Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

Archivo de Etiquetas de Reseña

RESEÑA: Claves para saborear la vida, experiencias desde una intimidad desbordada.

RESEÑA: Claves para saborear la vida, experiencias desde una intimidad desbordada.En medio de una sociedad cada vez más convulsionada, líquida y ensimismada, la obra de José Chamorro nos pone el gran desafío de sumergirnos en el sitial de nuestro ser y descubrir de qué manera valorar la vida, con sus vicisitudes sin perder la “alegría” de vivir. El autor, como buen pedagogo, por medio de su itinerario de búsqueda espiritual, combina sus conocimientos con otras tradiciones espirituales, como el yoga o la propia psicología integrativa, las cuales le permiten ahondar en la comprensión del “Yo” y la forma en que el ser humano puede alcanzar una experiencia de su propia intimidad siempre y cuando reconozca no solo sus virtudes sino también sus zonas más oscuras. Además, él está convencido de que la realidad nunca será indiferente si se mira con cordura, pero también si nos dejamos sorprender y cuestionar por las circunstancias.

Claves para saborear la vida es una obra que se compone de setenta y tres reflexiones, divididas en tres ámbitos donde el ser humano se juega su opción de encontrarse consigo mismo y ser feliz: “Desde uno mismo”, “Desde los demás” y “Desde lo espiritual”. En síntesis, es un viaje al ser o el “Yo”, el otro (social y ecológico) y Aquel que lo abarca todo y es Absoluto, llamado Dios. Es sabido que el ejercicio de conocerse a sí mismo es un aprendizaje y a la vez un misterio. No es fácil el aceptarse como uno es, sobre todo cuando se descubre “quiénes somos” realmente. Hay todo un trabajo de aceptación, pero también de confrontación con los demás, el entorno y con la vida en general.

La obra de José Chamorro será como una caída a la “interioridad”, pues sus reflexiones llevarán hacia aquellas grietas que nadie desea recordar o haber vivido, porque son episodios de la vulnerabilidad que poseemos y que nos hace sensibles a las cuestiones que solo pueden iluminarse desde lo más profundo de nuestro ser, es decir, desde aquel lugar al cual Dios siempre quiere llegar hasta tocar nuestro corazón. Claves para saborear la vida es una obra llena de sentimientos, emociones y sabiduría que abre un camino hacia una espiritualidad más verdadera, y al mismo tiempo nos unifica e insta a sentir la alegría de vivir. Es una invitación a vivir con sencillez y entrega lo que somos, pero en la perspectiva amorosa y alegre de Dios.

Fredy Peña T., ssp.

RESEÑA: El libro de las respuestas de Anselm Grün

RESEÑA: El libro de las respuestas de Anselm GrünDurante la última semana de agosto estuvo en nuestro país el monje benedictino Anselm Grün, quien participó de unos conversatorios en los que se desarrolló el tema de la fragilidad interior. En estos diálogos, el sacerdote abordó también la forma en que se construye la espiritualidad del hombre moderno, un proceso en cuyo punto de partida es fundamental preguntarse: ¿quién soy? ¿qué es el hombre? ¿quién es Dios para mí?

Plantearse estas interrogantes permite descubrir la propia identidad y, a partir de ello, armar un proyecto de vida. En un sentido más amplio, también involucra el poder sentir dentro de cada uno la presencia de Dios, con el fin de encontrar y entender, a la luz de la fe, la esencia del ser humano. Para Grün, si alguien quiere conocer a Dios debe, necesariamente, conocerse a sí mismo. Solo así es posible abordar otras temáticas, como la libertad, la felicidad, la vida, la muerte y la trascendencia.

En ese contexto se sitúa El libro de las respuestas de Anselm Grün, obra en la que pone a disposición de los lectores muchas de las incógnitas a las que debe responder en sus conferencias, y que tienen que ver, precisamente, con el sentido de la vida y la fe. Pero no lo hace con la idea de entregar un manual con fórmulas probadas o verdades concluyentes, sino con la intención de aportar su propia visión sobre cada tema. Por ejemplo, al desarrollar una pregunta acerca del sentido de la existencia, toma conceptos de Sigmund Freud y Víctor Frankl, contrastándolos con la teología para llegar a hablar del hombre en cuanto ser espiritual. Entonces, responder cuál es el sentido de la vida implica también preguntarse cosas como: ¿qué quiero transmitir a otras personas con mi vida? ¿cuál es la razón por la que me esfuerzo? ¿quiénes son para mí los demás? ¿debemos buscar nosotros mismos un sentido a la vida o este nos es dado?

