otra vez. R.

Pero el amor del Señor permanece para siempre, y su justicia llega hasta los hijos y los nietos de los que lo temen y observan su Alianza. R.

ALELUIA Cf. Mt 11, 25

Aleluia. Bendito eres, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque revelaste los misterios del Reino a los pequeños. Aleluia.

EVANGELIO Mc 10, 13-16

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos Le trajeron unos niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos los reprendieron. Al ver esto, Jesús se enojó y les dijo: «Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño no entrará en él». Después los abrazó y los bendijo, imponiéndoles las manos. Palabra del Señor.

Comentario: Para la mentalidad de la época, el tema del Reino de Dios era solo una asunto de los adultos y se pensaba que se accedía a él por una cuestión de méritos. Para Jesús el Reino de Dios es algo que es “recibido”, es decir, es una iniciativa divina: se necesita la “inocencia” de un niño que “recibe” lo regalado y se hace uno con él.

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×