Facebook Twitter Google + YouTube  Chile   Perú 
Editorial SAN PABLO
 
Noticias

VIERNES 7: San Ambrosio, o. y d. (MO).

Diciembre
VIERNES 7

San Ambrosio, o. y d. (MO).

Leccionario Santoral: Ef 3, 8-12; Sal 88, 2-5. 21-22. 25. 27; Jn 10, 11-16.

LECTURA Is 29, 17-24

Lectura del libro de Isaías. Así habla el Señor: ¿No falta poco, muy poco tiempo, para que el Líbano se vuelva un vergel y el vergel parezca un bosque? Aquel día, los sordos oirán las palabras del libro, y los ojos de los ciegos verán, libres de tinieblas y oscuridad. Los humildes se alegrarán más y más en el Señor y los más indigentes se regocijarán en el Santo de Israel. Porque se acabarán los tiranos, desaparecerá el insolente, y serán extirpados los que acechan para hacer el mal, los que con una palabra hacen condenar a un hombre, los que tienden trampas al que actúa en un juicio, y porque sí no más perjudican al justo. Por eso, así habla el Señor, el Dios de la casa de Jacob, el que rescató a Abraham: En adelante, Jacob no se avergonzará ni se pondrá pálido su rostro. Porque, al ver lo que hago en medio de Él, proclamarán que mi Nombre es santo, proclamarán santo al Santo de Jacob y temerán al Dios de Israel. Los espíritus extraviados llegarán a entender y los recalcitrantes aceptarán la enseñanza. Palabra de Dios.

Comentario: El profeta sentencia y describe los signos de los tiempos mesiánicos en que los poderosos serán derribados y los oprimidos exaltados. Es decir, el optimismo y la confianza de un tiempo mejor está por venir. Cuando llegue el Mesías, sanará a los enfermos trayendo la alegría a los sencillos y humildes. Todo será transformado y la sociedad redimida.

SALMO Sal 26, 1. 4. 13-14

R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré? R.

Una sola cosa he pedido al Señor, y esto es lo que quiero: vivir en la Casa del Señor todos los días de mi vida, para gozar de la dulzura del Señor y contemplar su Templo. R.

Yo creo que contemplaré la bondad del Señor en la tierra de los vivientes. Espera en el Señor y sé fuerte; ten valor y espera en el Señor. R.

ALELUIA

Aleluia. El Señor vendrá con poder e iluminará los ojos de sus servidores. Aleluia.

EVANGELIO Mt 9, 27-31

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo. Dos ciegos siguieron a Jesús, gritando: «Ten piedad de nosotros, Hijo de David». Al llegar a la casa, los ciegos se le acercaron, y Él les preguntó: «¿Creen que Yo puedo hacer lo que me piden?». Ellos le respondieron: «Sí, Señor». Jesús les tocó los ojos, diciendo: «Que suceda como ustedes han creído». Y se les abrieron sus ojos. Entonces Jesús los conminó: « ¡Cuidado! Que nadie lo sepa». Pero ellos, apenas salieron, difundieron su fama por toda aquella región. Palabra del Señor.

Comentario: En el lenguaje bíblico la sanación de la ceguera, de la lepra y de la parálisis son signos visibles de la venida del Mesías. Jesús es el portador de la salud, quien realiza todas las esperanzas del mañana y también del presente. Pero siempre busca en el corazón del hombre la fe. Curiosamente, los ciegos desconocían la ley y, sin embargo, vieron a Jesús y descubrieron quién era.

COMENTARIOS

 
Contacto
Avda. L. B. O'Higgins 1626, Casilla 3746 Correo Central, Santiago Centro, Santiago, Chile
Tel.: (2) 27200300 - Fax 26728469


×