Para el monje, cada respuesta va dando paso a nuevas interrogantes que interpelan tanto a la razón como a la fe. Y en ese diálogo es donde se pueden encontrar respuestas, en la medida que una pregunta bien planteada es capaz de producir este diálogo. De este modo, para entender su propia esencia, el ser humano debe ser capaz de interpelarse.

Las respuestas que Anselm Grün entrega en este libro son, entonces, conclusiones que surgen de su propia experiencia y que pueden servir como un punto de partida para el lector, enfrentado a las mismas preguntas. No hay conclusiones definitivas ni temas completamente cerrados, porque las grandes cuestiones de la existencia, sostiene, deben motivar nuevas preguntas y nuevas respuestas.

Entonces, tal como el padre Anselm invita en la introducción: “Atrévase a escuchar las preguntas que surgen en usted; intente responderlas con base en las preguntas formuladas en este libro, con la confianza de que el Espíritu Santo obra en usted y le infunde lo que puede apaciguar sus preguntas y sus dudas.

Rodrigo Miranda Sánchez

RESEÑA: Rebelarse por amor

Reseña-Rebelarse-por-amorEl título del libro es como una “sublevación” ante lo que comúnmente conocemos como pobreza. Quizá llame la atención el nombre y la forma de cómo el autor aborda el contenido de este, ya que el primer capítulo lleva por título ¡Rebélense! En una entrevista le preguntaron por qué ese nombre y señaló: “Este libro fue publicado en francés bajo el título: Rebelarse con amor para amar… porque comprendí personalmente que la violencia no es una solución a ningún problema. Desde entonces, quiero ayudar a mis hermanos a tomar conciencia de que se pueden resolver los problemas por medios pacíficos y, sobre todo, con la verdad”.

En la obra del sacerdote Pedro Opeka se percibe el testimonio de alguien que ha vivido en carne propia, con los pobres, las consecuencias de lo que significa subsistir entre los que tienen menos. Este misionero de la Congregación de San Vicente de Paul, nacido en San Martín (provincia de Buenos Aires) en 1948, vive en Madagascar desde hace más de cuarenta años, donde lidera una verdadera cruzada contra la pobreza y la miseria. Hace poco, fue homenajeado por el gobierno argentino por su labor como misionero y también por haber sido proclamado para el Premio Nobel de la Paz.

El testimonio de generosidad y trabajo de este misionero sorprende, sobre todo cuando sus actos de caridad han quedado plasmados en este libro, y por supuesto en los corazones de los malgaches. Si hay algo que conmocionó a este hombre, sin duda, fue el cómo vivían estos hermanos sin una casa digna, sin trabajo y en condiciones deplorables para subsistir. Fue así que creó, con un grupo de colaboradores, la asociación humanitaria de “Akamasoa” (1990), a través de ella, miles de malgaches construyen sus casas, pican piedras para sobrevivir y escolarizan a sus hijos. Es decir, más allá de “asistir” y cambiar esta realidad, el padre Opeka intenta que los malgaches se hagan cargo de su situación. Es cierto que están en condiciones de precariedad extrema, pero él les ha enseñado que de las realidades injustas se sale, si bien con ayuda, pero también siendo “proactivos” y haciéndose cargo de su problema.

En la visita que tuviera con el papa Francisco, en la casa de Santa Marta, el papa le dijo: “¿Qué lío estás haciendo en Madagascar?”. A lo que el padre Opeka solo contestó señalando lo difícil y sacrificado que es vivir en ese país, pero también gratificante, tal como él lo manifiesta cada vez que ve desplegarse la sonrisa de los niños y parroquianos que a diario comparten con él. Ese es ya un premio “Nobel” para él. Por eso que cada vez que le preguntan cómo hace para continuar una misión tan complicada y dura, contesta: “La gente piensa que tengo una fórmula mágica que me ayuda cuando me mienten, me engañan, me roban… Yo no tengo ninguna fórmula mágica: yo sufro, estoy herido y me duele cuando me ocurre eso. Lloro y, de rodillas delante del Señor, le digo: “¡Ayúdame! ¡Sé que a ti también te hicieron lo mismo!”. También me pregunto: ¿por qué a mí me van a hacer algo distinto de lo que te hicieron a vos? Eso es una gracia de la perseverancia. Hasta yo mismo me sorprendo de cómo pude vivir cuarenta y ocho años en Madagascar, en un medio tan hostil, y mantener la confianza y la certeza de que se puede siempre salir del pozo de la pobreza”.

Fredy Peña Tobar, ssp.

RESEÑA: Madre Teresa de los Pobres

RESEÑA: Madre Teresa de los PobresEn tiempos complejos para la Iglesia, resulta muy bueno leer acerca de quienes verdaderamente han trabajado por Cristo y para Cristo. Personas que han asumido el Evangelio y han sido capaces de encontrar a Jesús entre los necesitados. Sobre todo en el rostro sufriente del hermano. En ese sentido, Madre Teresa de los Pobres, escrito por José Luis González-Balado y su esposa Jane Nora Playfoot Paige, no viene a redescubrir la historia de la fundadora de las Misioneras de la Caridad, sino a acercarnos a una figura contemporánea que encontró, en el servicio a los pobres entre los pobres, la manera de llevar a la práctica las enseñanzas del Señor.

Publicado en el transcurso del año de la Misericordia, con motivo de la canonización de la Madre Teresa, la obra captura la esencia de lo que es el legado y el trabajo que la Santa desarrolló en Calcuta, y que luego fue replicado en diferentes partes del mundo. Su vida es narrada, con una sencillez y calidez, que permite ver las acciones de la Madre Teresa de primera fuente, puesto que los autores del libro tuvieron la posibilidad de conocerla y compartir con ella en vida. Palabras como humildad, esfuerzo, misericordia y entrega a Dios adquieren una dimensión nueva, distinta, en la medida que cada una de ellas se refleja en hechos concretos, que sirven para profundizar un mensaje de trabajo y entrega por los demás, que no es fácil de asumir.

Los autores cuentan su experiencia con la Madre Teresa y abordan en su primera mitad la vida de la Madre, narrando sus primeros años en Albania, para luego ahondar en su crecimiento espiritual y preocupación por los pobres, consecuencias ambas de la formación y ejemplo recibido de sus padres. Asimismo, surge su interés por servir a Dios en medio de su trabajo en Calcuta -como parte de las hermanas de Loreto-, cuando siente el llamado que la llevó a dejarlo todo y comenzar a recorrer las calles de la ciudad para: enseñar a los niños, atender a los moribundos y asistir a los leprosos. A contar de ahí se le unen sus primeras colaboradoras, impulsadas por el ejemplo y la fe. Y tal vez ese sea el mensaje más importante que podemos encontrar en el desarrollo y expansión de la obra de la Madre Teresa: una fe que se convierte en acción, que se complementa con hechos, para acoger a los sufrientes, los necesitados, los moribundos, los enfermos, y los niños abandonados.

La segunda parte del libro permite conocer más acerca del pensamiento de la Madre Teresa. Los lectores tienen la oportunidad de encontrar sus escritos y exposiciones realizadas en conferencias o entrevistas, que reflejan su forma de pensar, y que sirven para asentar su legado apostólico: “el servicio”.

Una vez más, Madre Teresa de Calculta nos habla de una forma de construir Iglesia que une voluntades tras un propósito, trabajando con alegría, humildad y empeño en llevar a la práctica el Evangelio. Su testimonio de vida es un signo perenne de que el Bien siempre atrae, seduce y posee una dimensión sanadora. En palabras del Papa, en esta obra encontramos esa Iglesia que no se mira a sí misma, sino que sale a las periferias existenciales para encontrarse con las personas que la necesitan, que están ávidas de consuelo y anhelan encontrar en la Palabra el rostro amable de Jesús, que los acoge y los acompaña.

Rodrigo Miranda Sánchez

RESEÑA: El evangelio de María, la mujer que derrotó al mal

RESEÑA: El evangelio de María, la mujer que derrotó al malDios ha querido darnos a Jesús por medio de María: nunca se puede prescindir de esta elección realizada por el Padre. Si no comprendemos el papel de María en relación con Jesús, no comprenderemos nunca el papel de María para con cada uno de nosotros. En esa frase del padre Gabriele Amorth se puede resumir la idea central de su libro El evangelio de María: la mujer que derrotó al mal: comprender el rol de la madre de Jesús en la vida y en la historia de Cristo es esencial para entender su importancia como intercesora entre los hombres y Dios, y como ejemplo de entrega y fe.

Tomando como punto de partida los pasajes del evangelio en los que se habla de María, así como las enseñanzas de la Iglesia, el padre Amorth estructura 31 reflexiones que componen un verdadero itinerario para meditar acerca de la Virgen, abordando temas como la fe, la entrega, la santidad y la esperanza, entre otros. Es un libro que se puede leer personal o comunitariamente. El texto es una invitación a seguir, durante un mes, una lectura que profundiza en la figura de María y que, al final de cada capítulo, aporta una propuesta de meditación personal que pretende dejar algo concreto al lector, invitándolo a pensar en qué representa para él cada aspecto de la devoción de la Virgen. De este modo, a lo largo de este camino de lectura propuesto, el autor pretende conducir a quien lo emprende a un mejor conocimiento de la Madre, con el fin de llevarlo a conocer mejor al Hijo: Jesús.

Por ejemplo, los primeros capítulos del libro, hablan acerca de la santidad de María a través del significado de los atributos asociados a ella, como por ejemplo, inmaculada, virgen, esposa de José. Estos atributos ayudan a comprender el cómo ella, siendo muchacha, no se sustrajo a las costumbres de su pueblo ni a la obediencia a sus padres, sino que fue capaz de ver en todo lo que sucedía la obra de Dios, pese a las dificultades. En esto podemos ver una clara lección que, inmersos en el mundo de hoy, olvidamos fácilmente: cada uno de nosotros ha sido pensado por Dios y tiene un rol importante que desempeñar, en el espacio y lugar al que haya sido llamado a servir: como religioso, religiosa, laico, padre de familia, hijo, hija, esposo, esposa, etc.

En tiempos complejos como los que vivimos, mirar hacia la Madre del Señor sirve para recordarnos, con su ejemplo, cómo debemos ser los cristianos en el mundo de hoy, observando el actuar de una sencilla muchacha que fue capaz de responder al llamado de Dios y que, aun hoy, es capaz de interceder por cada uno de nosotros frente a su hijo. Tal como dice el padre Amorth: El verdadero conocimiento de María lleva a la unidad; toda madre es fuente y lazo de unión entre los miembros de una misma familia. La unidad es un don de Dios que debe ser impenetrado con mucha oración; y para eso hay que pedir incesantemente la intercesión de María.

Rodrigo Miranda Sánchez

RESEÑA: ¿Qué pasa después de la muerte? El arte de vivir y morir

RESEÑA: ¿Qué pasa después de la muerte? El arte de vivir y morirLa pregunta que formula y es título del libro escrito por Anselm Grün es una inquietud constante para toda la humanidad, que siempre está buscando una respuesta para entender lo que ocurre más allá de la muerte. Incuestionablemente, en lo que respecta a nuestra vida terrena, somos seres finitos. Esto, en gran medida, determina la manera en que vamos a vivir y también en cómo vamos a afrontar el momento final. Por ejemplo, el miedo a morir puede provocar un efecto paralizante en una persona que siente que no vale la pena hacer algo en la vida y espera que todo termine o, por el contrario, la empuja a vivir impulsivamente, “aprovechando cada minuto”, sin pensar en un mañana. Como dicen muchos: “total, no hay nada más que el aquí y el ahora”.

Como cristiano, el autor sostiene que debemos vivir con la creencia de la Vida eterna que nos espera. Sin embargo, para Grün, esa sola idea no debe, en ningún caso, hacernos descuidar el presente. A lo largo del libro, sostiene que cada minuto de nuestra vida es precioso e irrepetible, por lo que la mirada hacia la muerte debe hacernos considerar qué es lo que significa vivir. Solo a la luz de nuestra propia finitud seremos capaces de tener una existencia más intensa, viviendo con todos los sentidos. Viviendo en la esperanza, en las enseñanzas de Jesús: en solidaridad con las personas, trabajando hoy en la construcción de una sociedad más justa. Y, al mismo tiempo, mirando la muerte con esperanza, no como un simple final, sino como un paso hacia una vida plena que nos ha sido prometida y en la que viviremos en la comunión con Dios.

Para sostener esa esperanza, el autor recurre a pasajes de la Biblia en los que encuentra señales sobre lo que ocurre después de morir. Por ejemplo, en el evangelio de Juan (Jn 14, 1-3), Jesús promete a sus discípulos que les preparará moradas en las cuales serán recibidos al fallecer. Tomando esas palabras, Anselm Grün sostiene que, en la muerte, no iremos hacia algo desconocido, sino a un lugar familiar y confiable, que ha sido preparado por Jesús, pensando en cada uno de nosotros. Misma situación ocurre cuando Cristo le promete al buen ladrón que estará con él en el Paraíso: una señal que, para el autor, significa cómo, en la muerte, el hombre es acogido en el paraíso si ha buscado refugio en Dios.

Asimismo, Grün enfatiza lo siguiente: solo en Jesús podemos sostener la esperanza de una vida nueva, que comienza aquí en la tierra y que se manifestará después de morir en el encuentro con el Padre. Al respecto, Pablo enseña: “la vida es un estar-en-Cristo en donde se experimenta la comunión con él en cada acto de vida. Y ese vínculo íntimo con el Señor es el que debe motivarnos a esperar confiados y esperanzados el momento final de nuestra vida terrena, que no viene a ser más que un paso hacia el encuentro definitivo con Dios”.

Rodrigo Miranda Sánchez

RESEÑA: Superar el miedo a la muerte

RESEÑA: Superar el miedo a la muerteSiempre se ha dicho que no es fácil superar el escollo de la muerte, y en ese sentido, la obra del cardenal Carlo María Martini es necesaria leerla a la luz de los acontecimientos de la Pascua del Señor para entender qué implica el “morir”. Tanto la pasión, como la muerte y resurrección del Señor son los elementos claves que permiten al autor iluminar lo que debe ser el valor de la vida para el cristiano, y el significado profundo que tiene el paso a la eternidad. La propuesta del cardenal invita a poner la mirada sobre algunos de los momentos que Jesús experimentó a lo largo de sus últimos días, ya que él, como hombre, tuvo que sufrir también la angustia de tener que enfrentar la muerte, más aún sabiendo las circunstancias en las que debía morir. Frente a la muerte, en la cruz, Cristo se sobrepone para, primero, vencer el temor y, finalmente, consolidar su misión: entregar la esperanza de la Vida eterna al género humano.

Según el autor y a ejemplo de Jesús, todos hemos de pasar por la experiencia de la muerte, aunque esta aparente ser el término en parte de nuestro transitar. Solo así el cristiano podrá comprender cómo “vive” el camino de la vida y cómo se prepara para la muerte: Se nace a este mundo para algo más; la existencia tiene un sentido que se entiende finalmente al alcanzar la plenitud con Dios. La fe, la oración, el encuentro con el Padre, la Buena Nueva de Jesús, son las herramientas que nos ayudan a comprender el sentido que tiene la muerte. Ellas nos ayudan a responder las preguntas que siempre rodean al hombre: ¿qué será de mí después? ¿Qué sentido tiene la vida para mí? ¿A dónde voy?

Vivir una vida de fe, una vida de esperanza, pero no por eso menos real, nos dice el cardenal Martini. Además, podemos extraer el llamado a experimentar el aquí y ahora desde la fe, viviendo como verdaderos cristianos, afrontando las preocupaciones del día a día, confiando en que todo tiene un sentido más profundo que, en mayor o menor medida, iremos captando a lo largo de nuestras vidas. Asimismo, ese encuentro, y superación, solo se logra a través de lo que significa para los cristianos la victoria final de Cristo sobre la muerte: esperanza de vida, de comprender que el paso sobre la tierra es importante, pero finalmente es una peregrinación hacia el Padre. Si somos constantes y firmes en nuestra fe ya, en la tierra, comenzamos a experimentar la plenitud de la Vida eterna. Así podremos entender que todas las situaciones que nos acontecen son una instancia para perfeccionarnos y crecer, y que solo podemos avanzar al amparo de Dios, hacia él y con él.

Dice el autor: no se vive para la muerte, sino para la vida, y esta desembocadura final está ligada a Alguien que viene a nuestro encuentro y garantiza nuestro futuro como pacto de alianza con él (…) La existencia es camino hacia una patria prometida que viene a nuestro encuentro como el misterio santo al cual confiarse y por el cual dejarse alcanzar y salvar.

Rodrigo Miranda Sánchez

RESEÑA: Encuentro, diálogo y acuerdo. El papa Francisco, Cuba y Estados Unidos

RESEÑA: Encuentro, diálogo y acuerdo. El papa Francisco, Cuba y Estados UnidosEl cardenal Jaime Ortega y Almino, una vez designado por el papa Francisco para plasmar una serie de acuerdos e iniciativas con los representantes de las naciones de Cuba y Estados Unidos, sirvió de mediador en una serie de conversaciones sostenidas hasta llegar a un consenso entre ambas naciones. Fue un largo período de tiempo donde los lazos diplomáticos y comerciales entre Cuba y el país del Tío Sam estaban prácticamente rotos. Por la trascendencia histórica del hecho, el cardenal decide plasmar en papel este hito de encuentro, diálogo y acuerdo. En él ilustra de qué manera se llegó a los “acuerdos” político-comerciales, pero su anhelo por redactar los acontecimientos era más fuerte y estos pretendían dar un tributo a la intervención de la Iglesia, liderada en este caso por el papa Francisco.

Es cierto que la Iglesia ha mediado en varios conflictos de naciones y este no era la excepción; sin embargo, la solicitud de que algún representante de la Iglesia fuera el moderador de las conversaciones fue una petición de los mandatarios de ambos países. Es así como el cardenal Jaime Ortega nos adentra en los pormenores y conversaciones claves que permitieron ese diálogo abierto y sincero al cual nos invita el Papa, y que a la posteridad abrió la puerta para que nuevamente Cuba y Estados Unidos entendieran que cada uno tenía “algo” que pedir y ofrecer, pero también “algo” en qué ceder.

El texto posee un gran valor histórico, puesto que los hechos suceden en un momento donde el presidente Obama estaba en el epílogo de su mandato y también en el clan Castro, liderado por Raúl Castro, comenzaban a darse señales de que los ideales de la Revolución cubana eran parte de un pasado; y por lo tanto, había que abrir horizontes. Asimismo, el autor se esfuerza en mostrar, por la vía de la misericordia y la reconciliación ?banderas del papa Francisco?, lo imprescindible de estas para el entendimiento entre las personas o países y que en definitiva permitieron el azaroso encuentro, diálogo y acuerdo entre EE. UU. y Cuba.

Fredy Peña T., ssp

RESEÑA: Seremos juzgados por el amor

Seremos juzgados por el amorEste libro surge a partir de una serie de entrevistas realizadas al padre Amorth que fueron publicadas por el semanario Creer, en donde abordaron ampliamente la fenomenología asociada al trabajo del mal sobre las personas. Sin embargo, la idea no era simplemente detallas sus ámbitos de acción, sino que, por el contrario, transmitir a los lectores que es posible sanar, llenando los corazones con la esperanza que Dios representa.

A partir de su propia experiencia, el padre Amorth pone a los lectores en alerta: el mal existe y es capaz de actuar sobre las personas. Sin embargo, plantea, también es posible escapar a su influjo, a través de la oración la fe, la esperanza y el amor. El autor va desarrollando en las páginas del libro una catequesis general en torno a Jesús y su victoria sobre el mal, el autor explica la doctrina católica acerca de los ángeles caídos, los fundamentos del satanismo y sus manifestaciones de culto, pasando por las consecuencias espirituales de ellos y las formas de protegernos del mal. De esto modo lleva al lector a una gran conclusión que ilumina las páginas del libro: la vida vence a la muerte.

El mal ataca la confianza del hombre. Lo vulnera a fin de romper el vínculo que tiene con el Creador. Sin embargo, la vida, pasión y muerte de Jesús enseña que es posible derrotar al pecado y a la muerte, en la medida que su muerte en la Cruz abrió las puertas a la Salvación para todos los hombres. De este modo, el libro postula que, al final de nuestros días, enfrentaremos un juicio de misericordia. Bajo la mirada de Dios, dice el padre Amorth, “a toda persona le da la esperanza de que no existe ningún pecado, ninguna situación de la vida, ningún fallo humano que no puede ser abierto y acogido a plenitud por el amor de Dios, con la única condición de que manifieste el arrepentimiento y el deseo de perdón.

Con este libro podemos aprender que, en nuestra condición humana, somos vulnerables al ataque del mal. No siempre es fácil resistirse o combatirlo. Tampoco existen soluciones sencillas para casos graves de posesión o infestación. Sin embargo, debemos ser perseverantes en la fe, la oración y los sacramentos. Y, por supuesto, confiar en la acción salvífica de Jesús que ha puesto al alcance de todos el camino a la gloria del Padre.

RESEÑA: Madurando al niño interior

Reseña-Madurando al niño interior

Gabriela Salum MADURANDO AL NIÑO INTERIOR Editorial SAN PABLO, Santiago, Chile, 2017, 80 pp.

Madurando al niño interior es un libro que se puede abordar como un conjunto de reflexiones que invitan a mirar hacia el interior, pero también a descubrir y entender el porqué de muchas actitudes y rasgos que forman parte de la forma de ser de cualquier persona. A lo largo de la lectura de sus páginas, el texto va dirigiendo al lector hacia preguntas como: ¿qué es lo que hoy define el ser de una persona?, ¿cuáles son sus heridas y sus limitaciones? Y, más importante aún: ¿cómo descubrir el origen de aquello que hoy se manifiesta y cómo lo resuelvo?

Gabriela Salum vuelca en esta obra las experiencias que ha podido recoger en los retiros, ejercicios espirituales y talleres de sanación interior y exterior en los que ha participado. En cada uno de ellos ha podido percibir un punto en común para todos los problemas que afectan a las personas que necesitan ayuda y sanación: todos poseen un niño interior, que no ha madurado a la par de la edad cronológica y que, a lo largo de la vida, va acumulando miedos, rencores, inseguridades  y dolores que limitan el pleno desarrollo personal. Es ese niño interior al que se dirige a lo largo de las páginas, motivando al lector a reconectarse con él, comprenderlo y acogerlo para luego, a la luz y guía del Espíritu Santo, proponer un camino de sanación personal que lo ayude a experimentar la libertad que Dios promete.

De este modo, cada capítulo desarrolla aspectos importantes para la vida del cristiano, como por ejemplo la conversión, el perdón, la misericordia, o las prisiones que nos rodean. Cada uno de ellos  puede estar fuertemente marcado por experiencias personales que no han sido del todo resueltas, y que encuentran su origen durante la gestación o el embarazo, el momento del parto o el desarrollo infantil. Momentos en los que se pueden gatillar mecanismos de defensa que persisten hasta la vida adulta, de acuerdo al planteamiento de Salum. El rechazo a un hijo no deseado, la cercanía o lejanía de los padres, el asociar ciertas conductas con premios o castigos, pueden terminar en actitudes que, inconscientemente, provocan en las personas el hallar “la forma” de llenar esos vacíos, que no han sido resueltos o que derechamente han sido ignorados.

La autora propone madurar a “ese niño interior”, que coloca su historia personal en perspectiva y desde la oración la mira con misericordia y paz. Además, en sus páginas hay preguntas que motivan a entender y mirar los recuerdos -buenos y malos-, para poder descubrir la fuente de muchos comportamientos que, al verlos fuera de ese contexto, no tienen una aparente explicación. Dice Gabriela: el niño interior nos impide enfrentar con madurez y serenidad las dificultades que se nos presentan en algún momento de la vida. La autora invita a encontrar un camino de sanación y madurez, dejando atrás los pesares para experimentar con mayor plenitud la vida que Dios nos ha regalado.

Rodrigo Miranda Sánchez

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×